Período del Segundo Templo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El período del Segundo Templo en la historia judía duró entre el 530 a. C. y el 70 d. C.,[1]​ cuando existió el Segundo Templo de Jerusalén. Durante este período se formaron las sectas de fariseos, saduceos, esenios y zelotes. El período del Segundo Templo terminó con la primera guerra judeo-romana y la destrucción romana de Jerusalén y del Templo.

Después de la muerte de los últimos profetas judíos de la antigüedad y todavía bajo el dominio persa, el liderazgo del pueblo judío estaba en manos de cinco generaciones sucesivas de zugot («pares de») líderes. Florecieron primero bajo los persas (539-332 a. C.), luego bajo los griegos (332-167 a. C.), luego bajo un reino asmoneo independiente (140-37 a. C.) y luego bajo los romanos (63 a. C.-132 d. C.).

Durante este período, el judaísmo del Segundo Templo puede ser visto como moldeado por tres grandes crisis y sus resultados, ya que varios grupos de judíos reaccionaron de manera diferente. Primero vino la destrucción del Reino de Judá en 587/6 a. C., cuando los judíos perdieron su independencia, su monarquía, su ciudad santa y el Primer Templo; y fueron en su mayoría exiliados a Babilonia. En consecuencia, se enfrentaron a una crisis teológica que involucraba la naturaleza, el poder y la bondad de Dios y también fueron amenazados cultural, racial y ceremonialmente cuando fueron arrojados a la proximidad de otros pueblos y grupos religiosos. La posterior ausencia de profetas reconocidos en el período los dejó sin su versión de guía divina en un momento en que se sentían más en necesidad de apoyo y dirección.[2]​ La segunda crisis fue la creciente influencia del helenismo en el judaísmo, que culminó con la rebelión macabea de 167 a. C. La tercera crisis fue la ocupación romana de la región, comenzando con Pompeyo y su saqueo de Jerusalén en el 63 a. C.[2]​ Esto incluye el nombramiento de Herodes el Grande como Rey de los judíos por el Senado romano y el establecimiento del Reino Herodiano de Judea que comprende partes de lo que hoy son Israel, la Autoridad Palestina, la Franja de Gaza, Jordania, el Líbano y Siria.

Construcción del Segundo Templo[editar]

La construcción del Segundo Templo se completó bajo la dirección de los tres últimos profetas judíos Hageo, Zacarías y Malaquías, con aprobación y financiamiento persa.

La inscripción del lugar de la trompeta, una piedra (2.43 x 1 m) con la inscripción en hebreo «al lugar del trompeta» excavada por Benjamin Mazar en el pie meridional del Monte del Templo es una parte del Segundo Templo.

Basado en el relato bíblico, después del regreso del cautiverio babilónico bajo Zorobabel, casi inmediatamente se hicieron preparativos para reorganizar la desolada provincia de Yehud después de la desaparición del Reino de Judá setenta años antes.

El cuerpo de peregrinos, formado por 42.360 personas,[3]​ habiendo completado el largo y triste viaje de unos cuatro meses, desde las orillas del Éufrates hasta Jerusalén, fueron animados en todos sus procedimientos por un fuerte impulso religioso, y por lo tanto uno de sus primeras preocupaciones era restaurar su antigua casa de culto mediante la reconstrucción de su Templo destruido y la restitución de los rituales de sacrificio, conocidos como los korbanot.

Por invitación de Zorobabel, el gobernador, quien les mostró un notable ejemplo de liberalidad contribuyendo personalmente con 1.000 dáricos de oro, además de otros dones, el pueblo entregó sus dones al sagrado tesoro con gran entusiasmo.[4]​ Primero erigieron y dedicaron el altar de Dios en el lugar exacto donde antes había estado, y luego despejaron los montones de escombros carbonizados que ocupaban el sitio del antiguo Templo; y en el segundo mes del segundo año (535 a. C.), en medio de gran entusiasmo público y regocijo, se sentaron los cimientos del Segundo Templo. Un gran interés se sintió en este gran movimiento, aunque fue visto con sentimientos mezclados por los espectadores.[5][6]

Los samaritanos, habitantes de la capital de lo que había sido Israel, hicieron propuestas de cooperación en la obra. Sin embargo, Zorobabel y los ancianos declinaron toda esa cooperación, creyendo que los judíos debían construir el Templo sin ayuda. Inmediatamente se difundieron informes malos sobre los judíos. Según Esdras 4:5, los samaritanos trataron de «frustrar sus propósitos» y enviaron mensajeros a Ecbatana y Susa, con el resultado de que la obra fue suspendida.

Monedas de Yehud: monedas acuñadas en la provincia de Judea durante el período persa.

Siete años más tarde, Ciro el Grande, quien permitió a los judíos volver a su patria y reconstruir el Templo, murió[7]​ y fue sucedido por su hijo Cambises. A su muerte, el «falso Esmerdis», un impostor, ocupó el trono durante unos siete u ocho meses, y luego Darío I se convirtió en rey (522 a. C.). En el segundo año de este monarca, la obra de reconstrucción del templo fue reanudada y proseguida hasta su fin,[8]​ bajo el estímulo de los serios consejos y admoniciones de los profetas Hageo y Zacarías. Estaba lista para la consagración en la primavera de 516 a. C., más de veinte años después del regreso del cautiverio. El templo se completó el tercer día del mes de Adar, en el sexto año del reinado de Darío, en medio de grandes regocijos por parte de todo el pueblo,[9]​ aunque era evidente que los judíos ya no eran un pueblo independiente, sino sujeto a a una potencia extranjera. El Libro de Hageo incluye una predicción[10]​ de que la gloria del Segundo Templo sería mayor que la del primero.

