Elecciones presidenciales de Argentina de 1946

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
← 1937 • Bandera de Argentina • 1951 →
Elección presidencial de 1946
Domingo 24 de febrero de 1946
Tipo Presidencial
Período 4 de junio de 1946
4 de junio de 1952

Demografía electoral
Hab. inscritos 3,405,173
Votantes 2,839,487
Participación
  
83.30 % Green Arrow Up.svg 7.1 %
Votos válidos 2,815,752 (99 16%)
Votos nulos 23,735 (0 84%)[1]

Resultados
Juan Domingo Perón - Official portrait B.jpg
Juan Domingo Perón – PL
Votos 1,487,866  
Votos electorales 299  
  
52.84 %
José Tamborini.jpg
José Tamborini – UCR
Votos 1,207,080 Green Arrow Up.svg 48.3 %
Votos electorales 66  
  
42.87 %
HSSamarbete.svg
Partidos sin fórmula presidencial
Votos 120,806  
Votos electorales 0  
  
2.60 %

Mapa del resultado de la elección
Elecciones presidenciales de Argentina de 1946

Coat of arms of Argentina.svg Presidente de Argentina
Titular
Edelmiro Farrell
Militar

Las elecciones presidenciales de Argentina de 1946 se llevaron a cabo el 24 de febrero, siendo las últimas elecciones presidenciales en las que solo los varones tuvieron derecho a voto, antes de la introducción del sufragio universal de hombres y mujeres en 1947. Los votantes eligieron a los miembros del Colegio Electoral encargado de elegir al Presidente y al Vicepresidente de la Nación Argentina; a los legisladores nacionales y provinciales; y a los gobernadores de las provincias.

Los comicios, celebrados con el objetivo de restaurar en el país la democracia electoral tras el largo régimen fraudulento de la Década Infame, impuesto por el golpe de estado de 1930 y derrocado por el golpe del 43, tuvieron un carácter histórico por la victoria de Juan Domingo Perón, candidato del Partido Laborista respaldado por una amplia coalición política y por la mayoría de los sindicatos nacionales.[2]​ En segundo lugar quedó José Tamborini, candidato de la Unión Cívica Radical (UCR), que era a su vez apoyado por una amplia coalición electoral de partidos conservadores e izquierdistas conocida como Unión Democrática.[2]​ Ningún otro partido postuló una fórmula presidencial, aunque sí hubo varios partidos provinciales y menores que presentaron candidatos a electores, siendo el Partido Demócrata Nacional (partido gobernante antes del golpe del 43), la tercera fuerza más votada con tan solo un 1.54% de los votos.[2]

La victoria de Perón constituyó la irrupción del peronismo en la vida política Argentina, permaneciendo hasta la actualidad como una de las principales fuerzas electorales del país. También fue la primera derrota de la Unión Cívica Radical en una elección limpia, aunque esta continuaría siendo el principal partido de la oposición al gobierno peronista, manteniendo ambos un bipartidismo que no se rompería en las elecciones presidenciales hasta 1995, y en las elecciones legislativas hasta 2007.

Antecedentes[editar]

La Revolución del 43[editar]

El 4 de junio de 1943, el presidente Ramón Castillo, del Partido Demócrata Nacional (PDN), fue derrocado en un golpe de estado militar llevado a cabo por el Grupo de Oficiales Unidos (GOU), conocido como Revolución del 43.[3]​ El PDN, liderando una coalición electoral conocida como Concordancia, había dominado la vida política Argentina desde 1931 mediante el fraude electoral, luego de que el gobierno democrático de Hipólito Yrigoyen, de la Unión Cívica Radical, fuese derrocado en el primer golpe de estado exitoso en el país, en 1930.

A pesar de haber derrocado al gobierno fraudulento, el nuevo régimen militar, primero liderado por Arturo Rawson y luego por Pedro Pablo Ramírez, gozó de muy poco apoyo de parte de la población civil, cuya participación en el golpe, a diferencia del anterior golpe y los que vendrían posteriormente, fue prácticamente nula. El golpe se había llevado a cabo en gran medida para evitar la llegada del candidato oficialista, el conservador Robustiano Patrón Costas, a la presidencia, por su postura favorable a la entrada de Argentina en la Segunda Guerra Mundial.[3]​ Aunque la dictadura se presentó a sí misma como "provisional", el gobierno encabezado por Ramírez (fuertemente nacionalista y anticomunista) no tenía intención de restaurar el gobierno civil tan pronto, afirmando que se llamaría a elecciones cuando se hubiera "saneado y renovado" el país.[3]​ El 18 de junio de 1943, un decreto retiró al régimen finalmente el título de "provisional".[3]​ En octubre de 1943, el general Edelmiro Farrell fue designado vicepresidente de la República, reteniendo también el Ministerio de Guerra que conservaba en el gobierno de Ramírez.

