Elecciones presidenciales de Argentina de 1951

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
← 1946 • Bandera de Argentina • 1958 →
Elecciones presidenciales de 1951
Presidente para el período 1952-1958
Domingo 11 de noviembre de 1951
Tipo Presidencial
Período 4 de junio de 1952
4 de junio de 1958

Demografía electoral
Población 17,328,734
Hab. inscritos 8,633,998
Votantes 7,593,948
Participación
  
87.95 % Green Arrow Up.svg 3.4 %
Votos válidos 7,483,959 (98 55%)
Votos nulos 109,989 (1 55%)[1]

Resultados
Juan Peron con banda de presidente.jpg
Juan Domingo Perón – PP / PPF
Votos 4,745,168 Green Arrow Up.svg 219.1 %
  
63.40 %
Ricardobalbin1.jpg
Ricardo Balbín – UCR
Votos 2,415,750 Green Arrow Up.svg 100.1 %
  
32.28 %
Reynaldo Pastor.jpg
Reynaldo Pastor – PDN
Votos 174,399 Green Arrow Up.svg 300.9 %
  
2.33 %
Rodolfo Ghioldi.jpg
Rodolfo José Ghioldi – PCA
Votos 71,318  
  
0.95 %
Alfredo Palacios.jpeg
Alfredo Palacios – PS
Votos 54,920  
  
0.74 %

Mapa del resultado de la elección
Elecciones presidenciales de Argentina de 1951

Coat of arms of Argentina.svg
Presidente de la Nación Argentina

Las elecciones presidenciales de Argentina de 1951 se llevaron a cabo el 11 de noviembre para elegir a las personas que serían presidente y vicepresidente de la Nación durante el período 1952-1958. Fueron las primeras elecciones en que las mujeres pudieron ejercer su recién adquirido derecho al voto,[2]​ y también fueron las primeras elecciones en las que todos los ciudadanos del país tuvieron derecho a votar al presidente de la Nación.[3]​ La elección se realizó bajo el texto constitucional resultante de la reforma de 1949 que estableció el voto directo y la posibilidad de reelección del presidente.

Triunfó y fue reelecto Juan Domingo Perón con un 63.40% de los votos, como candidato de los partidos Peronista y Peronista Femenino. Como vicepresidente fue elegido Juan Hortensio Quijano, siendo la primera reelección presidencial inmediata de la historia argentina. Estas elecciones se caracterizaron porque la fórmula vencedora obtuvo el mayor porcentaje de sufragios desde que se instaló el voto secreto en 1912. En segundo lugar salió Ricardo Balbín de la Unión Cívica Radical con 32.28% de los votos.

Perón no pudo finalizar el mandato constitucional debido a que fue derrocado por un golpe de Estado el 16 de septiembre de 1955.

Antecedentes[editar]

Perón con una copia de la Constitución de 1949.

Una vez como presidente, luego de ganar la elección de 1946, Perón comenzó un programa de nacionalización de industrias clave para el desarrollo de una economía rentista fincada en el excedente de las exportaciones argentinas. Se nacionalizó el Banco Central, la industria ferrocarrilera (con el fin de reorganizar desde el gobierno la distribución y transportación de materias primas a los puertos importantes del país bajando los costos de transportación), y creó el Instituto Argentino de Promoción del Intercambio (IAPI), que tenía por fin centralizar el comercio exterior y crear el excedente económico entre el precio que el Instituto fijaba y al que se compraba en Europa, para luego ser redistribuido entre los distintos sectores económicos de la Argentina.[4]

La Constitución Argentina de 1949, sancionada durante el primer gobierno de Juan Domingo Perón (1946-1952), incorporó los derechos de segunda generación que caracterizan al constitucionalismo social: integró los derechos de los trabajadores (decálogo del trabajador); la igualdad de hombres y mujeres en las relaciones familiares; la autonomía universitaria; los tres artículos económicos que establecen la función social de la propiedad; el deber del capital de estar al servicio del bienestar social y las reglas para la intervención del Estado en la economía (normas sobre nacionalizaciones y el control estatal de los servicios públicos).

De cara a las elecciones presidenciales venideras, las de 1951, la reforma más importante en la nueva Constitución de 1949 fue la eliminación del sistema de Colegio Electoral, vigente desde la sanción de la primera constitución, para dar paso a la elección directa del presidente, del vicepresidente y de los legisladores por voto popular mayoritario. Además, se permitía por primera vez la reelección inmediata del Presidente y sin la imposición de un límite de mandatos, permitiendo por primera vez que un presidente fuese elegido indefinidamente.[5]

Reglas electorales[editar]

Las reglas electorales fundamentales que rigieron la elección presidencial fueron establecidas en el texto constitucional entonces vigente (Reforma constitucional de 1949), realizada durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón, la Ley Sáenz Peña de 1912 y la Ley del Voto Femenino de 1947. Las reglas derivadas de la reforma constitucional, serían dejadas sin efecto cuando la dictadura que derrocó al gobierno presidido por Juan Domingo Perón abolió la Constitución vigente en 1956.

Las principales reglas electorales establecidas por la Ley Sáenz Peña fueron:

Las principales reglas electorales establecidas por la Ley 13.010 de Voto Femenino de 1947 fueron:

  • Sufragio femenino;
  • Derecho de las mujeres a ser elegidas en las mismas condiciones que los varones.

Las principales reglas electorales derivadas de la reforma constitucional de 1949 fueron:

  • Voto directo en un solo distrito abarcando todo el país (la reforma modificó en este aspecto la Constitución de 1853, que preveía el sufragio indirecto mediante colegios electorales por provincia y la Ciudad de Buenos Aires);
  • Una sola vuelta electoral mediante simple pluralidad de votos;
  • Mandato presidencial de seis años con posibilidad de reelección indefinida (la reforma modificó en este aspecto la Constitución de 1853, que preveía la reelección no inmediata, dejando un intervalo de al menos un mandato).[6]

Candidaturas[editar]

Partido Peronista[editar]

Boleta electoral de la fórmula Perón-Quijano.
Discurso de Eva Perón conocido como el discurso de renunciamiento. Emitido por LRA Radio Nacional en 1951.

