Reino de Yugoslavia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Reino de Yugoslavia
Краљевина Југославија ¹
Kraljevina Jugoslavija

Flag of the Kingdom of Yugoslavia.svg

1929-1941

Flag of Serbia (1941–1944).svg
Flag of Montenegro (1905-1918 & 1941-1944).svg
Flag of Independent State of Croatia.svg
Flag of Hungary (1920–1946).svg
Flag of the NSDAP (1920–1945).svg
Flag of Italy (1861-1946) crowned.svg
Flag of Bulgaria.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Lema nacional: Una nación, un Rey, un país
Himno nacional: Himna Kraljevine Jugoslavije
Ubicación de Yugoslavia
Capital Belgrado
Idioma oficial serbocroata y esloveno
Gobierno Monarquía constitucional
Rey
 • 1918-1921 Pedro I
 • 1921-1934 Alejandro I
 • 1934-1941 Pedro II
Regente
 • 1934-1941 Pablo Karađorđević
Historia
 • I Guerra Mundial 1 de diciembre de 1929
 • Instauración de Monarquía absoluta 6 de julio de 1929
 • Invasión de Yugoslavia 6 de abril de 1941
 • Rendición del Ejército yugoslavo 17 de abril de 1941
Superficie
 • 1931[1] 247 542 km²
Población
 • 1931[1] est. 13 934 038 
     Densidad 56,3 hab./km²
Moneda Dinar
Miembro de: Pacto Tripartito
¹ Antes del 3 de octubre de 1929, el nombre oficial era Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos.

El Reino de Yugoslavia, que sucedió al Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, fue un Estado balcánico que existió desde el 3 de octubre de 1929 al 2 de diciembre de 1945. Comprendía el área de las provincias de Eslovenia, Bosnia y Herzegovina, Serbia, Montenegro y Macedonia, Croacia y Eslavonia.

El nuevo nombre del Estado era en realidad común ya antes de su institución oficial, siendo este poco usado fuera del ámbito oficial. Provenía del serbocroata Jug (sur) y Slavia (territorio eslavo), término por el que se designaba desde el siglo XIX a los eslavos del sur, aunque normalmente sin incluir a los búlgaros.[2]

La existencia del reino se divide políticamente en cuatro fases diferenciadas: la dictadura real de Alejandro I de Yugoslavia, la regencia de su primo Pablo tras el asesinato de aquel, el corto Gobierno del general Dušan Simović, que derrocó al regente, y la guerra mundial, durante la que el país quedó desmembrado y el reino sólo existió formalmente. El asunto que dominó principalmente la política yugoslava fue la forma de Estado y los intentos de resolución de los conflictos nacionalistas entre las distintas comunidades del país, en especial el descontento croata por la falta de autonomía respecto del Gobierno central. Durante la dictadura y parte de la regencia, el Gobierno trató de unificar por la fuerza el país y acabar con los regionalismos imponiendo un nacionalismo yugoslavo unificador, sin éxito. Sólo en vísperas del estallido de la Segunda Guerra Mundial se logró alcanzar un acuerdo reformista entre el regente Pablo y el dirigente croata Vladko Maček que no se pudo aplicar en su totalidad y dejó muchos descontentos.

En política internacional, el país mantuvo sus alianzas favorables a los vencedores de la Primera Guerra Mundial (en especial con Francia), entre los que se contaba, pero, desde mediados de la década de 1930, fue estrechando relaciones, especialmente económicas, con las potencias fascistas. Muy dependiente del comercio con estas y de sus pertrechos, al estallar la guerra declaró su neutralidad. Fue quedando rodeada por naciones hostiles aliadas con Italia y Alemania, que aumentaron su presión sobre Yugoslavia para que se uniese a ellas, cosa que acabó haciendo ante la falta de ayuda Aliada en marzo de 1941, aunque de manera condicional. El disgusto de parte del Ejército y de la población por la alianza con los italo-germanos llevó a un golpe de Estado que acabó con la regencia y precipitó en pocos días la invasión del país, que no se pudo evitar. El Gobierno real partió al exilio en Gran Bretaña y el país fue dividido por los invasores, manteniendo su unidad sólo de manera formal y por la negativa de los Aliados a reconocer el reparto del territorio por el Eje.

Económicamente el reino comenzó con una dura depresión económica debido a la crisis agrícola mundial de finales de la década de 1920 y la llegada de la Gran Depresión a Yugoslavia. A mediados de la década siguiente se produjo una cierta recuperación y mejora de la situación en el campo y de desarrollo de la industria, aunque no fue suficiente para mejorar de manera notable el nivel de vida de la población, que crecía rápidamente. Los preparativos para la guerra volvieron a empeorar las condiciones de vida de la población y la economía nacional, muy dependiente del Eje.

Antecedentes[editar]

Las tensiones entre el nacionalismo serbio (envalentonado por el carácter centralista del Estado) y el croata, acostumbrado a la política obstruccionista de oposición, estallaron con el asesinato en el Parlamento del reino del líder del Partido Campesino Croata por parte de un diputado montenegrino. Ello llevó al rey a clausurar el parlamento y asumir el gobierno del país de una manera dictatorial.[3] Sin embargo, esto sólo reavivó las tensiones.

Además del grave problema político la dictadura heredó del anterior periodo de gobierno parlamentario un creciente problema de superpoblación rural,[4] debido al rápido aumento de la población y la falta de empleo fuera de la agricultura para absorberlo.[4] De alrededor de 14 millones de habitantes en 1931, cerca de 9,2 millones vivían de la agricultura.[5] Abundaba el pequeño propietario que, a pesar de poseer tierras, no era capaz de sobrevivir con su producción.[4] Alrededor de un tercio de la superficie del país era bosque,[5] siendo la industria maderera y de derivados la principal del país y su principal exportación,[6] pero limitando la cantidad de tierras disponibles para el cultivo para la población que se multiplicaba. La cantidad de territorio dedicado al cultivo extensivo impedía lograr empleo para todos los campesinos, mayoritariamente pequeños propietarios, y mantenía su nivel de vida bajo.[7]

La dictadura real (1929-1934)[editar]

Política interior[editar]

Comienzo popular[editar]

Por decreto real el 6 de enero de 1929, el rey abolió la Constitución de Vidovdan y todos los derechos que contenía.[8] [3] [9] [10] Promulgó además otra ley, la de defensa del Estado, que reforzaba las medidas anticomunistas aprobadas en 1921 y prohibía la oposición al nuevo régimen.[9] Los partidos políticos fueron disueltos,[10] quedando prohibida la formación de nuevas organizaciones políticas basadas en regiones, religiones o nacionalidad.[9] Los cargos de las administraciones locales fueron relevados por representantes nombrados por el nuevo Gobierno.[11] El rey Alejandro tomó para sí los poderes del Estado, nombrando un nuevo Gobierno que sólo era responsable ante él, acabando así el periodo de gobierno parlamentario.[9] El monarca indicó, sin embargo, que la dictadura sería temporal y sólo la había implantado por la crisis del país.[8] [12] [11] La proclamación de la dictadura y la abolición de la constitución centralista fue recibida al comienzo con alivio y satisfacción por la población.[13] [11] El primer ministro elegido por el monarca fue el jefe de la guardia real, el general Petar Živković,[14] allegado del rey,[9] mientras que los ministros eran antiguos políticos veteranos de todas las principales formaciones políticas, que ingresaron en el Gobierno generalmente sin su respaldo (salvo Korosec).[9] La maniobra del rey no fue mal recibida en el extranjero,[11] donde se deseaba acabar con la inestabilidad en el país ni al principio por la oposición, que se alegró de la abolición de la odiada constitución de Vidovdan[11] y de las promesas del soberano de comenzar un nuevo proceso político.[15] [12]

