Mutualismo (teoría económica)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pierre-Joseph Proudhon en un cuadro de Gustave Courbet. Proudhon fundó la teoría económica mutualista o proudhonismo, que reflejó el intento del autor por llegar a un punto medio entre las ideas colectivistas y federalistas de la época.

El mutualismo (del latín mutuum, mutuo o intercambio[1] ) es una antigua corriente del pensamiento anarquista, que puede ser atribuida a los escritos de Pierre-Joseph Proudhon, y que propone una sociedad futura sin Estado donde la propiedad de los medios de producción pueda ser individual o colectiva siempre que el intercambio de bienes y servicios represente montos equivalentes de trabajo.[2] [3] [4] A partir de este esquema se construiría la sociedad mutualista que funcionaría asociando de forma libre a los productores en federaciones de industria que organicen la cooperación y reemplacen a los empleadores, extiendan certificados de tiempo-trabajo y préstamos a sus miembros, se hagan cargo de los productos finalizados, pacten servicios de policía, intercambien con otros grupos de comercio para su beneficio mutuo a través de una federación central habilitando a sus miembros para utilizar su crédito, y asimismo asegurarlos frente a las pérdidas.[5] [6]

El mutualismo está basado generalmente en la teoría del valor-trabajo que sostiene que cuando el trabajo o lo que este produce es vendido, en intercambio, este debe recibir bienes y servicios que abarquen "el monto de trabajo necesario para producir un artículo exactamente similar e igual utilidad".[7] Recibir menos (o más) se consideraría explotación, robo de trabajo, o usura.[8] El mutualismo también es crítico con la intervención del gobierno y con la propiedad privada de bienes naturales y se le ha identificado muchas veces como una ideología económica a medio camino entre la economía clásicaliberal— y el socialismo, con características de ambos.[9] [10] [11]

Teoría[editar]

Conceptos generales del mutualismo[12]

Los mutualistas se oponen a la idea de individuos recibiendo alguna ganancia, renta o interés (por ejemplo a través de préstamos, inversiones o alquileres) que son considerados en uno u otro nivel acuerdos económicos "injustos" ya que creen que estos individuos no están trabajando.[13] Muchos de ellos argumentan que si la intervención del Estado cesa, este tipo de ingresos desaparecerían al incrementarse la competencia en capital y los individuos recibirían no más ingresos que aquellos en proporción al monto de trabajo que ellos ejercen, viendo la ausencia de lucro como algo deseable.[14] Aunque como el mutualismo es una teoría no-compulsiva, las actividades lucrativas se mantendrían como opcionales.[15] En la medida que aseguran el derecho de los trabajadores al producto completo de su trabajo, los mutualistas respaldan conceptos que ciertos autores han estimado compatibles con la economía de mercado y la propiedad privada[16] alejándose así del modelo tradicional de socialización de los medios de producción (o de nacionalización de los medios de producción) propuesto por el socialismo y el comunismo para superar la sociedad capitalista. De todos modos, rechazan la libertad de precios de la oferta y demanda de la economía de mercado y la propiedad privada de la tierra, y abogan por títulos condicionales del suelo, donde el dominio privado es legitimado sólo en tanto provenga del uso u ocupación (denominado "posesión" por Proudhon[17] ).[18] Mientras que para bienes de capital (medios de producción hechos por el hombre, bienes que no sean suelo) las opiniones mutualistas difieren sobre sobre si éstos deben ser bienes administrados colectivamente o propiedades privadas.

El mutualismo proudhoniano, para algunos autores, tiene paralelismos con el ideario más radical del cooperativismo y del sindicalismo por afirmaciones como esta:[19] "no necesitamos dudar, porque no tenemos otra opción... es necesario formar una asociación entre los trabajadores... porque sin ella, estaremos relacionados como subordinados y superiores en dos... castas de los capitanes y los trabajadores-salariados, lo que repugna a una sociedad libre y democrática" y así "se hace necesario para los trabajadores el formar en sí mismos sociedades democráticas, con igualdad de condiciones para todos los miembros, bajo pena de una recaída en el feudalismo."[20] Aunque el mutualismo de Proudhon es similar en ciertos aspectos a las doctrinas económicas de los anarquistas individualistas norteamericanos decimonónicos,[21] [22] a diferencia de la neutralidad de estos respecto al rol del trabajador y el rol del empresario y de su preferencia por la empresa privada y la libertad de contratación como sustitutos libertarios del gobierno y la ley, los mutualistas tradicionales en cambio se han inclinado por el clasismo obrerista y han estado en favor de la asociación industrial de trabajadores a gran escala promoviendo un tipo de "autogestión obrera" que se haga cargo de la sociedad y sus leyes.[23]

