Karl Marx

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Marx»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Karl Marx
Karl Marx 001.jpg
Marx en 1875.
Nombre Karl Heinrich Marx
Nacimiento 5 de mayo de 1818
Flag of Prussia 1892-1918.svg Trier, Reino de Prusia
Fallecimiento 14 de marzo de 1883 (64 años)
Bandera del Reino Unido Londres, Reino Unido
Nacionalidad alemana
Ocupación Filósofo, sociólogo, historiador, economista, político
Conocido por Desarrollar el socialismo científico, el comunismo moderno y el marxismo (con Engels), la teoría marxista de la alienación, sus contribuciones a la teoría del valor-trabajo, a la idea del plusvalor, a la teoría de la lucha de clases, y a la concepción materialista de la historia
Creencias religiosas Ninguna (Ateo)
Cónyuge Jenny von Westphalen
Hijos Jenny Caroline (1844–1883)
Jenny Laura (1845-1911)
Edgar (1847-1855)
Herny Eduard Guy "Guido" (1849-1850)
Jenny Eveline Frances "Franziska" (1851-1952)
Frederick Lewis "Freddy" Demuth (1851-1929) hijo ilegítimo no reconocido
Jenny Julia Eleanor (1855-1898)
varón sin nombre (1857-1857)
Obras Manuscritos económicos y filosóficos, Manifiesto del Partido Comunista, El capital
Firma
Karl Marx Signature.svg

Karl Heinrich Marx, conocido también en castellano como Carlos Marx (Tréveris, Reino de Prusia, 5 de mayo de 1818Londres, Reino Unido, 14 de marzo de 1883), fue un filósofo, intelectual y militante comunista alemán de origen judío.[1] En su vasta e influyente obra, incursionó en los campos de la filosofía, la historia, la ciencia política, la sociología y la economía; aunque no limitó su trabajo solamente al área intelectual, pues además incursionó en el campo del periodismo y la política, proponiendo en su pensamiento la unión de la teoría y la práctica. Junto a Friedrich Engels, es el padre del socialismo científico, del comunismo moderno, del marxismo y del materialismo dialéctico. Sus escritos más conocidos son el Manifiesto del Partido Comunista (en coautoría con Engels) y El Capital.

Nacido en una familia de clase media acomodada en Tréveris, Reino de Prusia, fue a estudiar en la Universidad de Bonn y en la Universidad Humboldt de Berlín, donde se interesó en las ideas filosóficas de los jóvenes hegelianos. En 1836, se comprometió con Jenny von Westphalen, casándose con ella en 1843. Tras la finalización de sus estudios, escribió para un diario radical, la Gaceta Renana (Rheinische Zeitung), donde comenzó a utilizar conceptos hegelianos de la dialéctica para influir en sus ideas sobre el socialismo. Se trasladó a París en 1843 y comenzó a colaborar con otros periódicos radicales, como los Anales Franco-Alemanes (Deutsch-französische Jahrbücher) y Vorwärts!, así como una serie de libros, algunos de ellos coescritos con Engels. Fue exiliado a Bruselas en Bélgica en 1845, donde se convirtió en una figura importante de la Liga de los Comunistas, antes de regresar a Colonia, donde fundó su propio periódico, la Nueva Gaceta Renana (Neue Rheinische Zeitung). Se exilió una vez más, en 1849 se trasladó a Londres junto con su esposa Jenny y sus hijos. En Londres, la familia se redujo a la pobreza, pero Marx siguió escribiendo y formulando sus teorías sobre la naturaleza de la sociedad y cómo creía que podría mejorarse, así como una campaña por el socialismo y convirtiéndose en una figura destacada de la Primera Internacional.

Las teorías de Marx sobre la sociedad, la economía y la política, que se conocen colectivamente como el marxismo, sostienen que todas las sociedades avanzan a través de la dialéctica de la lucha de clases. Fue muy crítico de la forma socioeconómica vigente de la sociedad, el capitalismo, al que llamó la "dictadura de la burguesía", afirmando que se llevaba a cabo por las acaudaladas clases dueñas de los medios de producción, para su propio beneficio. Y teorizó que, como los anteriores sistemas socioeconómicos, inevitablemente se producirían tensiones internas, producidas por las leyes dialécticas, que lo llevarían a su reemplazo por un nuevo sistema a cargo de una nueva clase social, el proletariado.[2] Sostuvo que la sociedad bajo el socialismo, sería regida por la clase obrera en lo que llamó la "dictadura del proletariado", el "Estado obrero" o "democracia obrera".[3] [4] Creía que el socialismo sería, a su vez, eventualmente reemplazado por una sociedad sin Estado y sin clases llamada comunismo puro. Junto con la creencia en la inevitabilidad del socialismo y del comunismo, Marx luchó activamente para la implementación del primero (el socialismo), argumentando que los teóricos sociales y las personas desfavorecidas debían realizar una acción revolucionaria organizada para derrocar el capitalismo y lograr un cambio socioeconómico.[5] [6]

Mientras que Marx se mantuvo como una figura relativamente desconocida durante su vida, sus ideas y la ideología del marxismo comenzaron a ejercer una gran influencia sobre los movimientos socialistas poco después de su muerte. Vladimir Ulianov (Lenin) fue el primer teórico-práctico que intentó desarrollar el pensamiento de Marx en la práctica. Los llamados gobiernos revolucionarios socialistas, tomaron el poder en una variedad de países a lo largo del siglo XX, llevando a la formación de Estados como la Unión Soviética en 1922 y la República Popular China en 1949, con diversas variantes teóricas desarrolladas, tales como el Leninismo y el Maoísmo. Marx es normalmente citado, junto a Émile Durkheim y a Max Weber, como uno de los tres principales arquitectos de la ciencia social moderna,[7] y ha sido descrito como una de las figuras más influyentes en la historia humana, en 1999 una encuesta de la BBC fue votado como el "pensador del Milenio" por personas de todo el mundo.[8] [9]

Biografía[editar]

Primeros años[editar]

Karl Heinrich Marx nació el 5 de mayo de 1818 en la casa número 664 de la calle Brückengasse (ahora. Brückengasse número 10) en Tréveris, una ciudad situada en la provincia del Rin del antiguo Reino de Prusia.[10] Era descendiente de judíos. Su abuelo paterno, Merier Halevi Marx, fue el rabino de Tréveris desde 1723 y su abuelo materno fue un rabino holandés.[11] El padre de Karl, Herschel Mordechai, sería el primero en la línea en recibir una educación laica.[12] Herschel pertenecía a una clase media relativamente próspera, era poseedor de algunos viñedos en Mosela. Se convirtió del judaísmo al protestantismo luterano para evitar las restricciones antisemitas, antes al nacimiento de su hijo, y tomó un nombre alemán Heinrich, además del nombre judío Herschel.[13] Era un hombre inclinado a la Ilustración, estaba interesado en las ideas de los filósofos Immanuel Kant y Voltaire, y participó en las agitaciones por una constitución y reformas en Prusia, que en ese momento era gobernada por una monarquía absoluta.[14] En 1815, comenzó a trabajar como abogado y en 1819 se trasladó con su familia de un apartamento alquilado de cinco habitaciones a una propiedad de diez habitaciones cerca de la Porta Nigra.[15] La madre de Karl, Henrietta Pressburg, era una judeo-holandesa que, a diferencia de su marido, era semianalfabeta. Afirmó que sufría de un "excesivo amor materno", dedicando mucho tiempo a su familia e insistiendo en la limpieza dentro de su hogar.[16] Provenía de una familia de prósperos negociantes: más tarde su familia fundó la empresa Philips Electronics. Fue tía abuela de Anton y Gerard Philips y tía bisabuela de Frits Philips.[17]

La casa donde nació Karl Marx, en Tréveris, que ahora es un museo dedicado a él.

