Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (en inglés Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, DSM) de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (en inglés American Psychiatric Association, o APA) contiene una clasificación de los trastornos mentales y proporciona descripciones claras de las categorías diagnósticas, con el fin de que los clínicos y los investigadores de las ciencias de la salud puedan diagnosticar, estudiar e intercambiar información y tratar los distintos trastornos mentales.

La edición vigente es la quinta, DSM-5, publicada el 18 de mayo de 2013 (Estados Unidos; para otros países como España, traducción no disponible de un modo estimado hasta 2014[1] ).[2] [3]

La OMS recomienda el uso del Sistema Internacional denominado CIE-10, acrónimo de la Clasificación internacional de enfermedades, décima versión, cuyo uso está generalizado en todo el mundo.

El DSM se elaboró a partir de datos empíricos y con una metodología descriptiva, con el objetivo de mejorar la comunicación entre clínicos de variadas orientaciones, y de clínicos en general con investigadores diversos. Por esto, no tiene la pretensión de explicar las diversas patologías, ni de proponer líneas de tratamiento farmacológico o psicoterapéutico, como tampoco de adscribirse a una teoría o corriente específica dentro de la psicología o de la psiquiatría.

Una concepción errónea muy frecuente es pensar que la clasificación de los trastornos mentales clasifica a las personas; lo que realmente hace es clasificar los trastornos de las personas que los padecen.

Es importante aclarar que siempre debe ser utilizado por personas con experiencia clínica, ya que se usa como una guía que debe ser acompañada de juicio clínico, además de los conocimientos profesionales y criterios éticos necesarios.

DSM-5 & DSM-IV-TR.

Definición de trastorno[editar]

Según el DSM-IV-TR (la cuarta edición revisada del manual), los trastornos son una clasificación categorial no excluyente, basada en criterios con rasgos definitorios. Los autores admiten que no existe una definición que especifique adecuadamente los límites del concepto, y que se carece de una definición operacional consistente que englobe todas las posibilidades. Un trastorno es un patrón comportamental o psicológico de significación clínica que, cualquiera que sea su causa, es una manifestación individual de una disfunción comportamental, psicológica o biológica. Esta manifestación es considerada síntoma cuando aparece asociada a un malestar (p. ej., dolor), a una discapacidad (p. ej., deterioro en un área de funcionamiento) o a un riesgo significativamente aumentado de morir o de sufrir dolor, discapacidad o pérdida de libertad.

Existen pruebas de que los síntomas y el curso de un gran número de trastornos están influidos por factores étnicos y culturales. No hay que olvidar que la categoría diagnóstica es sólo el primer paso para el adecuado plan terapéutico, el cual necesita más información que la requerida para el diagnóstico.

La definición de ludopatía o pedofilia como trastorno mental responde exclusivamente a un objetivo clínico de investigación lo cual la hace irrelevante a la hora de pronunciarse sobre el tema legal de responsabilidad penal. Esta definición no significa incapacidad mental o incompetencia ni falta de intencionalidad.

Historia y contexto[editar]

El DSM, en su primera versión (DSM-I), al igual que la CIE, surgió de la necesidad de confeccionar una clasificación de trastornos mentales consensuada, debido al escaso acuerdo respecto a qué contenidos debería incluir y, también, respecto al método de conformación por parte de los psiquiatras y psicólogos. Algunos eventos importantes para la creación del DSM fueron los siguientes:

  • La necesidad de recolectar datos de tipo estadístico en relación con los trastornos mentales, para el censo de 1940 en los Estados Unidos.
  • El trabajo conjunto de la Asociación Psiquiátrica Estadounidense (APA) y la Academia de Medicina de Nueva York para la elaboración de una nomenclatura aceptable para todo el país (para pacientes con enfermedades psiquiátricas graves y neurológicas).
  • El Ejército de los Estados Unidos, por su parte, confeccionó en paralelo una nomenclatura más amplia, que permitiera incluir enfermos de la Segunda Guerra Mundial.
  • Por primera vez el CIE, en su sexta edición, incluyó un apartado sobre trastornos mentales.

Fue así como en 1952 surgió la primera edición, DSM-I, como una variante del CIE-6. Debido a los desacuerdos que siguieron presentándose tanto respecto al DSM como respecto al CIE, se fueron generando nuevas versiones de cada uno. Actualmente el DSM publicó la versión revisada del DSM-IV (DSM-IVR), y el CIE utiliza la versión CIE-10.

