Guerra civil angoleña

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Guerra Civil Angoleña»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra civil angoleña
Guerra Fría y Guerra de la frontera de Sudáfrica
Angola Ethnic map 1970.svg
Mapa étnico de Angola (1970).
Fecha 1975-2002 (conflicto aún abierto en Cabinda)
Lugar Angola y zonas limítrofes de países vecinos
Resultado Flag of Angola.svg Victoria militar del MPLA que, en contrapartida, tuvo que aceptar un régimen democrático multipartidista. Desaparición de los brazos armados de FNLA y UNITA, y participación de estos movimientos como partidos políticos en el nuevo régimen, a partir de 1992. Continuación del conflicto con el FLEC.
Beligerantes
Flag of Angola.svg Angola (MPLA)
Bandera de la Unión Soviética URSS
Flag of Cuba.svg Cuba
Flag of South-West Africa People's Organisation.svg SWAPO[1]
Flag of Katanga.svg FNLC
PNA.png ANC[2]
Flag of UNITA.svg UNITA
Flag of South Africa 1928-1994.svg Sudáfrica
Flag of Zaire.svg Zaire
Bandeira da FNLA.svg FNLA
Flag of Cabinda.svg FLEC
Flag of the United States.svg CIA
Comandantes
Flag of Angola.svg Agostinho Neto
Flag of Angola.svg José Eduardo Dos Santos
Flag of South-West Africa People's Organisation.svg Sam Nujoma
Flag of Cuba.svg Cmte:
Arnaldo Ochoa
(1975-1989)
Leopoldo Cintra
(1989-1991)
PNA.png Joe Slovo
Flag of UNITA.svg Jonas Savimbi
Flag of Zaire.svg Mobutu Sese Seko
Bandeira da FNLA.svg Holden Roberto
Flag of Cabinda.svg Henrique N'zita
Flag of South Africa 1928-1994.svg Cmte:
Magnus de Merindol
(1976-1980)
Constand Viljoen
(1980-1985)
Johannes Geldenhuys
(1985-1989)
Bajas
Militares:
Flag of Angola.svg Desconocidas
Flag of South-West Africa People's Organisation.svg 11.000 muertos
Flag of Cuba.svg 2.077 muertos
Militares:
Flag of UNITA.svg Desconocidas
Bandera de Sudáfrica 2.300 muertos
Flag of Zaire.svg 600 muertos

UNAVEM: Entre 1989 y 1997 la ONU envió una fuerza internacional para intervenir durante el proceso de paz, que finalmente fracaso.[3]
Total de angoleños muertos: aproximadamente entre 500.000[4] y 1.550.000.[5]
Desmovilizados: durante los procesos de paz unos 85.000 miembros de la UNITA y 300.000 de sus familiares se desmovilizaron e integraron a la vida civil o a las FAA.[4]

La Guerra civil de Angola (1975-2002) fue el conflicto más largo de África y uno de los más largos condicionados por el contexto de la Guerra Fría. Se libró como una escalada de la Guerra de la Independencia de Angola, de 1961 a 1974, que enfrentó a varios movimientos angolanos antagonistas, y a sus aliados respectivos, pero resultó de manera inmediata del proceso de descolonización, de 1974-1975, que agudizó y amplificó este conflicto.

El conflicto de Angola enfrentó al gobierno del MPLA y sus aliados de Cuba y la SWAPO, que luchaba por la independencia de Namibia, contra UNITA, el FNLA, Sudáfrica y Zaire. Los primeros recibieron apoyo de asesores y material soviético y los segundos asesores y material de Estados Unidos, China, además de mercenarios occidentales.

La contienda comenzó por el rechazo del MPLA y del FNLA a compartir el poder,arrastrando luego a UNITA , pero se perpetuó por el apoyo internacional a cada uno de los bandos, y retomó en su segunda fase luego de la retirada Cubana por la negación de Jonás Savimbi de aceptar los resultados electorales de 1992. La guerra terminó sólo tras la muerte de éste, dejando al menos 3.500 muertos, cuatro millones de refugiados y unos 100.000 mutilados, especialmente por las minas antipersonal.[6]

La codiciada Angola[editar]

El país africano comenzó a ser una posesión valiosa para los europeos cuando los portugueses se asentaron en sus costas para utilizarlas como bases en su circunvalación de África hacia la India y sus especias. Especialmente cuando los holandeses comenzaron a poblar su colonia comercial de El Cabo.

