Vesícula biliar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vesícula biliar
Illu pancrease es.png
Páncreas y vesícula biliar.
GallbladderAnatomy-es.svg
Anatomía de la vesícula biliar y conductos próximos.
Latín [TA]: vesica biliaris;
[TA]: vesica fellea
TA A05.8.02.001
Sistema Digestivo
Arteria Arteria cística
Vena Vena cística
Nervio Ganglios celíacos, nervio vago[1]
Precursor Intestino proximal
Enlaces externos
Gray Tema #250 1197
MeSH Gallbladder
1. Vías biliares:
   2. Conducto biliar intrahepático
   3. Conductos hepáticos derecho e izquierdo
   4. Conducto hepático común
   5. Conducto cístico
   6. Colédoco o Conducto biliar común
   7. Ampolla de Vater o hepatopancreática
   8. Carúncula mayor o Papila de Vater
9. Vesícula biliar
10-11. Lóbulos derecho e izquierdo del hígado.
12. Bazo
13. Esófago.
14. Estómago.
Intestino delgado:
   15. Duodeno
   16. Yeyuno
17. Páncreas:
   18: Conducto de Santorini o pancreático accesorio
   19: Conducto de Wirsung o pancreático.
20-21: Riñones derecho e izquierda (siluetas).
El borde anterior del hígado está levantado hacia arriba (flecha en marrón). Sección longitudinal de la vesícula biliar, y frontal del duodeno y páncreas. Estómago y conductos intrahepáticos en transparencia.

La vesícula biliar es un órgano que forma parte del aparato digestivo de los seres humanos y animales cuadrúpedos (excepto en los caballos y en los ciervos). Está situada por debajo del hígado. Su nombre en latín es vesica fellea.

Anatomía humana[editar]

La vesícula biliar es una víscera hueca pequeña, con forma de ovoide o pera, que tiene un tamaño aproximado de entre 5 a 7 cm de diámetro mayor. Se conecta con el intestino delgado (duodeno) por la vía biliar común o conducto colédoco. Su función es la acumulación de bilis, contiene un volumen de alrededor de 50 ml de bilis que libera al duodeno a través de los conductos antes reseñados, y entra en él a través de la papila y ampolla de Vater. Está adherida a la superficie visceral del hígado.

Patología de la vesícula[editar]

La vesícula biliar es más conocida por los potenciales problemas que puede ocasionar, ya que es el lugar de asiento de los cálculos de sales biliares (piedras pequeñas) que obstruyen la vía biliar y generan patologías inflamatorias que, en algunos casos, pueden eliminarse con medicamentos, y en muchos otros deben tratarse quirúrgicamente. A la inflamación de la vesícula biliar se le llama colecistitis y a la presencia de cálculos en dichas vías colelitiasis. Las vías biliares además de obstruirse, pueden ser asiento de tumores.

La hipersensibilidad de la vesícula cursa con un dolor muy característico, denominado punto cístico de Murphy. Al hacer presión con los dedos sobre el lado derecho del abdomen, a unos dos o tres centímetros debajo del reborde de las costillas y al mismo tiempo inspirar profundamente, llega la persona al punto en que justo después de comenzar a tomar aire, siente un dolor agudo en el momento en que la vesícula inflamada roza con la presión causada por los dedos, obligándole a que cese la inspiración bruscamente. Se conoce como signo de Murphy positivo, si tal reacción ocurre durante la inspección puede ser indicio de una colecistitis.[2]

Función[editar]

La función de la vesícula es almacenar y concentrar la bilis segregada por el hígado y que alcanza la vesícula a través de los conductos hepático y cístico, hasta ser requerida por el proceso de la digestión. Almacena la secreción biliar hasta que un estímulo adecuado causa su liberación por la contracción de su pared muscular. La segregación de la bilis por la vesícula es estimulada por la ingesta de alimentos, sobre todo cuando contiene carne o grasas, en este momento se contrae y expulsa la bilis concentrada hacia el duodeno. La bilis es un líquido de color pardo verduzco que tiene la función de emulsionar las grasas, produciendo microesferas y facilitando así su digestión y absorción, además de favorecer los movimientos intestinales, evitando así la putrefacción. Las situaciones que retrasan u obstruyen el flujo de la bilis provocan enfermedades de la vesícula biliar.

Estructura[editar]

Las paredes de la vesícula consisten en túnicas serosas, musculares y mucosas. El revestimiento mucoso se dispone en pliegues semejantes en estructura y función a las del estómago.

Imágenes adicionales[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ginsburg, Ph.D., J.N. (22-08-2005). «Control of Gastrointestinal Function». En Thomas M. Nosek, Ph.D. (en inglés). Gastrointestinal Physiology. Essentials of Human Physiology. Augusta, Georgia, Estados Unidos: Medical College of Georgia. p. p. 30. http://www.lib.mcg.edu/edu/eshuphysio/program/section6/6ch2/6ch2line.htm. Consultado el 08-04-2013. 
  2. «Dolor de estómago (Gastralgia)». Instituto Químico Biológico. Consultado el 13 de mayo de 201.

Enlaces externos[editar]