Elecciones presidenciales de Argentina de 1951

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
← 1946 • Bandera de Argentina • 1958 →
Elecciones presidenciales de Argentina de 1951
Domingo 11 de noviembre de 1951
Tipo Presidencial
Período 4 de junio de 1952
4 de junio de 1958

Demografía electoral
Hab. inscritos 8.633.998
Votantes 7.593.948
Participación
  
87.95% Green Arrow Up.svg 3.4%
Votos válidos 7.483.959 (98,55%)
Votos nulos 109.989 (1,55%)[1]

Resultados
Juan Domingo Perón - Official portrait B.jpg
Juan Domingo Perón – PJ
Votos 4.745.168 Green Arrow Up.svg 219.1%
  
63.40%
Ricardo Balbín - Gente 734 AG 1979.jpg
Ricardo Balbín – UCR
Votos 2.415.750  
  
32.28%
Replace this image male.svg
Reynaldo Pastor – PDN
Votos 174.399  
  
2.33%

Mapa del resultado de la elección
Elecciones presidenciales de Argentina de 1951

Coat of arms of Argentina.svg Presidente de Argentina
Titular
Juan Perón
PP

Las elecciones presidenciales de Argentina de 1951 se llevaron a cabo el 11 de noviembre y contaron con la participación de casi el 88% de los electores registrados. Fueron las primeras elecciones en que las mujeres pudieron ejercer su recién adquirido derecho al voto;[2]​ también fueron las primeras en que se pudieron elegir mediante voto directo a los legisladores y al vicepresidente. Resultó reelecto el presidente Juan Domingo Perón y como vicepresidente Juan Hortensio Quijano, siendo la primera reelección presidencial inmediata de la historia argentina. Estas elecciones se caracterizaron porque la fórmula vencedora obtuvo el mayor porcentaje de sufragios en relación a los habitantes inscritos desde que se instaló el sufragio universal en Argentina en 1947.

La constitución de 1949[editar]

Perón con una copia de la Constitución de 1949.

Una vez como presidente, luego de ganar la elección de 1946, Perón comenzó un programa de nacionalización de industrias clave para el desarrollo de una economía rentista fincada en el excedente de las exportaciones argentinas. Se nacionalizó el Banco Central, la industria ferrocarrilera (con el fin de reorganizar desde el gobierno la distribución y transportación de materias primas a los puertos importantes del país bajando los costos de transportación), y creó el Instituto Argentino de Promoción del Intercambio (IAPI), que tenía por fin centralizar el comercio exterior y crear el excedente económico entre el precio que el Instituto fijaba y al que se compraba en Europa, para luego ser redistribuido entre los distintos sectores económicos de la Argentina.[3]

La Constitución Argentina de 1949, sancionada durante el primer gobierno de Juan Domingo Perón (1946-1952), incorporó los derechos de segunda generación que caracterizan al constitucionalismo social: integró los derechos de los trabajadores (decálogo del trabajador); la igualdad de hombres y mujeres en las relaciones familiares; la autonomía universitaria; los tres artículos económicos que establecen la función social de la propiedad; el deber del capital de estar al servicio del bienestar social y las reglas para la intervención del Estado en la economía (normas sobre nacionalizaciones y el control estatal de los servicios públicos).

Para los fines de la elección de 1951, la reforma más importante en la Constitución de 1949 fue la eliminación del consejo electoral, para dar paso a la elección directa del presidente, del vicepresidente y de los representantes, sin prohibición de reelección inmediata y la reelección indefinida del presidente.[4]

La candidatura y el renunciamiento de Eva Perón[editar]

Boleta electoral de la fórmula Perón-Quijano.
Discurso de Eva Perón conocido como el discurso de renunciamiento. Emitido por LRA Radio Nacional en 1951.

Durante la primera mitad de 1951 no era claro que Juan Domingo Perón optaría por la reelección. El 25 de julio de ese año, la Confederación General de Trabajadores hizo público su deseo de que el presidente participara en las elecciones de noviembre. Una semana después, la CGT también incluyó a Evita Perón en su fórmula presidencial, como vicepresidenta. La primera dama expresó de inmediato su rechazo a la propuesta política de la Confederación. Sin embargo, en el “Cabildo abierto del justicialismo”, que se celebró el 22 de agosto en las avenidas 9 de julio y Belgrano de Buenos Aires, con la presencia de más de dos millones de personas.[5]Ángel Borlenghi se pronunció insistentemente a favor de la candidatura de Evita:

«…los empleados de comercio decimos, y los sindicatos obreros dicen, y toda la clase trabajadora organizada repite, con la CGT, que aunque Eva Perón no quiera aceptar, en eso también vamos a ser indisciplinados nosotros y vamos a hacer lo que nos parece, que es imponerla como candidata, porque con eso derrotamos a nuestros enemigos, refirmamos el movimiento justicialista, defendemos a la Revolución, y la Nueva Argentina, potente, tendrá un nuevo halito, un nuevo aliento y una frescura y lozanía que la hará marchar firme y segura hacia la senda de su grandeza futura».

Dos millones de personas presenciaron el acto de la presentación de la fallida fórmula Perón-Eva Perón.

