Escándalo de los falsos positivos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Protesta de artistas en Bogotá junto a las madres de los jóvenes de Soacha asesinados y presentados como muertos en combate por el ejército de Colombia.

El escándalo de los falsos positivos en Colombia es como se conoce a las revelaciones hechas a finales de 2008 sobre el involucramiento de miembros del Ejército de Colombia en el asesinato de civiles inocentes, haciéndolos pasar como guerrilleros muertos en combate dentro del marco del conflicto armado que vive el país. Estos asesinatos tenían como objetivo presentar resultados por parte de las brigadas de combate.[1] A estos casos se les conoce en el Derecho Internacional Humanitario como ejecuciones extrajudiciales y en el Derecho Penal Colombiano como homicidios en persona protegida.[2]

Si bien ya se venían conociendo denuncias y especulaciones sobre estos hechos, fue hasta cuando se conoció en los últimos meses de 2008 sobre la aparición de los cadáveres de 19 jóvenes que habían desaparecido en el municipio de Soacha, vecino a Bogotá y de la localidad de Ciudad Bolívar al suroccidente de la ciudad y que aparecían como bajas del ejército en Norte de Santander, cuando se destapó el escándalo denunciado por Luis Fernando Escobar Franco que en ese entonces era el personero de Soacha. Desde entonces han aparecido otros casos en Antioquia, Boyacá, Huila, Valle y Sucre.[1] [3]

Por dicho escándalo han sido destituidos varios oficiales y suboficiales del ejército[4] y el comandante de dicha rama de las Fuerzas Armadas, el General Mario Montoya, renunció a su cargo y fue nombrado por el presidente Embajador en República Dominicana,[5] [6] Dichas revelaciones han puesto en tela de juicio algunos procedimientos de la llamada Política de Seguridad Democrática emprendida durante el gobierno del ex-presidente Álvaro Uribe Vélez.[7]

Aunque no se tiene un número confirmado de víctimas mortales, a octubre de 2009 la Fiscalía General de la Nación tenía bajo investigación 946 casos relacionados con posibles "falsos positivos" y la Procuraduría 1043.[1] Para abril de 2015, la Fiscalía adelantaba 3.430 investigaciones por estos hechos. Sin embargo a pesar del escándalo suscitado, en febrero de 2010 por lo menos 40 de los militares involucrados en estos homicidios habían sido liberados por vencimientos de términos.[8] [9]

Los desaparecidos de Soacha y Ciudad Bolívar en 2008[editar]

La desaparición en 2008 de 19 jóvenes en el municipio de Soacha, vecino a Bogotá y de la localidad de Ciudad Bolívar al suroccidente de la ciudad, desató el escándalo. Siendo locaciones casi marginales estos dos sectores fueron el objetivo para que militares engañaran a varios jóvenes con promesas de trabajo y una vez engañados los jóvenes eran trasladados argumentando que trabajarían en fincas principalmente para luego ser vestidos con uniformes camuflados que tenían escaso tiempo de uso, y posteriormente asesinados. Los 19 jóvenes aparecieron asesinados en Ocaña, Norte de Santander y fueron presentados por el ejército como guerrilleros muertos en combate. Algunos de ellos habían muerto 24 horas después de su desaparición y otros dos o tres días más tarde.

Fue entonces cuando la entonces secretaria de gobierno de Bogotá Clara López Obregón dijo que este caso podría tratarse de «una desaparición forzada con fines de homicidio» y que no era lógico que los jóvenes se convirtieran en combatientes un día después de haber sido reclutados. El general Conrado comandante de la Brigada 30 del Ejército negó tal posibilidad y dijo que se trataba de personas que habían sido reclutadas por la guerrilla y se habían enfrentado al ejército.[10] [11]

El entonces senador Gustavo Petro realizó denuncias en las cuales afirmó que los falsos positivos eran responsabilidad del gobierno, ya que fue el mismo gobierno a través de su Ministro de Defensa Camilo Ospina Bernal quien firmó la Directiva Ministerial 029 de 2005,[12] [13] que consistía en ofrecer 3,800,000 pesos (aproximadamente U$ 1.900 dólares) por cada guerrillero o paramilitar muerto, lo que colocó un incentivo para asesinar indiscriminadamente, y que muchas veces los militares y paramilitares en operaciones conjuntas asesinaran civiles.[14] [15]

Casos anteriores[editar]

Familiares de los jóvenes con pancartas antes del juicio de militares por el asesinato de 11 jóvenes de Toluviejo, Sucre.

