Pieter Brueghel el Viejo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pieter Brueghel el Viejo
BruegelPortrait.jpg
La obra de Brueghel El pintor y el aficionado, dibujado hacia 1565 se cree que es un autorretrato.
Nombre completo Pieter Brueghel
Nacimiento Hacia 1525
Breda (Brabante) o Brée (Lieja, Diecisiete Provincias)
Fallecimiento 5 o 9 de septiembre de 1569 (44)
Bruselas (Brabante, Países Bajos Españoles)
Área Pintura y grabado
[editar datos en Wikidata ]

Pieter Brueghel[1] llamado el Viejo, /ˈpitəɾ ˈbɾøːxəl/ (Bruegel cerca de Breda o Brée, h. 1525 - Bruselas, 5 o 9 de septiembre de 1569) fue un pintor y grabador brabanzón. Fundador de la dinastía de pintores Brueghel, es considerado uno de los grandes maestros del siglo XVI, y el más importante pintor holandés de ese siglo. Con Jan Van Eyck, Jerónimo Bosco y Pedro Pablo Rubens, está considerado como una de las cuatro grandes figuras de la pintura flamenca.

Biografía[editar]

Nacimiento[editar]

La biografía de Pieter Brueghel el Viejo presenta lagunas debido a la ausencia de fuentes escritas. Los historiadores a menudo se ven reducidos a formular hipótesis. Entre otros datos, el lugar y la fecha de su nacimiento se prestan frecuentemente a conjeturas. Karel van Mander dice que nació «cerca de Breda en el pueblo cuyo nombre tomó para transmitirlo a sus descendientes». Sin embargo, había dos pueblos con el nombre de Brueghel o Brogel, uno en el Brabante Septentrional a unos 55 km de la actual villa holandesa de Breda, y el otro –que era doble y se denominaba Grote (Gran) Brogel y Kleine (Pequeño) Brigel- estaba situado en el actual Limburgo belga, alrededor de 71 km de Breda, y perteneciente en aquella época al principado de Lieja. Diversos biógrafos e historiadores han establecido posteriormente que Kleine-Brogel y Grote-Brogel estaban a alrededor de 5 km de Brée que, en el siglo XVI, se llamaba Breede, Brida o en latín Breda. Van Mander no habría pensado en que Breda en Brabante pudiera se confundida con Breede-Brida-Breda en Limburgo. Así pues, el problema no está resuelto.[2]

Para calcular la fecha de su nacimiento se tienen en cuenta dos hechos. El primero, que se sabe cuándo murió, en 1569, y que se produjo «en la flor de la vida» (medio aetatis flore) lo que quiere decir entre los 35 y 45 años. El segundo, que fue admitido como maestro en los liggeren («registros») del gremio de San Lucas en Amberes en 1551,[3] siendo así que esto solía ocurrir entre los 21 y 25 años.[4] Con ello se puede situar la fecha de nacimiento de Brueghel entre 1525 y 1530, por lo que es un contemporáneo de Felipe II de España.

También es insegura la ortografía exacta de su apellido, siendo las formas más frecuentes Brueghel, Bruegel y Breugel.[5] Tampoco es seguro que adoptase ese apellido por ser el del lugar de nacimiento, porque para el siglo XVI ya existían los apellidos como nombres de familia.[6]

Carrera[editar]

Siempre según van Mander,[7] fue aprendiz de Pieter Coecke van Aelst, artista cultivado, decano del gremio de artistas, a la vez pintor y arquitecto y con cuya hija Mayke terminó casándose. Prácticamente desconocido en su etapa de formación, los únicos datos sobre su vida y su carrera nos los ofrece una biografía de 1609, que le presenta como un ignorante dedicado a la pintura cómica. Sin embargo, parece suficientemente demostrado que fue un hombre de cierta cultura, puesto que conoció a estudiosos y científicos de su país. En 1551 fue aceptado como maestro en el gremio de pintores de Amberes.

Entre 1551 y 1553 viajó por Francia e Italia. En Roma pudo trabajar con el miniaturista Giulio Clovio. Permaneció una temporada en el taller de un maestro siciliano. Algunos de los cuadros que ilustran este viaje son Combate en el puerto de Nápoles, la escena de La caída de Ícaro y El suicidio de Saúl, así como algunos dibujos. Al hacer el viaje, tuvo que atravesar los Alpes, realizando una importante colección de dibujos sobre su paisaje. Parece que el viaje, más que para formarse, fue para realizar dibujos de paisajes italianos y alpinos que el grabador Hieronymus Cock pudiera reproducirlos en grabado.[8]

Entre 1555 y 1563 se estableció en Amberes, donde trabajó para el editor Hieronymus Cock, haciendo dibujos preliminares para una serie de grabados. Allí frecuentó un círculo de artistas y eruditos humanistas como el mecenas Nicolás Jonghelinck que tenía dieciséis de sus obras. Se sabe que fue amigo del cartógrafo Abraham Ortelio, quien escribió algunas conmovedoras líneas en su memoria.[9]

En 1562, a petición de su futura suegra,[10] se trasladó a Bruselas, al barrio de Marolles, en el número 132 de la calle principal (rue Haute) en una casa con tejados escalonados de estilo medieval flamenco típico del siglo XVI. En la iglesia de Nuestra Señora de la Capilla (Notre-Dame de la Chapelle o Kapellekerk) se casó, en el año 1563, con Mayken Coecke, hija de su maestro Pieter Coecke van Aelst.

