Aleksandr Lukashenko

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Александр Григорьевич Лукашенко
Aleksandr Grigórievich Lukashenko
Alex Lukashenko.jpeg
Aleksandr Lukashenko en 2010.

Coat of arms of Belarus.svg
Presidente de la República de Bielorrusia
Actualmente en el cargo
Desde el 20 de julio de 1994
Predecesor Miechyslav Hryb

Datos personales
Nacimiento 30 de agosto de 1954 (60 años)
Vitebsk, RSS de Bielorrusia, Unión Soviética Bandera de la Unión Soviética
Partido Partido Comunista de la Unión Soviética (hasta 1991)
Independiente (Desde 1992)
Cónyuge Galina Lukashenko
Hijos sin etiquetar y Victor Lukashenko
Ocupación Político, maestro, economista y historiador
Alma máter sin etiquetar
sin etiquetar
Religión ateísmo
Web www.president.gov.by
[editar datos en Wikidata]

Aleksandr Grigórievich Lukashenko (en ruso, Александр Григорьевич Лукашенко; en bielorruso Аляксандр Рыгоравіч Лукашэнка, Alyaksandr Ryhoravič Łukašenka) (Kopys, 30 de agosto de 1954) es el actual presidente de Bielorrusia, cargo que ocupa desde el 20 de julio de 1994.

En su juventud se licenció en Historia, cumplió el servicio militar en las tropas de frontera soviéticas y trabajó como director de una granja colectiva.[1] [2] Después de una década como miembro del Partido Comunista de Bielorrusia,[2] obtuvo el acta de diputado en 1990 y formó parte de una corriente que buscaba mantener la Unión Soviética bajo un sistema democrático. En 1991 fue el único miembro del Soviet Supremo bielorruso que votó en contra de la disolución de la URSS.[1] Durante los primeros años de independencia, se ganó fama de luchador contra la corrupción en una época marcada por la crisis y la desafección hacia la clase política. En diciembre de 1993 fue elegido presidente del Comité Anticorrupción y desde ese cargo forzó la dimisión de Stanislav Shushkevich, quien perdió una moción de confianza en el parlamento.[1]

Ganó las elecciones presidenciales de 1994 como candidato independiente, con un programa electoral populista en el que prometía medidas económicas de corte socialista y una mayor integración con Rusia, concretado en acuerdos como el Estado de la Unión de Rusia y Bielorrusia (1997) y la Comunidad Económica Eurasiática (2000).[1] Desde entonces ha sido reelegido en cuatro ocasiones con porcentajes superiores al 70% de los votos, resultados controvertidos al ser considerados fraude electoral por parte de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).[3] Dentro de su país mantiene una alta popularidad gracias al mantenimiento de ayudas sociales y el desarrollo económico.[4]

Su mandato es sujeto de controversia: mientras que para sus seguidores logró crecimiento bajo un socialismo de mercado que evitó los efectos negativos de la «terapia de choque» instaurada en la Rusia de Boris Yeltsin,[5] [6] sus detractores lamentan que haya ejercido un mandato autoritario y le acusan de violación de los derechos humanos, persecución a opositores y de ser «el último dictador de Europa».[4]

En la comunidad internacional, ha utilizado la posición estratégica de Bielorrusia (entre Europa Occidental y Rusia) para la obtención de acuerdos comerciales, en especial de materias primas y energía con Rusia.[7] Las relaciones con Estados Unidos y la Unión Europea son muy complicadas, ya que no reconocen sus resultados electorales e incluso le han impuesto sanciones.[3] Por esta razón, los principales aliados de Lukashenko son la Comunidad de Estados Independientes, la República Popular de China,[5] estados latinoamericanos del ámbito bolivariano (en especial Venezuela) y países de Oriente Medio como Irán e Iraq.[7]

Inicios en política[editar]

Lukashenko nació el 30 de agosto de 1954 en Kopys, una villa de la provincia de Vítebsk, RSS de Bielorrusia (en aquella época, parte de la Unión Soviética). Su abuelo paterno, al que debe el apellido, era de origen ucraniano. Tuvo una infancia muy modesta al ser criado solo por su madre.[1] En 1975 obtuvo la licenciatura en Historia por el Instituto Pedagógico de Maguilov,[1] [8] y diez años después se graduó en la Academia Bielorrusa de Agricultura.

Sirvió dos periodos en el Ejército Rojo: primero fue guardia de las tropas de frontera en Brest desde 1975 hasta 1977, y cuando terminó su servicio se convirtió en el líder de la organización juvenil comunista (Konsomol) de Maguilov hasta 1978.[1] Un año después se afilió en el Partido Comunista de la URSS. Regresó a las fuerzas armadas para ser oficial de infantería entre 1980 y 1982. Durante ese periodo se había proclamado campeón bielorruso de sambo, un sistema de defensa personal.[8]

En 1982 asumió la vicepresidencia de un koljós (granja estatal) en Gorodets durante tres años, hasta ascender al máximo cargo. Luego dirigió una planta de materiales de construcción en Shklov.[9]

Lukashenko logró en 1990 un acta de diputado en el Soviet Supremo de la RSS de Bielorrusia. En ese tiempo formó una facción dentro del Partido Comunista de Bielorrusia (PCB), llamada «Comunistas por la democracia», que abogaba por mantener la URSS bajo preceptos democráticos.[10] En diciembre de 1991 fue el único parlamentario bielorruso que votó en contra de la ratificación del Tratado de Belavezha, por el que se confirmó la disolución de la Unión Soviética y el establecimiento de la Comunidad de Estados Independientes.[11] [12]

En los primeros años de la Bielorrusia independiente, una época marcada por la desafección hacia la política, Lukashenko ganó fama como figura pública contra la corrupción. Si bien mantuvo su relación con el comunismo, perdió el favor de muchos de los integrantes del viejo PCB por sus ataques a los privilegios de la nomenklatura.[10] En 1993 fue elegido presidente del Comité Anticorrupción del parlamento de Bielorrusia. Desde ese cargo acusó a más de 70 dirigentes, incluyendo al presidente Stanislav Shushkevich y al primer ministro Vyacheslav Kebich, de corrupción generalizada y enriquecimiento personal.[10] Al final Shushkevich tuvo que dimitir en enero de 1994, tras perder una moción de confianza.[13]

El proceso derivó en la redacción de la nueva Constitución de Bielorrusia y la celebración de las primeras elecciones presidenciales democráticas, que tuvieron lugar en julio de 1994.

