Historia del Real Valladolid Club de Fútbol

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Historia del Real Valladolid Club de Fútbol se inicia como tal el 20 de junio de 1928,[1] cuando la Real Unión Deportiva y el Club Deportivo Español, dos de los clubes más importantes de la ciudad en aquel entonces, decidieron fusionarse.

Plantilla del Real Unión Deportiva antes del partido contra el Colo-Colo de Chile disputado el 2 de mayo de 1927. En dicho partido, David Arellano, capitán del conjunto chileno, recibió un fuerte golpe en el estómago que al día siguiente le produjo la muerte. Este suceso se conoce como la tragedia de Valladolid.[2]

Nacimiento y primeras temporadas[editar]

En 1924 se fundaron en Valladolid dos clubes que rivalizaron por la supremacía en la ciudad: el Real Unión Deportiva, vinculado a la Congregación de Luises y Kotskas, y por tanto de tendencia conservadora, y el Club Deportivo Español, de tendencia progresista. Ambos ganaron sendas Copas de Castilla y León[3] y tuvieron destacadas participaciones en la Copa del Rey.[4]

El Real Valladolid Deportivo nació el 20 de junio de 1928 como resultado de la fusión de esos dos clubes, con Pedro Zuloaga Mañueco como primer presidente. En el partido de presentación, disputado el 22 de septiembre de ese año en el estadio de la Sociedad Taurina, junto a la Plaza de Toros, el primer once del Real Valladolid, formado por Arana, Pombo, Martín, Orúe, Serralde, Echevarría, Montalbán, Perico San Miguel, Sainz, Sierra y Pablo López, venció por 2-1 al Deportivo Alavés de Vitoria.[1] [5] El equipo debutó en el Grupo B de la Segunda División -equivalente a una Tercera División- del Campeonato de Liga que se puso en marcha aquella misma temporada

En la temporada 1933/1934, el Real Valladolid consiguió el ascenso a Segunda División. En su debut en ella la siguiente temporada, el conjunto vallisoletano realizó una gran campaña, terminando segundo dentro de su grupo y último en la fase final por el ascenso.[6]

El 3 de noviembre de 1940, en plena posguerra, se inauguró el nuevo Estadio Municipal en partido de Liga contra el Arenas de Guecho, con victoria local por 4-1.[7] El equipo continuó en trayectoria ascendente, logrando disputar la promoción de ascenso a Primera en la campaña 1942/43, pero en la temporada siguiente descendió a Tercera División.[8]

Ascenso a Primera, final de Copa y época dorada[editar]

El equipo pasó tres años en Tercera antes de retornar a Segunda en 1948, y al año siguiente, dirigido por Antonio Barrios, se proclamó campeón de la categoría y consiguió su primer ascenso a Primera División, la máxima categoría del fútbol español.[9] Para el debut en Primera se contrató a Helenio Herrera, concluyendo la campaña en 12.º lugar. Herrera firmó por el Atlético de Madrid, lo que llevó al retorno de Antonio Barrios como entrenador, y el club se reforzó con jugadores como Emilio Aldecoa, Lesmes I y Lesmes II, que se unían a los ya conocidos Saso, Vaquero y Coque, entre otros.[10]

Alineación de la final de Copa en 1950.

Tras un partido amistoso de pretemporada contra Osasuna en Pamplona, la noche del 29 al 30 de agosto de 1949, el autocar que llevaba al equipo de regreso a Valladolid fue arrollado en un paso a nivel de la localidad burgalesa de Villafría. El accidente se saldó con numerosos jugadores heridos, pero afortunadamente sin fallecidos.[11] El equipo finalizó en la 9.ª posición de la Liga, tras haber realizado una notable primera vuelta, y en la Copa del Generalísimo de esa misma temporada, se mostró como un bloque sólido y fue la revelación del torneo, plantándose en la final tras eliminar a la Real Sociedad, al Sevilla F. C. y al Real Madrid.[12] El partido decisivo se disputó el 28 de mayo de 1950 en el Estadio de Chamartín de Madrid contra el Athletic de Bilbao. Al término del tiempo reglamentario se llegó con empate a uno, con goles de Zarra para los bilbaínos y Coque para los pucelanos, pero en la prórroga Zarra anotó un triplete que hundió al Valladolid, concluyendo el partido con 4-1.[13]

