Sistema educativo de Argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Educación en Argentina»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Educación en Argentina
Coat of arms of Argentina.svg
Ministerio de Educación
Ministro Alejandro Finocchiaro
Presupuesto
% del PIB 6,47%
Detalles generales
Lenguajes principales español
Tipo de sistema Educación Pública (de Gestión Estatal o de Gestión Privada).[1]
Alfabetización secundaria
Hombres 84 %
Mujeres 89 %

La educación de Argentina ―junto a la Cuba y de Uruguay― es considerada una de las más avanzadas, enciclopedistas y progresistas de América Latina.[2]​ Es firmemente reconocida y destacada por diversos organismos internacionales, como la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

La educación en instituciones del Estado es gratuita en los niveles inicial, primario, secundario y terciario así como en las carreras de grado de nivel universitario (no así para los posgrados). La educación privada es remunerada, aunque en algunos casos (especialmente en establecimientos primarios y secundarios) cuentan con subsidios del estado para soportar sus costos. Según estudios de la Unesco, la educación en Argentina y Uruguay garantizan igualdad al poseer características institucionales que impiden la mercantilización de la educación, así como la de Finlandia tiene características que favorecen la educación en población multiétnica y enseñanza especial, la educación de la Argentina favorece la equidad. A ellos les ofrecen actividades escolares como estar en una banda, en una orquesta o coro, en clubes, juegos, asambleas, en obras teatrales, y baile. Después de que terminen la secundaria cuya graduación es en el mes de diciembre; siendo ya egresados, luego van a la escuela superior, esto es, la universidad, ya sea pequeña o grande en su propio estado (departamento) o en otro.[3]​ Según datos del último censo (de 2010), la tasa de analfabetismo es del 1.9 %, siendo la segunda más baja de Latinoamérica.[4][5]​ Entre 2003 y 2015 se crearon 15 nuevas universidades, mientras que el egreso de estudiantes universitarios aumentó un 68 %.[6]

Características[editar]

Niveles y modalidades[editar]

La Ley 26.206[7]​ define que la estructura del sistema educativo nacional está comprendida por cuatro niveles y ocho modalidades:

La estructura del sistema educativo nacional comprende cuatro niveles:

y ocho modalidades:

  • La educación técnico profesional
  • La educación artística
  • La educación especial
  • La educación permanente de jóvenes y adultos
  • La educación rural
  • La educación intercultural bilingüe
  • La educación domiciliaria y hospitalaria.
  • La educación en contextos de privación de libertad

La escuela es todo lugar físico, destinado a la enseñanza de cualquier tipo, como la música, de oficio, etc.

Desde el año 2014, la obligatoriedad escolar en todo el país se extiende desde los cuatro años de edad hasta la finalización del nivel de la educación secundaria.[8]​ El Ministerio de Educación y las autoridades jurisdiccionales competentes son las que aseguran el cumplimiento de la obligatoriedad escolar a través de alternativas institucionales, pedagógicas y de promoción de derechos. En resumen, el sistema educativo de Argentina es un conjunto de servicios y acciones educativos hechas por el Estado.

Niveles[editar]

En la República Argentina, la estructura educativa obligatoria comprende 2 años de educación inicial (a los 4 y 5 años de edad), 6 de nivel primario (edad 6 a 11 años) y 6 años de educación secundaria (12 a 17 años), siendo que en los últimos 3 años incluye las distintas tenencias orientativas afines a las carreras universitarias por las que los alumnos pueden optar. El ministerio de Educación Nacional solo se encarga de la promoción de la educación y del fomento de las escuelas públicas que sean de carácter nacional. Sin embargo, también se encarga de unificar ciertos criterios burocráticos con el fin de que ninguna institución tenga inconvenientes en las transferencias de alumnos. De esa forma coexisten en la República 2 estructuras educativas que si bien para el ministerio provincial de cada jurisdicción cuenta como dicho sistema educativo, en la práctica no existe mucha diferencia por lo que las asignaturas son idénticas a rasgos generales. El ministerio de la nación se encarga de exponer las asignaturas mínimas que debe enseñar una institución, por lo que lo deja a su criterio el programa total con la cantidad de horarios requeridos. Para el caso de la educación secundaria, todas las instituciones tanto privadas como públicas tienen un programa al que adecuarse, dejando horas libres que pueden ser rellenadas con asignaturas prácticas, artísticas, etc. aunque la institución usualmente las ocupe para impartir la especialidad orientativa de dicha institución (industrial, técnica, humanidades, economía y gestión de las organizaciones, ciencias naturales, etc.).