Debido a estos puntos mencionados previamente, la teoría político-económica mutualista ocupa un sitio poco habitual en el espectro político que en ocasiones se ha caracterizado como un punto intermedio entre individualismo y colectivismo.[24] El mismo Proudhon describió la "libertad" que él pretendía como "la síntesis del comunismo y la propiedad."[25] Los mutualistas decimonónicos, siguiendo a Proudhon, originalmente se consideraban a sí mismos "socialistas" aunque en un modo diferente al de la tradición socialista debido, entre otras cosas, a que no abogaron por la colectivización compulsiva sobre los medios de producción. Benjamin Tucker dijo de Proudhon, que "aunque se opuso a la socialización de la propiedad del capital, [Proudhon] encaminó no obstante, a socializar sus efectos haciendo su uso beneficioso para todos en lugar de un medio de empobrecimiento de muchos para enriquecer a los pocos... sometiendo el capital a la ley natural de la competencia, obteniendo que el precio de su propio uso baje al coste."[26] Para el autor contemporáneo Kevin Carson, quien ha teorizado una forma de mutualismo cercana al liberalismo laissez faire "[e]s la intervención del Estado lo que distingue el capitalismo del libre mercado".[27]

Incluso como un concepto político el término mutualismo no está limitado a la tradición del anarquismo o de Proudhon, otros autores han escrito desde una perspectiva política sobre el concepto biológico de mutualismo, lo contrario de parasitismo, como en el caso de Piotr Kropotkin[28] como un llamado para establecer, o según su criterio restablecer, un orden social basado en la reciprocidad. La teoría económica sobre una hipotética sociedad futura aquí explicada llamada mutualismo no debe confundirse con el mutualismo o movimiento de mutualidades, movimiento políticamente neutral que se encuentra plenamente integrado a la sociedad presente.

Historia[editar]

Esta teoría política evolucionista tuvo su mejor periodo de aceptación en el naciente movimiento anarquista a mediados del siglo XIX, pero algunas décadas después su popularidad fue desplazada por visiones revolucionarias y radicalmente colectivistas del anarquismo como el anarcocomunismo y el anarcosindicalismo, por lo que ya entrado el siglo XX el mutualismo había sido relegado por la historia política a ser más una anécdota del movimiento anarquista primitivo que un movimiento vigente.

El mutualismo, como término, ha visto una variedad de usos relacionados. Charles Fourier uso primeramente el término francés "mutualisme" in 1822,[29] aunque no se refería a un sistema económico. El primero uso del nombre "mutualista", en idioma inglés "mutualist", fue en el New-Harmony Gazette por un estadounidense owenita en 1826.[30] En los primeros años de 1830, una organización laboral en Lyon, Francia, se llamó a sí misma "Mutuellists."

Proudhon estaba involucrado con los mutualistas de Lyon y luego adoptó el nombre para describir sus propias enseñanzas.[31] En What Is Mutualism? [[Clarence Lee Swartz]] da su propio recuento del origen del término, argumentando que "la palabra "mutualism" parece haber sido usada primero por John Gray, un escritor inglés, en 1832."[32] Cuando Lecture on Human Happiness de John Gray de 1825 fue publicada por primera vez en Estados Unidos en 1826, los publicadores pusieron de apéndice el Preamble and constitution of the Friendly Association for Mutual Interests, located at Valley Forge. 1826 también vio la publicación Constitution of the Friendly Association for Mutual Interests at Kendal, Ohio.

Para 1846, Pierre Joseph Proudhon estuvo hablando de "mutualité" (mutualidad) en sus escritos, y usó el término "mutuellisme," al menos tan temprano como en 1848, en su "Programme Révolutionnaire." William B. Greene, en 1850, usó el término "mutualismo" para describir un sistema de crédito mutuo similar a aquel de Proudhon.[33] En 1850, el periódico estadounidense The Spirit of the Age, editado por William Henry Channing, publicó propuestas para un "poblado mutualista" por Joshua King Ingalls[34] y Albert Brisbane,[35] junto con trabajos teóricos de Proudhon,[36] William B. Greene, Pierre Leroux, y otros.

Nota de trabajo por tiempo usada en una comunidad fundada por Josiah Warren, inspirada en el llamado principio del costo. Esta parte de las propuestas de Warren fue empatada a la vertiente mutualista desarrollada por el pensador norteamericano Benjamin Tucker, la cual difiere en algunos aspectos colectivistas e industrialistas instaurados en la teoría proudhonista original.