Presidencia de Bielorrusia[editar]

Primer mandato (1994-2001)[editar]

Sello bielorruso de 1996 con la efigie de Lukashenko.

Lukashenko se presentó a las elecciones presidenciales como miembro independiente de una plataforma popular, de marcado carácter populista. Entre sus promesas se encontraban acabar con la corrupción, «derrotar a la mafia» y favorecer una mayor integración con Rusia.[10] [13] Su candidatura se enfrentaba a otras cinco opciones, siendo a priori favoritas las de los exmandatarios Kebich y Shushkevich.[14] En total hubo dos rondas: el 24 de junio y 10 de julio de 1994. En la primera Lukashenko obtuvo el 45% de los votos,[14] mientras que en la segunda vuelta sacó más del 80% del apoyo popular frente a Kebich.[11] [15]

Los resultados sorprendieron dentro de Bielorrusia y en la comunidad internacional, dada la juventud de Lukashenko (39 años) y su falta de experiencia.[14] Pero el electorado se decantó por un cambio de rumbo, ya que Bielorrusia atravesaba entonces una grave crisis económica. Cuando llegó al poder la inflación se había disparado un 40%, el desempleo era muy alto y, en términos generales, el nivel de vida había empeorado de forma notable.[11] Por otra parte, las pocas reformas capitalistas implementadas no habían surtido efecto.[11] [16]

El mandatario intentó estabilizar la economía a través de la recuperación de medidas propias del modelo socialista. Entre ellas, dobló el salario mínimo, reintrodujo el control de precios de varios servicios y nacionalizó los bancos que habían sido privatizados.[13] Se pretendía así evitar los efectos negativos que tuvo la «terapia de choque» hacia el capitalismo en otras naciones de la antigua URSS. Sin embargo, la economía permaneció estancada porque no se recuperó la producción.[13] A nivel interno, destituyó a algunos miembros del gabinete bajo acusaciones de corrupción, entre ellos el ministro de Defensa y el jefe de las Fuerzas Armadas. La oposición creció a tal punto que se produjeron enfrentamientos continuos entre la presidencia y el parlamento, formado en su mayoría por la vieja guardia del Partido Comunista.[17]

Reformas constitucionales[editar]

El 14 de mayo de 1995 se llevó a cabo un referendum en el que se decidieron cuatro cuestiones: el cambio de los símbolos nacionales (los propuestos eran muy similares a los de la Bielorrusia Soviética), la mayor integración con Rusia, otorgar al idioma ruso el mismo estatus que al bielorruso y reforzar la presidencia con poderes plenos, incluido el de disolver el parlamento.[18] El soviet solo aprobó que se votase el acuerdo con Rusia, rechazando los demás.[18] La negativa a cambiar las preguntas provocó un fuerte enfrentamiento con el resto de diputados, en especial del nacionalista Frente Popular. Al final la consulta tuvo lugar y los cuatro puntos fueron aprobados por el 75% del electorado, con una participación del 64,8%.[18]

En ese tiempo, las relaciones entre Bielorrusia y la comunidad internacional se habían deteriorado. En 1996, el gobierno amenazó a la OTAN con no desmantelar los misiles de la época soviética.[19] Y el Fondo Monetario Internacional anunció que dejaría de aportar ayudas económicas, en vista de que no se estaban tomando medidas reformistas.[20] Lukashenko declaró que las recomendaciones del FMI «son apropiadas para una economía capitalista, pero no para nuestro país».[20]

En el verano de 1996, 70 de los 110 diputados de la Duma bielorrusa presentaron una moción de censura para derrocar a Lukashenko con cargos por «violación de la Constitución».[21] En respuesta, el presidente organizó un referendum de reforma constitucional en noviembre de 1996 que consolidaba su poder.[21] Ganó la consulta con un 70,5% de apoyo popular.[22] Además de reforzarse la figura del presidente, con una reelección automática por cinco años hasta 2001, se reemplazaba el antiguo parlamento por un sistema bicameral (Asamblea Nacional) con Cámara de Representantes y un Senado por provincias.[21] El gobierno se valió de sus opciones para garantizar la aprobación, incluyendo presiones a medios de comunicación.[22] La reforma salió adelante a pesar de que tanto el expresidente del parlamento bielorruso como el bloque occidental calificaron el resultado de farsa.[22] [23] Lukashenko sí fue felicitado por Rusia y China, sus principales aliados.[22]

Acercamiento a Rusia[editar]

Lukashenko firma, junto al presidente ruso Boris Yeltsin, el tratado de estabilidad con Rusia (1997).

El acuerdo internacional más importante fue la aprobación en 1997 del Estado de la Unión, entidad supranacional entre Rusia y Bielorrusia.[13] [24] El acuerdo era esencial para el ejecutivo de Lukashenko: su país es completamente dependiente del gas y la electricidad rusas, pero muchos de los negocios no podían pagar las importaciones de energía por la fragilidad del rublo bielorruso.[25] Originalmente constituido como mancomunidad el 2 de abril de 1996, la actual confederación fue aprobada en su primer aniversario.[25] Pese a que las relaciones entre ambos estados han experimentado altibajos, se ha mantenido en el tiempo.[4]

A comienzos de 1998, el Banco Central de Rusia suspendió el comercio con rublos bielorrusos, lo que llevó al colapso de la moneda. Lukashenko tomó el control del Banco Central de Bielorrusia para imponer el cambio de valor a los niveles anteriores, así como congelar las cuentas de los bancos y reducir sus actividades comerciales.[26] Esto provocó una fuga de capitales y la carestía de productos, agotados ante los temores de una hiperinflación.[26] Ante estos hechos, Lukashenko culpó de los problemas del país a un «sabotaje económico» contra ellos.[27] Para presionar a la comunidad internacional, en abril del mismo año expulsó a los embajadores de Estados Unidos, Japón y varios países europeos de su complejo residencial a las afueras de Minsk.[28] Esto causó un conflicto porque las residencias diplomáticas están estrictamente protegidas bajo los términos de la Convención de Viena.[28] [12]

