Reino de Judá

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
León de Judá. El león es el símbolo de Judá, de cuyo reino proviene el gentilicio "judío" (procedente del reino de Judá).

El Reino de Judá (en hebreo: מַמְלֶכֶת יְהוּדָה‎, Mamlejet Yehudá) fue un estado del Levante mediterráneo durante la Edad de Hierro. Fue creado a partir de los territorios que formaban parte del Reino de Israel dominio que durante los reinados de Saúl, David y Salomón constituyó una monarquía unificada. Tras la muerte de Salomón, el territorio israelita fue dividido y del reino inicial surgieron otros dos: el Reino de Judá en su porción sur y otro reino, denominado una vez más Reino de Israel, pero abarcando solo la porción norte del territorio en cuestión. Establecido en Judea, el Reino de Judá suele también ser conocido como el Reino del Sur, para distinguirlo así de la otra monarquía, establecida en el norte, es decir, el Reino de Israel que comprendía Samaria y Galilea, y cuya existencia tuvo lugar en tiempos de la así-denominada monarquía hebrea dividida.

El Reino de Judá nació como estado independiente algún tiempo después de la muerte del rey Salomón en 928 a.E.C.[1]

Durante el siglo VII a.E.C., Jerusalén se convirtió en la capital del Reino de Judá, en medio de un gran auge de población y de poder. Acaso ello en parte se debiera al posible apoyo asirio, que veía en Judá un valioso vasallo proasirio y una importante fuente de aceite de oliva.[2]

La prosperidad de Judá bajo el vasallaje asirio (no exenta de momentos de enfrentamiento como la revuelta de Ezequías),[3] terminó con la caída del Imperio Asirio, cosa que disparó la lucha entre la Dinastía XXVI de Egipto y el Imperio Neobabilonio.

La situación de Judá en medio de la zona en disputa condujo a la destrucción del reino luego de la serie de campañas que tuvo lugar entre -597 y -582 y a la que siguió el Cautiverio en Babilonia junto con el establecimiento de una provincia babilónica en el territorio de Judá.

Monarquía dividida: Reino de Judá (sur) y Reino de Israel (norte). Presenta los dos reinos hebreos hacia 830 a.E.C.[4]
El exilio babilónico: deportación de los hebreos del Reino de Judá a Babilonia tras la destrucción del Templo de Jerusalén (Tissot, 1896-1902).
Reconstrucción del Templo de Jerusalén según la concepción de Zorobabel.[5]

Los dos reinos hebreos en los mapas antiguos

Referencias[editar]

  1. Aunque la fecha exacta de su creación es desconocida y existen diferentes hipótesis al respecto (Lehman, 1992; Grabbe, 2008), en un estudio llevado a cabo dentro del Programa Científico Israelí y dedicado a la historia del pueblo judío se afirma que el Reino de Judá emergió luego de la muerte de Salomón (The Jewish People, Jerusalén: Keter, 1973, sección 7); reafirmado por Sarah Kochab, Israel, Barcelona: Folio, 2005, p. 26.
  2. Thompson 1992, pp. 410–1.
  3. A History of the Jewish People, ed. H.H. Ben-Sasson, Harvard University Press, 1976, p. 142: "El heredero de Sargón, Senaquerib (705-681), no pudo suprimir la revuelta de Ezequías hasta que se hizo con el control de Babilonia en 702."
  4. Mapa detallado de los dos reinos israelitas y sus vecinos c. 830 a.E.C.
  5. Perspectiva decimonónica.
  6. Impreso en Varsovia en 1883; preservado en la Biblioteca Nacional Judía, Universidad Hebrea de Jerusalén.
  7. Este mapa fue desarrollado considerando el estado de ambos reinos en 928 a.E.C., año en que murió el rey Salomón. La Franja de Gaza aparece en el mapa como parte del Reino de Judá y ello se debe a que los autores del mismo consideraban que los filisteos eran un pueblo que poseía ciudades-estado, en vez de una unidad territorial. El mapa en cuestión solo tiene por fin ilustrar de modo general y aproximativo las áreas de incidencia de cada uno de los reinos hebreos.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]