Bombardeo de la OTAN sobre Yugoslavia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Operación Fuerza Aliada
Guerra de Kosovo
Aviano f-15.jpg
Un F-15E Strike Eagle de la USAF despega de la base italiana de Aviano en apoyo de los bombardeos sobre Yugoslavia del 28 de marzo de 1999
Fecha 24 de marzo - 10 de junio de 1999
Lugar Bandera de República Federal de Yugoslavia República Federal de Yugoslavia
Causas Limpieza étnica en Kosovo
Resultado Acuerdos de paz. Retirada de las tropas yugoslavas de Kosovo.
Consecuencias Administración de Kosovo a cargo de la ONU.
Beligerantes
Fuerzas de la OTAN:
Bandera de los Estados Unidos Estados Unidos
Bandera del Reino Unido Reino Unido
Bandera de Alemania Alemania
Bandera de Francia Francia
Bandera de Italia Italia
Bandera de Canadá Canadá
Bandera de España España
Bandera de Dinamarca Dinamarca
Bandera de Turquía Turquía
Bandera de los Países Bajos Países Bajos
Flag of Belgium (civil).svg Bélgica
Bandera de República Federal de Yugoslavia República Federal de Yugoslavia
Comandantes
Javier Solana (Secretario General de la OTAN)
Wesley Clark (Comandante Supremo de la OTAN)
Bill Clinton (Presidente de Estados Unidos)
Tony Blair (Primer Ministro del Reino Unido)
Slobodan Milošević (Presidente de Yugoslavia)
Dragoljub Ojdanić (Jefe de Estado Mayor del Ejército de Yugoslavia)
Bajas
Bandera de los Estados Unidos 2 soldados muertos en segundo AH-64 Apache estrellado fuera de combate[1] [2] [3]
Bandera de los Estados Unidos 2 AH-64 Apaches

Bandera de los Estados Unidos 1 F-117A Nighthawk derribado[4]
Bandera de los Estados Unidos 1 F-117A Nighthawk dañado
Bandera de los Estados Unidos 2 A-10 Thunderbolt IIs dañados [5] [6]
Bandera de los Estados Unidos 1 F-16C derribado [7] [8]
Bandera de los Estados Unidos 1 AV-8B Harrier estrellado[9]
Bandera de la Organización del Tratado del Atlántico Norte 21 UAVs perdidos[10]

Bandera de los Estados Unidos 3 soldados capturados [11]
462 soldados[12]
114 policías especiales[13]
2.500-3.000 civiles.[14]
La OTAN reclamó:
14 MIG-29
24 MIG-21
el 70% de las baterías de SA-3
el 66% de las baterías de SA-2
el 10% de las baterías de SA-6
93 carros de combate
155 APCs
389 piezas de artillería y morteros

El bombardeo de la OTAN sobre Yugoslavia de 1999, también conocido por su nombre en clave Operación Fuerza Aliada (en inglés: Operation Allied Force), fue una operación militar aérea de la OTAN sobre la República Federal de Yugoslavia durante los acontecimientos conocidos como Guerra de Kosovo. Los ataques tuvieron lugar desde el 24 de marzo hasta el 11 de junio de 1999. El bombardeo constituyó la segunda gran operación de combate de la OTAN desde su creación tras la Operación Fuerza Deliberada.

La operación fue llevada a cabo unilateralmente por la OTAN, sin autorización previa del Consejo de Seguridad de la ONU,[15] por lo que desde diversos medios y colectivos se ha considerado que los bombardeos constituyeron actos de crímenes de guerra.[16] [17] Intelectuales como Noam Chomsky y Jean Bricmont condenaron el ataque, manteniendo que consituyó una violación de la Carta de las Naciones Unidas.[16] [18]

En 2009, la ex fiscal del Tribunal Penal Internacional para la ex-Yugoslavia Carla del Ponte, en su libro La Caza. Yo y los criminales de guerra cuestiónó la legalidad del ataque, además de considerar imposible una investigación sobre los posibles crímenes cometidos por la OTAN durante la campaña de bombardeos.[19]

Acontecimientos previos[editar]

Tras la muerte del líder yugoslavo, Tito, la República Federal Socialista de Yugoslavia se fragmentó en varias naciones a consecuencia de varias guerras independentistas, que trajeron consigo trágicos capítulos de matanzas y limpiezas étnicas. La entonces provincia serbia de Kosovo no fue una excepción. Con el paso del tiempo, los niveles de tensión entre serbios y albaneses crecieron enormemente, creando un clima en el cual cualquier incidente era exacerbado.