El alejamiento de los países occidentales llevó a su gobierno a acercar posturas con otros potenciales aliados. En 1999 se supo que Bielorrusia había exportado armamento a un grupo de países entre los que se encontraban Irán, el Irak de Sadam Husein y la Yugoslavia de Slobodan Milošević.[29] Con el estallido de la Guerra de Kosovo en 1999, Lukashenko fue una de las pocas voces que defendió a Milošević e incluso propuso una «Unión Eslava» entre Rusia, Bielorrusia y Serbia, algo que no prosperó.[30] Por otro lado, la Unión Europea comenzó a preocuparse por la seguridad de sus reservas de gas de Rusia, las cuales son canalizadas a través de Bielorrusia. Incluso Boris Yeltsin, que estableció la unión económica, se mostró descontento con cómo los bielorrusos se aprovechaban de ella.[30]

Segundo mandato (2001-2006)[editar]

Lukashenko, con el uniforme de las Fuerzas Armadas de Bielorrusia, durante un desfile militar.

Las siguientes elecciones presidenciales tuvieron lugar el 9 de septiembre de 2001, al agotarse la prolongación de mandato. Para estos comicios Lukashenko realizó una campaña muy similar a la de 1994: garantizar la estabilidad, un crecimiento basado en el socialismo, una inmersión completa con Rusia pero sin sus reformas y un mandato fuerte para mantener el orden social.[31] La oposición se agrupó en torno al independiente Vladimir Goncharik y criticó el establecimiento de un sistema que había reproducido la corrupción años atrás denunciada.[31] Sin embargo, el presidente era favorito por la popularidad de sus medidas económicas entre las clases bajas y medias.[31]

Lukashenko ganó las elecciones en la primera vuelta con el 77,4% de los votos.[32] La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) detectó irregularidades, asegurando que el sistema electoral estaba manipulado y que los opositores no pudieron desplegar su campaña.[31] [32] El apoyo más importante entre la comunidad internacional fue el de Vladimir Putin, nuevo presidente de Rusia, quien le ofreció ampliar los acuerdos de colaboración.[33]

Durante la década del 2000, la economía bielorrusa demostró un crecimiento dinámico y sostenido.[4] [34] El producto interno bruto aumentó hasta alcanzar su máximo del 9,2% en 2005, que se debió en buena parte al desarrollo del sector industrial, la mejoría de la agricultura y los acuerdos comerciales con la Comunidad de Estados Independientes. Las buenas relaciones con Rusia, de la que depende casi por completo en las reservas de petróleo y electricidad,[34] motivaron también un descenso de los costes energéticos, aprovechándose en las negociaciones de su posición geográfica entre Europa Occidental y la Federación Rusa.[34]

No obstante, su mayor punto débil fue el deterioro de las relaciones con Estados Unidos y la Unión Europea. Hubo dos hechos que provocaron la ruptura definitiva. Por un lado, la guerra de Irak de 2003 y la posterior caída de Sadam Husein, uno de sus mayores aliados en el extranjero.[35] [36] Y por el otro, la ampliación de la Unión Europea en 2004 a veinticinco países, incluidos los fronterizos Polonia, Letonia y Lituania, que acogen instituciones y organismos de oposición al gobierno bielorruso.[37]

En la constitución de Bielorrusia quedaba establecido que la duración del mandato presidencial se restringía a dos legislaturas. Sin embargo, Lukashenko anunció el 7 de septiembre de 2004 que se celebraría un nuevo referendum de reforma constitucional, programado el 17 de octubre, para eliminar dicho límite.[38] El resultado final fue una aprobación del 86%, bajo acusaciones de fraude electoral.[39]

Tercer mandato (2006-2010)[editar]

El 19 de marzo de 2006 volvieron a celebrarse elecciones presidenciales. Esta vez, Lukashenko ganó por mayoría absoluta del 82,6% de los votos sobre el líder de la oposición, el conservador Aleksandr Milinkevich.[40]

La campaña electoral fue muy intensa y agresiva.[40] El oficialismo acusó a Milinkevich de estar «financiado por Estados Unidos y Europa», mientras que la oposición denunció a su vez que el presidente entorpecía el proceso democrático. Cuando se anunciaron los resultados, Milinkevich se negó a reconocer la derrota por presunto fraude electoral.[40] [41] Del mismo modo, la OSCE exigió la repetición de los comicios y lamentó que los observadores internacionales no tuvieran acceso al recuento.[42] La Comisión Electoral Central de Bielorrusia aseguró que no se había producido ningún incidente durante las votaciones, posición que mantuvieron los observadores de la Comunidad de Estados Independientes.[43]

Inspirados en la revolución naranja de Ucrania, la oposición pidió a sus fieles que ocuparan la Plaza de Octubre de Minsk, exigiendo la repetición de las elecciones bajo el lema de «revolución blanca». El día de las votaciones congregaron a más de 10.000 manifestantes.[40] Pero a diferencia de lo que pasó allí, Lukashenko fue capaz de reprimir las protestas.[44] Antes de los comicios ya anunció que le «partirá el cuello» a aquellos que no reconocieran su victoria,[45] [46] y luego desalojó las marchas con el apoyo de la policía.[44] En consecuencia, la Unión Europea le prohibió la entrada a su territorio.[47] Meses después, algunos de los líderes opositores que se posicionaron contra él acabaron en la cárcel, como el socialdemócrata Aleksandr Kazulin.[48]

El 28 de septiembre de 2008 convocó elecciones parlamentarias. Aunque permitió la participación de la oposición, ninguno obtuvo uno solo de los 110 escaños, lo que volvió a disparar las sospechas de los observadores extranjeros.[49] La gran mayoría (103 escaños) fueron a gente sin vinculación política, pero relacionados de un modo u otro con Lukashenko a través de una asociación llamada Belaya Rus. Los siete restantes fueron al Partido Comunista y al Partido Agrario, leales al presidente.