El 26 de enero de 1944, Ramírez presionado rompió relaciones diplomáticas con Alemania y Japón, acción contradictoria teniendo en cuenta los motivos iniciales del golpe de estado. La abrupta decisión se debió esencialmente a la ya insostenible presión de los Estados Unidos. La decisión provocó una fractura entre los distintos sectores nacionalistas, llevando a la renuncia del Ministro Martínez Zuviría, representante del ala más derechista que manifestó públicamente su descontento. Creyéndose fuerte, Ramírez, enterado de que se tramaba destituirlo, decidió exigirle a Farrell su alejamiento del Ministerio de Guerra. Farrell pareció aceptar la orden, pero organizó una asamblea del GOU, la última, en la que se decidió disolver el grupo y exigirle la renuncia a Ramírez. El 24 de febrero, Ramírez "delegó el cargo" interinamente en Farrell y el 9 de marzo renunció, para retirarse de la vida pública. Farrell asumió de este modo la presidencia. Sin embargo, el 27 de marzo de 1945, ante la inminente derrota de la Alemania Nazi, y mediante el decreto 6.945, Argentina le declaró la guerra a Japón, y a Alemania como un aliado de los Estados Unidos.[4]

Ascenso de Perón[editar]

Unos meses después del golpe de estado, el entonces Coronel Juan Domingo Perón, que se había desempeñado como secretario personal de Farrell durante su época como Ministro de Guerra, fue nombrado el 27 de octubre de 1943 Jefe del Departamento Nacional de Trabajo, en ese entonces un pequeño organismo del Estado de escasa importancia política. Desde ese lugar, sin embargo, comenzaría su ascenso político que culminaría con su elección como presidente. El 27 de noviembre se creaba la Secretaría de Trabajo de la Nación; y el mismo decreto nombraba a Perón secretario de Trabajo.[5][6]

El devastador terremoto de San Juan de 1944 presentó al gobierno militar la oportunidad de recuperar la buena voluntad y la popularidad perdidas y el régimen avanzó rápidamente, involucrando al sector privado a través de una recaudación de fondos a nivel nacional, encomendada a Perón, en calidad de Secretario del Trabajo. Perón alistó celebridades para el esfuerzo, entre las que se encontraba una estrella de radio, Eva Duarte, con quien posteriormente contraería matrimonio y sería una de las figuras más destacadas del movimiento peronista. El éxito del esfuerzo y el ascenso de Farrell, aliado de Perón, como presidente, llevaron al nombramiento de Perón como su vicepresidente, nombramiento que Perón aprovechó para apoyar a los sindicatos laborales con dificultades de Argentina, en particular a la Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGT).[7]​ El 18 de noviembre de 1944 se anunció la promulgación del Estatuto del Peón de Campo (Decreto-Ley n.° 28.194) sancionado el mes anterior, modernizando la situación semifeudal en que aún se encontraban los trabajadores rurales, alarmando a los grandes estancieros (latifundistas) que controlaban las exportaciones argentinas.

El 30 de noviembre se establecieron los tribunales de trabajo, muy resistidos también por el sector patronal y los grupos conservadores.[8]​ La repentina influencia de Perón en el gobierno y en la población provocó una creciente rivalidad entre sus colegas de la junta, quienes lo arrestaron el 12 de octubre de 1945 por orden de Farrell, hasta entonces su aliado. Perón fue llevado detenido a la cañonera Independencia, la que a su vez lo trasladó a la Isla Martín García.[9]

La masiva manifestación obrera del 17 de octubre de 1945, exigiendo la liberación de Perón, pasaría a la historia como Día de la Lealtad.