Poco se sabe sobre la infancia de Karl Marx. Era el tercero de nueve hermanos. Al morir su hermano, Moritz, en 1819, se convirtió en el mayor. Fue bautizado, como el resto de sus hermanos, Sophie, Hermann, Henriette, Loussie, Emille y Karoline en la iglesia luterana. .[18] Se educó en casa hasta que en 1830 entró en el Instituto de Tréveris (en alemán Trier) donde su maestro fue Hugo Wyttenbach, amigo de su padre. Wyttenbach había empleado a muchos humanistas liberales como profesores, algo que enfureció al gobierno. La policía asaltó el colegio en 1832 cuando descubrió que se distribuía a los alumnos literatura que apoyaba el liberalismo. Se consideró desacato a la autoridad por lo que las autoridades propusieron reformas y remplazaron a la mayoría de la plantilla.[12] En octubre de 1835, Karl, que tenía 17 años, fue a la Universidad de Bonn, donde deseaba estudiar filosofía y literatura, pero su padre insistió en el derecho como campo de estudio más práctico.[19] Fue capaz de evitar el servicio militar cuando cumplió los 18 años porque sufría de "debilidad de pecho".[20] Siendo aficionado a las bebidas alcohólicas en Bonn, se unió al Club de la Taberna de Tréveris (Landsmannschaft der Treveraner) una asociación de bebedores donde en cierto momento llegó a ser su copresidente.[21] Marx no tenía interés en estudiar derecho, y debido a sus malas notas, su padre lo obligó a transferirse a la mucho más seria y académicamente orientada Universidad de Berlín,[22] donde sus estudios de derecho se hicieron menos importantes que las incursiones en la filosofía y la historia.[23]

Hegelianismo y activismo temprano[editar]

En 1836, Marx se comprometió con Jenny von Westphalen, una baronesa de la clase dirigente prusiana que rompió su compromiso con un joven alférez aristocrático para estar con él.[24] Su eventual matrimonio carecía en las convenciones sociales entonces dominantes, ya que era un matrimonio entre una hija de un origen noble y un hombre de origen judío, así como entre individuos que pertenecían a la clase media y alta (aristocracia) respectivamente. Estas cuestiones se redujeron por la amistad de Marx con el padre de Jenny, el barón Ludwig von Westphalen, un aristócrata de pensamiento liberal. Años más tarde Marx le dedicará su tesis doctoral titulada Diferencia de la filosofía de la naturaleza en Demócrito y Epicuro.[25] La pareja se casó siete años más tarde, el 19 de junio de 1843, en la Iglesia de San Pablo en Bad Kreuznach.[26]

Marx se interesó de una forma crítica por la obra del filósofo alemán G.W.F Hegel (1770–1831), cuyas ideas fueron ampliamente debatidos entre los círculos filosóficos europeos de la época.[27] Marx escribió que se sentía enfermo debido a "su disgusto por tener que hacer un ídolo de un punto de vista que detestaba."[28] Se involucró con un grupo de pensadores radicales conocidos como los jóvenes hegelianos, que se reunían en torno a Ludwig Feuerbach y Bruno Bauer.[23] Al igual que Marx, los jóvenes hegelianos fueron críticos de los supuestos metafísicos de Hegel, pero aun así adoptaron su método dialéctico con el fin de criticar a la sociedad, a la política y a la religión establecida. Marx se hizo amigo de Bauer que vio muy pronto en él a un colega de igual rango, a quien podía consultar sobre cualquier problema de la época, aún en lo referente a lo personal.[29] Durante ese período, Marx se centró en su crítica a Hegel y a algunos otros jóvenes hegelianos.[13]

Marx también escribió para su propio disfrute, escribiendo obras tanto de ficción como de no ficción. En 1837, completó una novela corta titulada Escorpión y Félix; un drama titulado Oulanem; y algunos poemas, de los cuales ninguno fue publicado.[30] Pero pronto dejó escribir ficción para realizar otras actividades, incluyendo el aprendizaje inglés e italiano.[31]

Estaba profundamente comprometido en escribir su tesis doctoral, Diferencia de la filosofía de la naturaleza en Demócrito y Epicuro, que terminó en 1841. En ella defendía en especial el ateísmo de Epicuro, un filósofo de la antigüedad y franco oponente de la creencia en un dios,[32] y como tal fue polémica, particularmente entre los profesores conservadores de la Universidad de Berlín, por este motivo Marx decidió presentarla en la más liberal Universidad de Jena, cuya facultad le otorgó el doctorado.[23] [33]

De considerar una carrera académica, Marx se volcó al periodismo,[13] [34] trasladándose a la ciudad de Colonia en 1842, donde comenzó a escribir para el periódico radical Gaceta Renana (Rheinische Zeitung) y expresó sus opiniones cada vez más socialistas sobre la política.[35] Criticó a los gobiernos de Europa y sus políticas, pero también a los liberales y a otros miembros del movimiento socialista cuyas ideas le parecían ineficaces o totalmente antisocialistas.[36] El periódico finalmente atrajo la atención de los censores del gobierno prusiano, que revisaron cada tema que fuera material potencialmente sedicioso antes de que pudiese ser impreso. Después de que el periódico publicó un artículo criticando fuertemente a la monarquía en Rusia, el zar ruso Nicolás I, un aliado de la monarquía prusiana, pidió que la Gaceta Renana fuera prohibida. El gobierno prusiano cerró el periódico en 1843.[37] Marx escribió un artículo para la revista de los jóvenes hegelianos, Deutsche Jahrbücher, en el que criticó las instrucciones de censura emitidas por el rey prusiano Federico Guillermo IV. Poco después su artículo fue censurado y el periódico cerrado por las autoridades.[38]

En 1843, Marx publicó la obra Sobre la cuestión judía, en la que hizo una distinción entre la emancipación política y la humana. También examinó el papel de la práctica religiosa en la sociedad.[13] Ese mismo año publicó Crítica de la filosofía del derecho de Hegel, donde se ocupó más sustancialmente de la religión, describiéndola como "el opio del pueblo".[13] Completó las dos obras poco antes de abandonar Colonia.[39]

El periodo de París[editar]

Tras el cierre impuesto por el gobierno de la Gaceta Renana, Marx se involucró con un nuevo periódico radical, los Anales franco-alemanes (Deutsch-französische Jahrbücher), que hasta entonces era llevado adelante por Arnold Ruge, otro revolucionario socialista alemán.[40] El periódico no estaba localizado en Alemania, sino en la ciudad de París en Francia, y fue aquí donde Marx y su esposa se trasladaron en octubre de 1843. En un principio vivieron con Ruge y su esposa comunalmente en la Rue Vaneau 23, pero al encontrar estas difíciles condiciones de vida, la familia Marx se mudó tras el nacimiento de su hija Jenny en 1844.[41] A pesar de que los Anales franco-alemanes pretendía atraer a escritores tanto de Francia como de los Estados alemanes, fue dominado por estos últimos, excepto por el único escritor no alemán que era el exiliado ruso anarcocomunista Mijaíl Bakunin.[42] El periódico fue relativamente exitoso, en gran parte debido a la inclusión de las odas satíricas de Heinrich Heine sobre el Rey Luis I de Baviera, lo que hizo que las copias enviadas a Alemania fueran confiscadas por la policía del Estado.[43]

Fue en París donde, el 28 de agosto de 1844, Marx conoció al socialista alemán Friedrich Engels en el Café de la Régence luego de haberse interesado en las ideas que Marx había expresado en los artículos escritos para la Gaceta Renana y los Anales franco-alemanes. A pesar de que tuvieron una breve reunión en las oficinas de la Gaceta Renana en 1842, fue aquí en París, que comenzaron su amistad que duraría el resto de sus vidas.[44] Engels le mostró a Marx su libro recientemente publicado con el título de La situación de la clase obrera en Inglaterra,[45] que convenció a Marx de que la clase obrera sería el agente y el instrumento de la última revolución en la historia.[46] Pronto Marx y Engels se dedicaron a escribir una crítica de las ideas filosóficas del antiguo amigo de Marx, el joven hegeliano Bruno Bauer, que se publicaría en 1845 como La sagrada familia.[47] Aunque Marx fue crítico de Bauer, fue influenciado cada vez más por las ideas de los otros jóvenes hegelianos como Max Stirner y Ludwig Feuerbach, pero finalmente también acabó abandonando el materialismo feuerbachiano.[48]