El 7 de enero de 2009 un documento desclasificado de la CIA publicado por el National Security Archive reveló que los nexos entre las fuerzas militares y los grupos paramilitares eran conocidos por el gobierno de Estados Unidos desde el año 1994 y que los falsos positivos eran una práctica usual dentro del ejército.[16]

En 2007 salió a la luz pública los hechos ocurridos en San José de Apartadó, vereda del municipio de Apartadó (Antioquia), en los cuales en el trascurso de una masacre fueron asesinados entre varios civiles, tres niños que fueron degollados y descuartizados en una operación conjunta entre los paramilitares y el ejército de Colombia en febrero de 2005, en represalia por la muerte un oficial y 18 soldados que fueron asesinados en un cerco tendido por las FARC, en el municipio de Mutatá (Antioquia). Posterior al hecho se llevó a cabo una campaña de encubrimiento en la cual se culpaba a las FARC de la masacre a través de testimonios falsos que fueron emitidos por los medios de comunicación y el mismo comandante del ejército Carlos Alberto Ospina negó la participación del ejército en lo ocurrido. A pesar de ello, a finales de 2007, basados en el testimonio de paramilitares involucrados en el hecho, fue capturado el entonces comandante de la operación, el capitán del ejército Armando Gordillo quien confesó el hecho y se acogió a sentencia anticipada, por el mismo hecho fueron juzgados otros 10 militares.[17]

Denuncias de la ONU[editar]

El 27 de mayo de 2010 Philip Alston, relator especial de la ONU para las ejecuciones arbitrarias, en informe presentado tras su visita a Colombia, en junio de 2009, denunció que existe «un patrón de ejecuciones extrajudiciales» y que la impunidad abarca el 98.5% de los casos. El informe señala en varios apartados textualmente lo siguiente:

Mis investigaciones encontraron que miembros de las fuerzas de seguridad de Colombia perpetraron un número significativo de ejecuciones extrajudiciales en un patrón que se fue repitiendo a lo largo del país... Aunque estos asesinatos no fueron cometidos como parte de una política oficial, encontré muchas unidades militares comprometidas con los llamados «falsos positivos», en los cuales las víctimas eran asesinadas por militares, a menudo por beneficio o ganancia personal de los soldados... Generalmente las víctimas fueron atraídas bajo falsas promesas por un reclutador hasta una zona remota donde eran asesinadas por soldados, que informaban luego que había muerto en combate y manipulaban la escena del crimen.[18]

Casos y eventos recientes[editar]

Habitantes de Santa María, Huila, salieron a marchar en contra del asesinato de Anderson Daza.

Se ha reportado varios casos recientes que concuerdan con la metodlogía de los "falsos positivos", incluyendo el de Anderson Daza Hernández en febrero de 2015.[3] Según se ha reportado, Daza Hernández murió al recibir disparos en una acción conjunta de Ejército, Policía y Fuerza Aérea, y fue reportado como "guerrillero" sin que se haya demostrado evidencia al respecto. Incluso, a la madre de Daza Hernández se le restringió acceso a reconocer el cadáver de su hijo.[3] Este y otros casos siguen en investigación.

