Libertad Digital

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Libertad Digital
Tipo Digital
País España
Sede Madrid
Ámbito de distribución Nacional
Fundación 8 de marzo de 2000
Ideología política Liberalismo, Liberalismo clásico, Neoliberalismo, Derecha política, Euroescepticismo
Idioma Español
Editor Martín Higueras, Pilar Díez y Mercedes Rodríguez
Director Raúl Vilas
Sitio web Libertaddigital.com

Libertad Digital (LD) es un diario de Internet editado íntegramente en español desde el 8 de marzo de 2000. Se define como económicamente liberal. La Oficina de Justificación de la Difusión (OJD) lo sitúa entre los 40 primeros medios de comunicación digitales con más visitas únicas diarias.[1]

Orígenes[editar]

La idea de Libertad Digital se empieza a gestar a finales de noviembre de 1999, como una iniciativa del grupo que llevaba unos años alentando una revista de divulgación ideológica e histórica en papel, llamada La Ilustración Liberal, que en la actualidad dirige Mario Noya. Ese grupo, más bien informal y basado en relaciones de amistad previas, era animado por el periodista Federico Jiménez Losantos, el también periodista Javier Rubio Navarro y por José María Marco, director de la revista. También estaba en ese grupo originario el economista y jurista Alberto Recarte, que asumiría la presidencia de Libertad Digital por su experiencia en la gestión de los aspectos empresariales que precisaba el proyecto.

Javier Rubio, que había dejado la revista GEO en agosto de 1999, asumió la dirección ejecutiva para poner en marcha Libertad Digital en marzo de 2000, con una plantilla de 16 personas en la redacción. Junto a ellos, un nutrido grupo de periodistas y profesionales de la comunicación de habla hispana contribuyó suscribiendo acciones.[cita requerida]

Su primera edición vio la luz el 8 de marzo de 2000. Guillermo Dupuy y, poco después Jesús Gómez Ruiz, Fernando Díaz Villanueva y Daniel Rodríguez Herrera, Víctor Gago, Juan Ramón Rallo, José Carlos Rodríguez y Mario Noya, han ejercido de jefes de opinión y editorialistas. Vía Recarte, se sumaron algunos liberales post-hayekianos. Además, existían contactos con el grupo de liberales hispanoamericanos en torno a la fundación de Mario Vargas Llosa, que participaban en La Ilustración Liberal, y con miembros hispanohablantes del Cato Institute. Empiezan a colaborar otros liberales menos adscritos a una escuela determinada, como Francisco Cabrillo, José Raga o Carlos Rodríguez Braun, gran divulgador del liberalismo durante mucho tiempo en la Cadena Ser y luego en Onda Cero. También se publicaron artículos de Pedro Schwartz.

Otro personaje importante desde el principio fue Carlos Semprún Maura. También, desde posiciones y trayectorias distintas, Antonio López Campillo, Gabriel Albiac, Amando de Miguel y César Vidal se cuentan entre sus primeros colaboradores. También los periodistas Germán Yanke y Enrique de Diego estuvieron en sus comienzos, aunque acabaron abandonando el proyecto y hoy se declaran alejados de sus principales postulados editoriales y deontológicos.

Una vez consolidado el proyecto, se fue incorporando paulatinamente una nueva generación de jóvenes liberales, la que Juan Carlos Girauta (otro de sus colaboradores más activos) ha denominado como la eclosión liberal.

Su accionariado inicial estaba compuesto por 2 grupos que se repartían el capital a partes iguales: el Grupo Intereconomía de Julio Ariza, de orientación católica, y el grupo de orientación liberal formado Federico Jiménez Losantos, Alberto Recarte y Javier Rubio, entre otros. Posteriormente, Libertad Digital realizó una ampliación de capital por importe de 486.000 euros, que representaba el 50% del capital social, y una oferta pública de suscripción de acciones por valor de 5,34 millones de euros. En septiembre de 2005, Julio Ariza vendió sus acciones (el 21,3% del capital de Libertad Digital) a Arturo Baldasano por 3,8 millones de euros. En octubre de 2005, Arturo Baldasano se desprendió de la mitad de sus acciones ya que su sorpresiva entrada en el accionariado fue vista con reticencia por grupo de socios liderado por Federico Jiménez Losantos. Una parte importante de esas acciones fueron compradas por Federico Jiménez Losantos y Alberto Recarte. Así, Losantos, Recarte y Baldasano quedaron como accionistas de referencia de la sociedad, con una participación próxima al 11% cada uno.

En enero de 2005 lanzaron una versión en inglés, The Spain Herald,[2] que traducía noticias y artículos de opinión de la versión en castellano. Dejó de editarse en junio de 2006.

En septiembre de 2009, se llevó a cabo una nueva ampliación de capital a un precio de 19 € por acción, quedando la mayoría de los nuevos títulos emitidos, en manos de los accionistas de referencia, si bien una pequeña parte fue a parar a manos de inversores particulares.

