Anarquismo colectivista

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El anarquismo colectivista o anarcocolectivismo es una de las escuelas clásicas del anarquismo. Es una corriente de pensamiento acerca de la economía.

La propiedad de los medios de producción, distribución y cambio debe ser social y administrada colectivamente por los propios trabajadores reunidos en pequeñas asociaciones por afinidad mientras que cada uno de ellos produce según su voluntad (o según lo acordado) y cada uno debe recibir el producto íntegro de su trabajo según su mérito individual. Estas asociaciones a su vez estarían confederadas a través del principio federativo. Pero este sistema federal debe dejar, según los colectivistas, autonomía a las asociaciones que autogestionan los medios de producción.

Fue defendido por, entre otros, Mijaíl Bakunin (quien enunció sus principos), James Guillaume o Ricardo Mella. Sus seguidores fueron expulsados de la Primera Internacional por las discrepancias con Karl Marx a la hora de afrontar los problemas del proletariado. Las ideas de Bakunin en contra del Estado y la necesidad de la acción directa forjaron esas discrepancias con la consiguiente creación del anarquismo militante como movimiento obrero internacional organizado. El anarcosindicalismo será luego la forma de llevar a cabo varias de estas ideas.

Principios básicos del anarquismo colectivista[editar]

Los principales postulados del anarquismo colectivista son los siguientes:

  • Abolición del Estado al pensarse que éste estará siempre corrupto y en manos de una clase privilegiada.
  • La autoridad tiene que ser el espíritu público y colectivo.
  • Respeto humano.
  • Igualdad, libertad, fraternidad.
  • Destrucción de todas las instituciones de la desigualdad, la fundación de la igualdad económica y social de todos. Sobre esta base se elevarán la libertad y la moralidad y se construirá la humanidad solidaria.

Discusiones con los comunistas libertarios[editar]

La discusión entre anarquistas colectivistas y comunistas libertarios tuvo lugar principalmente a finales del siglo XIX. Las dos grandes diferencias con el comunismo libertario son:

  1. Los comunistas libertarios defienden la consigna "de cada uno según su capacidad, a cada uno según su necesidad",lo cual choca con los colectivistas que proponen la retribución según el mérito.
  2. Los comunistas libertarios proponen que la federación de estas asociaciones gestione la economía de forma democrática, que recauden lo producido y luego lo redistribuya según las necesidades de los individuos. Además, esta confederación fijaría determinadas pautas sobre la forma de producción y de trabajo. Los anarquistas colectivistas, en cambio, propone dar mayor autonomía a las asociaciones.

Ante estas discusiones, la mayoría de anarquistas, viendo que les conducía a un callejón sin salida, optaron por denominarse "anarquistas sin adjetivos": optaron por la síntesis y tendieron a converger en la lucha del día a día.

Libertarios colectivistas[editar]

       

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

  • La opinión de un colectivista. Ricardo Mella: Sinopsis social. Sevilla, 1891, págs. 14 y 15.
  • La opinión de un comunista libertario. «Un comunista»: «Sinopsis social». Tierra y Libertad, núm. 16. Barcelona, 1889..