Al inicio de la temporada siguiente, con Ipiña en el banquillo, el Valladolid se convirtió en la revelación del campeonato, codéandose con los grandes y ocupando el tercer lugar al término de la primera vuelta.[14] Pero en la segunda, el equipo se desinfló y no pudo mantener el ritmo de Atlético de Madrid y del Sevilla F. C., que lucharon hasta el final por el título, logrado por los rojiblancos. El Real Valladolid concluyó la campaña en sexta posición, y los aprietos económicos le obligaron a vender a la mayor parte de sus estrellas.

En los siguientes años el potencial del equipo fue disminuyendo progresivamente, permaneciendo en él únicamente Coque, que se convirtió en su primer jugador internacional, y los hermanos Lesmes.[15] No obstante, aparecieron nuevas figuras como Matito, Ortega y Lasala, y el Real Valladolid se mantuvo en la parte media de la tabla, rozando a veces los puestos de promoción. Finalmente, y pese a que la campaña 1956/57 había concluido con un modesto octavo puesto, la directiva se vio obligada de nuevo a vender a la mayor parte de la plantilla, que quedó prácticamente desarbolada. Ello condujo al descenso en la temporada siguiente, pese a que Manuel Badenes fue el máximo goleador de la categoría junto a Ricardo Alós y Alfredo Di Stéfano;[16] así concluía una década fabulosa mermada por los problemas económicos.

El equipo ascensor[editar]

La directiva presidida por Carlos del Río Herrero confió en José Luis Saso como entrenador y en una mezcla de jóvenes talentos, entre los que destacó Emilio Morollón, y de jugadores experimentados, como Coque, que regresaba a casa tras su frustrado paso por el Atlético de Madrid.[17] El Real Valladolid se mostró como un conjunto sólido que se proclamó campeón de su grupo y certificó su vuelta a la máxima categoría del fútbol español.

Para reforzarse de cara a la temporada siguiente, el entrenador, Saso, viajó a Uruguay y Argentina en busca de jóvenes talentos accesibles para la maltrecha economía del club, y regresó con dos uruguayos, Benítez y Endériz, y tres argentinos, Solé, Aramendi y Bagneras, aunque este último fue cedido y solamente produjo beneficio económico.[18] El Valladolid de aquella campaña se mostró como un equipo sin tapujos, que desarrollaba un fútbol espectacular pero con problemas de marcaje y portería, y se consiguió mantener la categoría. No fue así el año siguiente, pese a que tras una gran actuación en la Copa se llegó a semifinales.[19]

Se retornó a Primera en un solo año, de la mano del paraguayo Heriberto Herrera, quien marchó para entrenar al RCD Español. La directiva contrató entonces a Antonio Ramallets, que acababa de retirarse y aceptó debutar como entrenador dirigiendo al conjunto blanquivioleta, que tenía como objetivo mantener la categoría.[20] La escuadra, prácticamente idéntica a la que logró el ascenso, se convirtió junto al Real Oviedo en la revelación de la Liga, finalizando en el cuarto puesto, la mejor clasificación obtenida hasta la actualidad.[21]

El periplo por Segunda[editar]

Trayectoria del Real Valladolid.

Aquel Valladolid revelación atrajo las miradas de otros clubes, por lo que para la temporada 1963/64 hubo numerosas bajas. Continuó sin embargo la pareja estrella, formada por Morollón y Rodilla, ambos entre los máximos goleadores de la campaña anterior. Pero no pudo mantenerse la categoría y comenzó una sangría de ventas de los jugadores más importantes del club: Rodilla, Ramírez, Sanchís y Morollón, este último traspasado al Real Madrid casi a precio de saldo. La deuda histórica se convirtió en un auténtico talón de Aquiles para la institución, provocando la dimisión del presidente José Miguel Arrarte.[22]

