La Argentina (bailarina)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «La Argentina (danza)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
La Argentina, en una foto del Studio d'Ora, de París, fechada en 1930. Archivo de la Biblioteca Nacional de Francia.

La Argentina nombre artístico de Antonia Mercé y Luque (Buenos Aires, 4 de septiembre de 1890Bayona, 18 de julio de 1936) fue una bailarina y coreógrafa hispanoargentina. Se le ha dado el mérito de tender un puente entre el neoclasicismo y el vanguardismo en el baile español y haber sido la gran renovadora de la danza española y andaluza en París.[1] Antonia, que además de su dominio de la danza fue una virtuosa en el uso de las castañuelas, trabajó con músicos de la talla de Manuel de Falla, Enrique Granados, Isaac Albéniz y José Padilla, folcloristas como Federico García Lorca y maestros del flamenco como Miguel de Molina o el bailarín Vicente Escudero, que a modo de epitafio dijo de ella: "Yo creo que el secreto estaba en ella, y se lo llevó a la gloria para siempre, pues hasta el presente nadie ha logrado dar con él, ni lo conseguirá".[2]

Biografía[editar]

Hija de Josefa Luque, de familia aristócrata cordobesa, y Manuel Mercé, pucelano, primer bailarín y maestro coreógrafo del teatro Real de Madrid, y nacida en Buenos Aires durante una gira de varios años por América todo parecía indicar que Antonia estaba destinada al arte de la danza. Concluida la gira americana, los Mercé montaron una escuela de danza en su propio domicilio, un piso en la calle del Olmo del barrio de Lavapiés, en cuya fachada una modesta placa recuerda el hecho.[3] Antonio Mercé pasó a dirigir el cuerpo de baile de la Ópera en Madrid, en tanto que Antonia, con 10 años, entraba en el Conservatorio con la condición de aprender baile además de canto. Pronto fue incluida en el cuerpo juvenil de danza del Real, bajo las órdenes de su padre, marcando desde el principio un tenso ambiente en la relación profesor-alumna. Quizá por ello o por algún tipo de razón más personal, Antonia abandonó su carrera de danza clásica a los 14 años poco después de la muerte de su padre, para dedicarse junto con su madre al estudio de las danzas populares y regionales españolas.

En ese primer periodo profesional de su vida, la que luego sería llamada La Argentina, se curtió en el ambiente del café concierto y el music hall, actuó en las primeras salas de cinematógrafo (cuyas largas sesiones de cine se alternaban con números de canto y baile). No tardaría en actuar junto a mitos como Pastora Imperio, La Fornarina o la propia Mata Hari. Muy pronto su presencia en teatros de la alcurnia del Príncipe Alfonso, el Romea madrileño o el popular Kursaal, atraerían la mirada y el respeto de la intelectualidad que en aquellos años veinte se concentraba en Madrid, destacando la admiración de personajes como Ramón del Valle-Inclán.[4]

Salió de gira de España por vez primera en 1906. De Lisboa fue a París, debutando en «Le Jardin de Paris» y llegando a estrenar en el Moulin Rouge la revista L'amour en Espagne, de Quinito Valverde. Creciendo en el arte, París acabaría por abrirle las puertas de la Ópera y lanzarla al capítulo del reconocimiento internacional.[5]

Esplendor profesional[editar]

Desde un principio interesada en la cultura del pueblo gitano, La Argentina compartió escenarios nacionales e internacionales acompañada por el guitarrista flamenco Carlos Montoya, el cantaor Miguel de Molina o el bailarín Vicente Escudero, [6] También pudo ver realizado su sueño de crear una compañía de ballet español, que presentó en la «Opera Comique» de París con obras de Albéniz, Oscar Esplá, Falla, Granados, Ernesto Halffter y Joaquín Turina, con escenografía de Bartolozzi y Néstor.

En 1915, la compañía de La Argentina salió rumbo a América, donde permanecería durante tres años, en una larga gira que abrió en Buenos Aires, su ciudad natal, continuando luego por toda Suramérica. El siguiente año debutó en el teatro Maxine Elliott's, de Nueva York, el 10 de febrero de 1916, para cuya ocasión Granados le había escrito la Danza de los ojos verdes, obra póstuma del compositor.

De regreso a España de su gira americana, La Argentina estrenó los jardines de Aranjuez un magno espectáculo con partituras de Isaac Albéniz, Mauricio Ravel, Gabriel Fauré y Emmanuel Chabrier, y figurines y decorados de Sert. Su gloria nacional e internacional continuó creciendo hasta convertirse en un símbolo. Su última actuación en Madrid tuvo como marco el Teatro Español, el 22 de junio de 1935, dentro de un festival de arte flamenco.

