Síndrome de ovario poliquístico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Síndrome de ovario poliquístico
PCOS.jpg
Ovario poliquístico en una imagen de ultrasonido
Clasificación y recursos externos
CIE-10 E28.2
CIE-9 256.4
CIAP-2 T99
OMIM 184700
MedlinePlus 000369
PubMed Buscar en Medline mediante PubMed (en inglés)
MeSH D011085
Sinónimos
  • Hiperandrogenismo ovárico funcional
  • Anovulación hiperandrogénica crónica
  • Síndrome de Stein-Leventhal
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

El síndrome de ovario poliquístico (SOP), también llamado síndrome de Stein-Leventhal, es un trastorno endocrino que causa uno de los desequilibrios hormonales más frecuentes en mujeres de edad reproductiva (aproximadamente, al 5-10% de las mujeres en edad reproductiva[1] ). Se trata de un desorden complejo y heterogéneo, de etiología desconocida, que no obstante puede clasificarse en cierta medida como una enfermedad genética.[1] [2] [3]

Se considera que el síndrome de ovario poliquístico es una de las causas mayoritarias de la subfertilidad femenina[4] [5] [6] y el problema endocrino más frecuente en las mujeres en edad reproductiva.[7]

Las pacientes presentan: oligoovulación o anovulación, que resulta en una menstruación irregular o amenorrea, infertilidad ligada a las alteraciones en la ovulación, y presencia de ovarios poliquísticos; exceso de actividad androgénica (esto es, de hormonas masculinizantes), lo que puede producir acné e hirsutismo; y resistencia a la insulina, generalmente asociada a la obesidad, diabetes tipo II e hipercolesterolemia.[8]

Las severidad de los síntomas varía de paciente a paciente. El diagnóstico debería descartar hiperplasia suprarrenal congénita, tumores que puedan secretar andrógenos y la hiperprolactinemia[cita requerida].

Cuadro clínico[editar]

Los síntomas comunes del SOP incluyen:

  • oligomenorrea y amenorrea (periodos menstruales irregulares, pocos o ausentes);[7] [9]
  • infertilidad, generalmente como consecuencia de la anovulación crónica (falta de ovulación);[9]
  • acné e hirsutismo por exceso de hormonas masculinas, así como hipermenorrea (menstruaciones frecuentes y abundantes);[7] [10] aproximadamente tres cuartas partes de los pacientes presentan hiperandrogenemia;[11]
  • síndrome metabólico, con tendencia a la obesidad central y otros síntomas relacionados con la resistencia a la insulina.[7] Un síntoma clave del síndrome de ovario poliquístico es tener periodos menstruales irregulares o faltas de menstruación, ya que las consecuencias de esta afección sobre los ovarios pueden hacer que una joven deje de ovular. No obstante, puesto que una chica puede tardar hasta dos años en presentar períodos menstruales regulares desde su primera menstruación, costar mucho reconocer este síntoma de ovario poliquístico en las adolescentes. El desequilibrio hormonal que subyace a este síndrome puede desencadenar más cambios en el cuerpo de una chica, aparte de en los ovarios.

Por eso, los médicos se fijan en otros signos que también pueden indicar la presencia de un síndrome de ovario poliquístico:

Periodos muy fuertes o irregulares.

Aumento de peso, obesidad o dificultad para mantener un peso normal, especialmente cuando este peso de más se concentra alrededor de la cintura.

Una afección denominada hirsutismo,consistente en que las chicas tienen un exceso de vello en el rostro, pecho,abdomen, área del pezón o espalda (no obstante, tener un poco de vello en estas zonas es un rasgo completamente normal en algunas chicas).

Poco cabello en la cabeza (los médicos lo denominan alopecia).

Acné y poros obstruidos.

Oscurecimiento y engrosamiento de la piel alrededor de cuello, axilas o senos (afección denominada acantosis pigmentaria).

Hipertensión, colesterol alto o diabetes (concentración elevada de azúcar en sangre).

Las niñas que presentan en forma precoz determinados signos de la pubertad, como el desarrollo del vello púbico o axilar antes de los ocho años, tienen un riesgo incrementado de padecer un síndrome de ovario poliquístico más adelante.