Era helenística[editar]

En 332 a. C., los persas fueron derrotados por Alejandro Magno. Después de su fallecimiento, y la división del imperio de Alejandro entre sus generales, se formó el reino seléucida.

Durante este tiempo, corrientes del judaísmo fueron influenciadas por la filosofía helenística desarrollada del siglo III a. C., notablemente la diáspora judía en Alejandría, culminando en la compilación del Septuaginta. Un importante defensor de la simbiosis de la teología judía y el pensamiento helenístico es Filón de Alejandría.

Dinastía asmonea[editar]

El deterioro de las relaciones entre judíos helenizados y judíos religiosos llevó al rey seléucida Antíoco IV Epífanes a imponer decretos, prohibiendo ciertos ritos y tradiciones religiosas judías. En consecuencia, los judíos ortodoxos se rebelaron bajo el liderazgo de la familia asmonea (también conocida como los macabeos). Esta revuelta condujo a la eventual formación de un reino de Judea independiente, bajo la dinastía de asmoneos, que duró entre 165-37 a. C. La dinastía asmonea se desintegró eventualmente como resultado de la guerra civil entre los hijos de Salomé Alejandra: Hircano II y Aristóbulo II. El pueblo, que no quería ser gobernado por un rey sino por el clero teocrático, hizo llamamientos en este espíritu a las autoridades romanas. Una intervención romana en la guerra civil en Judea se hizo después de la campaña de conquista y anexión de Siria, dirigida por Pompeyo. Sin embargo, el hermano rival asmoneo pro-partiano pronto trajo apoyo parto y el trono cambió hasta que Herodes el Grande se estableció como un nuevo rey pro-romano de Judea.

Dinastía herodiana[editar]

El reino de Judea bajo Herodes experimentó un período de crecimiento y expansión. Como un aliado cercano y leal a los romanos, Herodes extendió su gobierno hasta Arabia, creó ambiciosos proyectos de construcción y renovó el Templo.

Después de la muerte de Herodes en el 4 a. C., el reino fue dividido en varias partes a cada uno de sus tres hijos (inicialmente cuatro partes), formando la Tetrarquía. La parte central de la Tetrarquía fue dada a Herodes Arquelao, incluyendo Judea propiamente dicha, Idumea y Samaria. En el 6 d. C., el país cayó en la agitación, y el gobernante herodiano de Judea fue depuesto en favor de la formación de una nueva provincia romana: la Judea romana. Felipe gobernó Iturea y Traconítide hasta su muerte en 34 d. C., cuando fue sucedido como tetrarca por Herodes Agripa I, que había sido gobernador de Calcis. Agripa entregó a Calis a su hermano Herodes y gobernó en lugar de Felipe. A la muerte de Herodes Antipas en el año 39 d. C., Herodes Agripa se convirtió también en gobernante de Galilea, y en 41 d. C., como una señal de favor del emperador Claudio, sucedió al prefecto romano Marulo como gobernante de Judea. Con esta adquisición, el Reino de los judíos herodiano fue nominalmente restablecido hasta el 44 d. C., aunque no hay ninguna indicación que el estatus como provincia romana haya sido suspendido.

Herodes el Grande[editar]

Herodes el Grande fue el rey romano de Judea. Era un personaje desconcertante que era conocido por varias cosas buenas y malas. Es quizás más conocido por ser un «loco» que asesinó a varias de sus esposas e hijos, entre otros. Herodes era también un rey exitoso que tenía vastos proyectos de construcción en Judea, incluyendo la expansión del Segundo Templo en Jerusalén. Muchos de los destinos turísticos más populares en Israel hoy, incluyendo el Muro Occidental y la Torre de David, fueron construidos por Herodes.[11]

La muerte de Herodes en 4 d. C. causó la liberación de las frustraciones acumuladas de la gente que fue suprimida por su brutalidad. Muchas personas se empobrecieron debido a los altos impuestos y gastos de Herodes. Cuando murió, sus proyectos de construcción que una vez permitieron oportunidades de trabajo fueron paralizados, y muchas personas perdieron sus trabajos. Esto creó frustraciones que, en última instancia, contribuyeron a las causas de la primera guerra judeo-romana.[12]

Judea romana[editar]

La provincia romana de Judea se extendió sobre partes de las regiones anteriores de los reinos asmoneo y herodiano. Fue creado en 6 d. C. con el censo de Quirinio y se fusionó en Syria Palaestina después del 135 d. C.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Cifras basadas puramente en la datación científica y la proclividad entre algunos eruditos para evitar las fuentes judías. Sin embargo, la tradición judía afirma que el Segundo Templo sólo duró cuatrocientos veinte años, es decir, desde 352 a. C. - 68 d. C. Véase Maimónides, Preguntas y Respuestas, responsum # 389, Jerusalén, 1960 (en hebreo).
  2. a b Wheaton College (1991). «The Jewish Backgrounds of the New Testament: Second Commonwealth Judaism in Recent Study». Archaeology of the Biblical World. 1/2. pp. 40-49.
  3. Esdras 2:65
  4. Esdras 2
  5. Hageo 2:3
  6. Zacarías 4:10
  7. 2 Crónicas 36:22-23
  8. Esdras 5:6-6:15
  9. Esdras 6:15-16
  10. Hageo 2:19
  11. Cohen, Shaye (1999). Ancient Israel: From Abraham to the Roman Destruction of the Temple. Biblical Archaeology Society. p. 269. ISBN 1880317540. 
  12. Cohen, Shaye (1999). Ancient Israel: From Abraham to the Roman Destruction of the Temple. Biblical Archaeology Society. p. 273. ISBN 1880317540.