La Torre (Ávila)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Torre
Municipio de España

Ayuntamiento de La Torre

Ayuntamiento de La Torre
La Torre
La Torre
Ubicación de La Torre en España.
La Torre
La Torre
Ubicación de La Torre en la provincia de Ávila.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Castile and León.svg Castilla y León
• Provincia Bandera de la provincia de Ávila.svg Ávila
• Comarca Valle de Amblés
Ubicación 40°35′21″N 4°57′55″O / 40.589166666667, -4.9652777777778Coordenadas: 40°35′21″N 4°57′55″O / 40.589166666667, -4.9652777777778
• Altitud 1130 msnm
• Distancias 24 km a Ávila
86 km a Béjar
Superficie 58,41 km²
Núcleos de
población
Blacha, Balbarda, Guareña, Oco, Sanchicorto y La Torre
Población 288 hab. (2013)
• Densidad 4,93 hab./km²
Gentilicio Torritense,-a
Código postal 05540
Alcalde (2011) Germán Sánchez Canales(PP)
Patrón San Roque
Sitio web Ayuntamiento de La Torre

Extensión del término municipal dentro de la provincia de Ávila

Extensión del término municipal dentro de la provincia de Ávila
[editar datos en Wikidata]

La Torre (1130 msnm)[1] es un municipio de España perteneciente a la provincia de Ávila, en la comunidad autónoma de Castilla y León. [2] [3]


Situación[editar]

La localidad y el municipio están situados en la parte central de la provincia de Ávila a 24 km de la capital, en el Valle de Amblés. La localidad de La Torre se encuentra situada a una altitud de 1129 msnm[2] [4] El municipio comprende las siguientes anejos: Guareña, Blacha, Balbarda, Oco y Sanchicorto.[1] De ellos Balbarda y Blacha están constituidos como entidades locales menores dentro del municipio.[5] También pertenecen al término municipal las siguientes dehesas: Dehesa de Bezojimeno, Dehesa de Polentinos, Dehesa de San Muñoz, Dehesa de Gorría, Dehesa de San Simonei, Dehesa de Gemerendura y Dehesa de Herreros.[6] [7]

Noroeste: San Juan del Olmo y Valdecasa Norte: Narrillos del Rebollar Noreste: Sanchorreja y Padiernos
Oeste: Muñana Rosa de los vientos.svg Este: Santa María del Arroyo y Muñogalindo
Suroeste: Muñotello Sur: Narros del Puerto y La Hija de Dios Sureste: Solosancho

Demografía[editar]

A 1 de enero de 2010 la población del municipio ascendía a 279 habitantes, 153 hombres y 126 mujeres.[8]


Gráfica de evolución demográfica de La Torre (Ávila) entre 1900 y 2010

     Población de derecho (1900-1991) o población residente (2001) según los censos de población del INE.      Población según el padrón municipal de 2010 del INE.

Geografía[editar]

El término municipal se extiende desde la Sierra de Ávila, donde se localizan los núcleos de Balbarda, Oco y Sanchicorto, hasta el fondo del valle, donde están emplazados La Torre y Blacha. Guareña está en el piedemonte, en la zona donde entran en contacto la Sierra de Ávila y la fosa o Valle de Amblés.

Los ríos que pasan por el término municipal son el Adaja y sus afluentes el río Aulaque, el río de la Hija, el río Paradillo o Blasco, el Merdero y Pascuala.

Las sierras que dominan el valle son, por el sur, la alineación Paramera de Ávila - La Serrota y, por el norte, la Sierra de Ávila.

Orografía[editar]

En el término municipal hay un total de 2 vértices geodésicos instalados, uno de ellos destruido

Vértices geodésicos de La Torre
Término municipal Punto geodésico Altitud (msnm) Número Fecha de construcción Hoja MTN Coordenadas
La Torre Ladera 90©[9] 1151,550 53 065 8 de junio de 1990 530 40°35′22.0702″N 4°57′26.7680″O / 40.589463944, -4.957435556
La Torre Ladera@[10] 1152,752 53 064 destruido 530 40°35′24.0936″N 4°57′29.8638″O / 40.590026000, -4.958295500

Clima[editar]

La Serrota desde La Torre.

