Yahveh

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Yahvéh»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Francisco de Goya: "El nombre de Dios", Tetragrámaton en triángulo,[1]​ detalle del fresco La adoración del nombre de Dios (conocido también como La Gloria), 1772.

Yahveh según el consenso académico es la pronunciación más probable del tetragrámaton (griego antiguo: Τετραγράμματον, "palabra compuesta de cuatro letras")[2]hebreo יהוה, nombre propio que emplea la Biblia hebrea para designar al Dios único de judíos, samaritanos y cristianos. Este vocablo hebreo está compuesto por las letras yōḏ (י), (ה), wāw (ו), (ה) y se transcribe como YHWH. En los medios cristianos desde fines de la Edad Media hasta el siglo XIX se usaba generalmente la pronunciación latinizada "Jehová", ya abandonada por los eruditos.[3]

Entre los nombres y títulos de deidad que se usan en la Biblia hebrea se incluyen Elohim, El y',Elóh y más raramente Ba'al (propietario: Is 54,5; Os 2,16), inusual pues se usaba para el dios cananeo Baal, Mélek (rey: Is 6,5 y los Salmos) y Padre (Jer 3,4; 31,9; Is 63,16), [4][5]​siendo Yahveh el preferido.[6][7]

Historia[editar]

El más antiguo registro del uso del Tetragrámaton se encuentra en la inscripción de la Estela de Mesa de alrededor de 840 a.C., en la que el rey de Moab se jacta de haber conquistado una posesión del Reino de Israel y de haber llevado de ahí los vasos de YHWH para ofrecerlos al dios moabita Quemos.[8]

Pertenecen al mismo siglo dos menciones de YHWH en inscripciones encontradas en Kuntillet Ajrud que hablan de YHWH y su asera.[9][10][11][12]

De los siglos VII y VI a.C. son las llamadas Cartas de Tel Arad y de Laquis que también contienen el nombre YHWH.[13][14]

Algunos documentos anteriores a la compilación de la Biblia mencionan un dios con nombre similar. En las tablillas de barro del siglo XV a.C. encontradas en Ugarit se habla de un dios YW "hijo de El[15][16][17]

Un documento egipcio de la época de Amenofis III (1402-1363 a.C.) menciona "la tierra de los nómadas Shasu de YHW" en una lista de localidades que habla también de otros grupos étnicos nombrados por sus dioses. En otra lista de la época de Ramsés II (1279-1213 a.C.) el área donde vivían estos nómadas se especifica como S-rr, es decir Seir, región montañosa al sureste de Palestina. Dado que algunos pasajes bíblicos hablan de Seir como el lugar de donde sale YHWH, se supone que YHW y YHWH sean idénticos.[18][19][20]​ En los Papiros de Elefantina de entre 495 y 399 a.C. con las formas cortas YHW y YHH se representa YHWH adorado en un templo (destruido en 410 a.C.) dedicado a él en la colonia militar judía de Elefantina en el sur de Egipto. Algunas de las fórmulas de juramento usadas en estos documentos son sincréticas, como "la Anat de YHW" o "por YHH y Jnum".[21][22][23][24]

En los nombres teofóricos, el Tetragrámaton no aparece nunca en su forma completa (YHWH). [25]​ De los que contienen formas cortas, generalmente como primera sílaba, raramente como última, nunca en el medio del nombre, el Reallexikon der Assyriologie proporciona la siguiente lista de los más antiguos (a partir de alrededor 950 a.C.) ejemplos arqueológicos. Los más antiguos designan a israelitas (Reino del norte) y judaítas (Reino del sur), pero desde 500 a.C. los encontrados en Elefantina podían ser nombres también de persas y egipcios.[26]

Forma corta Primera evidencia extrabíblica (a.C.) Lugar Ejemplos bíblicos
YW- 950 Reino del norte Jonatán
-YW 950 Reino del norte
YHW- 900 Reino del sur Josué
YHH- 900 Reino del sur
YH- 700 Reino del sur
YW- ≈600 Egipto Joel
-HYW 500 Elefantina
-YHW 300 Edfu Elías
-YH 200 Transjordania Zacarías (profeta), Zacarías (padre de Juan el Bautista), Isaías, Ezequías

De las formas cortas, la única que aparece individualmente en la Biblia es YH, por ejemplo en Éxodo 15:2. Generalmente aparece junto con el imperativo plural de HLL ("alabar, glorificar") en la exclamación Hallelu Yah ("¡Alabad a Yah!"): Así en cierto género de salmos bíblicos.[27]

En los nombres teofóricos de la Biblia se encuentran las formas cortas iniciales YHW-, YW- (transcritas en español como Jeho- y Jo-: por ejemplo, יְהוֹנָתָן y יוֹנָתָן Jonatán) y las finales -YHW, -YH (transcritas como -as: por ejemplo, אליהו Elías y נְחֶמְיָה Nehemías).

El Tetragrámaton en la Biblia[editar]

El uso del Tetragrámaton en los libros de la Biblia hebrea varía según la fuente, dadas las diferencias entre manuscritos o el uso de expresiones compuestas. La Jewish Encyclopedia proporciona los siguientes datos basados en el texto masorético: En la Torá aparece 1419 veces (en cada libro; Génesis 153 menciones; Éxodo, 364; Levítico, 285; Números, 387 y Deuteronomio, 230)En los Nevi'im (Profetas) es usado 2696 veces (en Josué, 170; Jueces, 158; los dos libros de Samuel, 423, los dos libros de los Reyes, 467; Isaías, 367, Jeremías, 555; Ezequiel, 211 y en los Profetas menores;345) En los Ketuvim (Escritos) se usa 1295 veces (en los Salmos, 645; Proverbios, 87; Job, 31; Rut, 16; Lamentaciones, 32; Daniel, 7; Esdras- Nehemías,31 y los dos libros de las Crónicas,446). Lo que suma un total de 5410 menciones del Tetragrámaton en toda la Tanaj (Biblia hebrea).[28]​ Otras fuentes indican un número aproximado que, incluyendo expresiones que en hebreo o arameo forman una misma palabra como "casa de YHWH" o "palabra de YHWH", llega a más de 6800 menciones.[29]