Diagnóstico[editar]

El aspecto fundamental se de nota por la confirmación de la relación LH/FSH, la cual debe estar mayor de 2 (normalmente es 1,5:1). El diagnóstico debe hacerse por un especialista, el cual sumará la semiología (historia clínica) con pruebas de laboratorio y ultrasonido pélvico o de preferencia endovaginal, que tiene mayor resolución y es el estándar actual para la valoración de útero y ovarios. De las mujeres con ovarios poliquísticos, un estimado de 5-10 por ciento serán diagnosticadas con el síndrome de ovario poliquístico.[12]

Tratamiento[editar]

El tratamiento para las pacientes con síndrome de ovario poliquístico persigue resolver los distintos síntomas:

En caso contrario, se procede al tratamiento quirúrgico de los quistes.

Es conocido que la decisión del tratamiento de los ovarios poliquísticos depende de los síntomas y de la edad: aproximadamente el 80 por ciento de mujeres quedan en un estado infértil cuando empieza alguna.

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Fauser, B. C. J. M.; Diedrich, K.; Bouchard, P.; Dominguez, F.; Matzuk, M.; Franks, S.; Hamamah, S.; Simon, C. et al. (2011). «Contemporary genetic technologies and female reproduction». Human Reproduction Update 17 (6): 829–847. doi:10.1093/humupd/dmr033. PMC 3191938. PMID 21896560. 
  2. Legro RS; Strauss JF (septiembre de 2002). «Molecular progress in infertility: polycystic ovary syndrome». Fertility and Sterility 78 (3): 569–576. doi:10.1016/S0015-0282(02)03275-2. PMID 12215335. 
  3. Diamanti-Kandarakis E; Kandarakis H, Legro RS (agosto de 2006). «The role of genes and environment in the etiology of PCOS». Endocrine 30 (1): 19–26. doi:10.1385/ENDO:30:1:19. PMID 17185788. 
  4. Goldenberg N, Glueck C (2008). «Medical therapy in women with polycystic ovary syndrome before and during pregnancy and lactation». Minerva Ginecol 60 (1): 63–75. PMID 18277353. 
  5. Boomsma CM, Fauser BC, Macklon NS (2008). «Pregnancy complications in women with polycystic ovary syndrome». Semin. Reprod. Med. 26 (1): 72–84. doi:10.1055/s-2007-992927. PMID 18181085. 
  6. Azziz R, Woods KS, Reyna R, Key TJ, Knochenhauer ES, Yildiz BO (junio de 2004). «The Prevalence and Features of the Polycystic Ovary Syndrome in an Unselected Population». Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism 89 (6): 2745–9. doi:10.1210/jc.2003-032046. PMID 15181052. 
  7. a b c d H Teede; A Deeks; L Moran (30 de junio de 2010). «Polycystic ovary syndrome: a complex condition with psychological, reproductive and metabolic manifestations that impacts on health across the lifespan». BMC Medicine (BioMedCentral) 8: 41. doi:10.1186/1741-7015-8-41. Consultado el 14 de noviembre de 2011. 
  8. «Polycystic ovary syndrome». 
  9. a b Mayo Clinic Staff (4 de abril de 2011). «Polycystic Ovary Syndrome – All». MayoClinic.com. Mayo Clinic. Consultado el 15 de noviembre de 2011. 
  10. Christine Cortet-Rudelli, Didier Dewailly (Sep 21 de 2006). «Diagnosis of Hyperandrogenism in Female Adolescents». Hyperandrogenism in Adolescent Girls. Armenian Health Network, Health.am. Consultado el 21 de noviembre de 2006. 
  11. Huang A, Brennan K, Azziz R (abril de 2010). «Prevalence of hyperandrogenemia in the polycystic ovary syndrome diagnosed by the National Institutes of Health 1990 criteria». Fertil. Steril. 93 (6): 1938–41. doi:10.1016/j.fertnstert.2008.12.138. PMC 2859983. PMID 19249030. 
  12. Es conocido que el tratamiento a los ovarios poliquísticos es requerido dependiendo de los síntomas y de la edad: aproximadamente el 80 por ciento de las mujeres quedan en un estado infértil cuando empieza alguna clase de tratamiento antes de los 16 o 15 anos de edad.
  13. Este tratamiento se aplica antes de los 16 o 15 años de edad, pues en la mayoría de estos tratamientos se utilizan métodos anticonceptivos.