Universal para las instituciones de enseñanza pública o privada:

  1. Lactantes (45 días-1 año).
  2. Deambuladores (1 año-2 años).
  3. Sala de 2 años
  4. Sala de 3 años (primera sala del "jardín de infantes").
  5. Sala de 4 años (obligatoria).
  6. Sala de 5 años (obligatoria).
Organización por Ciclo y Grado en cada estructura de la Educación Primaria
Estructura 1 Estructura 2
Primer Ciclo Primer Grado Primer Ciclo Primer Grado
Segundo Grado Segundo Grado
Tercer Grado Tercer Grado
Segundo Ciclo Cuarto Grado Segundo Ciclo Cuarto Grado
Quinto Grado Quinto Grado
Sexto Grado Tercer Ciclo Sexto Grado
Séptimo Grado

Estructura 1 de 6 años corresponde a las provincias de: Formosa, Tucumán, Catamarca, San Juan, San Luis, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, La Pampa, Buenos Aires, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Estructura 2 de 7 años corresponde a las provincias de: Río Negro, Neuquén, Mendoza, Ciudad de Buenos Aires, Santa Fe, La Rioja, Santiago del Estero, Chaco, Misiones, Salta y Jujuy.

  • Educación Secundaria: con dos estructuras dependiendo la jurisdicción y en consonancia con la estructura de la escuela primaria
Organización por Ciclo y Año en cada estructura de la Educación Secundaria
Estructura 1 Estructura 2
Ciclo Básico Primer Año
Segundo Año Ciclo Básico Primer Año
Tercer Año Segundo Año
Ciclo Orientado Cuarto Año Ciclo Superior Tercer Año
Quinto Año Cuarto Año
Sexto Año Quinto Año
Ciclo Orientado (*). Séptimo Año Ciclo Superior (*). Sexto Año

(*) Solo en algunas especialidades.

Varía de acuerdo a la institución y la carrera, pero puede durar desde los cursos de 6 meses de la educación terciaria con orientación a asistencia ejecutiva; a los 12 años de Medicina con especialidad de una universidad con orientación a la Medicina. Instituto Nacional de Formación Docente. INFoD. Magisterio.

Modalidades[editar]

Constituyen modalidades del Sistema Educativo Nacional aquellas opciones organizativas y/o curriculares de la educación común, dentro de uno o más niveles educativos, que procuran dar respuesta a requerimientos específicos de formación y atender particularidades de carácter permanente o temporal, personales y/o contextuales, con el propósito de garantizar la igualdad en el derecho a la educación y cumplir con las exigencias legales, técnicas y pedagógicas de los diferentes niveles educativos. Son modalidades: la Educación Técnico Profesional, la Educación Artística, la Educación Especial, la Educación Permanente de Jóvenes y Adultos, la Educación Rural, la Educación Intercultural Bilingüe, la Educación en Contextos de Privación de Libertad y la Educación Domiciliaria y Hospitalaria. (Ley 26.206 Art 17).

Historia[editar]

Domingo Faustino Sarmiento (1811-1888), el principal impulsor de la educación argentina en el siglo XIX.

La educación en Argentina ha tenido una historia complicada.[9]​ Aunque en 1613 fue fundada la Universidad jesuítica de Córdoba, la más antigua del país y una de las primeras de América. La Expulsión de los jesuitas del Imperio Español de 1767 hizo que 2.630 jesuitas tuvieran que dejar Iberoamérica lo que significó un terrible golpe a nivel educativo ya que la inmensa mayoría de las instituciones educativas del territorio estaban a cargo de ellos como profesores.[10]

Durante la Independencia Argentina y las Guerras civiles argentinas, para reducir gastos se anuló la mayor parte del presupuesto dedicado a la educación.[11]

En el período llamado Organización Nacional se destacó el presidente Domingo Faustino Sarmiento (1868-1874) que hizo hincapié en actualizar el país con las prácticas de los países desarrollados. Sarmiento alentó la inmigración y el asentamiento de educadoras estadounidenses ("las maestras de Sarmiento") y construyó escuelas y bibliotecas públicas en todo el país, en un programa que finalmente duplicó la matrícula de los estudiantes durante su mandato.

