Sepsis neonatal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sepsis neonatal
Little NICU patient.jpg
Neonato hospitalizado en Cuidados Intensivos
Clasificación y recursos externos
CIE-10 P36
CIE-9 771.81
MedlinePlus 007303
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata ]

Una sepsis neonatal es una infección, por lo general bacteriana, que ocurre en un bebé de menos de 90 días desde su nacimiento. La sepsis de aparición temprana se ve en la primera semana de vida, mientras que la sepsis de aparición tardía ocurre entre los días 7 y 90.[1] La sepsis neonatal se produce en 0,5 a 8.0 de cada 1000 nacimientos vivos y es la causa más común de mortalidad neonatal en los países en desarrollo representando entre 30-50% del total de muertes neonatales cada año.[2] Las tasas más elevadas se producen en el recién nacido de bajo peso al nacer, los lactantes, aquellos con depresión la función respiratoria para el momento del nacimiento, y aquellos con factores de riesgo materno perinatal. El riesgo es mayor en los varones (2:1) y en los recién nacidos con anomalías congénitas.[3]

Etiología[editar]

La sepsis neonatal puede ser categorizada en temprana o de inicio tardío. Ochenta y cinco por ciento de los recién nacidos con infección de aparición temprana se presenta en un plazo de 24 horas, 5% lo presenta entre 24-48 horas, y un pequeño porcentaje de pacientes lo presentarán entre las primeras 48 horas y 6 días de vida.[4] La instalación de una sepsis neonatal es más rápida en los recién nacidos prematuros.

La sepsis de aparición temprana se asocia con la adquisición de microorganismos de la madre. La infección transplacentaria o una infección ascendente desde el cuello uterino puede ser causada por microorganismos que colonizan en el tracto genitourinario de la madre, con la adquisición del microbio por el paso a través del tránsito del neonato por el canal del parto. Los microorganismos más frecuentemente asociados con la infección de aparición temprana incluyen Streptococcus del grupo B, Escherichia coli, Haemophilus influenzae, y la Listeria monocytogenes.[4]

La sepsis de aparición tardía se produce entre los 7-90 días de vida y se adquiere desde el medio ambiente donde el bebé recibe sus cuidados neonatales. Los organismos que han estado implicados en la sepsis de aparición tardía incluyen los estafilococos coagulasa negativos, Staphylococcus aureus, E. coli, Klebsiella, Pseudomonas, Enterobacter, Candida, Streptococcus grupo B, Serratia, Acinetobacter, y anaerobios.[4] La infección puede originarse de la piel del bebé, las vías respiratorias, conjuntiva, tracto gastrointestinal y el muñón umbilical. Los vectores de dicha colonización pueden incluir catéteres urinarios o vasculares y otras vías o por contacto con los cuidadores del recién nacido.

Diagnóstico[editar]

En el uso clínico común, la sepsis se refiere específicamente a la presencia de una infección bacteriana grave, como la meningitis, neumonía, pielonefritis, o gastroenteritis con una presentación febril. Los criterios en cuanto al compromiso hemodinámico o la insuficiencia respiratoria que caracterizan la sepsis en el adulto, no son clínicamente útiles porque a menudo estos síntomas no se producen en los recién nacidos sino hasta cuando la muerte es inminente e inevitable.

Es difícil excluir clínicamente la sepsis en los recién nacidos de menos de 90 días de edad que tienen fiebre—definida como una temperatura >38 °C. Excepto en el caso obvio de la bronquiolitis viral aguda, la práctica actual en los recién nacidos de menos de 30 días es realizar un completo despistaje, incluyendo hemograma con diferencial, el hemocultivo, análisis de orina, urocultivo, y estudios del líquido cefalorraquídeo (LCR) incluyendo cultivo, y hospitalizar al recién nacido con tratamiento empírico para una infección bacteriana grave, al menos por 48 horas hasta que se demuestra que los cultivos sean negativos para crecimiento bacteriano.[1] Se ha investigado la posibilidad de estratificar el riesgo de recién nacidos potencialmente sépticos con el fin de decidir si puede manejarse de manera segura en su casa sin tratamiento, a pesar de tener fiebre. Uno de tales intentos son los criterios de Rochester.

Un estudio realizado en el Strong Memorial Hospital de Rochester, Nueva York, mostró que los niños ≤ 60 días de edad que reúnan los siguientes criterios estarían en un bajo riesgo de tener una grave enfermedad bacteriana:

  • previamente sanos con apariencia buena
  • recién nacido a término (≥ 37 semanas de gestación)
  • no recibió antibióticos perinatales
  • hiperbilirrubinemia inexplicable que no requiere tratamiento
  • no ha recibido antibióticos desde la alta médica del hospital
  • no tiene antecedentes de hospitalizaciones
  • no tiene antecedentes de enfermedad crónica
  • dado de alta al mismo tiempo o antes que la madre
  • no tiene evidencias de infecciones de la piel, tejidos blandos, huesos, articulaciones o infección del oído
  • recuento de glóbulos blancos entre 5,000-15,000 / mm3
  • leucocitos inmaduros ≤ 1.500 / mm3
  • recuento de leucocitos en orina ≤ 10 por campo de alto poder
  • recuento de leucocitos en heces ≤ 5 por campo de alto poder (HPF) sólo si el niños tiene diarrea

Aquellos que cumplan con estos criterios probablemente no requieren de una punción lumbar, y se consideran seguros para estar en su hogar sin tratamiento con antibióticos, o bien con una dosis única intramuscular de antibióticos, y con una estrecha vigilancia ambulatoria para hacer seguimiento a su evolución.

Referencias[editar]

  1. a b [MedlinePlus] (agosto de 2007). «Sepsis neonatal» (en español). Enciclopedia médica en español. Consultado el 12 de marzo de 2009.
  2. TROTMAN, H y BELL, Y. Neonatal sepsis in very low birthweight infants at the university hospital of the West Indies. West Indian med. j. [online]. 2006, vol. 55, no. 3 [citado 2009-03-12], pp. 165-169. Disponible en: [1]. ISSN 0043-3144.
  3. Manual Merck. Neonatal Sepsis (en inglés). Último acceso 12 de marzo, 2009.
  4. a b c Anderson-Berry, Ann L; Linda L Bellig (noviembre de 2008). «Neonatal Sepsis» (en inglés). Infectious Diseases. eMedicine.com. Consultado el 12 de marzo de 2009.

Enlaces externos[editar]