Lukashenko mantuvo una popularidad alta gracias al crecimiento económico y el mantenimiento de prestaciones a personas vulnerables.[50] [51] Además de garantizarse acuerdos energéticos ventajosos con Rusia, su principal aliado, buscó nuevos apoyos como Irán y la Venezuela de Hugo Chávez.[52] [53] Sin embargo, intentó abrirse a Europa Occidental: en abril de 2009 visitó al papa Benedicto XVI en la Ciudad del Vaticano, en lo que fue su primer viaje al viejo continente en una década.[54] En 2010 ingresó en la Unión Aduanera Euroasiática junto con Rusia y Kazajistán.[55]

Cuarto mandato (2010-2015)[editar]

Lukashenko (izquierda), en la firma del protocolo «Minsk II» para el alto el fuego en el este de Ucrania.

La convocatoria de las elecciones presidenciales se adelantó al 19 de diciembre de 2010. En los meses previos se había percibido un empeoramiento de la economía nacional, pero Lukashenko prometió un aumento del salario mínimo a 500 dólares para calmar los ánimos.[56] Bajo nuevas acusaciones de fraude electoral, por las que los observadores de la OSCE fueron incluso expulsados del país,[57] Lukashenko ganó con el 79,67% de los votos frente al 2,67% del segundo, Andréi Sannikov. Inmediatamente después de los comicios, siete de los nueve opositores que se presentaron (entre ellos Sannikov) fueron detenidos por la policía nacional.[58] [59] Además se arrestó a manifestantes, periodistas y miembros de organizaciones no gubernamentales.[58] La investidura oficial tuvo lugar el 21 de enero de 2011.

En este mandato, Lukashenko perdió popularidad por el empeoramiento de la economía.[50] [56] Desde el estallido de la crisis financiera de 2008, Bielorrusia había empezado a privatizar compañías estatales como Belaruskali (abonos de potasio) y la red de oleoductos de Beltransneft, adquiridas en su mayoría por la Federación Rusa.[60] [56] Por otra parte, la población estaba convirtiendo sus ahorros de rublos a dólares ante el temor de una depreciación, llegando incluso a generar déficit de divisas.[61] El Banco Central anunció en mayo de 2011 la devaluación de su moneda en un 56%: hasta 4.930 rublos bielorrusos por dólar.[61] Del mismo modo, los precios de bienes al consumo se dispararon. Estos problemas de divisas han continuado en años posteriores.[62] [63]

El 11 de abril de 2011 se produjo un atentado terrorista en el Metro de Minsk por el que murieron 12 personas.[64] La explosión de una bomba tuvo lugar cerca de la residencia presidencial. Lukashenko alegó que los culpables querían desestabilizar al estado, y ordenó una investigación exhaustiva de los almacenajes de instalaciones armamentísticas. Hubo dos detenidos, condenados a la pena de muerte.[65]

Durante los años siguientes, el presidente ha mantenido un férreo control para evitar cualquier movimiento de oposición. En 2012 destituyó a varios altos cargos militares y a su ministro de Exteriores por no haber impedido que, sobre el cielo de Minsk, volase una avioneta sueca que lanzó osos de peluche con mensajes a favor de los derechos humanos.[66] El suceso motivó también un conflicto diplomático entre Bielorrusia y Suecia.[66] En el mismo año la oposición boicoteó las elecciones parlamentarias, alegando que los presos políticos detenidos en 2010 aún no habían sido liberados.[67]

Bielorrusia fue anfitrión en las reuniones del protocolo de Minsk (octubre de 2014) y Minsk II (febrero de 2015), entre Rusia y la Unión Europea, para buscar un acuerdo que acabara con la guerra civil en el este de Ucrania.[68]

Políticas[editar]

Desde su ascenso al poder como candidato independiente en las elecciones presidenciales de 1994, Lukashenko se ha caracterizado por concentrar el poder del país en torno a su figura. Además de ostentar la presidencia, es el Comandante Jefe de las Fuerzas Armadas de Bielorrusia y presidente del Comité Olímpico Bielorruso, entre otras entidades estatales.[2]

Economía[editar]

Cuando Lukashenko llegó al poder en 1994, prometió la recuperación económica de Bielorrusia en base a un socialismo de mercado.[13] Tres años antes, los efectos de la transición del antiguo modelo soviético a otro capitalista habían provocado un descenso en el nivel de vida de los ciudadanos.[13] El sector industrial se encontraba en crisis y las exportaciones estaban en caída libre por la falta de demanda exterior.[13] Además, debe tenerse en cuenta que el accidente de Chernóbil de 1986 seguía teniendo efectos negativos en la agricultura local: más del 20% del campo estaba contaminado.[69]

El presidente puso en marcha una economía planificada que recuperaba elementos de la época soviética, a diferencia del resto de la antigua URSS que siguió con las reformas. Entre otras medidas renacionalizó entidades bancarias, dobló el salario mínimo y reintrodujo el control de precios.[11] [13] [16] Veinte años después de su ascenso, la mayor parte de la economía era estatal. Así, el 51,2% de los bielorrusos están empleados por las compañías públicas, el 47,4% son empleados por empresas privadas de Bielorrusia (de los cuales 5,7% son en parte propiedad de extranjeros), y el 1,4% son empleados por empresas extranjeras.[70] No obstante, desde el estallido de la crisis económica de 2008 algunas entidades han sido privatizadas.[60] La fuerza laboral se compone de más de cuatro millones de personas y se presupone pleno empleo según las estadísticas estatales, con una tasa de paro del 1% y un sueldo medio de 400 euros mensuales.[4]

Bielorrusia depende en gran parte de Rusia, su mayor aliado internacional.[4] [24] [71] La industria de Bielorrusia es muy dependiente de los rusos por la importación de materias primas, en especial petróleo y gas, que la Federación le suministra a precios negociados.[7] En total, representan casi el 60% de las importaciones y el 33% de las exportaciones.[72] Bielorrusia ha especializado su economía en industria, maquinaria pesada (especialmente tractores), vehículos agrícolas y refinado de petróleo.[72] Desde 2006, la Unión Europea se ha convertido en un importante socio, con la que lleva a cabo casi un tercio del comercio exterior. Es además miembro del programa cooperativo de energía «INOGATE».

