Demencia vascular

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Demencia vascular
Clasificación y recursos externos
Especialidad psiquiatría
neurología
Síntomas demencia
Causas hipertensión arterial
accidente cerebrovascular
diabetes mellitus
Tratamiento antiagregante plaquetario
estatina
CIE-10 F01.1
CIE-9 290.4
DiseasesDB 8393
MedlinePlus 000746
eMedicine med/3150
MeSH D015161
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

La demencia vascular, también llamada demencia multiinfarto o trastorno neurocognitivo vascular es la segunda causa de demencia en adultos, después de la enfermedad de Alzheimer[1]​. El término hace referencia a un grupo de enfermedades que provocan lesiones en el cerebro por daño en los vasos sanguíneos del mismo. La causa más frecuente es la arterioesclerosis. El diagnóstico temprano es importante para corregir los factores de riesgo implicados y evitar en lo posible la progresión de la enfermedad.


Diagnóstico[editar]

Se han ofrecido criterios clínicos de diagnóstico para esta enfermedad a través de la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA)[2]​, la Sociedad Internacional del Comportamiento Vascular y los Trastornos Cognitivos (Vas-Cog)[3]​, y como parte de la quinta revisión del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5)[1]​.

Común a los tres protocolos de diagnístico se encuentra la característica clave de que debe encontrarse algún grado de deterioro cognitivo, acompañado de evidencia de alguna contribución de tipo vascular a dicho deterioro (que puede provenir de cualquier combinación entre historia clínica, examinación física, perfil cognitivo y evaluación diagnóstica, incluyendo neuroimagen).

Los criterios según la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) son[1]​:

  • Una relación temporal clara entre un evento vascular y el desarrollo de déficits cognitivos O una relación clara entre la severidad y patrón de los problemas cognitivos y la presencia de patología cerebrovascular.
  • Requerimiento de evidencia de patología cerebrovascular mediante neuroimagen.
  • Sin historia clínica de déficits cognitivos antes o después del ictus que sugiriesen la presencia de un trastorno cognitivo no vascular (como la Enfermedad de Alzheimer.
  • Se clasifica como "posible" demencia vascular si cumple los criterios, excepto tener una relación clara entre la patología vascular y el trastorno cognitivo, no hay suficiente información (ausencia de prueba mediante neuroimagen), afasia previa a la evaluación cognitiva, o evidencia de otras condiciones neurodegenerativas presentes.

Los criterios internacionales de diagnóstico de acuerdo al DSM-IV TR son los que a continuación se detallan:

La presencia de los múltiples déficits cognitivos se manifiesta por:

  1. Deterioro de la memoria (deterioro de la capacidad para aprender nueva información o recordar información aprendida previamente).
  2. Una o más de las siguientes alteraciones cognitivas
    1. Afasia (alteración del lenguaje).
    2. Apraxia (deterioro de la capacidad para llevar a cabo actividades motoras).
    3. Agnosia (fallo en el reconocimiento o identificación de objetos, a pesar de que la función sensorial está intacta).
    4. Alteración de la actividad constructiva (por ejemplo: planificación, organización, secuenciación y abstracción).
flechas: infartos lacunares

Los déficit cognitivos en cada uno de los criterios 1 y 2 provocan un deterioro significativo de la actividad laboral o social, y representan una merma importante del nivel previo de actividad.

Los signos y síntomas neurológicos (por ejemplo exageración de los reflejos tendinosos profundos, respuesta de la extensión plantar, parálisis seudobulbar, anomalías en la marcha, debilidad de una extremidad) o las pruebas de laboratorio sugerentes de la presencia de una enfermedad cerebrovascular se estiman etiológicamente relacionadas con la alteración (por ejemplo, infartos múltiples que implican al córtex y a la sustancia blanca acompañante).

Subtipos[editar]

En la quinta revisión del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) se introdujeron categorías diferenciando entre trastorno neurocognitivo vascular mayor o leve, correspondiéndose el trastorno neurocognitivo vascular mayor con la demencia vascular tradicional.[4]

Más recientemente, la búsqueda de criterios unificados y de consenso a la hora de diagnosticar la enfermedad por parte del Estudio Consensuado de Clasificación del Deterioro Cognitivo Vascular (VICCCS)[5]​ adoptó también esa separación entre leve y mayor, y acordó también que las formas más prevalentes de demencia vascular deberían ser clasificadas en cuatro subtipos principales:

  • Demencia Vascular Subcortical Isquémica (SIVaD)
  • Demencia Cortical (MID)
  • Demencia Post-Ictus (PSD)
  • Demencias Mixtas

Referencias[editar]

  1. a b c Smith, Eric E. (2017). «Clinical presentations and epidemiology of vascular dementia.». Clinical Science 131 (11): 1059-1068. 
  2. Gorelick, Philip B.; Scuteri, Angelo; Black, Sandra E.; DeCarli, Charles; Greenberg, Steven M.; et al. (2011). «Vascular contributions to cognitive impairment and dementia: a statement for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association.». Stroke 42 (9): 2672-2713. 
  3. Sachdev, Perminder; Kalaria, Raj; O'Brien, John; Skoog, Ingmar; Alladi, Suvarna; Black, Sandra E.; Blacker, Deborah; et al. (2014). «Diagnostic criteria for vascular cognitive disorders: a VASCOG statement.». Alzheimer disease and associated disorders 28 (3): 206. 
  4. Kalaria, Raj N. (2018). «The pathology and pathophysiology of vascular dementia.». Neuropharmacology (134): 226-239. 
  5. Skrobot, Olivia A.; O'Brien, John; Black, Sandra; Chen, Christopher; DeCarli, Charles; Erkinjuntti, Timo; Ford, Gary A.; et al. (2017). «"The vascular impairment of cognition classification consensus study.». Alzheimer's & Dementia 13 (6): 624-633. 

Bibliografía[editar]