Para la elaboración del DSM-IV, se conformaron 13 grupos de trabajo, responsables cada uno de una sección del manual. Cada grupo estuvo constituido por 5 o más miembros, y sus opiniones eran analizadas por entre 50 y 100 consejeros (representantes de un amplio abanico de perspectivas y experiencias). Los grupos informaban a un comité elaborador, que constaba de 27 miembros (muchos de los cuales también presidían algún equipo particular).

Un aspecto importante en la realización de esta versión fue el ponerse en contacto con los equipos que elaboraron el CIE-10, con el objeto de hacer que se generara la mayor compatibilidad posible entre ambos documentos.

Diagnóstico a través del DSM-IV[editar]

El DSM-IV es una herramienta de diagnóstico que propone una descripción del funcionamiento del paciente a través de 5 «ejes», con el objeto de contar con un panorama general de diferentes ámbitos de funcionamiento:

  • Eje I: Se describe el trastorno o trastornos psiquiátricos principales o sintomatología presente, si no configura ningún trastorno. (Por ejemplo: trastorno depresivo, demencia, dependencia de sustancias, esquizofrenia, fobia social, fobias específicas, hipocondrías, etc.).
  • Eje II: Se especifica si hay algún trastorno de personalidad en la base (o rasgos de algún trastorno), algún trastorno del desarrollo o retraso mental (por ejemplo, trastorno de personalidad limítrofe, retraso mental moderado, etc.).
  • Eje III: Se especifican otras afecciones médicas que puede presentar el paciente.
  • Eje IV: Se describen tensiones psicosociales en la vida del paciente (desempleo, problemas conyugales, duelo, etc.).
  • Eje V: Se evalúa el funcionamiento global del paciente (psicológico, social y ocupacional), a través de la EEAG (escala de funcionamiento global).

Clasificación de los diferentes trastornos[editar]

NOTA: Los enlaces que desde cada trastorno enunciado a continuación se hacen a otros artículos de la Wikipedia, no necesariamente definen dicha enfermedad desde el punto de vista del DSM-IV.

Trastornos de inicio en la infancia, la niñez o la adolescencia[editar]

El manual agrupa en este apartado los trastornos que surgen en esta edad (aunque no necesariamente se diagnostiquen durante la infancia o adolescencia).

  • Retraso mental: entendida como la capacidad intelectual significativamente por debajo del promedio (medido a través del CI). Puede ser leve, moderado, grave o profundo.
  • Trastornos del aprendizaje: rendimiento académico sustancialmente por debajo de lo esperado en el área afectada, considerando la edad del niño o adolescente, su inteligencia, y una educación apropiada para su edad. Pueden ser:
    • Trastorno de la lectura: Dislexia
    • Trastorno del cálculo: Discalculia
    • Trastorno de la expresión escrita: Disgrafia
    • Trastorno del aprendizaje no especificado
  • Trastorno de las habilidades motoras
    • Trastorno del desarrollo de la coordinación.
  • Trastornos de la comunicación. En este apartado se consideran las deficiencias del habla o del lenguaje:
    • Trastorno del lenguaje expresivo
    • Trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo
    • Trastorno fonológico
    • Tartamudeo
    • Trastorno de la comunicación no especificado
  • Trastornos generalizados del desarrollo: son déficits graves y alteraciones en diversas áreas del desarrollo, como la interacción social, la comunicación, o en la existencia de comportamientos, intereses o aptitudes estereotipadas. Se incluyen:
  • Trastornos por déficit de atención y comportamiento perturbador: incluyen trastornos cuyas características son la desadaptación impulsividad-hiperactividad, o trastornos del comportamiento perturbador (violación de derechos de otros, hostilidad, conducta desafiante). Están incluidos:
  • Trastornos de la ingestión y de la conducta alimentaria de la infancia o la niñez: consisten en diversas alteraciones, que se dan de manera persistente en la conducta alimentaria de niños y adolescentes. Éstas constituyen:
    • Trastorno de pica
    • Trastorno de rumiación
    • Trastorno de la ingestión alimentaria de la infancia o la niñez
  • Trastornos de tics
    • Trastorno de La Tourette
    • Trastorno de tics motores o vocales crónicos
    • Trastorno de tics transitorios
    • Trastorno de tics no especificado
  • Trastornos de la eliminación: trastornos cuya característica es la eliminación de heces y orina en lugares inadecuados y de manera persistente. Son:
  • Otros trastornos de la infancia, la niñez o la adolescencia:
    • Trastorno de ansiedad por separación: definido como ansiedad excesiva para la edad frente a la separación del hogar o de seres queridos.
    • Mutismo selectivo: cuando el niño o adolescente no habla en situaciones específicas, como sociales, pero en otras no tiene problemas de lenguaje.
    • Trastorno reactivo de la vinculación de la infancia o la niñez: Dado por una relación social manifiestamente alterada, generalmente causada por crianza patógena.
    • Trastorno de movimientos estereotipados: trastorno por movimiento repetitivo aparentemente impulsivo, estereotipado y no funcional que causa malestar en el sujeto.
    • Trastorno de la infancia, la niñez o la adolescencia no especificado