El Tetragrámaton no aparece en los libros más tardíos de la Biblia hebrea: Eclesiastés, la versión protocanónica de Ester y el Cantar de los Cantares (con posible excepción del verso 8:6), ni tampoco en los libros llamados deuterocanónicos.[29]

El Tetragrámaton no aparece en los textos del Nuevo Testamento (el complemento cristiano de la Biblia) escritos integralmente en griego sin mezclar adentro caracteres hebreos, como sucedió en cambio en ciertos manuscritos judíos (de los cuales sobreviven cuatro ejemplares) de la versión Septuaginta del Antiguo Testamento en griego. Tampoco se encuentra en los otros textos cristianos primitivos, incluso en los evangelios apócrifos que imitaban las genuinas Escrituras Sagradas. También en los escritos de los Padres de la Iglesia, que al citar el Antiguo Testamento hablan de Dios como Kyrios (Kύριος, pronunciado Kürios), término griego que corresponde a Dominus en latín, es decir "Señor". Este uso también se refleja en las copias cristianas de la Septuaginta, y en las versiones de ambos Testamentos en otros idiomas, como la Peshitta en siriaco y la Vetus Latina y la Vulgata en latín.

El traductor de esta última, Jerónimo, relata que en algunos antiguos manuscritos griegos del Antiguo Testamento se hallaba el Nombre escrito en caracteres hebreos arcaicos y en otros el Tetragrámaton reemplazado por las letras griegas ΠΙΠΙ, leídas como "Pipi", a lo cual considera una muestra de ignorancia.[30]​ Hay además traducciones griegas del Antiguo Testamento que emplean el Tetragrámaton, como la de Aquila de Sinope, pero por ser hechas por judíos después del año 100 d.C., no tienen relación con el Nuevo Testamento.

Con pocas excepciones, las traducciones modernas del Nuevo Testamento, basadas como están en el texto que se encuentra en los manuscritos,[31][32]​ nunca utilizan el Tetragrámaton. Las excepciones o emplean en las citas del Antiguo Testamento que se encuentran en el Nuevo Testamento la misma forma empleada en su contexto original y no la forma (con Kyrios) en la que aparecen en el Nuevo Testamento; o suponen que los documentos originales que se juntaron posteriormente para formar el NuevoTestamento tenían no Kyrios sino el Tetragrámaton, y que esto fue reemplazado por otros términos por los editores del Nuevo Testamento o por los copistas posteriores.[33][34]​ Entre ellas se pueden mencionar, de manera no exhaustiva: A Literal Translation of the New Testament ... From the Text of the Vatican Manuscript (Heinfetter, 1863); The Emphatic Diaglott (Benjamin Wilson, 1864); The Epistles of Paul in Modern English (George Barker Stevens, 1898) y St. Paul's Epistle to the Romans (Rutherford, 1900). Se trata de "interpretaciones basadas en conjeturas y supuestos teológicos".[35][36][37]

Significado y etimología[editar]

El significado del Tetragrámaton ha sido interpretado de diversas maneras.

William Foxwell Albright propuso en la década de 1920 que el nombre "Yahweh" es una abreviatura de la frase "yahweh (él hace existir) ašer (lo que) yihweh (existe)". En esta interpretación yahweh sería la tercera persona singular masculina del aspecto causativo del verbo hawah (forma arcaica del verbo hebreo hayah), y yihweh la correspondiente parte de la forma simple del mismo verbo.[38]​ La Enciclopedia Británica de 2020 dice que muchos estudiosos se han adherido a esta teoría, pero no todos.[39]Frank Cross, discípulo de Albright conserva la interpretación verbal causativa del nombre, pero dice que la frase de la que es una abreviatura es yahweh ṣĕbaot (él hace existir a los ejércitos celestiales), frase que aparece más de 200 veces en la Biblia hebrea y que tradicionalmente se traduce con "Yahweh (o Señor) de los ejércitos", traducción que Moore considera errónea[40]​ David N. Freedman, otro discípulo de Albright, dice que "Yahweh" podría ser una forma abreviada de nombres-frases como ēl yahweh yiśrāʾēl (Dios hace que Israel exista) y ʾēl yahweh rûḥôt (Dios hace que los vientos existan).[41]

A menudo se pone el Tetragrámaton en relación con Éxodo 3,14, que contiene la frase ĕhyeh (soy/seré etc.) ašer (lo que) ĕhyeh", frase en la que el verbo ("existir, ser") aparece en primera persona y en la forma simple o qal, no en la causativa o hif'íl ("hacer existir"), y por eso generalmente se traduce con "yo soy". Cross propuso que el texto original estaba en tercera persona y en la forma hif'il: yahweh ašer yahweh, y Freedman consideró suficiente poner los verbos en esta forma hif'il, cambiando solo las vocales e interpretando la forma resultante, "Creo lo que creo", como equivalente a "Yo soy el creador".[42]

Icono que aplica la frase ὁ ὤν ("el existente") a Cristo,[43]​ identificado en tradiciones de la Iglesia ortodoxa con el YHWH del Antiguo Testamento[44]

La Septuaginta traduce la frase en Éxodo 3,14 con Ἐγώ εἰμι ὁ ὤν, que literalmente significa "Yo soy el existente". En la antigüedad, se interpretaba esta frase como indicación de la esencia metafísica de Dios. Los exégetas contemporáneos, en cambio, la interpretan no como una declaración de Dios sobre su existencia estática, sino como una promesa de estar activa o dinámicamente con Moisés y el pueblo de Israel, de mostrarse presente con ellos.[41][45]

G.H. Parke-Taylor indica los nombres de varios eruditos que no aceptan la teoría del sentido causativo del Tetragrámaton y prefieron interpretarlo en el sentido de "existir" más bien que "hacer existir" y así ponen el énfasis no tanto en las acciones de Dios sino más bien en su presencia continua, en su libertad y en su soberanía, entre su pueblo.[46]​ Estos dicen que el capítulo 3 de Éxodo interpreta el nombre del Tetragrámaton como expresión de la existencia activa de Dios, y que en toda la Biblia hebrea no hay ningún elemento que pueda sugerir la explicación del Tetragrámaton propuesto por Albright y Freedman.[47]​ La única explicación del nombre del Tetragrámaton en todo el Antiguo Testamento, según dicen, es la afirmación en Ex 3,13–14 de la realidad de la existencia activa del Dios de Israel.[48]