El producto interno bruto (PIB) volvió a crecer en 1996, cuando se recuperó el nivel de exportaciones.[1] [13] [50] Esto ha hecho que el Gobierno haya puesto más énfasis en su uso para el bienestar social y los subsidios estatales.[4] [34] [50] Durante la década de 2000 el PIB ha estado creciendo en una media superior a los cinco puntos porcentuales, con picos del 10% en 1997 y 2004. En cuanto al PIB per capita, ha pasado de 1.400 dólares en 1993 a 5.700 dólares en 2013.[73] Los avances se han estancado durante la crisis económica de 2008. El estado ha recibido créditos del Fondo Monetario Internacional, de China y de otras agencias internacionales, condicionados a la puesta en marcha de reformas económicas.[7]

Después de la recuperación económica, uno de los mayores retos de Lukashenko fue la crisis desatada por la devaluación del rublo bielorruso en 2011.[56] [61] [62] [63] En meses anteriores, los ciudadanos estaban convirtiendo sus ahorros de rublos a dólares ante el temor de una depreciación, llegando incluso a generar déficit de divisas.[61] [62] La devaluación ha provocado un aumento de la inflación superior al 108% y la rebaja del salario mínimo.[62] [63]

Relaciones internacionales[editar]

Desde su elección en 1994, Bielorrusia ha sido un aliado de Rusia en el ámbito internacional.[25] [56] [71] Ambos mantienen relaciones comerciales de primer nivel, en buena parte porque depende de ellos para la importación de materias primas y la exportación. Los acuerdos más importantes que han sellado son la Unión de Rusia y Bielorrusia («Estado de la Unión»), una confederación supranacional constituida en 1997;[25] la Comunidad Económica Eurasiática (2000) y la Unión Aduanera Euroasiática. Bielorrusia ya era miembro de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) desde su fundación.[74]

Las relaciones entre Lukashenko y el gobierno de Rusia se han deteriorado en los últimos años. Durante las protestas prorrusas en Ucrania de 2014, el mandatario ha criticado los referendos del Dombás, al tiempo que dio su apoyo al gobierno de Kiev.[75] Su papel internacional se vio reforzado como mediador entre los presidentes Vladimir Putin y Petro Poroshenko. Entre 2014 y 2015, la capital fue sede de las reuniones del protocolo de Minsk (octubre de 2014) y Minsk II (febrero de 2015) para buscar el final de la guerra civil en el este de Ucrania.[68]

En el ámbito diplomático, Lukashenko juega con la posición estratégica de Bielorrusia en el mapa, a medio camino entre Europa Occidental y Rusia.[56] [71] Con la Unión Europea ha mantenido episodios de tensión, alimentados por las denuncias de persecución a rivales, la violación sistemática de derechos humanos, la expulsión de embajadores y los informes de la OSCE.[57] Incluso en 2010 se le prohibió la entrada a cualquier estado miembro por presunta represión. Desde que la UE adoptó su política de «cambio a través del compromiso», Lukashenko ha acercado posturas con tímidas reformas. Hoy en día, tiene acuerdos comerciales con varias naciones europeas, entre ellas sus vecinos de Lituania, Polonia y Letonia.

Las relaciones bilaterales con los Estados Unidos son aún más complicadas, debido a que el Departamento de Estado apoya a la oposición y a que el gobierno de Bielorrusia ha puesto trabas para que los organismos estadounidenses puedan establecerse allí.[76]

Bielorrusia ha aumentado la cooperación con la República Popular China, reforzada con una visita oficial en octubre de 2005. Tiene fuertes lazos con Siria e Irán, países a los que Lukashenko considera socios clave en Oriente Medio, con la Venezuela de Hugo Chávez para la compra de materias primas y con otros estados de la Alianza Bolivariana de América.[52] [53] [77] Anteriormente mantuvo una buena relación con el Irak de Sadam Husein y la Yugoslavia de Slobodan Milošević, ambos condenados por la comunidad internacional.[29] [36] [78]

Controversia[editar]

Retrato de Lukashenko junto a la bandera de Bielorrusia.

La figura de Alexandr Lukashenko es una de las más controvertidas en Europa.[1] [79] Bajo su mandato, el gobierno de Bielorrusia ha sido denunciado repetidas veces por presuntas violaciones de los derechos humanos.[4] [1] [80] Se han reportado acciones contra activistas de Zubr,[81] periodistas independientes,[82] medios de comunicación y políticos rivales.[83] Es además el único estado de Europa Oriental que mantiene la pena de muerte.[84] [85]

El propio Lukashenko ha calificada su forma de gobernar de «autoritaria».[1]

«Me caracteriza un estilo de gobernar autoritario, y siempre lo he admitido (...) necesitas controlar el país, y lo principal es no perjudicar la vida de las personas.»[1]

Desde su ascenso al poder en 1994, ha ganado todas las elecciones y referendos a los que se ha presentado con un porcentaje superior al 70% de los votos.[1] Tales números han hecho que la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa le acuse de «fraude electoral».[39] [57] La primera vez que sucedió fue en 1996, con la consulta de reforma constitucional en la que se dotaban de amplios poderes al presidente. Aunque al principio existía un límite presidencial de dos legislaturas, Lukashenko lo abolió en 2004 a través de otro referendo para consolidarse en el poder.[38] Los observadores europeos han denunciado sistemáticamente el elevado número de «voto anticipado», la imposibilidad de acceder al recuento en varias ciudades y la escasa publicidad de los líderes opositores.[58] [59]

