Vasili Chuikov

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vasili Ivánovich Chuikov
Васи́лий Ива́нович Чуйко́в
Cujkov.jpg
El Mariscal de la Unión Soviética Vasily Ivanovich Chuikov
Rank insignia of маршал Советского Союза.svg Mariscal de la Unión Soviética
Años de servicio 19171972
Lealtad Bandera de la Unión Soviética Unión Soviética
Condecoraciones Héroe de la Unión Soviética
Mandos 4º Ejército, 1939
9º Ejército, 1939-1940
4º Ejército, 1940
64º Ejército, 1942
62º Ejército, 1942-1943
8º Ejército de Guardias, 1943-1946
Fuerzas Soviéticas en Alemania, 1949-1953
Distrito Militar de Kiev, 1953-1960
Fuerzas Terrestres, 1960-1964
Participó en

Guerra Civil Rusa
Guerra de Invierno
Segunda Guerra Mundial


Nacimiento 12 de febrero de 1900
No hay certeza
Fallecimiento 18 de marzo de 1982
Bandera de la Unión Soviética Moscú, Unión Soviética

Vasily Ivánovich Chuikov (Васи́лий Ива́нович Чуйко́в) (12 de febrero de 1900 - 18 de marzo de 1982) fue un teniente general del Ejército Rojo de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial y dos veces Héroe de la Unión Soviética (1944 y 1945). Tras la guerra fue nombrado Mariscal de la Unión Soviética.

Biografía[editar]

Hijo de una familia de campesinos, se unió al Ejército Rojo durante la Revolución rusa para posteriormente estudiar en la Academia Militar Frunze. Chuikov sirvió en la ocupación soviética de Polonia Oriental en 1939 y en la Guerra de Invierno de 1940.

Fue enviado a China como asesor de Chiang Kai-shek. Se encontraba en China cuando Alemania invadió a la Unión Soviética en junio de 1941.

La batalla de Stalingrado[editar]

En mayo de 1942 ya estaba de vuelta en la URSS, y se le concedió el mando del 64º Ejército. Posteriormente, al iniciarse la batalla de Stalingrado, recibió el mando del 62º Ejército, que defendía la ciudad. Chuikov asumió el 12 de septiembre de 1942 el mando del 62º Ejército, reemplazando al comandante Anton Lopatin que estaba al borde del colapso y que fue destituido por cobardía ante el enemigo. Chuikov recibía, en la orilla occidental del Volga, una ciudad casi destruida en un 90%, atestada de civiles y soldados en pleno caos, la situación no podía ser peor. Al momento de asumir el mando, Nikita Kruschev y el general Yeremenko preguntaron a Chuikov si entendía la importancia de la tarea que se le encomendaba. Chuikov respondió: «Vamos a defender la ciudad o morir en el intento».

Kruschev, al escuchar la respuesta, supo que Chuikov había entendido exactamente lo que se requería de él. Se le explicó además que los recursos y sumnistros que se le enviarían serían exiguos y que no podría esperar refuerzos, Chuikov debía aguantar con los medios que tenía reteniendo las posiciones aún en manos soviéticas.

Las medidas adoptadas fueron draconianas, primeramente ordenó a la NKVD que se ejecutaran a todos aquellos soldados que mostraran cobardía ante el enemigo, negó la atención médica a los heridos que se congregaron por cientos en las orillas del Volga. Negó la salida de los civiles haciendo uso del embarcadero destinándolo exclusivamente para el transporte de soldados; luego acercó las líneas soviéticas a las alemanas para anular el apoyo aéreo alemán sobre la línea del frente. Enterró los tanques en las quebradas aledañas a Mamáyev Kurgán, reforzó con mujeres-soldados los puestos artilleros destinando a los hombres para los ataques de desgaste. Adicionalmente derrochó las vidas de miles de soldados en ataques frontales suicidas para desgastar la moral alemana. «El tiempo es sangre» afirmó Chuikov al justificar el elevado monto de vidas soviéticas que se perdían por cada día que la ciudad seguía capturada.

Chuikov acuñó la expresión de «la academia de lucha callejera de Stalingrado», una de sus estrategias curiosas era la de reproducir tango, al que consideraba lúgubre, combinado con mensajes que presentaban la rendición como única vía de salvar la vida de los soldados alemanes. Otra estrategia fue la «táctica de proximidad», de atacar las posiciones alemanas desde cerca, para que la aviación alemana no pudiera bombardearlos por miedo a matar a sus tropas, ya que Chuikov se dio cuenta de que los alemanes eran superiores cuando combinaban la ofensiva aérea y la terrestre. Sin apoyo aéreo y desorientados los alemanes fueron presa fácil.

Chuikov adivinó las intenciones alemanas que apuntaban a apoderarse de la orilla por vía del sector industrial de Stalingrado y colocó sus mejores fuerzas en el sector, los soviéticos lograron frenar la ofensiva alemana y estabilizar el frente, además se situaron en la orilla oriental todas las armas artilleras disponibles para disparar por elevación. Las fuerzas germanas ya estaban desgastadas y ya no tenían poder ofensivo después de estos fieros combates de guerrillas.

Finalmente con la Operación Urano, el frente alemán se desmoronó y miles de soldados alemanes del 6ª Ejército quedaron embolsados. La ciudad fue liberada en febrero de 1943 y Chuikov fue galardonado con la Orden de la Estrella Roja y ascendido a comandante general.[1]

El 62º Ejército fue ascendido a 8º Ejército de la Guardia debido a sus acciones tras la victoria del Ejército Rojo en Stalingrado. A pesar de ser uno de los artifices de la victoria en Stalingrado y considerarlo como el mejor general en lo referente a ataques urbanos, toda la gloria se la llevó el mariscal Zhúkov[cita requerida], a partir de aquí empezaron a torcerse las relaciones entre ambos[cita requerida].

Avance sobre Berlín[editar]

Durante la ofensiva del Vístula-Óder dirigió su avance hacia Polonia, conduciendo el 8º de la Guardia dentro del I Frente Bielorruso que estaba comandado por Zhúkov y conquistó la fortaleza silesa de Poznan, continuando finalmente la ofensiva soviética que capturó Berlín en abril de 1945.

Trayectoria después de la guerra[editar]

Tras finalizar la guerra, Chuikov permaneció en Alemania, sirviendo posteriormente como Comandante en Jefe del Grupo de Fuerzas Soviéticas en Alemania desde 1949 hasta 1953, cuando fue nombrado Comandante del Distrito Militar de Kiev. Mientras servía en aquel puesto, el 11 de marzo de 1955 fue ascendido a Mariscal de la Unión Soviética. Entre 1960 y 1964 fue Comandante en Jefe de las Fuerzas de Tierra del Ejército Rojo. También sirvió como Jefe de la Defensa Civil desde 1961 hasta su retiro en 1972. Desde 1961 hasta su muerte, fue miembro del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética.

Chuikov fue un gran consultor en el diseño del Memorial de la Batalla de Stalingrado en el Mamáyev Kurgán y tras su muerte fue enterrado allí. Fue el primer mariscal ruso enterrado fuera de Moscú.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]