En todas estas explicaciones del significado del Tetragrámaton se supone que su origen etimológico se encuentra en el verbo היה (ser, existir). Algunos eruditos proponen como origen etimológico una raíz semitica que significa "soplar". Según esta interpretación el Tetragrámaton indica el Dios de la tempestad. Entre los que apoyan esta interpretación se encuentran Julius Wellhausen, B. Duhm, R. Eisler, W.H. Ward, W.O.E. Oesterly, T.H. Robinson, T.J. Meek,[49]​Thomas Römer,[50]​ Jürgen van Oorschot y Markus Witte.[51]

El Tetragrámaton a lo largo de los siglos[editar]

Pronunciación[editar]

El Tetragrámaton está compuesto de cuatro consonantes sin indicación de las vocales con los que se pronunciaba originalmente. Los judíos dejaron de pronunciarlo en su forma original. Todavía hoy evitan incluso de indicar con sus propios nombres la serie de cuatro letras que lo componen y por eso en vez de llamar con he esa letra que aparece como segunda y última, dicen ke.[53]​ Para leer a voz alta el Tetragrámaton, por ejemplo en los textos sagrados, pronuncian Adonai (אדני, "El Señor"), o Elohim (אלהים, "Dios") o HaShem (השם, "El Nombre").

Al leer la Sagrada Escritura en la sinagoga el Tetragrámaton se pronuncia normalmente como si fuese Adonai. Si esta palabra Adonai está al lado del Tetragrámaton, entonces en lugar de decir dos veces Adonai, se pronuncia el Tetragrámaton como si fuese Elohim.

En la temprana Edad Media (alrededor del siglo VII) los judíos agregaron a los manuscritos de la Biblia hebrea indicaciones en forma de puntos (nequdot)) de las vocales con las que se pronunciaba el texto.

Q're perpetuum del pronombre היא ("ella") escrito como si fuese הוא ("él")

Algunas veces los puntos indicaban que se debía leer no lo que podían indicar las consonantes, sino otra palabra, como cuando hubo que corregir un texto cuya forma consonantal daba el pronombre הוא (correspondiente a "él") para hacer leer היא ("ella").

En el Pentateuco, el pronombre singular en tercera persona femenino היא () muchísimas veces (120 veces en Deuteronomio)[54]​ se escribe igual al pronombre singular masculino הוא (). Los masoretas señalaron esta situación agregando el símbolo diacrítico (niqud o punto), que corresponde a la letra [i], a la grafía con solo consonantes pre-masorética הוא (ver diagrama). La ortografía resultante pareciera indicar la pronunciación hiw, pero esto no tiene sentido en hebreo bíblico y un lector entendido del texto bíblico sabría que debe leer el pronombre femenino en su lugar.

Generalmente se sostiene que "Yehowah" (en latín Iehovah) es una forma pseudo-hebrea que fue erróneamente creada cuando los eruditos cristianos medievales o del renacimiento no comprendieron el común Q're perpetuum con los puntos de las vocales de Adonai escritas juntamente con las consonantes YHWH del Tetragrámaton (para indicar que YHWH debía ser pronunciado Adonai, como era la práctica judía del tiempo de los masoretas).[55][56][57]​ Esto sería un error exactamente del mismo tipo como leer el Qeri perpetuum de la tercera persona singular femenina como hiw.

La "a" débil (hataf pataj) debajo de la א inicial de Adonai se convierte en "e" débil bajo la "yod" inicial (que no es una consonante gutural) del Tetragrámaton, en obediencia a las normas de la gramática hebrea sobre la sheva.[58][59][60]

Ya antes de la introducción de los puntos vocálicos con los que indicar al lector que al encontrar el Tetragrámaton debe pronunciar "Adonai" o "Elohim", se podía de otras maneras avisarle de tener cuidado de no pronunciar el Tetragrámaton con las consonantes escritas.[61]​ Uno de estos métodos era escribir el Tetragrámaton no con el alfabeto usado para el resto del texto sino con letras arcaicas, es decir, escribir no יהוה sino 𐤉𐤄𐤅𐤄.[62][63]​ Otro señal de advertencia era meter al lugar del Tetragrámaton cuatro puntos gruesos (tetrapuncta).[64]

Transcripciones[editar]

ΙΑΩ[editar]

El nombre ΙΑΩ en el fragmento 20 del manuscrito 4Q120 (Levítico 4:27)

La primera transcripción del Tetragrámaton hebreo en otro idioma y otro alfabeto puede ser el trigrámaton griego ΙΑΩ, que se encuentra en dos fragmentos del rollo 4Q120 del siglo I a.C., uno de los manuscritos del Mar Muerto. En este manuscrito aparece como traducción griega de la palabra YHWH en Levítico 3:12 y 4:27. Aparece también como nombre del Dios de los judíos en Diodoro Sículo y varios otros autores griegos.[65]

Algunos eruditos asocian este trigrámaton griego con el trigrámaton YHW/YHH de los documentos en arameo de la comunidad judía de Elefantina (pronunciado Yahu o Yahō),[66]​ posible primera transcripción del Tetragrámaton, si no es, al contrario, como dice Martin Rose, el origen del más largo YHWH.[67]​ Otros dicen que en los documentos de Elefantina YHW difiere de YHWH no en la pronunciación, sino solamente en la ortografía, en la que, después de una vocal final corta, la última letra se omite como mater lectionis.[68]

En griego la letra iota (Ι) tiene valor silábico (/i/), pero en las trasliteraciones griegas de palabras en otros idiomas se emplea a veces para representar la y consonantal castellana de la palabra "ya" (/j/), sonido para el que falta al griego una letra particular. Al griego falta también una letra que represente el sonido de la letra h en inglés (/h/). Por eso el trigrámaton griego ΙΑΩ puede representar los sonidos del trigrámaton arameo YHW o YHH. Pero sobre la relación entre las formas YHW y YHH y sobre su pronunciación no hay acuerdo.[69]

Iehovah[editar]

"Jehova" en la edición Leipzig 1687 del Pugio fidei de Raimundo Martí. La edición París 1651 usa la ortografía "Iehoua".