En 1564 nació el primogénito de sus hijos, Pieter Brueghel el Joven, llamado Brueghel d'Enfer («del Infierno»). La situación política y religiosa en Flandes se está deteriorando. En 1567 el duque de Alba inició una sangrienta campaña de represión contra los rebeldes. Su segundo hijo, Jan Brueghel el Viejo, llamado Brueghel de Velours («de Terciopelo») nació en 1568, el mismo año de la ejecución de los condes de Egmont y de Horn. Parece seguro que Brueghel el Viejo fue protegido por el gobernador de los Países Bajos españoles, Granvela, coleccionista de sus obras. Sus dos hijos, Pieter y Jan, se convirtieron en pintores, pero ninguno de ellos fue discípulo de su padre, ya que este falleció cuando ambos era aún niños. Según Karel van Mander, es probable que fueran instruidos por su abuela Mayken Verhulst van Aelst, quien también era un artista. Jan Brueghel siguió los pasos de su padre y se convirtió en pintor, especializándose en paisajes; en cambio Pieter Brueghel el Joven se dedicó a la escritura. Los dos se destacaron mucho en lo que hicieron ya que tenían el talento de sus padres.

Otros miembros de la familia fueron Pieter van Aelst y la ya mencionada Mayken Verhulst (suegro y suegra de Pieter Brueghel el Viejo), Jan van Kessel, padre (nieto de Jan Brueghel el Viejo) y Jan van Kessel, el Mozo. A través de David Teniers, la familia está también emparentada con toda la familia Teniers de pintores y la familia Quellinus de pintores y escultores, puesto que Jan-Erasmus Quellinus se casó con Cornelia, hija de David Teniers el Joven.

Se sabe muy poco de la personalidad de Brueghel, aparte de estas pocas líneas de Carel van Mander: «Era un hombre tranquilo, sabio y discreto, pero en compañía, era divertido y le gustaba asustar a la gente o sus aprendices con historias de fantasmas y cientos de otras diabluras.»

La vida social de Brueghel se extendió mucho más allá del círculo intelectual, asistiendo voluntariamente a bodas campesinas a las que se hacía invitar como «pariente o paisano» de los esposos. Recibió el apodo de «Brueghel campesino» o «Brueghel el Campesino» por su supuesta práctica de vestirse como un campesino para mezclarse en las bodas y otras celebraciones, obteniendo así inspiración y detalles auténticos para sus pinturas de género. También se ha indicado que el origen de este apodo viene de sus representaciones de la vida campesina

Van Mander cuenta algunas anécdotas, un poco fantasiosas, como su intromisión en el matrimonio con su amigo Hans Frankaert, joyero de Amberes: «En compañía de Franckert, a Brueghel le gustaba visitar a los campesinos, en las bodas o ferias. Los dos hombres se vestían como los campesinos, e incluso como los demás invitados llevaban regalos, y se comportaban como si pertenecieran a la familia o pertenecían al círculo de uno u otro de los esposos. Le encantaba observar las costumbres de los campesinos, sus modales en la mesa, bailes, juegos, formas de cortejo, y todas las bufonadas que podían ofrecer, y que el pintor supo reproducir, con gran sensibilidad y humor, con el color, tanto a la acuarela como al óleo, siendo muy versado en las dos técnicas. Conocía bien el carácter de los campesinos y campesinas de Kempen y de sus alrededores. Sabía cómo se visten al natural y pintar sus gestos groseros cuando bailaban, caminaban o se quedaban en pie mientras se dedicaban a tareas diferentes. Dibujaba con convicción extraordinaria y dominaba particularmente bien el dibujo a pluma.»

Brueghel murió en Bruselas en septiembre de 1569 y fue enterrado en la iglesia de Nuestra Señora de la Capilla en Bruselas.

Su imagen se encuentra en Las Efigies de pintores célebres de los Países Bajos, de Dominique Lampson. Este retrato del pintor, atribuido al grabador Jean Wierix, se publicó con un poema de Lampsonius en 1572.

Temática[editar]

Brueghel es conocido por sus paisajes, género en el que alcanzó una notable importancia. Se le suele considerar como el primer artista occidental que pintó paisajes por sí mismos, en lugar de como telón de fondo de alegorías religiosas. En la naturaleza encontró Brueghel su mayor inspiración siendo identificado como un maestro de paisajes. Se caracterizan por una amplia panorámica vista desde lo alto. Así se aprecia en obras como Combate naval en el puerto de Nápoles, Camino del Calvario o la serie de las Estaciones. Creaba una historia, al parecer combinando varias escenas en una sola pintura. Sus paisajes del invierno de 1565 (por ejemplo, Los cazadores en la nieve) corroboran la dureza de los inviernos durante la Pequeña Edad de Hielo. Cuando cruzó los Alpes en su viaje a Italia, dibujó numerosos paisajes. Le resultaron muy importantes para su carrera, pues a su regreso los desarrolló por grabados que se difundieron por toda Europa.

Una parte de su obra, que enlaza más directamente con la obra de su predecesor El Bosco, representa temas apocalípticos. En esta línea pintó Caída de los ángeles rebeldes, Dulle Griet y El triunfo de la Muerte.