En abril de 1987, Slobodan Milošević viajó a Kosovo y declaró su apoyo a las reivindicaciones de la población serbia de la provincia, obteniendo instantáneamente el apoyo de los serbios de toda Yugoslavia, lo que facilitó su camino hacia la presidencia de la República Socialista de Serbia. Pero para acceder a la presidencia de Yugoslavia, Milosevic necesitaba el apoyo de la representación de Kosovo, de manera que en 1988, los líderes albaneses del Partido Comunista de Kosovo fueron arrestados y se lanzó la llamada revolución antiburocrática, eliminando la amplia autonomía de Kosovo e imponiendo el estado de emergencia.

Los cambios introducidos fueron refrendados en una votación donde participaron sólo los habitantes de Serbia (mayoría) y Kosovo, y significaron el cambio de 115.000 empleos de albaneses a serbios en Kosovo, la eliminación de los medios de comunicación de habla albanesa y la expulsión de 800 profesores y la inmensa mayoría de los estudiantes de la Universidad de Pristina, según fuentes albanas. Milošević buscó con estos cambios radicales depositar el poder administrativo de la provincia en manos de serbios.

Bajo la dirección de Ibrahim Rugova, la mayoría albanesa se organizó bajo una resistencia pacífica. Este gobierno en la sombra organizó un referéndum sobre la independencia de Kosovo, aprobando la creación de la República independiente de Kosovo y más adelante eligiendo a Rugova como presidente de la misma. El gobierno yugoslavo declaró ilegales ambos referendos y anuló sus resultados.

Los cambios de política introducidos en Kosovo produjeron la radicalización de muchos albaneses, que adoptaron como solución la lucha armada. El 22 de abril de 1996, cuatro ataques simultáneos contra objetivos civiles en diferentes partes de Kosovo marcaron el inicio de las hostilidades. El Ejército de Liberación de Kosovo (ELK) se atribuyó la responsabilidad. La estrategia de este grupo terrorista se mantuvo constante desde el principio: provocar a las fuerzas federales yugoslavas de manera que la respuesta, cada vez más desproporcionada, produjera rechazo y, con ello, mayor apoyo a la causa albana.

El ELK fue visto como una fuerza legítima de resistencia ante el opresor por los albanos de Kosovo, y como una organización terrorista por los serbios. Internacionalmente, la posición sobre esta organización fue ambigua; en algunos ámbitos se la llamó organización terrorista, pero no le fue impuesto bloqueo de fondos ni de armas. Además, según trascendió años después, contó con apoyo tanto militar como logístico por parte de potencias occidentales, especialmente Estados Unidos.

Hacia finales del 1998, se contaban cientos de muertos y cerca de 300.000 desplazados, según fuentes albanas, y 25.000 según las fuentes consultadas por la BBC. Los refugiados albanokosovares se desplazaron mayoritariamente hacia la Antigua República Yugoslava de Macedonia, amenazando la frágil unidad establecida en ese país.

El plan de paz para Kosovo incluía un cese el fuego, la renuncia a las aspiraciones de independencia del ELK y el despliegue de fuerzas de paz en Kosovo. Sin embargo, la tregua duró muy poco tiempo, entre octubre y diciembre de 1998.

Los ataques del ELK y las respuestas yugoslavas continuaron y tuvieron su punto culminante con el ataque conjunto de la policía y el ejército federal yugoslavo al pueblo de Racak donde murieron 45 albaneses. El incidente fue considerado como una masacre en occidente y por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

La OTAN propuso introducir en Kosovo una fuerza de interposición, y durante la Conferencia de Rambouillet trató de persuadir al gobierno federal para aceptar sus condiciones, pero tras el rechazo de Milošević a algunos puntos polémicos del acuerdo, la Alianza Atlántica decidió finalmente iniciar la operación aérea de castigo.

Objetivos[editar]

Estudios de la Radio Televisión de Serbia, en cuyo ataque murieron 16 operarios de la cadena estatal.