Varios miembros de la oposición han sido encarcelados bajo su mandato, presuntamente por razones políticas.[58] [59] [86] Ales Bialiatski, presidente del Centro de Derechos Humanos Viasna, estuvo encarcelado durante mil días por un supuesto delito de fraude fiscal que no quedó demostrado.[4] Y en diciembre de 2010, el día después de las elecciones, siete de los nueve candidatos rivales fueron detenidos por alteración del orden tras una manifestación. Entre ellos estaba Andrei Sannikov, cofundador de la entidad opositora Carta 97 y anterior ministro de Exteriores con Lukashenko entre 1995 y 1996.[58] Sannikov fue indultado en 2012.[87] Por otra parte, también ha sido acusado de corrupción y nepotismo, algo que él siempre ha negado.[88]

La recuperación de un modelo basado en el socialismo de mercado empeoró sus relaciones con los Estados Unidos, que durante los años 1990 defendían la implantación directa de medidas capitalistas para la transición tras el colapso de la URSS. Esto no se limita al campo económico: en 1995 se cambiaron los símbolos nacionales por otros similares a los de la república soviética, y algunos organismos oficiales como la Agencia de Seguridad del Estado mantienen la denominación anterior (KGB). Lukashenko siempre se ha mostrado orgulloso de haber sido el único político que votó en contra de la disolución de la URSS.[12] El presidente utiliza a su favor el crecimiento que Bielorrusia ha alcanzado desde su independencia bajo el modelo socialista. Cuando la comunidad internacional le ha sancionado por posiciones autoritarias, éste les ha acusado a su vez de «conspiración» contra el país al que representa.[76] [89] Las acusaciones de financiación extranjera a la oposición se las ha hecho no solo a EEUU y a la UE, sino también a Rusia cuando las relaciones entre ambos han empeorado.[90]

Lukashenko ha destacado también por sus polémicas declaraciones, que van desde acusaciones políticas hasta la simple descalificación.[91] En 2012, dos días después de que los líderes de la Unión Europea pidieran sanciones internacionales contra Bielorrusia por sus presuntas violaciones de los derechos humanos, declaró «es mejor ser un dictador que ser gay».[92] Esta frase fue un ataque personal al ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, quien le llamó «el último dictador de Europa».[92]

Vida personal[editar]

Lukashenko acude con su hijo Nikolai al desfile del Día de la Victoria de 2012. Al fondo de la imagen, con bigote, aparece Viktor Lukashenko.

Alexandr Lukashenko vive separado. Su primera esposa fue Galina Radzivonauna, con la que se casó en 1975. Oficialmente el matrimonio no se ha roto, pero es notorio que ya no están juntos desde hace varios años. Con Galina ha tenido sus dos primeros hijos, ambos implicados en política: Viktor (1975), uno de los responsables de la seguridad estatal, y Dmitry (1980), miembro del Comité Olímpico Bielorruso y director en diversos negocios estatales.

El presidente ha tenido un tercer hijo, Nikolai «Kolya» Lukashenko (2004).[93] Durante años se ha desconocido la identidad de la madre, hasta que en 2008 admitió que era Irina Abelskaya, su anterior doctora personal.[93] Nikolai ha aparecido en multitud de actos oficiales desde la década de 2010, algunas veces con un traje hecho a medida.[94] Si bien se ha informado que el padre desea que siga sus mismos pasos, éste lo ha negado rotundamente en los medios oficiales del país.[86] [95]

Al margen de la política, Alexandr Lukashenko es un apasionado del hockey sobre hielo. Con motivo de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014, el presidente ruso Vladimir Putin y el bielorruso lideraron dos equipos para un partido amistoso en el que colaboraron estrellas como Pavel Bure y Viacheslav Fetisov.[96]

