Relaciones entre la familia Uribe Vélez y el Cartel de Medellín

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Las relaciones entre la familia Uribe Vélez y el Cartel de Medellín refiere la manera en que estuvieron vinculados los dos grupos originarios de Antioquia entre los años 1970 y 1990.

Periodistas colombianos como Felipe Zuleta (nieto del expresidente Alberto Lleras Camargo),[1]​ y Daniel Coronell[2]​ y políticos opositores como Carlos Gaviria Díaz,[3]Jorge Enrique Robledo y Gustavo Petro, del Polo Democrático Alternativo (PDA), como también la senadora liberal, Piedad Córdoba, han denunciado, que existieron relaciones de la familia Uribe Vélez y miembros del cartel de Medellín. Se cree que la familia Uribe Vélez tenía lazos constantes con miembros del cartel de Medellín.

Álvaro Uribe en la lista.

Lista de la Agencia de Inteligencia de la Defensa[editar]

La revista Newsweek publicó un artículo sobre una lista de la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA) de 1991 en la cual aparece Álvaro Uribe Vélez con el número 82, lista en la que también aparece Pablo Escobar, entre otros.[4]​ Este informe fue rechazado por el gobierno de Álvaro Uribe Vélez.[5]

El 20 de febrero de 2007, el Diario Clarín de Argentina publicó una nota firmada por Pablo Biffi, titulada “Los vínculos de Uribe”.[6]​ En ella el periodista citó como fuente a varios medios de comunicación para sugerir posibles relaciones eventualmente ilegales o reprochables del Presidente Uribe en el pasado con respecto al cartel de Medellín y al paramilitarismo.[7]

La embajada de Colombia en Argentina respondió que Uribe ya había respondido a esas acusaciones el 19 de febrero de 2002, cuando en una entrevista concedida al diario colombiano El Espectador había aclarado que:[7]

“Ningún trámite de la Aeronáutica, siendo yo director, se podía tramitar sin que el interesado entregara dos requisitos: el certificado de estupefacientes del Ministerio de Justicia y el visto bueno de la Brigada de la Jurisdicción. Además todo permiso de operación de una aerolínea requería audiencia pública (…) Es muy fácil ir a los archivos y ver cuáles fueron las autorizaciones que se hicieron durante ese período, para establecer cuáles fueron irregulares”.
Álvaro Uribe, febrero, 2002[7]

En esa misma entrevista Álvaro Uribe también refutó afirmaciones que se hicieron en su contra y de su familia. En cuanto al programa "Medellín sin tugurios" Uribe contestó que:

Absolutamente falso. Cuando yo estaba en la Alcaldía de Medellín, el barrio Medellín sin Tugurios ya estaba construido. Mi alcaldía nada tuvo que ver con él, ni yo en lo personal”. Como afirmó en diversas ocasiones, Álvaro Uribe no conoció a Pablo Escobar, aún en épocas en las cuales se trataba de algo común entre la dirigencia política de su departamento.
Álvaro Uribe, febrero, 2002[7]

Uribe también se refirió a las acusaciones que involucraban a su padre Alberto Uribe Sierra con la Familia Ochoa, quienes hacían parte del cartel de Medellín, y que afirmaban que había sido pedido en extradición por el gobierno norteamericano, como se afirma en el libro Los Jinetes de la Cocaína', de Fabio Castillo. Respecto a esto Uribe afirmó que había pedido a la Procuraduría General de Colombia que investigara las denuncias de ese libro y resaltó que cuando investigaron su labor política siempre se determinó que hubo transparencia.[7]​ Respecto a la relación con los Ochoa, Uribe dijo que:

Lo que nos unía no era el narcotráfico sino los caballos. Cuando yo era niño el caballismo en Antioquia era un motivo de orgullo. No tenía ninguna de las connotaciones que adquirió posteriormente. Mi papá y Fabio Ochoa eran amigos y rivales en ese medio. Mis hermanos y yo participábamos en todas las ferias equinas compitiendo contra sus hijos en los años 60 y 70. Era un mundo sano, de fincas, caballos, tiple, aguardiente y poesía. Luego, por circunstancias conocidas, cada familia tomó caminos diferentes. A pesar de eso y aunque mi papá fue asesinado por las FARC hace ya 19 años, quedó en el aire la leyenda de la amistad entre mi padre y don Fabio Ochoa”
Álvaro Uribe, febrero, 2002[7]

También cabe destacar que los hermanos del clan ochoa, su hermano santiago Uribe y el, son destacados por periodistas y exmiembros paramilitares de la. Formación del bloque conocido como "los 12 apostoles", gracias a su presencia pública e interferencia mediática ha logrado desviar y desvirtuar las investigaciones que apuntan a su responsabilidad directa, a pesar de que su hermano santiago en estos momentos sigue siendo investigado, en un proceso que han optado por dilatar durante meses.

Así mismo, Álvaro Uribe Vélez es investigado por manipulación de testigos y con el agravante que mientras se ha desarrollado dicha investigación, testigos claves del ente acusador contra el expresidente y senador han sido asesinados sin dar con los responsables.

Véase también[editar]

Referencias[editar]