El 2 de septiembre de 2015, la Fiscalía ordenó la captura de otros 22 militares por casos de falsos positivos en los departamentos de Antioquia y Cesar.[19]

Implicados[editar]

Generales[editar]

  • Leonardo Gómez Vergara, el excomandante de Tercera Brigada;
  • Jairo Antonio Herazo Marzola, excomandante de la Octava Brigada;
  • Hernando Pérez Molina y Justo Eliseo Peña, excomandantes de la Tercera División, y
  • Emiro José Barrios, comandante del Batallón Contraguerrilla número ocho.[20]

Capitán[editar]

Teniente[editar]

  • Juan Esteban Muñoz Montoya, teniente del Ejército de Colombia. Fue capturado en el aeropuerto El Dorado al regresas al país.[21]

Falsos positivos judiciales[editar]

Una modalidad relacionada son los falsos positivos judiciales. Se les da ese nombre a denuncias y casos comprobados sobre encarcelamiento de civiles inocentes presentados como culpables o sin las pruebas requeridas para su reclusión.[22] . La ejecución de ésta práctica se presenta de diversas formas y con distintas finalidades. Una de ellas es la detención arbitraria,[23] [24] determinada como una de las formas de violación a los derechos humanos; en mayo de 2013 se reviven denuncias por detenciones de este tipo, ligadas con casos del escándalo de los falsos positivos.[25] Otra forma, consiste en el uso de recolección de información no veraz, fabricación de informes de inteligencia, falso testimonio y en otros casos a partir de sospechas infundamentadas que conllevan a detención. Las pruebas presentadas contra los judicializados, generalmente cuentan con contradicciones y en ocasiones han sido declaradas como flagrantes o determinadas en contra de derechos fundamentales y derechos humanos.[26]

Según el informe del grupo de trabajo sobre la detención arbitraria de las Naciones Unidas, la privación arbitraria de la libertad ha sido usada en otros países como una de las prácticas más comunes para encarcelar opositores políticos, disidentes religiosos o para coartar la libertad de expresión, se ha encontrado que estos encarcelamientos se fundamentan también en el marco de la lucha contra el terrorismo.[27]

Existen excepciones no determinadas “falsos positivos judiciales” que poseen características similares, como el caso de civiles judicializados por error debido al parecido de sus nombres con el algún jefe criminal o delincuente.[28]

Tras la muerte de Luis Carlos Galán[editar]

Los falsos positivos judiciales han sido una práctica usual dentro del ejército, aunque el tema en Colombia proviene del año 1989 cuando a Alberto Jubiz Hazbum y otras 4 personas les fueron imputados los cargos por el crimen de Luis Carlos Galán estando recluidos durante 4 años en la cárcel y liberados al comprobarse de que no estuvieron en el lugar de los hechos además de determinar que el arma hallada en el lugar del arresto no era correspondiente al arma usada en el magnicidio. Daniel Roberto afirma en una entrevista que el caso de Jubiz Hazbum se trató de un falso positivo hecho por la Policía Nacional de Colombia, debido a la exigencia del presidente de turno Virgilio Barco de dar con los autores materiales e intelectuales del magnicidio. Un documento desclasificado de la CIA presentado el 7 de enero de 2009 por el agente Rendon y publicado por National Security Archive, evidenció que los nexos entre fuerzas militares y grupos paramilitares eran conocidos por el gobierno de Estados Unidos desde el año 1994.[29]

Entre 2002 y 2004[editar]

Entre el 7 de agosto de 2002 y el 6 de agosto de 2004 más de seis millares de personas fueron coartadas de la libertad vulnerando acuerdos y normas establecidas dentro de los derechos humanos. Muchos de los casos carecieron del debido proceso. Así, para este periodo hubo detenciones sin fundamento de prueba, detenciones masivas que desconocieron el derecho internacional en medio de operativos militares y detenciones usadas como mecanismo de persecución política.[30]