El mutualismo ha sido asociado a dos tipos de reforma monetaria, las notas de trabajo y el banco mutual. Las notas de trabajo fueron primeramente discutidas en los círculos owenitas y recibieron su primera prueba práctica en 1827 en la Time Store de un antiguo miembro de New Harmony y anarquista individualista Josiah Warren, quien no tuvo ningún contacto con el mutualismo. El banco mutualista o federación mutualista de crédito se encaminaba a la monetización de todas las formas de riqueza y la extensión del crédito. Está más bien asociado a William B. Greene, pero Greene se basa en el trabajo de Proudhon, Edward Kellogg, y William Beck, así como de la tradición de los bancos de tierras.

En Europa continental dentro de la Primera Internacional el grupo de mutualistas franceses eran el eje del Partido Federalista, facción de orientación anarquista opuesta al Partido Centralista del marxismo. Fueron representados por Henri Tolain, y se enfrentaron con Karl Marx por el tema del rol del Estado y la cuestión de la socialización de la tierra, idea a la que se oponían. Cuando prosperó la moción en favor de la socialización de la tierra, los mutualistas fueron desplazados dentro del Partido Federalista por Mijaíl Bakunin, defensor de las tesis colectivistas y sus seguidores. Así, para finales del siglo XIX el mutualismo ya había sido abandonado por la mayoría de sus anteriores simpatizantes prefiriendo otras teorías más modernas y dejó de ser un movimiento político relevante.

En el año 2006, luego de más de un siglo sin exposición teórica visible del mutualismo, Kevin A. Carson presentó una revisión del mutualismo en un libro titulado "Studies in Mutualist Political Economy".[37] [38] En él ha formulado una teoría que se caracteriza por presentar una síntesis entre la teoría histórica del mutualismo (de la tradición socialista libertaria), el antiguo anarcoindividualismo estadounidense, y el libertarismo de izquierda (de la tradición capitalista liberal), con el objetivo de crear un movimiento por el "anticapitalismo de libre mercado" y resucitar el mutualismo.[39] Según Carson "muchos mutualistas han abandonado la teoría del valor-trabajo, y prefieren evitar el término socialista. Pero aun retienen muchas actitudes culturales, en su gran parte, que los separan de la derecha libertaria."[40] Otros pensadores anarquistas presentes con ideas mutualistas son Joe Peacott y Shawn Wilbur.

Críticas[editar]

Una de la áreas de desacuerdo entre mutualistas y anarquistas comunistas viene de la defensa del dinero de parte de Proudhon para compensar a los individuos por su trabajo. Piotr Kropotkin, al igual que otros anarcocomunistas, abogó por la abolición del trabajo salariado y cuestionó "¿cómo puede esta nueva forma de salario, la nota de trabajo, ser aprobada por los que admiten que las casas, los campos, las fábricas ya no son propiedad privada, que pertenecen a la comuna o la nación?"[41] De acuerdo a George Woodcock, Kropotkin creía que un sistema de salarios de cualquier forma, "administrados por los Bancos del Pueblo o por las asociaciones de trabajadores a través de cheques de trabajo es una forma de coacción".[42]

El anarquista colectivista Mijaíl Bakunin fue un firme crítico del mutualismo proudhoniano[43] afirmando "cuan ridículas son las ideas de los individualistas de... los mutualista proudhonianos que conciben la sociedad como resultado de la libertad de contrato de las personas absolutamente independientes el uno del otro y entrar en relaciones mutuas sólo por el convenio elaborado entre los hombres. Como si estos hombres han descendido del cielo, trayendo con ellos discurso, voluntad, el pensamiento original, y como si se tratara de algo ajeno a la tierra, es decir, cualquier cosa que tiene origen social."[44]

Las críticas de los sectores pro-mercado también han sido comunes. El capitalista laissez faire George Reisman acusa al mutualismo de apoyar la explotación cuando este no reconoce el derecho al individuo a proteger la tierra que él ha mezclado con su trabajo si sucede que no la está usando.[45] Reisman considera que la confiscación de esas tierras como el robo del producto del trabajo y ha dicho que "el mutualismo clama oponerse a la explotación de la mano de obra, es decir, el robo de cualquier parte de su producto. Pero cuando se trata de mano de obra que se ha mezclado con la tierra, se hace de la vista gorda a cabo volviéndose del lado del explotador ".[46] El economista y anarcocapitalista Walter Block dice sobre sostener la teoría del valor-trabajo mutualista en la actualidad, "Para alguien en este día y era, incluso a tomar en serio esta doctrina, y mucho menos tratar de defenderla realmente, es equivalente a hacer lo mismo con respecto a posiciones rechazadas amplia y apropiadamente como la tierra plana, o la teoría del flogisto. Es, en una palabra, medieval."[47]