Brueghel destacó, sobre todo, en escenas familiares y populares, escenas de género, pobladas por campesinos, a menudo con un gran elemento paisajístico. Ejemplos de esta temática son: Juegos de niños, El banquete de bodas, La parábola de los ciegos (1568), El país de Jauja y Danza de campesinos. En estas escenas había una intención moralizante, representando los defectos del ser humano, algo que también había hecho El Bosco en, por ejemplo, La Piedra de la Locura. Así, La parábola de los ciegos representaría la necedad del mundo, mientras que El país de Jauja (1567) representaría lo efímero de los bienes materiales.

Uno de sus temas más famoso es La torre de Babel, del que pintó tres cuadros, si bien se conservan dos: La construcción de la torre de Babel (1563, Museo Kunsthistorisches de Viena) y La Pequeña torre de Babel (Róterdam). Simbolizaría el destino fatal de la creciente sed de poder del ser humano. Puede que el interés del pintor por la torre de Babel procediera del carácter cosmopolita de su ciudad de Amberes.

El arte de Brueghel[editar]

La pintura de Brueghel se presenta generalmente en tres períodos:

  • las primeras composiciones que están llenas de personajes tomados de la vida;
  • el ciclo de las Estaciones que relata la marcha del mundo según las leyes de la Naturaleza;
  • los últimos cuadros, en los que los grandes personajes se destacan sobre un paisaje que no es más que un fondo.

Brueghel se formó dentro de la escuela flamenca. El pintor rompe con sus predecesores o el gusto italiano del siglo XVI. Al conectar la Edad Media y el Renacimiento, supera el arte de los primitivos flamencos y supera a los italianos; la unidad de sus composiciones, su talento narrativo y su interés por los «géneros menores» hacen de él un artista inclasificable dentro de la historia del arte. La influencia más obvia sobre su arte es el antiguo maestro holandés Jerónimo Bosco, particularmente en sus pinturas más tempranas «demonológicas» de Brueghel como El triunfo de la Muerte y Dulle Griet. Con El Bosco comparte cierto tratamiento fantástico en determinadas escenas, una tradición figurativa, como se ve en El triunfo de la Muerte que se expone en el Museo del Prado. El Bosco representa el final de la Edad Media, es el último «primitivo» y Brueghel comenzó un nuevo siglo, una era moderna que se abre con el descubrimiento del hombre y del mundo. Sin embargo, la obra del Bosco quiere inspirar un terror devoto, algo que está totalmente ausente en Brueghel. Para el primero, el mundo es un «sueño de Dios» o un engaño del Diablo; la Naturaleza es una tentación perjudicial. Para el otro, la acción humana por el contrario es todo su valor: alegrías o desafíos al destino, el hombre debe intentar la aventura a pesar de las amenazas.

Cuando viajó a Italia, aprendió la forma de pintar de los renacentistas. Siguió la corriente manierista que afectó a toda Europa. Esto se ve en la característica descomposición del cuadro en multitud de escenas (Proverbios, 1559).

Ahora bien, tiene una concepción más moderna y realista que los manieristas. Esto se ve en la ironía con que trata los temas. También en que no se esfuerza por mostrar una belleza ideal, sino en reflejar a las personas de manera bastante realista. Resulta innovador que el sujeto de sus temas sea colectivo, el grupo, y no un personajes aislado o un grupo pequeño. El que hiciera de la vida y costumbre de los campesinos el centro principal de una obra era raro en la pintura de la época de Brueghel. Su representación terrenal, nada sentimental pero vívida de los rituales de la vida pueblerina—incluyendo la agricultura, la caza, las comilonas, fiestas, danzas y juegos—son ventanas únicas de una cultura campesina desaparecida y una fuente primaria de evidencia iconográfica tanto sobre aspectos físicos como sociales de la vida del siglo XVI. Por ejemplo, la pintura Los proverbios flamencos ilustra docenas de aforismos entonces contemporáneos (muchos de ellos aún se usan en el holandés o flamenco actual), y Juegos de niños muestra la variedad de entretenimientos de los que disfrutaban los jóvenes.

Usando abundante energía cómica y espíritu, creó algunas de las más antiguas imágenes de protesta social en la historia artística. Como ejemplos pueden señalarse pinturas como La lucha entre don Carnal y doña Cuaresma (una sátira del conflicto de la Reforma)[cita requerida] y grabados como El asno en la escuela y Cajas fuertes combatiendo Huchas. Se dice que en su lecho de muerte ordenó a su esposa que quemara los dibujos más subversivos para proteger a su familia de la persecución política.[11] Se le considera precursor del Barroco al norte de los Alpes. El colorido de sus Estaciones (1565) anticipa la pintura del siglo XVII.

Al final de su carrera aumentó el tamaño de las figuras, y se aprecia una nueva concepción de la estructura del cuadro. Pintó en un estilo más sencillo que el estilo italianizante que prevalecía en su época. En sus últimos cuadros adopta tamaño grande. Hay menos figuras, de un tamaño más grande, que se destacan sobre el fondo; perdiendo importancia el fondo.

A diferencia de los pintores del Renacimiento, Brueghel no representó el desnudo y se interesó poco por el retrato. Sus personajes están bien alejados de la glorificación de los cuerpos bien proporcionados. En sus cuadros dominados por la vida popular, el pintor muestra los campesinos tal como son, en sus actividades y su ocio. Por vez primera en la historia de la pintura, la clase campesina se humaniza dentro de una visión objetiva. Las cabezas se alinean y se aprecia que el artista es sensible a las emociones y las debilidades.