En 1844 Marx escribió Manuscritos económicos y filosóficos, una obra que abarca numerosos temas y explicó con detalle su concepto del trabajo alienado.[13] Un año más tarde Marx escribió las Tesis sobre Feuerbach, más conocido por la declaración de que "los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo".[13] Este trabajo contiene la crítica de Marx al materialismo (por ser contemplativo), al idealismo (por reducir lo práctico a la teórico) y a la filosofía en general, por poner una realidad abstracta sobre el mundo físico.[13] Por lo tanto, presentó el primer vistazo al materialismo histórico de Marx, un argumento de que el mundo no se cambia por las ideas sino por la accón física, material y práctica.[13] [49]

Después de la caída de los Anales franco-alemanes, Marx siguió viviendo en la Rue Vaneau, y comenzó a escribir para lo que entonces era el único periódico alemán radical sin censura en Europa, el Vorwärts!.[50] Con sede en París, el periódico había sido establecido y llevado adelante por muchos activistas conectados a la Liga de los Justos, una organización revolucionaria socialista que en unos pocos años llegaría a ser más conocida como la Liga de los Comunistas.[51] [52] En Vorwärts!, Marx siguió perfeccionando sus opiniones sobre el socialismo basado en las ideas hegelianas y feurbachianas del materialismo dialéctico, mientras que al mismo tiempo se dedicaba a criticar a varios liberales y a otros socialistas que oparaban en Europa en ese momento.[53] Sin embargo en 1845, después de recibir una petición del rey de Prusia, el gobierno francés acordó en cerrar a Vorwärts!, y además, el propio Marx fue expulsado de Francia por el ministro del interior François Guizot.[54]

El periodo de Bruselas y del Manifiesto[editar]

La primera edición del Manifiesto del Partido Comunista, publicada en alemán en 1848.

Impedido de permanecer en Francia o trasladarse a Alemania, Marx decide emigrar a Bruselas en Bélgica, donde tuvo que prometer no publicar nada sobre la política contemporánea para poder entrar.[54] Establecido en Bruselas, se asoció con otros socialistas exiliados de toda Europa, incluyendo a Moses Hess, Karl Heinzen y Joseph Weydemeyer, Engels también se trasladó a la ciudad para unirse a ellos.[54] En 1845 Marx y Engels visitaron a los líderes de los cartistas, un movimiento socialista en Gran Bretaña, usando el viaje como una oportunidad para estudiar en varias bibliotecas de Londres y Manchester.[55] En colaboración con Engels, se dedicó también a escribir un libro que es a menudo visto como su mejor planteamiento del concepto del materialismo histórico, La ideología alemana; este trabajo, como muchos otros, no fue publicado mientras Marx estuvo vivo, se publicó únicamente en 1932.[13] [2] [56] Luego le siguió La miseria de la filosofía en 1847, que fue una respuesta al libro La Filosofía de la miseria escrito por el anarco-socialista francés Pierre-Joseph Proudhon y una crítica del pensamiento socialista francés en general.[57]

Estos libros sentaron las bases de la obra más famosa de Marx y Engels, un panfleto político que desde entonces ha sido conocido como el Manifiesto del Partido Comunista, que se publicó por primera vez el 21 de febrero de 1848. Este estableció las bases de la Liga de los Comunistas, un grupo que había comenzado a ser muy influenciada por Marx y Engels, quienes argumentaron que la Liga debía hacer sus objetivos e intenciones claras para el público en general en lugar de ocultarles como anteriormente lo había venido haciendo.[58] Las primeras líneas del panfleto establecen la base principal del marxismo, que "La historia de todas las sociedades hasta nuestros días es la historia de la lucha de clases".[59] Se van a analizar los antagonismos que según Marx fueron surgiendo por los conflictos de intereses entre la burguesía (la clase media acaudalada) y el proletariado (la clase obrera industrial). Partiendo de esto, el Manifiesto presenta el argumento de por qué la Liga de los Comunistas, a diferencia de otros grupos y partidos políticos socialistas y liberales de la época, realmente estaba actuando por los intereses del proletariado para derrocar a la sociedad capitalista y reemplazarla con el socialismo.[60]

A finales de ese año, Europa experimentó una serie de protestas, rebeliones y levantamientos en algunos casos violentos, denominados las revoluciones de 1848.[61] En Francia, una revolución llevó a la caída de la monarquía y al establecimiento de la Segunda República Francesa.[61] Marx respaldó dicha actividad y habiendo recibido recientemente una importante herencia de su padre de 6000[62] o 5000 francos,[63] [64] utilizó supuestamente un tercio de la misma para armar a trabajadores belgas que estaban planeando acciones revolucionarias.[65] Aunque la veracidad de estas acusaciones fuesen discutibles,[62] [66] el Ministerio de Justicia Belga lo acusó y posteriormente lo arrestó, algo que lo obligó a huir a Francia donde, al estar un nuevo gobierno republicano en el poder, creyó que estaría seguro.[64] [67]

El periodo de Colonia[editar]

Estableciéndose temporalmente en París, trasladó la sede de la Liga de los Comunistas a la ciudad y también creó el Club de obreros alemanes con varios socialistas alemanes que residían allí.[68] En 1848 Marx volvió a Colonia, con la esperanza de ver la revolución extenderse a Alemania, donde comenzó a emitir un panfleto titulado Las Demandas del Partido Comunista en Alemania, en el que abogó por sólo cuatro de los diez puntos del Manifiesto Comunista, creyendo que en la Alemania de ese momento, la burguesía debía derrocar a la monarquía y la aristocracia feudal antes de que el proletariado pudiera derrocar a la burguesía.[69] El 1 de junio, Marx comenzó la publicación del diario la Nueva Gaceta Renana (Neue Rheinische Zeitung), que fue financiado a través de la reciente herencia de su padre. El diario fue diseñado para publicar noticias en toda Europa con su propia interpretación marxista de los acontecimientos. Marx siguió siendo uno de sus principales redactores, acompañado por otros compañeros de la Liga de los Comunistas que también escribían, aunque a pesar de ello en el periódico se mantuvo, como dijo Friedrich Engels, "una simple dictadura de Marx", el cual dominó la elección del contenido.[70] [71] [72]

Mientras fue el editor del periódico, Marx y los otros revolucionarios socialistas fueron hostigados regularmente por la policía, y también fue llevado a juicio en varias ocasiones, enfrentando varias acusaciones, incluyendo un insulto al fiscal general, un supuesto delito menor de prensa y una incitación a la rebelión armada a través del boicot de impuestos,[73] [74] [75] [76] aunque fue absuelto en cada acusación.[74] [76] Mientras tanto, el parlamento democrático en Prusia se derrumbó y el rey Federico Guillermo IV, introdujo un nuevo gabinete de sus partidarios reaccionarios, que introdujeron medidas contrarrevolucionarias para librarse de un izquierdista y otros elementos revolucionarios del país.[73] Como parte de esto, la Nueva Gaceta Renana fue suprimida y Marx recibió la orden de abandonar el país el 16 de mayo.[72] [77] Volvió a París, que estaba entonces bajo las garras de una contrarrevolución reaccionaria y una epidemia de cólera, pero pronto fue expulsado por las autoridades de la ciudad que lo consideraban una amenaza política. Con su esposa Jenny esperando su cuarto hijo y sin poder volver a Alemania o a Bélgica, buscó refugio en Londres en agosto de 1849.[78]

El periodo de Londres y El Capital[editar]

Karl Marx en 1861.

