Hipotermia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hipotermia
Napoleons retreat from moscow.jpg
Durante la retirada de Rusia de Napoleón Bonaparte, en el invierno de 1812, muchas de sus tropas sufrieron hipotermia.
Clasificación y recursos externos
CIE-10 T68
CIE-9 991.6
DiseasesDB 6542
MedlinePlus 000038
eMedicine med/1144
MeSH D007035
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Hipotermia (del griego hypo que significa debajo y therme que significa calor) es el descenso involuntario de la temperatura corporal por debajo de 35 °C (95 °F) medida con termómetro en el recto o el esófago.

Si hace mucho frío, la temperatura corporal desciende bruscamente: una caída de sólo 2 °C (3,6 °F) puede entorpecer el habla y el afectado comienza a amodorrarse. Si la temperatura desciende aún más, el afectado puede perder la consciencia e incluso morir.

Se considera hipotermia leve cuando la temperatura corporal se sitúa entre 33 °C y 35 °C (91,4 °F y 95 °F), y va acompañada de temblores, confusión mental y torpeza de movimientos.

Entre 30 °C y 33 ºC (86 °F y 91,4 °F) se considera hipotermia moderada y a los síntomas anteriores se suman desorientación, estado de semiinconsciencia y pérdida de memoria.

Por debajo de los 30 ºC (86 °F) se trata de una hipotermia grave, y comporta pérdida de la consciencia, dilatación de pupilas, bajada de la tensión y latidos cardíacos muy débiles y casi indetectables.

En algunas intervenciones quirúrgicas, los cirujanos provocan una hipotermia artificial en el paciente, para que la actividad de los órganos sea más lenta y la demanda de oxígeno sea menor.

Es un síndrome grave con alta mortalidad, una urgencia médica que requiere tratamiento, generalmente en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Causas[editar]

Síntomas[editar]

La temperatura normal del cuerpo en el ser humano es de 37 ºC (98,6 °F). La hipotermia se puede dividir en tres etapas según la gravedad.

  • Primera fase:

En la fase 1ª (fase de lucha), la temperatura del cuerpo desciende en 1–2 °C (1,8–3,6 °F) por debajo de la temperatura normal (36 °C o 96,8 °F). Se producen escalofríos que pueden ir de leves a fuertes. La víctima es incapaz de realizar tareas complejas con las manos, las manos se entumecen. Los vasos sanguíneos distales en las extremidades se contraen, disminuyendo la pérdida de calor hacia el exterior por vía aérea. La respiración se vuelve rápida y superficial.

Aparece la piel de gallina y se eriza el vello corporal, en un intento de crear una capa aislante de aire en todo el cuerpo (que es de uso limitado en los seres humanos debido a la falta de suficiente pelo, pero útil en otras especies). A menudo, el afectado experimentará una sensación cálida, como si se hubiera recuperado, pero es, en realidad, la partida hacia la Etapa 2. Otra prueba para ver si la persona está entrando en la fase 2 es que no sean capaces de tocar su pulgar con su dedo meñique; es el primer síntoma de que los músculos ya no funcionan. Se caracteriza por: vasoconstricción, aumento del metabolismo, aumento del gasto cardíaco, taquicardia y taquipnea.

  • Segunda fase:

En la fase 2ª, la temperatura del cuerpo desciende en 2–4 °C (3,6–7,2 °F). Los escalofríos se vuelven más violentos. La falta de coordinación en los músculos se hace evidente. Los movimientos son lentos y costosos, acompañado de un ritmo irregular y leve confusión, a pesar de que la víctima pueda parecer alerta. La superficie de los vasos sanguíneos se contrae más cuando el cuerpo focaliza el resto de sus recursos en mantener los órganos vitales calientes. La víctima se vuelve pálida. Labios, orejas, dedos de las manos y pies pueden tomar una tonalidad azulada. Disminución de gasto cardiaco, bradicardia y bradipnea, poliuria, disminución de la motilidad intestinal y pancreatitis.

