Flatulencia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Pedo»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Se denomina flatulencia, gas estomacal y vulgarmente pedo a la mezcla de gases que se expulsan por el ano con un sonido y/u olor característicos. Esta mezcla proviene de gases ingeridos y otros gases producidos, a partir de los alimentos, por bacterias y levaduras simbióticas que viven en el tracto gastrointestinal de los mamíferos, y por partículas aerosolizadas de sus excrementos.

Flatulencia típica de una persona.
En el contexto de la Reforma Protestante, campesinos alemanes expresan con flatulencias su rechazo a una bula del Papa Pablo III. De una serie de grabados de Lucas Cranach el Viejo, comisionados por Martín Lutero (1545).

El intenso mal olor proviene de trazas de otros constituyentes producidos por la ruptura de proteínas:

Los flatos también contienen partículas aerosolizadas de excrementos, aunque en cantidades minúsculas.

La flatulencia está compuesta principalmente por nitrógeno, y no por metano, como comúnmente se cree.

La mayor parte del metano lo producen bacterias que se encuentran en el interior del intestino. El metano y el hidrógeno son inflamables, por lo que algunas flatulencias son susceptibles de encenderse con fuego. A pesar de esto, algunas pruebas sugieren que dos de cada tres personas no expulsan metano en sus flatulencias.

Todas las personas producen y liberan gases en una media de catorce flatos al día. Puede suceder por accidente, por ejemplo, al toser, estornudar. Sin embargo, algunas personas pueden hacerlo voluntad.

La flatulencia es completamente normal y un signo de buena salud, pero debido a su olor mucha gente siente demasiada vergüenza como para eliminar gases frente a extraños y tratará de mantenerlo hasta estar solo. De esta manera la flatulencia se convierte en un tabú en muchas ocasiones. No obstante, para otros la flatulencia es algo gracioso, por lo que a menudo es una fuente de humor. Abunda en chistes, obras de arte, libros y películas.

Todos los animales expulsan flatos, incluyendo a muchos invertebrados, pájaros, gusanos, hormigas, peces y reptiles. Debido a su diferente dieta, el flato de carnívoros, tales como perros y gatos, por lo general es más oloroso que el de los herbívoros, tales como las vacas.

Causas[editar]

Los gases intestinales provienen de fuentes exógenas (90 %) y endógenas (10 %). Los gases endógenos se producen como derivados de la digestión de cierto tipo de comida. Los alimentos que producen flatulencias son, por lo general, ricos en carbohidratos complejos (especialmente oligosacáridos como la inulina) e incluyen habichuelas, leche, cebollas, batatas, castañas, brócoli, coles, alcachofas, levadura del pan, etc.

En las habichuelas, los gases endógenos parecen provenir de los oligosacáridos, carbohidratos que son resistentes a la digestión. Estos pasan al intestino delgado prácticamente sin modificar y, cuando alcanzan el intestino grueso, las bacterias se alimentan de ellos, produciendo una abundante cantidad de gas.[1]

Las bacterias intestinales que se alimentan de la lactosa, en el caso de personas con intolerancia a este disacárido, pueden producir un aumento excesivo de gas cuando se consume leche u otras sustancias que contienen lactosa.

Mecanismo de acción[editar]

Flatulencia anal[editar]

El músculo esfínter interno del ano, integrante del extremo final del aparato digestivo.

Los sonidos comúnmente asociados con la flatulencia se producen por la vibración de la apertura anal. El sonido varía dependiendo de lo contraído que se encuentre el músculo del esfínter y la velocidad a la que se expulsa el gas, así como otros factores como la humedad y la grasa corporal. El músculo esfínter interno del ano, o esfínter anal interno, se encuentra en la parte interior del recto, del cual es una continuación de su capa muscular circular interior. Es uno de los dos esfínteres del ano. El flato llega al ano siguiendo los mismos movimientos peristálticos que las heces, produciendo sensaciones similares de urgencia e incomodidad. Las terminaciones nerviosas en el recto aprenden a distinguir entre flatos y heces, aunque las deposiciones demasiado fluidas pueden llegar a confundir estos sensores y provocar una defecación accidental.