Aquellos asentamientos de navegantes portugueses fueron esgrimidos por Lisboa durante la Conferencia de Berlín para obtener las colonias de Angola y Mozambique más otras posesiones menores. Inicialmente la pretensión lusitana consistía en unir las dos colonias por tierra; intención nada novedosa porque lo mismo trataban de realizar Gran Bretaña con su ferrocarril de El Cairo-El Cabo, o Francia con su línea Dakar-Yibuti. Pero todos estas iniciativas lograron ser impedidas por el canciller alemán Otto von Bismarck que perseguía, como segunda meta de la Conferencia, dividir lo más posible las colonias para hacerlas más difíciles de defender. De este modo obligaría a las potencias a movilizar más soldados desde Europa, especialmente a países que después serían enemigos suyos en la llamada Gran Guerra.[7]

Antes incluso de comenzar la Primera Guerra Mundial alemanes y británicos tenían un plan secreto para repartirse Angola y otras posesiones portuguesas y belgas sin recurrir a la fuerza. De este modo ambas naciones saldrían beneficiadas y no sería necesario llevar la Guerra al Continente y que los negros pudieran darse cuenta de que los blancos estaban tan desunidos y se mataban con la misma saña que cualquier otra raza.[8]

Pero Portugal entró en el conflicto del lado de la Triple Entente y conservó sus posiciones en África. Al contrario que Alemania, despojada de todas tras él Tratado de Versalles. Entre ellas el África del Sudoeste Alemana ocupada por la Unión Sudafricana de forma temporal, pero que siempre intentaron que fuese permanente y a la larga una de las causas de la guerra.

Los movimientos independentistas[editar]

Terminada la contienda europea los conatos independentistas comenzaron a provocar rebeliones, destacan las de 1922 y 1935. Pero fue tras la Segunda Guerra Mundial cuando esos brotes anticolonialistas se organizaron para formar movimientos. Portugal durante mucho tiempo fue una metrópoli pobre necesitada de sus colonias por lo que trató de mantenerlas dividiendo a la población y tratando de ganarse a sus élites.

Además existía desde 1963 una organización de menor tamaño, el Frente para la Liberación del Enclave de Cabinda (Frente para a Libertação do Enclave de Cabinda, FLEC), organizada por habitantes de Cabinda, un enclave rico en petróleo situado al noreste del país, entre el Congo-Kinshasa y el Congo-Brazzaville. Al contrario de los otros tres movimientos, el FLEC no luchaba por la independencia de Angola, sino que por la independencia de Cabinda, separada de Angola.

Aunque FNLA, MPLA y UNITA se calificaban como pan angoleños lo cierto es que basaban su apoyo en grupos étnicos específicos.[10]

  • El FNLA, tenía su principal base social entre les bakongo del noroeste de Angola, incluso entre los cientos de miles que se refugiaron en el Zaire, en el inicio de los años 1960. Su sede política se encontraba en Kinshasa y su base militar en Kinkuzu. Sus actividades de guerrilla fueran limitadas y tuvieron una cierta incidencia en el la provincia de Uíge, en Cabinda e en un área del norte de la provincia de Moxico.
  • El MPLA se reclutaba, esencialmente entre los ambundus y entre la población "mestiça" (de descendencia portuguesa y africana) de Luanda, de Benguela y de otras ciudades, incluyendo también un cierto número de jóvenes intelectuales blancos. A partir de sedes en Brazzaville y Argel, operaba en Cabinda, en la zona situada al norte de Luanda (provincia de Cuanza Norte, y en el extremo este, en la zona de la provincia de Moxico.
  • La UNITA, basada principalmente en los ovimbundus, no tuvo su sede en el exterior, sino en la provincia de la Lunda, en el noreste de Angola, desarrollando actividades de guerrilla también las provincias de Moxico y Cuando Cubango, y una movilización política clandestina en las provincias de Bié y del Huambo.

La guerra de la Independencia[editar]

En febrero de 1961 el MPLA ataca la prisión de Luanda Ese día se considera el comienzo de la guerra que independizaría el país.

En marzo la UPA se levanta en el norte del país matando a 6.000 angoleños pro-lusitanos y a 2.000 portugueses civiles en su mayoria mujeres y niños.