En la Época Conservadora la educación tuvo un papel central en la constitución de la nación, considerada una condición esencial para hacer del país una república. En ese marco Julio A. Roca quien fue dos veces Presidente de la Nación ―entre 1880 y 1886 y entre 1898 y 1904― y máximo representante de la Generación del Ochenta sancionó la Ley de Educación Común, estableciendo su carácter obligatorio, estatal, laico y gratuito. El carácter no religioso de este sistema, que prohibía a las escuelas parroquiales la expedición de títulos oficiales directamente, sino solo a través de una universidad pública, dañó las relaciones entre el Estado argentino y la Iglesia católica, provocando la resistencia del clero local y un conflicto con los Santa Sede (a través del nuncio papal).

En las primeras décadas del siglo XX, la población escolar se duplicó, alcanzando prácticamente al 70% de los niños de 6 a 13 años de edad. Hacia 1910, en el marco de los festejos del Centenario, se profundizaron los contenidos patrióticos a fin de consolidar una concepción unificadora de la identidad nacional. En esta línea de acción, se había sancionado la Ley Láinez, que señalaba claramente el influjo del Estado nacional en los sistemas educativos provinciales. Durante este período, también se fundaron varias escuelas de carácter religioso, como el Colegio San Agustín y el Belgrano Day School en Capital Federal, el Colegio Ward en Villa Sarmiento o el Colegio Santo Domingo en Ramos Mejía, fundados en 1907, 1912, 1913 y 1915, respectivamente.

A raíz de la reforma universitaria de 1918, la educación argentina, sobre todo a nivel universitario, se hizo más independiente del gobierno, así como la influyente Iglesia Católica. En diciembre de 1943, al final de la Década Infame, la dictadura de Pedro Pablo Ramírez estableció la educación religiosa en las escuelas públicas. La enseñanza religiosa fue suprimida por el Gobierno peronista en 1954.

Durante el gobierno de Juan Domingo Perón (1946-1955), la implementación del Estado de bienestar provocó una gran ampliación del consumo. Esto y el desarrollo y puesta en práctica de los derechos sociales repercutieron en la extensión de la matrícula educativa. Un punto álgido fue el comienzo de la gratuidad universitaria; el 22 de noviembre de 1949 se decretó la gratuidad universitaria, impulsada por el gobierno de Perón, medida que cambió para siempre el rumbo del sistema de educación superior argentino; firmando el Decreto N° 29.337 de Supresión de Aranceles Universitarios.[12]

La dictadura autodenominada Revolución Libertadora intervino las universidades, expulsando a profesores y científicos ―acusándolos de «peronistas»―. Su política educativa tenía como objetivo la desperonización del pueblo y combinando un gran despliegue de su aparato represivo y de propaganda.[13]​ Tras el Golpe de Estado de 1955, las dictadura de Aramburu e Isaac Rojas expulsaron a profesores simpatizantes del peronismo de las escuelas y universidades. La persecución motivó a muchos profesores a exiliarse. En los meses siguientes cientos de profesores fueron despedidos, renunciaron a sus cátedras o abandonaron el país. Emigraron 301 profesores universitarios de los cuales 215 se dedicaban a la investigación científica.[14][15]​ Durante el gobierno de Arturo Frondizi se reglamentó el artículo 28, que propiciaba el establecimiento de universidades privadas y permitió que las universidades privadas otorgaran títulos habilitantes.[16]

Congreso Pedagógico Nacional de 1984[editar]

En 1984, por la ley N° 23.114, el gobierno radical de Raúl Alfonsín convocó a un Congreso Pedagógico Nacional supuestamente para atender las deficiencias del sistema educativo pero con el fin de definir si la Educación Pública debía ser Estatal o no Estatal, de lo que dependería si los colegios privados seguirían recibiendo apoyo económico del Estado y si los padres de ingresos medios y bajos podrían elegir el tipo de educación para sus hijos en escuelas de gestión privada.[1]Raúl Alfonsín confió la organización del congreso a su equipo educativo, encabezado en 1984 por el ministro Carlos Alconada Aramburú, y el diputado Adolfo Stubrin, ambos con enfoques estatistas.

