Luftwaffe (Wehrmacht)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Arma Aérea
Luftwaffe
Luftwaffe eagle.svg
Emblema de la Luftwaffe.
Activa 1 de marzo de 1935[1]
País Bandera de Alemania nazi Alemania nazi
Tipo Fuerza aérea
Tamaño 400 000 efectivos (1939).
Parte de Wehrmacht
Sede del Mando Supremo Ministerio del Aire, Berlín
Disuelta 8 de mayo de 1945
Comandantes
Comandantes
notables
Hermann Göring, Robert Ritter von Greim, Albert Kesselring, Hugo Sperrle, Erhard Milch, Wolfram Freiherr von Richthofen
Insignias
Escarapela Balkenkreuz.svg
Distintivo de cola Luftwaffe swastika.svg
Cultura e historia
Colores Blanco y negro
Guerras y batallas
Guerra Civil Española
Segunda Guerra Mundial

Como parte de la Wehrmacht, la Luftwaffe (Acerca de este sonido escuchar , literalmente «Arma Aérea» en alemán) era la fuerza aérea de Alemania en la época nazi. Creada en 1924, reorganizada tras la llegada de los nazis al poder y oficialmente desvelada en 1935 en clara violación del tratado de Versalles, su propósito era apoyar la guerra relámpago de Adolf Hitler a través de Europa. Los aviones que iban a servir en la Luftwaffe alemana eran de una nueva era y técnicamente superiores a la mayoría de las aeronaves de otras naciones en los años 1930. Modelos como el Junkers Ju 87 Stuka y el Messerschmitt Bf 109 pasaron a simbolizar el poder aéreo alemán. Probada en combate en la Guerra Civil Española, la Luftwaffe era una de las fuerzas aéreas más fuertes, doctrinalmente avanzadas y más experimentadas en combate del mundo en el momento que estalló la Segunda Guerra Mundial en Europa en septiembre de 1939.[2]

La Luftwaffe se convirtió en un componente esencial en las campañas militares alemanas. Operando en apoyo de las fuerzas terrestres, ayudó a que los ejércitos alemanes conquistaran la mayor parte del continente europeo en una serie de cortas y decisivas campañas en los nueve primeros meses de la guerra. Sufrió su primera derrota contra la Fuerza Aérea Real (RAF) británica durante la Batalla de Inglaterra en 1940. A pesar de este revés la Luftwaffe siguió resultando formidable y en junio de 1941 se embarcó en la búsqueda de Hitler de un imperio en Europa oriental por medio de la invasión de la Unión Soviética (Operación Barbarroja), con un gran éxito inicial. Sin embargo, las victorias de la Luftwaffe en la Unión Soviética se vieron frenadas en el invierno ruso de 1941-1942.

Habiendo fallado en la consecución de la victoria sobre la Unión Soviética en 1941 o 1942, la Luftwaffe se vio envuelta en una gran guerra de desgaste que se extendía hasta el Norte de África y el Frente del Canal. Con la entrada de los Estados Unidos en la guerra y el resurgimiento del poder ofensivo de la RAF se creó el frente en terreno alemán, conocido como «Defensa del Reich». La fuerza de la Luftwaffe se fue erosionando lentamente y a mediados de 1944 prácticamente había desaparecido de los cielos de Europa Occidental dejando al Ejército alemán sin apoyo aéreo. No obstante la Luftwaffe continuó luchando hasta los últimos días de la guerra con una nueva generación de aviones propulsados por motores de reacción turborreactor como los Messerschmitt Me 262 y Heinkel He 162, e incluso con aviones cohete como el Messerschmitt Me 163.

Historia[editar]

Resumen[editar]

La Luftwaffe como arma aérea de la Wehrmacht, fue una fuerza militar excepcional sin precedentes en los años 1930. Mientras otras fuerzas aéreas significaban prácticamente un derroche del presupuesto para la defensa de la nación y algunos espectáculos acrobáticos para el público; la Luftwaffe de Hitler era, junto con la Wehrmacht, los pilares que sostenían las aspiraciones del Führer en Europa. Era una fuerza de élite destinada y cimentada para atacar, un hecho que al comienzo de las hostilidades en Europa, ni siquiera necesitó probarse ya que su sola y abrumadora presencia, unida a una gran campaña de propaganda, bastaba para que naciones más poderosas eludieran un enfrentamiento.[3] [4]

Nada ilustraba mejor el carácter de la Luftwaffe que la frase de su arquitecto, Hermann Göring, en una Orden del Día que llegó a hacerse célebre:

Nacida del espíritu de los aviadores de la Primera Guerra Mundial, inspirada por su fe en nuestro Führer y Comandante en jefe... Así es la fuerza aérea alemana de hoy, que está preparada para obedecer cada orden del Führer con la velocidad del rayo y un inimaginable poderío.

