Centralismo democrático

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El centralismo democrático es un método de organización en el que las decisiones políticas de un partido político son tomadas por órganos elegidos democráticamente y son vinculantes para todos los miembros del partido. Se trata de un método antiguo de organización, aunque debe su popularización a la adopción por las organizaciones marxista-leninistas; se opone a otros métodos como la burocracia o el asamblearismo.

En la metodología del centralismo democrático las discusiones y decisiones fluyen de abajo arriba y viceversa, en un viaje de ida y vuelta entre el órgano inferior y el superior, sin lo cual el proceso queda incompleto.

Características[editar]

Sus principales características son:

  • Carácter centralista y revocable de todos los órganos de dirección de abajo arriba.
  • Rendición periódica de cuentas por los órganos de dirección ante quienes los eligieron y ante los órganos superiores.
  • Libertad de crítica y autocrítica dentro del partido.
  • Estricta disciplina de partido, subordinación de la minoría a la decisión votada por la mayoría.
  • Las decisiones de los políticos superiores son vinculantes para los órganos inferiores.
  • Trabajo y dirección colectivos, responsabilidad individual de cada participante en el proceso de direccionamiento del partido.

Según algunos autores, en teorías recientes, el centralismo democrático equivaldría a la democracia interna, unidad de acción y dirección colectiva, agregando como principio la democracia.

Papel histórico[editar]

Históricamente se puede ligar el centralismo democrático a las formas organizativas de la Comuna de París expuestas por Karl Marx en “La guerra civil en Francia” (1871), aunque se atribuye su formulación moderna a Lenin, en su obra “¿Qué hacer?” (1902). Correspondió posteriormente a la forma de organización de la inmensa mayoría de los partidos comunistas después de 1917.

Véase también[editar]