Como respuesta a la detención de Perón, el 17 de octubre de 1945 se produjo un hecho histórico conocido como Día de la Lealtad. Se trató de una masiva y violenta manifestación en la Plaza de Mayo, en la que cerca de medio millón de obreros (no hay un consenso respecto al número de asistentes) exigían la inmediata liberación de Perón y la restitución de sus cargos.[10]​ La ciudad de Buenos Aires fue tomada por decenas de miles de obreros, provenientes de las zonas industriales que venían creciendo en la periferia de la ciudad. Incapaces de disolver la protesta por medios pacíficos y no dispuestos a utilizar la fuerza militar para disolverla,[11]​ al ver que los manifestantes no se retiraban por sí solos, Farrell y el nuevo Ministro de Guerra, Eduardo Ávalos, decidieron negociar. Ávalos accedió a entrevistarse con Perón en el Hospital Militar. Perón y Ávalos tuvieron una corta reunión en la que pactaron las condiciones: Perón hablaría a los manifestantes para tranquilizarlos, no haría referencia a su detención y obtendría que se retiraran y por otra parte el gabinete renunciaría en su totalidad y Ávalos solicitaría su retiro. A las 23:10 Perón salió a un balcón de la Casa Rosada. Agradeció su presencia, recordó su labor en el gobierno, informó sobre su pedido de retiro, prometió continuar defendiendo los intereses de los trabajadores y, finalmente, pidió a los concurrentes que se desconcentraran en paz añadiendo que, por esta vez, les solicitaba que cumplieran el paro que habían prometido para el día siguiente.[12]​ La manifestación se disolvió en ese momento, tal y como lo solicitó Perón. Este fue de este modo puesto en libertad, y pocos días después el gobierno militar estableció la fecha de las primeras elecciones generales libres en casi dos décadas: el 24 de febrero de 1946.

Formación de la Unión Democrática[editar]

Partidarios de la Unión Democrática se reúnen en la Avenida de Mayo en Buenos Aires. Esta alianza entre conservadores e izquierdistas se unió tenuemente solo por su oposición a Perón.

La oposición antiperonista se unió apresuradamente tras el llamado a elecciones. Prácticamente todas las fuerzas políticas que iban desde los conservadores hasta la izquierda radical configuraron la Unión Democrática, una enorme coalición electoral que tenía como objetivo acceder al poder tras el final de la dictadura.

Un mes antes del Día de la Lealtad, el 19 de setiembre de 1945 la oposición al peronismo apareció unida por primera vez con una enorme manifestación de más de 200.000 personas, la Marcha de la Constitución y la Libertad, que se dirigió del Congreso a la Recoleta. Cincuenta personalidades de la oposición encabezaban la marcha, entre ellos los radicales José P. Tamborini, Enrique Mosca, Ernesto Sammartino y Gabriel Oddone, el socialista Nicolás Repetto, los radicales antipersonalistas José M. Cantilo y Diógenes Taboada, el conservador (PDN) Laureano Landaburu, los demócratas cristianos Manuel Ordóñez y Rodolfo Martínez, el comunista Luis Reissig, el demócrata progresista Juan José Díaz Arana, el rector de la UBA Horacio Rivarola. La Bolsa de Comercio conspiraba en secreto y presionaba a la Cámara de Comercio para cerrar todos los establecimientos de la ciudad puerto el día de la marcha. Según algunos autores la marcha era el inmovilismo agrarista en abierta rebelión contra la revolucionaria legislación social de la Secretaría de Trabajo y Previsión.[13]

Luego del llamado a elecciones los partidos Socialista, Comunista, Demócrata Progresista y el Partido Demócrata Nacional, insistieron en la necesidad de realizar una alianza electoral con la Unión Cívica Radical. Esta sin embargo se mantuvo indecisa, debido a la oposición del sector intransigente, encabezado por Amadeo Sabattini, Arturo Frondizi y Ricardo Balbín, entre otros. Finalmente, el 14 de noviembre de 1945 se impuso el sector unionista de la UCR para crear la Unión Democrática (UD) pero con la condición de que la fórmula presidencial fuera exclusivamente radical y que se excluyera al Partido Demócrata Nacional. El radicalismo eligió como candidatos a dos unionistas: José P. Tamborini y Enrique Mosca.[14]​ Diversos historiadores destacan los valores morales de Tamborini pero critican su falta de "estatura política" para desafiar a Perón.[15]​ Los otros partidos también criticaron la exclusión del Partido Demócrata Nacional, a quien la UCR no perdonaba la represión y el fraude electoral sistemático que había desplegado durante la Década Infame. De todos modos el PDN no presentó una fórmula presidencial y dio a sus candidatos a electores la orden de votar la fórmula Tamborini-Mosca, pero su exclusión de la alianza antiperonista facilitó su fragmentación. Mas, en algunos casos, como en Córdoba, el PDN integró formalmente la alianza.[14]

Candidaturas[editar]

Partido Candidato a presidente Candidato a vicepresidente
Escudo del Partido Laborista (Argentina).svg Juan Peron con banda de presidente.jpg Juan Domingo Perón Hortensio Quijano.png Hortensio Quijano
Emblema de la Unión Democrática.svg José Tamborini.jpg José Tamborini Enrique Mosca.jpg Enrique Mosca

Campaña[editar]

Proclamación de la fórmula Perón-Quijano, el 10 de febrero de 1946.