Herman Göring[3]

En 1940, un año después de la famosa frase de Göring los aviones de la fuerza aérea controlaban el espacio aéreo de todo el oeste de Europa venciendo a todos sus oponentes a excepción de los británicos.

Tal era la confianza de Göring en el poderío de su fuerza aérea que antes de la Segunda Guerra Mundial aventuró:

Si un solo bombardero enemigo llega a sobrevolar Alemania, dejaré de llamarme Hermann Goering y a partir de entonces podréis llamarme Meier.

Herman Göring[3]

...el 21 de abril de 1945, cinco años más tarde, Göring salía de Berlín sin planes oficiales cuando fue sorprendido por un bombardeo Aliado; por el camino encontró un refugio antiaéreo en el que al entrar dijo:

Permitid que me presente. Me llamo Meier.

Herman Göring[3]

Su excepcional fuerza aérea había sido prácticamente aniquilada.[3]

Orígenes[editar]

Creada después de la Primera Guerra Mundial, el Tratado de Versalles decretó su disolución. Fue Adolf Hitler quien la creó siguiendo una política militarista y, sobre el papel, nunca desapareció. La sección de aviación siguió existiendo en la Reichswehr, pero de manera oculta dentro de su organigrama.

Desde 1924, pilotos, tripulaciones y mecánicos recibían entrenamiento en la Unión Soviética en el aeródromo de Lípetsk. Tras la llegada de los nazis al poder, Hitler encargó a Hermann Göring su reorganización en 1935 en clara violación del Tratado de Versalles.

Primeras acciones (1939)[editar]

Durante la Guerra Civil Española, la Luftwaffe fue enviada por Hitler en apoyo de las fuerzas del bando nacional con el nombre de Legión Cóndor.

Segunda Guerra Mundial (1939-1942)[editar]

Al estallar la Segunda Guerra Mundial (1939-1942), la Luftwaffe, dirigida por Hermann Göring, dispuso de una relativa superioridad puesta de manifiesto en la Guerra Civil Española, en comparación con las fuerzas aéreas de otros países implicados en la guerra.

Göring llegó a declarar:

Estados Unidos podrá producir Fords y Chevrolets, pero no podrá nunca fabricar buenos aviones.

Herman Göring[cita requerida]

A pesar de una capacidad de producción cuantitativamente inferior en Alemania, gracias a la calidad de las aeronaves, de sus pilotos y sus novedosas estrategias, demostraron su superioridad en los primeros años de la guerra frente a las fuerzas aéreas aliadas.

Atacando de manera combinada con las unidades motorizadas y blindadas, participaron en las victorias de las campañas de Polonia y Francia.

Inflexión en la guerra aérea: Batalla de Inglaterra y Stalingrado[editar]

A pesar de las numerosas victorias aéreas de los pilotos alemanes y su preparación, la Luftwaffe, por una estrategia errónea y mal dirigida, fue derrotada en 1940 durante la Batalla de Inglaterra, donde perdió numeroso material y pilotos experimentados.

Posteriormente, fracasó nuevamente en la defensa y aprovisionamiento de la Wehrmacht sitiada y derrotada en Stalingrado.

A partir de entonces, al igual que ocurrió con el resto del ejército alemán, cedió la capacidad ofensiva y paulatinamente se centró en la defensa del suelo alemán contra los bombardeos masivos a la población civil por parte de los aliados.

Defensa de Alemania (1943-1945)[editar]

Luftwaffe 1941-1945.

Durante toda la guerra, los pilotos alemanes reclamaron el derribo de aproximadamente 70.000 aeronaves aliadas, de las cuales 15.400 fueron derribadas por apenas 105 pilotos de la Luftwaffe, que superaron las cien victorias de manera individual.

Organización[editar]

Reichsmarschall Hermann Göring.