El 3 de octubre de 1929, el país pasó a llamarse oficialmente Yugoslavia[8] [16] [17] y se cambió la ordenación territorial, creándose nueve nuevas provincias (las banovinas),[11] que sustituyeron a las 33 unidades administrativas vigentes desde 1924,[17] de inspiración francesa.[18] [19] Las unidades tenían su base en motivos económicos y políticos -el intento de aniquilación de los regionalismos.[18] [19] [16] [17] [11] Los gobernadores provinciales eran nombrados por decreto real y respondían únicamente ante el rey.[17] Fue entonces cuando Vladko Maček, dirigente del Partido Campesino Croata, pasó a oponerse a la dictadura real.[16]

Las nuevas unidades administrativas (banovinas) no contaron, empero, con autonomía.[20]

Las nuevas unidades administrativas de 1929
Banovina Capital Población Superficie
Drava Liubliana 1.040.000 15.936
Sava Zagreb 2.320.000 36.897
Vrbas Bania Luka 850.000 20.558
Litoral Split 800.000 19.417
Drina Sarajevo 1.400.000 29.273
Zeta Cetinje 740.000 32.322
Danubio Novi Sad 2.100.000 25.721
Morava Niš 1.200.000 25.721
Vardar Skopje 1.405.000 39.566
Mapa de las provincias del Reino de Yugoslavia entre 1929 y 1941.

El 4 de julio de 1930, soberano manifestó su intención de no volver a instaurar la antigua ordenación territorial y de no permitir el regreso a la política de los antiguos partidos.[21]

En los primeros meses, la dictadura llevó a cabo medidas que se consideraban necesarias y urgentes.[16] [11] Se creó un Banco Agrario (15 de agosto de 1929,[16] [22] se reorganizó la administración,[21] inflada por el favoritismo, y se unificaron las leyes,[11] medidas que el Parlamento no había logrado aprobar desde la independencia.[18] [16] Se redujo parcialmente también la opresión militar en Macedonia.[18] La corrupción administrativa se redujo efímeramente.[21] [16]

Decadencia de la dictadura[editar]

A los pocos meses, sin embargo, quedó manifiesta su falta de un programa claro[23] [12] y la aparición de la Gran Depresión acentuó las dificultades del régimen.[21] La agudización de la crisis económica, que ya había comenzado en la agricultura en 1927 con la continua rebaja de los precios de sus productos, empobreció a la mayoría de la población, campesina.[22] La bajada de los precios de las principales exportaciones yugoslavas (productos agrícolas y materias primas) perjudicó la balanza de pagos.[22] El creciente proteccionismo de los países industrializados, destino de sus exportaciones, en la nueva década menoscabó el comercio exterior del país.[22] La situación económica comenzó a deteriorarse notablemente en 1931, con la imposibilidad de emigrar y la continua retirada de los créditos a corto plazo al país, que había comenzado el año anterior.[22]

El 3 de septiembre de 1931,[24] en parte para facilitar la obtención de un crédito internacional que paliase la penuria económica, el régimen promulgó una nueva constitución.[21] [25] [17] [24] [26] El régimen trataba también con esta medida de ganar popularidad e intentar prevenir un derrocamiento del régimen como el sucedido en esa época en España, que había acabado con la monarquía.[27] [25] A pesar de garantizar los derechos individuales, contenía severas limitaciones políticas: concedía gran poder al Gobierno y al rey,[26] las elecciones parlamentarias dejaban de realizarse mediante voto secreto[28] y la mitad del Senado era escogida por el monarca.[17] [24] El gabinete seguía siendo responsable únicamente ante el rey, que podía cambiarlo a voluntad.[24] El artículo 116 le otorgaba poderes extraordinarios en situaciones de emergencia.[28]

El rey había conseguido la destrucción temporal de los antiguos partidos políticos,[21] ninguno de ellos nacional, pero había sido incapaz de sustituirlos con otras formaciones políticas, formándose un vacío en la política yugoslava en la que el monarca gobernaba apoyándose fundamentalmente en el Ejército y la burocracia.[21] Mientras, a pesar de sus proclamas reformistas, se mantenían las políticas centralizadoras que habían disgustado a los regionalistas.[21] [23] El Estado se había convertido en un Estado policial,[21] [17] [26] con nula independencia del poder judicial[26] respecto de la dictadura y abundancia de juicios políticos[17] contra la oposición (nacionalistas croatas y macedonios o comunistas).[29] [25] Se instituyó un régimen de terror político y represión.[29] No existía libertad de prensa ni de expresión.[29] [26] En el otoño de 1930, perdió el apoyo del esloveno Anton Korošec, quedando aún más en evidencia el verdadero carácter centralista serbio del régimen.[23] El descontento con el gobierno real era amplio, tanto política (falta de acuerdos con el nacionalismo croata, pérdida de libertados políticas) como en economía (crisis económica).[24]

El general Petar Živković, jefe de la guardia real y mano derecha del rey Alejandro, encabezó el Gobierno de la dictadura real hasta que el régimen comenzó a necesitar pactar con la oposición en 1932.
Milan Srškić, destacado político de la dictadura real, sucedió a Živković a los pocos meses de su relevo, agravando la situación del régimen con su política represiva e incapacidad para entenderse con la crecida oposición.

A pesar de la promulgación de la nueva constitución de 1931, las libertades quedaron suprimidas[27] y los nuevos cámara baja y senado elegidos por el régimen, sin voto secreto.[30] [17] [28] La ley electoral promulgada poco después que la constitución establecía también una nueva manera de distribuir los escaños: el partido con mayoría obtenía dos tercios[26] de los mismos más la parte proporcional a sus votos del otro tercio,[28] asegurando así una cómoda mayoría al vencedor de las elecciones, evitando la anterior necesidad de coaliciones.[31] La oposición, considerando la maniobra del Gobierno como una farsa, decidió no participar en las elecciones al parlamento,[32] [33] celebrada sen noviembre de 1931 con la única participación de la lista gubernamental.[28] En diciembre, para tratar de aumentar el respaldo al régimen, se creó una formación política que le sirviese de base, el Partido Nacional Yugoslavo,[34] en la que se concentraron principalmente Radicales de derecha, disidentes de casi todos los antiguos partidos y oportunistas.[28]

Incluso el Parlamento elegido por el régimen acabó oponiéndose a sus manejos y el rey trató de reconciliarse con la oposición política ya en 1932.[33] El general Živković fue relevado en abril de 1932 al frente del Gobierno por Vojislav Marinković, distinguido político y antiguo ministro de Exteriores,[28] que debía de dar una imagen más cosmopolita al régimen y hacerlo menos militar.[33] [28] Formó un nuevo partido, el Partido Democrático Campesino Radical, como apoyo al régimen pero, enfermo y aislado políticamente, demasiado reformista incluso para el rey,[34] fue sustituido el 2 de julio de 1932 por Milan Srškić, antiguo Radical,[35] y su ministro del Interior, contrario a las promesas de liberalización política realizadas por Marinković.[34] Eminencia de los anteriores gabinetes de la dictadura en la que había desempeñado diversos puestos ministeriales, se había ganado numerosos enemigos entre los opositores por sus medidas.[35] Su Gobierno acentuó la tensión con la oposición y la represión.[35] La oposición, viendo decaer el prestigio del Gobierno, presentó dos manifiestos de reforma en el invierno de 1932.[35] [34] En el extranjero, los ustachas aumentaron su agitación contra el régimen, su defensa de la independencia croata y cometieron ataque terroristas, intentando en vano una revuelta del país en septiembre, que fue reprimida con dureza.[34]

El Gobierno respondió moderando ligeramente los requisitos electorales pero, a la vez, decidiendo juzgar a destacados dirigentes de la oposición, como Maček[17] [34] o Korošec, medida que incluso la oposición serbia condenó.[36] Durante 1933 la situación continuó agravándose, negándose el Gobierno a legalizar a los Radicales y a los socialdemócratas.[36]