Fulminada por la muerte[editar]

Una sucesión de actuaciones en París (en la gala de la Comedia Francesa y en la Ópera en marzo de 1936, y con la Orquesta Sinfónica de París en la Sala Pleyel y de nuevo en la Ópera durante el mes de junio), llevaron a sus médicos a recomendarle una pausa obligatoria. La Argentina se retiró entonces a su villa de Miraflores, en Bayona. El 18 de julio de 1936, tras asistir en San Sebastián a un festival de danzas vascas organizado en su honor, recibió al llegar a su casa la noticia de la rebelión militar del 18 de julio. Aunque en muchas biografías de La Argentina se hace abstracción del dato o se deja pasar como una infeliz coincidencia, otras fuentes relatan pasajes concretos como que instantes después de recibir la noticia, cayó fulminada mientras decía: "¿Qué me sucede?".[7]

Algunos de los periódicos que glosaron la noticia de su muerte recordaron sus títulos de "diosa del baile español", "reina de la gracia" y Pavlova del flamenco.[8]

Reconocimientos[editar]

"La Argentina" pintada por Max Slevogt en 1926. Museo Nacional de Szczecin.

Además de tener calle en algunas capitales, como Madrid, Almería o Granada, y una placa en vestíbulo de la Sala Pléyel de París, La Argentina recibió especiales honores y galardones, como la Orden de Isabel la Católica que le impuso en el teatro Español, el jefe del Gobierno de la República, Manuel Azaña, o la Legión de Honor francesa.

Federico García Lorca le dedicó su poema en prosa Elogio a Antonia Mercé, La Argentina donde pueden leerse definiciones como esta: "Una bailarina española, o un cantaor, o un torero, inventan; no resucitan, crean. Crean un arte único que desaparece con cada uno y que nadie puede imitar".

También el escultor Josep Clará, tomó algunos bocetos intentando reflejar la armonía de los movimientos de «La Argentina» (como antes había hecho con Isadora Duncan), dibujos que aparecen en la biografía de Antonia Mercé compuesta por Néstor Luján y Xavier Montsalvatge y publicada en 1948.[9]

Aún treinta años después de su muerte, su legendario carisma inspiró en 1977 al compositor Kazuo Ōno su pieza de danza «butoh» titulada Admirando a La Argentina.[10]

En La Fundación Juan March es propietaria del valioso legado de Antonia Mercé "La Argentina", singular colección de álbumes de prensa, fotos y grabaciones que un día fueron patrimonio de la bailarina española.«El Legado de Antonia Mercé “La Argentina” (repositorio digital de la Fundación Juan March, sustentado en herramientas de software libre)». Consultado el 29-05-2015. 

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Levinson, André (1928). Actas del Coloquio Internacional «Antropología y Música. Diálogos 4». Pensar el Flamenco desde las Ciencias Sociales La Argentina. A Study in Spanish Dancing. París: Eds. Des Croniques du jour. 
  2. Rodrigo , Antonina (18.07.1986). «Antonia Mercé, primera víctima del 18 de julio». El País (Madrid). Consultado el 28-05-2015. 
  3. González de Linares, Luis (21-05-1932). «Cuando La Argentina jugaba en Lavapiés». Papeles Flamencos (David Pérez Merinero), tomado de un reportaje de Estampa. Consultado el 28-05-2015. 
  4. Rodrigo, Antonina (2002). Mujeres para la historia: la España silenciada del siglo 20. Carena. 
  5. Pérez Merinero, David (10-10-2010). «La Argentina en París (1929)». Papeles Flamencos. Consultado el 29-05-2015. 
  6. Bennahum, Ninotchka Deborah (2009). «Antonia Mercé. El flamenco y la vanguardia española». El Cultural. Consultado el 29-05-2015. 
  7. Rodrigo, 1986.
  8. Bradley, Cheryl Lynne (2003). «Tarot & Dance: The Dancing Queens: Antonia Merce, La Argentina, Queen of Coins» (en inglés). Consultado el 28-05-2015. 
  9. Luján, Néstor; Montsalvatge, Xavier (2008). «La Argentina», vista por José Clará El arte y la época de Antonia Mercé. Nortesur. ISBN 978-84-936369-4-4. 
  10. «Kazuo Ōno». Revista de Artes Nº 37. marzo-abril 2013. Consultado el 29-05-2015. «En 1977, Ohno estrenó su trabajo solista Butoh dirigido -"La Argentina Sho" (Admirando a La Argentina),dirigido por Hijikata, que fue galardonado con el Premio de la Crítica de Danza del Círculo."Admirando a La Argentina" se considera una obra maestra de Kazuo así como del Butoh.» 

Enlaces externos[editar]