Roderick T. Long critica el argumento de mutualistas modernos, como Kevin A. Carson, quienes sostienen que los plenos derechos de propiedad privada no se derivan del concepto de autopropiedad, Long presenta el argumento de que si uno acepta la propiedad sobre uno mismo, como lo hace Carson, luego los derechos de apropiación sin-condición lockeana deben ser aceptados. Sin embargo, Long acepta el concepto de propiedad pública como válido y escribe que las comunidades pueden adquirir la tierra "por apropiación colectiva" lo que podría "[ofrecer] una base para los lockeanos no-condicionistas de reconocer como legítimo el régimen de propiedad de las comunidades mutualistas, georgistas, y lockeanas-condicionistas."[48]

Referencias[editar]

  1. "La palabra mutual, mutualidad, mutuo, -que tiene por sinónimo recíproco y reciprocidad-, viene del latín mutuum, que significa préstamo (de cosa fungible) y, en un sentido más lato, cambio. Es sabido que en el préstamo de cosa fungible, el objeto prestado es consumido por el mutuatario, que no devuelve sino su equivalente, ya en la misma especie, ya bajo cualquier otra forma. Supóngase que el mutuante pase a ser a su vez mutuatario, y se tendrá un préstamo mutuo, y por consecuencia, un cambio. Tal es el lazo lógico que ha hecho que se dé el mismo nombre a dos operaciones distintas." Pierre-Joseph Proudhon, La capacidad política de la clase obrera
  2. "En otras palabras,Proudhon, para sostener una línea fundamentalmente libertaria e igualitaria (el federalismo pluralista), concibió la economía mutualista como la única capaz de hacer operativo este esquema estructural. Y la economía mutualista llevará a Proudhon a defender, en el campo de la economía, la teoría de la creación del valor mediante el intercambio y el trabajo invertido, por lo que recibió feroces críticas de Marx, quien aseguraba que esta teoría era típica de un economista «pequeño burgués», simpatizante del tendero y del artesano que comercian con sus propios productos. Pero su teoría le llevará sobre todo a analizar el mecanismo mismo de la regeneración permanente de la desigualdad. De hecho, si el salario-valor depende de la cantidad de trabajo producido, el intercambio no se da según las necesidades, sino según la igualdad de los valores. Así pues, de esta forma, Proudhon acaba defendiendo la economía monetaria y la pequeña propiedad: al defender la autonomía y la creatividad de los trabajadores, exaltaba al propio tiempo sus distintas capacidades: en cambio su modo de producción debía servir precisamente para liberarlos del peso opresor y parasitario del Estado y del monopolio económico." Mirko Roberti, "Lectura de Proudhon", Prólogo a Qué es la Propiedad, de P.J.Proudhon, Hispamérica, 1983
  3. "La solución del mutualismo consiste en lo siguiente, según lo expresa el propio Proudhon: 1) Niega la propiedad privada (que es el suicidio de la sociedad); afirma la posesión individual (que es la condición de la vida social); 2) El derecho de ocupar la tierra debe ser igual para todos. Así, el número de poseedores varía, pero la propiedad no puede llegar a establecerse; 3) Como todo trabajo humano resulta de una fuerza colectiva, toda propiedad se convierte en colectiva e indivisa: el trabajo destruye la propiedad; 4) Puesto que el valor de un producto resulta del tiempo y el esfuerzo que cuesta, los trabajadores tienen' guales salarios; 5) Los productos sólo pueden comprarse por los productos y, puesto que la condición de todo cambio es la equivalencia, no hay lugar alguno para el lucro y la ganancia; 6) La libre asociación, que se limita a mantener la igualdad en los instrumentos de producción y la equivalencia en todos los intercambios, es la única forma justa de organizar económicamente la sociedad; 7) Como consecuencia, todo gobierno del hombre por el hombre debe desaparecer: la más alta perfección de la sociedad consiste en la síntesis del orden y de la anarquía. El mutualismo proudhoniano se basa en la asociación de productores y consumidores que establecen como norma el cambio mutuo, es decir, el trueque de un objeto