Condecoraciones[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j k l m «Profile: Alexander Lukashenko» (en inglés). BBC. 9 de enero de 2007. Consultado el 20 de febrero de 2015. 
  2. a b c d e «Alexander Grigoryevich Lukashenko» (en inglés). BELTA (Agencia Bielorrusa de Noticias). 9 de enero de 2007. Consultado el 20 de febrero de 2015. 
  3. a b «La UE impondrá sanciones contra Lukashenko por fraude electoral en Bielorrusia». El País. 24 de marzo de 2006. Consultado el 20 de febrero de 2015. 
  4. a b c d e f g h i «¿La dictadura perfecta? Bielorrusia, tras dos décadas de Aleksandr Lukashenko». El Confidencial. 10 de julio de 2014. Consultado el 21 de febrero de 2015. 
  5. a b «Hu Jintao se Entrevista con Dirigentes Extranjeros que Asisten a Inauguración de Juegos Olímpicos de Beijing». Ministerio de Exteriores de China. 8 de agosto de 2008. Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  6. «El fenómeno bielorruso». Sovietskaya Rossia. Consultado el 20 de febrero de 2015. 
  7. a b c d Gil Fons, Antonio (8 de agosto de 2011). «Jaque ruso a Lukashenko». One Magazine. Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  8. a b «Lukashenko y yo». El Universal. 3 de julio de 2007. Consultado el 21 de febrero de 2015. 
  9. «Farming roots of Belarussian leader» (en inglés). BBC. 27 de septiembre de 2008. Consultado el 21 de febrero de 2015. 
  10. a b c d «Bielorrusia: La victoria de Lukachenko muestra la eficacia del populismo en la crisis». ABC. 12 de julio de 1994. Consultado el 21 de febrero de 2015. 
  11. a b c d e «Belarus Voters Back Populist in Protest at the Quality of Life» (en inglés). New York Times. 25 de junio de 1994. Consultado el 22 de febrero de 2015. 
  12. a b c «“Soy aún, un soviético, fui el único diputado en votar en contra de la disolución de la URSS”». larepública.es. 12 de octubre de 2013. Consultado el 2 de febrero de 2015. 
  13. a b c d e f g h i j Chicharro, Alicia. «Belarús: un regímen entre los parabienes de Rusia y las sanciones de la Unión Europea». Centro Argentino de Estudios Internacionales. Consultado el 22 de febrero de 2015. 
  14. a b c «Triunfo del candidato anticorrupción en Bielorrusia». El País. 25 de junio de 1994. Consultado el 22 de febrero de 2015. 
  15. «El populista Lukashenko arrasa en Bielorrusia y se convierte en primer presidente del país». El País. 12 de julio de 1994. Consultado el 22 de febrero de 2015. 
  16. a b «Atraccion sovietica». El País. 20 de mayo de 1995. Consultado el 22 de febrero de 2015. 
  17. «Guerra abierta entre el presidente y el Parlamento en Bielorrusia». El País. 16 de noviembre de 1996. Consultado el 22 de febrero de 2015. 
  18. a b c «Los bielorrusos apoyan masivamente en referéndum una mayor unión con Moscú». El País. 16 de mayo de 1995. Consultado el 22 de febrero de 2015. 
  19. «El presidente de Bielorrusia amenaza a la OTAN con no desmantelar sus misiles». El País. 14 de noviembre de 1996. Consultado el 22 de febrero de 2015. 
  20. a b «I.M.F. Rules Out Belarus Loans» (en inglés). New York Times. 31 de marzo de 1996. Consultado el 22 de febrero de 2015. 
  21. a b c «El presidente de Bielorrusia sigue con su referéndum pese al plante del Parlamento». El País. 20 de noviembre de 1996. Consultado el 22 de febrero de 2015. 
  22. a b c d «Lukashenko triunfa y afianza su régimen autoritario en Bielorrusia». El País. 26 de noviembre de 1996. Consultado el 22 de febrero de 2015. 
  23. «El presidente de Bielorrusia promete acabar con la oposición en tres meses». ABC. 23 de noviembre de 1996. Consultado el 22 de febrero de 2015. 
  24. a b València, Lino X. «El tratado de la Unión Rusia-Belarús: ¿tinta sobre papel mojado?». Universidad de Valencia. 
  25. a b c d «Yeltsin y Lukashenko sellarán mañana con un tratado la nueva Unión de Rusia y Bielorrusia». El País. 1 de abril de 1997. Consultado el 23 de febrero de 2015. 
  26. a b «Belarus appoints new central bank chief» (en inglés). BBC. 21 de marzo de 2008. Consultado el 22 de febrero de 2015. 
  27. «Lukashenko Sees Crisis As Shot at Russia Union» (en inglés). Moscow Times. 2 de septiembre de 1998. Consultado el 22 de febrero de 2015. 
  28. a b «Bielorrusia desata una "guerra" diplomática por las residencias de las embajadas». El País. 11 de junio de 1998. Consultado el 23 de febrero de 2015. 
  29. a b «Belarus "offered S-300 to Serbia, Milošević turned it down"» (en inglés). B92. 10 de junio de 2014. Consultado el 23 de febrero de 2015. 
  30. a b «Yeltsin Warns NATO on Ground Troops» (en inglés). Washington Post. 9 de abril de 1999. Consultado el 23 de febrero de 2015. 
  31. a b c d «La URSS sigue viva en Bielorrusia». El País. 6 de septiembre de 2011. Consultado el 25 de febrero de 2015. 
  32. a b «Lukashenko renueva mandato en Bielorrusia con un voto a la soviética». El País. 11 de septiembre de 2011. Consultado el 25 de febrero de 2015. 
  33. «Putin felicita a Lukashenko por su 'victoria convincente'». El Mundo. 10 de septiembre de 2011. Consultado el 25 de febrero de 2015. 
  34. a b c d «Alexander Lukashenko: Dictator with a difference» (en inglés). The Daily Telegraph. 25 de septiembre de 2008. Consultado el 24 de febrero de 2015. 
  35. «Sadam Husein negocia su exilio a la república de Bielorrusia» (en inglés). La Voz de Galicia. 22 de septiembre de 2003. Consultado el 24 de febrero de 2015. 
  36. a b Cheretski, Viktor (4 de mayo de 2001). «El aliado europeo de Sadam Husein» (en inglés). Libertad Digital. Consultado el 24 de febrero de 2015. 
  37. «Solana: “Lukashenko, no la UE, está aislando a Bielorrusia”». Café Babel. 13 de marzo de 2006. Consultado el 24 de febrero de 2015. 
  38. a b «Bielorrusia vota en referendum que el presidente Lukachenko se presente a un tercer mandato» (en inglés). Libertad Digital. 17 de octubre de 2004. Consultado el 24 de febrero de 2015. 
  39. a b «El presidente bielorruso gana un referéndum marcado por el fraude». El País. 19 de octubre de 2004. Consultado el 24 de febrero de 2015. 
  40. «Protesters Charge Fraud in Belarus Presidential Vote» (en inglés). New York Times. 20 de marzo de 2006. Consultado el 24 de febrero de 2015. 
  41. «La OSCE asegura que las elecciones de Bielorrusia no fueron libres y justas». ABC. 20 de marzo de 2006. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  42. «CIS, OSCE observers differ on Belarus vote» (en inglés). Diario del Pueblo. 21 de marzo de 2006. Consultado el 25 de febrero de 2015. 
  43. a b «Bielorrusia no es Ucrania». El País. 3 de abril de 2006. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  44. «Belarus president vows to 'break the neck' of any unrest» (en inglés). Hürriyet. 19 de marzo de 2006. Consultado el 25 de febrero de 2015. 
  45. «Lukashenko, reelegido presidente de Bielorrusia». 20 Minutos. 20 de marzo de 2006. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  46. «Prohíben al dictador bielorruso Lukashenko la entrada a cualquier país miembro de la UE» (en inglés). Libertad Digital. 10 de abril de 2006. Consultado el 25 de febrero de 2015. 
  47. «EU Concerned over Alexander Kazulin’s State of Health» (en inglés). Viasna: Human Rights Center. 21 de noviembre de 2006. Consultado el 25 de febrero de 2015. 
