Sitrama de Tera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Sitrama de Tera
localidad

Bandera de Santibáñez de Tera.svg
Bandera
Escudo de Santibáñez de Tera.svg
Escudo

Sitrama de Tera.jpg
Sitrama de Tera ubicada en España
Sitrama de Tera
Sitrama de Tera
Ubicación de Sitrama de Tera en España.
Sitrama de Tera ubicada en la provincia de Zamora
Sitrama de Tera
Sitrama de Tera
Ubicación de Sitrama de Tera en la provincia de Zamora.
País Bandera de España.svg España
• Com. autónoma Flag of Castile and León.svg Castilla y León
• Provincia Bandera de Zamora.svg Zamora
• Comarca Benavente y Los Valles
• Partido judicial Benavente
• Municipio Santibáñez de Tera
• Mancomunidad Benavente y los Valles
Ubicación 42°00′22″N 5°54′18″O / 42.006111111111, -5.905
• Altitud 719 msnm
Superficie 8,7 km²
Población 115 hab. (INE 2020)
• Densidad 13,22 hab./km²
Gentilicio Sitrameño/a
Código postal 49624
Pref. telefónico 980
Alcalde (2019) Manuel Clerigue Ballesteros
Presupuesto 92 207,6 €[1]​ (2015)
Patrón San Miguel
Sitio web Oficial

Sitrama de Tera es una localidad española del municipio de Santibáñez de Tera, en la provincia de Zamora, y la comunidad autónoma de Castilla y León.

Topónimo[editar]

El nombre del pueblo aparece por primera vez como Siatrama en 1096,[2]​ y como Sietrama en 1333.[3]​ En 1528 figura como Sytrama,[4]​ y a partir de entonces se estabiliza en Sitrama, aunque en algunos mapas aparece como Sistrama.

Puesto que el latín sĕptem, con E breve, se convirtió en el castellano y asturleonés siete, eso ha llevado a proponer para Sitrama la posible etimología *sĕptemrama "siete ramas".[2]​ El problema es que se desconoce a qué siete ramas se puede referir. Se ha pensado incluso en que el nombre se refiere a la Menorah, el candelabro hebreo de siete brazos, con lo que el pueblo habría sido fundado por judíos llegados de Al-Ándalus junto con los mozárabes que ayudaron a repoblar la comarca de Benavente. Aunque no es imposible (se han contado más de 21 asentamientos judíos en la provincia de Zamora durante la Edad Media, y muchos más en las vecinas León y Valladolid), no hay ninguna constancia de ello.

Una opción más probable es que el nombre podría proceder de *Sĕpterama o *Sĕptirama, de origen prerromano y tal vez emparentado con Sĕptimanca > Simancas. También se ha sugerido la posibilidad de que derive del latín saeptum > sēptum "recinto, cercado", pero lo impiden razones fonéticas: sēptum, con E larga, habría derivado en *Setrama, sin posibilidad de diptongar a siat-, siet- ni de convertirse en sit-.

Geografía[editar]

Mapa de Sitrama de Tera

Se encuentra situada en la margen izquierda del valle del río Tera, en un llano rodeado de terrenos fértiles a los pies de un sistema de monte bajo que discurre paralelo al río. Pertenece a la comarca natural de Benavente y Los Valles, que está situada geográficamente dentro del ángulo noroeste de la submeseta Norte peninsular.



Ubicación[editar]

Noroeste: Granucillo Norte: Brime de Urz y

Cunquilla de Vidriales

Noreste: Quiruelas de Vidriales
Oeste: Santa Marta de Tera Rosa de los vientos.svg Este: Quiruelas de Vidriales
Suroeste:Santibáñez de Tera Sur: Abraveses de Tera Sureste: Micereces de Tera

Relieve[editar]

La comarca de Benavente y los Valles está formada por antiguos sedimentos que han dado lugar a un terreno arcilloso y blando, de un color entre anaranjado y rojizo. Los diversos ríos que la cruzan han creado valles alargados y relativamente anchos a unos 750 metros de media sobre el nivel del mar. Tienen forma de artesa, con unos márgenes constituidos por plataformas planas y pedregosas que se elevan entre 50 y 130 metros sobre la llanura del fondo, y que separan los valles entre sí.[5]

En el caso concreto de Sitrama, la llanura fluvial junto al río Tera se halla a una media de 715 metros de altura, mientras que la plataforma que la rodea por el norte (lo que se llama genéricamente El Monte) tiene una altitud media de 760 metros. El punto más bajo se encuentra a 711 metros, donde el río abandona el término municipal por Sitramina, al este, mientas que el punto más alto está a 767 metros en el Monte de Arriba, al noroeste. [6]

La arcilla ha tenido una gran importancia en la historia de Sitrama y los demás pueblos de la comarca. No sólo ha servido para fabricar el adobe con el que se construían las viviendas tradicionales y excavar las bodegas subterráneas típicas, sino que también ha determinado los cultivos agrícolas. Así mismo, ha permitido que los ríos fluyan suavemente, sin límites ni obstáculos, lo que ha tenido efectos devastadores con frecuentes riadas.

Hidrografía[editar]

Sitrama se halla en el curso inferior del río Tera, que justo a partir de aquí deja su recorrido oeste-este desde Sanabria y toma el rumbo sudeste hasta su desembocadura en el Esla, en el término de Bretocino.

El río pasa muy cerca del pueblo, lo que ha provocado numerosas crecidas y riadas a lo largo del tiempo. La peor que se recuerda fue la que sucedió en la Navidad de 1909, cuando todo el noroeste peninsular sufrió inundaciones catastróficas.[7]​ En la comarca de Benavente, provocó enormes daños en Santa Cristina de la Polvorosa y arrasó por completo Abraveses.[8]​ En Sitrama destruyó el molino y 12 casas, y numerosas fincas y sembrados quedaron convertidos en un enorme barrizal.[9]​ Los embalses construidos en el curso superior del Tera han controlado los desbordamientos, aunque no los han evitado por completo.[10]

Al estar la comarca de Benavente surcada por varios cursos fluviales (los ríos Esla, Órbigo, Eria, Tera y Castrón, además del arroyo Almucera), que en determinadas épocas se volvían muy caudalosos, durante siglos fue necesario utilizar diversos medios para cruzarlos. Los puentes de madera eran escasos, puesto que se arruinaban continuamente con las crecidas de los ríos, y había que dedicar mucho esfuerzo y dinero a su mantenimiento.