Lisboa reacciona enviando un contingente de 60.000 soldados para sofocar la rebelión de su productiva colonia. Lo que lograron rapidamente con un baño de sangre exagerado,en esta reacción y en estas revueltas estaba el germen de las luchas por la independencia que comenzarían pronto en la Guinea Portuguesa y Mozambique; pero también está el origen de la guerra civil.

Con la Guerra Fría en un momento de pugna cada uno los movimientos independentistas buscaron sus aliados:

Desde sus bases en el Congo-Brazzaville la primera y en la zona de Congo-Kinshasa la segunda lanzan ofensivas y obligaron a la metrópoli a enviar miles de soldados y realizar una gasto sangrante para la dictadura lusitana.

En 1966 hace su aparición el tercer protagonista del futuro conflicto: UNITA o Unión Nacional para la Independencia Total de Angola creada por Savimbi tras abandonar el FNLA. El grupo armado seria uno de los protagonistas de una de las guerras más largas y sanguinarias de la historia africana.[11]

Fuerzas en conflicto[editar]

A lo largo de las casi tres décadas de conflicto las fuerzas de los diversos contendientes experimentaron grandes modificaciones, en la siguiente tabla se muestra el número de combatientes que poseía cada bando con su respectivas fechas.

Contendientes Fuerzas
(1975)
Fuerzas
(1976-1992)
Fuerzas
(1993-2003)
MPLA y aliados
Flag of Angola.svg Angola (MPLA)
  • FAPLA
  • FAA
  • Paramilitares
FAPLA:
27.000 (1975)[12] [nota 1]
FAPLA:
70.000 (1987)[13]
80.000 (1988)[14] [nota 2]
FAA:
50.000 (1991)[15]
FAA:
130.500 (2001)[nota 3]
80.000[16] -100.000[17] (2002)
(30.000 en Cabinda)[18]
Paramilitares:
15.000 (2001)[nota 4]
10.000 (2002)[16] [nota 3]
Flag of Cuba.svg Cuba 2.000-3.000 (1975)[12] 28.000 (1978)[13]
20.000-30.000 (1980)[19]
35.000-37.000 (1982)[13]
30.000 (1986)[20]
40.000 (1987)[13]
55.000 (1987-88)[21]
60.000 (1988)[13]
Flag of South-West Africa People's Organisation.svg SWAPO
  • PLAN
500-1.500 (1976)[22]
1.500-8.500 (1978)[1]
7.000[19] -14.000[22] (1980)
8.000 (1984)[22]
9.000 (1987)[13]
Asesores militares Flag of East Germany.svg 2.000 (1985)[23]
Flag of the Soviet Union.svg 950 (1985)[23]
Flag of Katanga.svg Katanga
  • FNLC
3.000 (1975)[24] 5.000-7.000 (1977)[25]
5.000 (1978)[26]
5.000 (2001)[27]
PNA.png ANC 10.000 (1986)[20]
10.000 (1987)
(250 en Angola)[28] [nota 5]
UNITA y aliados
Flag of UNITA.svg UNITA 8.000-10.000 (1975)[12] 60.000 (1984)[14]
35.000[13] -65.000[4] (1987)
60.000 (1988)[nota 2]
50.000 (1990)[16]
40.000 (1993)[30]
2.000-15.000 (1995)[31]
25.000-30.000 (1997)[16] [nota 4]
5.000 (2002)[32]
Flag of South Africa 1928-1994.svg SADF En Angola:
4.000-5.000 (1975)[12]
En Angola:
20.000 (1976)[22]
40.000 (1977)[22]
1.500-2.000 (1980)[19]
9.000 (1987-88)[13]
En Namibia:
20.000-25.000 (1980)[19]
Flag of Cabinda.svg FLEC 3.000 (1975)[18] 7.000 (1984)[14] 1.000-3.000 (1995)[31]
1.200 (1997)[33]
600 (2001)[34]
2.000 (2002)[18]
250 (2010)[35]
Bandeira da FNLA.svg FNLA 22.000 (1975)[12] 4.000-7.000 (1976)[14] 1.200 (1997)[36]
2.000 (2002)[18]
Flag of South Africa 1928-1994.svg SWATF[nota 6] 11.000-20.000 (1984)[22]
Flag of Zaire.svg FAZ 2.000-3.000 (1975)[12]

El comienzo del conflicto[editar]