Incluso las escenas bíblicas de Brueghel se sitúan en su mayor parte dentro de un pueblo y la descripción de la plaza pública repleta de gente ocupa más espacio que el tema (véase El empadronamiento de Belén). En el siglo XVI, de hecho, la calle y la plaza eran los lugares de encuentro y entretenimiento: los juegos de invierno, el carnaval, la procesión y las kermeses, danzas rituales campesinas, todo era un pretexto para la celebración y el pintor narra estos encuentros que Felipe II, por su parte, desea prohibir.[cita requerida]

En la serie de las Estaciones muestra la unión profunda de los seres vivos sujetos a los ciclos naturales, expresa la concepción estoica según la cual el mundo es una construcción bien ordenada dentro de la cual el hombre ocupa un lugar preciso y acepta su destino. En cambio, en las otras telas, Brueghel parece temer el orgullo y la rebelión del hombre contra el orden de la creación (es Nemrod y su loca empresa, Ícaro y su sueño o incluso el Castigo de los ángeles rebeldes). La alegría puede coexistir con el peligro si el hombre se somete a la fatalidad y se integra en la sinfonía de elementos naturales.

Referencias en otras obras[editar]

  • Su cuadro Paisaje con la caída de Ícaro es el tema del poema «Musée des Beaux Arts» de W.H. Auden.
  • La obra de Brueghel aparece de manera destacada en la novela de Don DeLillo del año 1997 Underworld (novela de DeLillo). En el prólogo, titulado «El triunfo de la Muerte» y ambientado en el partido de béisbol del año 1951 entre los Giants y los Dodgers en el que Bobby Thomson golpeó el así llamado «Shot Heard 'Round the World», una reproducción de la pintura epónima (h. 1562) flota hacia las manos de J. Edgar Hoover entre una granizada de celebración de fragmentos de papel y otros desperdicios después de un home run. Más tarde en la novela, el personaje Klara Sax compara los conceptos de muerte y juego, discutiendo otra pintura de Brueghel, Juegos de niños (1560): «No sé lo que la historia del arte dice sobre esta pintura. Pero yo digo que no es diferente de otros famosos Brueghel, ejércitos de muerte marchando por el paisaje. Los niños son gordos, retrasados, un poco siniestros a mi gusto. Es una especie de amenaza, alguna locura». Kinderspielen. Parecen como enanos haciendo algo terrible" (U 682).
  • Paisaje con la caída de Ícaro es mencionado en el título de la canción de la banda Indie/Punk Tito Andrónico "Upon Viewing Brueghel's 'Landscape with the Fall of Icarus'" del álbum del año 2008 The Airing of Grievances.
  • La novela Precipitadamente por Michael Frayn sigue el descubrimiento ficticio de una sexta pintura desaparecida en la serie de Las Estaciones de Brueghel. El personaje principal, Martin Clay se traslada al campo durante varios meses con su esposa e hija para acabar la obra de un libro. Sin embargo, rápida y obsesivamente queda absorbido por el mundo de Brueghel y la historia de los Países Bajos del siglo XVI cuando él cree haber descubierto la pintura de la primavera Abril-Mayo desaparecida Los juerguistas escondida en una chimenea en la finca campestre del poco escrupuloso vecino señor Churt. La historia sigue con hilarantes consecuencias.
  • La pintura Los cazadores en la nieve se usa ampliamente en la obra del director de cine ruso Andrei Tarkovsky en su 1972 Solaris.
  • La pintura Los proverbios flamencos se usó como obra de arte de la cubierta para el llamado primer álbum de Fleet Foxes, Fleet Foxes.
  • Camino del Calvario es el tema principal de la película del año 2011 The Mill and the Cross, película sueco-polaca en la que Rutger Hauer interpreta al personaje de Pieter Brueghel.
  • La novela Ciudades de la noche roja (1981) escrita por William S. Burroughs usa El triunfo de la Muerte como obra de arte en la cubierta.

Comentarios sobre su obra[editar]

Karel van Mander[editar]

Retrato de Karel van Mander a la edad de 56 años, (1604).

Todas las investigaciones relativas a la vida, a las actividades, a la personalidad, al espíritu y la obra de Pieter Brueghel el Viejo, tienden a completar, a precisar cuando no a corregir lo que el primero, Karel Van Mander relata sobre ellos en su Libro de Pintores (Het Schilder-Boeck en la primera edición), publicado en Harlem, datada en 1604. Se encuentra bajo el encabezado «Pierre Bruegel, de Bruegel», que él escribió bajo el título El Libro de Pintores de Karel van Mander:[7]

La naturaleza hizo una elección singularmente feliz el día que escogió, entre los campesinos de una aldea oscura brabanzona, al humorista Pieter Brueghel para hacer de él pintor de los campesinos.