A partir del siglo XII en la Cristiandad occidental, al no entender la indicación del qeri perpetuum masorético que se debía leer "Adonai" donde en el texto se encontraba YHWH, se creyó que las vocales indicadas fuesen parte del nombre YHWH y por eso lo transcribieron en como Iehovah.[70]​ Los textos donde los rabinos sustituyen el Tetragrámaton por "Elohim", cuyas vocales indicadas por los masoretas son las de este último nombre, fueron ignorados, por ser mucho menos numerosos. Quien tratase las consonantes YHWH y las vocales de "Elohim" como una sola unidad podría interpretar la combinación resultante como prueba que Iehovih fuese la pronunciación correcta del Tetragrámaton.

Uno de los primeros ejemplos de la forma Iehovah se encuentra por ejemplo en el Pugio fidei de Raimundo Martí escrito en 1270.[59]​ El nombre híbrido entró en ciertas traducciones influyentes como la Reina-Valera castellana y la Biblia del rey Jacobo inglesa en los siglos XVI y XVII y en varios idiomas siguió dominando como transcripción de יהוה (YHWH) hasta el siglo XIX.[70]​ No obstante, la versión revisada (1960) de la Biblia Reina-Valera, aunque conserva la ortografía "Jehová", aclara:

JEHOVÁ. Nombre personal de Dios en el Antiguo Testamento. En el hebreo primitivo, que carecía de vocales escritas, las consonantes son YHVH. Por respeto, dejó de pronunciarse, y en su lugar se leía "Adonay" (el Señor). Para recordar esto al lector, los rabinos le pusieron las vocales e, o y a, sólo como contraseña, cuando inventaron un sistema de vocales escritas para el hebreo. En los medios cristianos empezó a leerse desde fines de la Edad Media con esas vocales y así resultó la forma latinizada "Jehovah", de donde viene "Jehová". Los hebraístas han llegado al acuerdo general de que la pronunciación original debe de haber sido Yahveh.[71]

Yahweh o Yahvé[editar]

La lectura del Tetragrámaton castellanizada como "Jehová" comenzó a ser cuestionada ya desde el siglo XVIII, a partir del siglo XX se llegó al consenso de que el modo correcto de transcribirlo es "Yahweh" (castellanizado generalmente como "Yahvé"),.[72]​ una forma que ya se encuentra en los Padres griegos[73]​ y que actualmente es considerada con "una certeza absoluta" [74]​ como la más fiel al original.[75][76][77][78]

Del mismo modo hay acuerdo general sobre la pronuncia del nombre corto Yah que aparece en el Salmo 89:8[79]​ y en la expresión הַלְּלוּ יָה (hallelû Yah, ¡Aleluya!, ¡Alabad a Yah!) en los Salmos 104:35[80]​ y 150:1,6[81]​ y que se encuentra en forma griega en Apocalipsis 19:1-6.[82]

Tampoco hay dudas sobre la pronunciación de -yahu, que no existe como nombre independiente sino solo como elemento constitutivo de nombres teofóricos como los de Isaías (Yesha'eyahu) y Jeremías (Yirmeyáhu).

Más allá del consenso, que se refiere a la mejor reconstrucción posible del nombre, se ha señalado que hay otras formas del mismo nombre como Yaho, [83]Yehuah[84]​ o quizás Yehóh (a veces abreviado como Yoh) presente en nombres teofóricos como Josafat (Yehoshafat) o Josué (Yehoshuá).[85]

Testimonios antiguos del nombre del Dios de los judíos[editar]

En ciertos manuscritos judíos de la Septuaginta griega se representaba el Tetragrámaton no por Κύριος (Señor) y Θεὀς (Dios), sino por las cuatro consonantes del mismo Tetragrámaton escritas con caracteres hebreos o paleohebreos. Jerónimo, en Ep. XXV ad Marcellam, informa que algunos ignorantes, al no conocer el alfabeto hebreo, creían que las letras del Tetragrámaton יהוה, que encontraban en los manuscriptos, fuesen las letras griegas ΠΙΠΙ (pipi).[112]

Escritura con puntos vocálicos[editar]

Antes de la introducción entre los siglos VII y X de un sistema de puntos y rayitas para indicar las vocales, el Tetragrámaton se escribía con las solas consonantes yōḏ (י), hē (ה), wāw (ו), hē (ה). Desde ya alrededor de 300 a.C. se había establecida entre los judíos la tradición de tratar el nombre de Dios como impronunciable. Cuando el lector llegaba al Tetragrámaton יהוה (YHWH) pronunciaba "Adonai" (mi Señor) o, se la palabra inmediatamente precedente era ya "Adonai", pronunciaba "Elohim" (Dios).[113][114]​ En la escritura sagrada se conservaba el Tetragrámaton, en la lectura sagrada se decía en su lugar Adonai o Elohim.

Cuando se adoptó el uso de escribir las vocales, se ponía con las consonantes del Tetragrámaton las vocales de la palabra efectivamente pronunciada, "Adonai" ("a" débil, "o" y "a") con las consonantes de "YHWH" (hay que tener en cuenta que la "a" débil de "Adonay" no es soportable bajo la "yod" inicial de "YHWH", convirtiéndose en "e" débil), "Elohim" o, fuera de la lectura sagrada en la sinagoga, "Shema" (El Nombre, en arameo), "HaShem" (El Nombre, en hebreo).

כְּתִיב Ketib (Escrito) יְהוָה יְהֹוִה יְהֹוָה
reemplazo del Tetragrámaton "El Nombre" "Dios" "Señor"
arameo שְׁמָא
קְרֵי Qere (Leído) הַשֵּׁם אֱלֹהִים אֲדֹנָי
transliteración Shema (arameo), HaShem (hebreo) Elohim Adonai

Antigua versión griega: la Septuaginta[editar]

Han sido descubiertos cinco antiguos manuscritos fragmentarios de partes de la traducción de la Biblia usada por judíos de habla griega en los últimos siglos a.C., la Septuaginta. Los manuscritos mucho más numerosos pero también más recientes emplean para representar el Tetragrámaton del texto original hebreo las palabras griegas Κύριος (Señor) y Θεός (Dios), que corresponden a "Adonai" y "Elohim". Pero estos cinco antiguos no usan otros métodos. El manuscrito 4Q120 del siglo I a.C. traduce el Tetragrámaton por Ἰαώ. El Papiro Fuad 266, también del siglo I a.C., tiene, en medio del texto griego, el mismo Tetragrámaton en letras hebreas, יהוה. Tres manuscritos del siglo siguiente, I d.C., también tienen el Tetragrámaton en medio del texto griego, pero escrito no en las letras hebreas normales יהוה, sino en la forma arcaica 𐤉𐤄𐤅𐤄. Estos tres manuscritos son el Rollo griego de los Profetas Menores de Nahal Hever, el Papiro Oxirrinco 3522 y el Papiro Oxirrinco 5101.

