Arturo Umberto Illia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Arturo U. Illia
Arturo Umberto Illia 1965.jpg

Coat of arms of Argentina.svg
Presidente de la Nación Argentina
12 de octubre de 1963-28 de junio de 1966
Vicepresidente Carlos Humberto Perette
Predecesor José María Guido
(de facto)
Sucesor Junta Militar (de facto)
sucedida el 29 de junio por
Juan Carlos Onganía (de facto)

Coat of arms of Argentina.svg
Diputado de la Nación Argentina
por Córdoba
20 de abril de 1948-30 de abril de 1952

Escudo de la Provincia de Córdoba.svg
Vicegobernador de Córdoba
17 de junio de 1940-19 de junio de 1943
Gobernador Santiago H. del Castillo
Predecesor Alejandro Gallardo
Sucesor Asís Ramón

Escudo de la Provincia de Córdoba.svg
Legislador provincial
por Cruz del Eje
01 de mayo de 1936-24 de abril de 1940
Predecesor Fidel Torres
Sucesor Nicolás Pedernera

Información personal
Nacimiento 4 de agosto de 1900
Pergamino, provincia de Buenos Aires, Argentina
Fallecimiento 18 de enero de 1983 82 años
Córdoba, provincia de Córdoba, Argentina
Lugar de sepultura Cementerio de la Recoleta
Nacionalidad Argentina
Partido político UCR
UCRP
Familia
Cónyuge Silvia Martorell
(1939-1966)
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación médico, político
Firma Firma de Arturo Illia.svg
[editar datos en Wikidata]

Arturo Umberto Illia (Pergamino, provincia de Buenos Aires, 4 de agosto de 1900Córdoba, provincia de Córdoba, 18 de enero de 1983) fue un médico y político argentino que fue elegido presidente de la Nación Argentina, cargo en el que se desempeñó entre el 12 de octubre de 1963 y el 28 de junio de 1966, cuando fue derrocado por un golpe de estado cívico-militar. Se desempeñó también como senador provincial, diputado nacional y vicegobernador de Córdoba. En 1962 fue elegido gobernador de la provincia de Córdoba, cargo que le impidió asumir la dictadura instalada el 29 de marzo de 1962. Fue dirigente de la Unión Cívica Radical y de la Unión Cívica Radical del Pueblo.

Illia llegó a la presidencia de la Nación en elecciones controladas por las Fuerzas Armadas en las que se prohibió la participación del peronismo y mientras estaba detenido el anterior presidente constitucional Arturo Frondizi. Durante su gobierno se anularon los contratos petroleros firmados por el expresidente Frondizi con compañías extranjeras, se impulsó la explotación del petróleo y los recursos estratégicos por parte del Estado, se fomentó la industria nacional, se destinó el 23% del presupuesto nacional a la educación (según algunos la mayor cifra en la historia del país,[1] [2] aunque otros indican que el mayor aumento presupuestario anual se realizó en 1973 y el mayor porcentaje sobre el PBI se alcanzó luego de 2007),[3] [4] el PBI y el Producto Externo Industrial crecieron (el último a un vertiginoso 19% en 1964), bajó la desocupación, disminuyó la deuda externa, se llevó adelante un plan de alfabetización y se sancionaron las leyes de Salario Mínimo, Vital y Móvil y la llamada Ley Oñativia (también llamada de Medicamentos).[5]

Sus adeptos destacan su honestidad y honradez, siendo ejemplo de esto el hecho de que Illia vivió casi toda su vida en su humilde casa de Cruz del Eje, donde se dedicaba a la medicina, y que nunca utilizó su influencia a su favor, a punto tal de tener que vender su auto estando en el ejercicio del mando y de negarse a utilizar fondos públicos para financiar sus tratamientos médicos. Luego de su gobierno, mantuvo su activa militancia política, rechazó la jubilación y se ganó la vida trabajando en la panadería de un amigo.[6]

Sus críticos, como el historiador radical Félix Luna, consideraron que "estaba totalmente ajeno a la temática contemporánea y disimulaba esta carencia con una constante apelación a un visceral optimismo y una cierta testarudez",[7] o lo juzgan duramente debido a su política represiva y antidemocrática contra el movimiento obrero y el peronismo, especialmente los asesinatos y el mantenimiento de normas proscriptivas.[8] [9] [10]

Su personalidad austera y tranquila fue también utilizada por importantes medios de comunicación y sectores de poder afectados por sus medidas, para instalar la imagen de un presidente «lento». En una encuesta realizada en el año 2013, que buscaba desarrollar un listado de las personas de mayor honestidad, Illia es el primer político en aparecer y la tercera figura en una lista de más de 100 personas.[11]

Biografía[editar]

Nació el 4 de agosto de 1900 en Pergamino, 220 km al norte de la ciudad de Buenos Aires, en la provincia de Buenos Aires. Su padre, Martín Illia (1861-1948), era oriundo de Samolaco, Val Chiavenna, provincia de Sondrio, Lombardía y su madre, Emma Francesconi, de Gratacasolo, provincia de Brescia, Lombardía, Italia.[12]

Cursó la escuela primaria hasta cuarto grado en la Escuela Provincial nº 18 y quinto y sexto grados en la Escuela Normal Mixta de esa ciudad. Los estudios secundarios los realizó en Buenos Aires, en el Colegio Salesiano Pío IX, del barrio de Almagro, como pupilo.

En el año 1918 comenzó sus estudios de Medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. Ese mismo año estalló en Córdoba el movimiento estudiantil conocido como Reforma Universitaria, que sentó los principios de la universidad gratuita, libre y cogobernada y modificó profundamente la concepción y administración de la educación superior en la Argentina y en gran parte de América Latina.

Como parte de sus estudios de Medicina, en 1923 ingresó como practicante al Hospital San Juan de Dios de la ciudad de La Plata, graduándose con el título de médico en el año 1927.