La Luftwaffe fue desarrollada pareja al ejército gracias a la acción de Hermann Göring y su estrecha relación con Hitler.

Jerarquía[editar]

Existían varias organizaciones de combate. Se desarrolló un método propio de identificación en función del rango para los aparatos, que permitía precisar con exactitud su adscripción y su función.

El sistema asignaba una marca especial para cada uno de los "Gruppen" (grupos) que integraban un "Geschwader" (ala) determinada, así como un color para cada "Staffel" (escuadrón) del "Gruppe", que se aplicaba a las marcas y número particular de cada aparato, lo que permitía individualizarlo.

El sistema experimentó algunas modificaciones durante el transcurso de la guerra, en función de la experiencia en combate y de las necesidades del frente. También se diferenciaba según el piloto que llevara el avión, que distinguía varios rangos, como el de Kommodore (comandante del ala), Adjutant o Einsatzoffizier.

Aviones empleados en la guerra (1936-1945)[editar]

La Luftwaffe, a través de las principales empresas aeronáuticas del país, diseñó y construyó miles de aviones a una media de casi 15 000 aviones anuales (1250 aviones mensuales), en total antes y durante la guerra las industrias alemanas construyeron casi 86 000 aviones, de todas las formas, modalidades y usos, y de distintos fabricantes:


  • Junkers Ju 87 Stuka (6000 aviones construidos): Es uno de los aviones más característicos y conocidos de la Segunda Guerra Mundial, conocido por su ataque en picado y su sonido característico.


  • Junkers Ju 88 (15 000 aviones construidos): Fue, junto al He-111 el avión pesado por excelencia para operaciones de bombardeo; ampliamente usado durante la Batalla de Inglaterra, fue operado y fabricado durante todo la guerra y en grandes cantidades por sus buenas prestaciones y su alta fiabilidad; entre otras cosas su velocidad (550 Km/h) era todo un record para un bombardero pesado.


  • Heinkel He 111 (7300 aviones construidos): Bombardero que se produjo en grandes cantidades; fue uno de los aviones insignia de la Luftwaffe, bombardero usado durante toda la guerra fabricado por la casa aeronaútica Heinkel.


  • Heinkel He 51 (700 aviones construidos): A pesar de que se construyeron cientos de unidades, este avión quedó obsoleto incuso antes del comienzo de la guerra, debido a la aparición del Messerschmitt Bf 109, su mayor aparición fue en 1936, durante la guerra civil española.


  • Heinkel He 177 Greif (1180 aviones construidos): Se trataba de un avión bombardero pesado de largo alcance y con una alta capacidad en cuanto a número de bombas que podía transportar, se fabricaron más de un millar.


  • Heinkel He 162 (170 aviones construidos): Fue el modelo de avión a reacción fabricado por Heinkel, pero solo se produjeron menos de dos centenas, debido al uso del otro avión a reacción, el Messerschmitt Me 262.


  • Heinkel He 219 (300 aviones construidos, aproximadamente): Avión nocturno, construido por la casa Heinkel, pudo ser un avión revolucionario, pero su puesta en escena (1945) hizo que no tuviera una alta participación debido al bajo número de aviones construidos, a pesar de ello, en las operaciones en que participó, demostró su superioridad en todos los aspectos, contra sus semejantes británicos y estadounidenses, además de sus bombarderos.
Escuadrilla de Stukas
  • Focke-Wulf Fw 190 (20 000 aviones construidos): Además de ser uno de los aviones más fabricados de la guerra, fue también el avión al que se le encargó la tarea de sustituir al Messerschmitt Bf 109; objetivo que lo consiguió solo parcialmente a pesar de sus excelentes prestaciones.


  • Focke-Wulf Fw 200 Condor (200 aviones construidos): Avión usado para transporte, reconocimiento a largas distancias y bombardero de objetivos marítimos, no tuvo un gran número de aviones fabricados, por lo que su impacto en la guerra no fue muy significativo.


  • Focke-Wulf Ta 152 (67 aviones construidos): Fue un prototipo de caza de Focke-Wulf, que no llegó a pasar a producción, por la aparición de otros modelos mejores de caza.


  • Messerschmitt Bf 109 (33 000 aviones construidos): Fue el avión más fabricado de la guerra; fue el caza por excelencia de la aviación alemana; considerado de última generación y ultramoderno al principio de la guerra, permaneció en primera línea hasta 1944, cuando (parcialmente) fue sustituido por el Focke-Wulf Fw 190.