Marx se trasladó a Londres en mayo de 1849 y permanecería en la ciudad para el resto de su vida. Fue aquí que fundó la nueva sede de la Liga de los comunistas, además, estaba fuertemente involucrado con la Sociedad Londinense de Instrucción de los Obreros Alemanes, que realizaba sus reuniones en la calle Great-Windmill, en Soho, el distrito de entretenimiento del centro de Londres.[79] [80] Marx se dedicó a dos actividades: a la organización revolucionaria y a intentar entender sobre economía política y capitalismo. Durante los primeros años en Londres, él y su familia vivieron en la pobreza extrema.[81] [82] Su principal fuente de ingresos fue su colega, Engels, que derivó gran parte de sus ingresos del negocio familiar.[82] Marx trabajó brevemente como corresponsal para el New York Tribune en 1851.[83]

Desde diciembre de 1851 hasta marzo de 1852 Marx escribió El 18 brumario de Luis Bonaparte, una obra que trata sobre la Revolución francesa de 1848, en ella expandió sus conceptos del materialismo histórico, la lucha de clases y la dictadura del proletariado, avanzando el razonamiento de que el proletariado triunfante tiene que destruir el Estado burgués.[84]

La década de 1850 y 1860 también marca la línea entre lo que algunos estudiosos ven como el Marx joven, idealista y hegeliano, del Marx maduro, con una mayor mentalidad científica en sus escritos del período posterior.[85] [86] [87] [88] Esta distinción normalmente es asociada con la corriente del marxismo estructuralista.[88] Tampoco todos los eruditos están de acuerdo de que esta distinción exista.[87] [89]

En 1864, Marx se involucró en la Asociación Internacional de Trabajadores (también conocida como Primera Internacional).[74] Se convirtió en el líder de su Consejo General, siendo elegido en el momento de su creación en 1864.[90] En esta organización Marx estuvo involucrado en la lucha contra el sector anarquista en torno a Mijaíl Bakunin (1814–1876).[82] Pero aunque Marx ganó esta disputa, la transferencia de la sede del Consejo General de Londres a Nueva York en 1872, apoyada por Marx, llevó a la decadencia de la Internacional.[91] El evento político más importante durante la existencia de la Primera Internacional fue la Comuna de París de 1871, cuando los ciudadanos de París se rebelaron contra su gobierno y retuvieron a la ciudad durante dos meses. Durante la sangrienta represión de la rebelión, Marx escribió uno de sus más famosos panfletos titulado, La guerra civil en Francia, que fue una defensa de la Comuna.[92]

Teniendo en cuenta los repetidos fracasos y frustraciones de las revoluciones y de los movimientos de obreros, Marx también intentó entender el capitalismo y pasó mucho tiempo en la sala del Museo Británico, estudiando y reflexionando sobre las obras de los economistas políticos y sobre datos económicos.[93] En 1857 ya había acumulado más de 800 páginas de notas y ensayos cortos sobre el capital, la propiedad de la tierra, el trabajo asalariado, el Estado, el comercio exterior y el mercado mundial; este trabajo no aparecerá impreso hasta 1941, bajo el título de Grundrisse.[82] [94] En 1859, Marx publicó la Contribución a la crítica de la economía política, que sería su primera obra económica seria. En los años 1860 trabajó en la composición de tres grandes volúmenes, comenzando con las Teorías de la plusvalía, donde examinó a los teóricos de la economía política, especialmente a Adam Smith y David Ricardo.[82] Este trabajo es visto a menudo como el cuarto libro de El Capital y constituye uno de los primeros tratados completos sobre la historia del pensamiento económico.[95] En 1867, tras una estancia en casa de su amigo Kugelmann en Hannover en la que corrigió las primeras galeradas[96] , se publicó el primer volumen de El Capital, una obra que analiza el proceso de producción capitalista.[97] Aquí, Marx elaboró su teoría del valor-trabajo, su concepción de la plusvalía y de la explotación que según él en última instancia llevaría a una tasa de ganancia decreciente y al colapso del capitalismo industrial.[98] Los volúmenes II y III se mantuvieron como manuscritos en los que Marx siguió trabajando para el resto de su vida y fueron publicados póstumamente por Engels.[82]

Marx en 1882

Durante la última década de su vida, la salud de Marx declinó y fue incapaz de prolongar el esfuerzo que había caracterizado su trabajo anterior.[82] Logró comentar sustancialmente la política contemporánea, especialmente la de Alemania y Rusia. Su Crítica del programa de Gotha se opuso a la tendencia de sus seguidores como Wilhelm Liebknecht y August Bebel de comprometerse con el socialismo de Estado propugnado por Ferdinand Lassalle en los intereses de un partido socialista unido.[82] Este trabajo también es notable por otra famosa cita de Marx: "¡De cada cual, según sus capacidades; a cada cual según sus necesidades!"[99]

En una carta enviada a Vera Zasulich que data del 8 de marzo de 1881, Marx incluso contempló la posibilidad de que Rusia pasara por alto la etapa de desarrollo capitalista y que construyera el comunismo sobre la base de la propiedad común de la tierra, algo característico de la comunidad mir.[82] [100] Si bien admitió que la "comuna es el punto de apoyo de la regeneración social de Rusia", también advirtió que para que el mir operara como un medio para pasar directamente a la etapa socialista sin una fase capitalista precedente, "será preciso eliminar primeramente las influencias deletéreas que la acosan (a la comuna rural) por todas partes."[101] Teniendo en cuenta la eliminación de estas influencias perniciosas, Marx admitió, que podrían existir "las condiciones normales para un desarrollo espontáneo" de la comuna rural.[101] Sin embargo, en la misma carta a Vera Zaulich, Marx señala que "en el fondo del sistema capitalista está ... la separación radical entre productor y medios de producción".[101]

Muerte[editar]

La tumba de Karl Marx, en el cementerio de Highgate, Londres.

Tras la muerte de su esposa Jenny en diciembre de 1881, Marx desarrolló una fuerte gripe que lo mantuvo con un mal estado de salud durante los últimos 15 meses de su vida. Con el tiempo, contrajo bronquitis y pleuresía que lo condujeron a su muerte el 14 de marzo de 1883 en Londres. Murió como una persona apátrida;[102] sus familiares y amigos en Londres enterraron su cuerpo en el cementerio de Highgate de Londres, el 17 de marzo de 1883. Hubo entre nueve a once personas en su funeral.[103] [104] [105]

Varios de sus amigos más cercanos hablaron en su funeral, incluyendo Wilhelm Liebknecht y Friedrich Engels. El discurso de Engels incluyó el siguiente pasaje:

"El 14 de marzo, a las tres menos cuarto de la tarde , dejó de pensar el más grande pensador de nuestros días. Apenas le dejamos dos minutos solo, y cuando volvimos, le encontramos dormido suavemente en su sillón, pero para siempre."[106]

Su hija Eleonora, además de Charles Longuet y Paul Lafargue, que eran dos yernos socialistas franceses de Marx, también estuvieron presentes.[105] Liebknecht, fundador y líder del Partido Socialdemócrata Alemán, pronunció un discurso en alemán y Longuet, una figura prominente en el movimiento de la clase obrera francesa, hizo una breve declaración en francés.[105] También se leyeron dos telegramas de los partidos obreros de Francia y España.[105] Junto con discurso de Engels, esto constituyó todo el programa del funeral.[105] Entre los no familiares que asistiéron al funeral estaban tres asociados comunistas de Marx: Friedrich Lessner, encarcelado durante tres años después del juicio comunista de Colonia de 1852; G. Lochner, a quien Engels describió como "un antiguo miembro de la Liga de los Comunistas" y Carl Schorlemmer, un profesor de química en Mánchester, miembro de la Real Sociedad y activista comunista durante la revolución alemana de 1848.[105] Otro asistente al funeral fue Ray Lankester, un zoólogo británico que más tarde se convertiría en un prominente académico.[105]