En 1928 tuvo una entrevista (la única en toda su vida) con el entonces presidente Hipólito Yrigoyen, a quien le ofreció sus servicios como médico. Yrigoyen le propuso trabajar como médico ferroviario en distintas localidades y Arturo Illia decidió radicarse en Cruz del Eje, Córdoba. Desempeñó su actividad de médico en esa localidad desde 1929 hasta 1963, interrumpidos por los tres años (1940-1943) en que fue vicegobernador de Córdoba. Lo llamaban el Apóstol de los Pobres, por su dedicación a los enfermos sin recursos, viajando a caballo, en sulky, o a pie, para llevar medicamentos que él mismo compraba.[13]

Casa en Cruz del Eje, en la provincia Córdoba, donde ejerció como médico por 30 años, hoy museo.

El 15 de febrero de 1939 contrajo matrimonio con la cordobesa Silvia Martorell (1915-1966), hija de Arturo Martorell y Mercedes Kaswalder, y con quien tuvo tres hijos: Emma Silvia Illia (en 1940), Martín Arturo Illia (también en 1940) y Leandro Hipólito Illia (en 1946).[14] [15]

De 1963 a 1966 ejerció la Presidencia de la Nación, y luego del golpe militar del 28 de junio de 1966, conocido como Revolución Argentina, se trasladó a Martínez, Provincia de Buenos Aires, donde residió alternando con viajes a Córdoba. Continuó una intensa actividad política en el seno de la Unión Cívica Radical, hasta su muerte, el 18 de enero de 1983.

Carrera política[editar]

Illia se afilió a la Unión Cívica Radical en 1918, fuertemente influido por la activa militancia radical de su padre y de su hermano Italo. Ese mismo año comenzó sus estudios universitarios en medio de la movilización juvenil que acompañaba la Reforma Universitaria. A partir de 1929, año en que se radicó en Cruz del Eje, inicia una intensa actividad política que alterna con su actividad profesional.

En 1935 fue electo senador provincial por el Departamento Cruz del Eje en las elecciones del 17 de noviembre. En el Senado provincial participó activamente en la aprobación a la Ley de Reforma Agraria, que fuera aprobada por la Legislatura de Córdoba pero rechazada en el Congreso de la Nación. Presidió la Comisión de Presupuesto y Hacienda e impulsó la construcción de las represas de Nuevo San Roque, La Viña, Cruz del Eje y Los Alazanes.

En las elecciones del 10 de marzo de 1940 fue electo vicegobernador de Córdoba, acompañando al Gobernador Santiago del Castillo, cargo que asume el 17 de mayo de 1940, hasta que la Provincia fuera intervenida el 19 de junio de 1943.

El 20 de abril de 1948 asumió como diputado nacional, cargo que desempeñó hasta el 30 de abril de 1952. Formó parte de las comisiones de Obras Públicas e Higiene y Asistencia Medicinal.

Luego de la muerte de Amadeo Sabattini, fue reconocido como representante del sabattinismo o Línea Córdoba, una corriente interna de la Unión Cívica Radical formada en la década de los treinta, que se diferenció tanto del unionismo, como del Movimiento de Intransigencia y Renovación.[16]

Camino a la presidencia[editar]

Luego del golpe de estado del 16 de septiembre de 1955 que derrocó al presidente Juan Domingo Perón se reinició un largo período de inestabilidad política en la Argentina. Los militares proscribieron al peronismo y sus simpatizantes recurrieron al voto en blanco para expresar su rechazo a las elecciones convocadas sin su participación.[17]

Por otra parte la Unión Cívica Radical se dividió en dos, según la postura que cada sector asumía frente al peronismo, rechazando (radicales intransigentes) o aceptando (radicales del pueblo) su proscripción. En 1962, el presidente Arturo Frondizi, un radical intransigente, legalizó parcialmente al peronismo, que triunfó ampliamente en las elecciones para elegir gobernadores provinciales del 18 de marzo de 1962. Once días después Frondizi fue derrocado, detenido y apresado en la isla Martín García, durante la madrugada José María Guido fue nombrado presidente provisional, quien anuló las elecciones, volvió a proscribir al peronismo, disolvió el Congreso y convocó a nuevas elecciones limitadas y controladas por los militares.[17] Illia había resultado electo gobernador de Córdoba en esas elecciones practicadas durante el gobierno de Frondizi, pero no llegó a asumir debido al golpe.

En ese momento, con el peronismo proscripto y Frondizi detenido ilegalmente,[18] se realizaron las elecciones del 7 de julio de 1963 en las que Illia resultó el candidato más votado, con un 25% del total.

El sistema electoral vigente establecía la elección indirecta en un Colegio Electoral por mayoría absoluta de 476 electores, de los cuales la UCRP sólo había logrado 168. Luego de un acuerdo con la Federación de Partidos de Centro, el Partido Socialista Democrático, el Partido Demócrata Cristiano, la Confederación de Partidos Provinciales y tres electores de la UCRI, que en conjunto sumaban 102 electores. En la sesión del Colegio Electoral del 31 de julio, la fórmula Illia-Perette resultó elegida con 270 votos, 31 votos más que el mínimo constitucional necesario.[19]

Elecciones presidenciales de 1963
Fórmula presidencial Partido Votos  %
Arturo Illia - Carlos Perette Unión Cívica Radical del Pueblo 2.441.064 25,14
Votos en blanco o anulados 2.058.131 21,20
Oscar Alende - Celestino Gelsi Unión Cívica Radical Intransigente 1.593.992 16,41
Pedro Eugenio Aramburu - Arturo J. Etchevehere[20] Unión del Pueblo Argentino (UDELPA)
Partido Demócrata Progresista (PDP)
1 346 342 13,80
Emilio Olmos - Emilio Jofre Federación de Partidos del Centro 499.822 5,14
Horacio Sueldo - Francisco Cano Partido Demócrata Cristiano 324.723 3,34
Alfredo Palacios - Ramón I. Soria Partido Socialista Argentino 288.339 2,96
Alfredo Orgaz - Rodolfo Fitte Partido Socialista Democrático 258.787 2,66
Fuente: País Global.[21]

Presidencia[editar]

Arturo Illia con la banda presidencial.
Asunción del Presidente Arturo Illia por Rafael A. Del Zoppo, 1963, en tinta y lápiz.