Trastornos específicos[editar]

    • Trastorno Autista: será renombrado y reorganizado. El criterio de autismo incorporará varios diagnósticos del DSM-IV, incluyendo trastorno autista, trastorno Asperger, trastorno infantil desintegrativo y trastorno generalizado del desarrollo en un solo diagnósticos del espectro autista. Según la APA, esto ayudará a realizar de forma más precisa y consistente el diagnóstico de los niños con autismo.
    • Trastorno de Desregulación del Estado de Ánimo: este trastorno será incluido en el DSM-5 para diagnosticar a los niños que exhiben una irritabilidad persistente y frecuentes episodios de descontrol sobre 3 o más ocasiones por semana en un año. Este diagnóstico intenta dirigir las preocupaciones de un sobrediagnóstico y sobretratamiento del trastorno bipolar en los niños.
    • Trastorno por Atracón: el trastorno por atracón se moverá de apéndice del DSM-IV B: Criterios y ejes propuestos para estudios posteriores del DSM-5 Sección 2. El cambio está destinado a representar mejor los síntomas y comportamientos de las personas con esta condición. Esto significa que el trastorno por atracón es ahora un trastorno reconocido.

Delirium, demencia, trastornos amnésicos y otros trastornos cognoscitivos[editar]

El manual los define como un déficit clínicamente significativo en las funciones cognoscitivas o en la memoria que representa un cambio en relación con el nivel previo de actividad. Pueden ser:

  • Delírium o delirio: es el fenómeno agudo, de corta duración, que se caracteriza por una disfunción cerebral global. Hay muchos factores que lo pueden producir, esta clasificación recoge los siguientes:
    • Delírium debido a enfermedad médica
    • Delírium inducido por sustancias
    • Delírium por abstinencia de sustancias
    • Delírium debido a múltiples etiologías
    • Delírium no especificado
  • Demencia: en contraste con el delirio o delirium, la demencia es una enfermedad progresiva y crónica del sistema nervioso central que afecta las funciones cognitivas superiores (pensamiento, lenguaje, memoria).
  • Trastornos amnésicos: Deterioro de la memoria sin deterioro de otras funciones cognitivas
    • Trastorno amnésico debido a enfermedad médica
    • Trastorno amnésico persistente inducido por sustancias
    • Trastorno amnésico no especificado
  • Trastorno cognoscitivo no especificado

Trastornos mentales debidos a enfermedad médica[editar]

Se incluyen en este apartado trastornos cuya causa está en una enfermedad médica, pero cuya manifestación implica síntomas psicológicos o comportamentales que merecen atención clínica especial.

  • Trastorno catatónico debido a enfermedad médica
  • Cambio de personalidad debido a enfermedad médica
  • Trastorno mental no especificado debido a enfermedad médica

Trastornos relacionados con sustancias[editar]

Son los que se relacionan con el consumo de drogas de abuso, con los efectos secundarios de medicamentos y con la exposición a sustancias tóxicas. En cuanto al consumo de sustancias, es importante la distinción entre «abuso de sustancias» y «dependencia de sustancias».

