Revoluciones de colores

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mapa de las "revoluciones de colores":
      Derrocamiento de Milosevic en Yugoslavia, año 2000.      «Revolución de las rosas» en Georgia, año 2003.      «Revolución Naranja» en Ucrania, año 2004. Diez años después, en 2014, el Euromaidán alcanzaría los objetivos perseguidos en esta.      «Revolución de los tulipanes» en Kirguistán, año 2005.      «Revolución del cedro» en Líbano, año 2005.

Revoluciones de colores es el nombre colectivo que han recibido una serie de movilizaciones políticas en el espacio ex soviético llevadas a cabo contra líderes supuestamente «autoritarios» acusados de «prácticas dictatoriales», amañar las elecciones o de otras formas de corrupción. En ellas los manifestantes suelen adoptar como símbolo un color específico que da nombre a su movilización. Este fenómeno surgido en Europa Oriental también tuvo posterior repercusión en Oriente Medio.

Estas protestas tienen en común el recurso a la acción directa no-violenta según sus simpatizantes y un marcado discurso pro-occidental, además de, según sus defensores, «democratizador y liberal».[1] Otra coincidencia es el importante papel jugado por ciertas organizaciones no gubernamentales y organizaciones estudiantiles. El triunfo de cada uno de estos movimientos ha sido variado pero su eco se ha hecho sentir en todo el espacio ex-soviético, donde líderes como Vladímir Putin en Rusia o Alexander Lukashenko en Bielorrusia han tomado medidas preventivas para impedir su extensión.

El alcance y significado de estas revoluciones es aún debatido, así como también lo es el papel jugado por actores externos, principalmente de Estados Unidos, como la Agencia Central de Inteligencia (CIA), la Fundación Soros, la USAID o el National Endowment for Democracy. El objetivo de estos movimientos sería propiciar cambios en estos países, tradicionalmente parte de la zona de influencia de la actual Rusia, herencia de la Unión Soviética, para que pasen a formar parte del bloque occidental —formado por los países de la OTAN y aliados—, como ha sucedido en algunos de estos casos. Sin embargo, los que apoyan dichos movimientos los presentan como puramente autóctonos o incluso nacionalistas, pero sus detractores los acusan de estar manipulados y maximizan la importancia de los agentes externos.[1]

Sucesión de acontecimientos[editar]

Revoluciones exitosas[editar]

Revoluciones fracasadas[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Andrew Gavin, Marshall (28/1/2011). «Las "Revoluciones de Color" y los Orígenes de la Tercera Guerra». Tercera Informaicón. Consultado el 4 de marzo de 2015.