Cultura popular[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Las cuentas de los falsos positivos. Semana (Colombia). 27 de enero de 2009. Consultado el 1 de febrero de 2009. 
  2. Consideraciones sobre la investigación y el juzgamiento de conductas punibles constitutivas de graves violaciones de los derechos humanos o de crímenes de guerra. OACDH. 14 de septiembre de 2005. Consultado el 1 de febrero de 2009. 
  3. a b c verdadabierta.com (2015). «Especial FALSOS POSITIVOS - una herida que sigue abierta.». 
  4. Radio Santa Fe (29 de octubre de 2008). «Purga en el Ejército por falsos positivos». «19 oficiales y 6 suboficiales, para un total de 25 miembros del Ejército, fueron retirados de la institución, según el informe revelado en el marco de una alocución del presidente Alvaro Uribe, por el comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla de León.» 
  5. «KAOSENLARED.NET - República Dominicana: No queremos al Gral Montoya: ¡Nos sentimos amenazados!». Archivado desde el original el 25 de noviembre de 2015. Consultado el 2009. 
  6. Renunció el general Mario Montoya
  7. Los falsos positivos, a debate
  8. Revista Semana. «Por vencimiento de términos, en libertad otro militar involucrado en ‘falsos positivos’». Consultado el 1 de mayo de 2010. 
  9. Semana.com (11 de junio de 2011). «La historia desconocida de los 'falsos positivos'». 
  10. Muerte de jovenes en Norte de Santader: “Desaparición forzada con fines de homicidio”. Radio Santa Fe. 25 de septiembre de 2008. Consultado el 2 de enero de 2009. 
  11. eltiempo.com (23 de mayo de 2013). «Así se planearon los falsos positivos de Soacha, caso por el cual ya hay 49 militares detenidos». «En dos tiendas de la población, 'Los Costeños' y la 'Fonda Paisa', se empezó a tejer la red criminal que se llevó para Ocaña a una docena de muchachos que después aparecieron como muertos en combate.» 
  12. elespectador.com (1 de noviembre de 2008). «Directiva ministerial 029 de 2005». «AL ESCÁNDALO DE LOS JÓVENES desaparecidos, aceptado por el Gobierno tras la histórica destitución de 27 militares, entre ellos tres generales y varios coroneles, se agrega ahora la polémica suscitada por la directiva ministerial 029 de 2005, dada a conocer al final de la semana por el periodista Félix de Bedout.» 
  13. http://www.peaceobservatory.org/1056314462/directiva-n-29-del-ministerio-de-defensa-colombiano
  14. Denuncias sobre responsabilidad del estado en los «falsos positivos»
  15. http://comunidad.semana.com/t5/Fe-de-erratas/Otro-impedimento-de-Camilo-Ospina-para-ser-fiscal/ba-p/2136
  16. "Body count mentalities" Colombia’s "False Positives" Scandal, Declassified (en inglés). National Security Archive - CIA. 7 de enero de 2009. Consultado el 7 de enero de 2008. 
  17. Revista Semana. «¿Por qué mataron a los niños?». Consultado el 28 de junio de 2010. 
  18. Observatorio de Paz Internacional. «La ONU denuncia "un patrón de ejecuciones extrajudiciales" y una impunidad del 98,5% en Colombia». Consultado el 28 de junio de 2010. 
  19. http://www.eltiempo.com/politica/justicia/ordenan-captura-de-22-militares-por-falsos-positivos/16330320
  20. http://www.eltiempo.com/politica/justicia/falsos-positivos-citan-a-cinco-generales-mas/16417688
  21. «Detienen en El Dorado a exteniente condenado a 30 años por 'falsos positivos'». ElEspectador. Consultado el 21 de febrero de 2016. 
  22. http://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2008/c-318-08.htm
  23. http://www.colectivodeabogados.org/Los-Falsos-Positivos-Judiciales
  24. http://www.colombiassh.org/gtmi/wiki/index.php/Detenci%C3%B3n_arbitrario
  25. http://www.caracol.com.co/noticias/judicial/en-colombia-sigue-habiendo-falsos-positivos-cinep/20130523/nota/1903950.aspx
  26. http://www.elheraldo.co/opinion/columnistas/los-falsos-positivos-judiciales-79587
  27. http://www.acnur.org/t3/fileadmin/Documentos/BDL/2005/3293.pdf?view=1
  28. http://www.caracol.com.co/noticias/judicial/falsos-positivos-judiciales/20090703/nota/839072.aspx
  29. http://coeuropa.org.co/files/file/docs_desclacificados/19900727_doc_CIA_desclacificado.pdf
  30. https://web.archive.org/web/20140922014533/http://www.dhcolombia.info/spip.php?article283

Enlaces externos[editar]

Wikinoticias