En los manuscritos de idioma hebreo el uso de la forma arcaica de las letras advertía al lector que había que decir "Adonai" en vez del Tetragrámaton. Se puede suponer que el lector de habla griega, al llegar a las letras no griegas, ya sean arcaicas o normales, pronunciaba los términos griegos equivalentes a "Adonai" o "Elohim", es decir, Κύριος o Θεός, o que decía Ἰαώ en correspondencia quizás al nombre menos sagrado de Dios, "Yaho" (יהו), que se le permitía pronunciar.[115]

En el texto del Papiro Rylands 458 del siglo II a.C., que es el más antiguo manuscripto conocido de la Septuaginta, hay un espacio blanco. Se supone que queda vacío o porque ahí algo fue borrado o porque el escriba lo dejó en blanco para que otro lo completase escribiendo o el Tetragrámaton o la palabra Κύριος.[116]​ Según Larry W. Hurtado ese espacio no corresponde a ninguna parte del texto hebreo donde aparece el Tetragrámaton.[117]

Por supuesto, hay cientos de manuscritos de la Septuaginta que no tienen rastro del Tetragrámaton y solo tienen Κύριος y Θεός, pero son de fecha posterior.[118]

Hay además otros muy pocos manuscritos griegos con el Tetragrámaton, pero su texto no es él de la Septuaginta, sino de traducciones hechas por judíos después del año 100 d.C., como la de Aquila de Sinope.

Las traducciones de la Biblia judía a otros idiomas, como la Vulgata latina, siguieron el ejemplo de la gran mayoría de los manuscritos de la Septuaginta.

Para el nombre de Dios hay varias palabras en hebreo: uno de los más comunes es Elohim, traducido "Dios"; otro es Adonai, traducido "Señor"; pero el nombre asignado a Dios como su nombre especial o su nombre propio, tiene en hebreo estas cuatro letras: "YHWH". Este no era pronunciado por los hebreos debido a la reverencia que tenían a lo sagrado de este nombre de la divinidad, y lo sustituían por otro de los nombres de Dios. La versión griega del Antiguo Testamento, conocida como la Septuaginta (LXX), o versión de los Setenta, traduce "YHWH" generalmente por Kurios ("Señor"), y la Vulgata Latina, que tuvo también una gran influencia en la traducción de la Biblia a muchos idiomas, lo traduce por Dominus ("Señor").[119]

Nuevo Testamento[editar]

Papiro P52, el fragmento de manuscrito más antiguo conocido del Nuevo Testamento

Del Nuevo Testamento en su idioma original han sido catalogados (hasta 2003) 5735 manuscritos: 116 papiros, 310 manuscritos mayúsculos, 2877 minúsculos y 2432 leccionarios. No todos estos manuscritos contienen la totalidad del Nuevo Testamento (los que lo tienen completo son alrededor de 60) y algunos son apenas fragmentos. El libro neotestamentario del que existen el menor número de manuscritos, el Apocalipsis, está presente en parte o en forma completa en unos trecentos, no obstante, se puede afirmar que hay textos del Nuevo Testamento escritos apenas un siglo después de los originales.[120]​ A diferencia de la Septuaginta y otras versiones griegas del Antiguo Testamento, no existe ningún manuscrito del Nuevo Testamento que contenga el Tetragrámaton; en su lugar, incluso en sus citas de la Biblia hebrea, aparece Κύριος (Señor) o Θεός (Dios).

En 1977 George Howard propuso como hipótesis que los textos citados en el Nuevo Testamento hayan contenido el Tetragrámaton en hebreo, como en algunos ejemplares de la Septuaginta. Esta hipótesis no ha podido ser comprobada en base a los manuscritos existentes y el consenso es que, aun así, el texto canónico es el del Nuevo Testamento y no el de sus fuentes.

El Tetragrámaton en recientes versiones católicas y ecuménicas de la Biblia[editar]

En 2008, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de la Santa Sede renovó las existentes directivas sobre las traducciones bíblicas para uso litúrgico (no en general): "Para la traducción del texto bíblico en lenguas modernas destinados al uso litúrgico de la Iglesia, [...] el divino Tetragrama ha de ser traducido por el equivalente de Adonai/Kyrios: «Lord», «Signore», «Seigneur», «Herr», «Señor», etc." y "al traducir, en el contexto litúrgico, los textos en los que están presentes uno después del otro, ya sea el término hebreo Adonai o el tetragrama YHWH, Adonai ha de ser traducido como «Señor» y la palabra «Dios» ha de ser usada en lugar del tetragrama YHWH."[121]​ Eso concierne el uso litúrgico de las traducciones bíblicas y no a las traducciones en sí mismas, por lo cual la Iglesia católica aprueba la Biblia de Jerusalén,[122]​ que traduce el Tetragrámaton como "Yahweh" si bien requiere que en un contexto litúrgico (oraciones y cantos) en la lectura se diga: "Señor".[123]

Los editores de la Biblia de las Américas dan la siguiente explicación sobre su decisión de traducir el Tetragrámaton con “SEÑOR” (todo en mayúsculas):

EL NOMBRE DE DIOS. Para el nombre de Dios hay varias palabras en hebreo: uno de los más comunes es “Elohim”, traducido ‘Dios’; otro es “Adonai”, traducido ‘Señor’; pero el nombre asignado a Dios como su nombre especial o su nombre propio, tiene en hebreo estas cuatro letras: “YHWH”. Este no era pronunciado por los hebreos debido a la reverencia que tenían a lo sagrado de este nombre de la divinidad, y lo sustituían por otro de los nombres de Dios. La versión griega del Antiguo Testamento, conocida como la Septuaginta (LXX), o versión de los Setenta, traduce “YHWH” generalmente por “Kurios” (‘Señor’), y la Vulgata Latina, que tuvo también una gran influencia en la traducción de la Biblia a muchos idiomas, lo traduce por “Dominus” (‘Señor’). En La Biblia de las Américas hemos usado el nombre de “SEÑOR” (todo en mayúsculas) para traducir el Tetragrámaton. Cuando este nombre ocurre junto al nombre hebreo “Adonai” (‘Señor’) entonces “YHWH” es traducido “DIOS” (todo en mayúsculas) con la nota correspondiente. Algunas versiones traducen este nombre por “Jehová” (o “Jehovah”) y otras por “Yahvé” (o “Yahveh”).