Durante la primera mitad de 1951 no era claro si Juan Domingo Perón optaría por la reelección. El 25 de julio de ese año, la Confederación General de Trabajadores hizo público su deseo de que el presidente participara en las elecciones de noviembre. Una semana después, la CGT también incluyó a Evita Perón en su fórmula presidencial, como vicepresidenta. La primera dama expresó de inmediato su rechazo a la propuesta política de la Confederación. Sin embargo, en el “Cabildo abierto del justicialismo”, que se celebró el 22 de agosto en las avenidas 9 de julio y Belgrano de Buenos Aires, con la presencia de más de dos millones de personas.[7]Ángel Borlenghi se pronunció insistentemente a favor de la candidatura de Evita:

Dos millones de personas presenciaron el acto de la presentación de la fallida fórmula Perón-Eva Perón.

«…los empleados de comercio decimos, y los sindicatos obreros dicen, y toda la clase trabajadora organizada repite, con la CGT, que aunque Eva Perón no quiera aceptar, en eso también vamos a ser indisciplinados nosotros y vamos a hacer lo que nos parece, que es imponerla como candidata, porque con eso derrotamos a nuestros enemigos, refirmamos el movimiento justicialista, defendemos a la Revolución, y la Nueva Argentina, potente, tendrá un nuevo halito, un nuevo aliento y una frescura y lozanía que la hará marchar firme y segura hacia la senda de su grandeza futura».

Ahí, frente a los más de dos millones de personas que aclamaban su participación en la elección presidencial, Eva Perón pidió a los trabajadores que no la obligaran a “hacer algo que no quería hacer”. Ante la exigencia de la multitud y el rechazo a su negativa a aceptar la candidatura, Evita pidió unas horas más para decidir y conminó a los presentes a desconcentrarse. Horas más tarde, ya desde la residencia oficial argentina, Eva Perón dirigió a la nación un mensaje transmitido por la radio, para anunciar su decisión irrevocable de declinar la candidatura a la vicepresidencia.[8]​ Este acto es conocido como el renunciamiento.

Ante la decisión definitiva de Evita, el Consejo Superior del Partido Peronista decidió aceptar como causa de fuerza mayor la voluntad inquebrantable de la primera dama y retirar su candidatura, apoyada por los entusiasmos sindicalistas, para colocar a Quijano en la fórmula como acompañante de Perón en la elección.[9]

La deteriorada salud de Eva Perón resultó a la postre un factor determinante del fracaso de su candidatura a vicepresidente. La salud de Quijano también estaba deteriorada, y de hecho moriría antes que Evita, el 23 de abril de 1952, sin haber asumido su segundo mandato, dejando la vicepresidencia vacante hasta 1954.

Candidatura del Partido Peronista de 1951
Juan D. Perón Hortensio Quijano
para presidente para vicepresidente
Peron fotografiando 1951.jpg Hortensio Quijano.png
Presidente de la Nación Argentina
(1946-1952)
Vicepresidente de la Nación Argentina
(1946-1952)
Integrantes de la alianza:

Unión Cívica Radical[editar]

Ricardo Balbín y Arturo Frondizi, candidatos de la Unión Cívica Radical a presidente y vicepresidente.

Tras la disolución de la Unión Democrática, luego de la derrota electoral de 1946, la Unión Cívica Radical (UCR) era el principal bloque opositor al gobierno peronista. Como tal, el radicalismo era víctima de una frecuente persecución de parte del peronismo. A finales de la década de 1940, la UCR se enfrentaba a una ruptura interna entre unionistas (partidarios de mantener la alianza Unión Democrática) y los intransigentes, impedida únicamente por la fuerza unificadora de convertirse en el principal partido de la oposición. En este contexto, el candidato presidencial de la UCR fue Ricardo Balbín, recientemente liberado tras su período de encarcelamiento en 1950. Su compañero de fórmula fue el intransigente Arturo Frondizi, del ala más centroizquierdista del partido.[10]

Balbín y Frondizi integraban el llamado Bloque de los 44 (los 44 diputados radicales intransigentes electos en las elecciones de 1946). Frente al peronismo, el bloque de los 44 sostuvo una posición de apoyo a la sanción de leyes sociales y relacionadas con el nacionalismo económico, pero se opuso a las normas de características antidemocráticas, como aquellas que limitaban las libertades de expresión y prensa, o conferían amplias facultades a la policía. También se opuso al acuerdo que propuso el gobierno con Standard Oil, para la explotación de yacimientos petrolíferos, entregándole un predio de 50.000 kilómetros cuadrados. Los diputados del bloque de los 44 fueron perseguidos por el gobierno peronista y criticados por la dirigencia unionista radical, que consideraba a este bloque "colaboracionista".[11]

La UCR, al igual que los demás partidos de la oposición, encontraba gran dificultad en el acceso a los medios de comunicación y era frecuentemente hostigada por el gobierno, lo que provocó que la oposición boicoteara la mayor parte de los debates en la Cámara de Diputados y todos los del Senado en el período previo a las elecciones.[10]

Escudo de la UCR.svg
Candidatura de la Unión Cívica Radical de 1951
Ricardo Balbín Arturo Frondizi
para presidente para vicepresidente
Ricardo Balbín - Gente 734 AG 1979.jpg Arturo Frondizi.jpg
Diputado Nacional por Buenos Aires
(1946-1950)
Diputado Nacional por Buenos Aires
(1946-1950)

Partido Demócrata Nacional[editar]

