Presión arterial media

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El valor de presión arterial media, es aquella presión constante que, con la misma resistencia periférica produciría el mismo caudal (volumen minuto cardíaco) que genera la presión arterial variable (presión sistólica y diastólica). Decir que el valor de la presión media dinámica o presión arterial media es un promedio, es un error en el que cae la mayoría de la gente. Supongamos que una persona tiene una presión sistolica de 120 mmHg, y de presión diastólica tiene 80 mmHg, si se calcula el promedio 120 mmHg + 80 mmHg/2, eso da una presion de 100 mmHg y eso no es correcto, puesto que presión media dinámica o presión arterial media no se calcula así. Para ello hay una fórmula empírica. Tanto la definición como la formula para su cálculo fue tomada del libro de Biofisica de Frumento, capítulo 10 (Mecánica Circulatoria) pág. 202.

Cálculo[editar]

La presión arterial media puede ser determinada con la siguiente ecuación:[1]

 PAM = (GC X RVS) + PVC

donde:

Estimación[editar]

Durante el reposo, la PAM puede aproximarse usando las medidas de presión arterial, presión arterial sistólica y presión arterial diastólica.[2] [3]

PAM \simeq PAD + \frac{1}{3}(PAS - PAD)

o bien

PAM \simeq \frac{2}{3}(PAD) + \frac{1}{3}(PAS)

o bien

PAM \simeq \frac{(2 \times PAD) + PAS}{3}


donde

  • PAM: Presión arterial media
  • PAS: Presión arterial sistólica
  • PAD: Presión arterial diastólica
  • PP es la presión de pulso PAS-PAD

En taquicardia el cálculo es más aproximado al promedio de PAS y PAD; ya que al aumentar la frecuencia cardiaca, se acorta la duración de la diastole en el ciclo cardiaco, y por consiguiente es menor la duración de las presiones diastólicas en la circulación.

Relevancia clínica[editar]

La PAM se considera como la presión de perfusión de los órganos corporales. Se cree que una PAM mayor a 60 mmHg es suficiente para mantener los órganos de la persona promedio. Si la PAM cae de este valor por un tiempo considerable, el órgano blanco no recibirá el suficiente riego sanguíneo y se volverá isquémico. Tener en cuenta que se considera normal un valor entre 60-89 mmHg de presión diastólica y de 90-139 mmHg de presión sistólica.[4]

Véase también[editar]

Referencias[editar]