Perón se presentó como candidato del Partido Laborista, fundado exclusivamente para respaldar su candidatura, y contó con el apoyo del Partido Independiente y de la Junta Renovadora de la Unión Cívica Radical. Este partido, desprendido del radicalismo, presentó a Hortensio Quijano como compañero de fórmula de Perón y candidato a vicepresidente. La campaña electoral del peronismo comenzó a partir de octubre, poco tiempo después de la boda de Perón y Eva Duarte. Esta participó activamente en la campaña y tuvo un papel muy destacado, algo insólito en la historia argentina, donde aún no se había establecido el sufragio femenino, salvo en la provincia de San Juan por un breve período (1927-1930), y la participación de las mujeres en la política era nula. Aún antes de la campaña, el peronismo abogaba por el establecimiento del voto femenino para las elecciones de 1946, pero la Asamblea Nacional de Mujeres, presidida por Victoria Ocampo y otros sectores conservadores se opusieron a que una dictadura otorgara el voto femenino con el argumento de que estaban a favor del "sufragio femenino, pero sancionado por un Congreso elegido en comicios honestos". Por este motivo, el proyecto finalmente no logró imponerse sino hasta después de la juramentación del gobierno constitucional y una larga discusión parlamentaria que duraría más de un año.[16]

Cierre electoral de la Unión Democrática, en diciembre de 1945.

En general las fuerzas políticas y sociales de la época preveían una segura y amplia victoria de la Unión Democrática. El diario Crítica calculaba que Tamborini obtendría 332 electores contra sólo 44 de Perón.[17]​ Incluso, en febrero de 1946, el Partido Demócrata Progresista y el Partido Comunista habían preparado un golpe de estado conducido por el Coronel Suárez, que la Unión Cívica Radical consideró innecesario porque la elección estaba ganada.[18]​ Incluso el socialista Nicolás Repetto declaraba al cierre del comicio que: "Puede asegurarse que que el régimen imperante ha sido abrumadoramente derrotado por las fuerzas democráticas, en una jornada cívica en que cabe reconocer que las fuerzas armadas han cumplido con su palabra de garantizar la pureza del acto electoral".[19]

Aunque la Unión Democrática presentaba un programa de gobierno de tendencia progresista, se hizo evidente su alianza con los sectores más conservadores durante la campaña, con el obvio propósito de atraer a todas las fuerzas contrarias a Perón. En diciembre de 1945, por presión peronista, el gobierno militar sancionó el decreto-ley 33.302/45 creando el aguinaldo y otras mejoras laborales. Las organizaciones patronales resistieron abiertamente la medida. Al finalizar diciembre de 1945 ninguna empresa había pagado el aguinaldo. La CGT declaró entonces una huelga general, que fue respondida por el sector empresario con un lock-out en las grandes tiendas comerciales. La Unión Democrática, incluyendo contradictoriamente a los partidos obreros que la integraban (Socialista y Comunista), apoyó en el conflicto al sector patronal criticando el aguinaldo. Sin embargo pocos días después fue el propio sector empresario el que llegó a un acuerdo con los sindicatos y decidido aceptar el aguinaldo, aunque pagándolo en dos cuotas, por lo que el evento solo consiguió deteriorar y socavar aún más la imagen de la oposición al peronismo.

Propaganda callejera con el eslogan "Braden o Perón".

Durante la campaña se produjeron dos hechos que afectaron profundamente el resultado, por un lado fue el descubrimiento de un importante cheque entregado por una organización patronal como contribución a la campaña de la Unión Democrática. El segundo fue la publicación del Libro azul. Menos de dos semanas antes de las elecciones, el 11 de febrero de 1946, tomó estado público una iniciativa oficial del gobierno de los Estados Unidos, con el título de Consulta entre las repúblicas americanas respecto de la situación argentina, que fue más conocido como el Libro azul. La iniciativa había sido preparada por Spruille Braden y consistía en un intento, por parte de Estados Unidos de proponer internacionalmente la ocupación militar de Argentina, aplicando la llamada Doctrina Rodríguez Larreta. Una vez más ambos sectores adoptaron posiciones frontalmente opuestas: la Unión Democrática apoyó el Libro azul y la inmediata ocupación militar de Argentina por fuerzas militares lideradas por Estados Unidos; adicionalmente exigió la inhabilitación legal de Perón para ser candidato. Perón a su vez contraatacó publicando el Libro Azul y Blanco (en referencia a los colores de la bandera argentina) y haciendo público un eslogan que establecía una disyuntiva contundente, "Braden o Perón", que tuvo una fuerte influencia en la opinión pública al momento de votar.[20]

