Latigazo cervical

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Es una definición médica que hace referencia a la lesión producida por una flexión y/o extensión brusca, repetida y excesiva del cuello. Puede causar un esguince cervical en la fase de flexión o, lo que es más frecuente, una lesión de la articulación facetaria de la columna cervical en la fase de extensión.

Mecanismo de la lesión[editar]

En este tipo de lesión, muy frecuente en accidentes de tráfico por alcance, se produce un movimiento de látigo en el cuello, es lo que precisamente da nombre a la dolencia, y tiene lugar en tres fases distintas:

  1. El golpe trasero provoca que el tronco se desplace hacia adelante
  2. Dicho desplazamiento provoco por inercia el movimiento contrario del cuello hacia atrás, dando lugar a una hiperextensión del mismo.
  3. Justo después, al finalizar el desplazamiento o detenerse bruscamente (por ejemplo, chocar con un coche delante) el cuello hace el movimiento contrario, una flexión del mismo.

Estos tres movimientos dan lugar al "latigazo"

Síntomas[editar]

La sintomátología de un latigazo cervical es compleja, y, a menudo, varía de una persona a otra. Otra característica importante es que los síntomas no siempre se presentan en el mismo momento, sino que pueden pasar horas y días hasta que presenten los síntomas más habituales:

  • Dolor del cuello
  • Contractura muscular
  • Limitación del movimientos (Derivada de las dos anteriores)
  • Dolores de cabeza
  • Mareos y/o vértigos (por afectación del riego sanguíneo en territorio basilar)
  • Ansiedad
  • Estrés postraumático en caso de accidentes

Secuelas de los latigazos cervicales[editar]

La secuela más común derivada de un latigazo cervical suelen ser las cervicalgias pero además, se pueden presentar estas secuelas:[1]

  • Algia Postraumática
  • Hernia o protusión discal
  • Artrosis postraumática (o agravamiento de esta)
  • Osteitis vertebral postraumática sin afección medular
  • Limitación de movilidad en la columna vertebral
  • Sindrome postraumático cervical

Tratamiento[editar]

Actualmente el tratamiento del latigazo cervical pasa por evitar el uso del collarín en la medida de lo posible. Suele iniciarse por parte del médico traumatólogo con un tratamiento farmacológico (Antiinflamatorios normalmente o relajantes musculares) y reposo, después, el fisioterapeuta ejercerá su trabajo de rehabilitación con masaje movilizador[2]​ destinado a eliminar las posibles contracturas del cuello y recuperar el movimiento de la articulación. Se pueden aplicar además terapias de calor, frío, microondas...

En cuanto al tratamiento rehabilitador[3]​ con ejercicios isométricos y propioceptivos, es importante saber que el dolor en el cuello será el que marque la intensidad y la frecuencia del ejercicio. Cuanto más ejercitemos la musculatura paravertebral cervical, antes será nuestra reincorporación a la actividad diaria habitual.

La gran mayoría de pacientes se recuperan totalmente y continúan con su vida habitual sin problemas, en un pequeño porcentaje pueden quedar secuelas.

Referencias[editar]

  1. Accidente, Indemnización por (19 de enero de 2017). «Esguince cervical. Síntomas, tratamiento e indemnizaciones». Indemnización por Accidente. Consultado el 31 de enero de 2017. 
  2. «Tratamiento del latigazo cervical». Esguince Cervical | Latigazo cervical Sintomas e indemnizacion. Consultado el 28 de septiembre de 2018. 
  3. «Esguince o latigazo cervical - Ejercicios de rehabilitación». Traumatopedia. 7 de febrero de 2019. Consultado el 14 de febrero de 2019.