En el órgano de las Sociedades Bíblicas Unidas, Traducción de la Biblia. Edesio Sánchez Cetina comentò en 2002 que hoy en día las nuevas traducciones bíblicas tanto en español como en inglés tienden a evitar el uso de "Jehová(h)" para traducir el Tetragrámaton. La Nueva Biblia de Jerusalén (1998) usa "Yahvé", la Biblia "Latinoamérica" (1995) "Yavé", la Nueva Versión Internacional (1999) "SEÑOR", La Dios Habla Hoy o Versión Popular (1994) "Señor" e un solo pasaje "SEÑOR".

Edesio Sánchez Cetina concluye así:

Hay versiones que han sido traducidas o revisadas con el fin de servir al mundo académico y a los que necesitan, por su papel en la misión de la iglesia, profundizar más en la exégesis y la interpretación. Para ellos, me parece a mí, una versión que decida transcribir el nombre de Dios como debió de ser el original, «Yahvé», es algo excelente. Tales versiones, como es el caso de la Nueva Biblia de Jerusalén, también prestan especial atención a la transcripción de los otros nombres y títulos divinos, y de otros asuntos importantes para la exégesis.
Existen, por otro lado, versiones cuyo propósito es el uso litúrgico. Es decir, han sido preparadas para la lectura pública. En tales casos, y me parece que esta es la situación de la Nueva Versión Internacional, la opción por el uso de «Señor» es la preferible. Hay que reconocer que en el culto y en la proclamación de la Palabra no siempre están presentes o escuchan personas de la misma tradición o confesión cristiana. Por ello, el uso de la palabra «Señor» responde perfectamente a la sensibilidad interconfesional y ecuménica.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Se trata de un símbolo cristiano sutilmente relacionado con la noción de Trinidad.
  2. Diccionario de la Real Academia Española
  3. Edición 1960 de la Reina-Valera citada por Edesio Sánchez Cetina en la revista Traducción de la Biblia (Sociedades Bíblicas Unidas), vol. 12. núm. 2 (2002)
  4. Alfonso Ropero, Gran Diccionario enciclopédico de la Biblia (CLIE, 2017)
  5. José Miguel Miranda, Temas Bíblicos: 40 temas fundamentales para la reflexión de grupos y comunidades cristianas (Editorial San Pablo, 1998)
  6. Juan Arias, La Biblia y sus secretos: Un viaje sin censura al libro más vendido del mundo (Penguin Random House Grupo Editorial España, 2010)
  7. Josué Fonseca Montes, Religión, muerte y sexualidad en los siglos XVI-XVIII: El caso de Cantabria (Ed. Universidad de Cantabria, 2014), p. 365
  8. Traducción de Inscripciones semíticas noroccidentales
  9. Paolo Merlo, "L'ašerah di YHWH a Kuntillet Ajrud: Rassegna critica degli studi e delle interpretazioni"
  10. «Bibliografia». Archivado desde el original el 17 de diciembre de 2005. Consultado el 23 de enero de 2020. 
  11. Jacques Berlinerblau, "Official religion and popular religion in pre-Exilic ancient Israel"
  12. Jeffrey H. Tigay, "A Second Temple Parallel to the Blessings from Kuntillet Ajrud" (University of Pennsylvania)
  13. Dirk Schwiderski, Handbuch des nordwestsemitischen Briefformulars: ein Beitrag zur Echtheitsfrage der aramäischen Briefe des Esrabuches (Walter de Gruyter, 2000), p. 64
  14. Ruth Schuster, "Inscription Found on First Temple-era Pottery in Jerusalem" en HaAretz (15 junio 2017)
  15. John I. Durham, Joshua Roy Porter, Proclamation and Presence: Old Testament Essays in Honour of Gwynne Henton Davies (Mercer University Press 1983), p. 53
  16. Ulf Oldenburg, The Conflict Between El and Baal in Canaanite Religion (BRILL 1969), p. 126
  17. D. M. Murdock, Acharya S, Did Moses Exist: The Myth of the Israelite Lawgiver (Stellar House Publishing, 2014), p. 405
  18. Lawrence E. Stager, "Forging an Identity" en Michael D. Coogan, The Oxford History of the Biblical World (Oxford University Press 2001), p. 108
  19. Mark S. Smith, The Origins of Biblical Monotheism: Israel's Polytheistic Background and the Ugaritic Texts (Oxford University Press 2001)
  20. Gary S. Rendsburg, "Israel Without the Bible" en Frederick E. Greenspahn, The Hebrew Bible: New Insights and Scholarship (New York University Press 2008), pp. 8–11
  21. M.E. Mondriaan, "Anat-Yahu and the Jews of Elephantine" (15 noviembre 2013)
  22. Christopher A. Rollston, "The Alphabet Comes of Age: The Social Context of Alphabetic Writing in the First Millennium BCE" en Assaf Yasur-Landau, Eric H. Cline, Yorke Rowan, The Social Archaeology of the Levant: From Prehistory to the Present (Cambridge University Press 2018), capítulo 20
  23. Vicente Risco, Historia de los judíos: desde la destrucción del templo (MAXTOR 2005), p. 7
  24. Esko Siljanen, "Judeans of Egypt in the Persian period (539-332 BCE) in light of the Aramaic Documents" (Department of Biblical Studies, University of Helsinki 2017)
  25. Bezalel Porten, Archives from Elephantine: The Life of an Ancient Jewish Military Colony (University of California Press, Cambridge University Press, 1968) p. 105
  26. Otto Edzard, Erich Ebeling, Bruno Meissner: Reallexikon der Assyriologie und Vorderasiatischen Archäologie, volume 5: Ia–Kizzuwatna (Berlina 1999), pp. 247 y siguientes