El enfoque estatista era impulsado por radicales y comunistas; y el enfoque no estatista defendido por la Conferencia Episcopal Argentina, el Partido Demócrata Cristiano, el Partido Justicialista, la Unión del Centro Democrático, el Movimiento de Integración y Desarrollo.[cita requerida] triunfó el enfoque no estatista. A partir de entonces, el sistema educativo en la Argentina es de Educación Pública (de Gestión Estatal o de Gestión Privada).[17]

Durante la década de los 90 el programa de la desregulación y la privatización, llevada a cabo por el presidente Carlos Menem, en reacción a la crisis socio-económica del país de 1989, condujo a la descentralización del sistema de la escuela media argentina, por lo que, a partir de 1992, la administración y la financiación de las escuelas se convirtieron en una responsabilidad provincial. La debilidad de la política, sin embargo, radica en que la coparticipación federal no aumentó acorde, sobre todo teniendo en cuenta la decisión de mover dos años de la escuela secundaria a la primaria.[18]

En los años 2000 se produjeron nuevos cambios educativos, se dictó la Ley de Educación Nacional, que permitió la reestructuración de la primaria y la secundaria y el fin de las políticas focalizadas y asistencialistas; destacándose la participación de más 750 000 docentes y 700 organizaciones de la sociedad civil y la reglamentación que establece que el presupuesto de educación no puede ser menor al 6 % del PBI.[19]​ Durante esta etapa hubo un aumento sostenido de la inversión en educación hasta el 6,47% sobre el PBI en el 2010, y por ley no puede reducirse.[19]​ de 2005 del 4.0 %, en 2006 del 4.7 %, en 2007 5.0 %, en 2008 del 5.3 % y en 2009 del 5.6 % [20]​ El programa Conectar Igualdad fue creado en abril de 2010 con el objetivo de entregar una netbook a cada estudiante y docente de las escuelas públicas secundarias, de educación especial, y de los institutos de formación docente. Capacitando a los docentes en el uso de esta herramienta, y elaborar propuestas educativas que favorezcan su incorporación en los procesos de enseñanza y aprendizaje.[21]​ Para el año 2013 ya se habían entregado 3 millones de computadoras, y además se cosntruyeron 1428 aulas digitales en todo el país.[22]​ En 2016, el presidente Mauricio Macri interrumpió ese programa.

Siguiendo la tendencia instaurada en la década de los 80, se observa un constante incremento en Argentina del porcentaje de estudiantes que asisten a escuelas y universidades privadas. La matriculación en establecimientos del sector privado representaba el 23 % de todo el sistema educativo en 2003 y alcanzó el 26 % en 2010.[23]

Con la sanción de la Ley de Financiamiento Educativo, en el año 2005, durante el gobierno de Néstor Kirchner se estableció un incremento progresivo de la inversión en educación, ciencias y tecnología por parte del gobierno nacional y las demás jurisdicciones, para alcanzar una participación del 6% del Producto Bruto Interno [PBI]. De esta manera, para 2015 se construyeron 1824 nuevos establecimientos educativos.[24]

Según datos del último censo nacional (de 2010) la tasa de analfabetismo es del 1.9%, siendo la segunda más baja de Latinoamérica.[4]​ Se ha verificado también un descenso de los índices de repitencia y deserción escolar que alcanzó el país entre 2006 y 2013.[25]

Organización[editar]

Organización de la Educación Argentina
Año Edad
Nivel Inicial - Jardín de Infantes 3,4 y 5
Primaria (Niños).
primer grado 6-7
segundo grado 7-8
tercer grado 8-9
cuarto grado 9-10
quinto grado 10-11
sexto grado 11-12
Secundaria (Adolescentes). Edad Polimodal
primer año 12-13
segundo año 13-14
tercero año 14-15
cuarto año 15-16 primer año
quinto año 16-17 segundo año
sexto año 17-18 tercer año
séptimo año 18-19 solo en escuelas técnicas
Terciario o universitario
>18
Escuela para adultos

Modo de calificación[editar]

 
Calificaciones evaluativas
Calificación/es Tipo
10 Excelente
9 y 8 Muy Bueno
7 y 6 Bueno - Aprobado
5 y 4 Malo - Reprobado
3, 2 y 1 Aplazado

Galardones[editar]

La educación superior argentina ―conocida como la docta latinoamericana― logró alcanzar niveles mundiales de excelencia en los años sesenta.[26]​ El país cuenta con tres ganadores del Premio Nobel en ciencias: Luis Federico Leloir, Bernardo Houssay y César Milstein.