Es mediterráneo continental. El régimen de lluvias tiene dos máximos, uno otoñal y otro primaveral. Las nevadas son también frecuentes (20 días al año). La sequía estival es muy pronunciada, a veces paliada con tormentas. Las precipitaciones medias rondarán los 400 mm anuales, si nos guiamos por el Observatorio más cercano, que es el de Ávila ciudad (371,7 mm). Aunque es un poco más lluvioso este sector occidental del Valle de Amblés donde se localiza La Torre, que el oriental donde está la ciudad de Ávila, como lo demuestra la existencia de rebollos que necesitan más humedad que las encinas.

Las precipitaciones torrenciales suelen ir asociadas a tormentas de verano, que pueden llegar a ser muy intensas. Estas tormentas pueden generar riadas destructoras, como la que se produjo en la década de los 60, cuando el río Pradillo destruyó el puente de la carretera N-110, a su paso por La Torre. Esta riada destruyó algunas casas del pueblo. Días después todavía se podían encontrar “bolsas” de granizo entre las malezas arrastradas por el agua. Las nevadas invernales pueden cerrar al tránsito las carreteras de la zona, contingencia que ha ocurrido en varias ocasiones. La última nevada importante se produjo la tarde noche del 31 de diciembre de 1998 con 30 l/m², que puede considerarse una de las más copiosas en los últimos 30 años. Las heladas también pueden llegar a ser considerables, habiendo superado en algunas ocasiones los –20 °C.

Vegetación[editar]

Podemos distinguir dos zonas: la sierra y el valle. En la Sierra de Ávila se conserva un encinar, que dadas las condiciones climáticas extremas, tiene un gran valor ecológico. Se pueden encontrar encinas centenarias (Quercus rotundifolia) en el denominado localmente El Monte, sobre todo en las cercanías de los núcleos de Guareña, Balbarda, Oco y Sanchicorto.

En el valle tenemos por un lado los bosques de ribera y el robledal-rebollar situado en las cercanías del núcleo de Blacha. Los bosques de ribera se localizan a lo largo del río Paradillo, río de la Hija, río de Narros y el Adaja. Los del río Pradillo también llamado Río Blasco están muy degradados. En estos bosques de ribera podemos encontrar sauces (Salix sp), álamos (Populus alba , Populus nigra, Populus tremula, Populus x canadensis), fresnos (Fraxinus angustifolia), olmos (Ulmus minor), espinos (Crataegus monogyna), endrinos (Prunus spinosa), espino cerval (Rhamnus cathartica). Los olmos, llamados negrillos localmente, han desaparecido prácticamente en los últimos años debido a la enfermedad de la grafiosis.

En las cercanías del núcleo de Blacha, en el camino de Narros se conserva un rebollar, aunque en la zona se le llama robledal. Los rebollos (Quercus pyrenaica) han sido tradicionalmente desmochados, por lo que sus copas presentan un aspecto muy abierto.

Agricultura, ganadería e industria alimentaria[editar]

Los cultivos predominantes son los cereales (cebada, trigo, centeno y avena), en régimen de secano. En leguminosas, se cultivaban algarrobas en el pasado. Hoy se cultivan vezas para forraje y algunos garbanzos. En los últimos años se cultiva maíz para forraje, y fresas en Blacha, utilizando agua del acuífero del valle para el riego

Carne de Ávila en Industrias Cárnicas Roal en La Torre.

En ganadería hay vacuno para carne y leche, corderos y cerdos. Reciente es el desarrollo de la industria agroalimentaria en el sector cárnico (Industrias Cárnicas ROAL), debido a su calidad. La carne de vacuno está acogida a la denominación Carne de Ávila de la raza Avileña-Negra ibérica. También los productos adobados son muy importantes en la preparación de las carnes de cerdo: lomos, pancetas, costillas, etc. Se utiliza para adobar pimentón de la Vera, orégano, sal, etc.

Otros productos de la industria alimentaria son las morcillas de cebolla, de arroz y de calabaza, las salchichas, las manitas de cerdo, las orejas de cerdo, el rabo, el chicharrón, el torrezno. El clima de la zona mediterráneo continental, frío y seco permite una curación muy rápida de la carne de tal forma que a partir de noviembre los lomos, las costillas, las orejas, el solomillo y los embutidos se secan sin problemas. En otras zonas del mundo también la carne seca tiene mucha importancia en la producción alimentaria como pasa en Sudáfrica con el biltong.

La oferta de embutidos es muy amplia y de gran calidad: salchichones, chorizos y longanizas, siempre han sido muy importantes en la gastronomía de la comarca del Valle de Amblés. El chorizo con verdadero sabor a picadillo adobado es de una gran calidad para platos como patatas a la riojana.