Arturo Illia asumió el 12 de octubre de 1963. Su primer acto de gobierno consistió en eliminar parte de las restricciones que pesaban sobre el peronismo. Cinco días después de que Illia asumiera el gobierno, los simpatizantes del peronismo realizaron un acto conmemorativo por el 17 de octubre en Plaza Miserere.

Se levantaron algunas restricciones electorales, habilitando la participación del Partido Justicialista en los comicios legislativos del año 1965, aunque la prohibición al general Perón siguió en pie. También se levantó la prohibición que pesaba sobre el Partido Comunista y se promulgaron penalidades a la discriminación y violencia racial.

Política petrolera[editar]

Arturo Frondizi había iniciado en su gobierno una política de explotación petrolera basada en la locación de obras de los yacimientos a empresas privadas reservando a la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) la actividad de exploración y la compra de la producción a las empresas concesionarias. A las objeciones de carácter económico y comercial (como el traslado del riesgo empresario a YPF que debía realizar la inversión en nuevas exploraciones, o el aumento de los precios de los combustibles), la plataforma electoral de Illia denunciaba la política por ser consideradas concesiones y no locaciones. Además por considerarla contraria a los intereses nacionales se comprometió a anular los contratos de concesión.

El 15 de noviembre de 1963, Illia firmó los decretos 744/63 y 745/63 que anulaban dichos contratos por «vicios de ilegitimidad y ser dañosos a los derechos e intereses de la Nación». Lejos de beneficiarse en la opinión pública, esto fue mal visto por medios internacionales y corporaciones, que se sumarían como opositores, e integrarían luego, la coalición que lo derrocaría.

Ley del salario mínimo, vital y móvil[editar]

El 15 de junio de 1964 se publica en el Boletín Oficial la ley 16.459, del salario mínimo, vital y móvil, previa a la constitución del Consejo del Salario, integrado por representantes del Gobierno, los empresarios y los sindicatos.

Entre los objetivos del proyecto figuraban la necesidad de «evitar la explotación de los trabajadores en aquellos sectores en los cuales puede existir un exceso de mano de obra», «asegurar un ingreso mínimo adecuado» y «mejorar los salarios de los trabajadores más pobres».

Con los mismos objetivos, se promovió la Ley de Abastecimiento, destinada a controlar los precios de la canasta familiar y la fijación de montos mínimos de jubilaciones y pensiones.

Ley de Medicamentos[editar]

La ley 16.463 —también llamada Ley Oñativia, en homenaje al ministro Arturo Oñativia, o simplemente, de Medicamentos— sancionada el 23 de julio de 1964 y promulgada el 9 de agosto de 1964,[22] fue aprobada por todos los bloques, excepto UDELPA y la Federación de Partidos del Centro. Establecía una política de precios y de control de medicamentos, congelando los precios a los vigentes a fines de 1963, fijando límites para los gastos de publicidad, imponiendo límites a la posibilidad de realizar pagos al exterior en concepto de regalías y de compra de insumos. La reglamentación de la Ley mediante el decreto 3042/65 fijaba además la obligación para las empresas de presentar mediante declaración jurada un análisis de costos y a formalizar todos los contratos de regalías existentes.

Esta ley surge a partir de un estudio realizado por una comisión creada por Illia sobre 300 000 muestras de medicamentos. Muchos de estos medicamentos no eran fabricados con la fórmula declarada por el laboratorio y su precio excedía en un 100% al costo de producción.

Partidarios, opositores y observadores imparciales coincidieron en que esta política tuvo un peso decisivo en el proceso político que culminara con el derrocamiento del presidente a manos de un golpe militar.

Otras medidas en el sector de la salud pública fueron, por ejemplo, la obligatoriedad de incorporar un porcentaje de iodo en la formulación de la sal de mesa, la creación del Servicio Nacional de Agua Potable, que financiaba las obras necesarias para asegurar la provisión de agua a las localidades rurales, y la ley de Reforma del Sistema Hospitalario Nacional.

Política educativa[editar]

Illia recibiendo al presidente francés Charles de Gaulle, en octubre de 1964.
Illia recibiendo al presidente chileno, Eduardo Frei Montalva.

La política educativa de Illia es uno de los aspectos más elogiados de su gestión. El principal dato para ello es el aumento del porcentaje del presupuesto nacional dedicado a educación, que habría pasado del 12% en 1963, al 17% en 1964 y al 23% en 1965, sosteniendo en algunos casos que éste último porcentaje fue el más alto de la historia argentina.[23] [17] Otras fuentes indican que el promedio del gasto público en educación anterior a 1980 fue siempre inferior al 2% del PBI y que recién superó el 3% en 1985, el 4% en 1999 y el 5% en 2007.[4] [24]

Con respecto al presupuesto educativo Graciela Riquelme ha detallado la variación anual del gasto consolidado entre 1960 y 1999, estableciendo que los años de mayor aumento fueron 1973 (32,2%), 1983 (25,5%), 1962 (25,4%), 1978 (24,4%), 1974 (23,0%), 1984 (19,3%), 1964 (16,2%), 1965 (12,8%) y 1997 (10,4%), mientras que los años de mayor reducción fueron 1976 (-38,9%), 1982 (-18,1%), 1989 (-17,0%), 1990 (-12,8%) y 1963 (-9,9%). En la década de 1960, la investigación de Riquelme registra un aumento del 46% en los dos años anteriores a Illia, y durante el gobierno de Illia una reducción del -9,9% el primer año (1963), y un aumento del 29% para el bienio restante (1964-1965): 16,2% en 1964 y 12,8% en 1965.[3]

Crecimiento del gasto público en educación y PBI
1960-1965
Año Presidente Crecimiento
gasto en educación
Crecimiento
PBI
1960 Frondizi -5,0% 5,6
1961 20,6% 7,1
1962
Guido
25,4% -1,6
1963 Illia -9,9% -2,4
1964 16,2% 10,3
1965 12,8% 9,2
Fuente: Graciela Riquelme.[3]