La lápida de Marx lleva el mensaje grabado: "¡Proletarios de todos los países, uníos!", presente en la última línea del Manifiesto Comunista y la frase de la Tesis XI sobre Feuerbach (editada por Engels): "Los filósofos sólo han interpretado el mundo de distintos modos, pero de lo que se trata es de transformarlo".[107] El Partido Comunista de Gran Bretaña construyó la lápida monumental en 1954 con un busto hecho por Laurence Bradshaw; la tumba original de Marx tenía apenas un humilde adorno.[107] En 1970 hubo un intento fallido de destruir el monumento con una bomba casera.[108] [109]

El historiador marxista Eric Hobsbawm más tarde comentó que "uno no puede decir que Marx murió fracasado" porque, aunque no había logrado un gran seguimiento de discípulos en Gran Bretaña, sus escritos ya habían comenzado a hacer un impacto en los movimientos izquierdistas en Alemania y Rusia. Al cabo de 25 años de su muerte, los partidos socialistas de Europa continental reconocieron que la influencia de Marx en su política estaba ganando entre el 15 y el 47% en los países con elecciones democráticas representativas.[110]

Vida familiar[editar]

Friedrich Engels y Karl Marx ; con sus hijas Laura, Eleanor y Jenny (en junio de 1864.

Karl Marx se casó con Jenny von Westphalen, hermana del ministro de Interior prusiano, amiga de infancia con la que se comprometió siendo ya estudiante, pero sólo consiguió casarse con ella tras la muerte de los padres de ésta, que se oponían a la relación, y tras conseguir una cierta estabilidad económica (eventual) como director de los "Anales franco-alemanes". Vivieron con fuertes penurias económicas debido a la irregularidad de los ingresos de Marx, a la persecución política (que censuraba y clausuraba las revistas que publicaba) y a tener que mudarse constantemente de país. Marx tuvo con Jenny von Westphalen 6 hijos, en 1849 esperaban ya el cuarto, en 1855 ya habían fallecido tres -Guido, Franziska y Edgar- convulsiones, bronquitis y tuberculosis serían las causas, la pequeña, Eleonora Marx formó parte del movimiento feminista y Laura Marx, se casó con el dirigente socialista francés Paul Lafargue, y se suicidó junto a él en 1911.

Con ellos vivía Helene Demuth, una esclava proveniente de la familia de Jenny, quien les ayudaba en las tareas domésticas y tenía una excelente relación con la familia Marx. Era especialmente cercana a Karl, tanto es así, que tuvo un hijo ilegítimo con ella que fue reconocido por Friedrich Engels como propio, para evitar controversias dentro del matrimonio de Karl y Jenny. Freddy Demuth fue dado en adopción a una familia en Londres. Este episodio, ocultado durante varias décadas, sucedió durante 1851.

Marx tuvo una vida personal dedicada de forma exhaustiva al estudio de las diferentes disciplinas del pensamiento y, en especial, a la filosofía e historia, lo cual implicó que nunca tuviera estabilidad económica; sin embargo, contó siempre con el apoyo fiel e incondicional de su amigo Engels.

Pensamiento[editar]

Testigo y víctima de la primera gran crisis del capitalismo (década de 1830) y de las revoluciones de 1848, Marx se propuso desarrollar una teoría económica capaz de aportar explicaciones a la crisis, pero a la vez de interpelar al proletariado a participar en ella activamente para producir un cambio revolucionario.

La obra de Marx ha sido leída de distintas formas. En ella se incluyen obras de teoría y crítica económica, polémicas filosóficas, manifiestos de organizaciones políticas, cuadernos de trabajo y artículos periodísticos sobre la actualidad del siglo XIX. Muchas de sus obras las escribió junto con Engels. Los principales temas sobre los que trabajó Marx fueron la crítica filosófica, la crítica política y la crítica de la economía política.

Algunos autores pretendieron integrar la obra de Marx y Engels en un sistema filosófico, el marxismo, articulado en torno a un método filosófico llamado materialismo dialéctico. Los principios del análisis marxista de la realidad también han sido sistematizados en el llamado materialismo histórico y la economía marxista. Del materialismo histórico, que sitúa la lucha de clases en el centro del análisis, se han servido numerosos científicos sociales del siglo XX: historiadores, sociólogos, antropólogos, teóricos del arte, etc. También ha sido muy influyente su teoría de la alienación.

Otros autores, entre los que destaca Louis Althusser, argumentan que los escritos de Marx no forman un todo coherente, sino que el propio autor, al desarrollar sus reflexiones críticas sobre la economía política durante la década de 1850, se desembarazó de su propia conciencia filosófica anterior y comenzó a trabajar científicamente. Desde esta perspectiva no existiría una ciencia marxista, sino un científico, Karl Marx, que fue un pionero en la comprensión de los mecanismos fundamentales que rigen el funcionamiento de la sociedad moderna, en especial con su reelaboración de la teoría del valor, y cuya obra cumbre fue El Capital.

Las obras de Marx han inspirado a numerosas organizaciones políticas comprometidas en superar el capitalismo. Por una parte, habría que señalar la interpretación que han realizado los leninistas, partidarios de que una vanguardia del proletariado, organizada en un partido revolucionario preparado si es necesario para trabajar en la clandestinidad, empuje a la clase obrera a hacerse con el poder mediante la fuerza insurreccional de las masas, para así derrocar a sus antiguas clases opresoras y dominantes, la burguesía y la aristocracia, expropiándolas de su control sobre el aparato del Estado y los medios de producción, y procediendo a la construcción de un Estado obrero que, además de instituir a aquélla como clase dominante, le permita avanzar hacia el socialismo —sociedad altamente igualitaria y solidaria, sobre la base de la democracia obrera y la propiedad social sobre los medios de producción, y un fuerte desarrollo productivo y cultural, con una economía planificada capaz de suplir holgadamente las principales necesidades mayoritarias— y la desaparición de la división de la sociedad en clases, hasta llegar al comunismo —sociedad sin clases sociales y sin Estado, basada en un altísimo nivel de civilización—.

Por otra, la que realiza la socialdemocracia, en sus orígenes contraria a la táctica revolucionaria y partidaria de avanzar hacia el socialismo a través de progresivas reformas parlamentarias (hay que decir que la mayoría de partidos socialdemócratas han ido poco a poco reformando sus planteamientos, hasta aceptar la economía de mercado). Otros teóricos, como los del comunismo consejista son partidarios de la toma del poder por parte de la clase obrera autoorganizada y no por parte de un partido.

Ideas filosóficas[editar]

Durante su juventud, y mientras se formaba en filosofía, Marx recibió la influencia del filósofo alemán predominante en Alemania en aquel tiempo, Hegel. De este autor tomó el método del pensamiento dialéctico, al que, según sus propias palabras, pondría sobre sus pies; significando el paso del idealismo dialéctico del espíritu como totalidad a una "dialéctica del devenir constante" donde la síntesis, a diferencia de Hegel, no había sido realizada. Además, sigue utilizando el método dialéctico para analizar las contradicciones en la historia de la humanidad y, específicamente, aquella entre el capital y el trabajo.

Una interpretación sobre el desarrollo de la obra de Marx, proveniente del francés Louis Althusser, considera que los escritos de Marx se dividen en dos vertientes. Esta interpretación es relevante en la exegética marxista, pero a la vez es muy polémica y pocos autores la mantienen al día de hoy. Althusser encuentra dos etapas:

1 - Marx joven (hasta 1845) período en que estudia la alienación (o enajenación) y la ideología, desde una perspectiva cercana al humanismo influida en gran parte por la filosofía de Ludwig Feuerbach.