  • El abuso de sustancias ocurre cuando, durante al menos 1 año, la persona que consume incurre en actitudes como: es incapaz de cumplir con sus obligaciones (laborales, educacionales, etc.), debido al consumo; consume la(s) sustancia(s) en condiciones físicamente riesgosas; tiene problemas legales recurrentes debido al uso de sustancias o sigue consumiendo a pesar de problemas persistentes de tipo social o interpersonal.
  • La dependencia de sustancias ocurre cuando, durante al menos 1 año, la persona experimenta un efecto de tolerancia (necesidad de consumir mayor cantidad para lograr el mismo efecto), el efecto de abstinencia (síntomas que siguen a la privación brusca del consumo), intenta disminuir el consumo y no puede, o consume más de lo que quisiera, y deja de hacer actividades importantes debido al consumo. Además, la persona sigue consumiendo a pesar de padecer un problema físico o psicológico persistente que dicha sustancia exacerba.

Sin embargo, el DSM-IV recoge una mayor cantidad de trastornos que pueden ser producidos por sustancias, y los clasifica por cada sustancia psicoactiva, o grupo de sustancias psicoactivas. Éstos pueden ser:

  • Trastornos relacionados con el alcohol (por consumo (dependencia o abuso), o trastorno por intoxicación, abstinencia, delírium, amnésico, psicótico, de ansiedad, del ánimo, del sueño o sexual inducido por alcohol).
  • Trastornos relacionados con alucinógenos (por consumo [dependencia o abuso] o trastorno por intoxicación, delírium por intoxicación, perceptivo persistente, psicótico, de ansiedad o del ánimo inducido por alucinógenos).
  • Trastorno relacionados con anfetaminas (por consumo [dependencia o abuso], o trastorno por intoxicación, abstinencia, delírium por intoxicación, psicótico, de ansiedad, del ánimo, del sueño o sexual inducido por anfetaminas).
  • Trastornos relacionados con la cafeína (trastorno de ansiedad o del sueño inducido por cafeína)
  • Trastornos relacionados con cannabis (por consumo [dependencia o abuso], o trastorno por intoxicación [con alteraciones perceptivas o sin ellas], delírium, psicótico o de ansiedad, inducido por cannabis).
  • Trastornos relacionados con cocaína (por consumo [dependencia o abuso], o trastorno por intoxicación [con alteraciones perceptivas o sin ellas], abstinencia, delírium, psicótico, de ansiedad, del ánimo, del sueño o sexual inducido por cocaína).
  • Trastornos relacionados con fenciclidina (por consumo [dependencia o abuso], o trastorno por intoxicación [con alteraciones perceptivas o sin ellas], delírium por intoxicación, trastorno psicótico, de ansiedad, del ánimo, inducido por fenciclidina).
  • Trastornos relacionados con inhalantes (por consumo [dependencia o abuso], o trastorno por intoxicación, delírium por intoxicación, demencia persistente, trastorno psicótico, de ansiedad, del ánimo, inducido por inhalantes).
  • Trastornos relacionados con nicotina (por consumo [dependencia o abuso], o trastorno abstinencia, inducido por nicotina).
  • Trastornos relacionados con opiáceos (por consumo [dependencia o abuso], o trastorno por intoxicación [con alteraciones perceptivas o sin ellas], delírium por intoxicación, trastorno psicótico, del ánimo, sexual o del sueño inducido por opiáceos).
  • Trastornos relacionados con sedantes, hipnóticos o ansiolíticos (por consumo [dependencia o abuso], o trastorno por intoxicación, abstinencia, delírium (por intoxicación o abstinencia), demencia persistente, trastorno amnésico, psicótico, de ansiedad, del ánimo, sexual o del sueño inducido por sedantes, hipnóticos o ansiolíticos).
  • Trastorno relacionado con varias sustancias:
    • Dependencia de varias sustancias
  • Trastornos relacionados con otras sustancias o con sustancias desconocidas (por consumo [dependencia o abuso], o trastorno por intoxicación [con alteraciones perceptivas o sin ellas], abstinencia, delírium, demencia persistente, trastorno amnésico, psicótico (con alucinaciones o ideas delirantes), de ansiedad, del ánimo, sexual o del sueño, inducido por otras sustancias o sustancias desconocidas).