La creciente penuria económica del campesinado llevó a la aprobación de diversas medidas en 1932: en abril se decidió la moratoria de los pagos de sus deudas y su reducción.[37] En el verano la crisis bancaria eliminó el crédito y la imposición de un estricto control del comercio exterior casi acabó con este, cercenando además el escaso crédito proveniente del exterior.[37] Los precios agrícolas llegaron al mínimo en 1933-1934 y el año siguiente el Gobierno hubo de devaluar la divisa un tercio.[37]

El 27 de enero de 1934, Srškić fue relevado por el veterano Radical Nikola Uzunović, presidente del partido gubernamental y símbolo del agotamiento del gobierno real.[36] [17] El cambio de primer ministro señaló la intención del rey de tratar de reconciliarse con parte de la oposición a la dictadura ante su creciente aislamiento, la crisis económica, la falta de avances en los problemas políticos, y el deterioro de la situación internacional.[36]

En el exilio se encontraban fundamentalmente dos grupos opositores, croatas y macedonios.[38] Los primeros se dividían en tres agrupaciones principales: los seguidores de Stjepan Radić, los conservadores reaccionarios partidarios de la restauración de los Habsburgo y los terroristas y ultranacionalistas[39] de la nueva formación ustacha de Ante Pavelić.[40] [41] Esta última contaba con el apoyo de Hungría e Italia, revisionistas.[39] [42] Los macedonios se dividían entre los terroristas de la ORIM y los autonomistas.[38]

Ante el fracaso interno y las amenazas externas, el soberano comenzó el desmantelamiento de la dictadura real a finales del verano de 1934.[43] En enero ya había relevado al duro Srškić por el veterano Uzunović, más moderado y en septiembre, antes de su visita a Bulgaria y a Francia, prometió a Maček su pronta liberación y el comienzo de negociaciones.[44]

El 9 de octubre de 1934, el proceso se detuvo temporalmente cuando un guerrillero macedonio contratado por el nacionalismo croata ustacha asesinó al rey Alejandro y al ministro de Exteriores francés en Marsella (véase Asesinatos de Marsella (1934)).[43] [45] [44] [42] Para entonces la dictadura real, represiva[46] y cruenta, era un fracaso palpable que no había resuelto los problemas que se había planteado (políticos, económicos y sociales) en 1929.[47] [42] La muerte del rey, no obstante, no produjo la desintegración que sus autores esperaba lograr, uniéndose el país temporalmente ante la amenaza exterior.[47] [42] El monarca había logrado, sin embargo, reforzar la postura de los nacionalistas croatas, mientras había destruido las formaciones políticas serbias.[48] [49]

Política exterior[editar]

Durante el reinado de Alejandro se mantuvo la preferencia por la alianza con Francia y la Pequeña Entente.[50] [37]

A partir de 1933, con la llegada al Gobierno de Hitler y más aún en 1934, con la guerra civil en Austria en febrero, la firma de los Protocolos de Roma por vecinos hostiles y el intento de anexión forzosa de Austria en julio con el asesinato del canciller Dollfuss, Yugoslavia vio cómo empeoraba la situación internacional.[41]

Al final de su reinado, Alejandro logró comenzar un acercamiento a la vecina Bulgaria, con la que mantenía una dura rivalidad por la posesión de Macedonia.[50] [51] Esta mejora de relaciones produjo la eliminación de las bandas armadas que, con base en Bulgaria, atacaban territorio yugoslavo y habían tenido gran influencia en la política búlgara.[51] En febrero de 1934 el país se había unido también a la Entente de los Balcanes, organización que reunió a casi todos los países de la región con el objetivo de aumentar la cooperación entre ellos,[51] pero que excluyó a Bulgaria, que se negó a renunciar a sus reclamaciones territoriales, y a Albania.[49]

El viaje en el que el rey fue asesinado en octubre de 1934 era parte de su esfuerzo por lograr una red de alianzas regionales favorables a Francia que formase un contrapeso a la que Mussolini estaba formando también en la región.[49] El ministro Barthou, asesinado junto al monarca en Marsella, había visitado Belgrado en junio y el viaje real era el resultado de esta y tenía como objetivo la continuación de las conversaciones franco-yugoslavas.[49]

El comercio exterior no favorecía la política de alianzas yugoslava, siendo mucho mayor con sus teóricos enemigos que con sus aliados.[52] [37] Las principales exportaciones del país, que decayeron enormemente durante la Gran Depresión (de ocho millardos de dinares a tres entre 1928 y 1933),[7] consistían principalmente en madera, productos agrícolas y ganaderos[53] y minerales. Frente a la posición sustancialmente estable del resto de productos en proporción de las exportaciones yugoslavas, la venta de minerales aumentó notablemente a lo largo de la década como consecuencia de la preparación para la guerra de los importadores, principalmente Alemania. La importancia de Italia, grande al comienzo del periodo, decayó rápidamente tras la participación del país en las sanciones aprobadas por la Sociedad de Naciones por el ataque italiano a Etiopía.[52]

El Gobierno también se opuso a la participación de voluntarios en la Guerra Civil Española,[54] amenazando con retirar la ciudadanía yugoslava a todo aquel que tomara parte,[54] prohibiendo el reclutamiento o la expedición de visados a España (marzo de 1937).[54] No obstante, 1 700 brigadistas yugoslavos tomaron parte en favor de la II República Española,[55] y al finalizar el conflicto no se permitió regresar a los supervivientes, que tuvieron que hacerlo de manera ilegal. Varios cientos de voluntarios fueron internados en Francia tras la guerra por la pérdida de nacionalidad aprobada por el Gobierno de Stojadinovic.[54] Los veteranos supervivientes de la guerra española formaron el núcleo del movimiento partisano durante la guerra mundial.[55] Preocupado por el posible efecto desestabilizador del conflicto español en Yugoslavia, el Gobierno trató de ignorarlo, de censurar la información sobre el conflicto y de adoptar una posición de neutralidad, cada vez más favorable al bando franquista.[54]

Exportaciones por producto (1926-1930)
Producto Porcentaje
Productos agrícolas
  
23,43
Ganado y derivados
  
25,51
Madera y derivados
  
19,95
Mineral
  
7,5
Cemento
  
1,96
Exportaciones por producto (1921-1935)
Producto Porcentaje
Productos agrícolas
  
23,17
Ganado y derivados
  
23,01
Madera y derivados
  
18,81
Mineral
  
11,25
Cemento
  
2,13
Exportaciones por producto (1926-1939)
Producto Porcentaje
Productos agrícolas
  
23,84
Ganado y derivados
  
22,73
Madera y derivados
  
15,53
Mineral
  
14,97
Cemento
  
0,96

La regencia (1934-1941)[editar]

Política interior[editar]

El principal regente yugoslavo, el príncipe Pablo, trató de reformar la dictadura heredada de su hermano y alcanzar un acuerdo con la oposición, resolviendo el problema de la oposición croata a la estructura del Estado, mientras que en el exterior trataba de frenar la presión alemana, sin poder evitar entrar finalmente en la Segunda Guerra Mundial.