Financiación ilegal[editar]

Según recogieron algunos medios, el antiguo tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, confesó durante el interrogatorio del juez Pablo Ruz que el Partido Popular inyectó en 2004 más de 400.000 euros a Libertad Digital, dinero negro que procedería de la llamada Caja B del partido, sacada a la luz con el escándalo de los papeles de Bárcenas.[3]

El diario[editar]

Aparte de la información diaria, Libertad Digital se define como un diario de opinión. Cuenta con casi un centenar de colaboradores fijos que arrojan un promedio de 12 columnas diarias. Desde enero de 2005, el diario cuenta asimismo con sendos suplementos especiales de lunes a viernes bajo los títulos Exteriores, Ideas, Religión, Libros y Fin de Semana. Más tarde, el suplemento de Religión se sustituyó por el de Historia. Están dirigidos por el periodista Mario Noya. El editor y fundador sigue siendo la firma principal del diario, aunque en los últimos años han surgido otros columnistas. Entre sus firmas más representativas figuran Gabriel Albiac, Amando de Miguel, Carlos Rodríguez Braun, César Vidal, Alberto Míguez, Francisco Cabrillo, Fray Josepho, José García Domínguez, Horacio Vázquez-Rial, Cristina Losada, Luis del Pino, Serafín Fanjul, Alberto Acereda, Agapito Maestre, Juan Ramón Rallo, Antonio José Chinchetru, José Carlos Rodríguez, Pedro de Tena y el GEES. En 2004 la editorial Hoja Perenne publicó el primer anuario de opinión de Libertad Digital, un libro de 150 páginas en las que salieron por vez primera en papel una selección de 100 columnas.

Está estructurado en secciones: nacional, internacional, sociedad, economía, deportes e internet. La actualización de noticias es constante desde las 7 de la mañana hasta las 12 de la noche. Principalmente se nutre de noticias de agencia aunque, en algunas secciones, se llevan a cabo labores de investigación.

Publicó además los editoriales gráficos de los humoristas estadounidenses Cox & Forkum hasta la retirada de éstos de su actividad. Dispone de columna editorial diaria en la que pueden participar los lectores.

Línea editorial[editar]

El peso del periódico lo representan las noticias y los artículos de opinión. Se nutre generalmente de agencias para cubrir la información, pero en los últimos años ha ido apostando paulatinamente por la información propia. Sus numerosos colaboradores abarcan un amplio abanico que va desde el liberalismo clásico a posiciones de orientación neoconservadora o libertaria.[cita requerida] Suele tener colaboraciones de liberales y neoconservadores estadounidenses (como la conservadora Fundación Heritage y el libertario Cato Institute) y se hace eco con frecuencia de noticias, editoriales y entrevistas realizadas en medios de tendencia liberal-conservadora como el Wall Street Journal o Fox News.

Libertad Digital ha expresado usualmente opiniones contrarias al revanchismo[4] [5] histórico de determinados sectores de izquierda con respecto a la Guerra Civil Española,[6] [7] así como el rechazo a la controvertida Ley de Memoria Histórica por considerar que su verdadera intención es resucitar la contienda como arma política,[8] iniciativas que caracterizaron en buena medida la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno. Algunos artículos del polémico historiador revisionista Pío Moa publicados en este medio han justificado determinados aspectos de la dictadura franquista,[9] [10] [11] punto en el cual ha encontrado la oposición de otro importante colaborador como es César Vidal.[12] Aun así, ambos historiadores y articulistas de Libertad Digital coinciden en la desmitificación de la II República española como ideal democrático y de libertades del cual el actual estado sería heredero directo, considerando realmente a la moderna democracia española y a su Constitución más bien como una evolución del régimen autoritario anterior. Igualmente, Libertad Digital ha venido publicando con cierta frecuencia opiniones de articulistas, entre los que estaba Pío Moa hasta su marcha definitiva del medio en diciembre de 2011,[13] con posiciones cercanas al anticomunismo[14] [15] y el conservadurismo (reflejado en sus posiciones sobre el aborto,[16] [17] [18] el matrimonio[19] [20] o la homosexualidad[21] [22] ). Algunos han querido ver también en estos artículos de opinión cierta alineación con ideas nacionalistas, cuando en realidad han sido críticas y análisis de lo que ha supuesto históricamente el nacionalismo español a lo largo de los siglos XIX y XX, así como de su comparación con otros nacionalismos periféricos.[23]

Libertad Digital no se identifica completamente con la ideología de ningún partido político nacional.. Por contra, suele ser muy crítico con los dos partidos mayoritarios de ámbito nacional, tanto con el Partido Socialista Obrero Español como con el Partido Popular, así como con los nacionalismos separatistas y con otros grupos de ideología de izquierda. Estas críticas se fundamentan en buena medida en el intervencionismo económico y cultural,[24] [25] así como en la consideración de que la izquierda española ha perdido la idea original de nación procedente de las Cortes de Cádiz.[26] [27]

Libertad Digital ha mantenido siempre una postura muy crítica con el proceso de paz con ETA, calificando a dicho proceso como "lleno de mentiras", plagado de "cesiones", "desprecio a las víctimas" y "atropellos al Estado de Derecho".[28] En sus páginas, se aloja el blog del periodista Luis del Pino, quien junto al movimiento Peones Negros, se dedica a difundir los detalles del sumario judicial del 11-M, exponiendo posibles contradicciones contenidas en él.[29]

En política exterior, Liberad digital mantiene una posición euroesceptica, muy critica con la unión europea y la cantidad de burocracia que acumulan sus instituciones y se opone a la centralización del poder en Bruselas.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Una buena fuente para informarse de cómo se gestó Libertad Digital, sus promotores, sus antecedentes y el contexto político que lo propició es el ensayo de Juan Carlos Girauta, La eclosión liberal, Ediciones Martínez Roca, Madrid, 2006. En concreto, el último capítulo (pp. 270-295) se dedica íntegramente a Libertad Digital, elaborado a partir de una entrevista con Javier Rubio, entonces director del periódico.

Enlaces externos[editar]