El 12 de abril de 1999 la OTAN estableció los siguientes objetivos:

  • Detener toda acción militar y el fin inmediato de la violencia y represión.
  • Retirada de Kosovo de todas las fuerzas regulares, paramilitares y policiales yugoslavas.
  • Introducir en Kosovo la ya mencionada fuerza de interposición.
  • El regreso incondicional y bajo condiciones de seguridad de todos los refugiados.
  • El establecimiento de un marco político de acuerdo para Kosovo basado en la Conferencia de Rambouillet, el Derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas.

La estrategia[editar]

La estrategia principal consistía en el uso de una campaña larga y sostenida de bombardeos aéreos para destruir la infraestructura militar yugoslava. Asimismo, los objetivos estratégicos, tales como puentes, fábricas, centrales eléctricas serían también bombardeados. Sin embargo también se bombardeó a la población civil (hospitales, escuelas y viviendas). Para la destrucción de objetivos fuertemente defendidos se haría uso de misiles de crucero.

Asimismo se haría uso de una limitada guerra psicológica, que abarcaría desde el clásico lanzamiento de octavillas y la emisión de programas de radio, hasta el uso de los medios televisivos y de las redes electrónicas e Internet.

Desarrollo de la operación[editar]

Edificio del Ministerio de Defensa en Belgrado, destruido por los bombardeos. La imagen fue tomada tres años después del ataque.
La factoría de Zastava, en Kragujevac, tras el bombardeo a que fue sometida el 9 de abril de 1999.
Refinería de petróleo de Novi Sad devastada tras el ataque aéreo, en una imagen presentada a la prensa por la OTAN.

La campaña de bombardeos de la OTAN involucró a unos 1000 aparatos, que operaron desde bases en Italia y desde el portaaviones Theodore Roosevelt, estacionado en el mar Adriático.

Al amanecer del 24 de marzo de 1999, los F-18 del Ejército del Aire español despegaron de la base de Aviano, siendo los primeros aviones de la OTAN en bombardear Belgrado y realizar operaciones de supresión de defensas SEAD. Asimismo misiles de crucero Tomahawk fueron lanzados desde barcos y submarinos.

Durante las siguientes 10 semanas de conflicto los aviones de la OTAN realizaron unas 38000 misiones de combate. Para la fuerza aérea alemana (Luftwaffe) fue su primera acción de guerra desde la Segunda Guerra Mundial. Adicionalmente a los medios aéreos, se añadieron a los mismos la 82.ª División Aerotransportada estadounidense y pequeños grupos de observación y reconocimiento. La primera se encargó de dar apoyo y seguridad a los puntos de repostaje de los helicópteros de ataque AH-64 Apache y los segundos identificar objetivos para la aviación.

De este modo durante el conflicto, y especialmente al principio, las fuerzas terrestres yugoslavas fueron bombardeadas sistemáticamente. Numerosos puntos estratégicos lo fueron también, así como objetivos usados tanto por civiles como por militares. Estos objetivos incluían puentes, fábricas, plantas eléctricas, estaciones de comunicaciones, el cuartel general del partido de izquierdas yugoslavo, los edificios del partido político de Milošević y la torre de televisión Avala. Aunque dichos ataques fueron vistos en numerosas ocasiones como violaciones directas la Convención de Ginebra, la OTAN lo justificó arguyendo que estas instalaciones podían ser usadas por las fuerzas militares yugoslavas.

Al comienzo de mayo un error hizo que un grupo de aviones de la OTAN confundiese un convoy de refugiados con una columna de blindados, siendo bombardeados. Murieron 50 refugiados. La OTAN se vio forzada a admitirlo cinco días después, siendo a continuación acusada por parte de la República Federal de Yugoslavia de bombardear deliberadamente a los refugiados. Días después, el 7 de mayo se bombardeó la embajada de la República Popular China, matando a 3 funcionarios chinos. Los Estados Unidos y la OTAN se disculparon y se justificaron diciendo que fue un error debido al uso de mapas desfasados proporcionados por la CIA. El bombardeo incrementó la tensión en las relaciones entre China y la organización atlántica, especialmente después de que un alto rango de la OTAN declarase que el ataque fue intencionado. La madrugada del 26 de abril, la OTAN bombardeó las instalaciones de la Radio Televisión de Serbia, causando la muerte de 16 personas, la mayoría de ellas técnicos.[20]

Como a principios de abril el conflicto parecía estar próximo a su fin, los mandos de la OTAN empezaron a considerar la invasión por tierra de Kosovo, pero debido a que el entonces presidente de los Estados Unidos Bill Clinton no estaba de acuerdo, y a que las negociaciones de fineses y rusos con el presidente yugoslavo para que se rindiese aún seguían en pie no se llevó a cabo.[20]

La operación no se limitó a objetivos en tierra, ya que se llegaron a desarrollar algunos combates aéreos entre los F-15 y F-16 estadounidenses y los aviones yugoslavos, principalmente MIG-29, que padecían de una importante falta de piezas y mantenimiento.