A Alejandro le sucedió en el trono su hijo Pedro II, pero al ser menor de edad,[44] asumió la regencia su tío el príncipe Pablo[56] junto con otros dos regentes de menor peso.[57] [58] [42]

La dictadura había fracasado claramente en su intento de acabar con la resistencia croata al Estado,[26] reforzando[59] esta posición a la vez que destruía las estructuras políticas serbias, debilitando sus partidos.[60] El régimen, a pesar de su ruina, se negó a realizar cambios sustanciales en las leyes del país[56] escudándose en la minoría de edad del rey.[61] [62] Esto reforzó aún más a los extremistas, tanto croatas como serbios.[61] [59] El príncipe mantuvo una postura contraria a la reforma política[62] y económica, pero se mostró dispuesto a tratar de lograr un acuerdo con el HSS.[56]

Tras un intento del primer ministro Nikola Uzunović de formar un gabinete únicamente con sus partidarios serbios, frustrado por el regente, aquel dimitió (20 de diciembre de 1934).[63] [61] La regencia encargó formar el Gobierno al ministro de Exteriores y hombre de confianza del rey Alejandro, Bogoljub Jevtić.[64] [58]

Elecciones Yugoslavas (5-5-1935) Según [65]

Jevtić comenzó su gobierno con medidas moderadas, incluyó ministros no serbios en el gabinete, prometió elecciones libres y liberó al principal dirigente de la oposición, el líder del Partido Campesino Croata, Vladko Maček.[66] [58] Declaró además su intención de llevar a cabo una descentralización progresiva de la administración. En las elecciones de mayo de 1935, presentó candidatos en todas las circunscripciones, a pesar de su formación sólo tenía un respaldo real en los antiguos territorios serbios, logrando una mayoría de votos[62] y de escaños gracias a la ley electoral,[26] a pesar de las quejas de la oposición, que denunció los comicios por amañados.[66] [65] [62] La oposición se había presentado unida con Maček como candidato.[62] Los comicios fueron en realidad una victoria moral de la oposición, logrando derrotar a varios ministros del gabinete y venciendo en ciertos distritos importantes a pesar de la intimidación gubernamental.[65]

La oposición se negó a acudir al parlamento y,[65] [67] [42] cuando en este comenzó una campaña de duros ataques a Maček el regente Pablo logró la caída del gabinete de Jevtić favoreciendo la dimisión del ministro de Defensa, el general Petar Živković, de los ministros no serbios y del prestigioso ministro de finanzas, Milan Stojadinović.[66] [68] [67] El regente deseaba evitar la vuelta a las disputas parlamentarias que habían llevado a la proclamación de la dictadura en 1929.[66] Consultó con Maček, que recomendó la celebración de nuevas elecciones, pero prefirió en vez de ello nombrar un nuevo Gobierno.[67] [42]

El Gobierno de Stojadinović[editar]

Maček se mostró entonces dispuesto a permitir un Gobierno encabezado por Stojadinović, ministro de Finanzas del Gobierno anterior, y a participar en el parlamento si se cambiaba la ley electoral y se garantizaba la libertad en las votaciones.[66] [67] El nuevo Gobierno de Stojadinović (24 de junio de 1935[68] incluyó al principal político esloveno, Anton Korošec y al bosniaco Mehmed Spaho,[67] coaligado con Maček en las anteriores elecciones.[69] [68] Contenía además cuatro croatas, sin afiliación a ningún partido político.[69] Se deshizo de la mayoría de los políticos identificados con la dictadura, sustituyéndolos por tecnócratas o políticos ajenos al régimen de Alejandro.[68] El Gobierno comenzó por relajar la censura,[69] [70] [67] [71] amnistiar a miles de presos políticos,[67] [71] moderó el terror y permitió la instalación de una estatua del asesinado Stjepan Radić en Zagreb.[68]

En menos de dos meses, Stojadinović remozó el partido gubernamental, creando la Unión Radical Yugoslava (JRZ), amalgama de Radicales, Populistas eslovenos y JMO.[72] [67] [71] La formación debía servir como cimiento del poder del primer ministro,[67] [71] que en diciembre de 1935 se deshizo de parte de los antiguos dirigentes Radicales de la JRZ que creían poder manipularle.[72] El 6 de marzo de 1936 salió ileso y reforzado de un intento de asesinato en el Parlamento.[72] Los antiguos cargos de la dictadura formaron entonces una coalición opositora que no debilitó a Stojadinović, sino que le dio un aura de renovación frente a esta.[72] El bloque opositor principal con Maček a la cabeza siguió sin acudir a las cortes, facilitando los planes del primer ministro.[72] Los diversos intentos para llegar un acuerdo sobre el problema croata no fructificaron.[73] [71]

Milan Stojadinović con el ministro de exteriores alemán Konstantin von Neurath, poco antes de ser destituido como primer ministro. Stojadinović realizó un acercamiento a las potencias fascistas, principal socio comercial yugoslavo y modelo del primer ministro.

Tras afianzarse así en el gobierno, Stojadinović comenzó a realizar reformas, aliviando el grave problema de las deudas de los campesinos en septiembre de 1936.[72] [74] Se realizaron además medidas de apoyo a los labradores como la implantación de seguros agrarios, construcción de silos y otras obras públicas, creación de institutos de investigación agrícola,etc.[75] Esta política, las buenas cosechas de esos años y la disposición alemana a absorber gran parte de la producción agrícola yugoslava dieron gran prestigio al primer ministro entre los campesinos.[75] El desarrollo agrícola no bastó, sin embargo, para acabar con el problema de la superpoblación rural.[74] Durante su Gobierno se respaldó también la industrialización del país y comenzó a desarrollar rápidamente la minería.[74]

A finales de 1936, la oposición al régimen parecía contar con la abrumadora mayoría de los antiguos súbditos austrohúngaros.[60] El primer ministro había conseguido una victoria en las elecciones municipales de diciembre de 1936, pero los distritos croatas aún apoyaban a la oposición.[75] A pesar de las promesas de apertura del Gobierno, no hubo cambios en el censo electoral y se mantenía el terror estatal en Macedonia.[76] Para los nacionalistas croatas, su programa político seguía teniendo precedencia ante el social.[76] Los primeros contactos entre Stojadinović y Maček en 1935 habían fracasado.[75]

A comienzos de 1937, trató de volver a lograr un acuerdo con Maček pero este, incólume en las recientes elecciones, mantuvo sus exigencias.[75] Stojadinović trató entonces de minar la base de su adversario con las medidas a favor de los campesinos y un intento de concordato con el Vaticano, creyendo que así se ganaría las simpatías del agro croata, católico.[75] [71] Este, que se había firmado el 25 de julio de 1935[77] no había sido ratificado por la hostilidad de la Iglesia ortodoxa serbia.[75] [78] Su intento de aprobar la ley en 1937 le ganó la enemistad de ésta[79] [78] mientras que los votantes croatas, más interesados en sus demandas políticas que en la religión, no le respaldaron.[80] [81] [71]

El concordato, que fue ratificado por la cámara baja pero no llegó a serlo por el senado, supuso un error político del primer ministro, que se vio forzado a abrogarlo en 1938,[71] tras el desinterés croata y la hostilidad de la iglesia serbia.[80] [82]

En el otoño de 1937, el primer ministro reorganizó su formación para tener un mayor control y comenzó a adoptar la parafernalia fascista, tratando de dar a su Gobierno el respaldo de un movimiento de masas, sin excesivo éxito.[80] [82] El 8 de octubre de 1937 la oposición moderada, formada por los Campesinos croatas y varios partidos serbios, firmaron un acuerdo de cooperación contra el régimen, que fue bien recibido por la población.[83] [84] La oposición reunida exigía una nueva ley electoral, nuevas elecciones libres y la formación de una asamblea constituyente que redactase una nueva constitución con aprobación general.[85]

Elecciones (11-12-1938) Según Rothschild, p .257[86]

Con el campesinado contento por su capacidad de vender sus productos en Alemania y obtener de ella productos industriales asequibles y las aparentes victorias diplomáticas que debían haber aislado a Maček,[85] el primer ministro adelantó las elecciones a diciembre de 1938,[85] seguro de su triunfo.[87] [84] A pesar de celebrarse sin voto secreto, los comicios supusieron una derrota para el primer ministro, que sólo obtuvo el 54,1% de los votos frente a los 44,9% de la oposición.[87] [88] [84] La distribución del voto también reflejaba la división política que no había logrado eliminar: mientras el Gobierno había obtenido el 70% de los votos en la antigua Serbia, la oposición había logrado el 80% de los sufragios en los territorios con población croata.[85] Los miembros croatas y eslovenos se retiraron del gabinete, debilitando al primer ministro.[89]