El 5 de noviembre de 1964, se puso en marcha el Plan Nacional de Alfabetización, con el objetivo de disminuir la tasa de analfabetismo, que según registros del Censo de 1960 que estableció una tasa de analfabetismo del 8,5%.[25] El analfabetismo en la Argentina registra una constante evolución a la baja desde 1869: 77,4% (1869), 53,3% (1895), 35,9% (1914), 13,6% (1947), 8,5% (1960), 7,4% (1970), 6,1% (1980), 3,7% (1991), 1,9% (2010).[25] En junio de 1965, el Programa contaba con doce mil quinientos centros de alfabetización y su tarea alcanzaba a trescientos cincuenta mil alumnos de dieciocho a ochenta y cinco años de edad.

Algunos historiadores como Susana Martín y dirigentes políticos como el legislador Enzo Pagani han elogiado al gobierno de Illia sosteniendo que «entre 1963 y 1966 se graduaron 40.000 alumnos de la Universidad de Buenos Aires (UBA)», a la que definen como «la mayor cifra de graduados en la historia de dicha casa de estudios».[26] [27]

La afirmación anterior contradice la información oficial que provee la UBA, que registra una cantidad de egresados de 4.499, 4.126, 5.288 y 5.144, respectivamente para los años 1963, 1964, 1965 y 1966.[28] La misma fuente indica que sólo en 1975, se recibieron 14.004 estudiantes,[28] y que en 2005 se recibieron 17.039, la mayor cantidad de la serie disponible.[29]

Política económica[editar]

En materia económica, el gobierno de Arturo Illia tuvo una política de ordenamiento del sector público, de disminución de la deuda pública y de impulso a la industrialización. Se creó la Sindicatura de Empresas del Estado, para un control más eficaz de las empresas públicas.

La evolución del Producto Bruto Interno durante ese período fue del -2,4% para el año 1963, del 10,3% para el año 1964 y del 9,1% para el año 1965. La evolución del Producto Bruto Industrial fue del -4,1% para el año 1963, del 18,9% para el año 1964 y del 13,8% para el año 1965. La deuda externa disminuyó de 3.400 millones de dólares a 2.600 millones.

El salario real horario creció entre diciembre de 1963 y diciembre de 1964 un 9,6%. La desocupación pasó de 8,8% en 1963 a 5,2% en 1966.

Hechos de persecución[editar]

Illia mantuvo la proscripción política del expresidente Juan Domingo Perón, líder del principal partido opositor. En 1964 impide el ingreso a la Argentina del expresidente Perón, solicitando a la dictadura militar brasileña que detengan el avión en el viajaba hacia Buenos Aires.[30]

En 1963 no aceptó el reclamo de la Confederación General del Trabajo (CGT) de investigar la desaparición del militante sindical metalúrgico Felipe Vallese.[31]

En 1964 el gobierno sancionó al artista Hugo del Carril excluyéndolo de la delegación argentina al Festival de Cine de Acapulco, por haberle exhibido el filme Buenas noches, Buenos Aires a Perón, que se hallaba exiliado en España.[32]

El Ministerio de Trabajo impuso multas y solicitó embargos sobre los bienes de varios dirigentes sindicales debido a haber aprobado el Plan de Lucha contra el gobierno.[31] En 1965 prohibió que se realizaran actos de homenaje a las personas asesinadas en los fusilamientos de 1956 y a Felipe Vallese, y reprimió con la policía el intento de la oposición de realizar los actos, con numerosos heridos y detenidos.[31] Ese mismo año suspendió la personería gremial de los sindicatos del Calzado, la Construcción, Sanidad y del Caucho.[31]

En 1966, sin consulta previa con las organizaciones sindicales, como lo sugería la recomendación nº 113 de 1960 de la Organización Internacional del Trabajo, Illia estableció mediante el decreto 969/1963, una reglamentación sindical prohibiendo las actividades políticas de los sindicatos.[cita requerida]

Malvinas[editar]

Durante la presidencia de Illia, el 16 de diciembre de 1965 en las Naciones Unidas se aprobó la resolución 2065 de la Asamblea General que reconoció la existencia de una disputa de soberanía entre el Reino Unido y la Argentina en torno a las Islas Malvinas.[33] El entonces representante argentino ante las Naciones Unidas (y luego nombrado por Illia embajador ante la Unión Soviética), Lucio García del Solar, fue uno de los principales gestores de la resolución,[34] junto con Bonifacio del Carril, nombrado embajador extraordinario por Illia.[33] La resolución fue un triunfo diplomático del gobierno de Illia.[35]

En 1964 el gobierno de Illia propuso conseguir a través del proceso de descolonización iniciado en los años 1950 que la presión de las Naciones Unidas obligara al Reino Unido a sentarse por vez primera a la mesa de negociaciones, anulando las pretensiones británicas de convalidar el statu quo mediante una interpretación parcial del derecho de autodeterminación para aplicar a los kelpers.[36] [37] La resolución fue aceptada expresamente por ambos países y en enero de 1966, los Ministros de Asuntos Exteriores del Reino Unido y de la Argentina se reunieron en Buenos Aires donde manifestaron su intención de mantener las negociaciones recomendadas por la Resolución 2065, dando inicio a las negociaciones para la transferencia de soberanía de las islas, interrumpidas en 1982.[38]

El 3 de enero de 1966, al cumplirse el 133° aniversario de la ocupación británica del archipiélago, Illia decretó la fundación del Instituto Nacional de las Islas Malvinas y Adyacencias para tratar a fondo la Cuestión Malvinas y que presidió Ernesto J. Fitte. Al año siguiente, el Instituto fue disuelto por Nicanor Costa Méndez por decreto del 14 de febrero de 1967.[39]

Gabinete[editar]

