Partido comunista

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Partido Comunista»)
Saltar a: navegación, búsqueda
La estrella roja, símbolo comunista.
La hoz y el martillo, símbolo usado, a veces con variaciones, por los partidos comunistas.

Un partido comunista es un partido político que basa su ideología y prácticas políticas en la teoría marxista en cualquiera de sus modalidades o escuelas y la implementación de una sociedad comunista. El partido comunista, a diferencia de los partidos socialistas, socialdemócratas y laboristas (que se crean en la segunda mitad del siglo XIX), surge en la primera mitad del siglo XX como resultado de la I Guerra Mundial (1914-1921), la revolución bolchevique (1917) y, sobre todo, por la creación de la Internacional Comunista. Es el resultado de la división de los partidos integrantes de la Segunda Internacional que se oponen a la guerra, apoyan la revolución bolchevique y se consideran revolucionarios y contrarios a las llamadas tácticas "revisionistas". Como crítica a la socialdemocracia y su diversidad de opiniones y facciones está la idea de que el partido debe ser una organización cohesionada y disciplinada, compuesto por revolucionarios que guían el proceso político hacia el socialismo.

El primer partido en adoptar este nombre fue la facción bolchevique del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso (POSDR) que en marzo de 1918 (VII Congreso Extraordinario) pasó a llamarse Partido Comunista Ruso (bolchevique) ("VKP(b)") para diferenciarse de los mencheviques y otras facciones del POSDR.

Posteriormente otros partidos europeos, que correspondía a las facciones que apoyaban la revolución rusa se denominan partido comunista. El nombre se hace obligatorio para los partidos integrantes de la Internacional Comunista a partir de la aprobación de las 21 condiciones en el II Congreso Mundial del 30 de julio de 1920. La cual señala que todo partido miembro debía llamarse: Partido Comunista de <País> (sección de la Internacional Comunista) (condición 17ª).

Como norma, desde la III Internacional todos los partidos comunistas deben organizarse en torno a los principios del centralismo democrático. Los militantes eligen a sus representantes locales, estos a sus representantes y así continuamente. Los representantes locales a nivel de base eligen a los representantes a nivel regional, avanzando dependiendo de los diferentes niveles que se ven necesarios para mantener la democracia interna, para ello todo cargo puede ser revocado democráticamente en cualquier momento. También se proscriben las facciones internas o disidentes al interior del partido, con lo cual se buscaba mantener la unidad y consenso en la dirección revolucionaria al interior del partido, intentando evitar también cualquier confabulación interna o externa que pudiera minar o limitar la unidad y capacidad del partido. Un partido comunista ha de mantener libertad de crítica y autocrítica para mantenerse como vanguardia proletaria con una línea correcta en base a las circunstancias a las que se enfrenta, descrito como parte del centralismo democrático.

En su libros ¿Qué hacer? y Un paso adelante, dos pasos atrás, Lenin fundamentó las tareas y el modelo del partido comunista. Según él, el partido es el destacamento de vanguardia de la clase obrera y sus principales funciones son incorporar al movimiento obrero el conocimiento político marxista y dirigir la lucha anti-capitalista en todos sus aspectos. Una de las características esenciales del partido de vanguardia leninista, es que está conformado por revolucionarios conscientes procedentes del proletariado local. Otra característica esencial de un partido comunista es el unir el socialismo científico con el movimiento obrero, es decir, un partido comunista solo es vanguardia cuando es reconocido como tal por las masas a las que en teoría representa y las guía en base al primero.

Véase también[editar]