La víspera de la apertura de las Cortes el 15 de enero de 1939, los diputados de Maček se reunieron en Zagreb, sin intención de acudir a Belgrado, y proclamaron su indiferencia hacia el parlamento yugoslavo, amenazando indirectamente con la guerra civil.[89] Ante el deterioro de la situación internacional y el de la oposición, a pesar de su reciente victoria moral en las elecciones, el regente Pablo comenzó conversaciones secretas con Maček.[89] [84] Cuando este mostró su disgusto por el primer ministro el regente lo destituyó el 6 de febrero de 1939, colocando en su lugar al maleable Dragiša Cvetković,[84] dispuesto a seguir las directrices de Pablo.[89] [90] [85]

El gobierno del regente[editar]

A comienzos de la primavera de 1939 y con la nueva crisis internacional por la desaparición de Checoslovaquia en marzo, Maček y Cvetković mantuvieron contactos para tratar de lograr un acuerdo político.[86] [91] [85] Maček continuaba a la vez su alianza con la oposición serbia con el fin de lograr el establecimiento de un régimen democrático y los contactos secretos con Mussolini sobre el posible apoyo italiano a la independencia de los territorios croatas.[86] [91]

Vladko Maček, dirigente del Partido Campesino Croata y principal dirigente de la oposición a la dictadura real, abandonó a sus aliados serbios a cambio de un acuerdo con el régimen que concedió la autonomía a los territorios de población croata.

Maček deseaba obtener concesiones claras del régimen mientras que el regente consideraba el acuerdo con el dirigente croata necesario por la creciente tensión internacional que podía desembocar en cualquier momento en una guerra, libraría al régimen de su necesidad de liberalizarse y debilitaría a los opositores más radicales como los ustachas.[92]

Tras largas negociaciones, el acuerdo (conocizo como Sporazum) sólo se alcanzó el 20 de agosto de 1939, días antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial.[92] [93] Por este se creaba una nueva unidad administrativa croata con autonomía,[56] [94] un parlamento propio[94] y un gobernador nombrado por el trono y responsable ante este y el Gobierno autónomo, pero no ante el central, quedando la nueva provincia (que contaba con un 27% del territorio y un 29% de la población del país[94] ) unida al resto de la nación a través del monarca.[92] [91]

El 26 de agosto de 1939 Maček se convirtió en viceprimer ministro del Gobierno[56] [94] y cuatro de sus correligionarios tomaron carteras ministeriales.[95] El acuerdo no logró, sin embargo, su objetivo de acabar con el problema nacionalista en el país:[94] los bosníacos, serbios y eslovenos deseaban obtener la misma autonomía ahora concedida a los croatas,[93] [94] los serbios de Croacia se sentían desamparados ante la nueva autonomía y los nacionalistas croatas extremistas,[94] cada vez más numerosos, pensaban que las concesiones obtenidas eran insuficientes.[95] [96] En sus negociaciones con el Gobierno, Maček había destruido además la unidad de la oposición pues sus aliados serbios se habían opuesto a aquellas, y acusaron al dirigente croata de traicionar la causa democrática.[94]

Política exterior[editar]

Países de la Pequeña Entente y su principal adversario, Hungría. Los aliados de Checoslovaquia permitieron la agresión alemana sin apenas respaldar al Gobierno de Praga.

El asesinato del rey en octubre de 1934, que contó con la complicidad de Hungría e Italia y se produjo por la incompetente vigilancia de la policía francesa,[43] aumentó enormemente la tensión con estos países.[58] Francia y Gran Bretaña, interesados en ganarse el apoyo de Mussolini contra Hitler, no permitieron, sin embargo, que se culpase a Italia de las muertes durante la investigación y en la Sociedad de Naciones.[43] [58] Desilusionada por el papel de Francia, el principal aliado tradicional de Yugoslavia, esta fue acercándose a la Alemania nazi,[71] con la que no tenía conflictos, y mejoró temporalmente la relación con Italia,[81] logrando neutralizar el apoyo fascista a los terroristas ustachas entre 1937 y 1941.[43] En septiembre de 1936, tras haber participado en vano y con gran daño económico en el embargo económico a Italia,[97] los dos países firmaron un acuerdo económico.[81]

La formación de un nuevo Gobierno de coalición con Stojadinović al frente supuso un alejamiento de la tradicional orientación profrancesa de la política exterior yugoslava.[68] [97] Paulatinamente hubo un acercamiento a las potencias fascistas.[83] Además de la disposición alemana a comprar la producción agrícola yugoslava en un momento en que que los mercados externos habían desaparecido para esta,[97] el primer ministro consideraba a estos países como modelos ideológicos y de organización, facilitando ambas razones el nuevo acercamiento entre los países.[83] Contaba en esto con el apoyo del conservador ministro esloveno Anton Korošec.[98] Francia y Gran Bretaña, por el contrario, no mostraron interés en aumentar el comercio con Yugoslavia, que carecía de las divisas para comprar sus productos.[74] La tradicional hostilidad italiana dio paso a una mayor cercanía, que se reflejó en el tratado de amistad entre las dos naciones firmado en marzo de 1937.[99] [81] Este eliminó además el anterior apoyo italiano a los ultranacionalistas croatas ustachas.[99] [81]

Porcentaje de exportaciones por países (por valor, 1931-1935)
     Francia

     Gran_Bretaña      Checoslovaquia      Rumanía      Grecia      Turquía      Austria      Hungría      Italia      Alemania Según Hoptner, p. 95.[100]

Porcentaje de exportaciones por países (por valor, 1936-1939)
     Francia

     Gran_Bretaña      Checoslovaquia      Rumanía      Grecia      Turquía      Austria, hasta 1938      Hungría      Italia      Alemania Según Hoptner, p. 95.[100]

Porcentaje de importaciones por países (por valor, 1931-1935)
     Francia

     Gran_Bretaña      Checoslovaquia      Rumanía      Grecia      Turquía      Austria      Hungría      Italia      Alemania Según Hoptner, p. 95.[100]

Porcentaje de importaciones por países (por valor, 1936-1939)
     Francia

     Gran_Bretaña      Checoslovaquia      Rumanía      Grecia      Turquía      Austria, hasta 1938      Hungría      Italia      Alemania Según Hoptner, p. 95.[100]

La pasividad franco-británica ante la remilitarización de Renania en marzo de 1936 convenció aún más a Stojadinović de la necesidad de ganarse el favor de Alemania, cuyo poder crecía.[98] Dos semanas después de la crisis otorgaba a Krupp la modernización de los altos hornos de Zenica, desechando a los competidores franceses y checoslovacos, teóricos aliados.[98] La sucesión de acuerdos económicos con Alemania produjo la dependencia económica yugoslava del Reich ya a mediados de 1938.[98] [52] Stojadinović cambió la dependencia diplomática de Francia por la económica de Alemania.[98] Los intentos posteriores de Francia y Gran Bretaña por equilibrar la influencia alemana fracasaron ante el escaso ímpetu y desinterés[101] e Italia no contaba con el potencial económico para hacer sombra a Alemania.[98]

El primer ministro logró mejorar las relaciones con las potencias fascistas, con las hostiles Bulgaria y Hungría, sin por ello romper con Francia y Gran Bretaña ni abandonar la Entente de los Balcanes.[87] [81] Permitió sin problema alguno la anexión de Austria por Alemania en marzo de 1938 y el septiembre no acudió en auxilio de su aliado teórico, Checoslovaquia frente a las amenazas alemanas.[87]

