Acupuntura

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Acupuntura
Medicina alternativa
Acupuncture1-1.jpg
Inserción de agujas en la piel
[editar datos en Wikidata]

La acupuntura (del latín acus, ‘aguja’, y punctura, ‘pinchar’[1] ) es una forma de medicina alternativa[2] en la que se insertan agujas en el cuerpo.[3] Es un componente clave de la medicina tradicional china (MTC). La teoría y la práctica de la MTC no se basan en el conocimiento científico,[4] y la acupuntura es una pseudociencia.[5] [6] Existe un amplio espectro de teorías acupunturales basadas en diversas filosofías[7] y las técnicas varían según el país.[8] El método usado en la MTC es probablemente el más usado en los Estados Unidos.[2] La acupuntura se usa principalmente en el alivio del dolor[9] [10] aunque también en un amplio rango de enfermedades. Generalmente se usa solo en combinación con otras formas de tratamiento.

Historia[editar]

La investigación científica no ha encontrado ninguna prueba histológica o fisiológica para los conceptos tradicionales chinos como el qi, los meridianos o los puntos acupunturales,[nota 1] [14] y muchos practicantes modernos ya no apoyan la existencia del flujo de energía vital (qi) a través de los meridianos, el que era una parte importante de los sistemas de creencias tempranos.[7] [15] [16] Se cree que se originó alrededor de 100 a. C. en China, en la época en que se publicó The Yellow Emperor's Classic of Internal Medicine (Huangdi Neijing),[17] aunque hay algunas pruebas de que podría haberse practicado desde antes.[8] Con el tiempo, surgieron afirmaciones y sistemas de creencias contradictorias sobre el efecto de los ciclos lunares, celestiales y terrenales, las energías yin y yang y un "ritmo" del cuerpo en la efectividad del tratamiento.[18] La acupuntura creció y disminuyó en popularidad en China en varias ocasiones, dependiendo de la dirección política del país y la preferencia del racionalismo o la medicina occidental.[17] Se extendió primero a Corea al inicio del siglo VI, luego a Japón a través de médicos misioneros[19] y luego a Europa, empezando por Francia.[17] En la década de 1900, ya que se extendió a los Estados Unidos y los países occidentales, los elementos espirituales de la acupuntura que están en conflicto con las creencias occidentales fueron abandonados en favor de golpetear agujas en los nervios.[17] [20] [21]

Eficacia[editar]

Las conclusiones de muchos ensayos y numerosas revisiones sistemáticas de la acupuntura son en gran medida inconsistentes.[22] Una revisión de la Colaboración Cochrane encontró que la acupuntura no es efectiva para una amplia gama de enfermedades y que sugieren que podría ser eficaz solo para náuseas/vómitos inducidos por la quimioterapia o el postoperatorio náuseas y el dolor de cabeza idiopático.[22] Una revisión de las revisiones Cochrane de alta calidad sugiere que puede aliviar ciertos tipos de dolor.[23] Una revisión sistemática de las revisiones sistemáticas encontró que para reducir el dolor, la acupuntura real no es mejor que la acupuntura simulada y concluyeron que hay poca evidencia de que la acupuntura sea un tratamiento efectivo para reducir el dolor.[nota 2] [9] La evidencia sugiere que el tratamiento acupuntor a corto plazo no produce beneficios a largo plazo.[25] Algunos resultados de la investigación indican que la acupuntura puede aliviar el dolor, aunque la mayoría de los estudios sugieren que sus efectos se deben principalmente al efecto placebo.[8] Una revisión sistemática concluyó que su efecto analgésico parecía carecer de relevancia clínica y no podía distinguirse claramente del sesgo.[26]

Seguridad[editar]