El sistema más habitual eran las barcas para pasar, previo pago, personas, mercancías y ganado de una orilla a otra. Entre Sitrama y Santibáñez hubo también una para cruzar el Tera a la altura del Tomillar de los Arenales, unos 500 metros aguas arriba del actual puente. Su propiedad y derechos de uso dio origen a diversos pleitos.[11][12]​ El último tuvo lugar en 1815, cuando los vecinos de Sitrama se apoderaron de la barca porque Santibáñez no había renovado el arrendamiento del puerto de atraque. Los tribunales otorgaron a Santibáñez la propiedad de la barca, pero a Sitrama la del puerto, y les exhortaba a buscar un entendimiento.[13]

De este modo, en 1816 Sitrama y Santibáñez acordaron construir un pontón de madera en el lugar por donde cruzaba la barca. Tras ser derribado en parte por las riadas, en 1853 acordaron reconstruirlo también en madera, pero asentado en unos pilares de piedra en ambas orillas.[14]​ En 1906, el ayuntamiento de Micereces (donde estaba integrado Santibáñez por entonces) acometió en el punto actual la construcción de un puente íntegramente de piedra de arcos escarzanos .[15][16]​ La obra estaba financiada a medias por el Estado y la Diputación de Zamora, mientras que los municipios se encargarían del "acarreo de materiales y la prestación personal necesaria". [17]​ Los arcos se terminaron en 1909 y para 1917 tendrían que haber rematado la obra, pero aun en ese año faltaba la baranda y el refuerzo de los estribos.[17]​ De este modo, las continuas dificultades técnicas y económicas retrasaron su completa finalización al menos hasta 1921.[18]

En Sitrama se halla una planta potabilizadora del agua del Tera,[19]​ que da suministro a los pueblos de la Mancomunidad ETAP Benavente y los Valles.

Playa fluvial de Sitrama en el Tera 
Puente de Santibáñez desde el tamaral de Sitrama 
Puente entre Sitrama y Santibáñez de Tera  

Naturaleza[editar]

Gran pino de Sitrama de Tera

El curso inferior del río Tera forma un paisaje de ribera en el que predominan plantaciones de chopos junto a la vegetación característica del bosque en galería, formada por álamos, sauces y alisos. En las orillas del río aparecen especies arbustivas propias de lugares húmedos como junqueras, paleras y mimbreras. Como contraste, en las zonas altas de sus terrazas fluviales el paisaje es totalmente diferente, integrado por una vegetación de dehesa en la que predominan el encinar, el sotobosque y el monte bajo.[20]

A un paso de Sitrama, en la ribera del río se halla el Tamaral, que era una zona de pastos de otoñada. Tradicionalmente se cerraba al pastoreo comunal en primavera y verano. Ahora hay un conjunto de fresnos, alisos y algunas pequeñas choperas, con más de 50 años de antigüedad, aunque se han producido talas que han arrancado muchos ejemplares.[21]

Sin embargo, el ejemplar más destacable se halla en pleno casco urbano del pueblo. Allí se levanta un monumental pino piñonero de 12 metros de altura que destaca sobre las casas y llama la atención incluso desde la carretera. Se le atribuye una antigüedad de 85 a 100 años, y creció a partir de un plantón traído desde Morales del Rey.[21]​ Es tan grande que sus raíces se han extendido a la finca de un vecino, por lo que este exigió que había que talarlo.[22]​ Debido a la singularidad del árbol, sus dueños lo cedieron en 2007 al ayuntamiento, que desde entonces se encarga de su protección.[23]

Comunicaciones[editar]

Ruta de Madrid a Tuy de 1798. Sitrama aparece como Sistrama

Sitrama se halla a 68 kilómetros de Zamora y a 20 kilómetros de Benavente.

Detalle del Mapa Topográfico Nacional de 1941. Se ve cómo la Vereda Real entraba en Sitrama junto al río, y por el monte iba la Cañada Real del Ganado

Ha sido un lugar de paso desde hace muchos siglos, al estar situada en la ruta que conecta la Tierra de Campos con Galicia.[24]​ Por aquí cruza una de las vías ganaderas más importantes de la provincia de Zamora: el Cordel Sanabrés o Cañada Real Sanabresa.[25]​ Arranca de la cañada de la Vizana en Benavente. Después de cruzar Santa Cristina de la Polvorosa, llega a Quiruelas de Vidriales. Desde allí se desvía al monte, donde marca el límite entre el territorio de Sitrama con los de Brime de Urz, Cunquilla y Granucillo. Va esquivando los pueblos y los sembrados de la vega hasta San Pedro de Ceque, desde donde baja hacia Milla de Tera. Una vez allí, sigue el curso del Tera hasta llegar a los pastos de Sanabria. Por tan importante vía de comunicación, además de rebaños trashumantes, pasaban los ganaderos que iban a las ferias. Hoy día, la ancestral ruta pecuaria se llama Vereda de Quiruelas a su paso por Sitrama y discurre junto a la autovía de las Rías Baixas. Antes era una amplia banda de pastizales pero la han invadido las encinas tras dejar de ser transitada por los rebaños.[26]

En paralelo a ella, pero a orillas del río, discurría la Vereda Real del Tera entre Benavente y Puebla de Sanabria, donde enlazaba con los caminos que llevaban a Galicia. Esta ruta partía de Benavente hacia Santa Cristina de la Polvorosa, llegaba hasta Villanázar, seguía la ribera del Tera hasta el puente de Micereces, donde continuaba junto a la actual N-525 hasta el cementerio de Sitrama. Una vez allí, entraba en el pueblo por la calle Real, seguía la ribera del río y, tras pasar la ermita, cruzaba los Linares hasta el Castro, desde donde seguía hacia Santa Marta de Tera. Por aquí marchaban los viajeros entre Galicia y Castilla, como Felipe el Hermoso y su esposa Juana la Loca con toda su corte, cuando venían del puerto de La Coruña para hacerse cargo del gobierno de Castilla tras la muerte de Isabel la Católica.[27]

Ruta entre Benavente y Orense según una guía inglesa de 1845. Sitrama aparece como Sistrama.