  48. «La OSCE denuncia fraude en las elecciones de Bielorrusia». El País. 30 de septiembre de 2008. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  49. a b c d «Bielorrusia: elecciones en la "última dictadura de Europa"». BBC. 19 de diciembre de 2010. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  50. «Economía bielorrusa crece un 6,6 por ciento en el primer semestre». El País. 12 de julio de 2010. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  51. a b «¿Por qué Bielorrusia está obsesionada con Hugo Chávez?». BBC. 21 de enero de 2014. Consultado el 22 de febrero de 2015. 
  52. a b «Venezuela enviará petróleo a Bielorrusia a partir del próximo año». América Economía. 16 de octubre de 2011. Consultado el 24 de febrero de 2015. 
  53. «El pontífice recibe al presidente bielorruso». Sputnik. 27 de abril de 2009. Consultado el 22 de febrero de 2015. 
  54. «Prensa rusa al día». Sputnik. 5 de marzo de 2013. Consultado el 22 de febrero de 2015. 
  55. a b c d e f «La crisis golpea al último tirano de Europa». El País. 27 de junio de 2011. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  56. a b c «Lukashenko cierra la oficina de la OSCE tras sus críticas sobre las elecciones». El Mundo. 31 de diciembre de 2010. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  57. a b c d e «Los detenidos en Belarús tienen cara». Periodismo Humano. 26 de enero de 2011. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  58. a b c «Cinco años de cárcel para el opositor bielorruso Andréi Sannikov». Euronews. 14 de mayo de 2011. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  59. a b «Bielorrusia negocia con Rusia la privatización de siete de sus compañías estatales». Sputnik. 13 de julio de 2011. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  60. a b c d «Bielorrusia devalúa su moneda en más del 56%». Sputnik. 24 de mayo de 2011. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  61. a b c d «Pánico en Bielorrusia ante la crisis del rublo». El Periódico de Catalunya. 19 de diciembre de 2014. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  62. a b c «Belarus rouble crashes to lowest since 1998» (en inglés). Financial Times. 19 de diciembre de 2014. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  63. «Belarus Hunts Bombers as 12 Die in Minsk Subway Explosion» (en inglés). Bloomberg. 11 de abril de 2011. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  64. «Belarus's Lukashenko fully justifies death penalty» (en inglés). Pravda. 14 de octubre de 2013. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  65. a b «Crisis diplomática tras el lanzamiento de los ositos de peluche en Bielorrusia». El País. 3 de agosto de 2012. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  66. «Belarus election: Opposition shut out of parliament» (en inglés). BBC. 24 de septiembre de 2012. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  67. a b «La cumbre en Minsk, victoria diplomática de Lukashenko». Sputnik. 12 de febrero de 2015. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  68. «The United Nations and Chernobyl: The Republic of Belarus» (en inglés). Organización de las Naciones Unidas. Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  69. Ministerio de Estadísticas y Análisis de la República de Bielorrusia. «Labour». Archivado desde el original el 7 de julio de 2012. Consultado el 6 de noviembre de 2007. 
  70. a b c New York Times (22 de diciembre de 2014). «Belarus Enjoys Bonanza Amid Russia-West Tensions» (en inglés). Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  71. a b Observaroty of Economy Complexity. «Learn More About Trade in Bielorrusia» (en inglés). Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  72. datosmacro.com. «PIB de Bielorrusia». Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  73. Library of the Congress. «The Alma-Ata Declaration» (en inglés). Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  74. Censor.net. «Poroshenko thanked Lukashenko for support of territorial integrity of Ukraine» (en inglés). Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  75. a b Departamento de Estado de los Estados Unidos. «U.S. Relations With Belarus» (en inglés). Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  76. eldiario.es (31 de marzo de 2013). «Correa se reúne con Lukashenko en su primera visita a Bielorrusia». Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  77. BBC (14 de abril de 1999). «World: Milosevic breaks silence» (en inglés). Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  78. «Lukashenko se desenchufa». El Correo. 6 de agosto de 2007. Consultado el 28 de febrero de 2015. 
  79. The Guardian (9 de junio de 2014). «Belarus: 20 years under dictatorship and a revolution behind the rest of Europe» (en inglés). Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  80. bellona.org. «Belarusian NGOs struggle for air as country comes to grips with another five years of Lukashenko’s rule» (en inglés). Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  81. Reporteros Sin Fronteras. «Belarus» (en inglés). Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  82. El Periódico de Catalunya (21 de marzo de 2010). «Lukashenko desafía a Occidente y llama «vándalos» a los opositores». Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  83. «Ejecuciones en Bielorrusia: ¿más de lo mismo?». Amnistía Internacional. Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  84. «Bielorrusia, el último país europeo que mantiene vigente la pena de muerte». La Tercera. 31 de mayo de 2013. Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  85. a b «Lukashenko presume de ser el "último dictador de Europa"». Europa Press. 27 de noviembre de 2012. Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  86. «El opositor bielorruso Andrei Sannikov es puesto en libertad». Europa Press. 14 de abril de 2012. Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  87. «Tightening the screws in Belarus?». RT. 20 de agosto de 2009. Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  88. «Chávez: Bielorrusia “es un país que conservó los principios del socialismo”». noticias24.com. Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  89. «Lukashenko acusa a Rusia de enviar dinero a la oposición bielorrusa». Europa Press. 26 de noviembre de 2010. Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  90. «President Lukashenko: in quotes» (en inglés). BBC. 10 de julio de 2014. Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  91. a b «Lukashenko, el presidente bielorruso: 'Mejor ser un dictador que ser gay'». El Mundo. 5 de marzo de 2012. Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  92. a b «Belarus squirms as son follows in dictator's steps» (en inglés). The Guardian. 6 de abril de 2009. Consultado el 28 de febrero de 2015. 
  93. «Belarus Dictator Says He’s Totally Not Building a Dynasty» (en inglés). Wired. 2 de febrero de 2012. Consultado el 28 de febrero de 2015. 
  94. «Lukashenko denies reports he is grooming Nikolai as his successor» (en inglés). BELTA (Agencia Bielorrusa de Noticias). 22 de octubre de 2012. Consultado el 28 de febrero de 2015. 
  95. «Putin y Lukashenko juegan un partido de hockey sobre hielo en Sochi». Europa Press. 4 de enero de 2014. Consultado el 28 de febrero de 2015. 
  96. «Presidente Alexander Lukashenko honrado con el Collar Orden del Libertador». Radio Nacional de Venezuela. 8 de diciembre de 2007. Consultado el 28 de febrero de 2015. 
  97. «Bielorrusia ofrece apoyo a Venezuela para sistema de defensa». Diario La Costa. 17 de febrero de 2010. Consultado el 28 de febrero de 2015. 

Enlaces externos[editar]