  27. Biblehub: Yah en la Biblia
  28. Crawford Howell Toy, Ludwig Blau, "Tetragrammaton" en Jewish Encyclopedia (1906)
  29. a b Erwin Fahlbusch; Jan Milic Lochman; John Mbiti; Jaroslav Pelikan; Lukas Vischer (14 de febrero de 2008). «Yahweh». The Encyclopedia of Christianity. Vol 5. Wm. B. Eerdmans Publishing. pp. 823-824. ISBN 9780802824172. 
  30. Jerónimo de Estridón (san Jerónimo) Epístola 25, citada por la Catholic Encyclopedia (1909), artículo Jehovah (Yahweh)] (en inglés).
  31. Bowman, Robert M. Understanding Jehovah's Witnesses. Grand Rapids: Baker Book House. 1991. p. 114
  32. Martin,Walter (1997) The Kingdom of the Cults Revised, Updated, and Expanded Anniversary Edition, Bethany House Publishers, Minneapolis, Minnesota , p. 125 donde se afirma; "Se puede demostrar literalmente a partir de miles de copias del Nuevo Testamento griego que en ellas el Tetragrámaton no aparece ni una sola vez". ("It can be shown from literally thousands of copies of the Greek New Testament that not once does the tetragrammaton appear.")
  33. Véase Traducción del Nuevo Mundo, Apéndice 1.
  34. «YHWH in the New Testament:». Jehovah's Witnesses United Versión en inglés de un artículo en italiano publicado en la publicación católica: "Rivista Biblica", año XLV, n. 2, abril - junio1997, p. 183-186. Boloña. 
  35. The Watchtower, August 1, 2008. Brooklyn, New York: Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania. 2008. pp. 18-23. 
  36. «Lord». Insight on the Scriptures 2. p. 267. 
  37. «Jehová». Razonamiento a partir de las Escrituras pág. 198. 
  38. William H. Brownlee, "The Ineffable Name of God", en Bulletin of American Schools of Oriental Research, n. 226 (abril 1977), p. 39
  39. "Yahweh" en Enciclopedia Británica del 3 de enero de 2020
  40. Frank Moore Cross, Canaanite Myth and Hebrew Epic: Essays in the History of the Religion of Israel (Harvard University Press 2009), p. 65
  41. a b Karel van der Toorn, Bob Becking, Pieter Willem van der Horst, Dictionary of Deities and Demons in the Bible (Eerdmans 1999), p. 915
  42. Mark Paul Arnold, "Revealing the Name: An Investigation of the Divine Character through a Conversation Analysis of the Dialogues between God and Moses in the Book of Exodus" (University of Gloucestershire 1915), pp. 26–27, 38–39
  43. John Meyerdorff, "Eastern Orthodoxy", capítulo "Doctrine: Christ" en Encyclopaedia Britannica
  44. Thomas Hopko, The Orthodox Faith, capitulo "Jesus Christ"
  45. Hans Küng, Does God Exist?:An Answer for Today (Wipf and Stock 2006), sección "The one God with a name", p. 621
  46. G.H. Parke-Taylor, Yahweh: The Divine Name in the Bible (Wilfrid Laurier Univ. Press 2006), pp. 57–62
  47. Hans Kosmala, Studies, Essays and Reviews: Old Testament (Archivo BRILL 1978), pp. 1 (103) – 3 (105)
  48. John I. Durham, World Biblical Commentary, vol. 3, Exodus (Zondervan Academic 2018)
  49. Robert J. Wilkinson, Tetragrammaton: Western Christians and the Hebrew Name of God: From the Beginnings to the Seventeenth Century (BRILL 2015), p. 34
  50. Thomas Römer, The Invention of God (Harvard University Press 2015)
  51. Jürgen van Oorschot, Markus Witte, The Origins of Yahwism (Walter de Gruyter 2017)
  52. El Tetragrámaton figura en el extremo superior de la imagen, generando en orden ascendente la secuencia: Cordero de Dios, Espíritu Santo, Tetragrámaton.
  53. Michael Jaron, "The Ineffable Name of God" en The Jerusalem Post del 21 de enero de 2017
  54. Andrés Piquer Otero, Pablo A. Torijano Morales, The Text of the Hebrew Bible and Its Editions: Studies in Celebration of the Fifth Centennial of the Complutensian Polyglot (BRILL 2016), p. 317
  55. R. Kendall Soulen, Handbook of Biblical Criticism (Westminster John Knox Press 2001), p. 94
  56. G.H. Parke-Taylor, Yahweh: The Divine Name in the Bible (Wilfrid Laurier Univ. Press, 2016), p. 9)
  57. Orlando O. Espín, James B. Nickoloff, An Introductory Dictionary of Theology and Religious Studies (Liturgical Press 2007), p. 1505
  58. Anthony Maas, "Jehovah (Yahweh)" en Catholic Encyclopedia (Nueva York 1910)
  59. a b Emil G. Hirsch, "Jehovah" en Jewish Encyclopedia (1906)
  60. James D. Martin, Davidson's Introductory Hebrew Grammar (A&C Black, 1993), Lesson Seven
  61. Galen Marquis, 'The Dead Sea Scrolls (Israel Exploration Society 2000), p. 504
  62. Peter T. Daniels, "Scripts of Semitic Languages", capítulo 2 de John Huehnergard, Na’ama Pat-El, The Semitic Languages (Routledge 2013)
  63. J. D. Douglas, Merrill C. Tenney, Zondervan Illustrated Bible Dictionary (Zondervan 2011), p. 535
  64. Ruth A. Clements, Menahem Kister, Michael Segal, The Religious Worldviews Reflected in the Dead Sea Scrolls (BRILL 2019), p. 145
  65. Robert J. Wilkinson, Tetragrammaton: Western Christians and the Hebrew Name of God: From the Beginnings to the Seventeenth Century (BRILL 2015), pp. 65–66, 126–127, 173
  66. Walther Eichrodt, Theology of the Old Testament (Westminster John Knox Press 1961), p. 187