por otro equivalente, esto es, por otro cuya producción represente el mismo trabajo. Todo cambio se hace a partir de su precio de costo; todo productor tiene quien desee adquirir sus productos; no se necesita ningún capital para comenzar el trabajo. Suprimido el lucro, los precios se reducen al mínimo y el modo de producción capitalista desaparece para ceder su sitio al mutualismo o la asociación. Con el objeto de promover este magno y, sin embargo, no violento cambio social, propone precisamente Proudhon la creación del Banco del Pueblo, que tendrá por meta fomentar el crédito gratuito y mutuo y el intercambio de productos equivalentes entre los trabajadores." A. Cappelletti, La ideología anarquista.
  4. Según sostiene Kevin Carson los intercambios se producirían en una economía de libre mercado. Carson, Kevin A.. Studies in Mutualist Political Economy Chapter Nine: Ends and Means. A. Organizing Principles. "Es sólo mediante el libre mercado, organizado sobre la base del intercambio voluntario, que el principio del costo puede ser realidad. La ley de los costes opera a través del mecanismo de la competitividad, en la que los productores entran en el mercado cuando los precios son inferiores a los costos y lo dejan que en el caso contrario. En un libre mercado, el precio de un bien o servicio es una señal de el costo que implica proporcionarlo. Porque los costos están en la mesa, que se reflejan en el precio en vez de ocultarlo, las personas (incluyendo las empresas) sólo consumen bienes y servicios que están dispuestos a pagar.
  5. Miller, David. 1987. "Mutualism." The Blackwell Encyclopedia of Political Thought. Blackwell Publishing. p. 11
  6. Sharon Presley, Crispin Sartwell. Exquisite Rebel: The Essays of Voltairine de Cleyre, p. 78
  7. Tandy, Francis D., 1896, Voluntary Socialism, capítulo 6, párrafo 15. Archivo del Molinari Institute.
  8. Veáse: principio del costo
  9. "Relacionado con políticos radicales y en su contacto con los marxistas, él [Proudhon] rechazó tempranamente su doctrina, más bien buscando una vía media entre las teorías socialistas y la economía clásica." Irving Horowitz, The Anarchists, 1964, Dell Publishing
  10. Monique Canto-Sperber. Proudhon, the First Liberal Socialist. Universidad de Stanford.
  11. Esta divergencia se refleja también en la medida que algunos mutualistas eran más colectivistas respecto a las ideas del federalismo industrial de Proudhon, mientras otros como los norteamericanos se empataban con una antigua tradición socialista de mercado inspirada por David Ricardo y Thomas Hodgskin. Esto último es el caso del libro What is Mutualism?, de Clarence Lee Swartz.
  12. Nota: Historiográficamente no parece haber consenso o estudios muy profundos de los exponentes ni de los investigadores sobre la filiación de esta teoría a la tradición económica del socialismo de mercado, del sindicalismo revolucionario o inclusive del cooperativismo. Ello, y la casi desaparición de esta tendencia en el tiempo, dificulta la enumeración adecuada de más ideas que sean generales a el mutualismo.
  13. Cappelletti, Ángel. La ideología anarquista, p. 15.
  14. Tandy, Francis D., 1896, Voluntary Socialism, capítulo 6, párrafo 19.
    Carson, Kevin, 2004, Studies in Mutualist Political Economy, capítulo 2 (after Ricardo, Dobb & Oppenheimer).
  15. Aunque Proudhon se oponía a los ingresos por renta de capital, el sostuvo "... Nunca quise decir... prohibir o suprimir, por decreto soberano, el alquiler de tierra y de los intereses del capital. Creo que todas estas formas de la actividad humana deben seguir siendo libres y opcionales para todos." 'Solución al problema social, 1848-49.
  16. Swartz, Clarence Lee, en What is Mutualism?, "El mutualismo es un sistema social basado en la igualdad de la libertad, la reciprocidad, y la soberanía del individuo sobre sí mismo, sus asuntos y sus productos; realizado a través de la iniciativa individual, el libre contrato, la cooperación, la competición, y la asociación voluntaria para la defensa contra los invasores y para la protección de la vida, la libertad y la propiedad del no-invasor."