Esquizofrenia y otros trastornos psicóticos[editar]

Este apartado involucra aquellos trastornos que tienen síntomas psicóticos como característica definitoria. Psicótico es entendido aquí como la pérdida de los límites del sí mismo y de la evaluación de la realidad. Como característica de esta sintomatología pueden existir, por tanto, alucinaciones, ideas delirantes, trastornos del pensamiento, lenguaje desorganizado, comportamiento desorganizado o catatónico, entre otros. El manual los clasifica como:

Trastornos del estado de ánimo[editar]

Aquí se clasifican los trastornos cuya característica principal es una alteración del humor. El DSM-IV define, por una parte, episodios afectivos, de carácter depresivo (estado de ánimo deprimido o pérdida del interés o sensación de placer), o maníaco, (estado de ánimo anormal y persistentemente elevado, expansivo o irritable). Estos episodios se combinarían generando diversos patrones, constituyendo así los diferentes trastornos del ánimo.

Trastornos de ansiedad[editar]

El DSM-IV clasifica aquí los siguientes trastornos:

Trastornos somatomorfos[editar]

Son trastornos con síntomas físicos que sugieren una enfermedad médica, pero que, luego de la evaluación requerida, no pueden explicarse completamente por la presencia de una enfermedad física. Tampoco se explican por otro trastorno mental (por ejemplo, una depresión o un trastorno ansioso). Los síntomas ocasionan un malestar significativo en el individuo o interfieren en su vida cotidiana. Se describen los siguientes:

Trastornos facticios[editar]

Están constituidos por síntomas tanto físicos como psicológicos que son falsos, creados intencionalmente para asumir el papel de enfermo. Se clasifican en:

Trastornos disociativos[editar]

Consisten en una alteración de las funciones integradoras de la conciencia, la identidad, la memoria y la percepción del entorno (con síntomas como la pérdida de memoria de eventos traumáticos, sensación de distanciamiento de los propios procesos mentales y del propio cuerpo, hasta el control del comportamiento por varios estados de personalidad sucesivos). Se distinguen:

Existen innumerables recursos sobre este tema en inglés en la red. En nuestro idioma, el recurso más importante es la página [1], en el que se puede encontrar abundante documentación científica y médica sobre este tema en particular.

Trastornos sexuales y de la identidad sexual[editar]

Son los relacionados con la sexualidad. Son de tres tipos:

  • Trastornos sexuales: las llamadas disfunciones sexuales, entendidas como alteraciones del deseo, cambios psicofisiológicos en la respuesta sexual normal, malestar o problemas interpersonales relacionados con el tema:
  • Parafilias: son impulsos sexuales, fantasías, o comportamientos recurrentes e intensos que implican objetos no humanos, el sufrimiento o la humillación de uno mismo o de la pareja, o que implican niños u otras personas que no consienten. Estos impulsos deterioran la vida del sujeto:
  • Trastornos de la identidad sexual (disforia de género)
  • Trastorno sexual no especificado

La homosexualidad fue eliminada en 1973 del DSM-IV y la OMS la eliminó como trastorno mental el 17 de mayo de 1990, fecha considerada como Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia.

Trastornos de la conducta alimentaria[editar]

Los conforman alteraciones graves de la conducta alimentaria, acompañadas o causadas por una distorsión de la percepción de la propia imagen corporal. Son:

Trastornos del sueño[editar]

Trastornos del control de impulsos no clasificados en otros apartados[editar]

Consisten en una dificultad para resistir un impulso de llevar a cabo actos que pueden ser perjudiciales para otros o para sí mismo. En la mayoría de los casos se experimenta una tensión intensa antes de ejecutar la acción impulsiva, acción que libera esta tensión, alcanzando consecuentemente un estado de calma. Se clasifican como sigue:

Trastornos adaptativos[editar]

Es el desarrollo de síntomas emocionales o de comportamiento relacionados con un estresor psicosocial que es identificable en forma clara. La reacción es mayor o causa un malestar superior al esperado en relación a la causa. Se clasifican según la reacción sea un estado de ánimo depresivo, ansiedad, trastorno del comportamiento.

Clínicamente se los clasifica en:

  • Trastorno adaptativo con estado de ánimo depresivo
  • Trastorno adaptativo con estado de ánimo ansioso
  • Trastorno adaptativo mixto con estado de ánimo depresivo y ansioso
  • Trastorno adaptativo con trastorno del comportamiento
  • Trastorno adaptativo con alteración mixta del comportamiento y de las emociones.