Para salvar la situación, José Luis Saso se convirtió en el nuevo presidente del club, y tras el fugaz paso de Antonio Barrios por el banquillo, se le sustituyó por Antonio Ramallets. Aquel año, el Real Valladolid se quedó a las puertas del ascenso, y para la siguiente temporada se contrató a Perico Torres, que falleció de manera repentina y provocó una fuerte inestabilidad en el banquillo pucelano que acentuó la crisis de la institución.[23] Saso renunció al cargo, y de la mano de Antonio Alfonso se reforzó el equipo a golpe de talonario y se contrató a Enrique Orizaola para dirigirlo, tras la destitución de José Luis Molinuevo. Los blanquivioletas se clasificaron en segundo puesto, lo que les permitió disputar la promoción de ascenso de la temporada 1967/68 contra la Real Sociedad. Los donostiarras consiguieron la victoria en Zorrilla por 0-1, y tras el 0-0 registrado en Atocha los albivioletas se quedaron a punto de regresar a Primera.[24]

Tras el fracaso, se dio salida a varios jugadores y se inició una nueva etapa de altibajos, concluyéndose la temporada 1968/69 en décima posición. La temporada siguiente fue desastrosa; Antonio Alfonso renunció a invertir más dinero y la apatía general llevó a una caída libre que acabó con el equipo en Tercera División.[25]

El declive se había consumado, y tras la celebración de las elecciones, Santiago Gallego asumió la presidencia y el difícil reto de reformar un club venido a menos y con problemas acuciantes. No hubo más remedio que tirar de la cantera y reconvertir el Europa Delicias en el Real Valladolid Promesas, del que despuntaban talentos como Julio Cardeñosa, que pronto pasó al primer equipo.[26] La situación económica era angustiosa, y el presidente convenció a Concha Velasco, oriunda de la ciudad, para que aceptara ser madrina de los albivioletas y paliara la fuga de socios. A pesar de que el Real Valladolid mantuvo una trayectoria muy irregular durante aquella campaña, consiguió el ascenso en un emocionante sprint final que le llevó a la segunda posición de la tabla en detrimento de Osasuna.[27]

El equipo se consolidó en Segunda y comenzó a pensarse en volver a Primera. En agosto de 1972 se creó el Trofeo Ciudad de Valladolid y se instaló la iluminación artificial en el Viejo Zorrilla.[28] Las temporadas se fueron sucediendo sin pena ni gloria, y en 1974 Santiago Gallego se convirtió en el primer presidente que abandonaba el cargo sin deudas, gracias al traspaso de Cardeñosa al Real Betis por 15 millones de pesetas, la cantidad más alta percibida por el club hasta entonces.[29] Fernando Alonso asumió la presidencia y realizó profundas reformas en la plantilla, cuyo potencial se vio reducido y estuvo a punto de descender.

Para afrontar la temporada 1975/76 se incorporaron muchos jugadores jóvenes, y la escuadra blanquivioleta dirigida por Héctor Núñez se quedó a las puertas del ascenso y protagonizó un notable papel en la Copa, llegando a cuartos.[30] Tras la venta de Alfredo Amarillo al F. C. Barcelona, llegaron a Valladolid tres jóvenes talentos procedentes del filial azulgrana, de los cuales dos, Moré y Rusky, se consolidaron en el club. Siguieron dos temporadas en las que lo deportivo pasó a un segundo plano ante asuntos más triviales, como el traspaso de Landáburu al Rayo Vallecano o el debut de Gaíl con apenas 16 años. En la temporada de las bodas de oro, Gonzalo Alonso asumió la presidencia y renovó la plantilla con jóvenes talentos de las canteras azulgrana y merengue, siendo la incorporación más sonada la de Poli Rincón. El equipo se quedó a un solo gol de ascender, y también a un solo gol de disputar la final de Copa, cayendo en semifinales contra el Valencia C. F., que a la postre se proclamó campeón del torneo.[31] En la campaña 1979/80, una plantilla blanquivioleta teóricamente inferior obtuvo unos resultados excelentes y se mostró arrolladora en la segunda vuelta del campeonato, consiguiendo el ansiado ascenso a falta de dos jornadas.[32] Se llegaba así al final del túnel después de dieciséis años.