Tras la Revolución del 43, que lo expulsó del poder, el Partido Demócrata Nacional (PDN), principal partido de la coalición conservadora conocida como Concordancia, se enfrentaba a una fuerte crisis y había perdido gran parte de su poderío electoral. En 1945, la UCR había puesto como condición para integrar la Unión Democrática que se excluyera al PDN por su participación en el régimen fraudulento de la Década Infame. El PDN de todas formas apoyó a la alianza como voto táctico en contra del peronismo y presentó candidatos a electores, con la orden de votar la fórmula Tamborini-Mosca. Sin embargo, la presentación a las elecciones sin candidato presidencial dejó al partido muy fragmentado. Para 1951, solo tenían un diputado electo, el ex Gobernador de San Luis Reynaldo Pastor, el cual fue designado como candidato presidencial. Su compañero de fórmula sería Vicente Solano Lima, siendo la primera vez que el PDN presentaba una candidatura presidencial en elecciones libres. El partido se disolvería en 1958, por lo que también fue su última contienda presidencial.[12]​ Pastor se destacaba por haberse opuesto frontalmente al voto femenino en 1947, lo cual resultó desfavorecedor para su campaña.[13]

Emblema del Partido Demócrata Nacional.svg
Candidatura del Partido Demócrata Nacional de 1951
Reynaldo Pastor Vicente Solano Lima
para presidente para vicepresidente
Reynaldo Pastor.jpg Solano Lima.jpg
Gobernador de San Luis
(1942-1943)
Diputado Nacional por Buenos Aires
(1940-1943)

Otros partidos[editar]

A pesar de que el consenso generalizado de que la Unión Cívica Radical era el único partido político con la capacidad electoral de derrotar al peronismo había llevado a la mayoría de los terceros partidos a apoyar a dicho partido en las anteriores elecciones legislativas, el fin del sistema de colegio electoral llevó al fin de la visión de cualquier reunificación de la Unión Democrática.[14]

El Partido Comunista presentó a Rodolfo Ghioldi como candidato a presidente, con Alcira de la Peña como compañera de fórmula, siendo De la Peña la primera candidata mujer a vicepresidente de la historia electoral argentina. El Partido Socialista, por su parte, sostuvo la candidatura presidencial de Alfredo Palacios (que en 1904 se había convertido en el primer diputado socialista electo en la historia de América Latina), con Américo Ghioldi como candidato a vicepresidente. En aquellos momentos, tanto el comunismo como el socialismo se encontraban profundamente deslegitimados por su adhesión a la Unión Democrática en las elecciones de 1946,[15]​ y el peronismo había capitalizado la mayoría (sino el total) del voto obrero.[15]

Escudo del Partido Comunista Argentino.svg Emblema del Partido Socialista Argentino.svg Partido Salud Pública Escudo del PDP.svg Concentración Obrera.png
Rodolfo Ghioldi Alcira de la Peña Alfredo Palacios Américo Ghioldi Genaro Giacobini Jorge Francisco Rivero Luciano Molinas Juan Díaz Arana José Fernando Penelón Beniamino Semiza
para presidente para vicepresidente para presidente para vicepresidente para presidente para vicepresidente para presidente para vicepresidente para presidente para vicepresidente
Rodolfo Ghioldi.jpg Alfredo Palacios.jpeg Américo Ghioldi.JPG Luciano Molinas.JPG
Secretario General del Partido Comunista
(1918-1924)
Diputado Nacional por Buenos Aires
(desde 1904)
Diputado Nacional por Buenos Aires
(1932-1943)
Concejal Metropolitano de Buenos Aires
(1932-1936)
Gobernador de
Santa Fe

(1932-1936)
Concejal Metropolitano de Buenos Aires
(1932-1936)

Campaña[editar]

El período previo a las elecciones, desde aproximadamente enero de 1950 hasta la mitad de 1951, estuvo marcado por una fuerte represión contra varios sectores del antiperonismo. Una convención parlamentaria bicameral, presidida por el diputado José Emilio Visca, fue creada en 1949 con el propósito de investigar violaciones a los derechos humanos. Sin embargo, la comisión, conocida como Comisión Visca, se encargó en realidad de cerrar medios de prensa contrarios al gobierno, con excusas vagas y simples como "razones de seguridad, higiene y moralidad".[16]​ Una serie de huelgas ferroviarias entre estos dos años suscitó también la represión gubernamental, llegando a producirse el 25 de enero de 1951 miles de despidos y detenciones a causa de un decreto firmado por el propio Perón. Más cerca de la campaña electoral, el 20 de junio, Perón indultó a 611 obreros procesados, quedando solo 24 todavía bajo arresto.[17]​ Ante esta situación, el diario conservador La Prensa, principal periódico opositor y uno de los más vendidos del país, detalló duramente el conflicto y apoyó la huelga, generando que finalmente fuese expropiado por el gobierno el 12 de abril.[18]​ Ante esta expropiación, el diario La Nación pasó a ser la única publicación opositora importante, siendo tolerada por el gobierno debido a su oposición más "suave" y al hecho de que su existencia garantizaba la imagen de una tenue libertad de prensa, muy socavada por la repentina intervención del principal medio antiperonista.[19]

Multitudinaria manifestación peronista durante la campaña de 1951.

La campaña del oficialismo se centró en la inauguración de obras públicas a lo largo del país y en discursos radiofónicos. Con Quijano designado para completar la fórmula, y pese a su grave enfermedad, Eva Perón mantuvo su tradicional rol protagónico durante la campaña, realizando varias alocuciones. Perón pronunció cuatro conferencias por la red oficial de emisoras, haciendo alusión a su gestión de gobierno, enfatizando sus realizaciones y planteando la necesidad de continuarlas.[19]​ Contando con una ventaja electoral muy amplia, con casi todos los principales medios de comunicación a su favor; una muy alta popularidad; y, debido a las reformas recientes, siendo considerado el principal responsable de que más de la mitad de los votantes registrados pudieran emitir sufragio (4.525.986 entre el total de las ciudadanas mujeres y los ciudadanos varones residentes en territorios nacionales, un 52.42% del padrón), el Movimiento Peronista ya no necesitaba realizar una gran gira con su candidato por todo el país, como sí se hizo durante la campaña de 1946. Muy por el contrario, Perón no abandonó la Capital Federal durante toda la campaña.[20]