Resultados[editar]

A diferencia de las elecciones celebradas durante la Década Infame, las elecciones de febrero de 1946 fueron reconocidas como absolutamente limpias por los propios dirigentes y diarios opositores.[21]​ Perón se impuso fácilmente con un 52.84% de los votos (que sería el resultado más estrecho que obtendría en las tres elecciones que ganó), mientras que Tamborini se colocó en segundo lugar con el 42.87% de los votos, diez puntos por debajo del peronismo. El resultado del Colegio Electoral fue más contundente: Perón recibió 299 votos electorales contra solo 66 de Tamborini. La Unión Democrática colapsó al momento de su derrota y nunca volvió a unirse, mientras que los partidos aliados de Perón se disolvieron también, unificándose en el Partido Peronista a finales de ese año.

Elecciones Presidenciales de Argentina del 24 de febrero de 1946
Presidente y Vicepresidente
Partido Candidatos Votos % Votos electorales
PL - UCR-JR - PI - Aliados Juan Domingo Perón
Hortensio Quijano
1.487.866 52,84% 304
Unión Democrática
(UCR - PS - PC - PDP)
José P. Tamborini
Enrique Mosca
1.207.080 42,87% 72
Partido Demócrata Nacional
(Pro-Unión Democrática)
43.499 1,54%
Unión Cívica Radical Bloquista 13.469 0,48%
Unión Cívica Radical de Santiago del Estero 12.362 0,44%
Unión Cívica Radical Lencinista 3.918 0,14%
Votos positivos
2.815.752 99,16%
Votos en blanco y nulos
23.735 0,84%
Total votantes (%)
2.839.487 100%
Electores habilitados
3.405.173

Resultados del Colegio Electoral[editar]

Candidato
a Presidente
Partido Votos
Electorales
Candidato
a Vicepresidente
Partido Votos
Electorales
Juan Perón Button accept.png PL 299 Hortensio Quijano Button accept.png UCR-JR 299
José Tamborini UCR 66 Enrique Mosca UCR 66
Total 365 Total 365
No votaron 11 No votaron 11

Galería[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Incluye votos en blanco
  2. a b c «Electores de Presidente y Vice - 24 de febrero de 1946». Atlas electoral de Andy Tow. Consultado el 18 de julio de 2013. 
  3. a b c d Todo Argentina: Ramírez
  4. Todo Argentina: Farrell
  5. Municipalidad de La Plata en su Centenario, en "La Plata. Una Obra de Arte, 1882 - 1982" (pp. 14-15, Ed. Talleres de Macci, Saltzmann y Cía. Sacif, 15/11/1982).
  6. Cámara de Diputados de la Nación Argentina en "Diario de sesiones de la [...] " (pp. 1596, 1827 y 1530, Ed. Imprenta del Porvenir, 9 de septiembre de 1954).
  7. [http://www.todo-argentina.net/historia/peronista/peron1/1946.html Todo Argentina: Perón (1946-1952)
  8. Los tribunales laborales se crearon por Decreto-Ley 32.347 del 30 de noviembre de 1944.
  9. Luna, Félix (1981). El 45. Sudamericana. pp. 244-246. 
  10. Diario Mendoza on line
  11. Ferrero (1976): 341
  12. Emilio de Ípola: "Desde estos mismos balcones". Nota sobre el discurso de Perón del 17 de octubre de 1945. En Juan Carlos Torre (comp.): El 17 de octubre de 1945.
  13. http://www.infonews.com/nota/72081/la-marcha-de-la-constitucion-y-la-libertad
  14. a b Rosa, 216
  15. Luna, 506; Rosa, 214
  16. Vázquez, Pablo A. (julio de 2007). «Evita y la participación de la mujer». Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Eva Perón. Consultado el 9 de junio de 2016. 
  17. Rosa, 225
  18. Rosa, 231
  19. Juan José Real (1962): 30 años de historia argentina. Buenos Aires-Montevideo: Actualidad, p. 90
  20. Miguel A. Scenna (1974): Braden y Perón. Buenos Aires: Korrigan, pag. 76
  21. Luna, Félix (1971). El 45; crónica de un año decisivo. Sudamericana. 

Enlaces externos[editar]