Nacido cerca de Breda en el pueblo cuyo nombre tomó para transmitirlo a sus descendientes, Pieter Brueghel fue el primer discípulo de Pieter Coeck de quien se casa más adelante con la hija que le había llevado en sus brazos cuando ella era una niña.
Luego pasó a Jerónimo Cock, entonces fue a Francia e Italia. Las obras de Jerónimo Bosco había sido el objeto especial de sus estudios y, a su vez, hizo un montón de diabluras y temas cómicos, por lo que le llamaron Pedro el Gracioso. De hecho, hay pocas obras de su mano que podamos mirar sin reír y el espectador más sombrío se hace menos severo ante él. Brueghel, durante sus viajes, hizo un considerable número de vistas tomadas de la naturaleza, de modo que podríamos decir de él que al atravesar los Alpes, él se había tragado las montañas y las rocas para vomitarlas, a su vez, sobre telas y tablas, tanto logró representar la naturaleza con fidelidad. Se estableció en Amberes y entró en el gremio en 1551. Un comerciante llamado Hans Franckert, le encomendó muchas pinturas. Era un buen hombre que estaba muy apegado al pintor.

Juntos, Franckert y Brueghel se complacían en ir a las fiestas y a las bodas pueblerinas, disfrazados de campesinos, ofreciendo regalos como los demás invitados y diciéndose que era de la familia de uno de los cónyuges.

La felicidad Brueghel fue estudiar las maneras rústicas, estas fiestas, los bailes, los amores campestres que traducía de forma excelente con su pincel, tanto al óleo como al temple, ya que ambos tipos le eran familiares. Fue maravilloso ver cómo llegó a sus campesinos ataviados con la moda campestre o de otra manera, para presentar su actitud, sus andares, su forma de bailar. Logró una extraordinaria precisión en sus composiciones y se servía de la pluma con gran habilidad para dibujar pequeños puntos de vista de la naturaleza.

Abraham Ortelio[editar]

Abraham Ortelio

El testimonio de los contemporáneos, sobre todo en el mundo del arte y de la edición de Amberes, muestra que Brueghel tuvo numerosos amigos y admiradores. El cartógrafo flamenco Abraham Ortelio le rindió homenaje en su Album amicorum:[12]

El pintor Eupompos, cuando se le preguntó cuál de sus predecesores consideraba su maestro, respondió señalando a la multitud: "Debemos imitar a la naturaleza misma, no a un artista". Frase que encaja bien con nuestro amigo Bruegel al que yo llamaría no el pintor de pintores, sino la naturaleza de los pintores: lo que quiero decir es que merece ser imitado por todos. Como dice Plinio acerca de Apeles, nuestro Bruegel pintó muchas cosas que no podían ser pintadas. En todas sus obras, siempre hay más de pensamiento que de pintura. Eunapio dice otro tanto sobre Timantes […] Los pintores que representan a los seres graciosos, en la flor de la edad, y quisieron añadir a la pintura un no se qué de elegancia encantadora que sacaban de sí mismos, distorsionando la imagen representada y alejándose del modelo tomado, se alejaban también de la verdadera belleza. Nuestro Bruegel es puramente de este trabajo.

Ludovico Guicciardini[editar]

Ludovico Guicciardini, comerciante florentino instalado en Amberes, lo cita dentro de su Descrittione de' Paesi Bassi[13] («Descripción de los Países Bajos») publicado por Cristóbal Plantino en 1567:

Pieter Bruegel de Breda, gran imitador de la ciencia y de la imaginación de Jerónimo Bosco, también le valió el apodo de Segundo Jerónimo Bosco

.

Brueghel ha ganado notoriedad suficiente como para ser mencionado por Giorgio Vasari que le consagra esta mención en sus Vite:

Celebramos también como buen pintor. [...] Pierre Breughel de Amberes, maestro excelente.

Dominique Lampson[editar]

Retrato grabado de Lampsonius, hacia 1585

Dominique Lampson,[14] Lampsonius, que trabajó para el mismo editor que Brueghel, Hieronymus Cock, y conoció los escritos de Guiccardini, hace este panegírico y lo dirige a Pieter Breughel los versos siguientes:

Se trata de otro Jerónimo Bos,

Nos recuerda las vivas concepciones de su maestro,
Que, con un hábil pincel, fielmente nos presenta su estilo,
Y, al hacerlo, incluso lo supera?
Tú te elevas, Pieter, gracias a tu arte fecundo,
A la manera de tu viejo maestro trazas las cosas agradables.
Bien hechas para hacer reír; con él tú mereces
Ser considerado el igual de los más grandes artistas.

Dirck Volkertszoon Coornhert[editar]

El testimonio de Dirck Volkertszoon Coornhert, grabador él mismo, muestra la estima que el pintor había alcanzado entre sus colegas. Coornhert describe aquí su placer ante La muerte de la Virgen[15] en una carta a Ortelio datada el 15 de julio de 1578:[16]

Querido Ortelio, vuestro precioso regalo acaba de llegar y no sé cómo expresar mi gratitud. Aprecio mucho la delicadeza del dibujo y la calidad del grabado. Brueghel y Philippe (Galle) se han superado a sí mismos. Considero que nunca han sido mejores. La bondad de su amigo Abraham Ortelio permite dar a conocer su talento, de manera que los amantes del arte del porvenir podrían deleitarse en él.

Creo que nunca he visto una más bella representación dibujada o grabada que esta triste habitación. ¿Qué estoy diciendo? Me parece realmente escuchar las palabras de dolor, los sollozos, las lágrimas y la expresión de infelicidad, las quejas y los gemidos se hacen aquí realidad; en este trabajo, nadie puede dejar de participar con fervor de la tristeza del acontecimiento. Se trata de una cámara mortuoria, y sin embargo todo parece vivo, así de grande es la autenticidad.