Además de remarcar la necesidad de continuar con el proceso de reforma, Perón se dedicó a atacar a sus opositores, relacionándolos con un pasado político ilegítimo para el país que debía ser olvidado. Perón utilizó comentarios despectivos contra sus oponentes, calificando categóricamente a Balbín, Frondizi y los demás candidatos como "antipatrias" o "imperialistas", con un marcado y evidente intento de polarizar la campaña entre el peronismo y el antiperonismo, e identificar al antiperonismo con la oligarquía imperante antes de su llegada al poder, y con el imperialismo estadounidense, manifestando un retorno de la retórica "Braden o Perón" de 1946, que había jugado un papel decisivo en la primera victoria electoral peronista.[21]​ Más allá de eso, se considera que el Movimiento Peronista limitó mucho su campaña por considerar innecesario un excesivo despliegue, al tener casi garantizada la reelección de Perón.[22]

Dentro del espacio opositor, el radicalismo gozaba de una ventaja considerable al ser para comienzos de la campaña el único partido que ocupaba espacios de poder en todo el país, con algunas bancas en la Cámara de Diputados y varias en las legislaturas provinciales. La UCR fue el primer partido en proclamar su fórmula presidencial y el primero en emprender los actos proselitistas, recorriendo todo el país. Dadas las circunstancias, sus posibilidades de atraer adhesiones dependieron exclusivamente del espacio físico que pudieron ganar con su voz. La fórmula recorrió en primer término las provincias más alejadas, concentrándose en una segunda etapa en las grandes ciudades del litoral y dedicando el tiempo final de la campaña para la provincia de Buenos Aires, la más poblada del país. Buscando constituirse como una alternativa viable al peronismo, la campaña del radicalismo buscó ocultar las luchas internas del partido entre intransigentes y unionistas, presentado una imagen de una sola unidad.[19]​ La campaña de Balbín y Frondizi se basó en la amplia labor parlamentaria que había llevado a cabo el radicalismo, y buscó plantear una diferencia entre los legisladores peronistas y los legisladores radicales, que habían apoyado medidas sociales peronistas favorables a los trabajadores pero rechazado aquellas legislaciones que consideraban antidemocráticas. Para entonces, sin embargo, gran parte de la bancada radical electa en 1946 estaba diezmada por la derrota de 1948 y el arresto de varios diputados, incluyendo Balbín y Ernesto Sammartino, quien protagonizó un escándalo al utilizar el término despectivo "Aluvión zoológico" para referirse a los simpatizantes del peronismo.[23]

La busca del radicalismo de captar la mayor cantidad del voto antiperonista por encima de las bases partidarias se hizo evidente en su plataforma electoral para los comicios presidenciales, preparada durante el período postconstituyente inmediato. Su programa electoral omitía el apoyo de la UCR a la ley 1.420, que reglamentaba la enseñanza laica, con el objetivo de atraer el voto conservador católico.[20]​ Sin embargo, desde la llegada al liderazgo del partido del Movimiento de Intransigencia y Renovación, la nueva dirigencia puso de manifiesto que la irrupción del peronismo había conllevado la entrada en la política argentina de nuevos valores de los cuales ya no podrían salir si se quería plantear una disputa electoral coherente. Numerosos eslóganes del radicalismo demostraron que había extraído del peronismo la utilización de frases que emulaban un espíritu de revolución, como por ejemplo, en lo referido a la reivindicación de las bases federales y comunales de la organización nacional, el programa electoral de 1951 establecía el deseo de la UCR de lograr la "emancipación de las comunas y provincias del centralismo político y económico".[20]​ Para evitar diferenciar demasiado su programa de gobierno respecto al del oficialismo, la UCR acusó al gobierno de totalitarismo, remarcando que una derrota peronista no significaría necesariamente la caída de las leyes sociales, sino un incremento de los valores democráticos, enunciando en la plataforma una "economía auténticamente popular, libre de las oligarquías internas y del imperialismo internacional". En el plano exterior, la campaña de Balbín se centró en tratar de visibilizar la represión contra la oposición ante la comunidad internacional, buscando reflexionar sobre la "lucha por una Argentina que participe fraternalmente en la consolidación de un mundo libre y democrático".[20]

El Partido Socialista, sin representación legislativa desde la irrupción del peronismo, recurrió a la fundación de nuevos periódicos opositores que ocuparan el lugar del diario diezmado La Vanguardia, dedicado ahora exclusivamente a afiliados al socialismo. Nuevas Bases, dirigido por Nicolas Repetto, irrumpió a mediados en 1950.[19]​ La campaña del PS se centró en la represión del gobierno, y la necesidad de ponerle fin. La intervención del partido en las huelgas de principios del año había provocado que la mayoría de los excluidos del indulto presidencial fueran militantes del partido, ocasionando un gran desangramiento y la ausencia de varios votantes al momento de la elección.[24]

Aunque la primera parte de la campaña fue considerada en su mayoría tranquila, aquellos que asistían a concentraciones opositoras debieron enfrentarse a ataques vandálicos creados con el fin de provocar inestabilidad. La policía, al intervenir en los desórdenes resultantes, no lo hizo de forma ecuánime, utilizando gas lacrimógeno, golpeando y deteniendo a los opositores al gobierno. Los medios de comunicación oficialistas apenas mencionaban a los candidatos opositores para desacreditarlos, siendo particular el apodo BlaBlín para referirse a Balbín, ya utilizado cuando este fue candidato a gobernador bonaerense en las elecciones de 1950.[22]

El 28 de septiembre de 1951, se produjo un intento de golpe de estado militar encabezado por el general retirado Benjamín Menéndez, que tras una serie de tiroteos aislados fue rápidamente sofocado con una sola baja gubernamental, del cabo Miguel Farina. La intentona golpista fracasada, además de consolidar la popularidad de Perón y afianzar su institucionalidad, le dio al gobierno la posibilidad de incrementar la represión contra la oposición en plena campaña electoral. En pleno golpe, el presidente decretó estado de guerra interno y la CGT convocó a un paro general de 24 horas. Perón habló ante una multitud congregada en la Plaza de Mayo para protestar por el planteo militar. El cabo Farina sería sepultado con todos los honores, mientras que el jefe insurrecto y sus más inmediatos colaboradores detenidos fueron enjuiciados de inmediato y recibieron penas de prisión.[25]

Evita llora y abraza a Perón durante el acto del 17 de octubre.