Durante toda su presidencia mantuvo los mismos titulares en el gabinete, excepto por Eugenio Blanco, quien falleció en ejercicio del cargo, y debió ser reemplazado por Juan Carlos Pugliese en agosto de 1964.[17]

 Estandarte presidencial
Ministerios del Gobierno de
Arturo Umberto Illia
Cartera Titular Período
Ministerio del Interior Juan Palmero 12 de octubre de 196328 de junio de 1966
Ministerio de Relaciones, Exteriores y Culto Miguel Ángel Zavala Ortiz 12 de octubre de 196328 de junio de 1966
Ministerio de Economía Eugenio Blanco
Juan Carlos Pugliese
12 de octubre de 19634 de agosto de 1964
19 de agosto de 196428 de junio de 1966
Ministerio de Educación y Justicia Carlos Alconada Aramburú 12 de octubre de 196328 de junio de 1966
Ministerio de Asistencia Social y Salud Pública Arturo Oñativia 12 de octubre de 196328 de junio de 1966
Ministerio de Obras y Servicios Públicos Miguel Ferrando 12 de octubre de 196328 de junio de 1966
Ministerio de Defensa Nacional Leopoldo Suárez 12 de octubre de 196328 de junio de 1966
Ministerio de Trabajo y Seguridad Social Fernando Solá 12 de octubre de 196328 de junio de 1966

Causas del derrocamiento[editar]

Manifestación contra Illia. Los medios de comunicación argentinos jugaron un papel destacado en la desestabilización de su gobierno. La foto corresponde a la portada de una edición de la Revista Panorama de 1966.

El gobierno de Illia debió convivir una debilidad inicial derivada del hecho de haber sido elegido en elecciones no libres, a causa de la proscripción del peronismo —muchos de cuyos simpatizantes votaron en blanco, obteniendo la segunda minoría— y del encarcelamiento del presidente Frondizi, que había ganado las elecciones anteriores y había sido derrocado por los militares.[40]

La falta de reconocimiento de legitimidad al gobierno de Illia por parte de los ciudadanos peronistas y frondizistas, se vio agravada por un plan de lucha del movimiento obrero, afectado por la decisión del gobierno de sancionar una legislación sindical sin consultar a los sindicatos y no investigar la desaparición del militante sindical Felipe Vallese.

En el año 1965 el gobierno convocó a elecciones legislativas eliminando todas las restricciones que pesaban sobre el peronismo en la etapa previa. El peronismo presentó sus propias listas de candidatos y triunfó ampliamente en las elecciones con 3.278.434 votos contra 2.734.970 de la Unión Cívica Radical del Pueblo. El triunfo del peronismo agitó la situación interna de las fuerzas armadas.

Empresas nacionales opositoras[editar]

La Sociedad Rural y la Unión Industrial se habían unido en un asociación anti estatal llamada ACIEL (Acción Coordinada de las Institutos Empresarias Libres). Ambas atacaron persistentemente el déficit del Estado, la inclinación del gobierno por los controles de precios y de cambio, su proteccionismo a las empresas públicas como YPF y la decisión de mantener congelados los arrendamientos agrícolas impuestos bajo el gobierno de Ramírez en 1943.

La corporación de prensa nacional y extranjera colaboró en la campaña de desprestigio que se inició contra el presidente y los miembros de su gabinete acusados de lentitud e inactividad. Diarios como El Mundo y Crónica publicaban caricaturas en las que se veía a Illia representado como una tortuga. La Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGT) llevó a cabo el «operativo tortuga» que consistió en sembrar el centro de Buenos Aires aquel animal llevando pintadas en su caparazón las palabras «Illia o gobierno».

La campaña contra Illia se realizó de manera sistemática por un grupo de periodistas y medios de prensa, como Mariano Grondona en Primera Plana (autor luego de los primeros comunicados militares golpistas), Bernardo Neustadt en la Revista Todo y finalmente, las de Mariano Montemayor. Para ello se recurrió a la imagen de una tortuga, para caracterizar la gestión presidencial como timorata y falta de energía. Simultáneamente, se resaltaba la personalidad de jefes militares, en particular a Juan Carlos Onganía, contraponiéndolo con la imagen de los políticos, alentando su intervención para «salvaguarda de la Patria».[41]

Oposición internacional y guerra sucia[editar]

Finalmente para entonces, Estados Unidos, en el marco de la Guerra Fría, ya comenzaba a promover abiertamente el terrorismo de Estado y la instalación de dictaduras militares permanentes en América Latina, impulsadas desde la Escuela de las Américas instalada en Panamá, dentro de la llamada Doctrina de la Seguridad Nacional. Como primer paso de ese camino, fuerzas militares habían instalado en 1964 un gobierno militar permanente en Brasil al derrocar al presidente João Goulart.

La planificación del golpe que luego llevaría al poder al Teniente General Juan Carlos Onganía corre por cuenta del Comandante del Primer Cuerpo del Ejército, el por entonces General de División Julio Rodolfo Alsogaray, con la anuencia del por entonces Comandante en Jefe del Ejército Argentino, Teniente General Pascual Pistarini y la adhesión del titular de la Armada Argentina, Almirante Benigno Varela y el de la Fuerza Aérea Argentina, Brigadier General Adolfo Álvarez.

La idea del golpe no solo era reclamada por sectores de la prensa conservadora y del poder económico, sino que también era apoyado por algunos partidos políticos como la Unión Cívica Radical Intransigente liderada por Oscar Alende y el Movimiento de Integración y Desarrollo liderado por el derrocado expresidente Arturo Frondizi, y también por algunos sectores del movimiento sindical.

El sector castrense[editar]

Illia en el momento de su asunción presidencial. A su lado lo acompañan los titulares de la Armada, Eladio Modesto Vázquez y del Ejército, Juan Carlos Onganía.

Los rumores de posibles golpes de estado acosaron al gobierno radical durante toda su gestión. Un factor que alimentaba esto eran las simpatías del vicepresidente Perette por los militares colorados no hacía más que complicar la situación, ya que el ascenso de Juan Carlos Onganía a Teniente General daba un resonante triunfo a los azules y desalentaba las intenciones de reincorporación de los colorados retirados. Los azules y colorados eran una división interna de las fuerzas armadas con respecto al peronismo.