Tras el relevo de Stojadinović en febrero de 1939, Italia se apresuró a ocupar Albania el 7 de abril de 1939,[102] [91] como había acordado con este, y Alemania se contentó con la inclusión del antiguo embajador en Berlín como ministro de Exteriores del nuevo Gobierno bajo el control del regente Pablo.[86] En marzo la desapacición de Checoslovaquia le costó a Yugoslavia el perder la principal fuente de armamento y el traspaso de las inversiones checoslovacas a Alemania.[91] Mussolini estableció contacto además con los Campesinos croatas con la intención de desestabilizar el Gobierno.[86] [88] Las relaciones italo-yugoslavas volvieron a empeorar.[103] Al comienzo, sin embargo, Alemania e Italia decidieron no apoyar los intentos de desmembramiento del país, siempre que este mantuviese su reciente cercanía al Eje.[104] Los yugoslavos se apresuraron a asegurar su futura neutralidad y a no ingresar en ninguna coalición contra italianos y alemanes.[104] A pesar de los intentos de intimidación alemanes, el regente se negó a abandonar la Sociedad de Naciones o la Entente de los Balcanes.[105]

La situación de Yugoslavia en Europa fue deteriorándose poco a poco.[106] Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Yugoslavia declaró inmediatamente su neutralidad.[105] Los beligerantes aprobaron la postura yugoslava: Alemania deseaba mantener el suministro de materias primas yugoslavas y los Aliados no estaban en situación de exigir más del Gobierno de Belgrado.[105] Italia, sin embargo, se mostró más belicosa.[107] En enero de 1940 Mussolini aprobó volver a reunirse con Pavelic.[107] En junio de 1940, capitulaba el principal aliado, Francia.[96] En el verano Hitler prohibía al ataque italiano a Yugoslavia, para el que Mussolini había ordenado preparar un plan de campaña.[108] En el otoño, los vecinos fueron cayendo bajo dominio alemán, firmando uno tras otro el Pacto Tripartito (Rumanía el 23 de noviembre de 1940, Hungría el 20 de noviembre de 1940 y Bulgaria el 1 de marzo de 1941).[106] El ataque italiano a Grecia de octubre de 1940, que acabó con la derrota temporal italiana y la necesidad de auxilio alemán a su aliado complicó aún más la situación de la neutral Yugoslavia.[106] [109] [110] Hitler deseaba asegurarse la cooperación o clara neutralidad yugoslava para su proyectado ataque a Grecia.[106] [109] [110]

A pesar de la tradicional actitud hostil de la familia real yugoslava al régimen soviético, el deterioro de la situación internacional y la necesidad de un contrapeso al creciente dominio alemán aconsejaron revisar la situación.[96] El marzo de 1940 comenzaron las conversaciones con la Unión Soviética,[111] que llevaron a la firma de un tratado comercial el 13 de mayo de 1940 y al establecimiento de relaciones diplomáticas en junio.[112] [96] Un posterior ofrecimiento soviético de armamento en noviembre no llegó a fructificar.[112]

Rodeada y dependiente económicamente de Alemania,[96] Yugoslavia se vio presionada dada vez más por Hitler para suscribir el Pacto Tripartito, alternativamente mediante amenazas veladas y ofrecimientos diversos.[113] Con su suministrador habitual de armamento (la fábrica checoslovaca Škoda) en manos alemanas, sin alternativa para abastecerse de armas, con una industria propia insuficiente para hacerlo y unas comunicaciones deficientes, el Ejército yugoslavo se encontró en una situación desesperada ante las amenazas alemanas.[113] Su despliegue era además inadecuado, extendiéndose por las fronteras por motivos políticos.[113]

Ante esta situación el 25 de marzo de 1941 el Gobierno del regente firmó el Pacto en Viena,[114] con las salvedades logradas de los alemanes:[109] el compromiso de no estacionar tropas y ni utilizar el territorio yugoslavo para la campaña contra Grecia.[115]

Preludio a la guerra[editar]

Política interior[editar]

El descontento serbio ante lo que se consideró una capitulación se tradujo en el golpe de Estado del 27 de marzo de 1941,[109] debido principalmente a ciertos oficiales de las fuerzas aéreas.[116] El general Dušan Simović, jefe de las fuerzas aéreas, formó un nuevo Gobierno.[117] [118] Mientras la multitud celebraba el golpe en las calles de Belgrado, en Liubliana y Zagreb esta acción se veía sin entusiasmo como la decisión unilateral serbia de entrar en guerra.[117] El regente se exilió, proclamándose la mayoría de edad del rey Pedro II.[116]

A pesar de la impresión en la calle y en el extranjero, Simović trató desesperadamente de calmar a los alemanes, declarando su intención de mantener los compromisos del país,[118] incluido el Pacto recién rubricado, y nombrando un ministro de Exteriores teóricamente proalemán.[117]

Política exterior[editar]

Hitler rechazó los intentos de reconciliación el nuevo Gobierno, ordenando a las pocas horas del golpe al Ejército la inmediata invasión del país,[109] [118] que comenzó el 6 de mayo de 1941 con un brutal bombardeo de Belgrado.[119] [118] El día anterior el Gobierno yugoslavo, tratando de reforzar su posición, suscribió un acuerdo de amistad y no agresión con la Unión Soviética, que finalmente no le reportó ayuda ninguna.[119] [120]

División de Yugoslavia tras la derrota de abril de 1941.

El día 10 de mayo de 1941, los ustacha proclamaban la independencia del nuevo Estado Independiente de Croacia.[119] [109] El 12 caía Belgrado.[119] El 17 se rendían los restos del Ejército y el Gobierno y el rey partían al exilio,[120] instalándose en Atenas, Jerusalén y finalmente en Londres[119] (véase Gobierno yugoslavo en el exilio (1941-1945)).

Evolución social y económica[editar]

El problema de la agricultura[editar]

A pesar de la reforma agraria aplicada tras la Primera Guerra Mundial, la suerte del campesinado, la principal clase social del país, no mejoró.[121] El rápido aumento de la población, el desinterés del Gobierno, la diferencia de precios entre los productos agrícolas, más baratos, y los industriales, más caros, la falta de crédito y los excesivos impuestos eran las principales causas de las penurias de los campesinos.[121] La emigración se tornó imposible como solución a la pobreza por los impedimentos instaurados por los países tradicionalmente receptores y se limitó a un balance de 57 237 personas entre 1930 y 1938.[121] El crecimiento industrial era tan exiguo que sólo podía absorber a un pequeño porcentaje de la creciente población, aumentando la superpoblación del agro.[121] En 1931 se calcula que el 61,5&nbsp% del campesinado era innecesario para la escasa productividad yugoslava.[121] Esta lastraba el desarrollo industrial y comercial ya que el campesino, incapaz de ahorrar, no podía servir de base para el crédito necesario para aquellos.[121] La falta de ahorros tampoco permitía invertir en las mejoras necesarias para aumentar la productividad de la tierra.[122] La pequeñez de la mayoría de las fincas tampoco favorecía la mecanización, muy cara.[122] La mayoría de los hogares campesinos, salvo al norte del país, se limitaban a una economía de subsistencia con métodos de producción primitivos.[122] La dieta campesina, pobre y centrada en los cereales y la patata, facilitaba la producción de excedentes agrícolas para la exportación, no por la gran producción, sino por el escaso consumo interno.[123] La productividad era escasa.[123]

Por su parte el Gobierno tampoco mostró gran interés en la agricultura: si en 1929 el presupuesto del ministerio de Agricultura era del 1,06 % del total, en 1931 se había reducido al 0,76 %.[121] Tampoco aplicó las medidas necesarias para asegurar el crédito a la mayoría de los labradores por la falta de avales.[124] En 1932 el 35,7 % de los hogares rurales se hallaban endeudados y gran parte del resto necesitaba crédito que no lograba.[124] El año anterior se calculaba que la deuda de los campesinos alcanzaba a más del 80 % de los ingresos sus ingresos de ese año.[124] El 45 % de esas deudas se encontraban en manos de usureros.[124]