Tras el intento de golpe, el clima de campaña ya de por sí tenso se enardeció y polarizó por completo. El 15 de octubre, Perón pronunció un discurso emitido por las principales difusoras de radio nacionales. Allí acusó a Frondizi, Miguel Ángel Zavala Ortiz, Reynaldo Pastor y Silvano Santander, entre otros, de haber sido cómplices del levantamiento de Menéndez.[26]​ Se produjeron ataques simultáneos contra la oposición ese mismo día. Sin embargo, los únicos diarios que difundiron estos ataques fueron La Nación y Clarín, aunque también reprodujeron el discurso de Perón junto a los demás medios de comunicación.[19]​ En Paraná, durante un acto protagonizado por Balbín, se produjeron disparos, resultando herido Santander.[27]​ Al mismo tiempo, en un acto del Partido Comunista se produjo la muerte de uno de los atacantes y de un militante, al tiempo que Rodolfo Ghioldi, el candidato presidencial del partido, recibió un balazo en la proximidad de su columna vertebral.[27]​ Contra los deseos de su partido, Palacios anunció que retiraba su candidatura en protesta por la ola de violencia, pero de todas formas sus boletas estarían presentes el día de la elección.[28][27]​ Lo mismo haría Luciano Molinas, del Partido Demócrata Progresista, el día previo a los comicios.[19][29]

Dos días después de estos sucesos, el 17 de octubre, al cumplirse seis años del Día de la Lealtad (la masiva protesta que provocó la liberación de Perón por parte del gobierno militar), se celebró un masivo acto en la Plaza de Mayo. Durante el mismo tuvo lugar la primera transmisión televisiva en la historia argentina, realizada por el Canal 7, un canal privado que contaba con apoyo estatal. La idea de televisar el Día de la Lealtad correspondió a la propia Eva luego de haber sido aceptada por Perón la importación de algunos aparatos de televisión a la Argentina.[30]​ Al momento de transmitirse el acto televisado, en Argentina había solo unos 2500 televisores, sumamente costosos.[31]​ En dicha transmisión, la Primera Dama dio un emotivo discurso desde el balcón de la Casa Rosada, pidiéndole al pueblo que, "si no llegara a estar por mi salud, cuiden a Perón", agregando: "Yo sé que ustedes recogerán mi nombre y lo llevarán como bandera a la victoria". En ese momento estalló en llanto y se se dio vuelta para abrazar a Perón, escena que quedó registrada en una histórica foto. El discurso que Evita pronunció ese día ha sido considerado como uno de sus testamentos políticos.[32]

Desde el 31 de octubre hasta poco después de los comicios, Perón decidió delegar provisoriamente el mando, estando el presidente provisional del Senado Alberto Tessaire, quien luego fuera elegido vicepresidente, a cargo del poder ejecutivo para gestionar los comicios.[33]​ A pesar de todavía ser vicepresidente e incluso ser candidato a la reelección, Hortensio Quijano no asumió el mando por encontrarse de licencia por enfermedad.[33]​ El día anterior al proceso electoral, Teisaire levantó por iniciativa de Perón el estado de guerra interno durante la jornada.[34]​ La noche del 3 de noviembre, Eva Perón fue trasladada a un hospital para realizarse una intervención quirúrgica tres días más tarde, a cargo del famoso oncólogo estadounidense George Pack. Debido al delicado estado de salud de la Primera Dama, el Movimiento Peronista anunció el 4 de noviembre que pondrían fin a la campaña proselitista, aunque continuarían distribuyendo propaganda. En el mismo comunicado, la dirigencia peronista declaró que las obras del gobierno serían suficiente para asegurarse el triunfo y que "los comicios del 11 de noviembre solo serán la reafirmación en las urnas de la gratitud popular".[35]

El 9 de noviembre, el radicalismo concluyó su campaña con un acto relativamente concurrido en Capital Federal. Durante el mismo, Balbín definió la fórmula presidencial radical como "una realidad que sabrá orientar al país por el camino del orden, por la senda de la justicia social, y la limpieza moral, porque hay que usar el voto como arma de liberación". Ese mismo día, Eva Perón emitió una corta alocución radial, durante la cual dio el siguiente mensaje para cerrar la campaña peronista: "No votar por Perón, para un argentino, es traicionar al país".[20][36]

Jornada electoral[editar]

Eva Perón, ya enferma, votando en el Hospital de Avellaneda.

