A cada cual según su aporte

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El principio a cada cual según su aporte es considerado por los socialistas y socialistas marxistas una de las características de una sociedad que está realizando su transición hacia el socialismo, pero previo al paso final al comunismo. Esto esencialmente significa que las personas son recompensadas según el monto con el que contribuyen al producto social.

Este principio forma la definición básica del socialismo según sus proponentes pre-marxistas, especialmente los socialistas ricardianos, los socialistas democráticos y algunos anarquistas.

Definición y propósito[editar]

A cada cual según su aporte fue un concepto enarbolado por numerosos miembros del movimiento trabajador. Algunos ejemplos de ello son las expresiones de Ferdinand Lassalle y Eugen Dühring a León Trotsky. Sin embargo fue Vladimir Lenin, inspirado por los escritos de Marx sobre el tema en Critique of the Gotha Programme, quien sostuvo que el principio era un elemento fundamental del socialismo en la teoría marxista.[1]

Los pensadores socialistas libertarios, tales como el anarquista norteamericano Benjamin Tucker, definieron al socialismo como un sistema por medio del cual los trabajadores reciben el producto total de su trabajo para así eliminar la explotación y el ingreso "noganado" que es capturado por el capitalista.

El término significa que cada trabajador en una sociedad socialista recibe un salario y beneficios de acuerdo a la cantidad y valor del trabajo que él ha aportado. Esto se traduce en que aquellos trabajadores con productividades elevadas recibirán salarios y beneficios mayores que los trabajadores con una productividad promedio, y mucho más que aquellos trabajadores con baja productividad. Una extensión de este principio seria que cuanto más difícil es un trabajo —esta dificultad puede deberse a mayores requerimientos de capacitación, intensidad del trabajo, riesgos sobre la seguridad, etc.— mayor será la compensación recibida por el trabajo aportado. El propósito de este principio, tal como lo afirmara posteriormente Trotsky,[2] es promover la productividad. Esto se lleva a cabo creando incentivos para trabajar más duro, por más tiempo, y en forma más productiva. El principio es en última instancia, según Marx, un resabio del capitalismo que desaparecerá en la medida que el trabajo se vuelva más automatizado y menos sufrido, y los bienes se encuentran disponibles en abundancia.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]