Giovanni Paolo Lomazzo[editar]

El pintor Giovanni Paolo Lomazzo, considerado como uno de los pioneros de la historia del arte, cita a Brueghel con admiración:[17]

«De los flamencos, he visto ciertos cuadros al óleo hechos recientemente […] y son admirables: y los pintores que los han ejecutado, Gill Mostraert, Pier Breughel no merecen más que elogios …»

Michel de Ghelderode[editar]

El autor bruselense Michel de Ghelderode experimentó durante toda su vida una gran admiración por los cuadros de Brueghel, que citó a menudo en sus obras, como Los ciegos, inspirado por el cuadro La parábola de los ciegos.

En la obra La Balada del Gran Macabro, pieza en la que la atmósfera y los personajes no son sino una reminiscencia del Combate entre don Carnal y doña Cuaresma y El triunfo de la Muerte. El país donde se desarrolla la historia es él mismo llamado "Brueghelandia", referencia directa al artista.

Otros[editar]

El nombre del pintor figura además en diversas antologías de la pintura:

P. A. Orlandi, Abecedario pittorico (Abecedario pictórico, 1719):

[...] Pintó las cosas absurdas y ridículas, no tanto por el color y el dibujo que eran nobles y dignos de un maestro, como por la materia y la invención.

J.-B. Descamps, La Vie des peintres flamands (La vida de los pintores flamencos, 1753):

Brueghel hizo bocetos durante las fiestas y las bodas campesinas, que él pintó admirablemente al óleo y al temple. Nacido para esta clase de asuntos, puede ser el primero en su arte, sin Téniers. Sus composiciones están muy bien concebidas, el dibujo es correcto, los trajes de buena calidad, las cabezas, las manos son captadas con su valor espiritual.

Sir Joshua Reynolds, Journey to Flanders and Holland (Viaje a Flandes y Holanda, 1797):

Este pintor ajeno a cualquier forma de técnica pictórica; pero en este cuadro [la Matanza de los Inocentes, que Reynolds conoció por una copia], hay muchas ideas, una representación viva y variada de la desesperación: tanto que él hizo por veinte modernos. Bajo este aspecto, el autor […] se distingue de los versificadores de hoy en día que no llevaba en ellos algún pensamiento de un peso, caen fácilmente en el falso galope de versos ridiculizado por Shakespeare en Como gustéis.

El entorno, los seguidores y los copistas[editar]

Cornelis van Dalem, Paisaje con una granja, 1564. Múnich, Pinacoteca

El gusto por Brueghel el Viejo culminó en torno al año 1600. En 1594, tras su entrada triunfal en Amberes, el archiduque Ernesto de Austria recibió una serie de cuadros de maestro representando los meses del año, sin duda un regalo de prestigio.[18] En 1609, su hijo Jan Brueghel el Viejo escribió al cardenal Federico Borromeo, arzobispo de Milán y creador de la Biblioteca Ambrosiana, no podía procurarse más cuadros de su padre, con la excepción de lo que poseía él mismo, el Cristo y la adúltera. La situación era tal que, según explica, el Emperador ha ofrecido el precio más alto para adquirir todas las obras de Brueghel.[19]

En un contexto semejante es favorable a la proliferación de copias, imitaciones y falsificaciones.[20] Y en efecto, es entonces cuando aparecen numerosos dibujos hechos con pluma, que un «Maestro de pequeños paisajes» realizó manifiestamente en el estilo de Brueghel. Surgen así un grupo de 25 dibujos, que llevaban la firma de Brueghel y que datan de 1559-1562. Actualmente se sabe que fueron ejecutados a finales del siglo XVI, probablemente por Jacob Savery o incluso Cornelis Cort,[21] y quizá un propósito fraudulento.[22] La misma hipótesis debe considerarse para los célebres Paisajes de montaña, o Vistas de los Alpes, consideradas por mucho tiempo como obras maestras de Brueghel. En realidad, la mayoría de estos dibujos fueron ejecutados a finales del siglo XVI.[23]

Obras[editar]

La Cosecha (1565).

Hay 45 pinturas sobrevivientes que han sido declaradas auténticas, así como un cierto número de obras perdidas. Una tercera parte de estas obras se halla en el Museo de Historia del Arte de Viena (Kunsthistorisches). Existe también un gran número de dibujos y grabados. Se han perdido un buen número de sus obras, y algunos cuadros que en el pasado se le atribuyeron, se considera actualmente que son copias más tardías realizadas por sus hijos.

Grabados
  • El pez grande se come al chico, 1556, un grabado a partir de dibujo de Brueghel

Los dibujos[editar]

«El verano», 1568, (22 x 28,6 cm) Hamburgo

En los albores del siglo XXI, pocos dibujos quedan de la mano de Brueghel el Viejo, a menudo se han atribuido a otros artistas, principalmente a través del estudio de las marcas de agua y monogramas de papel, que demostrarán la posteridad de los dibujos.