Trastornos de la personalidad[editar]

Consisten en un patrón permanente e inflexible de experiencia interna y de experiencia de la persona, que se aleja demasiado de lo que la cultura en que está inmersa espera. Se inicia en la adolescencia o principio de la edad adulta, no varía con el tiempo, y causa malestar en el sujeto y prejuicios contra él. Se clasifican como sigue:

Grupo A:

Grupo B:

Grupo C:

  • Trastorno de la personalidad no especificado

Otros problemas que pueden ser objeto de atención clínica[editar]

Aquí se incluyen problemas que son de interés clínico por causar dolor o sufrimiento psicosocial, pero que no conforman trastornos, o es de relevancia tratarlos por separado. Pueden ser de diversos tipos:

  • Factores psicológicos que afectan al estado físico
  • Trastornos motores inducidos por medicamentos
    • Parkinsonismo inducido por neurolépticos
    • Síndrome neuroléptico maligno
    • Distonía aguda inducida por neurolépticos
    • Acatisia aguda inducida por neurolépticos
    • Discinesia tardía inducida por neurolépticos
    • Temblor postural inducido por medicamentos
    • Trastorno motor inducido por medicamentos no especificado
    • Trastornos inducidos por otros medicamentos
    • Efectos adversos de los medicamentos no especificados
  • Problemas de relación
    • Problema de relación asociado a un trastorno mental o a una enfermedad médica
    • Problemas paterno-filiales
    • Problemas conyugales
    • Problema de relación entre hermanos
    • Problema de relación no especificado
  • Problemas relacionados con el abuso o la negligencia
  • Problemas adicionales que pueden ser objeto de atención médica

Propuestas Excluidas[editar]

La junta de la APA también rechazó la propuesta de incluir las siguientes condiciones, a causa de falta de investigación sobre estas temáticas.

DSM-5[editar]

La adicción a la comida y el acaparamiento compulsivo se consideran nuevas patologías, según la quinta edición del Manual de Diagnósticos y Estadísticas de Enfermedades Mentales (DMS, por sus siglas en inglés).

Entre las modificaciones del conocido manual, que acaba de revisar la Asociación Psiquiátrica Estadounidense (APA) después de veinte años para incluir los hallazgos científicos más recientes, también destaca la exclusión de la lista de trastornos mentales de la adicción a las relaciones sexuales (o trastorno hipersexual), de la adicción a jugar en Internet y de la transexualidad (o trastorno de identidad de género).

Así mismo, deja de considerarse el duelo por la muerte de un ser querido durante menos de dos meses como trastorno depresivo.

Por otro lado, la nueva versión del manual incluye el Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimo (DMDD) con el cual se diagnosticará a niños que «tres o más veces a la semana exhiben episodios frecuentes de irritabilidad, arrebatos y berrinches durante más de un año».

De este modo esperan evitar el excesivo (y errado) diagnóstico de casos de trastorno bipolar en la infancia.

En cuanto al trastorno conocido como acaparamiento compulsivo, los psiquiatras aseguran que «ayudará a caracterizar a los individuos con dificultad persistente para deshacerse de pertenencias y objetos que carecen de valor». Un problema que suele afectar a la estabilidad emocional, a las relaciones sociales y a las finanzas de quienes lo padecen.

El manual también unifica las categorías de abuso de sustancias y dependencia de sustancias, además de ampliar los criterios para diagnosticar un trastorno del aprendizaje, incluyendo todas las anomalías que interfieren con la adquisición del lenguaje y su uso oral, escrito o destinado a expresar conceptos matemáticos.

Otro cambio importante en el DSM-5, apodado «la Biblia de la Psiquiatría», es que los términos «autismo» y «síndrome de Asperger» desaparecen, y son englobados bajo un nuevo término: trastorno del espectro autista.

El objetivo, dicen los expertos, es diagnosticar de forma más precisa a los niños que padecen la enfermedad.

Críticas[editar]

Aunque es el sistema de diagnóstico más utilizado y asumido por los profesionales de la psicología clínica y los de la psiquiatría, también ha recibido críticas.[4] [5] [6] [7]

Algunos autores (como Vaillant) han criticado el DSM-IV con los siguientes argumentos:

  • es reduccionista;
  • no enfatiza la distinción entre estado y rasgo;
  • es adinámico, y
  • sacrifica la validez diagnóstica por la fiabilidad diagnóstica.