Después de la Revolución de los Claveles la dictadura portuguesa fue derrocada el 25 de abril de 1974. En aquel momento los oficiales del ejército colonial, cansados de aquella guerra, no desearon seguir con la lucha y Angola y Mozambique y Guine donde se enfrascado en una lucha sin tregua.Las conversaciones abiertas del nuevo gobierno portugués con los tres movimientos principales de la guerrilla (MPLA, FNLA y la UNITA), establecieron un período de la transición y el comienzo de un proceso para la implantación de un sistema democrático en Angola, Acuerdos de Alvor, enero de 1975. El MPLA contaba con el apoyo de algunos países socialistas, el FNLA tenía contactos directos con, China y Zaire, finalmente la UNITA era respaldada por Zambia y Israel Desgraciadamente la independencia no supuso para los angoleños un periodo de paz; sino la guerra más larga de su continente. Mucho antes del día prevista para la independencia del 11 de noviembre de 1975, el FNLA y el MPLA desataron los enfrentamientos particularmente en la capital, Luanda, bajo control del MPLA y con el apoio de parte del ejercito colonial dominado por los comunistas ..

Cada uno de ellos recibió cierto apoyo extranjero, dando al conflicto una dimensión internacional. El MPLA simpatizante con los países del Este . China igualmente apoyó al FNLA inicialmente como parte de la lucha anticolonialista contra los portugueses. La URSS no apoyó inicialmente al MPLA y Neto tuvo que buscar apoyo en países como Yugoslavia, Argelia y luego Cuba. A pesar de esto, Sudáfrica intervino temiendo que la victoria del MPLA significara tener un gobierno comunista junto a sus fronteras; pero también quería evitar que la guerrilla de SWAPO pudiera asentarse en Angola desde la que podría atacar con mucha más rapidez y profundidad las posesiones de Pretoria en Namibia. Mientras el gobierno portugués mantuvo el control de la colonia sus buenas relaciones con el gobierno racista del sur impedían las infiltraciones de SWAPO.

Así la UNITA recibió ayuda de Sudáfrica para ocupar la máxima cantidad de terreno fronterizo con Namibia que pudiera. Las Fuerzas de Defensa de Sudáfrica inicialmente contaban con un poder que no podía igualar ninguna nación vecina, pero la aparición del contingente militar cubano a fines de 1975 igualó las fuerzas. Esto obligó a Pretoria a limitar sus acciones a incursiones rápidas en zonas sin tropas cubanas, contra los asentamientos de SWAPO y contra las tropas del MPLA. La invasión comenzó el 9 de agosto de 1975 y las incursiones sudafricanas pronto llegaron casi a la mitad del país sin mostrar ningún indicio de pararse allí.

El Zaire apoyó al FNLA que entró en Angola por el norte en 1974. El FNLA contó además con la ayuda de China, de mercenarios portugueses e ingleses y nuevamente de Sudáfrica.

Cuba desde agosto envió asesores al MPLA. La invasión sudafricana significaba el sacrificio de estos asesores, algo que La Habana no estaba dispuesta a aceptar. Para evitarlo, en noviembre de 1975 Cuba comienza el envío de tropas a Angola, a pesar de la oposición de la URSS a apoyar una intervención en el conflicto. Moscú nunca estuvo interesada en Angola, y al inicio incluso se negó en apoyar con armas y transportes a los cubanos, actitud ésta que cambió sólo cuando la URSS vio que las tropas cubanas tenían éxito al ser reforzadas frente a las sudafricanas. Empezarán entonces a garantizar el transporte aéreo desde Cuba, pero no fue hasta diciembre de 1975 en que la URSS comenzó a enviar armas.

La intervención de los regímenes socialistas logró detener el avance de los pro-occidentales, no sólo por el número de soldados sino también por la gran cantidad de armamento desplazado. El MPLA controlaba la ciudad de Luanda y las regiones de la costa, llamadas él Lobito y el Benguela. SWAPO logró establecerse allí y comenzar sus incursiones dentro del que luego sería su país; incursiones que no pararían hasta después de la firma de la paz.

Estados Unidos había apoyado inicialmente al FNLA solamente, pero no se demoró en hacerlo también con UNITA cuando se produjo la escisión. En este caso la ayuda fue mantenida hasta 1993.