En el archivo de la Real Chancillería de Valladolid hay un mapa de 1782, a propósito de un pleito sobre el aprovechamiento de las aguas del Tera que enfrenta a los vecinos de Sitrama, Brime de Urz, Quiruelas, Abraveses, Micereces y Aguilar de Tera. Ahí se muestra la Bereda Real de la Puebla de Sanabria para la Villa de Benavente, que se puede observar cómo discurre entre el pueblo y el río: es decir, por la calle Real, a lo cual debe su nombre.[28]​ Esa ruta se integró más adelante en una más amplia entre Madrid y Tuy, donde Sitrama aparece como Sistrama.[29]

En la ruta entre Benavente y Orense, Sitrama es el primer pueblo que recibe el apellido "de Tera", ya que a partir de aquí el río discurre en paralelo a la carretera. En una guía inglesa de viajeros de 1845, se dice de Sitrama (escrito otra vez Sistrama) que:[30]

After leaving Benavente y recrossing the Esla, at Sistrama, the beautiful Tera flows to the left, and is tracked upwards by its lovely Vega.
[Tras dejar Benavente y volver a cruzar el Esla, a la altura de Sistrama el hermoso Tera fluye a la izquierda, y la ruta remonta su curso junto a su encantadora vega].

Siglos después, sobre la Vereda Real se construyó la carretera C-620 entre Benavente y Mombuey, que al ser ensanchada en 1971 provocó la expropiación de numerosas fincas y bodegas.[31][32]​ Ahora se llama N-525 y discurre por la parte alta del pueblo. Fue un gran foco de tráfico y accidentes, pero que también dio mucha vida al pueblo hasta la construcción de la Autovía de las Rías Bajas.

En la actualidad, aprovechando el interés por el Camino de Santiago se han unificado los senderos de la antigua Vereda Real, para formar una ruta de enlace del Camino de Santiago del Sureste con el Camino Sanabrés.[33]

Historia[editar]

Prehistoria[editar]

La comarca de Benavente es un conjunto de valles formados por varios ríos que bajan desde la Cordillera Cantábrica y Sanabria, lo que ha favorecido la ocupación de sus riberas desde la Prehistoria.[34]​ Hay numerosos vestigios en los pueblos vecinos de Sitrama, como los dólmenes neolíticos de Granucillo y Brime de Urz y el yacimiento calcolítico de Las Peñas, en Quiruelas. En este último, sobre una terraza desde la que se domina el Tera, se han descubierto restos de un poblado del 2.700 a.C. dedicado a la agricultura, la caza y la fabricación de joyas de variscita que se intercambiaban con los asentamientos vecinos.[35]​ El poblado está en el borde de Sitramina,[36]​ en el extremo oriental de Sitrama, donde hay indicios de que existe otro yacimiento que aún no ha sido excavado.[37]​ Así que un viejo dicho del pueblo, en Sitramina nació Sitrama, tiene trazas de ser verdad. Su mismo nombre (la pequeña Sitrama) indica que antaño fue un lugar habitado, como también se deduce del mencionado mapa de 1782, donde figura como Despoblado de Sitramina.[28]​ De igual modo, junto al vecino Granucillo existió durante siglos un anejo (hoy despoblado) llamado Granucillino, como también Matillina a escasa distancia de Matilla de Arzón.[38]

Durante la Edad del Hierro (I milenio a.C.), Sitrama y los valles de Benavente pertenecían al territorio de los astures augustanos. La comarca se articulaba en comunidades independientes dispuestas en torno a castros fortificados, situados en un altozano sobre un curso fluvial, desde donde ejercían de refugio y punto central del espacio circundante.[39]​ Este fue el caso de Brigaecio (Fuentes de Ropel), Las Labradas (Arrabalde) y el Castro de Camarzana de Tera. Es probable que el alto del Castro, al oeste de Sitrama, también albergara un pequeño poblado durante esa época, pero aún no ha sido excavado.[40]

Edad Antigua[editar]

Localización de Sabaria entre los reinos suevo y visigodo en el año 560.

Con la conquista romana, Sitrama y los valles de Benavente se integraron en la provincia Tarraconense hasta finales del siglo III, cuando pasaron a formar parte del Convento Asturicense dentro de la provincia de Gallaecia. Los romanos aprovecharon los antiguos castros para fundar campamentos y villas a sus pies, que se convirtieron en centros de poder desde donde controlar el resto de comunidades. Es el caso de Petavonium (Rosinos de Vidriales), en la vía romana XVII entre Asturica (Astorga) y Bracara (Braga) a través del valle de Vidriales, que nació como un campamento romano que ocupara la Legión X Gemina. En Camarzana surgió una villa cuya influencia se notó en todo el valle medio del Tera, incluida también Sitrama.[39]

En el año 409, las tribus germánicas de suevos, vándalos y alanos invaden la península ibérica y se reparten el territorio entre ellas. La antigua Gallaecia pasó a formar parte del Reino Suevo, cuya expansión inicial acabó frenada por los visigodos en la batalla del río Órbigo en 456, cerca de Astorga. La comarca de Benavente quedó integrada en una tierra fronteriza llamada Sabaria, que comprendía grosso modo el noreste de Portugal y la actual provincia de Zamora. Un siglo después, en el 585, el rey visigodo Leovigildo conquista Sabaria y todo el territorio suevo, que es anexionado al reino visigodo de Toledo.[41]

Edad Media[editar]

