Felipe Vallese

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Felipe Vallese
Información personal
Nacimiento 14 de abril de 1940 Ver y modificar los datos en Wikidata
Buenos Aires, Argentina Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 23 de agosto de 1962 Ver y modificar los datos en Wikidata (22 años)
San Martín, Argentina Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Argentina Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Sindicalista Ver y modificar los datos en Wikidata

Felipe Vallese (Buenos Aires, 14 de abril de 1940 - San Martín, 23 de agosto de 1962) fue un obrero metalúrgico y dirigente de la Juventud Peronista (JP), secuestrado el 23 de agosto de 1962, durante el gobierno de facto de José María Guido y luego desaparecido. Es uno de los primeros desaparecidos de la historia argentina contemporánea, junto con Joaquín Penina (1901-1930, albañil anarquista catalán desaparecido en Rosario), Juan Ingallinella (1912-1955, médico comunista torturado y desaparecido por opositor a Perón).[1][2][3]

Secuestro[editar]

Al momento de su secuestro, Vallese tenía 22 años y era delegado de la fábrica TEA, ubicada en el barrio de Flores en la calle Caracas 940. Vallese, trabajaba en el turno noche al cuidado y mantenimiento de las maquinarias. Diversos testimonios manifiestan que fue conducido a la comisaría 1.ª de San Martín, y que allí fue torturado, por algunos dias, luego fue trasladado al destacamento de Villa Lynch, en donde se continuaron con las torturas. Viendo los policías - secuestradores que cada vez estaban siendo mas cercados por la justicia, decidieron llevar a Felipe Vallese a una casa particular de uno de los policías y tal vez allí terminaron con la vida del gremialista. Su cuerpo nunca apareció. Mientras habían secuestrado a Vallese, otros automóviles se dirigieron a secuestrar a Italo Vallese, hermano mayor de Felipe, y otro móvil a la casa de Morelos 628, donde residía Felipe. Allí se encontraban Elvia Raquel de la Peña, Ofelia de de la Peña, madre de Elvia, Mercedes Cerviño, Agustin Adaro, esposo de Mercedes, sus dos hijas, Olga Adaro y Raquel Adaro, de 14 y 11 años, y el hijo de Felipe Vallese, Eduardo Felipe Luis Vallese, de 3 años de edad, al momento del secuestro de su padre. Ingresaron los policías de civil y uniformados, secuestrando a todos, menos a los niños y a la abuela Ofelia. El hecho produjo una importante conmoción social y su aparición con vida pasó a formar parte de las reivindicaciones de diversas organizaciones. Se hizo popular el canto:

Un grito que estremece, Vallese no aparece.

  • Elemento de lista de viñetas

Homenaje[editar]

Hoy, la calle antiguamente llamada Canalejas (en la ciudad de Buenos Aires), en donde fue secuestrado, lleva su nombre, al igual que el salón de actos de la CGT y diversas agrupaciones obreras, estudiantiles y sociales.

Agrupaciones Universitarias de la República Argentina que reivindican el ejemplo de Felipe Vallese:

  • Agrupación Felipe Vallese - Facultad de Ciencias Sociales - Universidad de Buenos Aires

http://www.lavallesenacional.org/

  • Agrupación Felipe Vallese- Facultad de Filosofía y Letras - Universidad Nacional de Cuyo

http://www.lavallese.com.ar/

  • Agrupación Felipe Vallese - Graduados Universidad Nacional de Quilmes
Puerta de Hierro - Film Argentino - Direccion Victor Laplace - (2013) Mencion a Felipe Vallese   por su secuestro y desaparicion
  • Agrupacion Felipe Vallese - Chivilcoy - provincia de Bs. As. (desde 2014)

Literatura[editar]

El escritor argentino Paco Urondo relata el caso en su novela Los pasos previos.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Ortega Peña, Rodolfo y Duhalde, Eduardo Luis, Felipe Vallese proceso al sistema. A 40 años la lectura del crimen, pág. 11, Buenos Aires, 2002, Editorial Punto Crítico y Bardini, Roberto en «Réquiem por Juan Ingallinella»
  2. Esto lleva, sin quererlo, a la comparación entre las circunstancias de los casos de Ingallinella, de Felipe Vallese y de los desaparecidos durante el Proceso de 1976. Baste decir que todos fueron absolutamente repudiables pero difirió la actitud del gobierno de turno: investigación en el primer caso, posible reticencia en el segundo y abierto respaldo y planificación en el tercero.
  3. Osvaldo Bayer (en Los anarquistas expropiadores, Simón Radowitzky y otros ensayos, pág. 76, Buenos Aires, 1975, Editorial Galerna) hace referencia a un caso de desaparición forzada en perjuicio de los militantes anarquistas Miguel Arcángel Roscigna, Andres Vázquez Paredes y Fernando Malvicini que había ocurrido en 1937, pero omite totalmente la mención de fuentes que referencien la información.

Enlaces externos[editar]