  17. Posesión y propiedad según Proudhon, fragmento del libro Sociología de Proudhon, de Pierre Ansart.
  18. Swartz, Clarence Lee. What is Mutualism? VI. Land and Rent
  19. Hymans, E., Pierre-Joseph Proudhon, pp. 190-1,
    Woodcock, George. Anarchism: A History of Libertarian Ideas and Movements, Broadview Press, 2004, pp. 110 & 112
  20. General Idea of the Revolution, Pluto Press, pp. 215-216 and p. 277
  21. Dean, Bryan. Tipo de interés cero en Guía para el economista inconformista
  22. George Woodcock, El anarquismo. "Cuando el mutualismo de Proudhon fue introducido en los Estados Unidos [...] su similitud con el individualismo nativo fue rápidamente reconocido. Los proudhonianos siguieron siendo una facción pequeña, pero ellos junto con los discípulos de Warren ayudaron a centrar el interés en la "reforma monetaria".
  23. Woodcock, George. Anarchism: A History of Libertarian Ideas and Movements, Broadview Press, 2004, p. 20
    Proudhon vio en las asociaciones gremiales de trabajadores la "verdadera síntesis de la libertad y el orden".
  24. Avrich, Paul. Anarchist Voices: An Oral History of Anarchism in America, Princeton University Press 1996 ISBN 0-691-04494-5, p.6
    Blackwell Encyclopaedia of Political Thought, Blackwell Publishing 1991 ISBN 0-631-17944-5, p.11
  25. Pierre-Joseph Proudhon, ¿Qué es la propiedad?, p. 281.
  26. Tucker, Benjamin, Socialismo de Estado y anarquismo: en qué coinciden y en qué difieren
  27. Carson, Kevin. Mutualist Political Economy, Preface
  28. El apoyo mutuo
  29. Fourier, Charles, Traité (1822), cited in Arthur E. Bestor, Jr., "The Evolution of the Socialist Vocabulary", Journal of the History of Ideas, Vol. 9, No. 3 (Jun., 1948), 259-302.
  30. New-Harmony Gazette, I, 301-02 (14 June 1826) cited in Arthur E. Bestor, Jr., "The Evolution of the Socialist Vocabulary", Journal of the History of Ideas, Vol. 9, No. 3 (Jun., 1948), 259-302.
  31. Woodcock, George. Anarchism: A History Of Libertarian Ideas And Movements. Broadview Press. p. 100
  32. Swartz, Clarence Lee. What is Mutualism?
  33. William B. Greene y el Mutualismo norteamericano, Las corrientes liberales en los Estados Unidos, por Rudolf Rocker
  34. Joshua King Ingalls, "A Practical Movement for Transition," Spirit of the Age, II, 13 (March 30, 1850), p. 202-4.
  35. Albert Brisbane, "The Mutualist Township," The Spirit of the Age, II, 12 (March 23, 1850), 179-183.; II, 13 (March 30, 1850), 200-202.
  36. Pierre-Joseph Proudhon, "The Coming Era of Mutualism," Spirit of the Age, I, 7 (August 18, 1849), 107-8.
  37. Journal of Libertarian Studies Vol. 20 Num. 1. (en inglés) Edición dedicada a Studies in Mutualist Political Economy de Kevin Carson. Incluye cuestionamientos al mutualismo y las respuestas de Carson. También véase la traducción de La doctrina de Tucker y Spooner, por Murray Rothbard
  38. Move over Karl, Anarchism Is Back! (reseña de Studies in Mutualist Political Economy) Larry Gambone, Archivo de R.A. Forum (Más allá de Karl... ¡el anarquismo ha vuelto! (traducción))
  39. Carson, Kevin. Studies in Mutualist Political Economy. Preface y Getting There
  40. A Mutualist FAQ: A.4. Are Mutualists Socialists?
  41. Kropotkin, Peter. The Wage System, Freedom Pahmphlets No. 1, New Edition 1920
  42. Woodcock, George. Anarchism: A History of Libertarian Ideas and Movements. Broadview Press 2004. p. 168
  43. Bookchin, Murray. The Spanish Anarchists. AK Press. 1996. p. 25
  44. Cited in Social Anarchism or Lifestyle Anarchism by Murray Bookchin, from Maximoff, Political Philosophy of Bakunin, p. 167
  45. Mutualism: A Philosophy for Thieves, George Reisman
  46. Reisman, George. Mutualism's Support for the Exploitation of Labor and State Coercion. [1]
  47. Block, Walter. Kevin Carson as Dr. Jekyll and Mr. Hyde, Journal of Libertarian Studies, Volume 20, No. 1 (Winter 2006), pp. 35-36
  48. Long, Roderick. "Land-locked: A Critique of Carson on Property Rights". Journal of Libertarian Studies, Volume 20, No. 1 (Winter 2006): 87–95

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]