El descontento militar se combinó con una fuerte campaña de desprestigio, impulsada por sectores económicos conservadores que criticaban duramente ciertas políticas del gobierno radical, como la Ley de Medicamentos, la política petrolera y cierta autonomía de los Estados Unidos en la política internacional.

En síntesis los militares tuvieron la tarea de ejecución de una compleja coalición derechista conformada por un grupo de poder, que en su interior contenía núcleos de carácter político–económico, agrupándose varios actores. En lo político, partidos políticos hacían oposición desmesurada; la enemistad con Estados Unidos por discrepancias ideológicas y resentimientos en la política petrolera exasperaban a los castrenses.

En lo económico se hallaban empresas nacionales (prensa, medicamentos, etc.) y multinacionales petroleras afectadas por la anulación de los contratos millonarios.

Golpe de Estado de 1966[editar]

Fotografías de Illia abandonando la Casa Rosada el día de su derrocamiento, una muchedumbre lo acompaña.

El 28 de junio de 1966, en una fría mañana de invierno se produjo el golpe militar en medio de la indiferencia de la ciudadanía.

El general Julio Rodolfo Alsogaray, el brigadier Rodolfo Pío Otero —jefe de la Casa Militar de la Casa Rosada—, el coronel Luis Perlinger y un grupo de oficiales se presentaron en el despacho presidencial para solicitarle que se retire de la Casa de Gobierno, asegurándole en todo momento su integridad física. Éste se negó rotundamente y luego de una fuerte discusión les manifestó: «El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas soy yo», provocando que los militares abandonasen el despacho. Ante la fuerte negativa los efectivos policiales ingresaron con pistolas lanzagases, mientras que las tropas rodearon por completo la Casa Rosada. Perlinger volvió a solicitar al presidente que se retirase, asegurándole que en caso contrario «no podría garantizar la seguridad de las personas que lo acompañaban». Finalmente, Illia optó por abandonar el lugar.

Arturo Illia tomando mate, bebida de amplia difusión en Argentina.

Rodeado por sus colaboradores bajó por la escalera hasta la planta baja, cruzó por la entrada y se dirigió a la calle, y como no disponía de un vehículo propio, puesto que lo vendió durante el ejercicio presidencial, abandonó el lugar en un taxi que lo llevó a la casa de su hermano en la localidad bonaerense de Martínez.

Al día siguiente asumió el general Juan Carlos Onganía, autodenominando al golpe Revolución Argentina.

Actividad posterior y fallecimiento[editar]

Illia se retiró completamente de la función pública y regresó a Cruz del Eje, donde regresó al ejercicio de la medicina, y en sus últimos años de vida atendió una panadería. Falleció en aquella localidad en enero de 1983 y sus restos fueron velados en una sede radical en la ciudad de Córdoba y posteriormente en el Salón Azul del Congreso de la Nación.[42] [43]

Panteón Radical en el Cementerio de la Recoleta de Buenos Aires donde está enterrado Arturo Illia.

Sus adeptos consideran a Illia un político ejemplar, por su honestidad y personalidad incorruptible. Tuvo una sola casa, sencilla y adusta, que fue el único bien inmueble con que se retiró como Presidente de la Nación, que le fue donada por suscripción pública, con ayuda y por voluntad de los vecinos de Cruz del Eje, además de ser el único presidente de Argentina que no aceptó la jubilación.

Sus críticos, como el historiador radical Félix Luna, consideraron que "estaba totalmente ajeno a la temática contemporánea y disimulaba esta carencia con una constante apelación a un visceral optimismo y una cierta testarudez",[7] o lo juzgan duramente debido a su política represiva y antidemocrática contra el movimiento obrero y el peronismo, especialmente los asesinatos y el mantenimiento de normas proscriptivas.[44] [45] [10]

A pesar de pedir expresamente ser enterrado en Cruz del Eje, sus restos descansan en el Panteón a los caídos en la Revolución de 1890[46] (conocido popularmente como Panteón Radical), del Cementerio de la Recoleta, en la ciudad de Buenos Aires. En aquel mausoleo, además de Illia, descansan Leandro N. Alem, Hipólito Yrigoyen y Elpidio González, entre otros dirigentes de la Unión Cívica Radical.

Condecoraciones[editar]

Arturo Illia recibió las siguientes distinciones:

En la cultura popular[editar]

El actor argentino Luis Brandoni encarnó el papel de Arturo Illia en la obra de teatro Don Arturo Illia (2011). La obra narra tanto su presidencia, como su actividad de médico con posterioridad al ejercicio de la más alta magistratura. En aquella ocasión, declaró que: «invitaron a que hiciera esta obra en el 2009. Decliné la invitación, porque en mi profesión yo siempre tuve la premisa de no contrabandear política»; cuando le preguntaron por qué cambio de idea, contestó: «Fui pensando que Illia está más allá, es un personaje histórico».[53] [54] [55]

Relaciones familiares[editar]