Carreras de grado[editar]

Todas las universidades públicas y privadas aprobadas por la CONEAU ofrecen programas de grado y posgrado que otorgan títulos académicos y profesionales. En general, los programas de grado toman al menos cuatro años de estudio. Al finalizar una licenciatura, el «licenciado» pasa a ser considerado experto en un campo determinado, por ejemplo, un licenciado en Ciencia Política. Las carreras de grado pueden dividirse básicamente en dos tipos:

Licenciaturas y profesorados[editar]

Las licenciaturas son aquellas que acreditan experticia en investigación en un área del conocimiento determinado. Consisten en carreras de 4 a 6 años donde se requiere una cuota de investigación, en términos de años son equivalentes a una maestría en universidades estadounidenses o europeas. En algunos casos, dependiendo de los estatutos de la casa de estudio, puede llegar a solicitarse una «tesis de licenciatura», la cual consiste en un aporte de conocimiento en el campo respectivo de la carrera. El graduado puede ostentar el prefijo Lic. al rubricar su nombre.

Los profesorados por otro lado son aquellas carreras acreditadas que habilitan a la enseñanza universitaria. Por lo general consisten en carreras de 4 o 5 años no tan intensivas en investigación como las licenciaturas pero si rigurosas en la metodología de enseñanza. El graduado puede ostentar el prefijo Prof. al rubricar su nombre.

Títulos de ejercicio profesional[editar]

En particular a diferencia de las licenciaturas aquellos títulos de grado de universidades que habilitan a ejercer diferentes profesiones otorgan denominaciones particulares que habilitan le ejecución de diferentes disciplinas, como son los siguientes casos:

Título de abogado: el cual se otorga al estudiante de derecho luego de una carrera reglamentada de 5 o 6 años de estudio regular. Al obtener el mismo el estudiante tiene derecho a usar el prefijo Abog. en su nombre propio.

Título de médico: el cual se otorga al estudiante de Medicina luego de una carrera reglamentada de 6 años de estudio regular. Al obtener el mismo el estudiante tiene derecho a usar el prefijo Méd. en su nombre propio.

Título de ingeniero: el cual se otorga al estudiante de Ingeniería luego de una carrera reglamentada de 6 años de estudio regular. Al obtener el mismo el estudiante tiene derecho a usar el prefijo Ing. en su nombre propio.

Título de arquitecto: el cual se otorga al estudiante de Arquitectura luego de una carrera reglamentada de 6 años de estudio regular. Al obtener el mismo el estudiante tiene derecho a usar el prefijo Arq. en su nombre propio.

Contador público: el contador público nacional domina la disciplina contable y se le otorga a todo estudiante que haya cumplido con 5 años de estudio en una carrera avalada por la CONEAU. Al obtener el mismo el estudiante tiene derecho a usar el prefijo Cr. en su nombre propio.

Título de odontólogo: el cual se otorga al estudiante de odontología luego de una carrera reglamentada de 5 años de estudio regular. Al obtener el mismo el estudiante tiene derecho a usar el prefijo Odont. en su nombre propio.

Carreras de posgrado[editar]

Ubicación de las universidades nacionales (gratuitas) de Argentina.

En Argentina hay diversos cursos de posgrado, según la CONEAU (Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria) estos están divididos en especializaciones, maestrías y doctorados los cuales pueden ser presenciales, semipresenciales o carreras a distancia.[27]

Rankeos internacionales[editar]

En el índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas publicado el 14 de marzo de 2013, Argentina ―con un 0,801― se encuentra en el puesto número 40 de calidad de educación a nivel mundial, y en el número 2 de Latinoamérica. Los tres países con mejor Educación de América Latina son Cuba (0,887), Argentina (0,801), Chile (0,799).[cita requerida]Informe PISA llevado a cabo por la OCDE los alumnos argentinos se ubicaron en la posición 58 en a habilidad lectora, 55 en Matemática y 54 en Ciencias entre 65 países.[28]

En los rankings internacionales de las 500 mejores universidades del mundo, aparecen varias universidades de Argentina. En todos, la mejor posicionada es la Universidad de Buenos Aires. En 2010, apareció en el puesto 326 de la lista «QS World University Rankings», mientras que en el «Academic Ranking of World Universities» apareció en el lugar n.º 151. En 2017 tuvo un significativo avance, pasando a ubicarse en el QS en el puesto 75.º[29]

Universidades[editar]

Universidades estatales[editar]

