Celulitis (inflamación)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Celulitis
Cellulitis3.jpg
Pantorrilla izquierda infectada
Clasificación y recursos externos
CIE-10 L03
CIE-9 682.9
CIAP-2 S76
DiseasesDB 29806
MedlinePlus 000855
eMedicine med/310 emerg/88 derm/464
MeSH D002481
Sinónimos
Flemón
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

Celulitis (etimológicamente: ‘inflamación de las células’) es una inflamación de los tejidos conectivos celulares subcutáneos (bajo la piel). Un tipo de tejido, conjuntivo, areolar, densamente poblado por células (en especial adipocitos) (células del tejido grasoso). Generalmente es causada por infecciones bacterianas, que pueden venir de bacterias exógenas o de la flora cutánea normal.

A menudo ocurre en zonas con piel lesionada: heridas, cortes, quemaduras, picaduras de insecto, y otros. Se trata a base de antibióticos, o con cirugía en casos graves.

Etiología[editar]

La celulitis se debe a determinadas bacterias que entran en la piel cuando ésta se lesiona (que no siempre es visible). Los estreptococos de grupo A (S. pyogenes) y los estafilococos son los principales causantes. Normalmente viven en la superficie de la piel (flora cutánea) pero no causan infección.

Situaciones que favorecen la celulitis:

  • Picadura de insecto o mordedura de animal.
  • Prurito
  • Cirugía reciente
  • Pie de atleta
  • Eczema
  • Quemaduras y "sarpullidos".
  • Otras heridas sin desinfectar.

Es común que la celulitis se dé en zonas del cuerpo desprotegidas, como los brazos, piernas o cara.

Las bacterias que causan infección suelen ser:

  • Streptococcus pyogenes. El eritema suele estar bien delimitado y no suele haber presencia de pus.
  • Staphylococcus aureus. Éste puede ser sensible o resistente a meticilina (MSSA/MRSA). El primero es más frecuente, si bien en determinados grupos como personas en diálisis, ancianos institucionalizados y personas que han sido ingresadas en un hospital durante el último año, entre otros, existe la posibilidad de que el causante sea un estafilococo resistente a meticilina. En la comunidad existe una variante del S. aureus resistente que expresa la leucocidina de Panton-Valentine, que le confiere especial virulencia y tendencia a producir necrosis.
  • Streptococcus pneumoniae.
  • Streptococcus del grupo B.
  • Haemophilus influenzae.
  • La Erisipelotrix rusiopathie causa una forma atenuada o erisipeloide
  • Flora mixta, incluso anaerobia.

Factores de riesgo[editar]

  • El sida, otras enfermedades que debilitan el sistema inmunitario y los medicamentos inmunosupresores también facilitan la infección.
  • Las enfermedades que afectan a la circulación de la sangre en las piernas y pies, como las várices.

Tipos de celulitis[editar]

Cuadro clínico[editar]

La celulitis se caracteriza por un enrojecimiento, inflamación, calor y dolor en la zona afectada. El paciente puede tener fiebre, aunque es frecuente que ésta no se presente en los casos no complicados. La región afectada suele presentarse enrojecida y edematosa, con dolor a la palpación y posible impotencia funcional. Suele ser frecuente la presencia de una lesión cutánea en las inmediaciones, que actúa como puerta de entrada. En casos avanzados, se pueden ver franjas rojas (como dedos) a lo largo de la zona afectada (linfangitis).

La inflamación puede tardar días en desarrollarse o puede extenderse rápidamente (en cuestión de horas).

Diagnóstico[editar]

La celulitis es a menudo un diagnóstico clínico.

Los cultivos de sangre no siempre identifican el organismo causante. Tan sólo un 10% del total son positivos, siendo más frecuente si el paciente desarrolla bacteriemia o sepsis. El hemograma tiende a mostrar leucocitosis con neutrofilia y desviación izquierda, especialmente en casos más graves. La PCR y VSG están elevadas. La elevación de la CPK indica destrucción de tejido muscular, lo que implica mayor gravedad y necesidad de intervención quirúrgica.

Diagnóstico diferencial[editar]

Se debe diferenciar de otras enfermedades de los tejidos blandos:

Tratamiento[editar]

Cuando la celulitis es leve y/o no existe afectación del estado general, se trata con antibióticos por vía oral. Se deben hacer visitas periódicas al doctor para asegurarse de que la medicación funciona correctamente. Además, a veces se recetan antiinflamatorios o antipiréticos (para reducir la inflamación y tratar la fiebre). También se recomienda reposo y poner en alto la parte afectada.

La antibioterapia oral puede basarse en distintos fármacos. La cloxacilina y la nafcilina son derivados penicilínicos resistentes a la penicilinasa con actividad frente a MSSA, si bien la biodisponibilidad oral es reducida. Amoxicilina/Clavulánico es un antibiótico frecuentemente empleado en casos no complicados, así como el Levofloxacino cuya administración en dosis única diaria es más sencilla para el paciente. Contra las infecciones no complicadas en las que se suponga la presencia de MRSA comunitario pueden emplearse tanto clindamicina, cotrimoxazol o doxiciclina. Ésta última es empleada con menor frecuencia, si bien tiene alta penetración tisular.

Si los antibióticos por vía oral no producen mejoría pasadas 48 a 72 horas o si el paciente tiene también fiebre o afectación extensa, es posible que sean necesarios antibióticos por vía intravenosa. En el tratamiento antibiótico de las infecciones en las que se presuma S. pyogenes como causante puede emplearse Ceftriaxona, Levofloxacino o Amoxicilina/Clavulánico por vía i.v. Ante la sospecha de MRSA los fármacos ideales son Daptomicina (especialmente si se confirma bacteriemia), Linezolid o Vancomicina. Los dos primeros tienen un precio elevado y pueden estar restringidos.

Si la celulitis está asociada a una herida sucia o descuidada, con participación de flora mixta, puede ser preferible utilizar antibióticos de mayor espectro como Piperacilina/Tazobactám, o combinaciones como Clindamicina/Ceftriaxona, entre muchas otras.

Si la infección forma un absceso, se puede hacer una incisión quirúrgica para drenar el pus.

Si se complica, la celulitis se puede extender a la sangre (causando bacteriemia y sepsis) o a otros tejidos, especialmente fascia muscular (fascitis necrotizante), músculo o huesos (causando osteomielitis). En estos casos, o cuando la terapia por antibióticos no funciona, suele ser necesario el desbridamiento mediante cirugía, que juega un papel fundamental. La tromboflebitis es otra posible complicación, que puede evolucionar hacia trombosis venosa profunda y tromboembolismo pulmonar.

Prevención[editar]

Una buena higiene y el cuidado de las heridas disminuye el riesgo de celulitis. Toda herida debe ser limpiada y curada, y las vendas deben cambiarse diariamente o cuando se mojen o ensucien.

Si la herida es profunda, si está sucia, o si hay riesgo de que contenga cuerpos extraños, se precisa atención médica.

Véase también[editar]