Su hijo Leandro Illia es dirigente de la Unión Cívica Radical y uno de los fundadores de la agrupación estudiantil radical Franja Morada, su nieto Leandro Arturo Ismael Illia es periodista y la vicepresidente de la Nación Argentina Gabriela Michetti es sobrina bisnieta suya por vía materna.[56]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Illia, un ejemplo de modestia y principios». Diario Clarín. 18 de enero de 2013. 
  2. 12 de octubre de 2003. «Arturo Illia, 40 años Mitos, falacias y verdades» Diario La Nación. Consultado el 17 de febrero de 2016.
  3. a b c Riquelme, Gabriela C. (2005). «Educación y distribución del gasto social en Argentina». Congreso Plan Fénix en vísperas del Segundo Centenario: una estrategia de desarrollo con equidad. Buenos Aires: Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires. Consultado el 17 de febrero de 2016. 
  4. a b Rivas, Axel (2010). Radiografía de la educación argentina. Buenos Aires: Fundación CIPPEC; Fundación Arcor; Fundación Roberto Noble. p. 35. ISBN 978-987-1479-21-4. 
  5. «Ley Nº 16.463». Confederación Farmacéutica Argentina. 
  6. Leuco, Alfredo . «Illia en pijamas» Continental. Consultado el 17 de febrero de 2016.
  7. a b Félix Luna en Argentina de Perón a Lanusse (1971) citado por Scenna, Miguel Ángel (1980). «eL Presidente Illia». Los militares. Buenos Aires: De Belgrano. p. 285. CDU 355.11:982. 
  8. Jaureguizahar, Natalia (5 de diciembre de 2010). «Para saber por qué sufrimos». Cuna de la Noticia. Consultado el 20 de febrero de 2016. 
  9. González Espul, Cecilia (20 de abril de 2013). «Conflictiva relación de Illia con el movimiento obrero. Análisis de esta situación en el Sindicato del Calzado». Rebanadas de Realidad. Consultado el 20 de febrero de 2016. 
  10. a b Abelardo Ramos cuestiona la Unión Cívica Radical del Pueblo que lideraba Illia como un partido "medroso ante la oligarquía, áspero con el proletariado, sin disimular su odio al peronismo", citado por Scenna, Miguel Ángel (1980). «eL Presidente Illia». Los militares. Buenos Aires: De Belgrano. p. 285. CDU 355.11:982. 
  11. «Ranking de honestidad: de los 10 argentinos más votados, 7 están muertos». Diario Clarín. 4 de septiembre de 2013. 
  12. Petriella, Dionisio (1976). Diccionario Biográfico Italo-Argentino. Buenos Aires: Asociación Dante Alighieri. 
  13. «Cruz del Eje: el radicalismo recuerda a Arturo Illia». La Voz del Interior. 16 de agosto de 2012. Consultado el 18 de febrero de 2016. 
  14. Pandolfi, Rodolfo y Gibaja, Emilio (2008). La democracia derrotada. Arturo Illia y su época. Buenos Aires: Lumiere. p. 57. ISBN 9789876030526. 
  15. «Se cumple hoy el 28º aniversario de la muerte de don Arturo Illia». Mendoza On Line. 18 de enero de 2011. 
  16. Cisneros, Andrés (2000). «Capítulo 65: Universalismo y crecimiento como ejes de la política exterior (1963-1966). Introducción». Historia General de las Relaciones Exteriores de la Argentina (1806-1989). Argentina: Iberoamérica y el Mundo. 
  17. a b c d «Arturo Illia, 40 años Mitos, falacias y verdades». La Nación. 12 de octubre de 2006. Consultado el 18 de febrero de 2016. 
  18. Pigna, Felipe. «Arturo Frondizi». El Historiador. Consultado el 29 de octubre de 2013. 
  19. Mazzei, Daniel (2012). «Azules y colorados (Episodio II). Las elecciones del 7 de julio de 1963». Bajo el poder de la caballería: El ejército argentino (1962-1973). Eudeba. ISBN 9789502320540. 
  20. La candidatura de Aramburu fue propuesta por dos partidos que se presentaron por separado. La Unión del Pueblo Argentino (UDELPA) obtuvo 728.662 votos (7,50%) y el Partido Demócrata Progresista obtuvo 633.934 votos (6,52%). En total Aramburu obtuvo 1.346.342 (13,8%).
  21. «Presidencia de José María Guido (29-03-1962/12-10-1963)». País Global. Archivado desde el original el 7 de abril de 2014. 
  22. «Ley 16.463, sancionada el 23 de julio de 1964: Medicamentos, importación y exportación». 
  23. «Illia, un ejemplo de modestia y principios». Diario Clarín. 18 de enero de 2013. .
  24. «Argentina Gasto público en educación, % del PIB. Fuente UNESCO)». The Global Economy. Consultado el 17 de febrero de 2016. 
  25. a b «Datos y estadísticas. Analfabetismo». El Historiador. Consultado el 17 de febrero de 2016. 
  26. Pagani, Enzo (25 de junio de 2013). «1668-D-2013- Aniversario del derrocamiento del Dr. Arturo U. Illia». Página Oficial del Legislador Enzo Pagani. Consultado el 17 de febrero de 2016. «... entre 1963 y 1966 se graduaron 40.000 alumnos de la UBA la mayor cifra de graduados en la historia de dicha casa de estudios.» 
  27. Martín, Susana (10 de septiembre de 2013). «La educación como bandera para la transformación». Raíz. Consultado el 17 de febrero de 2016. «La universidad con plena autonomía también avanzó en su nivel de enseñanza, prestigiándose internacionalmente. Tal es así que de 1963 a 1966 en la Universidad de Buenos Aires se graduaron cerca de 40.000 profesionales, logrando la más alta promoción hasta ese momento.» 
  28. a b UBA. «Cuadro Nº 7: Diplomas y certificados expedidos por la Dirección de Títulos y Planes en el grado y el posgrado. 1960-1975». UBA. Consultado el 17 de febrero de 2016. 
  29. UBA. «Cuadro Nº 8: Diplomas y certificados expedidos por la Dirección de Títulos y Planes en el grado y el posgrado. 1992-2005». UBA. Consultado el 17 de febrero de 2016. 
  30. «A 50 años del intento de retorno de Perón que se frustró en Río». Diario Clarín. 2 de diciembre de 2014. Consultado el 15 de febrero de 2015. 
  31. a b c d González Espul, Cecilia (24 de abril de 2013). «Primera Parte: Illia y el Movimiento Obrero». Rebanadas de Realidad. Consultado el 15 de febrero de 2015. «Así mismo (la CGT) reclamó por el verdadero cumplimiento de la Ley del salario vital, mínimo y móvil, que ha quedado transformado en un tope del salario mínimo, medidas efectivas contra la carestía de la vida y una nueva investigación por la desaparición del obrero metalúrgico Felipe Vallese.» 
  32. Baschetti, Roberto. «Del Carril, Hugo». Militantes del Peronismo Revolucionario Uno por Uno. Consultado el 15 de febrero de 2015. «En noviembre del mismo año (1964), debido a que ofreció una función privada a Perón en Madrid, de su largometraje Buenas noches, Buenos Aires, el Instituto del Cine lo expulsó de la delegación argentina al próximo Festival de Acapulco.» 
  33. a b Carril, 1982, p. 124.
  34. Mario Rapoport (29 de enero de 2012). «Las Malvinas y la resolución 2065». Página 12. Consultado el 6 de abril de 2014. 
  35. Niebieskikwiat, Natasha (25 de junio de 2015). «50 años de una resolución histórica sobre las Malvinas». Diario Clarín. 
  36. Lanús, Juan Archibaldo (1984). De Chapultepec al Beagle. Política Exterior Argentina 1945-1980. Buenos Aires: Emecé. p. 463. 
  37. García del Solar, Lucio (1997). «El paraguas de soberanía». Buenos Aires: Archivos del Presente (7): 144. 
  38. Drnas de Clément, Zlata (2000). Malvinas, ¿el derecho de la fuerza o la fuerza del derecho? (PDF). 
  39. «Historia de Malvinas». La Gazeta Federal. 
  40. Grondona, Mariano (8 de noviembre de 1998). «¿Vuelve el fantasma de la ilegitimidad?». La Nación. 
  41. Pigna, Felipe (25 de abril de 2013). «Felipe Pigna llega con “Los Mitos de la Historia Argentina 5”». La Mañana de Córdoba. Consultado el 18 de febrero de 2016. 
  42. «A 33 años de su muerte, el legado ético de Arturo Illia». La Voz del Interior. 18 de enero de 2016. Consultado el 20 de febrero de 2016. 
  43. «La muerte de un patriota». La Voz del Interior. 18 de enero de 2013. Consultado el 20 de febrero de 2016. 
  44. Jaureguizahar, Natalia (5 de diciembre de 2010). «Para saber por qué sufrimos». Cuna de la Noticia. Consultado el 20 de febrero de 2016. 
  45. González Espul, Cecilia (20 de abril de 2013). «Conflictiva relación de Illia con el movimiento obrero. Análisis de esta situación en el Sindicato del Calzado». Rebanadas de Realidad. Consultado el 20 de febrero de 2016. 
  46. Illia, Ricardo (2003). «Su desaparición física». Arturo Illia. Su vida, principios y doctrina (2ª edición). Buenos Aires: Corregidor. p. 271. ISBN 950-05-1282-3. 
  47. Archivo Difilm (3 de octubre de 1964). «Visita del Presidente de Francia, general Charles de Gaulle». Consultado el 3 de mayo de 2014. 
  48. Primera Plana (18 de mayo de 1965). «Un Rey en Buenos Aires». Consultado el 3 de mayo de 2014. 
  49. Presidenza della Repubblica. «ILLIA S.E.Dr. Arturo Umberto decorato di Gran Cordone» (en italiano). Consultado el 13 de mayo de 2014. 
  50. Casa Museo Eduardo Frei Montalva. «Argentina (collar)». Archivado desde el original el 26 de noviembre de 2015. Consultado el 3 de mayo de 2014. 
  51. Casa Museo Eduardo Frei Montalva. «Objeto del Mes- Diciembre: El Intelectual Latinoamericano». Consultado el 3 de mayo de 2014. 
  52. Assennato, José Matías (3 de agosto de 2007). «Dr. Arturo Umberto Illia: Un ejemplo de vida y gestión». Noticias Iruya. Consultado el 3 de mayo de 2014. 
  53. «Luis Brandoni: "Illia fue un grande de verdad"»
  54. «Luis Brandoni será Arturo Illia en el teatro»
  55. «Luis Brandoni es Don Arturo Illia». 9 de agosto de 2011. «Si bien “Don Arturo Illia”, de Eduardo Rovner, se estrenó en 2009 en un teatro porteño con Arturo Bonín encarnando a Illia y con la dirección del también cineasta Alberto Lecchi, en marzo de este año se repuso con Luis Brandoni como protagonista y Gióvine como director.» 
  56. «El factor Michetti». Diario La Nación. 15 de julio de 2007. «Mi mamá es sobrina nieta de Arturo Illia y, a pesar de eso, en mi casa no había cultura de partido radical.». 

