Sepsis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sepsis
Charlotte Cleverley-Bisman Meningicoccal Disease.jpg
Clasificación y recursos externos
CIE-10 A40, A41
CIE-9 995.91
CIAP-2 A78
DiseasesDB 11960
MedlinePlus 000666
PubMed Buscar en Medline mediante PubMed (en inglés)
MeSH D018805
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Sepsis o septicemia (Del griego septos: "podredumbre") es la respuesta sistémica del organismo huésped ante una infección, con finalidad eminentemente defensiva. Se conoce como sepsis al síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SRIS) provocado por una infección, generalmente grave.[1] [2] Esta reacción del organismo se produce como respuesta a la presencia de microorganismos patógenos, y está causada por la acción del propio sistema inmune, que libera sustancias pro inflamatorias que ponen en marcha el SRIS.

El proceso es causado por diferentes tipos de bacterias, generalmente piógenas como los estreptococos y estafilococos procedentes de una herida, infección o absceso etc. Las bacterias avanzan a lo largo de los vasos linfáticos, los cuales se infectan y pueden observarse en forma de estrías rojizas en la piel.[3]

Conceptos[editar]

  • Bacteriemia: presencia de bacterias en sangre (hemocultivo positivo). Habrá un equivalente para el resto de gérmenes (viremia, funguemia...).
  • Septicemia: presencia y crecimiento de gérmenes en la sangre y aumento de fiebre .
  • SRIS (síndrome de respuesta inflamatoria sistémica): conjunto de signos y síntomas comunes en la respuesta frente a agresiones diversas que suscitan inflamación (no necesariamente infecciones). Para diagnosticar un SRIS se deben reunir, al menos, dos de los siguientes criterios:
  • Fiebre (>38 °C)
  • Hipertermia Aumento de la temperatura corporal debido al fracaso de la termorregulación causado por la temperatura ambiente (exógeno) o hipertiroidismo (endógeno)
  • Taquipnea (>20 respiraciones por minuto) o pCO2 <32 mmHg
  • Taquicardia (>90 latidos por minuto)
  • Leucocitosis (>12.000 leucocitos/cc) o leucopenia (<4.000 leucocitos/cc) o desviación izquierda (recuento de neutrófilos inmaduros en sangre periférica >10%)
  • Sepsis: infección que cursa con SRIS, entendiendo que esta infección supone la presencia de gérmenes patógenos en cualquier tejido o fluido muestral del organismo y no exclusiva ni necesariamente en la sangre. Por tanto, puede haber sepsis con o sin bacteriemia.
  • Sepsis grave: Es definida como sepsis que conduce a hipoperfusión tisular o falla orgánica, la cual puede manifestarse con alguno de los siguientes signos: 1) Hipotensión (Presión sistólica menor a 90 mmHg, PAM <70 mm/hg o un descenso de >40 mmHg en la presión arterial del adulto o menos de dos desviaciones estándar para la edad. 2) Niveles séricos de lactato superiores a los valores normales; 3) Diuresis media horaria <0.5 ml/kg/hr por más de dos horas a pesar de una buena corrección con líquidos. 4) Daño agudo pulmonar con una relación PaO2/FiO2 <250 ante la presencia de neumonía. 5) Una creatinina de >2.0 mg/dl, bilirrubinas de >2.0 mg/dl y plaquetas de menos de 100, 000.
  • Shock séptico: sepsis grave con hipotensión arterial que persiste a pesar de la infusión de volumen (se trata de un tipo de shock distributivo). Debido a que los niños y neonatos poseen mayor tono vascular que los adultos, el estado de shock está presente mucho antes de la aparición de hipotensión, por lo que en estos pacientes está definido por la aparición de taquicardia (puede estar ausente en pacientes hipotérmicos) con signos de hipoperfusión.

Patogenia[editar]

En la actualidad se sabe que durante la sepsis se desencadena una cascada no controlada de eventos inflamatorios en el organismo. La diabetes mellitus, las enfermedades linfoproliferativas como la leucemia, la cirrosis hepática, las quemaduras extensas y ciertos fármacos neutropénicos son los principales factores predisponentes para la aparición de sepsis por bacterias Gram negativas. Por su parte, la sepsis por Gram positivos se ve favorecida con catéteres intravenosos o sondas vesicales, prótesis y el uso de drogas intravenosas UL,

Citoquinas[editar]

En la sepsis, las citoquinas tienen respuestas tanto anti como pro-inflamatorias que afectan el balance entre la mortalidad y la supervivencia. Por ejemplo, en pacientes susceptibles a la sepsis, suelen tener aumentadas las citoquinas provenientes de las TH1 como la IL-2 e interferón gama factor de necrosis tumoral (TNF), mientras que suelen estar disminuidas las citoquinas producidas por los TH2, incluyendo IL-4 e IL-10.

Supervivencia[editar]

Haplogrupo H (ADNmt) era un fuerte predictor independiente de los resultados durante la sepsis grave, que confiere un 2,12 veces (IC 95% 1.02-4.43) mayor posibilidad de supervivencia a 180 días en comparación con los individuos sin la haplogrupos H. [4]

Cuadro clínico[editar]

  • Fiebre o hipertermia
  • Hiperventilación
  • Escalofríos
  • Temblor
  • Piel caliente
  • Erupción en la piel
  • Taquicardia
  • Confusión o delirio
  • Disminución del gasto urinario

Diagnóstico[editar]

Botellas de hemocultivo: etiqueta naranja para anaerobios, etiqueta azul para aerobios, y etiqueta amarilla para pediatría.

En una analítica sanguínea se puede encontrar: glóbulos blancos sanguíneos bajos o altos, plaquetas bajo, el cultivo de sangre positivo para bacterias, gases en la sangre que revela acidosis. Las pruebas de función renal son anormales en el curso inicial de la enfermedad.

Esta enfermedad también puede alterar los resultados de los siguientes exámenes: el frotis periférico puede evidenciar un conteo de plaquetas bajo y destrucción de glóbulos rojos, con frecuencia se elevan los productos de degradación de la fibrina, condición que puede estar asociada con una tendencia al sangrado, y diferencial sanguíneo con presencia de glóbulos blancos inmaduros.

Tratamiento[editar]

El tratamiento se enfoca en combatir la causa detonante de esta condición y el mantenimiento de las funciones vitales del organismo. Se puede disminuir el número de antibióticos suministrado una vez que se conocen los resultados de los cultivos de sangre y se identifica el organismo causante. Si es posible, se debe identificar la fuente de la infección, lo que puede significar que se haga una prueba diagnóstica posterior. Se deben retirar las fuentes, como las vías intravenosas infectadas o drenajes quirúrgicos, y fuentes como los abscesos se deben drenar quirúrgicamente.

Puede ser necesaria terapia de apoyo con oxígeno, líquidos intravenosos y medicamentos que aumenten la presión sanguínea para un buen pronóstico. En el caso de una insuficiencia renal, se puede necesitar la diálisis y con frecuencia se requiere ventilación mecánica si se presenta insuficiencia respiratoria.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]