Los dogfight que acontecieron durante la guerra fueron:

  • 24 de marzo de 1999: el piloto de MiG-29 Nebojša Nikolić se encontró con un grupo de 24 aviones de la OTAN. Tras lograr evadir los 2 primeros misiles que le lanzaron, fue derribado por un tercero lanzado por un F-15. La OTAN informó haber derribado en realidad 2 aviones en ese encuentro. Por su parte ese mismo día un F-16 holandés derribó otro MiG-29.
  • 26 de marzo: 2 MIG-29 que patrullaban la frontera se encontraron con un único avión de la OTAN, sin dudarlo iniciaron la persecución cayendo en una emboscada por varios F-15. Ambos fueron derribados por el capitán estadounidense Jeff Hwang. Uno de los pilotos consiguió saltar, cayendo en Bosnia. El otro no.
  • 27 de marzo: el tercer batallón de la 250 Brigada de Misiles al mando del coronel Zoltán Dani logró detectar y derribar un F-117. De esta forma se averiguó que estos aparatos podían ser detectados con radares obsoletos soviéticos. Este fue el primer y único, en un largo periodo de tiempo, avión invisible derribado. El piloto se pudo eyectar y fue rescatado cerca de Belgrado.
  • 2 de mayo: un F-16 se estrella cerca de la localidad de Šabac. Las fuerzas yugoslavas lo reclamaron como derribo y la OTAN declaró que fue un fallo en el motor. El piloto también fue rescatado.
  • 4 de mayo: un MIG-29 pilotado por el Teniente Coronel Milenko Pavlović fue derribado por dos F-16 estadounidenses, aunque pudo haber sido derribado por un Strela-2 disparado por fuerzas yugoslavas.

El 12 de junio Milošević aceptó los acuerdos y las fuerzas de la KFOR comenzaron a entrar en Kosovo.

La guerra psicológica[editar]

Como se ha dicho al principio, la OTAN empleó numerosos medios para estrangular la moral enemiga y poner a la población civil de su parte a sabiendas de que para los yugoslavos los medios de información eran probablemente su arma principal en el conflicto. Así la alianza atlántica utilizaría el lanzamiento de octavillas y la emisión de programas de radio, hasta el uso de los medios televisivos y de las redes electrónicas e Internet.

De todo ello se encargarían los sofisticados medios del ejército norteamericano, usando especialmente el avión EC-130E Commando Solo, capaz de retransmitir tanto por televisión como por radio, así como realizar operaciones de interferencia enemiga.

Como reflejo de la importancia de la guerra psicológica en esta operación cabe destacar las palabras de la entonces secretaria de estado Madeleine Albright en una conferencia de prensa: "Milosevic tiene una máquina de propaganda muy ajustada. Es de una gran sofisticación. Es evidente que es uno de nuestros problemas más serios".

Se lanzaron un total de 35 millones de octavillas, incluyendo sobre las tropas yugoslavas en suelo kosovar.

El lunes 5 de abril los EC-130E comenzaron por primera vez en Yugoslavia sus emisiones por televisión, a través del Canal 21. Aquéllos que lo vieron dijeron que la emisión era débil y que iba y venía.

Por su parte, los yugoslavos proyectaron constantemente imágenes de gran intensidad propagandística, que incluyeron comparaciones entre los bombardeos nazis de Belgrado y los de la OTAN. Otros mostraban a Clinton como el nuevo Hitler o reproducían un despliegue de aviones de la OTAN formando una esvástica. En otros en cambio se enfatizaban valores culturales e históricos del universo serbio.