Flatulencia vaginal[editar]

Flatulencia vaginal es el aire que se libera a través de la vagina acompañado por un sonido similar al que ocurre en la flatulencia anal. La ventosidad vaginal, conocida también como flatulencia o pedo vaginal, es la emisión o expulsión de aire acumulado en la vagina y puede ocurrir durante el contacto sexual, un estiramiento, el ejercicio físico o a voluntad. Su sonido es comparable a la flatulencia del ano. Sin embargo, no implica eliminación de gases intestinales y carece de olor. No se trata de una flatulencia real porque no deriva de la fermentación de bacterias.

Remedios[editar]

Fitoterapia[editar]

Para todos los casos de flatulencia generalmente se aconseja hinojo, comino, anís estrellado, anís verde y alcaravea. Para los gases intestinales de etiología ansiosa se recomiendan infusiones de melisa, manzanilla, maria luisa, tila y pasiflora. En caso de tener digestiones pesadas o lentas que favorecen la formación de gases se utiliza la menta, el boldo y el poleo. Una infusión ideal podría contener una mezcla de plantas de las citadas. Para absorber los gases intestinales y el exceso de acidez se puede utilizar carbón vegetal.[2]

En general todas las plantas carminativas tienen efectos beneficiosos.

Reacciones[editar]

Aunque es probable que el humor de la flatulencia se considere divertido, muchas culturas consideran descortés hacer público un gas. Rara o comúnmente (esto dependiendo muchas veces del sitio y de las personas presentes), se le puede hacer burla (por medio de risa o hasta lenguaje soez) al individuo que liberó la flatulencia. A esto, muchas veces el individuo siente vergüenza. En casos contrarios, el individuo que llega a percibir el sonido y/o el aroma, puede incluso enojarse.

Impacto ambiental[editar]

La flatulencia es solamente una pequeña porción de la liberación de metano a partir de las vacas. Estas también eructan metano, debido a la fisiología de su aparato digestivo.

Se culpa a menudo a la flatulencia de ser una fuente importante de gases de efecto invernadero, debido a la creencia errónea de que el metano liberado por el ganado está en el flato. Si bien el ganado produce cerca del 20 % de las emisiones mundiales de metano, 90-95 % de que es liberado por la exhalación o eructos. Países como Nueva Zelanda produce grandes cantidades de productos agrícolas, por lo tanto se encuentra en posición de tener altas emisiones de metano del ganado en comparación con otras fuentes de gases de efecto invernadero. El gobierno de Nueva Zelanda ha firmado el Protocolo de Kyoto, para tratar de reducir las emisiones de efecto invernadero. Para lograr esto, luego de una investigación agrícola fue propuesto un impuesto, que rápidamente se hizo conocido como un "impuesto al pedo" o "impuesto de flatulencia". El gobierno se encontró con la negativa de los agricultores, grupos de presión agrícolas y políticos de oposición.

En Fresno, California, un sistema para recoger metano derivado de ganado lechero y convertirlo a usar la bio-gas se está utilizando, en asociación con Pacific Gas & Electric (PG & E) y Soluciones de Bioenergia, mediante el cual esta vende el metano cosechado a partir de la bosta de vaca a PG & E, que luego convierte el metano a utilizables bio-gas,muy similar al gas natural. (Se debe reconocer, no obstante, que esto no tiene nada que ver con la flatulencia. El gas en cuestión se produce por fermentación)

En Argentina el doctor Guillermo Berra del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de ese país lograron recolectar, purificar y comprimir los gases que emiten los bovinos. Su intención es utilizarlos como fuente alternativa de energía. Según el doctor Berra se podrá utilizar en varios dispositivos. Mediante este sistema podría disminuir las emisiones de un gas que provoca el efecto invernadero.[3]

En la cultura popular[editar]

Encender un pedo es algo que algunos consideran un deporte. Se generan un destellos de un metro debido a que muchos de los gases secretados (metano) son altamente inflamables.

La patente de inventos norteamericana número 5.593.398 corresponde a la creación de una prenda interior con un filtro para los malos olores de las flatulencias.

En Capelle aan den Ijssel en Rotterdam, hay una calle con el nombre Flatusstraat (calle del flato).[4] El nombre de la calle se basa en un cuento de Tom Manders Jr. El nuevo distrito Capelse Fascinatio está totalmente basada en este libro.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. McGee, 1984, pp. 257-258
  2. «Gases Intestinales o flatulencias». Consultado el 21 de septiembre de 2012.
  3. INTA (11-10-2013). . Consultado el 19-02-2014.
  4. Google Maps

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]