  • Messerschmitt Me 262 (1400 aviones construidos): A pesar de que no fue el primer avión de la historia propulsado a reacción si se convirtió en el primero en entrar en combate de la historia, además de ser el primero que se produjo en cantidades considerables; como en otras circunstancias, a pesar de su gran superioridad (900 Km/h, contra 700 Km/h) su tardanza en entrar en sevicio (se empezó a producir a nivel industrial en septiembre de 1944, cuando el prototipo estaba listo desde 1941) no permitió virar el curso de la guerra.


  • Messerschmitt Me 163 Komet (370 aviones construidos): Sus 970 Km/h lo convertían en el avión más rápido de la Luftwaffe; estaba propulsado por un cohete en su parte trasera, cuyo combustible y funcionamiento era el mismo que propulsaba los V-1 y los V-2, fue el único avión cohete que entró en combate en grandes cantidades.


  • Messerschmitt Me 323 Gigant (340 aviones construidos): Uno de los mayores aviones de la Luftwaffe, estaba propulsado por 6 potentes motores, su principal misión era el transporte de víveres o de soldados, etc.



  • Serie AR también fueron construidos (500 aviones construidos, aproximadamente): Fue una serie de varios bombarderos, construidos por la empresa Arados, el más famoso de ellos y que en mayores cantidades se produjo (144) fue el Arado Ar 232.


  • Dornier Do 17 (1700 aviones construidos): Fue un bombardero táctico pesado.


  • Henschel Hs 123 (1500 aviones construidos, aproximadamente): Fue un avión que como ocurrió con otros aviones, a pesar de la alta cantidad de aviones producidos quedó obsoleto incluso antes de la guerra; en el caso de este avión, su sustituto fue el Stuka, muy superior; el Hs 123 era un avión biplano, que como el Junkers Ju 87, bombardeaba en picado.


  • Fieseler Fi 156 Storch (2500 aviones construidos): se trataba de una avioneta producida en grandes cantidades, que era pilotada por un único piloto, su principal labor eran las labores de enlace y mensajería.


  • Junkers Ju 188 (1200 aviones construidos): Estuvo 3 años en servicio este bombardero de gran capacidad, era el avión alemán con mayor rendimiento y mayor radio de acción.


  • Henschel Hs 129 (865 aviones construidos): Su misión era la de ataque a tierra para la destrucción de elementos acorazados, pero su bajo número de unidades fabricadas supuso que no tuviera un gran impacto en la guerra.


  • Junkers Ju 388 (69 aviones construidos): Avión polivalente, introducido muy tarde en la guerra, y por los problemas de producción y las condiciones generales de la guerra provocaron que solo fueran entregados unos pocos.


Material y equipamiento[editar]

La Luftwaffe estuvo equipada con aeronaves generalmente de gran capacidad diseñadas por diferentes empresas:

La aparición de estas aeronaves revolucionó los combates aéreos debido fundamentalmente a varios factores como son: su fiabilidad, su avanzada tecnología para la época en que hicieron su aparición, sus poderosos armamentos y la rapidez de éstas con relación a sus rivales.

Aeronaves destacadas[editar]

A continuación se relacionan las aeronaves más destacadas por su relevancia y eco en la cultura popular:

Fue el caza que formó la espina dorsal de la Luftwaffe durante la la Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial. Un monoplano de ala baja, carlinga cerrada, tren retráctil y estructura por completo metálica, que desarrollaba unos 1175 hp producidos por un motor Daimler-Benz DB601A de 12 cilindros en V invertida refrigerado por líquido. Estaba poderosamente armado con al menos 2 cañones de 20 mm y podía alcanzar alrededor de unos 600 km/h. Las características principales de estas versiones, que fueron los cazas por excelencia de la Luftwaffe (el G constituyó el 70% de la flota), eran: dimensiones pequeñas, gran aceleración, rápida trepada (régimen de ascenso), una gran maniobrabilidad, mayor que la de otros cazas aliados a altas cotas, y un poderoso armamento junto con su facilidad y reducido coste de producción.[5]
La muerte aulladora o Las trompetas de Jericó; un bombardero en picado que fue el terror de las fuerzas terrestres debido a su precisión en el ataque a tierra. Era muy resistente y maniobrable aunque muy poco armado defensivamente por lo que necesitó de escolta contra los cazas enemigos para los que era una presa fácil. Fue una parte muy importante de la propaganda nazi de la época.[4]
Otro caza monoplano poderosamente armado (2 ametralladoras MG 131 de 13 mm y 4 cañones de al menos 20 mm -4x MG 151 ó 2x MG 151 + 2x MK 108 de 30 mm-), muy pequeño, más rápido y más maniobrable que cualquier caza aliado contemporáneo. Fue introducido en 1941 y paulatinamente sustituyó al Bf 109 como caballo de batalla de la Luftwaffe e incluso al Stuka como avión de ataque a tierra táctico.[5]
Un bombardero medio bimotor multipropósito ya que tuvo varios cometidos principales a lo largo de su historia; desde bombardero táctico hasta avión de ataque o torpedero. Fue el bombardero más numeroso y espina dorsal de las Kampfgeschwader de la Luftwaffe.