Las tropas cubanas continuaron sus ofensivas arrinconando y casi destruyendo a los grupos rivales del MPLA. Este movimiento se auto-proclamó partido único elevando como presidente del régimen a Agostinho Neto. Logrando sumar a sus filas a 3.000 rebeldes de Katanga en 1975.[24]

Comienza la mayor guerra del África Subsahariana[editar]

Dos Santos, segundo presidente de Angola.

Las relaciones diplomáticas del Brasil fueron establecidas rápidamente con la nueva república que se instalaba. La decisión de reconocer como legítimo el gobierno de Agostinho Neto fue tomada por Geisel el 6 de noviembre de 1975, antes de la fecha oficial de la independencia de Angola.

Ya en 1976 las Naciones Unidas reconocieron el gobierno del MPLA como el representante legítimo de Angola,.

Cerca de 300.000 portugueses habían abandonado el país entre 1974 y 1976, lo que agravó de forma dramática la situación económica.

En mayo de 1977, un segmento del MPLA dirigido por Nito Alves, lanzó un golpe de estado, que fue derrotado por Agostinho Neto con la ayuda de Cuba, dando lugar a una represión sangrienta. En el final de ese año, el MPLA a través de su I Congreso, se proclamó como un partido Marxista-Leninista. Pero con la finalidad de alcanzar un modelo socialista, no un modelo comunista, como lo había exigido la "facción" de Nito Alves.

La guerra terminó en 1976. El FNLA se refugió en Zaire y la UNITA en Zambia y Namibia, con el apoyo de Sudáfrica. La UNITA contaba en ese momento con menos de 100 hombres. Más adelante, sin embargo, gracias al apoyo occidental, el partido se reagrupó, iniciando una guerra larga y devastadora contra el gobierno del MPLA. En 1985 el apoyo estadounidense y sudafricano llegó a uno de sus más altos niveles al recibir Ronald Reagan a Sabimbi en la capital de Estados Unidos con honores de jefe de estado. UNITA fue presentado como contra-marxista y pro-occidental, pero también tenía raíces regionales, principalmente en la población de Ovimbundu del sur y centro de Angola.

Agostinho Neto murió en Moscú el 10 de septiembre de 1979, pasando a ser presidente del gobierno uno de sus ministros, el ingeniero José Eduardo Dos Santos,la muerte de Neto por enfermedad suscito interrogantes pues hubieron rumores que este estava buscando un acuerdo con sus adversarios para detener el conflito.

Contra Sudáfrica y UNITA[editar]

Año y tipo de incursión sudafricana.[37]

Al principio de los años ochenta, el número de muertos y refugiados no paró de aumentar. Las infraestructuras del país fueron destruidas paulatinamente. Los ataques de Sudáfrica no pararon. En agosto de 1981, habían lanzado la operación “Smokeshell” que usaba 15.000 soldados, tanques y aviones, avanzando más de 200 kilómetros en la provincia del Cunene (sur del país). El gobierno de Sudáfrica justificó sus invasiones como intentos para destruir las bases de SWAPO en la región, el movimiento independentista de Namibia. Lo que resultaba verdad en parte, pero también formaba parte del apoyo a UNITA para crear de una “zona liberada” bajo su administración.

En 1984 fuerzas angoleñas y cubanas atacaron al FNLA,al año siguiente se lanza una gran ofensiva contra la UNITA, con 18 brigadas del ejército angoleño y cientos de T-34 dirigidas por el general cubano Ochoa, capturándo Cazombo y forzando a la UNITA a retroceder, tras perder numerosos combatientes.[13] Luego de la batalla de Cuito Cuanavale la cual desde el punto de vista militar no tuvo ganador muy claro,ambas partes se adjudicaron la victoria lo que lo llevo en diciembre de 1988 a la firma del Acuerdo Trilateral de Nueva York entre (Angola, Sudáfrica y Cuba, donde se pactó entre otros, la independencia de Namibia y la aceptación por parte de Sudáfrica a no apoyar más a la UNITA. Por su parte Angola y Cuba firman un acuerdo bilateral para la retirada de las tropas cubanas, que en ese momento contaban con 52.000 hombres.

En 1989, antes de la caída del bloque de la Unión Soviética, del régimen del Apartheid en Sudáfrica y la liberación de Namibia; los acuerdos de la paz entre el UNITA y el MPLA parecían tener más éxito que los intentos anteriores. Después de todo, el aislamiento de las guerrillas era cada vez mayor .