Ahí, frente a los más de dos millones de personas que aclamaban su participación en la elección presidencial, Eva Perón pidió a los trabajadores que no la obligaran a “hacer algo que no quería hacer”. Ante la exigencia de la multitud y el rechazo a su negativa a aceptar la candidatura, Evita pidió unas horas más para decidir y conminó a los presentes a desconcentrarse. Horas más tarde, ya desde la residencia oficial argentina, Eva Perón dirigió a la nación un mensaje transmitido por la radio, para anunciar su decisión irrevocable de declinar la candidatura a la vicepresidencia.[6]​ Este acto es conocido como el renunciamiento.

Ante la decisión definitiva de Evita, el Consejo Superior del Partido Peronista decidió aceptar como causa de fuerza mayor la voluntad inquebrantable de la primera dama y retirar su candidatura, apoyada por los entusiasmos sindicalistas, para colocar a Quijano en la fórmula como acompañante de Perón en la elección.[7]​ La deteriorada salud de Eva Perón resultó a la postre un factor determinante del fracaso de su candidatura a vicepresidente.

Voto femenino[editar]

Eva Perón, ya enferma, votando en el Hospital de Avellaneda.
Primer sufragio femenino en Santa Rosa, provincia de La Pampa.

En las elecciones de ese año, el voto femenino fue ejercido por primera vez. Sobre un total de 8.623.646 empadronados, 4.225.467 eran mujeres (48,9% del padrón). Votó el 90,32% de las ciudadanas inscriptas.

Resultados[8][editar]

Fórmula Partido Votos Porcentaje
Juan Perón-Hortensio Quijano Button accept.png Partido Peronista 4,745,168 63.5
Ricardo Balbín-Arturo Frondizi Unión Cívica Radical 2,415,750 32.3
Otros 310,170 4.2
Votantes registrados 8,633,998
Votantes participantes 7,593,948 87.95
Votos válidos 7,471,088 98.4
Votos no válidos 122,860 1.6
Total 7,593,948 100

El 11 de noviembre se llevaron a cabo los comicios, a través del sistema de voto directo. Con mejores resultados que los obtenidos en su primera elección los votantes eligieron al Presidente y a sus legisladores y con una participación del 88%. Fue reelecto Juan Domingo Perón. Sin embargo el reelecto vicepresidente Juan Hortensio Quijano falleció antes de asumir su segundo mandato, por lo cual en 1954 se celebraron comicios para vicepresidente. Ya iniciado su segundo periodo presidencial, Perón pasó de buscar una alianza con la iglesia (como en su primer mandato) a atacarla sistemáticamente, contribuyendo a la creciente oposición de sectores organizados de la sociedad en su contra, siendo derrocado por un derrocamiento en 1955.[9]

El voto en los Territorios Nacionales[editar]

Con el objetivo de dotar una mayor autonomía a los territorios nacionales, el gobierno convirtió en provincias a La Pampa y a Chaco, prosiguiendo con la provincialización de Misiones en 1953 y de Neuquén, Río Negro, Formosa, Chubut y Santa Cruz en 1955 a partir de allí esas provincias eligieron a sus gobernadores, que antes eran designados por el Poder Ejecutivo. Así mismo pudieron designar a través del voto por primera vez a sus senadores y diputados nacionales.[10]

Galería[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Incluye votos en blanco
  2. Hammond, Gregory, The Women's Suffrage Movement and Feminism in Argentina From Roca to Peron, University of New Mexico Press, 2011.
  3. Braun, Herbert, “Populazos, populitos, populismos”, en Guy Hermet, Soledad Loaeza y Jean-Francois Prud’homme (eds.), Del populismo de los antiguos al populismo de los modernos, México, El Colegio de México, 2001, pp. 251-274.
  4. Nohlen, Dieter, Elections in the Americas, Oxford, University Press, vol. I, 2005.
  5. «22 de agosto de 1951. Cabildo Abierto del Justicialismo», artículo de Mónica Amaré, en el sitio web de la UNSAM (Universidad Nacional de San Martín), 2006, pág. 10]
  6. Fragmentos de los discursos pronunciados por Eva Perón el 22 de agosto de 1951 http://www.youtube.com/watch?v=OFmRGwLLliE
  7. Eickhoff, Georg, "El 7 de Octubre al revés: la desmovilización del pueblo peronista por medio del renunciamiento de Eva Perón”, Desarrollo Económico: Revista de Ciencias Sociales, 36 (1996), pp. 635-660.
  8. Mark P. Jones et. al., "Argentina" en Nohlen, Dieter, Elections in the Americas, Oxford, University Press, vol. I, 2005.
  9. Braun, Herbert, “Populismos latinoamericanos”, en Marco Palacios y Gregorio Weinberg (eds.), Historia General de América Latina, Paris, UNESCO-Trotta, vol. VIII, pp. 371-375.
  10. Luciano de Privitellio: “Los límites de la abstra cción: individuo, sociedad y sufragio en los territorios Nacionales en VI Jornadas de Historia Política Programa Buenos Aires, UNMdP, octubre 2010.

Enlaces externos[editar]