Ases de la Luftwaffe[editar]

Erich Hartmann (352 victorias)
con un avión Messerschmitt Bf-109, derribó a su primer enemigo el 5 de noviembre de 1942 con 20 años. Al finalizar la guerra, se rindió a los estadounidenses, pero estos lo entregaron a los rusos, ya que toda su carrera la hizo en el Frente Ruso. Fue condenado a 20 años de prisión acusado de "provocar grandes daños y sabotear la industria soviética". De sus 352 derribos, 345 eran aviones soviéticos y 7 aviones estadounidenses tipo P-51 Mustang.
Hans-Joachim Marseille (158 victorias)
destacó por sus combates aéreos durante la campaña en África del Norte, siendo considerado como uno de los mejores pilotos de caza de la II Guerra Mundial y le apodaron "La estrella de África". Logró 158 derribos confirmados oficialmente, la mayoría contra la Desert Air Force de la RAF en el Norte de África, volando siempre en un Messerschmitt Bf 109, fue el piloto que derribó más aviones de los aliados occidentales. Murió en un accidente aéreo causado por un fallo en el motor que le obligó a saltar de su avión. Tras abandonar la cabina llena de humo, se golpeó el pecho con el estabilizador vertical de su caza, lo que, o bien le mató o bien le dejó inconsciente, ya que no llegó a abrir su paracaídas.
Helmut Lent (110 victorias)
fue el as de la caza nocturna, derribando 102 aviones enemigos en misiones nocturnas. Murió en combate.
Adolf Galland
piloto desde los años 30, participó en la Guerra Civil Española y se hizo famoso en la Batalla de Inglaterra liderando la Jagdgeschwader 26 (Ala de Caza 26). Finalizando la guerra, recibió el mando de un grupo de caza equipado con los reactores Me 262.
Hans-Ulrich Rudel
poseedor de la más alta condecoración concedida a un militar en Alemania, la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro con Hojas de Roble en Oro, Espadas y Brillantes, y una impresionante hoja de servicios, tiene en su haber 2.530 misiones de combate, destruyendo 519 tanques soviéticos, un acorazado, dos cruceros, 11 aviones y más de 70 embarcaciones fluviales. Las bajas soviéticas causadas por Rudel se calculan en 4.300 efectivos.
Werner Mölders
fue el principal táctico de la Luftwaffe. Ingresó en la Luftwaffe a principios de los años 30. Durante la Guerra Civil Española, estando al mando de una escuadrilla de cazas, observó lo obsoleto de las tácticas aéreas usadas por la Legión Cóndor, por lo que actualizó las tácticas aéreas desarrolladas por Oswald Boelcke en la Primera Guerra Mundial. Sus tácticas revolucionaron el combate aéreo. A lo largo de los cuatro años siguientes, por méritos de guerra pasaría de ser teniente en 1938 a general en 1941. Lideró la Jagdgeschwader 51 (Jagdgeschwader Mölders ó Ala de caza 51) y fue nombrado Inspector de la Caza Alemana. Moriría en accidente aéreo en noviembre de 1941.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Bungay, 2008, p. 55.
  2. (Killen, 2003, p. 93)
  3. a b c d e Wood y Gunston, 2002, pp. 4-5
  4. a b Preston, 1998, p. 26
  5. a b Wood y Gunston, 2002, pp. 221-223

Bibliografía[editar]