Nuevo estadio y Copa de la Liga[editar]

Archivo:Copa de la Liga del Real Valladolid y Pepe Moré.jpg
La Copa de la Liga expuesta en la oficina del club en la Plaza Mayor con motivo del 25.º aniversario de su consecución. En la fotografía aparece Pepe Moré levantando el trofeo como capitán de aquel equipo.

Para contar con garantías en el regreso a Primera, se realizaron dos grandes fichajes: Fenoy para la portería y Gilberto para apuntalar la defensa. El Real Valladolid consiguió el objetivo de la permanencia con mayor tranquilidad de la esperada, y realizó una gira por América Central gracias al gran seguimiento mediático sobre Gilberto desde Honduras, su país natal.[33]

La masa social del club creció hasta superar los 14.000 socios, todo un récord que dejaba pequeño el Viejo Estadio José Zorrilla; por ello se inició la construcción de otro, que sería el único de nueva planta en albergar encuentros del Mundial de España de 1982.[34] De propiedad municipal, el Nuevo Zorrilla se situó en una zona conocida como "La Barquilla", en aquel entonces a las afueras de la ciudad, siendo inaugurado el 20 de febrero de 1982 en un encuentro liguero contra el Athletic Club con victoria blanquivioleta.

Manuel Esteban tomó el testigo de Gonzalo Alonso en la presidencia, y bajo su mando se concretaron grandes contrataciones como la del Pato Yáñez y el Polilla da Silva, este último en calidad de cedido.[35] La inestabilidad en la presidencia propició el retorno de Gonzalo Alonso a la misma y los malos resultados llevaron a Fernando Redondo al banquillo. Debutaron unos jóvenes Eusebio y Fonseca.

En la Copa de la Liga de la temporada 1983/84, el Real Valladolid eliminó a equipos teóricamente superiores: al Zaragoza en primera ronda, al Sevilla F. C. en cuartos y al Real Betis en semifinales, llegando a la final contra el Atlético de Madrid.[36] Tras el empate a cero de la ida en el Vicente Calderón, el 30 de junio de 1984 los pucelanos derrotaron en el Nuevo Zorrilla a los rojiblancos en la prórroga por 3-0, con goles de Votava en propia puerta, Fortes y Minguela. De esta forma un tanto inesperada y sorprendente, el equipo formado por Fenoy, Aracil, Gaíl, García Navajas, Richard, Jorge, Moré, Eusebio (Fortes), Yáñez, Da Silva y López (Minguela) consiguió el único título en la historia del club, y Pepe Moré levantó el trofeo ante el delirio de los aficionados.[37] [38] Este logro permitió al club jugar una competición europea por primera vez en su historia, cayendo eliminados en la primera ronda de la Copa de la UEFA 1984-85 ante el HNK Rijeka croata.[39] Los acuciantes problemas económicos provocaron que Da Silva abandonara el club, salida compensada por Gonzalo Alonso con el fichaje de Mágico González, la estrella salvadoreña del Cádiz C. F.

Primera era Cantatore, segunda final de Copa y peligro de desaparición[editar]

La directiva decidió dar un golpe de timón para reorientar la nave blanquivioleta y contrató los servicios de Vicente Cantatore, técnico que imprimió una férrea disciplina en la plantilla y optó por el contraataque en sus planteamientos de juego. Él y Manolo Hierro descubrieron el talento del hermano del segundo, Fernando Hierro, que militaba en el Vélez C. F. Gracias a los buenos frutos que salían de la cantera, el Valladolid inició una etapa de traspasos millonarios, como los de Eusebio y Juan Carlos, mientras se asentaban jugadores como Manolo Hierro y Ravnić.