El reparto de la carga impositiva, con un 76,3 % en impuesto indirectos en 1931-1932, perjudicaba significativamente a los campesinos.[124] Se calcula que más del 40 % de los magros ingresos campesinos se dedicaban al pago de impuestos.[124] El uso de los impuestos recaudados tampoco satisfacía a los labradores, que sentían que no revertían en su bienestar: el reparto del presupuesto en efecto favorecía a los ministerios de Defensa e Interior, en menoscabo de los de Salud o Agricultura, por ejemplo.[125]

A pesar de las medidas estatales para mejorar la producción o reducir la deuda, estas fueron insuficientes para frenar el empobrecimiento de la población rural.[124] El 67,8 % del campesinado carecía de las tierras necesarias para subsistir (un mínimo de cinco hectáreas) en 1931.[124] Yugoslavia sufría de una escasez de tierra cultivable para su elevada población rural.[123]

Las condiciones de vida de la población, en general, eran de pobreza.[125] La extendida malnutrición llevó también a la abundancia de enfermedades,[125] a lo que también coadyuvó los problemas de vivienda y la falta de higiene.[126] Las viviendas en general eran de escasa calidad.[125] En la región de Zagreb, no de las más pobres del país, el 73,2% de los hogares campesinos contaba con una única habitación para todas las actividades de la familia; en el 63,4 % de las viviendas cinco o más miembros debían dormir en la misma habitación y el 48,7 % no contaba con letrinas.[125] En las ciudades, los habitantes más pobres, que constituían la mayoría de la población urbana, se hallaba en condiciones iguales o peores.[125] Las condiciones higiénicas, tanto por tradición como, principalmente, por la pobreza, eran deficientes.[126] Estas condiciones hacían que el país sufriese un alto índice de enfermedades, siendo el mayor de Europa en tuberculosis (19,9 por 10 000), que afectaba a cerca de medio millón de personas de una población de quince millones.[126] La malaria afectaba a más de un 4 % de la población y la sífilis también se encontraba muy extendida.[126] Los intentos públicos por mejorar la salud de la paupérrima población fueron exiguos.[126]

Desarrollo social[editar]

El Estado realizó grandes esfuerzos para reducir el analfabetismo de la población, de distribución muy irregular según las regiones (menor en el norte y mayor en el sur), aumentando notablemente el número de escuelas primarias y de profesores.[126] Aun así el índice de analfabetismo apenas se redujo del 51,5 % en 1921 al 40 % en 1940.[127] El sistema educativo primario estaba bajo el control directo del Gobierno central y no estaba exento de corrupción y favoritismo por parte de los ministros del momento.[127] La relativa independencia de las universidades, por el contrario, unida a la percepción de injusticia y desigualdad entre los muchos estudiantes de origen humilde, llevó a la formación de numerosos radicales entre estos, que carecieron de poder político durante el periodo monárquico.[128]

Los intentos de industrialización[editar]

Como alternativa al desarrollo agrario, el Estado trató de favorecer la industrialización.[122] En vísperas de la contienda mundial, los ferrocarriles, telégrafos, teléfonos, radios, la mayoría de los bancos, de la flota mercante fluvial, de los puertos comerciales y de algunas minas, aserrerías y otras industrias eran propiedad estatal.[122] Para promocionar la industria el Gobierno aplicó altos aranceles a la importación y trató de atraer el crédito extranjero.[122] La mayoría de las inversiones industriales del periodo se financiaron con crédito del exterior.[122]

A pesar del aumento de la industria, especialmente de la relacionada con la transformación de productos agrícolas y de la textil, fue insuficiente para absorber el rápido aumento de la población.[129] Entre 1918 y 1939 la población aumentó en cuatro millones, mientras que el número de obreros industriales sólo lo hizo en 385 000 personas.[122] Las fábricas a final del periodo tampoco eran capaces de vender su producción posible, tanto por el escaso poder adquisitivo nacional como por las medidas proteccionistas de los países vecinos.[122] La minería, más importante que en otros países de la región por la riqueza del país en diversos yacimientos, tampoco empleaba a un porcentaje significativo de la población.[129] La propiedad de las minas se hallaba, además, en manos extranjeras.[130]

Comercio[editar]

Hundimiento de los precios agrícolas
en Yugoslavia
Según Stavrianos, p. 638.[129]

Dada la preeminencia de la agricultura en Yugoslavia, la mayoría de sus exportaciones eran de productos del campo.[129] La mayoría del comercio internacional se concentraba, además en países potencialmente hostiles y revisionistas.[129] En 1930 el 57,7 % de su comercio exterior se realizó con Italia, Austria y Alemania.[129] La depresión mundial redujo además drásticamente los intercambios comerciales: en 1932 estos sólo representaban el 38,7 % del valor de los realizados en 1929.[129]

Los precios de los productos agrícolas, base de los ingresos de la mayoría de la población, también se hundieron.[129] La reducción de la importación de materias primas y productos agrícolas de Europa Central y Occidental permitió a Alemania hacerse con la hegemonía comercial en la región gracias a su disposición a absorber gran parte de las exportaciones y pagar precios superiores a los del mercado libre.[129] Desde 1933 la balanza de pagos con Alemania se fue haciendo cada vez más positiva para Yugoslavia,[129] pero a la vez aumentó la dependencia económica del país, así como la de sus vecinos hacia el Reich.[131] Los intentos de reducir la dependencia fracasaron y de hecho esta aumentó tras la reducción del comercio con Italia durante la aplicación de sanciones económicas entre noviembre de 1935 y septiembre de 1936.[131] [132] Desde 1936 en adelante, Alemania se convirtió en el primer socio comercial, con creciente importancia.[131] En 1939, tras la anexión de Austria en 1938 y de la parte checa de Checoslovaquia en 1939, Alemania controlaba más del 50 % de las importaciones y de las exportaciones yugoslavas.[131] [132] En octubre de 1939, hubo de otorgar concesiones comerciales al Eje y reducir el consumo nacional para cumplir con las cuotas establecidas.[131] Con la derrota de Bélgica, Holanda y Francia en la primavera de 1940, el país quedó bajo dominio económico alemán incluso antes de la invasión de abril de 1941.[131] [132]

Balance del periodo[editar]

La dictadura del rey Alejandro no logró sus objetivos de acabar con los problemas de los nacionalismos regionalistas[49] ni de la precaria situación económica de gran parte de la población. La posterior regencia de su primo Pablo tampoco lo consiguió. A pesar del acuerdo de último momento con la oposición croata de Maček, el resto de comunidades mantuvo su descontento y los más extremistas entre los propios croatas no quedaron satisfechos con el pacto.[95] [133]

A pesar de la cantidad de materias primas disponibles en el país, no se desarrolló una industria potente y la que existía dependía en gran medida de capital y expertos extranjeros.[134] Las facilidades de inversión al capital extranjero atrajeron ciertas inversiones,[74] pero convirtieron la economía nacional en semicolonial.[135] A pesar de los intentos estatales, especialmente a final de los años treinta, de potenciar la industria, el crecimiento de esta no bastó para absorber el crecimiento de la población ni para paliar la pobreza del campo, ni para asegurar un crecimiento económico estable para el país.[134] La agricultura, que ocupaba al 79 % de la población de 1921, continuaba empleando al 75 % de esta en 1938.[136] Los sucesivos Gobiernos tampoco dedicaron la atención necesaria a la agricultura, contentándose con una reforma agraria tras la Primera Guerra Mundial que no logró mejorar la suerte de los campesinos.[137] [121] Cuando llegó la Gran Depresión, un gran porcentaje de los campesinos que conseguían crédito, habitualmente a intereses de usura,[138] acumularon grandes deudas que los distintos Gobiernos trataron en vano de reducir.[138] No se solucionó el acceso al crédito del campesinado.[138]