A Roelant Savery (1576 - 1639) se han atribuido los célebres dibujos Naer't leven – in situ – y varios Grandes Paisajes parecen ser de la mano de su hermano mayor Jacob Savery (h. 1565 - 1603). De artistas aún anónimos llamados el Maestro de los paisajes de montaña[27] - que podrían ser Roelant o Jacob Savery[28] -, el Maestro de los pequeños paisajes[29] - que podría ser Joos van Liere[30] o incluso Cornelis Cort[31] -, pero también Jerónimo Bosco, Pieter Balten, la familla Coecke, los propios hijos de Brueghel - Pieter y Jan – o su entorno, se reparte la autoría de otras composiciones, paisajes, personajes y escenitas campestres. Parece también que el gran éxito de las composiciones de Brueghel el Viejo ha atraído a los falsificadores.[28]

El último catálogo razonado de los dibujos de Pieter Brueghel el Viejo[32] describe 61 dibujos autógrafos y seis conocidos por una copia. De estos 67 artículos, treinta y cinco se completaron con el fin de ser grabados. Ochenta y cuatro grabados fueron publicados (sin contar con los que se hicieron a partir de una pintura o póstumos). Le falta entonces al menos cuarenta y nueve dibujos.[33]

Los grabados[editar]

La primavera, 1565

La obra grabada a partir de Brueghel el Viejo alcanza el centenar, según el especialista Louis Lebeer.

A partir de 1556, se encuentra el nombre de Brueghel asociado al del editor Hieronymus Cock para el letrero Aux quatre vents. Dibuja planchas satíricas como El pez grande se come al chico. Al año siguiente publicó la serie de los Siete pecados capitales seguida en el año 1558 por Las siete virtudes.[34]

La Caza del conejo silvestre – realizado en 1560 – es el único grabado que Brueghel el Viejo ejecutó por si mismo, y que se publicó por Hieronymus Cock. Se conoce el dibujo original.[35] Largo tiempo considerado como una copia, recientemente se ha vuelto a atribuir al maestro.[36] Podría ilustrar el viejo proverbio «perseguir dos liebres a la vez», esto es, hacer dos cosas al mismo tiempo.[37] Por los efectos de luz y la atmósfera, prefigura ya dos grandes cuadros Los cazadores en la nieve y El regreso del rebaño[38] o el carácter diurno y estacional desempeña un importante papel.[39]

Brueghel es también el inventor de un gran número de grabados ejecutados por otros artistas y publicados por Hieronymus Cock:[40] La Cocina magra y la Cocina grasa, grabados por Pieter van Der Heyden en 1563. Al igual que los del Bosco, sus obras continuaron siendo grabados después de su muerte.

  • Conjunto de Doce grandes paisajes (1555-1556)
  • Conjunto de Doce proverbios flamencos (hacia 1568), según obra de Pieter Brueghel, grabados por Jan Wierix
  • Conjunto de Buques de mar, Frans Huys (Amberes, 1522 - 1562) hacia 1561-1562.
  • La primavera y El verano por Pieter van Der Heyden (Amberes, 1570 (los dibujos preliminares de otras dos estaciones se deben a Hans Bol).