El papel del club en la temporada 1988/89 fue sobresaliente, terminando la Liga en sexto lugar y alcanzando la final de Copa, que se disputó el 30 de junio de 1989 ante el Real Madrid en el Estadio Vicente Calderón. El equipo blanquivioleta formado por Ravnić, Miljius, Albesa, Gonzalo, Fernando Hierro, Lemos, Damián, Minguela, Albis (Fonseca), Jankovic y Peña encajó un único gol de Gordillo a los 5' que ya no pudo remontar pese a su superioridad en el juego.[40] [41]

Tras la final de Copa, Fernando Hierro fichó por el Real Madrid y Vicente Cantatore pasó a entrenar al Sevilla F. C., llegando a su vez jugadores como Caminero y Amavisca. La siguiente Liga se cerró con un 16.º puesto, y la segunda participación europea, lograda gracias al subcampeonato copero anterior, fue notable, cayendo por penaltis en cuartos de final de la Recopa ante el AS Mónaco.[42]

El fichaje del entrenador colombiano Pacho Maturana para la temporada 1990/91 dio paso a una llegada masiva de colombianos al año siguiente: Valderrama e Higuita se unieron a Álvarez, ya presente en el club. El arranque de aquella campaña fue pésimo, el número de socios se redujo y los ingresos del club eran escasos, por lo que el presidente, Gonzalo Gonzalo, realizó un llamamiento a los socios y simpatizantes del club para buscar una solución urgente a la deuda de 1.000 millones de pesetas y el fuerte déficit que ahogaban a la institución.[43] Ante esta situación, el alcalde Tomás Rodríguez Bolaños y un nutrido grupo de empresarios iniciaron el saneamiento del club. El proyecto del "Valladolid de los colombianos" terminó fracasando y el equipó descendió. Poco después, el 26 de junio de 1992, el club Real Valladolid Deportivo se convertía en la sociedad anónima deportiva Real Valladolid S. A. D., cumpliendo con la ley, y Marcos Fernández en su presidente.[44]

Ascenso, segunda era Cantatore y EuroPucela[editar]

El descenso conllevó la retirada de Minguela tras quince años defendiendo los colores pucelanos, y la venta de Fonseca, principalmente. El nuevo paso por Segunda fue fugaz, consiguiéndose el ascenso en el último partido frente al Palamós C. F.[45] Nada más retornar a Primera, Caminero fichó por el Atlético de Madrid y el equipo consiguió salvar la categoría tras vencer en la promoción al C. D. Toledo.

La temporada 1994/95 concluyó con el equipo en plaza de descenso, pero se le invitó junto al Albacete a ocupar las plazas del Sevilla y el Celta, descendidos por defectos burocráticos, originándose una fuerte polémica tanto a nivel administrativo como popular que se resolvió con la creación de la Liga de los 22, disputada por todos los implicados.[46] La campaña 1995/96 se inició con muchas caras nuevas en el equipo y con Rafael Benítez en el banquillo, pero los malos resultados provocaron su destitución y que Marcos Fernández contratase de nuevo a Vicente Cantatore, iniciándose su segunda etapa en el club. Con él, aquel joven Valladolid comenzó a ganar seguridad, y con la promesa de Marcos Fernández de no vender y reforzar la plantilla se creó una gran expectación en la ciudad que atrajo más de 18.000 abonados para la Liga que se disponía a comenzar.[47] En aquel Valladolid destacaban Peternac, César, Víctor y Benjamín, principales artífices del séptimo puesto liguero con el que el ya EuroPucela obtuvo plaza para la Copa de la UEFA.[48]

La segunda etapa del chileno terminó de manera convulsa, ya que al poco de comenzar la Liga fue destituido en directo en un programa de radio por Marcos Fernández Fermoselle,[49] [50] vicepresidente e hijo del presidente, quien por entonces ya estaba apartado de la dirección del club por la leucemia que finalmente causó su muerte.[51] La temporada continuó con Sergio Kresic en el banquillo, cerrándose la Liga con el undécimo puesto y cayendo en segunda ronda de la Copa de la UEFA frente al Spartak de Moscú.