Allen Frances MD (Jefe de Grupo de Tareas del DSM-IV) ya ha criticado también con anterioridad el proceso del DSM-V (por su innecesario secretismo, sus ambiciones riesgosas, sus métodos desorganizados y sus irreales fechas límite). Pero esta vez[8] hizo algunas críticas sobre el primer borrador del DSM-V.

Pobre e inconsistente redacción: Quizás no debería causar sorpresa que un proceso defectuoso haya logrado un producto defectuoso. El problema más importante es la escritura pobre e inconsistente. Se admitió que los tempranos borradores del Grupo de Trabajo estaban escritos con imprecisión y con calidad variable, pero es sorprendente que el liderazgo del DSM-V haya fallado en editarlos para más claridad y consistencia. Sería un desperdicio de esfuerzo, tiempo y dinero conducir pruebas de campo antes de que los nuevos esquemas de criterios reciban extensa revisión. La pobre redacción es también signo de un mal pronóstico, sugiriendo que las secciones de texto del DSM-V para los variados trastornos podrían eventualmente ser inconsistentes, variables en calidad y a veces incoherentes.

Tasas más altas de trastornos mentales: En términos de contenido, son más preocupantes las muchas sugerencias que el DSM-V podría dramáticamente incrementar las tasas de trastornos mentales. Esto aparece de dos maneras: Nuevos diagnósticos que podrían ser extremadamente comunes en la población general (especialmente después del marketing de una siempre alerta industria farmacéutica).

Umbrales diagnósticos más bajos para muchos desórdenes existentes: El DSM5 podría crear decenas de millones de nuevos mal identificados pacientes “falsos positivos” exacerbando así, en alto grado, los problemas causados por un ya demasiado inclusivo DSM-IV. Habría excesivos tratamientos masivos con medicaciones innecesarias, caras, y a menudo bastante dañinas. El DSM-V aparece promoviendo lo que más hemos temido: la inclusión de muchas variantes normales bajo la rúbrica de enfermedad mental, con el resultado de que el concepto central de “trastorno mental” resulta enormemente indeterminado.

Consecuencias imprevistas: Una tercera debilidad generalizada en las opciones del DSM-V es su insensibilidad al posible mal uso como parámetros forenses. Los miembros del Grupo de Trabajo no pueden esperar anticipar las variadas formas en que los abogados intentarán retorcer sus buenas intenciones, pero es incumbencia del liderazgo del DSM-V establecer una revisión funcional forense a fondo, que pudiera identificar las muchas probables instancias de proposiciones con importantes implicaciones forenses (por ejemplo, la expansión de pedofilia para incluir la atracción hacia adolescentes). La restricciones de espacio (tanto como mis propios puntos ciegos y limitaciones en mi saber), hace de ésta una supervisión limitada, tanto en el número de revisiones que discuto, como en la profundidad posible de discusión en cada una.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «“La primera versión española del DSM-5 saldrá en octubre de 2013”». Consultado el 06 de junio de 2013.
  2. «La Asociación Americana de Psiquiatría publica su 'biblia' en pleno debate». Consultado el 18 de mayo de 2013.
  3. «El DSM-5, la nueva biblia de los psiquiatras, atacada por los psicólogos». Consultado el 22 de mayo de 2013.
  4. Caplan, Paula (2011). «Science Isn't Golden 1» (en inglés). Psychology Today. Consultado el 13 de agosto de 2011.
  5. Caplan, Paula (2011). «Science Isn't Golden 2» (en inglés). Psychology Today. Consultado el 13 de agosto de 2011.
  6. Allen, Frances (2011). «Las peores sugerencias para el DSM V» (en inglés). Psychiatric Times. Consultado el 13 de agosto de 2011.
  7. Wykes, Til (2011). «Diagnósticos hacia el DSM V» (en inglés). Journal of Mental health, agosto 2010, Vol. 19, No. 4, Pag. 301-304. Consultado el 13 de agosto de 2011.
  8. «Abriendo la caja de Pandora. Las 19 peores sugerencias del DSM-V. Por Allen Frances MD (Jefe de Grupo de Tareas del DSM-IV)». Consultado el 06 de junio de 2013.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]