Lo verdaderamente nuevo fue el uso propagandístico de los teléfonos móviles y de Internet. Al comenzar los bombardeos un grupo de hackers, periodistas, ingenieros e intérpretes serbios envió más de 2000 correos electrónicos que contenían virus a los ordenadores de la OTAN, y el Ministerio de Defensa Británico recibió 1400 entradas hostiles de origen yugoslavo. El sistema de correo electrónico del cuerpo de marines quedó inoperativo durante los primeros días de conflicto a causa de la infección por un virus llamado Melissa. También recibieron correos hostiles algunos medios de comunicación de los países de la alianza. Por su parte el gobierno yugoslavo bloqueó la entrada de correos electrónicos en las webs oficiales y abrió numerosas webs con fines propagandísticos.

Sin embargo, y por alguna razón que se desconoce, el caso contrario no se dio. Es decir que las voces yugoslavas en la red no fueron silenciadas, ni siquiera las del gobierno federal, lo cual supuso un debilitamiento claro en la lucha de la OTAN por la desinformación. Así solo Radio Yugoslavia recibió más de 2 millones de visitas en su página web desde el comienzo de los bombardeos.[21]

Material usado[editar]

Intervención española[editar]

A finales de 1994 se instala en la base Aviano el destacamento Ícaro aportando 8 aviones F-18 y 4 KC-130H con apoyo del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA) y el Grupo Móvil de Control Aéreo (GRUMOCA). El grupo participaría en numerosas operaciones aéreas en la antigua Yugoslavia, entre las que podemos destacar la Operación Deliberate Force por ser la primera acción bélica en Europa del Ejército del Aire desde la Segunda Guerra Mundial. Ahora le tocaba el turno a una nueva operación de combate: la Operación Allied Force. En ella España se encargó de estrenar el bombardeo sobre Belgrado integrándose en el primer "paquete de ataque" con 2 F-18 y un KC-130H del total de 29 aviones de combate y 8 cisternas que lo componían.

Al final de la operación, el Destacamento completó más de 1.100 horas de vuelo y se llevaron a cabo unas 300 salidas en misiones de ataque al suelo, defensa aérea y reabastecimiento en vuelo: el Grupo 12 (Torrejón) realizó unas 200 salidas de combate y los del Grupo 15 (Zaragoza), que se incorporaron a diez días del final, llevaron a cabo unas 35, a las que hay que sumar las de los aviones de reabastecimiento.[22]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas twodie
  2. name="washingtonpost"
  3. Two die in Apache crash BBC NEWS - 5 de mayo de 1999
  4. [name="Photos: Lockheed F-117A Nighthawk Aircraft Pictures"]
  5. A-10 Thunderbolt II DRAFT LISTING"
  6. 81-0967 battle damaged in Kosovo during 1999"
  7. Holloman commander recalls being shot down in Serbia"
  8. "Photos: General Dynamics F-16CG Night Falcon (401) Aircraft Pictures"
  9. "Nato loses two planes"
  10. Rip y Hasik, 2002, p. 411.
  11. [Operation Allied Force http://www.globalsecurity.org/military/ops/allied_force.htm globalsecurity1]
  12. Krieger, Heike. The Kosovo conflict and international law.
  13. CNN. Milosevic proclaims victory with end to Kosovo conflict.
  14. Novosti. Las consecuencias negativas de los bombardeos de Yugoslavia se sentirán aún durante largo tiempo.
  15. New York Times «Rights Group Says NATO Bombing in Yugoslavia Violated Law» Consultado el 25 de octubre de 2010
  16. a b Bricmont, Jean (2008) Imperialismo Humanitario. Ed. El Viejo Topo. ISBN 84-96831-83-3, p. 42
  17. Global Research «La criminalización del Estado: " Kosovo independiente", un territorio bajo el control militar de EEUU-la OTAN» Consultado el 25 de octubre de 2010
  18. Chomsky, Noam (1999). The New Military Humanism: Lessons from Kosovo. Pluto Press. ISBN 978-0-7453-1633-8.
  19. Del Ponte, Carla. La Caza. Yo y los criminales de guerra.(2009). Editorial Ariel. ISBN 84-344-3490-3, p. 72-73
  20. a b BBC. "Moral combat. Nato at war,", 2000.
  21. http://soymenos.net/Serbia.pdf
  22. «Vuelo Rasante - Noticias & historias de la aviación militar».

Enlaces externos[editar]