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. El nombre posee diferentes ortografías: Bruegel como Pieter el Viejo firmaba generalmente su nombre, Brueghel que adoptaron todos sus descendientes y continuadores, Breughel, Breugel, o incluso Brueghels (véase más abajo). Por razones de homogeneidad, la grafía más difundida (con «h») se conserva como título del artículo.
  2. Véase René Van Bastelaer y G. Hulin de Loo I, p. 45, apoyado por el canónigo J. Coenen (en Het oude Land van Loon IX, 2, 1954, pp. 56-61 bajo el título Waar werd Pieter Bruegel geboren) aunque contradicho por el historiador Charles Terlinden (Ch. Trelinden, pp. 233-234) y la inscripción en torno al retrato de Brueghel grabado en 1606 por Egidio Sadeler a partir de Barthélemy Spranger y que dice: Petrus Bruegel ex ambivaritis, Belga pictor aevi hujus inter principes?, «ambivarite» (según A. Wauters, p. 19) que significa aquí habitante del marquesado de Amberes, del que Breda y sus alrededores eran considerados como dependencias. O Guicciardini que habla de Pietro Brueghel di Breda en su obra Descrittione di tutti i Paesi Bassi (publicado en Amberes en 1567 por Sylvius, à la p. 99), donde aún vivía Pieter Brueghel el Viejo.
  3. Louis Lebeer, Catalogue raisonné des estampes de Breughel l'Ancien, 1991
  4. Bedaux y Van Gool, 1974; Briels, 1980
  5. En la primera edición de Schilder-Boeck de Carel Van Mander, el nombre del artista se escribe siempre ortografiado Brueghel. En la segunda edición de 1618, la ortografía que se adopta es Breughel, salvo en tres ocasiones. De hecho, hasta alrededor de 1557-1558, el supuesto alumno de Pieter Coecke van Aelst, firmó sus dibujos y grabados Brueghel, en letra cursiva, y desde ese momento en adelante Bruegel en letras capitales romanas. Sólo sus hijos adoptaron, junto a otros, la ortografía Breughel. Así que debería adoptar la forma de Bruegel ya que, por razones desconocidas hasta el presente, es la elegida por el propio pintor para firmar, entre otros, sus dibujos y grabados. No se puede invocar irregularidad con la cual al ortografiar fonéticamente los nombres dentro de los documentos antiguos, para no tener en cuenta los dos formas donde Brueghel escribió su nombre, puesto que a partir de 1557-1558, dejó de escribir su nombre Brueghel para no volver a escribir más que Bruegel (Lebeer, ibidem, 1991)
  6. Desde el siglo XIV se usaron apellidos. Alphonse Wauters estudió la familia Breughel (Sociedad arqueológica de Bruselas, 1888, pp. 7-79 ) y allí el sabio archivero demostró, con documentación de apoyo, que en la época del pintor Pieter Brueghel, vivía en Bruselas un profesor en medicina, llamado, también él, maestro Pieter, meester Peetren, Bruegelio; además, un concejal de la ciudad llamado Guillermo Van Breughel, nacido en Oirschot, cerca de Bois-le-Duc, asumió el cargo en Bruselas en 1572 y murió el 9 de junio de 1609, a la edad de 65 años. El apellido Bruegel - Breughel, por lo tanto ya existía. Max Friedländer (Max Friedländer XVI, p. 1) señala que el genitivo Peeter Brueghels adoptado para la inscripción, en 1551, de Brueghel en los Liggeren (Registros, de la corporación de los pintores de Amberes) se refiere más a su ascendencia que a su lugar de origen. Con ello querría decir que era «hijo de Brueghel» y no «oriundo de Brueghel». F. Grossman (p. 11) escribe que esta cuestión tiene más interés que el académico, pues si se rechaza la afirmación de Karel Van Mander de que Brueghel nació en el pueblo del mismo nombre, sólo quedarían los temas de algunas tablas para mantener lo que debe considerarse la leyenda de Brueghel, el campesino, de Boeren-Bruegel.
  7. a b Het Schilder-Boeck, Harlem, 1604, traducción al francés publicada por H. Hymans en 1884, pp. 299-305
  8. Pieter el Viejo o el Anciano, en Diccionario Larousse de la Pintura, I, 1987, Planeta-Agostini.
  9. Documentos para la comprensión del contexto humanista
  10. «Mientras vivió en Amberes, vivía con una criada con la que quería casarse si no fuera por su lamentable tendencia a mentir, lo que repugnaba a su amor por la verdad. Llegó a un acuerdo con ella según el cual haría una muesca en un palo de madera cada vez que él la sorprendiera mintiendo. Eligió un palo bastante largo, y le advirtió que si el palo quedase cubierto de cortes, reconsideraría su decisión de pedirla en matrimonio. Esto sucedió en poco tiempo. Mientras tanto, la viuda de Pieter Cock había decidido finalmente instalarse en Bruselas, y él se enamoró de la hija de su maestro fallecido. Había estado a veces en sus brazos cuando era joven. Decidió casarse con ella, y se lo pidió a su madrastra, abandonó Amberes y se trasladó a Bruselas, con el fin de alejarse y olvidarse de la chica con quien había mantenido anteriormente una relación amorosa». Karel Van Mander citado en Schilder-Boeck.
  11. Mayor, A. Hyatt. Prints & People: A Social History of Printed Pictures. Princeton: Princeton University Press, 1971, 426.
  12. Ortelio, Abraham (1550 y sq.). Pembroke College, ed. Album amicorum (Manuscrito edición). Cambridge. 
  13. Vasari, Giorgio (1568). Lorenzo Torrentino, ed. Le Vite de' più eccellenti pittori, scultori e architettori, 2.ª edición revisada y aumentada. Florencia. 
  14. Lampsonius, Domenicus (1572). Hieronymus Cock, ed. Pictorum aliquot celebrium Germaniae inferioris effigies (Las Efigies de los pintores célebres de los Países Bajos). Amberes. 
  15. Número 86 en el catálogo de Louis Lebeer
  16. J. H. Hessels (ed.). Abraham Ortelio Epistolæ. 
  17. Momazzo, Giovanni Paolo (1584). Paolo Gottardo Pontio, ed. Trattato dell' arte della pittura diviso in sette libri. Milán. 
  18. Bucchanan 1990
  19. Crivelli, 1868, p.119
  20. Allard, 2001, p.47
  21. Róterdam-Mastrique, 2003
  22. Mielke 1996, pp. 80-85
  23. Mielke 1996, pp. 74-80
  24. Ahora se considera una copia de una auténtica pintura de Brueghel, hoy perdida.
  25. Ángeles García, «Otro 'bruegel el viejo' para El Prado», El País, 24 de septiembre de 2010. [Consulta: 26.09.2010].
  26. Obras maestras de la colección Brukenthal
  27. grupo de 19 paisajes controvertidos
  28. a b Orenstein, 2001, ibidem
  29. Corpus de una veintena de paisajes controvertidos
  30. E. Haverkamp, 1979
  31. Rotterdam-Maastricht 2003
  32. Hans Mielke, The Drawings of Pieter Bruegel the Elder; Brepols, Tournhout 1996. 255pp 1996
  33. Martin Royalton Kish, Pieter Bruegel as a Draftsman,Yale University Press, 2001
  34. Vida y obras de Brueghel
  35. Institut Néerlandais Paris, Colección Fritz Lugt. (21,3 x 19,6 cm)
  36. Mielke, 1996, que subraya la técnica típica del diseño del follaje
  37. Orenstein Nadine, Catalogue, n.° 81 & 82, Róterdam 2001
  38. Museo de Artes Antiguas de Viena
  39. Orenstein 2001, ibidem
  40. Página web de la Universidad de Lieja

Enlaces externos[editar]