Historia[editar]

En el municipio de La Torre se han encontrado restos arqueológicos de distintas épocas: el bronce final,[11] la edad de hierro, época romana,[12] [13] [14] visigoda.[15] En el atrio de la iglesia parroquial de Santo Tomás se encuentran dos toros de piedra o verracos, de origen vetón, aunque a ambos les falta la cabeza. Recientemente se encontró una estela funeraria romana, del mismo tipo de las que aparecen incrustadas en las murallas de Ávila. Los restos arqueológicos, así como la estela están hoy en el Museo de Ávila. De la estela se han hecho varias lecturas:

Jiménez J.A.: ---ION/--OQ ET/ANNAE/ -S.TLII/ -OSEFC.-[16]

Fabián-Mariné: ION/IO ET/ANNAE/ S(it) T(ibi) L(evis)?/HSEC H(ic) S(itus) E(st) F(aciendum) C(uraverunt).-[17]

Alföldy G.:[---]ion/[i]q(um) et/ Amiae/ C(oniugi) s(it) t(erra) l(evis).-

[]ION []Q ET AMIAE CSTLII []OSE FC.-

Leyendo: -ioniqum AmiaeII -ose coniugi curavit el faciendum levis sit terra.-[18]

Rodríguez Almeida: [---]ION/[--]ET/ ARNAE (o ANNAE) S(it) T(ibi) (T(erra)) L(evis) ? H(eredes) S(uis caris) F(aciendum) C(uraverunt).- Traducción: "A---ion--oi y Arna (o Anna), amadísimos sus herederos lo hicieron"[19]

Toponimia[editar]

El origen etimológico de La Torre tiene que ver con el turris latino, en el sentido de "villa romana". Restos de tégulas de estas villas se localizan en la cercanías del pueblo. También pasa por el pueblo la Cañada Real Leonesa Occidental, paso de los rebaños de La Mesta, que sigue la ruta de la antigua Vía romana del Puerto del Pico.

En la Edad Media, después de la conquista de Toledo, esta zona del Valle de Amblés y dentro de las Comunidades de villa y tierra de Ávila se repobló con gentes de Covaleda (Soria), vascos y navarros. De hecho, los topónimos de los pueblos de este valle recuerdan este origen: Cerro de Gorría, Muñogalindo, Oco, Narros del Puerto, Muñana, Amavida, Izquierdos, Niharra, Muñochas .

Etnografía[editar]

Fuente diseñada por Cecilio Martín López y escuela.

Los deportes que tradicionalmente se venían practicando eran la calva y la pelota a mano en la pared de la iglesia; hoy se dispone de frontón, pasado el río en el camino de Baterna. Los juegos de cartas más practicados son el mus, la mata, el tute y la brisca. Las niñas jugaban a las tabas.

Por San Juan, en Blacha se coloca el mayo (un álamo) en la plaza. Era tradición colocar una rama del mayo en la ventana de la chica a la que se pretendía. El 19 de marzo se hacía la Luminaria, un fuego en el que se quemaba de todo, por encima de la cual saltaban los jóvenes. Por Carnaval corría por las calles la vaquilla (artefacto compuesto por unos cuernos de toro o vaca amarrados a unas parihuelas[20] con cencerros) arremetiendo contra todo lo que encontrara en la calle. También las chicas paseaban por el pueblo al Perico, hombrecillo relleno de paja que finalmente acababa en el río.

En Semana Santa no se podían tocar las campanas y en su lugar se tocaba la carraca. Por el domingo de Resurrección, fin de la Semana Santa, se comía el hornazo en el campo.

Con motivo de la matanza del cerdo a veces se gastaban bromas a las familias que estaban reunidas en las casas colocando el desahumerio (una lata con brasas en la que se echaban pelos de animal para que oliera mal).

Gastronomía[editar]

Algunas comidas tradicionales son el cocido, las sopas de ajo, los torreznos, los chicharrones, las patatas meneás, las judías con chorizo, las patatas con costilla adobada, el lomo en adobo, el potaje de garbanzos con bacalao, el picadillo de chorizo (carne adobada para el chorizo, frita) y la morcilla de cebolla, que se consumía frita o cocida para acompañar a los garbanzos.

Arquitectura popular[editar]

Cada vez quedan menos edificios de arquitectura tradicional. La construcción de nuevas viviendas en los últimos años va haciendo desaparecer los viejos edificios. Muchas casas nuevas son de nueva planta, y en contadas ocasiones se han rehabilitado viejas casas. Apenas quedan edificios que puedan ser rehabilitados.