Con la invasión musulmana de la península ibérica y la caída del reino visigodo, la comarca de Benavente fue ocupada sin resistencia hacia el año 714. Durante los veinte años siguientes, la comarca estuvo bajo el dominio islámico, y probablemente fue también colonizada por grupos escasos de bereberes procedentes del norte de África. Cuando estos se sublevaron en el 740 contra los dominadores árabes, Alfonso I de Asturias aprovechó para lanzar incursiones que devastaron la región, aunque no llegó a anexionarla. Sitrama quedó incluida en el Desierto del Duero, un enorme territorio entre las cordilleras Central y Cantábrica que ejercía de tierra de nadie entre el reino de Asturias y el Emirato de Córdoba, y sufría periódicos ataques por ambos bandos. Sin embargo, la región no estaba tan despoblada como se creía antaño, sino que seguía habitada por indígenas hispanorromanos y restos de los visigodos.[39][42]

Fases de la repoblación de la península ibérica durante la Edad Media

En el 878, los musulmanes fueron derrotados en la batalla de Polvoraria o Polvorosa, en las cercanías de Benavente. De este modo, Alfonso III de Asturias conquistó por fin el amplio territorio hasta el Duero y comenzó su repoblación con gentes que emigraban de otras partes del reino (Galicia, Asturias, el Bierzo) así como de Al-Andalus. Estos últimos eran los mozárabes: los antiguos habitantes de la península ibérica que vivían bajo el dominio musulmán, y que habían adoptado la cultura de sus conquistadores (lengua, costumbres, comida o vestimenta) salvo la religión, que seguía siendo cristiana. Puesto que en aquel tiempo la sociedad islámica era mucho más avanzada y próspera que la cristiana, los mozárabes se convirtieron en un elemento muy influyente en la repoblación. Su huella no sólo es visible en varios topónimos de la comarca de Benavente (Alcubilla de Nogales, Mózar, San Pedro de Ceque, Tardemézar, Villageriz, Villanázar, Villaveza, Zamudia, arroyo Almucera), sino también en la onomástica. Los documentos que se conservan de los siglos IX al XI están plagados de nombres indudablemente árabes: por ejemplo, Gundisalvo ibn Muza, fundador de Castrogonzalo; [43]​ el conde Nuño Sarracínez, importante personaje de la comarca;[39][44]​ y unos hombres llamados Marván, Abzulama, Zuarez, Abdelón y Allup, que efectuaron las primeras donaciones conocidas al monasterio de Santa Marta de Tera.[45]

En el 910, el reino de Asturias se convierte en el Reino de León al trasladar su capital a esa ciudad. Sitrama quedará integrada en esa entidad durante casi mil años, hasta la creación de las modernas provincias en 1833.

En la comarca de Benavente, los monasterios adquirieron una gran importancia como núcleos de articulación territorial y de repoblación.[39]​ En el río Tera, el principal fue el de Santa Marta,[46]​ a 6 kilómetros de Sitrama. Fundado en honor a la patrona de Astorga, se hallaba en el Camino Sanabrés a Santiago de Compostela, con lo que atrajo a numerosos peregrinos.[47]​ Se convirtió en un lugar próspero e influyente, gracias a las sucesivas donaciones de villas y heredades que efectúan los grandes propietarios de la región.[48]​ Los monarcas favorecieron la explotación de esas tierras con exenciones fiscales, así que fueron surgiendo pequeñas aldeas en las cercanías de los monasterios o en sus posesiones.[49]

Primera mención conocida a Sitrama: donación del 29 de marzo de 984.

De este modo, la fundación de Sitrama puede datarse en la primera mitad del siglo X. La primera vez que se menciona el pueblo es en un documento del archivo de la Catedral de Astorga fechado el 29 de marzo de 984. Un señor llamado Vimara dona al monasterio de Santa Marta de Tera muchas de sus propiedades en Vega de Sitrama. El original en latín se ha perdido y sólo nos queda una copia traducida muchos siglos después, así que no sabemos cómo se llamaba Sitrama en aquella época.[50]

La siguiente mención es el 25 de octubre de 1063. Una señora llamada Mumadonna, de una importante familia con propiedades por toda la comarca, dona también al monasterio de Santa Marta la sesima de Sitrama con todas sus viñas, tierras, montes y fuentes. Una vez más, sólo se conserva la copia traducida del manuscrito original.[51]​ La sésima, luego llamada sesma o sexma, era una división administrativa correspondiente a la sexta parte de un territorio, y que comprendía varios pueblos asociados para la administración de bienes comunes.[52]

En 1096 se vuelve a mencionar al pueblo, esta vez bajo la forma Siatrama, en una donación efectuada al Monasterio de Sahagún.[2]

Acuerdo de 1333 del Concejo de Benavente con los vecinos de Sitrama de Tera. La segunda palabra del tercer renglón dice Sietrama, en letra gótica.

En paralelo, la villa de Benavente se va convirtiendo en un poderoso centro económico y administrativo. El punto culminante se produce en 1181, cuando el rey Fernando II de León anexiona prácticamente la actual comarca de los Valles al alfoz de Benavente, que queda configurado en seis merindades: Merindad de Vidriales, Merindad de Valverde, Merindad de la Polvorosa, Merindad de Allende el Río, Merindad de Vega de Villamandos y Merindad de Riba de Tera, que más tarde se subdividió para añadir la Merindad de Tera de Arriba o de la Carballeda.[53]​ De este modo, tanto Sitrama como el resto de las aldeas pasan a ser administradas directamente por el concejo municipal de esa ciudad.[54]​ En esas circunstancias hay que enmarcar un documento original que nos ha llegado sobre cómo se llamaba Sitrama en la Edad Media: una carta del Concejo de Benavente, fechada en 1333, relativa a los moradores de Sietrama de Riba de Tera, donde se aclaran los privilegios y obligaciones entre ambos:[3][55]