  • Tercera fase o Hipotermia profunda:

En la fase 3ª (fase poiquilotérmica), la temperatura del cuerpo desciende por debajo de aproximadamente 32 °C (89,6 °F). La presencia de escalofríos por lo general desaparece. Empiezan a ser patente la dificultad para hablar, lentitud de pensamiento, y amnesia; también suele presentarse la incapacidad de utilizar las manos y piernas. Los procesos metabólicos celulares se bloquean. Por debajo de 30 °C (86,0 °F), la piel expuesta se vuelve azul, la coordinación muscular se torna muy pobre, caminar se convierte en algo casi imposible, y la víctima muestra un comportamiento incoherente / irracional, incluyendo esconderse entre cosas o incluso estupor. El pulso y ritmo respiratorio disminuyen de manera significativa, pero pueden aparecer ritmos cardíacos rápidos (taquicardia ventricular, fibrilación auricular). Los órganos principales fallan. Se produce la muerte clínica. Debido a la disminución de la actividad celular en la hipotermia de fase 3, tarda más tiempo del habitual en producirse la muerte cerebral.

En EEUU, la incidencia de hipotermia se halla fuertemente relacionada con la edad.

Prevención y tratamiento de la hipotermia[editar]

Prevención[editar]

A menos 30 °C una persona mal preparada se congela en un minuto, y ni siquiera hace falta tanto frío: la sensación y sus efectos se multiplican hasta 14 veces si hay humedad y 25 veces más rápido en el agua que en el aire. Pero el viento tampoco ayuda: hay que protegerse de él no solo con ropa, sino con los accidentes del entorno que ofrezcan abrigo o cobijo. El sujeto no debe dormir y tiene que mantenerse consciente, ya que la pérdida de la consciencia por hipotermia es paulatina y no se apercibe que uno se está muriendo. Por eso a la muerte por congelación se la ha llamado la "muerte dulce". El organismo, cuando no puede calentar todo el cuerpo, concentra la circulación sanguínea en el tronco y los órganos vitales (cerebro y corazón), por lo que son estas las zonas que hay que proteger preferentemente con sombreros, bufandas, orejeras, gafas, abrigos. Alguien puede no tener pulso en la muñeca, pero eso no indica que esté muerto por hipotermia: hay que tomárselo en el cuello, por lo expuesto anteriormente. Otras medidas a tomar son:

  • Proteger y ocultar las partes expuestas: la nariz, las orejas, las manos, los pies son las zonas más susceptibles de helarse, aunque la protección de la cabeza y del corazón son fundamentales.
  • Vestirse con tres o cuatro capas de ropa, una de ellas al menos impermeable.
  • Comer adecuadamente (muchas calorías).
  • Hidratarse.
  • No beber alcohol (que es un vasodilatador y, por tanto, ayuda a perder temperatura).
  • No fumar (tiene un efecto similar en los pulmones).
  • Llevar mantas para aislarse del suelo frío; si no hay mantas, con algo similar.

Estas medidas suelen estar lejos de personas con pocos recursos (buena ropa, buenos alimentos, buen entorno convenientemente aislado), por eso los indigentes suelen ser los mayores perjudicados por la hipotermia. Cuando hace mucho frío, las funciones vitales se ralentizan y quien puede parecer muerto por congelación a lo mejor revive al recuperar la temperatura. Por eso se suele decir entre los médicos que un muerto por hipotermia no lo está hasta que vuelve a estar caliente.[1]

Tratamiento[editar]

El riesgo principal es que se transfiera sangre fría de la periferia a los órganos vitales del interior del cuerpo causando mayor disminución de su temperatura. Esto puede suceder si hacemos moverse a la víctima o nosotros mismos la movemos sin cuidado o si se le aporta calor de forma activa (con fricción o contacto con un objeto caliente): esto activa la circulación en la piel.

Por eso la lucha contra la hipotermia es esencialmente un calentamiento.

Existen tres tipos de recalentamiento

  • Externo pasivo: Es empleado en la hipotermia leve, se emplean mantas térmicas y ropa seca

(Indice de recalentamiento 0.1 a 0.7Cº /Hora)

  • Externo activo: Se emplean elementos externos como las bolsas de agua caliente, calentadores... Es importante vigilar que no se produzcan quemaduras e hipotension.

(Indice de recalentamiento 1 a 7Cº /Hora)

  • Estos métodos comprenden desde inhalación de aire caliente a aplicación de ultra sonidos y microondas para calentamiento de tejidos.

(Indice de recalentamiento de 0.5 a 2ºC /Hora)

Es importante aplicar estos tratamientos de forma progresiva y bajo monitorización para evitar shock y otras complicaciones.

Referencias[editar]

  1. Cf. Emilio de Benito, "A menos 30 grados te congelas en un minuto", en El País, 7-I-2014: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/01/07/actualidad/1389118849_709477.html

Serrano, Diana. «Rescatando a la cerillera hipotermica» (en español). www.serralco.es. Consultado el 15/07/2014.

Enlaces externos[editar]