Dehesa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Imagen de una Dehesa en Bollullos Par del Condado (Huelva).
Dehesa extremeña

Dehesa es un bosque claro de encinas, alcornoques u otras especies, con estrato inferior de pastizales o matorrales, donde la actividad del ser humano ha sido intensa, y generalmente están destinados al mantenimiento del ganado, a la actividad cinegética y al aprovechamiento de otros productos forestales (leñas, corcho, setas etc.). Es un ejemplo típico de sistema agrosilvopastoral.


El término dehesa viene de defensa, pues los primeros pobladores en la reconquista hacían vallados para proteger los rebaños alojados en ellas[1]

Naturaleza[editar]

Dehesa con toros en las cercanías de Baños de la Encina (Jaén).

Resulta así un ecosistema derivado del bosque mediterráneo, constituido por especies arbóleas del género Quercus (encina, alcornoque) u otras especies como hayas o pinos y el estrato herbáceo para pacer.

Otro término[editar]

También se denomina con el término dehesa al tipo de gestión de fincas privadas destinadas a la explotación agro-ganadera sobre el bosque mediterráneo del que se obtienen múltiples recursos simultáneamente.

Dehesa en Extremadura.

Se trata de un ecosistema derivado de la actividad humana a partir del bosque de encinas, alcornoques, etc. Es la consecuencia de conquistar al bosque terrenos para destinarlos a pastizales. Pasa por una fase inicial en la que se aclara el bosque denso para pasar a una segunda fase de control de la vegetación leñosa y la estabilización de los pastizales.

Importancia[editar]

El sistema adehesado tiene una gran importancia económica y social en la Península Ibérica, tanto por su extensión superficial como por la función de fijación de población rural en sus núcleos. Reduciendo el flujo emigratorio y sus consecuencias (envejecimiento, incremento de tasas de mortalidad, reducción de tasas de actividad, abandono de explotaciones, etc).

Contexto económico[editar]

La explotación de la dehesa suele coincidir con zonas que podríamos denominar “marginales”, tanto por su limitada vocación agraria (derivado de la pobreza de los suelos), como por la inexistencia de un tejido industrial, que se reduce a industrias agroalimentarias aisladas y de muy reducida capitalización.

Extensión en la Península Ibérica[editar]

Su extensión varía mucho según qué autores, pero está entre los dos y los cuatro millones de hectáreas (entre 20.000 y 40.000 km2; para hacerse una idea, 40.000 km2 es la extensión de Extremadura),[2] [3] principalmente en el suroeste y oeste: provincia de Córdoba, Salamanca, Extremadura, Huelva, Sierra Norte de Sevilla, piedemonte del Sistema Central en España (especialmente en la zona de Talavera de la Reina) y el Alentejo y Algarve en Portugal.

Dehesa boyal[editar]

Las dehesas boyales, tan abundantes en España, eran terrenos comunales de los pueblos en donde podía pastar libremente el ganado de los vecinos.

Referencias[editar]

  1. La dehesa, un ecosistema de leyenda
  2. Recuero, Ibáñez y Vicente (1981). «Propuesta de ordenamiento de los agrosistemas de dehesa de la Península Ibérica». Consultado el 26 de octubre de 2009.
  3. López Sáez, López García, López Merino, Cerrillo Cuenca, González Cordero y Prada Gallardo (2007). «Origen prehistórico de la dehesa en Extremadura: Una perspectiva paleoambiental». Consultado el 26 de octubre de 2009.

Enlaces externos[editar]