Sepant quantos esta carta vieren conmo nos, el conçeio de Benavente, por partir pleitos e contiendas que acaesçieren fasta aqui e podrian acaesçer desde oy dia entre nos e nuestros cogedores que por nos cogan e recabden los nuestros pechos e derechos, con los herederos de Sietrama de Riba de Tera, nuestra aldea, e con los moradores del dicho lugar de Sietrama, por que contendieron algunas vezes con nosco fasta aqui, deziendo que non auian derecho por que fazer las nuestras fazenderas, por que dizen que fueron sienpre de caualleria e sennorios e agora nos por le fazer bien e graçia e por ruego de Gil Ferrandez de la Carrera e Lop Sanchez de Çurbano e de Fernand Alfonso, fio de Alfonso Perez, nuestros vecinos, e de Orraca Lopez por nombre de sy e de Maria Lopez, su hermana, herederos en el dicho lugar de Sietrama, reçebimos a todos los que moran en el dicho lugar de Sietrama ho moraren de aqui adelantre, a tres a vn fuero, en tal manera que todos los nuestros pechos que acaesçieren de aqui adelantre entre nos que echarmos en nuestro conçeio que se ayan de coger e sacar en qual manera quier por nuestros cogedores, que los que moraren en el dicho lugar de Sietrama, que non paguen mays de la terçia parte de la canama que les fuer echada segund las valias que ovieren cada vno dellos, tanto tres dellos conmo vn pechero de entre nos.

En 1398 se crea el Condado de Benavente, a través de la donación que hace el rey Enrique III al noble portugués don Juan Alfonso Pimentel. De esta forma, Sitrama queda integrada dentro de los dominios del señorío.

Edad Moderna[editar]

Mapa de las Merindades de Benavente durante la Edad Moderna. Sitrama pertenecía a la Merindad de Riba de Tera.

Durante la Edad Moderna, Sitrama perteneció a la Merindad de Riba de Tera, en la receptoría de Benavente, integrada en la provincia de las Tierras del Conde de Benavente, que era a su vez una entidad autónoma dentro de la provincia de Valladolid.[56][57]

En el Censo de Pecheros de Carlos I de 1528, Sitrama figura con 30 vecinos pecheros (padres de familia obligados a pagar impuestos), lo que suponía unos 120 habitantes.[4]​ En el Censo de los Millones de 1591, el número de vecinos pecheros ha aumentado hasta 34, unos 140 habitantes, con lo que era una de las aldeas más pobladas del valle del Tera.[58]

A partir de ese momento, la crisis general de España durante el siglo XVII se hará sentir también en el pueblo. Según el Censo de la Sal, en 1631 la población bajó drásticamente en Sitrama, que quedó reducida a una diminuta aldea de 26 habitantes.[59]

En el Catastro de Ensenada de 1752,[60]​ la población se ha recuperado hasta los 21 vecinos, lo que supone unos 85 habitantes. Había viñedos, tierras de regadío para lino, y de sembrado de secano para trigo, cebada y centeno, y algunos años se recogían garbanzos y nabos. Apenas había árboles frutales, salvo en cuatro huertecillos que producían peras, manzanas, ciruelas, guindas y melocotones. El pueblo debía pagar cada año 353 reales de vellón, en concepto de salarios de alcaldes y procuradores, mantenimiento de las veredas, limosnas por la liberación de cautivos, e incluso limosnas al hospital de locos de Valladolid.[61]​ Aparte de eso, había que pagar impuestos, como los pechos y las alcabalas. Y por añadidura, los labradores no cultivaban la tierra en propiedad, sino que debían pagar arrendamiento al obispo de Astorga, el párroco del pueblo, la iglesia parroquial, la cofradía de la ermita, diversas capellanías, varios conventos de Benavente y Zamora, y por supuesto el conde de Benavente, que era además dueño del río Tera y cobraba derechos de riego y de pesca. Todos los vecinos eran labradores, salvo dos clérigos, un tabernero y un herrero; no había molineros, jornaleros ni pastores. Hay también que resaltar que, según el Catastro, en 1752 ya existían los mismos microtopónimos de hoy: Sitramina, los Linares, el Castro, la Vega, Valdeliebres, Valdelatorre, las Mangas, los Lomos, los Arenales, los Barriales, el Pericón, el Cepo, las Tamaricas, los Arrotos, el valle de Santa Olaya, etc., e incluso la calle Real, la de la Iglesia y la Callejina.[60]

Consta que en 1752 Sitrama cuenta con un alcalde pedáneo. Hay que tener en cuenta que esa denominación no corresponde a la actual, sino que se refiere a un cargo antiguo, también llamado Alcalde Ordinario de las Aldeas: era un oficial de la Administración de Justicia que ejercía su jurisdicción en las aldeas, dependientes de villas y ciudades.[62]

Siglo XIX[editar]

Detalle del mapa Spain and Portugal, de W. H. Lizars (1817). Sitrama aparece como una población importante, al mismo nivel que Zamora, Valladolid o Salamanca.

Durante la Guerra de Independencia, el valle del Tera fue objeto de continuas escaramuzas entre los soldados franceses, acantonados en Benavente, y las tropas españolas apoyadas por los guerrilleros, que controlaban Galicia y la Puebla de Sanabria. Hubo numerosos encuentros armados en las cercanías de Sitrama, como el que tuvo lugar en Santa Marta el 23 de octubre de 1810.[63]

Superado el conflicto bélico, la población empieza a recuperarse. En 1827 Sitrama tenía 36 vecinos, lo que supone 138 habitantes. Seguía contando con alcalde pedáneo y tenía un pósito y casa de postas con cuatro caballos. Situada a orillas del Tera, que corre de oeste a este por una dilatada vega, fértil en trigo, lino y cáñamo, cuyos últimos artículos venden en rama a gallegos y portugueses. Se cultiva el trigo y se hace bastante cría de ganado lanar.[64]

Al reestructurarse las provincias y crearse las actuales en 1833, Sitrama de Tera pasó a formar parte de la provincia de Zamora, dentro de la Región Leonesa,[65]​ quedando integrada en 1834 en el partido judicial de Benavente.[66]