Universidades de gestión privada[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Del Col, José Juan: «Educación pública estatal y no estatal», artículo publicado en el sitio web Juan 23 (Buenos Aires).
  2. «Años de educación promedio». UNDP. 2011. pp. Excel. Archivado desde el original el 23 de noviembre de 2015. Consultado el 10 de junio de 2012. «Archivo Excel». 
  3. «Unesco: la educación argentina garantiza igualdad», artículo publicado el 7 de diciembre de 2011 en el sitio web oficial de Argentina.
  4. a b http://archive.is/20130413205800/ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=99314
  5. «Argentina é o segundo país com o índice mais baixo de analfabetismo da América Latina», artículo en portugués publicado en el sitio web Medicina na Argentina (Brasil).
  6. «Aumento de egreso de estudiantes universitarios», artículo del 18 de mayo de 2013 en el sitio web de la agencia Télam (Buenos Aires).
  7. «Ley 26.206», artículo publicado en el sitio web Sipi, del Siteal (Buenos Aires).
  8. Obligatoriedad escolar desde los 4 años de edad, artículo publicado en el sitio web Parlamentario (Buenos Aires).
  9. Latino, Rosa María (March 2010), «Familia Infancia y Genero», La travesía de la libertad ante el Bicentenario, X Seminario Argentino-Chileno, IV Congreso Interoceanico de Estudios Latinoamericanos. (Mendoza, Argentina), Simposio 10: 9, ISBN 978-987-9441-40-4  Texto « booktitle: La travesía de la libertad ante el Bicentenario, X Seminario Argentino-Chileno, IV Congreso Interoceanico de Estudios Latinoamericanos. » ignorado (ayuda)
  10. Domínguez Ortiz, 2005, pp. 140-141.
  11. José Babini (1986). Historia de la ciencia en la Argentina. Dimensión Argentina. p. 104. ISBN 9509086207. 
  12. http://www.unf.edu.ar/a-64-anos-del-decreto-de-gratuidad-universitaria-instaurado-por-peron/
  13. Artículo sobre la destrucción del aparato educativo durante las dictaduras antiperonistas (1955-1973), pág. 17.
  14. Budeisky, Clara Celia (1976). "El gobierno provisional (1955-1958", Historia Integral Argentina, T. 10, Buenos Aires: Centro Editor de América Latina, p. 38
  15. Federico Neiburg: «Politización y universidad. Esbozo de una pragmática histórica de la política en la Argentina», artículo publicado en la revista Prismas, de la Universidad Nacional de Quilmes, n.º 3, 1999, págs. 51-71. 10
  16. Esti Rein, Mónica (1998): Politics and education in Argentina, 1946-1962. M. E. Sharpe, 1998.
  17. De Vedia, Mariano: "En los 80, más política que pedagogía", artículo publicado en el diario La Nación (Buenos Aires).
  18. Delgado, Marta. Descentralización Educativa: entre una vieja utopía y la cautela
  19. a b LEY N° 26.20http://www.me.gov.ar/doc_pdf/ley_de_educ_nac.pdf
  20. http://portal.educacion.gov.ar/?page_id=57
  21. http://www.conectarigualdad.gob.ar/seccion/sobre-programa-6
  22. http://noticias.anses.gob.ar/noticia/la-presidenta-entrego-la-netbook-numero-millones-del-programa-conectar-igualdad-459
  23. Tenti Fanfani, Emilio (2012): La escuela y la cuestión social. Buenos Aires: Siglo XXI, 2012.
    Halperín, Verónica; y Tuñón, Ianina: «Desigualdad social y percepción de la calidad en la oferta educativa en la Argentina urbana», artículo en la Revista Electrónica de Investigación Educativa, vol. XII, n.º 19.
  24. «Se construyeron 1824 escuelas por el programa Más Escuelas», artículo publicado en el periódico El Destape (Buenos Aires).
  25. http://nueva-ciudad.com.ar/notas/201412/16925-los-chicos-argentinos-mejoraran-su-desempeno-en-la-escuela.html
  26. SHEPERD SAFAR, Melanie Instituto - Siglo XXI, Mar de Ajó, Buenos Aires. «La ciencia Argentina en el bicentenario. pasado, presente futuro». 
  27. «Estudiar en Argentina», página del Ministerio de Educación de la Nación (Buenos Aires).
  28. Resultados del informe PISA de 2012, artículo en inglés publicado en el sitio web OECD.
  29. «La UBA subió 10 puestos en un prestigioso ranking mundial de universidades». Infobae. 7 de junio de 2017. Consultado el 13 de junio de 2017. 
  30. https://upc.cba.gov.ar/

Enlaces externos[editar]