Generalmente es segura cuando es realizada por un profesional debidamente capacitado que usa la técnica de aguja limpia y de un solo uso.[27] [28] Cuando se ejerce correctamente, tiene una baja tasa de efectos adversos, principalmente menores.[3] [27] Los accidentes e infecciones están asociadas con infracciones de la técnica estéril o negligencia del acupuntor.[28] Una revisión indicó que los informes de transmisión de infecciones aumentaron significativamente en la década anterior.[29] Los acontecimientos adversos notificados más frecuentemente fueron el neumotórax y las infecciones.[9] Ya que se siguen reportando eventos adversos graves, se recomienda que los acupunturistas sean suficientemente entrenados para reducir los riesgos.[9] Un metaanálisis encontró que en relación al dolor lumbar crónico la acupuntura era costo-efectiva como complemento de la atención estándar,[30] mientras que una revisión sistemática halló insuficiente evidencia para la relación coste-eficacia en dicha enfermedad.[31]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. "Los científicos aún no han podido encontrar una pizca de evidencia que apoye la existencia de los meridianos o el Ch'i".[11] "Los principios tradicionales de la acupuntura están profundamente errados y no existe evidencia en lo absoluto que demuestre la existencia del Ch'i o los meridianos".[12] "Los puntos acupunturales y meridianos no son una realidad, sino meramente el producto de una antigua filosofía china".[13]
  2. La acupuntura simulada o placebo es una forma de acupuntura que usa agujas no penetrantes o en puntos no acupunturales.[24]

Referencias[editar]