El 11 de noviembre, día del comicio, inició el día con un clima húmedo y posteriormente se desataron lluvias torrenciales en la provincia de Buenos Aires, que sin embargo, no parecieron afectar el ánimo del electorado, en especial el femenino. La jornada electoral comenzó a las 8:00 de la mañana con una enorme afluencia de votantes. Los medios de comunicación destacaron que al principio de la jornada, en los centros donde votarían tanto mujeres como varones (aunque con padrones y mesas separadas), la concurrencia femenina prácticamente "doblaba" a la masculina.[37]​ A partir del mediodía, ya había votado el 57% del padrón en Capital Federal, y un 55% en las provincias más pobladas como Buenos Aires, Córdoba, o Santa Fe.[37]

Perón votó a las 8:15 en la mesa número 7 del circuito 193, circunscripción 21, y asistió acompañado por el jefe de policía Arturo Bertollo. Para entonces, sin embargo, ya había una multitudinaria fila de votantes, que al reconocerlo comenzó a vitorearlo y proponerle que se adelantara y votara primero. Perón rechazó la propuesta y esperó su turno junto a los demás votantes.[37]​ Por su parte, Balbín emitió su voto en la mesa funcional del Palacio de los Tribunales en la ciudad La Plata, a las 13:30.[38]​ Encontrándose internada Evita después de su operación, la Junta Nacional Electoral envió autoridades al policlínico "Presidente Perón" en Avellaneda, cerca de las 10:30. La esposa del presidente emitió su voto desde la cama, en presencia de apoderados del Partido Peronista. En situación similar tras haber sido herido de bala, el candidato comunista Rodolfo Ghioldi también votó desde la internación, en el sanatorio Cussatis, con apoderados del Partido Comunista Argentino acompañando a las autoridades electorales.[37]

Resultados[editar]

Primer sufragio femenino en Santa Rosa, provincia de La Pampa.

Las elecciones resultaron en una aplastante victoria para el Movimiento Peronista (tanto el PP como el PPF), siendo reelegido Perón con más del 63% de los votos (la mayor victoria electoral de un candidato presidencial argentino desde la instauración del voto secreto) contra el 32% de Ricardo Balbín. Ningún otro candidato superó el 3% de los votos.[39]

Siendo las primeras elecciones en las que se ejerció el voto femenino, sobre un total de 8.623.646 empadronados, 4.225.467 eran mujeres (48,9% del padrón). En cifras de participación, aunque al principio de la jornada muchas más mujeres que varones se presentaron a votar, la diferencia no fue muy alta, y finalmente votó el 90.32% de las ciudadanas inscriptas contra un 88.16% de ciudadanos. Un 64% de las mujeres votó al peronismo, un porcentaje ligeramente superior al de los varones, del 63%; siendo el peronismo la única fuerza de la jornada por la que votaron más mujeres que varones. Asimismo, el Partido Peronista Femenino logró obtener 23 diputadas, tres delegadas de territorios nacionales y 6 senadoras ―las únicas mujeres presentes en el Congreso Nacional―,[40]​ y 80 legisladoras provinciales.[41]

Además, con el objetivo de dotar una mayor autonomía a los territorios nacionales, el gobierno convirtió en provincias a La Pampa y a Chaco, prosiguiendo con la provincialización de Misiones en 1953 y de Neuquén, Río Negro, Formosa, Chubut y Santa Cruz en 1955 a partir de allí esas provincias eligieron a sus gobernadores, que antes eran designados por el Poder Ejecutivo. Así mismo pudieron designar a través del voto por primera vez a sus senadores y diputados nacionales.[42]

Candidato a
presidente
Candidato a
vicepresidente
Partido Votos %
Juan Domingo Perón Hortensio Quijano Partido Peronista-Partido Peronista Femenino 4.745.168 63.40
Ricardo Balbín Arturo Frondizi Unión Cívica Radical 2.415.750 32.28
Reynaldo Pastor Vicente Solano Lima Partido Demócrata Nacional 174.399 2.33
Rodolfo Ghioldi Alcira de la Peña Partido Comunista Argentino 71.318 0.95
Alfredo Palacios Américo Ghioldi Partido Socialista 54.920 0.74
Genaro Giacobini Jorge Francisco Rivero Partido Salud Pública 5.512 0.07
Luciano Molinas Juan A. Díaz Arana Partido Demócrata Progresista 2.625 0.03
José Fernando Penelón Beniamino A. Semiza Concentración Obrera 1.396 0.01
Votos positivos 7.471.088 98.55
Votos en blanco/anulados 122.860 1.55
Participación 7.593.948 87.95
Abstenciones 1.040.050 12.05
Electores registrados 8.633.998 100.00
Fuente: Todo Argentina

Resultados por distrito[editar]

Perón obtuvo mayoría absoluta de votos en todos los distritos del país, fenómeno que no ha vuelto a repetirse en la historia electoral argentina. En las elecciones de septiembre de 1973 (las últimas de las tres que ganó Perón), triunfaría de nuevo en todos los distritos pero en Capital Federal y Entre Ríos solo por mayoría simple. Los resultados más estrechos para el peronismo fueron en Córdoba (52.72%) y Capital Federal (55.90%). En todos los demás distritos, el peronismo obtuvo más del 63% de los sufragios.