Marx se pregunta y contesta en sus Manuscritos de 1844:

¿En qué consiste, entonces, la enajenación del trabajo? Primeramente en que el trabajo es externo al trabajador, es decir, no pertenece a su ser; en que en su trabajo, el trabajador no se afirma, sino que se niega; no se siente feliz, sino desgraciado; no desarrolla una libre energía física y espiritual, sino que mortifica su cuerpo y arruina su espíritu. Por eso el trabajador sólo se siente en sí fuera del trabajo, y en el trabajo fuera de sí. Está en lo suyo cuando no trabaja y cuando trabaja no está en lo suyo. Su trabajo no es, así, voluntario, sino forzado, trabajo forzado. Por eso no es la satisfacción de una necesidad, sino solamente un medio para satisfacer las necesidades fuera del trabajo. Su carácter extraño se evidencia claramente en el hecho de que tan pronto como no existe una coacción física o de cualquier otro tipo se huye del trabajo como de la peste. El trabajo externo, el trabajo en que el hombre se enajena, es un trabajo de autosacrificio, de ascetismo. En último término, para el trabajador se muestra la exterioridad del trabajo en que éste no es suyo, sino de otro, que no le pertenece; en que cuando está en él no se pertenece a sí mismo, sino a otro. (...) Pertenece a otro, es la pérdida de sí mismo. [4]

Paralelamente a estas ideas describe al hombre con diversas concepciones: lo considera un ser real de carne y hueso; es únicamente el resultado de la historia económica, un predicado de la producción de la misma historia.

Piensa que el hombre se realiza modificando la naturaleza para satisfacer sus necesidades en un proceso dialéctico en que la transformación de agente y paciente es transformación mutua. La autogeneración del hombre es un proceso real, histórico – dialéctico, entendiéndose la dialéctica como proceso y movimiento a través de la superación sintética de las contradicciones.

Cuando Marx habla de 'realidad' hace referencia al contexto histórico social y al mundo del hombre. Asegura que el hombre es sus relaciones sociales.

Para Marx, lo que el hombre es no puede determinarse a partir del espíritu ni de la idea sino a partir del hombre mismo, de lo que éste es concretamente, el hombre real, corpóreo, en pie sobre la tierra firme. El hombre no es un ser abstracto, fuera del mundo sino que el hombre es en el mundo, esto es el Estado y la sociedad.

La libertad, la capacidad de actuar eligiendo, está limitada a las determinaciones históricas, pero es, al mismo tiempo, el motor de aquéllas cuando las relaciones sociales y técnicas entran en crisis.

Dios, la Filosofía y el Estado constituyen alienaciones en el pensamiento, alienaciones dependientes de la alienación económica, considerada para Marx única enajenación real.

En líneas generales, Marx defiende la idea de que la alienación empobrece al hombre sociohistórico negándole la posibilidad de modificar aspectos de los ámbitos en los que se ve involucrado, provocándole una conciencia falsa de su realidad. Sin embargo, éste es un hecho que puede suprimirse.

Políticamente, el pensador alemán aboga por una sociedad comunista. Entre el hombre alienado (aquel que no coincide consigo mismo) y el hombre comunista (aquel que finalmente es igual a hombre) se coloca el proceso transformador. Sólo en la sociedad comunista habrá desaparecido toda alienación.

2 - Marx maduro (1845-1875): Según Althusser, 1845, el año de La ideología alemana y las Tesis sobre Feuerbach, marca la ruptura epistemológica (concepto tomado de Gaston Bachelard). A partir de la cual Marx rompe con su etapa anterior, ideológica y filosófica, e inaugura un período científico en el cual desarrolla estudios económicos e históricos usando el método del materialismo histórico. Como diría Althusser, Marx inaugura el continente historia.

Este es, eminentemente, el período de su magna obra: El capital. Crítica de la economía política. No hay que olvidar, por otro lado, los textos de los que esta obra surge: la Contribución a la crítica de la economía política (que dará material para el primer capítulo de El capital) o los Grundrisse, cuyo tardío descubrimiento dio mucho que hablar sobre las continuidades de Marx con su primera etapa, y proporcionó argumentos a los críticos de la ruptura epistemológica. Durante su etapa de madurez, la obra de Marx se vuelve más sistemática y surgen sus conceptos económicos más destacados: la teoría del valor, la explotación como apropiación de plusvalía, o la teoría explicativa sobre las crisis capitalistas.

Sin embargo otros autores, incluido Erich Fromm, niegan la "ruptura epistemológica" y sostienen que la idea de enajenación es la fundamental durante todo el pensamiento de Karl Marx. Más cercanos al humanismo, no consideran que haya un joven y un viejo Marx y reivindican la continuidad de su obra alrededor de un concepto del hombre y su enajenación en el capitalismo.

Críticos de Marx[editar]

La importancia de Karl Marx en el panorama intelectual y político del siglo XIX, y de su legado en el siglo XX, han provocado numerosas críticas a su obra y su persona. En el siglo XIX, las principales críticas provenían de intelectuales y organizaciones del movimiento obrero que sostenían posturas políticas distintas a las de Marx. Entre otros, Bakunin, anarquista y rival en la inspiración de la Internacional, consideraba que el objetivo de los marxistas era «un poderoso estado centralizado.»[111]

Durante el último tercio del siglo XIX y, sobre todo durante el siglo XX, la fuerza del marxismo en los ambientes intelectuales y organizaciones políticas de todo el mundo hizo que numerosos pensadores conservadores y liberales intentasen refutarlo. Algunas críticas se centran en elementos concretos de la obra de Marx, mientras otras se oponen a alguna de las versiones del canon marxista elaborado por las organizaciones políticas y los intelectuales socialistas o comunistas.

Poco después de la muerte de Marx, el economista austríaco Böhm-Bawerk publicó varios ensayos sobre el subjetismo del valor, entre ellos Karl Marx and the Close of His System, de 1896, donde propuso refutar El Capital y la teoría del valor-trabajo marxista, en tanto que teorías del campo de la economía. Ya en el siglo XX, Karl Popper, en La sociedad abierta y sus enemigos analizó lo que llama ‘profecías marxistas’, según su opinión desmentidas por la historia. Popper escribió también un ensayo crítico con las ‘pretensiones’ del marxismo como ciencia de la historia, considerando que incurre en lo que llama ‘historicismo’.[112] [113]

Obra literaria[editar]

Portada de El Capital, la obra principal de Karl Marx.

Obras escritas por Karl Marx[editar]