En la temporada 1998/99 el club pasó a denominarse Real Valladolid Club de Fútbol, S. A. D., su nombre actual. Asimismo, se crearon la Fundación Real Valladolid, la página web oficial y una mascota, Pucelo.[7] Para la campaña siguiente se contrató a Gregorio Manzano, que dejó al equipo a las puertas de la competición europea. Los hijos del difunto presidente, en vista del descontento de los aficionados desde la destitución de Cantatore, anunciaron la venta del 70% de las acciones a dos grupos madrileños, quienes nombraron presidente a Ignacio Lewin el 28 de abril de 2000.[52]

2000-2010[editar]

La etapa de Lewin como presidente fue breve: apostó por el argentino Francisco Ferraro como entrenador, pero los malos resultados hicieron que Pepe Moré tomara las riendas del equipo para salvarlo del descenso. Lewin y sus vicepresidentes dimitieron el 20 de abril de 2001, después de que Caja España negara un crédito a la entidad para sanearla,[53] llegando al cargo el actual presidente, Carlos Suárez Sureda.

Celebraciones del ascenso a Primera
A bordo de la Leyenda del Pisuerga, recorriendo el río vallisoletano.
A bordo de la Leyenda del Pisuerga, recorriendo el río vallisoletano.
Plantilla y cuerpo técnico desde el balcón de la Casa Consistorial.
Plantilla y cuerpo técnico desde el balcón de la Casa Consistorial.

Moré siguió en el banquillo hasta la conclusión de la temporada 2002/03, y para afrontar la siguiente campaña se contrató a Fernando Vázquez. El equipo realizó una buena primera vuelta para terminar perdiendo fuelle en la segunda, y ni siquiera el nombramiento de un entrenador de la casa, Antonio Santos, pudo evitar el descenso.[54]

En la temporada 2006/07, los blanquivioletas, dirigidos por José Luis Mendilibar, ascendieron con brillantez, siendo campeones de Segunda y batiendo los récords de imbatibilidad y de puntos.[55] En la siguiente temporada se logró la permanencia, y quedó para la historia el gol de Joseba Llorente contra el Español a los 7,82 segundos del comienzo, el más rápido de la Liga española hasta ahora.[56]

En la temporada 2008/09, el equipo llegó a rozar los puestos europeos, pero una nefasta racha final hizo que tuviera que jugarse la permanencia en el último partido de Liga en el Estadio Manuel Ruiz de Lopera ante el Betis, logrando un empate salvador que condenaba a los verdiblancos.[57]

Historia reciente[editar]

En la temporada 2010/11, Antonio Gómez Pérez fue el elegido para entrenar al club pero el mal juego hizo que en diciembre fuera destituido. Javier Torres Gómez se hizo cargo de forma interina del equipo durante una semana y después llegó Abel Resino. El equipo llegó a disputar los play-offs de ascenso pero tras perder por tres goles a uno el partido de vuelta ante el Elche C. F., el Real Valladolid quedó eliminado.[58]

El 4 de julio de 2011, Carlos Suárez Sureda anunciaba la compra de algo más del 58% de las acciones del club, convirtiéndose en el nuevo máximo accionista de la entidad[59] y dos días después, Miroslav Đukić fue nombrado entrenador del primer equipo tras firmar un contrato de 3 años de duración.[60]

El día 29 de diciembre de 2011 el presidente y máximo accionista del club Carlos Suárez Sureda informó que el club había solicitado entrar en concurso de acreedores siendo esta una realidad tras la aceptación del juez el día 30 de diciembre.

En la temporada 2011/12 el equipo terminó en tercera posición de la liga regular con 82 puntos y consiguió el ascenso a Primera División tras superar en los play-offs al Córdoba C. F. (0-0 en el Nuevo Arcángel y 3-0 en Zorrilla) y a la A. D. Alcorcón[61] (0-1 en Santo Domingo y 1-1 en Zorrilla).