Distrito Perón/Quijano
(PP + PPF)
Balbín/Frondizi
(UCR)
Otras
fuerzas
Votos válidos Nulos/Blancos Registrados/
Participación
Votos % Votos % Votos % Votos % Votos %
Buenos Aires 1.340.785 63.14% 680.845 32.06% 101.961 4.80% 2.123.591 98.59% 30.346 1.41% 2.443.393 88.15%
Capital Federal 848.771 55.90% 620.651 40.88% 48.931 3.22% 1.518.353 98.91% 16.738 1.09% 1.655.959 92.70%
Catamarca 49.512 77.01% 13.773 21.42% 1.004 1.57% 64.289 99.01% 645 0.99% 76.666 84.70%
Córdoba 406.201 52.72% 319.736 41.49% 42.102 5.79% 770.560 99.09% 7.099 0.91% 858.173 90.62%
Corrientes 138.007 64.36% 57.250 26.70% 19.164 8.94% 214.421 98.84% 2.508 1.16% 275.553 78.72%
Entre Ríos 220.822 63.00% 112.552 32.11% 17.139 4.89% 350.513 98.02% 7.078 1.98% 411.224 86.96%
Jujuy 48.299 79.29% 9.137 15.00% 3.480 5.71% 60.916 97.67% 1.456 2.33% 72.441 86.10%
La Rioja 34.995 73.85% 12.385 26.14% 6 0.01% 47.386 98.98% 488 1.02% 57.962 82.60%
Mendoza 181.551 66.89% 57.601 21.22% 32.247 11.88% 271.399 98.56% 3.971 1.44% 318.828 86.37%
Salta 86.217 77.18% 25.264 22.62% 221 0.20% 111.702 96.89% 3.582 3.11% 145.601 79.18%
San Juan 97.052 78.55% 20.606 16.68% 5.895 4.77% 123.553 97.36% 3.348 2.64% 138.492 91.63%
San Luis 50.662 70.91% 11.270 15.77% 9.514 13.32% 71.446 98.95% 756 1.05% 88.657 81.44%
Santa Fe 550.588 65.22% 272.181 32.24% 21.486 2.54% 844.255 98.00% 17.204 2.00% 931.887 92.44%
Santiago del Estero 154.313 78.72% 39.020 19.90%[a] 2.704 1.38% 196.037 98.66% 2.662 1.34% 257.869 77.05%
Tucumán 209.810 71.21% 76.059 25.82% 8.752 2.97% 294.621 98.29% 5.131 1.71% 334.408 89.64%
Presidente Perón[b] 122.304 83.38% 20.286 13.83% 4.091 2.79% 146.681 98.19% 2.697 1.81% 191.978 77.81%
Eva Perón[c] 49.773 75.03% 16.248 24.49% 318 0.48% 66.339 98.65% 909 1.35% 81.027 82.99%
Formosa 18.955 72.27% 7.080 26.99% 193 0.74% 26.228 97.98% 540 2.02% 35.541 75.32%
Misiones 47.081 71.18% 18.485 27.95% 575 0.87% 66.141 98.50% 823 1.50% 82.591 81.30%
Río Negro 35.889 75.14% 11.632 24.35% 220 0.51% 47.761 98.17% 890 1.83% 61.549 79.04%
Neuquén 22.493 80.94% 5.219 19.06% 0 0.00% 27.791 98.51% 420 1.49% 36.265 77.79%
Chubut 14.866 78.25% 3.870 20.37% 261 1.37% 18.997 98.31% 326 1.69% 28.540 67.70%
Santa Cruz 3.360 71.95% 1.280 27.41% 30 0.64% 4.670 98.19% 86 1.81% 6.924 68.69%
Comodoro Rivadavia 12.384 79.87% 3.117 20.13% 0 0.00% 15.506 97.45% 406 2.55% 21.273 74.80%
Tierra del Fuego 478 69.58% 203 29.55% 6 0.87% 687 98.00% 14 2.00% 1.197 58.56%
Total 4.745.168 63.40% 2.415.750 32.28% 310.170 4.32% 7.471.088 98.55% 122.860 1.55% 8.633.998 87.95%
Fuente: Elecciones presidenciales del 11 de Noviembre de 1951 – Cómputos totales de distritos

Elecciones para Gobernadores de Provincia[editar]

Elección de Gobernadores de provincia
Cargos a elegir: 14
Distrito Gobernador electo Partido Mapa
Buenos Aires Carlos Aloé Peronista Elecciones provinciales de Argentina de 1951.png
Catamarca Armando Casas Nóblega Peronista
Córdoba Raúl Lucini Peronista
Corrientes Raúl Benito Castillo Peronista
Entre Ríos Felipe Texier Peronista
Jujuy Jorge Villafañe Peronista
La Rioja Juan Melis Peronista
Mendoza Carlos Horacio Evans Peronista
Salta Ricardo Joaquín Durand Peronista
San Juan Rinaldo Viviani Peronista
San Luis Víctor Endeiza Peronista
Santa Fe Luis Cárcamo Peronista
Santiago del Estero Francisco Javier González Peronista
Tucumán Luis Cruz Peronista

Consecuencias[editar]

La aplastante victoria peronista, aunque afianzó la institucionalidad del gobierno, terminó de convencer a una mayoría de la oposición de que una salida electoral no era posible. Antes de las elecciones, grupos opositores habían previsto un desgaste progresivo del gobierno cuando el modelo económico se agotara, situación que finalmente no se dio. De hecho, el arrollador triunfo, sumado a la manipulación de los distritos electorales uninominales, que dio al oficialismo una mayoría del 90% de las bancas en la Cámara de Diputados, consagró la estabilidad del gobierno por un tiempo más, y las señales de desgaste que conducirían al golpe de estado de septiembre de 1955 no se empezarían a notar hasta 1953.[19]

Nada más finalizado el comicio, la situación de tensión se reanudó y Perón ordenó el retorno del estado de guerra interno el 12 de noviembre.[34]​ El reelecto vicepresidente Juan Hortensio Quijano falleció en abril de 1952, antes de asumir su segundo mandato, por lo cual en 1954 se celebraron comicios para vicepresidente. Ya iniciado su segundo periodo presidencial, el gobierno peronista comenzó a tornarse cada vez más represivo, sobre todo después del fallecimiento de Eva Perón tan solo un mes más tarde, y los ataques contra la oposición se intensificaron. A partir de 1954, Perón pasó de buscar una alianza con la Iglesia católica (como en su primer mandato) a atacarla sistemáticamente, contribuyendo a la creciente oposición de sectores organizados de la sociedad en su contra, conduciendo a su caída en 1955.[43]

Galería[editar]

Notas y referencias[editar]

Notas[editar]

  1. En Santiago del Estero, la Unión Cívica Radical se unió con el Partido Radical Unionista y presentaron la misma fórmula presidencial. La UCR recibió 27.572 sufragios (14.06%) y el PRU 11.448 (5.84%).
  2. Actual provincia del Chaco.
  3. Actual provincia de La Pampa.