De acuerdo con el Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar de Pascual Madoz, en 1849 Sitrama de Tera ya contaba con ayuntamiento propio. Tenía 32 casas, con una población de 43 vecinos (padres de familia) y un total de 170 habitantes. El terreno era de buena calidad y de regadío, proporcionado por las aguas del río Tera. Producía centeno, trigo y pastos. Criaba ganado lanar y cabrío, así como pesca de truchas.[67]

Siglo XX[editar]

Los primeros años del siglo XX fueron de profunda crisis económica y social en toda España, incluida la comarca de Benavente. Una serie de sequías y lluvias persistentes arruinan las cosechas, con lo que miles de jornaleros se quedan sin medios para sobrevivir al crudo invierno. Las calles se llenan de gente en la extrema miseria que exige pan y trabajo. Reclaman que se repartan los montes y praderas comunales, a fin de sembrar productos para consumo propio. Ante la negativa de los labradores y ganaderos, que usan esas tierras para leña y pastos, muchos vecinos las ocupan y roturan por su cuenta en una oleada que se extiende por toda la provincia. Los alcaldes responden con multas, denuncias y enviando a la Guardia Civil, lo que desemboca en tensión y violencia. Varios desastres naturales, como las mencionadas riadas de 1909,[7]​ agravan la situación y empujan a familias enteras a emigrar. Cientos de personas se congregan cada semana en Benavente para subir a los trenes que los llevan a los puertos de Vigo y Coruña, donde embarcan para Argentina y otros países de América.[68]

Una de las múltiples portadas que la prensa dedicó a todas las sesiones de La Causa de Sitrama de Tera

En medio de ese enfrentamiento social, tuvo lugar la que se podría llamar la Crónica Negra de Sitrama, puesto que el pueblo ocupó con frecuencia las páginas de sucesos y tribunales. El caso más notorio tuvo lugar en 1907, cuando el maestro de escuela, tras varios meses de mutua hostilidad, asesinó al juez de paz y trató de matar también al párroco del pueblo. Aparte del morbo, el público lo vio como una guerra por la instrucción pública, dividida entre el laicismo republicano y las fuerzas monárquicas y clericales. Por todo ello, tanto el crimen como el posterior juicio recibieron una gran repercusión por parte de la prensa, incluida la de Madrid, que dedicó amplios titulares a "La Causa de Sitrama de Tera".[69][70]

Veinte años después, en 1928, el "Crimen de los concejales" devolvió a Sitrama a la primera página de los periódicos. A las rencillas personales se unieron las tensiones políticas, fruto de la explosiva situación de enfrentamiento durante los últimos años de la Dictadura de Primo de Rivera. Una discusión trivial por la correspondencia derivó en una pelea sangrienta en el ayuntamiento, con el resultado de que el alcalde recién destituido intentó matar al alcalde recién elegido, y acabó matando a su predecesor.[71]

El 13 de octubre de 1971 fue el día más importante de la época reciente del pueblo. En esa fecha se aprobó la disolución del municipio de Sitrama de Tera y su "incorporación voluntaria" al de Santibáñez de Tera,[72]​ con lo que se puso fin a una historia de más de 130 años como ayuntamiento propio.

Los Ayuntamientos de Sitrama de Tera y Santibáñez de Tera, de la provincia de Zamora, acordaron con el "quorum" legal solicitar y aceptar respectivamente la incorporación del primero de los Municipios mencionados al segundo, motivándola en su limitada capacidad económica para atender en debida forma los servicios mínimos obligatorios impuestos por la Ley de Régimen Local.
BOE núm. 245, de 13 de octubre de 1971

Demografía[editar]

Gráfica de evolución de Sitrama de Tera entre 1827 y 2020

Fuente: Instituto Nacional de Estadística de España INE[73]

Patrimonio[editar]

Su iglesia parroquial, dedicada a San Miguel, es una mezcla de varios estilos. La portada es gótica tardía, de comienzos del siglo XVI,[74]​ con un arco de medio punto decorado con roscas de bolas. Un gran arco gótico del siglo XV sirve de divisorio entre el presbiterio y la nave.[75]​ Frente a la entrada cuelga una escultura de Cristo Crucificado del siglo XVIII, posiblemente de la escuela de Gregorio Español debido a la singularidad de su musculatura y la policromía.[75]​ La nave está cubierta por un suntuoso artesonado mudéjar del siglo XIII, decorado con rosetas y vegetales, mientras que el presbiterio luce una armadura octogonal decorada a base de motivos geométricos y mozárabes. El coro es del siglo XVI y su antepecho está decorado con motivos barrocos.[75]​ El retablo mayor es neoclásico, y en él se asientan la talla de San Miguel, del siglo XVIII, flanqueado por las imágenes de San Antonio Abad y San Antonio de Padua.[20][75]​ En el ala izquierda hay una capilla con otro retablo barroco tardío, del 1738 como se data en una viga de su asiento, y donde se encuentra la imagen de la Virgen del Rosario.[75]​ También sobresale la torre del campanario dotada de muy agudo remate.[76]​ Tanto en el exterior como en un rincón de la iglesia hay trabajo en forja firmado por uno de los hermanos Gallego Neira, del dúo musical "Los 2 españoles", que son naturales de Sitrama.[77]

También destaca la ermita del Cristo de la Vera Cruz, reconstruida en los años 80[78]​.

Iglesia parroquial de San Miguel en Sitrama 
Atrio de la Iglesia de Sitrama 
Portada gótica con un arco de medio punto 
Coro del siglo XVI con antepecho barroco 
Detalle del retablo mayor neoclásico  

Fiestas[editar]

Sitrama de Tera celebra las fiestas de La Octava, el 14 de junio, así como San Miguel, el 29 de septiembre.