Referencias[editar]

  1. a b www.realvalladolid.es. «Historia del Real Valladolid». Consultado el 4 de agosto de 2009.
  2. www.memoriachilena.cl. «El Colo-Colo en Europa. Los Sports (1925-1927). Zig-Zag: Los domingos footballísticos». Consultado el 26 de diciembre de 2008.
  3. www.rsssf.com. «List of Champions of Castilla and León» (en inglés). Consultado el 26 de diciembre de 2008.
  4. www.rsssf.com. «Spanish Cup of 1927» (en inglés). Consultado el 26 de diciembre de 2008.
  5. www.blanquivioletas.com. «Pucelamanía - Historia». Consultado el 14 de diciembre de 2008.
  6. Guía Marca de la Liga 09 Historia de la Segunda División, Pág. 320. Diario Marca. Ascendieron finalmente Hércules C.F. y Osasuna.
  7. a b José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 49
  8. Guía Marca de la Liga 09 Historia de la Segunda División, Pág. 320. Diario Marca. Descendió como colista con 18 puntos, junto a Osasuna y Arenas de Guecho, este último tras haber perdido la Promoción.
  9. Guía Marca de la Liga 09 Historia de la Segunda División, Pág. 320. Diario Marca. El Real Valladolid se alzó como campeón de la Segunda con 36 puntos. Ascendió también el Deportivo de la Coruña, con 33.
  10. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 74
  11. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 75
  12. The Rec.Sport.Soccer Statistics Foundation.. «Spain - Cup 1950» (en inglés). Consultado el 8 de julio de 2009.
  13. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 82
  14. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 87
  15. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 96
  16. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 118
  17. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 122
  18. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 128
  19. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 130
  20. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 145
  21. The Rec.Sport.Soccer Statistics Foundation.. «Spain 1962/63-Thirty-Second League Championship of Spain» (en inglés). Consultado el 15 de julio de 2009.
  22. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 153
  23. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 160
  24. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 166
  25. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 174
  26. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 177
  27. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 180
  28. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 184
  29. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 191
  30. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 197
  31. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 214
  32. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 218
  33. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 224
  34. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 229
  35. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 232
  36. The Rec.Sport.Soccer Statistics Foundation.. «Spain - Cups 1984» (en inglés). Consultado el 25 de julio de 2009.
  37. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 240
  38. www.blanquivioletas.com. «Historia del Club». Consultado el 17 de agosto de 2009.
  39. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 242
  40. El País (1 de julio de 1989). «El Madrid logra la triple corona española». Consultado el 5 de agosto de 2009.
  41. The Rec.Sport.Soccer Statistics Foundation.. «Spain - Cups 1989» (en inglés). Consultado el 16 de agosto de 2009.
  42. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 270
  43. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 280
  44. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 284
  45. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 288
  46. El País (19 de agosto de 1995). «La Federación ataca a los clubes, pero admite la Liga de 22 equipos esta temporada». Consultado el 5 de agosto de 2009.
  47. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 304
  48. El País (16 de junio de 1997). «El Valladolid confirma su plaza europea». Consultado el 11 de agosto de 2009.
  49. El País (17 de septiembre de 1997). «"Estás destituido"». Consultado el 11 de agosto de 2009.
  50. El País (16 de septiembre de 1997). «El Valladolid se desprende de Cantatore "por radio"». Consultado el 11 de agosto de 2009.
  51. El Mundo (10 de enero de 1998). «Un empresario abonado al éxito». Consultado el 11 de agosto de 2009.
  52. José Miguel Ortega, Historia del Real Valladolid, pág. 345
  53. El País (21 de abril de 2001). «Lewin dimite como presidente del Valladolid». Consultado el 11 de agosto de 2009.
  54. El País (25 de mayo de 2004). «Se liquida plantilla». Consultado el 11 de agosto de 2009.
  55. Marca (10 de junio de 2007). «El Valladolid celebra el título de campeón batiendo el récord de puntos». Consultado el 11 de agosto de 2009.
  56. Marca (20 de enero de 2008). «Llorente marca el gol más rápido de la historia de la Liga». Consultado el 11 de agosto de 2009.
  57. El Mundo (1 de junio de 2009). «El Betis desciende a Segunda». Consultado el 11 de agosto de 2009.
  58. Real Valladolid (12 de junio de 2011). «Actuacion lamentable de Amoedo Chas». Consultado el 13 de junio de 2011.
  59. www.realvalladolid.es (4 de julio de 2011). «Cambio de rumbo».
  60. www.realvalladolid.es (6 de julio de 2011). «Me encanta el proyecto».
  61. Ignacio Bailador (17 de junio de 2012). «Pucela ya es de Primera». as.com.