Materiales[editar]

La arquitectura popular se ha edificado con materiales que se encuentran en el entorno próximo. Los materiales básicos son la piedra, la madera y el barro. La piedra más utilizada ha sido el granito, formando parte de los cimientos, muros, jambas, dinteles, enlosados del suelo, poyos, lanchas para la lumbre etc.

La madera ha participado siempre como material complementario, en las cubiertas y escaleras. Se utilizaban maderas de pino, pero también de chopos, negrillos, etc. Otros materiales que se utilizaron en el pasado, fueron los piornos, para las cubiertas, (las "casas pajizas" medievales). Todavía hoy se puede observar ese sistema en algunas tinadas en la provincia. Distintos tipos de piornos, y vergueras, que se llamaban bardas, se utilizaban para colocarlos entre el entramado de madera y las tejas, donde también se ponía paja y heno.

El barro crudo se ha utilizado en construcciones en forma de adobe. El barro se preparaba pisándolo, luego se moldeaba en mencales , gradillas y adoberas y posteriormente se secaba al sol durante dos días como mínimo. El barro cocido, o ladrillo empleado es el macizo de tejar, de dimensiones variables, pero oscilan en torno a 24 x 12 x 3 cm. Y finalmente la cal que mezclada con arena o barro se empleba para morteros de asiento y en revocos; en forma de lechada se utilizaba para encalar. [21]

Elementos constructivos[editar]

Los cimientos se hacían con mampuestos acuñados con ripios y en ocasiones aglomerados con morteros de cal.

El muro de mampostería de granito, compuesto con bloques de piedra sin labrar o piedras a las que se les ha preparado una cara plana. Las casas con muros de sillería son escasas, siendo más frecuentes las que presentan sillería en encuadramiento de ventanas y puertas. En los muros de mampostería y ladrillo, se utilizan estos para encuadrar los vanos (puertas y ventanas). Algo muy habitual son los muros de mampostería y adobe; la primera planta se levanta en mampostería y el hastial o la segunda planta en adobe. El revoque utilizado era el de barro crudo y los de cal y barro.

Las cubiertas en la edad media solían ser de piorno y paja de centeno, las llamadas "casas pajizas" en los documentos de la época. Las cubiertas de teja se introdujeron con la romanización que utilizaban esas tejas tan pesadas , las tégulas. La teja de forma troncocónica era la más utilizada en la arquitectura tradicional, unas se disponen en hilera con su cara cóncava hacia arriba, las tejas canales, y son las que recogen y canalizan al agua y las tejas cobijas, se colocan con la parte cónvava hacia abajo, cubriendo los huecos que dejan las canales. Las tejas se asentaban sobre ramaje de arbustos denominado barda.

La estructura de cubierta se formaba con cerchas o cuchillos. La cercha estaba formada por el pendolón, el par, la tornapunta, el tirante y el cuchillero. Sobre la cubierta se eleva la chimenea, que era de ladrillo y se enfoscaba con mortero de cal y arena, representando sobre la superficie exterior símbolos de protección. (los signos hexafoliados erán los más típicos).

Las ventanas en las casas tradicionales erán huecos de pequeñas dimensiones, 15 x 20 aproximadamente, localizados en salas y sobrados. Para obtener un mayor rendimiento se abocinaban en el interior. La carpintería de madera que cerraba la abertura estaba constituida por un cerco y unas portezuelas, sin cristales. En La Torre todavía se conservan estos ventanucos en algunos pajares.

En los pajares para el heno se abre una vano de 60 x 80 que se denomina bocín en el Valle de Amblés.

En las casas antiguas ya desaparecidas había tres puertas, la puerta de entrada a la casa, la puerta de entrada a la cuadra y la puerta de entrada al corral. Esta última suele ser muy grande. En las puertas el dintel y las jambas eran de granito. En el interior la chimenea tenía una gran campana que ocupaba la mitad de la superficie de la cocina, ya que el humo se utilizaba para la conservación de la matanza.

En los elementos constructivos interiores distinguiremos las estructuras horizontales que organizan la casa en dos niveles, ocupando el sobrado la parte superior. Se componen de maderos de sección rectangular denominados cuartones, que reciben finalmente las tablas del piso. Los tabiques eran de pies derechos rellenando los grandes huecos con adobe, posteriormente revocado con barro fino y enjalbegado o encalado.