Obras escritas por Marx y Engels[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Álvarez Chillida, Gonzalo (2002). El antisemitismo en España: la imagen del judío, 1812-2002. Madrid: Marcial Pons, ediciones de Historia, S.A. p. 173. ISBN 8495379449. 
  2. a b Baird, Forrest E.; Walter Kaufmann (2008). From Plato to Derrida. Upper Saddle River, New Jersey: Pearson Prentice Hall. ISBN 9780131585911. 
  3. Karl Marx: Crítica al Programa de Gotha (Tomado de C. Marx, Crítica al Programa de Gotha, Ediciones en Lenguas Extranjeras, Pekín (Beijing), República Popular China, 1979.)
  4. En Carta a Joseph Weydemeyer (C. Marx & F. Engels, Obras escogidas, en 3 tomos; tomo 1.)
  5. Craig J. Calhoun (2002). Classical sociological theory. Wiley-Blackwell. pp. 23–24. ISBN 9780631213482. Consultado el 5 de marzo de 2011. 
  6. Wheen, Francis (2002). Karl Marx: A Life. New York: Norton. Introduction. 
  7. Kim, Sung Ho (24 de agosto de 2007). Edward N. Zalta (ed.): «Max Weber». Stanford Encyclopaedia of Philosophy. Consultado el 31 de octubre de 2013.
  8. «Marx the millennium's 'greatest thinker'». BBC News World Online. 1 de octubre de 1999. Consultado el 23 de noviembre de 2010. 
  9. Hart, Michael H. (2000). The 100: A Ranking of the Most Influential Persons in History. New York: Citadel. ISBN 0-89104-175-3. 
  10. Wheen 2001 p. 8 y p. 12
  11. Wheen 2001. pp. 07-09, 12.
  12. a b Kenneth Allan; Kenneth D. Allan (2 de noviembre de 2005). Explorations in Classical Sociological Theory: Seeing the Social Worl. Pine Forge Press. p. 68. ISBN 9781412905725. 
  13. a b c d e f g h i j «Karl Marx – Stanford Encyclopaedia of Philosophy».. Accesado el 4 de marzo de 2011.
  14. Wheen 2001. p. 11.
  15. Wheen 2001. p. 10.
  16. Wheen 2001. p. 12.
  17. Francis Wheen, Karl Marx, (Editorial Debate, 2000), ISBN 978-84-8306-327-9
  18. Heinrch Gemkow, Carlos Marx, Biografía completa (Editorial Cartago, 1975) p. 3.
  19. Wheen 2001. p. 14.
  20. Wheen 2001. p. 15.
  21. Wheen 2001. p. 16.
  22. Wheen 2001. pp. 16–17.
  23. a b c Appelrouth, Scott; Laura Desfor Edles (2007). Classical and Contemporary Sociological Theory: Text and Readings. Pine Forge Press. p. 23. ISBN 9780761927938. 
  24. Tristram Hunt (3 de agosto de 2010). Marx's General: The Revolutionary Life of Friedrich Engels. Macmillan. pp. 59–61. ISBN 9780805092486. Consultado el 9 de marzo de 2011. 
  25. Wheen 2001. pp. 17–21, 33.
  26. Wheen 2001. pp. 52–53.
  27. Wheen 2001. pp. 21–22.
  28. Lewis S. Feuer; Irving Horowitz (1 de junio de 2010). Ideology and the Ideologists. Transaction Publishers. p. 76. ISBN 9781412814423. Consultado el 5 marzo de 2011. 
  29. Heinrch Gemkow, Carlos Marx, Biografía completa (Editorial Cartago, 1975) p. 9.
  30. Stanley Edgar Hyman (Marzo de 1974). The tangled bank: Darwin, Marx, Frazer and Freud as imaginative writers. Atheneum. p. 86. Consultado el 6 de marzo de 2011. 
  31. Wheen 2001. pp. 25–26.
  32. Heinrch Gemkow, Carlos Marx, Biografía completa (Editorial Cartago, 1975) p. 10.
  33. Wheen 2001. p. 33.
  34. Calhoun 2002. p. 19.
  35. Wheen 2001. pp. 34–36.
  36. Wheen 2001. pp. 42–44.
  37. Wheen 2001. pp. 47–48.
  38. Wheen 2001. p. 36.
  39. Kenneth L. Morrison (21 de julio de 2006). Marx, Durkheim, Weber: formations of modern social thought. SAGE. p. 35. ISBN 9780761970569. Consultado el 5 de marzo de 2011. 
  40. Wheen 2001. p. 48.
  41. Wheen 2001. pp. 62–66.
  42. Wheen 2001. pp. 64–65.
  43. Wheen 2001. p. 65.
  44. Wheen 2001. p. 75.
  45. Mansel, Philip: Paris Between Empires, p.390 (St. Martin Press, NY) 2001
  46. T. B. Bottomore (1991). A Dictionary of Marxist thought. Wiley-Blackwell. pp. 108–. ISBN 9780631180821. Consultado el 5 marzo de 2011. 
  47. Wheen 2001. pp. 85–86.
  48. Varios autores han aclarado esto por lo crucial y a su vez olvidado durante mucho tiempo en el desarrollo teórico Marx, como Ernie Thomson en The Discovery of the Materialist Conception of History in the Writings of the Young Karl Marx, New York, The Edwin Mellen Press, 2004.
  49. Doug Lorimer, en Friedrich Engels (1999). Socialism: utopian and scientific. Resistance Books. pp. 34–36. ISBN 9780909196868. Consultado el 7 de marzo de 2011. 
  50. Wheen 2001. pp. 66–67.
  51. Wheen 2001. p. 112.
  52. Charles Capper; Cristina Giorcelli; Lester K. Little (9 de noviembre de 2007). Margaret Fuller: transatlantic crossings in a revolutionary age. Univ of Wisconsin Press. p. 18. ISBN 9780299223403. Consultado el 5 de marzo de 2011. 
  53. ref name="Wheen 2001. p. 90">Wheen 2001. p. 90.
  54. a b c Wheen 2001. p. 90.
  55. Wheen 2001. p. 92.
  56. Wheen 2001. p. 93.
  57. Wheen 2001. p. 107.
  58. Wheen 2001. p. 115.
  59. Friedrich Engels, Karl Marx. Manifiesto comunista. 
  60. Marx and Engels 1848.
  61. a b Wheen 2001. p. 125.
  62. a b Maltsev; Yuri N. Requiem for Marx. Ludwig von Mises Institute. pp. 93–94. ISBN 9781610161169. Consultado el 9de marzo de 2011. 
  63. Saul Kussiel Padover, Karl Marx, an intimate biography, McGraw-Hill, 1978, página 205
  64. a b Wheen 2001. pp. 126–127.
  65. Wheen 2001. pp. 126-127.
  66. David McLellan 1973 Karl Marx: His life and Thought. New York: Harper and Row. pp. 189–190
  67. «Heute Deutschland! Marx as Provincial Politician». Central European History (Cambridge University Press) 15 (4):  pp. 332–350. 1982. doi:10.1017/S0008938900010621. http://www.jstor.org/stable/4545968. 
  68. Wheen 2001. p. 128.
  69. Wheen 2001. p. 129.
  70. Wheen 2001. pp. 130-132.
  71. Seigel, p. 50
  72. a b Introduccción. Doug Lorimer. En Karl Marx. The Class Struggles in France: From the February Revolution to the Paris Commune. Resistance Books. p. 6. ISBN 9781876646196. Consultado el 9 de marzo de 2011. 
  73. a b Wheen 2001. pp. 136-137.
  74. a b c Boris Nicolaievsky (15 de marzo de 2007). Karl Marx – Man and Fighter. READ BOOKS. pp. 192–. ISBN 9781406727036. Consultado el 9 de marzo de 2011. 
  75. Slavko Splichal (2002). Principles of publicity and press freedom. Rowman & Littlefield. p. 115. ISBN 9780742516151. Consultado el 9 de marzo de 2011. 
  76. a b Franz Mehring (24 de septiembre de 2003). Karl Marx: The Story of His Life. Psychology Press. pp. 19–20. ISBN 9780415313339. Consultado el 9 de marzo de 2011 2011. 
  77. Wheen 2001. pp. 137-146.
  78. Peter Watson (22 de junio de 2010). The German Genius: Europe's Third Renaissance, the Second Scientific Revolution, and the Twentieth Century. HarperCollins. pp. 250–. ISBN 9780060760229. Consultado el 9 de marzo de 2011. 
  79. Wheen 2001. pp. 151-155.
  80. Phil Harriss (1 de septiembre de 2006). London Markets, 4th. New Holland Publishers. p. 20. ISBN 9781860113062. Consultado el 23 de abril de 2011. 
  81. Enrique D. Dussel; Fred Moseley (2001). Towards an unknown Marx: a commentary on the manuscripts of 1861-63. Psychology Press. pp. 33–. ISBN 9780415215459. Consultado el 9 de marzo de 2011. 
  82. a b c d e f g h i «Karl Heinrich Marx – Biography». Egs.edu. Consultado el 9 de marzo de 2011.
  83. Karl, Marx (2007). James Ledbetter, ed. Dispatches for the New York Tribune: Selected Journalism of Karl Marx. Penguin Books. ISBN 9780141441924. 
  84. Karl Marx (30 de marzo de 2008). The 18th Brumaire of Louis Bonaparte. Wildside Press LLC. p. 141. ISBN 9781434463746. Consultado el 9 de marzo de 2011. 
  85. John Cunningham Wood. Karl Marx's economics : critical assessments. Psychology Press. p. 346. ISBN 9780415065580. Consultado el 16 de marzo de 2011. 
  86. John Cunningham Wood (1993). Karl Marx's economics: critical assessments : second series. Taylor & Francis. p. 232. ISBN 9780415087117. Consultado el 16 de marzo de 2011. 
  87. a b Sidney Hook (Febrero de 1994). From Hegel to Marx: studies in the intellectual development of Karl Marx. Columbia University Press. pp. 24–25. ISBN 9780231096652. Consultado el 16 de marzo de 2011. 
  88. a b Ronald John Johnston (2000). The dictionary of human geography. Wiley-Blackwell. p. 795. ISBN 9780631205616. Consultado el 16 de marzo de 2011. 
  89. Richard T. De George; James Patrick Scanlan (31 de diciembre de 1975). Marxism and religion in Eastern Europe: papers presented at the Banff International Slavic Conference, September 4–7, 1974. Springer. p. 20. ISBN 9789027706362. Consultado el 16 de marzo de 2011. 
  90. Boris Nicolaievsky (15 de marzo de 2007). Karl Marx – Man and Fighter. READ BOOKS. pp. 269–. ISBN 9781406727036. Consultado el 9 de marzo de 2011. 
  91. Bob Jessop; Russell Wheatley (1999). Karl Marx's social and political thought. Taylor & Francis US. p. 526. ISBN 9780415193276. Consultado el 9 de marzo de 2011. 
  92. Michael Curtis (1997). Marxism: the inner dialogues. Transaction Publishers. p. 291. ISBN 9781560009450. Consultado el 9 de marzo de 2011. 
  93. Craig J. Calhoun (2002). Classical sociological theory. Wiley-Blackwell. p. 20. ISBN 9780631213482. Consultado el 5 de marzo de 2011. 
  94. Mab Segrest (27 de junio de 2002). Born to belonging: writings on spirit and justice. Rutgers University Press. p. 232. ISBN 9780813531014. Consultado el 9 de marzo de 2011. 
  95. Tom Rockmore (2002). Marx after Marxism: the philosophy of Karl Marx. John Wiley and Sons. p. 128. ISBN 9780631231899. Consultado el 9 de marzo de 2011. 
  96. “Karl Marx”. Francis Wheen. Editorial Debate. Madrid 2000. ver pág 271
  97. Anthony Brewer; Karl Marx (1984). A guide to Marx's Capital. CUP Archive. p. 15. ISBN 9780521257305. Consultado el 9 de marzo de 2011. 
  98. Craig J. Calhoun (2002). Classical sociological theory. Wiley-Blackwell. p. 23. ISBN 9780631213482. Consultado el 5 de marzo de 2011. 
  99. Marx, Karl (1875). «Parte I». Crítica del Programa de Gotha. Consultado el 15 de julio de 2008. 
  100. Karl Marx and Frederick Engels, Collected Works Volume 46 (International Publishers: New York, 1992) p. 71.
  101. a b c Karl Marx and Frederick Engels, Collected Works Volume 46 (International Publishers: New York, 1992) p. 72.
  102. McLellan 1973, p.541
  103. Wheen, Francis (2000). Karl Marx. Editorial Debate. p. 1. ISBN 9780393321579. 
  104. Wheen 2001. p. 382.
  105. a b c d e f g Stephen Jay Gould; Paul McGarr; Steven Peter Russell Rose (24 de abril de 2007). The richness of life: the essential Stephen Jay Gould. W. W. Norton & Company. pp. 167–168. ISBN 9780393064988. Consultado el 9 de marzo de 2011. 
  106. . Marxists.org. Consultado el 17 de julio de 2011.
  107. a b Wheen, Francis (2000). Karl Marx. Editorial Debate. Introducción. 
  108. "Tomb raiders' failed attack on Marx grave", Camden New Journal
  109. El monumento aparece en la película Morgan (1966). Donde Morgan Delt, (David Warner) a menudo se encuentra meditando en el mismo. En la década de 1970 el monumento fue un lugar de peregrinaje popular para grupos de estudiantes chinos, con uniformes azules unisex, de la República Popular de China (中國大陸).
  110. Hobsbawm 2011. pp. 03-04.
  111. Escritos de filosofía política [1]
  112. The poverty of historicism [2]
  113. The poverty of historicism [3]