Cuando llegó la guerra, la población se hallaba desilusionada, los reclutas croatas trataron de evitar acudir al frente, desertaron o se negaron a combatir, mientras que los serbios no fueron ni una sombra del Ejército de la Primera Guerra Mundial.[106] El régimen se había ganado la oposición de todas las comunidades y la oposición, oportunista y frívola, tampoco había sostenido una postura constructiva.[106] A pesar de dedicarse cerca del 50 % del presupuesto estatal al Ejército a costa de las mejoras en el campo, las fuerzas armadas no lograron resistir el embate del Eje.[139]

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Rothschild (1990), p. 203
  2. Armstrong (1923), p. 82
  3. a b Rothschild (1990), p. 234
  4. a b c Mirkovic (1936), p. 389
  5. a b Mirkovic (1936), p. 390
  6. Mirkovic (1936), p. 391
  7. a b Mirkovic (1936), p. 393
  8. a b c Seton-Watson (1932), p. 23
  9. a b c d e f Pavlowitch (1971), p. 77
  10. a b Stavrianos (1958), p. 627
  11. a b c d e f g h i Pavlowitch (1971), p. 78
  12. a b c Trifkovic (1992), p. 361
  13. Seton-Watson (1929), p. 127
  14. Rothschild (1990), p. 235
  15. Rothschild (1990), p. 236
  16. a b c d e f g Rothschild (1990), p. 237
  17. a b c d e f g h i j k Biondich (2007), p. 205
  18. a b c d Armstrong (1935), p. 215
  19. a b Anónimo (1930), p. 297
  20. Rothschild (1990), p. 238
  21. a b c d e f g h i Seton-Watson (1932), p. 24
  22. a b c d e Pavlowitch (1971), p. 79
  23. a b c Rothschild (1990), p. 239
  24. a b c d e Pavlowitch (1971), p. 81
  25. a b c Rothschild (1990), p. 240
  26. a b c d e f g h Stavrianos (1958), p. 628
  27. a b Seton-Watson (1932), p. 26
  28. a b c d e f g h Pavlowitch (1971), p. 82
  29. a b c Seton-Watson (1932), p. 25
  30. Seton-Watson (1932), p. 27
  31. Rothschild (1990), p. 241
  32. Seton-Watson (1932), p. 28
  33. a b c Rothschild (1990), p. 242
  34. a b c d e f Pavlowitch (1971), p. 83
  35. a b c d Rothschild (1990), p. 243
  36. a b c d Rothschild (1990), p. 244
  37. a b c d e Pavlowitch (1971), p. 84
  38. a b Seton-Watson (1932), p. 30
  39. a b Pavlowitch (1971), p. 80
  40. Seton-Watson (1932), p. 31
  41. a b Rothschild (1990), p. 245
  42. a b c d e f g Stavrianos (1958), p. 629
  43. a b c d e Rothschild (1990), p. 246
  44. a b c Pavlowitch (1971), p. 87
  45. Kuhn (1935), p. 87
  46. Nielsen, 2002, p. 472.
  47. a b Rothschild (1990), p. 247
  48. Trifkovic (1992), p. 362
  49. a b c d e Pavlowitch (1971), p. 86
  50. a b Armstrong (1935), p. 216
  51. a b c Pavlowitch (1971), p. 85
  52. a b c Rothschild (1990), p. 275
  53. Mirkovic (1936), p. 392
  54. a b c d e Pavlaković (2007), p. 237
  55. a b Pavlaković (2007), p. 243
  56. a b c d e Biondich (2007), p. 206
  57. Armstrong (1935), p. 217
  58. a b c d e Pavlowitch (1971), p. 88
  59. a b Nielsen, 2002, p. 479.
  60. a b Seton-Watson (1937), p. 103
  61. a b c Rothschild (1990), p. 248
  62. a b c d e Pavlowitch (1971), p. 89
  63. Armstrong (1935), p. 218
  64. Armstrong (1935), p. 160
  65. a b c d Rothschild (1990), p. 249
  66. a b c d e Armstrong (1935), p. 161
  67. a b c d e f g h i Pavlowitch (1971), p. 90
  68. a b c d e f Rothschild (1990), p. 250
  69. a b c Armstrong (1935), p. 162
  70. Trifkovic (1993), p. 534
  71. a b c d e f g h i Stavrianos (1958), p. 630
  72. a b c d e f Rothschild (1990), p. 251
  73. Pavlowitch (1971), p. 91
  74. a b c d e Pavlowitch (1971), p. 93
  75. a b c d e f g Rothschild (1990), p. 252
  76. a b Seton-Watson (1937), p. 104
  77. Pavlowitch (1971), p. 95
  78. a b Tomasevich, 2011, p. 512.
  79. Trifkovic (1993), p. 535
  80. a b c Rothschild (1990), p. 254
  81. a b c d e f Pavlowitch (1971), p. 94
  82. a b Pavlowitch (1971), p. 96
  83. a b c Rothschild (1990), p. 255
  84. a b c d e Pavlowitch (1971), p. 97
  85. a b c d e f Stavrianos (1958), p. 631
  86. a b c d e Rothschild (1990), p. 257
  87. a b c d Rothschild (1990), p. 257
  88. a b Trifkovic (1993), p. 538
  89. a b c d Rothschild (1990), p. 258
  90. Trifkovic (1993), p. 536
  91. a b c d e Pavlowitch (1971), p. 98
  92. a b c Rothschild (1990), p. 260
  93. a b Pavlowitch (1971), p. 99
  94. a b c d e f g h Stavrianos (1958), p. 632
  95. a b c Rothschild (1990), p. 261
  96. a b c d e Pavlowitch (1971), p. 100
  97. a b c Pavlowitch (1971), p. 92
  98. a b c d e f Rothschild (1990), p. 256
  99. a b Trifkovic (1993), p. 533
  100. a b c d Hoptner (1962), p. 95
  101. Rothschild (1990), p. 276
  102. Trifkovic (1993), p. 540
  103. Trifkovic (1993), p. 541
  104. a b Trifkovic (1993), p. 547
  105. a b c Trifkovic (1993), p. 549
  106. a b c d e f Rothschild (1990), p. 262
  107. a b Trifkovic (1993), p. 550
  108. Trifkovic (1993), p. 556
  109. a b c d e f Trifkovic (1993), p. 558
  110. a b Pavlowitch (1971), p. 101
  111. Pavlowitch (1978), p. 411
  112. a b Pavlowitch (1978), p. 413
  113. a b c Rothschild (1990), p. 263
  114. Pavlowitch (1971), p. 102
  115. Rothschild (1990), p. 264
  116. a b Pavlowitch (1971), p. 103
  117. a b c Rothschild (1990), p. 265
  118. a b c d Pavlowitch (1971), p. 104
  119. a b c d e Rothschild (1990), p. 266
  120. a b Pavlowitch (1978), p. 414
  121. a b c d e f g h Stavrianos (1958), p. 634
  122. a b c d e f g h i Stavrianos (1958), p. 637
  123. a b c Tomasevich, 2011, p. 707.
  124. a b c d e f g h Stavrianos (1958), p. 635
  125. a b c d e f Stavrianos (1958), p. 640
  126. a b c d e f Stavrianos (1958), p. 641
  127. a b Stavrianos (1958), p. 642
  128. Stavrianos (1958), p. 643
  129. a b c d e f g h i j Stavrianos (1958), p. 638
  130. Tomasevich, 2011, p. 614.
  131. a b c d e f Stavrianos (1958), p. 639
  132. a b c Tomasevich, 2011, p. 611.
  133. Trifkovic (1993), p. 545
  134. a b Rothschild (1990), p. 268
  135. Rothschild (1990), p. 274
  136. Stavrianos (1958), p. 633
  137. Rothschild (1990), p. 269
  138. a b c Rothschild (1990), p. 271
  139. Rothschild (1990), p. 272

Bibliografía[editar]