Personajes destacados[editar]

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Diputación de Zamora (ed.). «Entidad Local Menor de Sitrama de Tera: Aprobación definitiva del Presupuesto General correspondiente al ejercicio 2015.». Consultado el 11 de julio de 2015. 
  2. a b c Catalán, Diego (1954). «La diptongación en leonés». Revista de la Facultad de Filosofía y Letras, Oviedo: pág. 8. 
  3. a b «El sello medieval del concejo de Benavente». 
  4. a b «Censo de Pecheros de Carlos I de 1528». INE: pág. 210. 
  5. García Fernández, Jesús (1966). «La comarca del Tera: datos para su estructura agraria». "Estudios Geográficos" (núm. 103). 
  6. «Visualizador cartográfico del Instituto Geográfico Nacional». 
  7. a b «Aquel invierno de 1909 - Las inundaciones en los Valles de Benavente». 
  8. «Desbordamiento de los ríos. Pueblos y campos arrasados por las aguas». Heraldo de Zamora. 27 de diciembre de 1909. 
  9. «Otras consecuencias del temporal». La Correspondencia de España (Madrid). 30 de diciembre de 1909. 
  10. «El Tera anega kilómetros de ribera». La Opinión de Zamora. 12/01/2016. 
  11. Martín Benito, José Ignacio (2013). «Los últimos barqueros de Benavente». Revista Brigecio, núm. 23. 
  12. Martín Benito, José Ignacio (2011-2012). «En la Merindad de Valverde. Villanázar: notas para su historia». Revista Brigecio, núms. 21-22. 
  13. Martín Benito, José Ignacio (2015). Una flota tierra adentro: Barcas de paso en el Reino de León (de la Edad Media al siglo XX). Benavente, Zamora: Centro de Estudios Benaventanos "Ledo del Pozo". p. 294. ISBN 978-84-942037-5-6. 
  14. «La isla de la discordia». La Opinión de Zamora. 25 de agosto de 2012. 
  15. «Acuerdo de la Comisión Provincial de Zamora para la construcción de un puente sobre el río Tera, en término de Santibáñez y Sitrama de Tera». Boletín Oficial de Zamora. 23 de julio de 1906. 
  16. «Se ha concedido autorización al alcalde de Micereces para la construcción de un puente por la Administración.». Heraldo de Zamora. 25 de octubre de 1906. p. 3. 
  17. a b Martín Benito, José Ignacio (2015). Una flota tierra adentro: Barcas de paso en el Reino de León (de la Edad Media al siglo XX). Centro de Estudios Benaventanos "Ledo del Pozo". p. 89. ISBN 978-84-942037-5-6. 
  18. «Ruego a la Diputación de Zamora de que se obligue al ayuntamiento de Micereces a terminar las obras del puente sobre el río Tera.». Boletín Oficial de Zamora. 18 de abril de 1921. 
  19. «Los Valles no beben del Tera». La Opinión de Zamora. 23 de febrero de 2014. 
  20. a b «Ruta del Valle del Tera». 
  21. a b Regueras Grande, José Ignacio (2006). «Arboles y bosquetes singulares de la comarca de Benavente». Revista Brigecio, núm 16. 
  22. «Un litigio vecinal decide en Sitrama el futuro de un pino casi centenario». La Opinión de Zamora. 2007. 
  23. «Ejemplar monumental de 12 metros». El Norte de Castilla (Valladolid). 2007. 
  24. Martín Benito, José Ignacio (2002). «Los caminos a Galicia desde Benavente hasta finales del siglo XVIII». Revista Brigecio, núm. 12. 
  25. «Trashumancia en Zamora. A trote por el Cordel Sanabrés». La Opinión de Zamora. 27 de junio de 2021. 
  26. «Oficina de Turismo de Zamora (citando a la “Enciclopedia de Zamora y su provincia” de Javier Sainz Saiz, publicado por la Opinión de Zamora)». 
  27. «Oficina de Turismo de Zamora (citando a la “Enciclopedia de Zamora y su provincia” de Javier Sainz Saiz, publicado por la Opinión de Zamora)». 
  28. a b «Mapa del río Tera a su paso por los lugares de Micereces de Tera, Brime, Sitrama, Quiruelas y otros (Zamora).». © España. Ministerio de Cultura y Deporte. Archivo de la Real Chancillería de Valladolid. 1780. 
  29. Escribano, José Matías (1798). «Itinerario español o guia de caminos para ir desde Madrid a todas las ciudades y villas más principales de España». Biblioteca Regional de Madrid: pág. 53. 
  30. Murray, John (1845). A hand-book for travellers in Spain, and readers at home : describing the country and cities, the natives and their manners... with notices on Spanish History. p. 599. 
  31. Resolución por la que se fija fecha para proceder al levantamiento de actas previas a la ocupación de las fincas afectadas por las obras de ensanche, mejora y acondicionamiento de firme de la carretera C-620, entre los puntos kilométricos 1,500 al 20, de Benavente a Sitrama de Tera (Zamora)
  32. Resolución por la que se fija fecha para proceder al levantamiento de actas previas a la ocupación de las fincas afectadas por las obras de ensanche, mejora y acondicionamiento de firme de la carretera C-620, entre los puntos kilométricos 20 al 51, de Sitrama de Tera a enlace con la N-525
  33. «Camino de Santiago del Sureste - Etapa 34: Benavente-Santa Marta de Tera (de enlace al Camino de Santiago Sanabrés)». 
  34. Martín Benito, José Ignacio (1989). «La Prehistoria de Benavente y los Valles». Revista Brigecio, núm. 1. 
  35. «Quiruelas recibe información del yacimiento de variscita en Las Peñas». Interbenavente.es. 13 de octubre de 2019. 
  36. Villalobos García, Rodrigo; Santa Cruz del Barrio, Angélica; Pérez Legido, Daniel (2015). «Intervención arqueológica en el término municipal de Quiruelas de Vidriales (Zamora) 2014. Excavación del asentamiento calcolítico de las peñas y prospección de varios yacimientos prehistóricos.». Instituto de Estudios Zamoranos Florián de Ocampo. 