  1. Pyne, D.; Shenker, N. G. (2008). «Demystifying acupuncture». Rheumatology 47 (8): 1132-1136. doi:10.1093/rheumatology/ken161. ISSN 1462-0324. PMID 18460551. 
  2. a b Berman, Brian; Langevin, Helene; Witt, Claudia; Dubner, Ronald (29 de julio de 2010). «Acupuncture for Chronic Low Back Pain». New England Journal of Medicine 363 (5): 454-461. doi:10.1056/NEJMct0806114. PMID 20818865. 
  3. a b Adams, D; Cheng, F; Jou, H; Aung, S; Yasui, Y; Vohra, S (Dec 2011). «The safety of pediatric acupuncture: a systematic review.». Pediatrics 128 (6): e1575-e1587. doi:10.1542/peds.2011-1091. PMID 22106073. 
  4. Barrett, S (30 de diciembre de 2007). «Be Wary of Acupuncture, Qigong, and "Chinese Medicine"». Quackwatch. Consultado el 4 de mayo de 2015. 
  5. Baran GR, Kiana MF, Samuel SP (2014). «Chapter 2: Science, Pseudoscience, and Not Science: How Do They Differ?». Healthcare and Biomedical Technology in the 21st Century (Springer). pp. 19-57. doi:10.1007/978-1-4614-8541-4_2. ISBN 978-1-4614-8540-7. «various pseudosciences maintain their popularity in our society: acupuncture, astrology, homeopathy, etc.» 
  6. Good R (2012). «Chapter 5: Why the Study of Pseudoscience Should Be Included in Nature of Science Studies». En Khine MS. Advances in Nature of Science Research: Concepts and Methodologies (Springer). p. 103. ISBN 978-94-007-2457-0. «Believing in something like chiropractic or acupuncture really can help relieve pain to a small degree [...] but many related claims of medical cures by these pseudosciences are bogus.» 
  7. a b de las Peñas, César Fernández; Arendt-Nielsen, Lars; Gerwin, Robert D (2010). Tension-type and cervicogenic headache: pathophysiology, diagnosis, and management. Jones & Bartlett Learning. pp. 251-254. ISBN 9780763752835. 
  8. a b c Ernst, E. (2006). «Acupuncture--a critical analysis». Journal of Internal Medicine 259 (2): 125-137. doi:10.1111/j.1365-2796.2005.01584.x. ISSN 0954-6820. PMID 16420542. 
  9. a b c d Ernst, E.; Lee, Myeong Soo; Choi, Tae-Young (2011). «Acupuncture: Does it alleviate pain and are there serious risks? A review of reviews» (PDF). Pain 152 (4): 755-764. doi:10.1016/j.pain.2010.11.004. ISSN 0304-3959. PMID 21440191. 
  10. «Acupuncture for Pain». NCCIH. Consultado el 9 de mayo de 2014. 
  11. Singh & Ernst, 2008
  12. Singh & Ernst, 2008
  13. Singh & Ernst, 2008
  14. Ahn, Andrew C.; Colbert, Agatha P.; Anderson, Belinda J.; Martinsen, ØRjan G.; Hammerschlag, Richard; Cina, Steve; Wayne, Peter M.; Langevin, Helene M. (2008). «Electrical properties of acupuncture points and meridians: A systematic review». Bioelectromagnetics 29 (4): 245-256. doi:10.1002/bem.20403. PMID 18240287. 
  15. Mann, F (2000). Reinventing Acupuncture: A New Concept of Ancient Medicine. Elsevier. ISBN 0750648570. 
  16. Williams, WF (2013). «Encyclopedia of Pseudoscience: From Alien Abductions to Zone Therapy». Encyclopedia of Pseudoscience (Routledge). pp. 3-4. ISBN 1135955220. 
  17. a b c d White, A.; Ernst, E. (2004). «A brief history of acupuncture». Rheumatology (Oxford, England) 43 (5): 662-663. doi:10.1093/rheumatology/keg005. PMID 15103027. 
  18. Prioreschi, P (2004). A history of Medicine, Volume 2. Horatius Press. pp. 147–148. ISBN 1888456019. 
  19. Gwei-Djen Lu; Joseph Needham (25 de octubre de 2002). Celestial Lancets: A History and Rationale of Acupuncture and Moxa. ISBN 0700714588. 
  20. Porter, S.B. (2013). Tidy's Physiotherapy15: Tidy's Physiotherapy. Churchill Livingstone. Elsevier. p. 403. ISBN 978-0-7020-4344-4. Consultado el 14 de julio de 2015. 
  21. Jackson, M. (2011). The Oxford Handbook of the History of Medicine. Oxford Handbooks in History. OUP Oxford. p. 610. ISBN 978-0-19-954649-7. Consultado el 14 de julio de 2015. 
  22. a b Ernst, Edzard (2009). «Acupuncture: What Does the Most Reliable Evidence Tell Us?». Journal of Pain and Symptom Management 37 (4): 709-714. doi:10.1016/j.jpainsymman.2008.04.009. ISSN 0885-3924. PMID 18789644. 
  23. Lee, MS; Ernst, E (2011). «Acupuncture for pain: An overview of Cochrane reviews». Chinese Journal of Integrative Medicine 17 (3): 187-189. doi:10.1007/s11655-011-0665-7. PMID 21359919. 
  24. Madsen, 2009
  25. Wang, Shu-Ming; Kain, Zeev N.; White, Paul F. (2008). «Acupuncture Analgesia: II. Clinical Considerations». Anesthesia & Analgesia 106 (2): 611-621. doi:10.1213/ane.0b013e318160644d. ISSN 0003-2999. PMID 18227323. 
  26. Madsen, M. V.; Gøtzsche, P. C; Hróbjartsson, A. (2009). «Acupuncture treatment for pain: systematic review of randomised clinical trials with acupuncture, placebo acupuncture, and no acupuncture groups». BMJ 338: a3115. doi:10.1136/bmj.a3115. PMC 2769056. PMID 19174438. 
  27. a b Xu, Shifen (2013). «Adverse Events of Acupuncture: A Systematic Review of Case Reports». Evidence Based Complementary and Alternative Medicine 2013: 581203. doi:10.1155/2013/581203. PMC 3616356. PMID 23573135. 
  28. a b «Acupuncture–for health professionals (PDQ®)». National Cancer Institute. Consultado el 16 de julio de 2015. 
  29. Gnatta JR, Kurebayashi LF, Paes da Silva MJ (2013). «Atypical mycobacterias associated to acupuncuture: an integrative review». Rev Lat Am Enfermagem 21 (1): 450-458. doi:10.1590/s0104-11692013000100022. PMID 23546331. 
  30. Taylor P, Pezzullo L, Grant SJ, Bensoussan A. (2013). «Cost-effectiveness of Acupuncture for Chronic Nonspecific Low Back Pain.». Pain Practice: The Official Journal of World Institute of Pain 14 (7): 599-606. doi:10.1111/papr.12116. PMID 24138020. 
  31. Standaert CJ, Friedly J, Erwin MW, Lee MJ, Rechtine G, Henrikson NB, Norvell DC (2011). «Comparative effectiveness of exercise, acupuncture, and spinal manipulation for low back pain». Spine 1 (36): 21 (Suppl):S120-30. doi:10.1097/BRS.0b013e31822ef878. PMID 21952184. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]