Sofoco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El sofoco o bochorno es la sensación de calor, muchas veces acompañada de sudor y enrojecimiento de la piel, que suelen sufrir las mujeres en la época de la menopausia o embarazadas.

Descripción[editar]

Los sofocos son un síntoma común de la menopausia y la pre-menopausia. Se describen como una sensación de calor intenso con sudores y aumento de la frecuencia cardíaca, que puede durar de dos a treinta minutos en cada ocasión. Existen mujeres a las cuales no le sucede esta sensación.

La sensación de calor comienza generalmente en el rostro o en el pecho y se despliega por todo el cuerpo. Algunas mujeres pueden sufrir desmayos si la sensación es muy fuerte.

Tipos de sofocos[editar]

  • Sofocos leves: Son aquellos cuya duración tiende a no sobrepasar los dos minutos. A su vez, no se presentan más de siete veces al día.
  • Sofocos moderados: Aunque no suelen durar más allá de los dos minutos, sí es más común que se repitan más de siete veces al día.
  • Sofocos severos: Son aquellos que, además de durar más de dos minutos, se repiten más de siete veces al día.

Tratamiento[editar]

El mejor tratamiento para los sofocos que aparecen como producto de la menopausia lo constituyen las hormonas sustitutivas, es decir, los estrógenos y los estrógenos con la progesterona. Sin embargo, estas terapias aumentan el riesgo de padecer cánceres de mama, ovario y cuello uterino, enfermedad trombótica, accidente cerebrovascular y enfermedad cardiovascular.[1]

Existen otras alternativas que han demostrado su eficacia en el alivio de los sofocos producidos por la menopausia, como tener un ambiente más bien frío en la habitación y evitar los ambientes calurosos.

Los ejercicios regulares también reducen los sofocos.[cita requerida]

Bibliografía[editar]

  • Ojeda, Linda (2006). «Los sofocos». Menopausia sin medicina (5a edición). 

Referencias[editar]

Libro en Google Books