Bibliografía[editar]

  • Illia, Ricardo (2003). Arturo Illia. Su vida, principios y doctrina (2ª edición). Buenos Aires: Ediciones Corregidor. ISBN 950-05-1282-3. 
  • Verone, Mario Antonio (1985). La caída de Illia. Editorial Coincidencia. 
  • Monteverde, Mario (1983). Historia del radicalismo. Buenos Aires: GAM Ediciones. 
  • Sánchez, Pedro (1983). La presidencia de Illia. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina. ISBN 9789502500256. 
  • Rouquié, Alain (1982). Poder militar y sociedad política en Argentina (Tomo II, 1943-1973). Emecé Editores. ISBN 9789500401197. 
  • Alfonsín, Raúl R. (1983). ¿Qué es el radicalismo?. Editorial Sudamericana. ISBN 9789500701815. 
  • Tcach, César (2006). Arturo Illia. Un sueño breve. El rol del peronismo y de los Estados Unidos en el golpe militar de 1966. EDHASA. ISBN 9789509009615. 
  • Lanata, Jorge (2003). Argentinos 2. Ediciones B. 950-15-2259-8. 
  • Zanini, Eduardo (2005). El viejo maestro Juan Carlos Pugliese: biografía. Buenos Aires: Gráfica Quintana. 
  • del Carril, Bonifacio (1982). La Cuestión de las Malvinas. Emecé Editores. p. 124. ISBN 950-614-445-1. 

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
José María Guido
Coat of arms of Argentina.svg
Presidente de la Nación Argentina

1963 - 1966
Sucesor:
Junta Militar (de facto)
Juan Carlos Onganía (de facto)