Vía biliar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sistema biliar.
1. Vías biliares:
   2. Conducto biliar intrahepático
   3. Conductos hepáticos derecho e izquierdo
   4. Conducto hepático común
   5. Conducto cístico
   6. Colédoco o Conducto biliar común
   7. Ampolla de Vater o hepatopancreática
   8. Carúncula mayor o Papila de Vater
9. Vesícula biliar
10-11. Lóbulos derecho e izquierdo del hígado.
12. Bazo
13. Esófago.
14. Estómago.
Intestino delgado:
   15. Duodeno
   16. Yeyuno
17. Páncreas:
   18: Conducto de Santorini o pancreático accesorio
   19: Conducto de Wirsung o pancreático.
20-21: Riñones derecho e izquierda (siluetas).
El borde anterior del hígado está levantado hacia arriba (flecha en marrón). Sección longitudinal de la vesícula biliar, y frontal del duodeno y páncreas. Estómago y conductos intrahepáticos en transparencia.

La vía biliar es un conjunto de ductos intra y extrahepáticos por los que discurre la bilis producida en el hígado hasta desembocar en la segunda porción del duodeno.

Anatomía de la vía biliar[editar]

La bilis que excreta el hígado es recolectada por finos canalículos bilíferos que van confluyendo en los canales bilíferos y otros de mayor calibre hasta la porta hepática. Cada porción hepática tiene su ducto biliar (derecho e izquierdo); ambos se funden en un ducto hepático común, que se une al ducto cístico –procedente de la vesícula biliar– para formar el ducto colédoco encargado de llevar la bilis hasta la porción descendente del duodeno por el contrario.

La vesícula biliar está alojada en la fosa de la vesícula biliar, en la cara visceral del hígado. Consta de un fondo, cuerpo, infundíbulo y cuello que se continúa con el ducto cístico. La túnica mucosa es sumamente irregular, en forma de panal de abeja, antes de continuarse con el ducto cístico. En la vesícula la secreción biliar se almacena hasta que un estímulo adecuado causa su liberación por la contracción de su pared muscular sin embargo

La bilis, a partir de la unión entre el ducto cístico y el ducto hepático común, sigue por el ducto colédoco que discurre por el borde libre del omento menor (ligamento hepatoduodenal). Luego se coloca por detrás de la porción superior del duodeno, atraviesa la cabeza del páncreas para drenar finalmente en la porción descendente del duodeno en la papila duodenal unido al ducto pancreático. La arteria hepática derecha emite la arteria cística destinada a la irrigación de la vesícula biliar. Las relaciones entre la arteria cística y el ducto cístico son de importancia quirúrgica en la extirpación de la vesícula biliar (colecistectomía).

Pruebas de imagen de la vía biliar[editar]

La vía biliar puede visualizarse gracias a:

  • Radiografía simple: sólo podrá verse la vía biliar en caso de neumobilia importante o ante la presencia de un cálculo biliar.
  • Ecografía: visualiza cálculos biliares, sobre todo en la vesícula biliar, y hasta en el 60% si se encuentran en el colédoco. También detecta dilataciones de la vía biliar.
  • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica: (CPRE) consiste en la visualización a través de endoscopia digestiva alta, la ampolla de Vater y la introducción de contraste radiopaco. Tiene una fiabilidad del 90% tanto diagnóstica como terapéutica para visualizar la vía biliar distal.
  • Colangiografía transparietohepática: (CTPH), tan eficaz como la CPRE, sobre todo para visualizar la vía biliar proximal.
  • TAC: Reservado para las neoplasias que obstruyen la vía biliar.

Enfermedades de la vía biliar[editar]