  67. Sean M. McDonough, YHWH at Patmos: Rev. 1:4 in Its Hellenistic and Early Jewish Setting (Wipf and Stock 2011), p. 117
  68. Arthur Ungnad, Aramäische Papyrus aus Elephantine (Hinrich, Leipzig 1911), p. iv
  69. Anthony R. Meyer, The Divine Name in Early Judaism: Use and Non-Use in Aramaic, Hebrew, and Greek (McMaster University 2017), p. 49
  70. a b Alfonso Ropero, Gran Diccionario enciclopédico de la Biblia (Editorial CLIE, 2017), entrada "Yahvé"
  71. Citado por Edesio Sánchez Cetina en la revista Traducción de la Biblia (Sociedades Bíblicas Unidas), vol. 12. núm. 2 (2002)
  72. Se trata de un símbolo cristiano sutilmente relacionado con la noción de Trinidad.
  73. Echánove, Juan (2008). Ecos del Desierto. El origen historico del monoteismo. Juan Echanove. ISBN 978-971-691-810-6. Consultado el 25 de agosto de 2020. 
  74. Diccionario de la Real Academia Española
  75. Botterweck, G. Johannes Ringgren,Helmer (editores)Theological Dictionary of the Old Testament. Tomo 5. William B. Eerdmans Publishing Company. 1986. p. 500. ISBN 0-8028-2329-7 (en inglés)
  76. Fahlbusch, Erwin; Lochman,Jan Milic; Mbiti, John; Pelikan, Jaroslav y Vischer, Lukas (2008).The Encyclopedia of Christianity. Wm. B. Eerdmans Publishing. s. v. "Yahweh"pp. 823–824. ISBN 9780802824172. (en inglés)
  77. Lemaire, André. «Le yahwisme ancien». 
  78. Joüon, Paul & Muraoka, T. (1996) A Grammar of Biblical Hebrew (Subsidia Biblica), "Part One: Orthography and Phonetics", Roma: Editrice Pontificio Istituto Biblico, ISBN 978-88-7653-595-6. 16 f, 1
  79. Salmos 89:8
  80. Salmos 104:35
  81. Salmos 150:1
  82. Apocalipsis 19:1
  83. Canónico D. D. Williams de Cambridge (1936). Zeitschrift für die Altestamentliche Wissenschaft 54. p. 269. ISSN 0044-2526. «evidencia indica, o mejor, casi prueba que la pronunciación verdadera del Tetragrámaton no era Jãhwéh [...] El nombre mismo probablemente era Jãhôh». 
  84. Doctor M. Reisel. The Misterious Name of Y.H.W.H. p. 74. «YeHũàH o YaHũàH». 
  85. Juan María Tellería Larrañaga (2019). CFTE 13- Teología del Antiguo Testamento: El mensaje divino contenido en la ley, los profetas y los escritos. Editorial CLIE. p. 275. ISBN 9788417131357. 
  86. Biblioteca histórica, I.94
  87. versión en inglés
  88. P. G. 7, col. 481
  89. versión en inglés
  90. P. G. 7, col. 840); versión en inglés
  91. Éditions du Cerf (1981), p. 80
  92. Stromatum V-VIII. Scripta Minora. Fragmenta (E typographeo Clarendoniano, 1869), p. 27
  93. P. G. 9, col. 60
  94. «versión en inglés». Archivado desde el original el 30 de agosto de 2018. Consultado el 26 de febrero de 2020. 
  95. otra versión en inglés
  96. P. G. 12, col. 1104
  97. H. Haag, A. van den Born, S. de Ausejo, Diccionario de la Biblia (Ed. Herder, décima edición, año 2000), p. 2054
  98. Robert J. Wilkinson , Tetragrammaton: Western Christians and the Hebrew Name of God: From the Beginnings to the Seventeenth Century (BRILL 2015), p. 124
  99. P. G. 14, col. 105
  100. versión en inglés
  101. P. G. 21, col. 72
  102. versión en inglés
  103. P. G. 41, col. 685)
  104. versión en inglés
  105. P. G. 80, col. 244
  106. Walter Woodburn Hyde, Paganism to Christianity in the Roman Empire (Wipf and Stock 2008), p. 80
  107. «Crawford Howell Toy, Ludwig Blau, "Tetragrammaton" en Jewish Encyclopedia». Archivado desde el original el 26 de febrero de 2020. Consultado el 26 de febrero de 2020. 
  108. P. G. 83, col. 460
  109. versión en francés
  110. Reginald Walsh, "The Rise and Progress of Higher Criticism" in The Irish Ecclesiastical Record, vol. XIII (primera mitad de 1903), p. 239
  111. P. L. 26, 838
  112. P. L. 22, col. 429
  113. Otto Eissfeldt "אדון ādhōn" en G. Johannes Botterweck, Helmer Ringgren, 'Theological Dictionary of the Old Testament (Eerdmans1974), vol. I, p. 71
  114. François Bovon, New Testament and Christian Apocrypha: Collected Studies II (Mohr Siebeck 2009), p. 20
  115. Bruce M. Metzger, Manuscripts of the Greek Bible: An Introduction to Palaeography (Oxford University Press 1981), pp. 33–35
  116. Martin Rösel, Tradition and Innovation: English and German Studies on the Septuagint (SBL Press 2018), p. 295
  117. Larry Hurtado, "The Divine Name in Second-Temple Jewish Biblical Texts"
  118. E. Ray Clendenen, David K. Stabnow, HCSB - Bible Translation: Navigating the Horizons in Bible Translations (B&H Publishing Group 2013)
  119. La Biblia de Las Americas (Foundation Publication 1997)
  120. Metzger, Bruce M.; Ehrman, Bart D. (2005). The Text of New Testament: Its Transmission, Corruption, and Restoration (4.ª edición). Oxford University Press. p. 51. 
  121. Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Carta sobre el nombre de Yahvé en la liturgia, 29 de junio del 2008
  122. Sacred Scripture: Versions approved for use in the liturgy
  123. Declaración del Presidente del Departamento de Vida Cristiana y Culto de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales

Enlaces externos[editar]