Bibliografía[editar]

Obras completas[editar]

Biografías[editar]

  • Gemkow, Henrich (1975). Carlos Marx. Buenos Aires: Cartago. 
  • Fernández Buey, Francisco (2004). Marx (sin ismos). Barcelona: El Viejo Topo. 
  • Berlín, Isaiah (2000). Karl Marx: Su vida y su entorno. Madrid: Alianza. 
  • Blumenberg, Werner (2000). Karl Marx: An Illustrated History (en inglés). Verso. 
  • Reiss, Edward (1997). Una guía para entender a Marx. Madrid: Siglo XXI de España Editores. 

Obras sobre el pensamiento de Karl Marx[editar]

  • Althusser, Louis, La revolución teórica de Marx y Para leer el capital, ambos editados por Siglo XXI.
  • Arendt, Hannah, Karl Marx y la tradición del pensamiento político occidental, editado por Editorial Encuentro.
  • Camus, Albert, "Le terrorisme d'État et la terreur rationnelle" en "L'homme révolté", Paris, Gallimard, 1951.
  • Harnecker, Marta, Los conceptos elementales del materialismo histórico. Siglo XXI. Libro introductorio a la teoría de Marx.
  • Lenin, V. I., Carlos Marx. Texto breve, de estilo divulgativo.
  • Lenin, V. I., El Estado y la revolución. Un trabajo sistemático de lectura en torno a los textos marxistas sobre el Estado, define teóricamente la idea del Estado socialista o dictadura del proletariado como fase transicional hacia la extinción del Estado o sociedad comunista.
  • Lenin, V. I., Las tres fuentes y las tres partes integrantes del marxista. Esas fuentes serían el materialismo del siglo XVIII y la filosofía alemana; la economía política clásica británica, y el socialismo utópico francés.
  • Lenin, V. I., El imperialismo, etapa superior del capitalismo. En esta obra, Lenin declara: "El imperialismo es el capitalismo en la fase de desarrollo en que ha tomado cuerpo la dominación de los monopolios y del capital financiero, ha adquirido señalada importancia la exportación de capitales, ha empezado el reparto del mundo por los trusts internacionales y ha terminado el reparto de toda la Tierra entre los países capitalistas más importantes.
  • Negri, Antonio, Marx más allá de Marx. Cuaderno de trabajo sobre los Grundrisse. Madrid: Akal, 2001.
  • Ricoeur, Paul (1999), Freud: una interpretación de la cultura, México, Siglo XXI. Primera edición de 1970. Formula la célebre comparación entre Marx, Nietzsche y Freud, por ser los tres grandes autores del siglo XIX que superan el racionalismo y a quienes denomina maestros de la sospecha.
  • Rubel, M., El Estado visto por Karl Marx
  • Rubel, M: Karl Marx. Ensayo de biografía intelectual, Paidós, 1970.
  • Shanin, T.: El Marx tardío y la vía rusa: Marx y la periferia del capitalismo, Madrid: Revolucion, 1990
  • Schmidt, Alfred (2011), El concepto de naturaleza en Marx, Madrid, Siglo XXI de España. Primera edición de 1976.

Enlaces externos[editar]