Referencias[editar]

  1. Incluye votos en blanco
  2. Hammond, Gregory, The Women's Suffrage Movement and Feminism in Argentina From Roca to Peron, University of New Mexico Press, 2011.
  3. Hasta 1949 la Constitución argentina establecía para la elección presidencial el sistema de sufragio indirecto por colegios electorales provinciales, razón por la cual los ciudadanos que residían en los "territorios nacionales" no podían votar al presidente de la Nación. La reforma constitucional de 1949 estableció que el presidente de la Nación debía ser elegido por voto directo en distrito nacional único.
  4. Braun, Herbert, “Populazos, populitos, populismos”, en Guy Hermet, Soledad Loaeza y Jean-Francois Prud’homme (eds.), Del populismo de los antiguos al populismo de los modernos, México, El Colegio de México, 2001, pp. 251-274.
  5. Nohlen, Dieter, Elections in the Americas, Oxford, University Press, vol. I, 2005.
  6. http://www.elhistoriador.com.ar/documentos/ascenso_y_auge_del_peronismo/constitucion_de_la_nacion_argentina_1949.php
  7. «22 de agosto de 1951. Cabildo Abierto del Justicialismo», artículo de Mónica Amaré, en el sitio web de la UNSAM (Universidad Nacional de San Martín), 2006, pág. 10]
  8. Fragmentos de los discursos pronunciados por Eva Perón el 22 de agosto de 1951 http://www.youtube.com/watch?v=OFmRGwLLliE
  9. Eickhoff, Georg, "El 7 de Octubre al revés: la desmovilización del pueblo peronista por medio del renunciamiento de Eva Perón”, Desarrollo Económico: Revista de Ciencias Sociales, 36 (1996), pp. 635-660.
  10. a b Todo Argentina: 1951
  11. El Bloque de los 44
  12. CORNBLIT, Oscar (1975). «La opción conservadora en la política argentina». Desarrollo Económico 14 (56). [1] consultado el 20-May-2006. Archivado desde el original el 19 de marzo de 2007. 
  13. https://web.archive.org/web/20150520112548/http://archivohistorico.educ.ar/content/r-pastor-contra-voto-obligatorio-para-mujeres
  14. Recalde, Artiz. La Constitución Argentina de 1949, génesis y caída
  15. a b Rosa, 216
  16. [http://www.diasdehistoria.com.ar/content/el-papel-del-peronismo
  17. Mengascini, Hugo (28 y 29 de agosto de 2008). «Conflictos y huelgas ferroviarias durante el período peronista. El caso de los trabajadores ferroviarios de Tandil (1946-1955)». Historia Política. La Plata: 3ras. Jornadas sobre la política en Buenos Aires en el siglo XX de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación - UNLP. 
  18. Di Giacinti, Daniel (Director) (2013). «Perón, la revolución olvidada (Capítulo 5. El renunciamiento)». Fundación Villa Manuelita. Consultado el 8 de septiembre de 2013. 
  19. a b c d e f g La Prensa en las elecciones presidenciales de 1951: el actor ausente
  20. a b c d e Consolidación republicana en América Latina, Rosario Sevilla Soler, P. 47
  21. Miguel A. Scenna (1974): Braden y Perón. Buenos Aires: Korrigan, pag. 76
  22. a b Radicales vs, peronistas en las elecciones presidenciales de 1951: Balbín, Lebensohn y el Comité de la UCR de la provincia de, Buenos Aires
  23. Jorge R. Vanossi; El Doctor Ernesto Sanmartino: vida y obra, Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas, 26 de abril de 2000 (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  24. El Partido Socialista en la Argentina Peronista
  25. Gambini, Hugo: La primera presidencia de Perón. Testimonios y documentos pág.402 nota 29 Buenos Aires 1983 Centro Editor de América Latina ISBB 950-25-000-6
  26. El General Perón refiriose a los sucesos del 28 de septiembre, El Litoral, 16 de octubre de 1951
  27. a b c El golpe de estado fallido del general Benjamín Menéndez
  28. Los partidos políticos y su actuación, El Litoral, 8 de noviembre de 1951
  29. No participarán en los comicios de mañana los Demócrata Progresistas, El Litoral, 10 de noviembre de 1951
  30. «17 de octubre de 1951 Televisión Argentina, día uno». Revista Siete Días Ilustrados. 4 de octubre de 1971. 
  31. Arribá, Sergio: “El Peronismo y la política de radiodifusión (1946-1955)”, Mucho ruido y pocas leyes. la Crujía. Buenos Aires. 2005
  32. http://www.tvpublica.com.ar/institucional-la-tvp/historia/
  33. a b Delegó hoy el mando el General Perón, El Litoral, 31 de octubre de 1951
  34. a b Vuelve a regir el estado de guerra interno, El Litoral, 12 de noviembre de 1951
  35. El Movimiento Peronista resolvió poner término a la campaña proselitista, El Litoral, 4 de noviembre de 1951
  36. Perón y los medios de comunicación: la conflictiva relación de los gobiernos justicialistas con la prensa, Pablo Sirvén
  37. a b c d Con absoluta normalidad y gran concurrencia de votantes se realizó la jornada electoral, El Litoral, 11 de noviembre de 1951
  38. Con absoluta corrección se desenvolvió el acto comicial, El Litoral, 11 de noviembre de 1951
  39. Mark P. Jones et. al., "Argentina" en Nohlen, Dieter, Elections in the Americas, Oxford, University Press, vol. I, 2005.
  40. Colombo, Susana (8 de marzo de 2002). «Hace 50 años las mujeres lograban entrar al Congreso». Clarín. Consultado el 15 de junio de 2016. 
  41. Ceruti, Leónidas (11 de noviembre de 2015). «A 64 años de que las mujeres argentinas votasen por primera vez». La Izquierda Diario. Consultado el 9 d junio de 2016. 
  42. Luciano de Privitellio: “Los límites de la abstracción: individuo, sociedad y sufragio en los territorios Nacionales en VI Jornadas de Historia Política Programa Buenos Aires, UNMdP, octubre 2010.
  43. Braun, Herbert, “Populismos latinoamericanos”, en Marco Palacios y Gregorio Weinberg (eds.), Historia General de América Latina, Paris, UNESCO-Trotta, vol. VIII, pp. 371-375.

Enlaces externos[editar]