  37. Martín Benito, José Ignacio (1996). «El yacimiento calcolítico de las Peñas en Quiruelas de Vidriales, Zamora». Revista Brigecio, núm. 6. 
  38. García Caballero, Abundio (1992). «Los despoblados en el Condado de Benavente. Siglos XVI-XVII-XVIII». Revista Brigecio, núm. 2. 
  39. a b c d e Martín Viso, Iñaki (2003). «Las estructuras territoriales en el nordeste de Zamora entre la Antigüedad y la Edad Media: Vidriales y Riba de Tera». Revista Brigecio, núm. 13. 
  40. Vicente González, José Luis (2008). «Bellum asturicum: una hipótesis ajustada a la historiografía romana y al marco arqueológico y geográfico de la comarca de "Los valles de Benavente" y su entorno». Revista Brigecio, núm. 18-19. 
  41. González Barrio, Daniel (2007). «Benavente, tierra de frontera entre suevos y visigodos en el siglo VI». Revista Brigecio, núm. 17. 
  42. González Rodríguez, Rafael (2007). «Poblamiento medieval y estructuras de poder en el norte de Zamora. Algunas reflexiones en torno a Camarzana de Tera.». Revista Brigecio, núm. 17. 
  43. González Rodríguez, Rafael (2005). «La Mota de Castrogonzalo. Una fortificación terrera en el alfoz medieval de Benavente». Revista Brigecio, núm. 15. 
  44. Laguardia Alvarez, Jesús María (1995). «La transición al feudalismo en el territorio astorgano en el siglo X». Espacio Tiempo y Forma. Serie III, Historia Medieval. Núm. 8. doi:10.5944/etfiii.8.1995.3596. 
  45. Indice de las escrituras de la Santa Iglesia de Astorga dentro y fuera de los tumbos (Tumbo negro). BNE. Siglo XVIII. p. 13, núm 89. 
  46. «Santa Marta de Tera». 
  47. «En olor de santidad - Reliquias y monasterios en el norte de Zamora en la Edad Media». 
  48. Quintana Prieto, Augusto (1991). Santa Marta de Tera. Zamora: Fundación Ramos de Castro para el estudio y promoción del hombre. ISBN 84-404-9425-4. 
  49. Panizo Delgado, Angel (2010). «Santa Marta de Tera: signos lapidarios e inscripciones epigráficas en su iglesia». Revista Brigecio, núm. 20. 
  50. Indice de las escrituras de la Santa Iglesia de Astorga dentro y fuera de los tumbos (Tumbo negro). BNE. Siglo XVIII. p. 16 vuelta, núm. 124. 
  51. Indice de las escrituras de la Santa Iglesia de Astorga dentro y fuera de los tumbos (Tumbo negro). BNE. Siglo XVIII. p. 14, núm. 97. 
  52. https://dle.rae.es/sesmo
  53. Hernández Vicente, Severiano (1984). «La villa de Benavente y su Tierra a fines del siglo XV y durante la primera mitad del siglo XVI». Studia Historica. Historia Moderna, núm. 2, pág. 7-20. 
  54. «El Alfoz del Concejo de Benavente en los siglos XII y XIII». 
  55. Rodríguez López, María del Carmen (1996). «Un documento inédito del Archivo Histórico Municipal de Benavente (Zamora): AHMB Leg. 106-1». Revista Brigecio, núm. 6. 
  56. Salgado Fuentes, Carlos Javier (2016). Universidad de Salamanca, ed. La evolución de la identidad regional en los territorios del antiguo Reino de León (Salamanca, Zamora, León). pp. 149-150. 
  57. de Bustamante, Angel (1771). «Noticias de la ciudad de Valladolid y de los pueblos que comprende su provincia». Junta de Castilla y León. Consejería de Cultura y Turismo. 
  58. «Censo de la Corona de Castilla de 1591». INE: pág. 669. 
  59. «Censo de la Sal de 1631. Tomo I: Vecindario». INE: pág. 193. 
  60. a b «Catastro de Ensenada de 1752. Respuestas generales». AHN. 
  61. «El antiguo Manicomio Provincial de Valladolid». 
  62. «Diccionario Panhispánico del Español Jurídico». 
  63. González Gallego, Miguel (2000). «Al paso de la revolución española por Sanabria, 1808-1811». Hojas del Furueto, núm. 2. 
  64. Miñano y Bedoya, Sebastián. Diccionario geográfico-estadístico de España y Portugal. VIII. 1827. p. 300. 
  65. «Real Decreto de 30 de noviembre de 1833 sobre la división civil de territorio español en la Península e islas adyacentes en 49 provincias». Gaceta de Madrid. 1833. 
  66. Subdivisión en partidos judiciales de la nueva división territorial de la Península e islas adyacentes / aprobada por S. M. en el real decreto de 21 de abril de 1834
  67. Madoz, Pascual (1849). Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar XIV. p. 411. 
  68. Martín Benito, José Ignacio (1999). «Crisis obrera y conflictividad social en el nordeste zamorano (1898-1920)». Revista Brigecio, núm. 9. 
  69. «La Causa de Sitrama de Tera». Heraldo de Zamora. 18 de octubre de 1907. 
  70. «Juez asesinado». El Mundo (Madrid). 23 de octubre de 1907. 
  71. «Vista de una causa contra el alcalde que mató a un concejal». La Opinión (Madrid). 14 de febrero de 1929. 
  72. BOE. Decreto 2465/1971, de 17 de septiembre, por el que se aprueba la incorporación del municipio de Sitrama de Tera al de Santibáñez de Tera, de la provincia de Zamora.
  73. «INEbase / Demografía y población / Alteraciones de los municipios en los Censos de Población desde 1842». INEbase. 
  74. «La iglesia de Sitrama». 
  75. a b c d e «Patrimonio respalda la restauración del coro de la iglesia de Sitrama de Tera.». 
  76. «Oficina de Turismo de Zamora (citando a la “Enciclopedia de Zamora y su provincia” de Javier Sainz Saiz, publicado por la Opinión de Zamora)». 
  77. «La Iglesia de San Miguel en Sitrama de Tera». 
  78. «La "alumbraria" del Cristo». La Opinión de Zamora. 01/02/2015. 


Enlaces externos[editar]