La escalera que sube al sobrado suele ser de madera y se cierra con puerta. La campana de la chimenea solía sostenerse en una gran viga que cruza de lado a lado la cocina. El fuego se hacía sobre la lancha que era de granito.[21]

Tipos de casas tradicionales[editar]

Aunque ya no quedan nada más que fragmentos de las antiguas casas con corral en La Torre se daba la casa con corral trasero. La parcela adopta frecuentemente la forma rectangular y el corral se encuentra al fondo de la parcela. El acceso al mismo se realiza desde la vivienda o desde puertas y portones en los muros de cerramiento.

Las fachadas de la vivienda se abren a la calle con alineaciones muy consolidadas. Las fábricas se realizan en mampostería, los corrales ocupan el interior de las manzanas, que suelen ser grandes.

Las dependencias auxiliares eran gallinero, pocilgas, cuadra, pajar y a veces paneras. La casa tenía , portal , cocina, sala con dos alcobas, portal para salir al corral y sobrado. En los corrales a veces había pozo con brocal de piedra y una pila también de granito.

Galería de arquitectura popular[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Diputación de Ávila (ed.): «Municipio de La Torre».
  2. a b Agencia Estatal de Meteorología (ed.): .
  3. Agencia Estatal de Meteorología (ed.): «Interpretación: Predicción por municipios».
  4. Agencia Estatal de Meteorología (ed.): «Interpretación: Predicción por municipios».
  5. Ministerio de Hacienda y Administraciones públicas - Gobierno de España (ed.): «Datos del Registro de Entidades Locales».
  6. Instituto Geográfico Nacional, Ministerio de Fomento (1999). Mapa Topográfico Nacional de España, 1:25.000, Muñana 530-II (1ª edición). Madrid:IGN. 
  7. Instituto Geográfico Nacional, Ministerio de Fomento (1999). Mapa Topográfico Nacional de España, 1:25.000, Solosancho 530-IV (1ª edición). Madrid:IGN. 
  8. INE: Población por municipios y sexo.
  9. Instituto Geográfico de España (8 de junio de 1990). geodesia.ign.es (ed.): «Ladera 90©». Consultado el 18 de diciembre de 2013.
  10. Instituto Geográfico de España (destruido). geodesia.ign.es (ed.): «Ladera@<». Consultado el 18 de dicimbre de 2013.
  11. Caballero Arribas Jesús; Fernando Porres Castillo, Ascensión Salazar Cortés (1993). «El campo de fosas de "El Cogote" (La Torre, Ávila)». Numantia, Arqueología en Castilla y León 4, págs. 93-110. Valladolid: Junta de Castilla y León. 
  12. González Rojas F. (1888). «Ruinas romanas en La Torre, lugar del partido de Ávila». BRAH XIII, págs 308-309. Madrid:Boletín de la Real Academia de la Historia. 
  13. Jiménez Jiménez J.A. (1989). «Bronce de arnés y cuchillo afalcatado procedentes de La Torre (Ávila), España». Boca Bilingüe,1. págs. 33-39. Lisboa:Instituto Español de Lisboa. 
  14. Pérez Herrero E. (1983). «Cama de bocado tardorromano hallada en La Torre (Ávila)». Homenaje la profesor Martín Almagro Basch Tomo III págs 429-438. Madrid:Ministerio de Cultura. 
  15. María Mariné (coord):(1995) Historia de Ávila I Prehistoria e Historia Antigua. Ávila. Institución Gran Duque de Alba. Diputación de Ávila.
  16. Jiménez Juan Antonio (1998). «Hallazgos arqueológicos en La Torre (Ávila)». Homenaje al Profesor Carlos Posac Mon Tomo I. Ceuta: Instituto de Estudios Ceutíes. ISBN 84-920975-8-2. 
  17. J.F Fabián & M. Mariné (2000): Novedades de epigrafía latina abulense, en Homenaje a Eduardo Ruiz-Ayucar, Cuadernos Abulenses nº 29, pp. 119. 132 Ávila
  18. «Epigraphische Datenbank Heidelberg». Epigraphische Datenbank Heidelberg. Consultado el 19-10-2008.
  19. Rodríguez Almeida E. (2003). Ávila Romana. Ávila: Caja de Ávila. ISBN 84-500-4563-0. 
  20. «Diccionario de la RAE». Real Academia Española. Consultado el 3-04-2009.
  21. a b Navarro Barba, Jose Antonio (2004). Arquitectura popular en la provincia de Ávila. Ávila:IGDA de la Diputación Provincial de Ávila. ISBN 84-89518-92-0. 

Enlaces externos[editar]