A finales de abril de 1990, el gobierno de Angola anunció el reinicio de las conversaciones directas con el movimiento UNITA, mientras que se daba un cese al fuego. En el mes siguiente, el UNITA reconoció a José Eduardo Dos Santos como el jefe de estado. Al final del año, el MPLA anunció la introducción de reformas democráticas en el país. El 11 mdye mayo de 1991, el gobierno publicó una ley que autorizó la creación de nuevos partidos, para poner fin al mono partidarismo, y la descentralización de parte de la administración.

UNITA reanuda la guerra unilateralmente[editar]

En 31 de mayo de 1991, con la mediación de Portugal, Estados Unidos, la Unión Soviética y las Naciones Unidas, se firmaron los Acuerdos de Estoril, en opinión de Carlos Caranci parecía el final de la guerra civil y la llegada de la democracia.[6] .

Las elecciones parlamentares y presidenciales de septiembre de 1992, dieron la victoria relativa al MPLA en ambas; como en las presidenciales, era exigida la mayoría absoluta en la primera vuelta, una segunda vuelta era constitucionalmente necesaria. Ésta no llegó a realizarse, porque la UNITA no reconoció los resultados electorales, pese a considerarla los observadores europeos como un éxito y notablemente limpias. Inmediatamente la UNITA reinició el conflicto armado, primero en Luanda, y rápidamente en el restante territorio.Cuito también durante todo ese año fue asediada, muriendo 10.000 personas (de 70.000 habitantes), ganándose el apodo de la "Stalingrado africana".☃☃ Esta ofensiva es considerada por muchos analistas como el inicio de la decadencia de la UNITA como fuerza de combate,Por esas fechas se inicio la contratación de mercenarios sudafricanos (ex-miembros de las SADF), principalmente por el gobierno angoleño, en 1992 las empresas petroleras Gulf Chevron y Sonangol fueron las primeras en emplear sus servicios. Miembros de la empresa privada de seguridad Executive Outcomes (EO) lanzaron ataques contra bases de la UNITA que amenazaban las instalaciones de la empresa en Soyo con apoyo de tropas angoleñas, logrando un gran éxito.☃☃ Entre 1993 y 1994, tras el fracaso del proceso de paz, se contrataron entre 500 a 4.000 mercenarios de la EO,☃☃ probablemente unos 2.000,☃☃☃☃ que se dedicaron a entrenar a 4.000 ó 5.000 miembros de las fuerzas especiales angoleñas y 30 pilotos.Las elecciones parlamentares y presidenciales de septiembre de 1992, dieron la victoria relativa al MPLA en ambas; como en las presidenciales, era exigida la mayoría absoluta en la primera vuelta, una segunda vuelta era constitucionalmente necesaria. Ésta no llegó a realizarse, porque la UNITA no reconoció los resultados electorales, pese a considerarla los observadores europeos como un éxito y notablemente limpias. Inmediatamente la UNITA reinició el conflicto armado, primero en Luanda, y rápidamente en el restante territorio.Cuito también durante todo ese año fue asediada, muriendo 10.000 personas (de 70.000 habitantes), ganándose el apodo de la "Stalingrado africana".[38] Esta ofensiva es considerada por muchos analistas como el inicio de la decadencia de la UNITA como fuerza de combate,Por esas fechas se inicio la contratación de mercenarios sudafricanos (ex-miembros de las SADF), principalmente por el gobierno angoleño, en 1992 las empresas petroleras Gulf Chevron y Sonangol fueron las primeras en emplear sus servicios. Miembros de la empresa privada de seguridad Executive Outcomes (EO) lanzaron ataques contra bases de la UNITA que amenazaban las instalaciones de la empresa en Soyo con apoyo de tropas angoleñas, logrando un gran éxito.[39] Entre 1993 y 1994, tras el fracaso del proceso de paz, se contrataron entre 500 a 4.000 mercenarios de la EO,[40] probablemente unos 2.000,[39] [41] que se dedicaron a entrenar a 4.000 ó 5.000 miembros de las fuerzas especiales angoleñas y 30 pilotos.[39]

En 1993, una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas embargó las transferencias de armas y combustibles para UNITA, lo que obligaba a Savimbi a negociar un nuevo acuerdo. En enero se vivió un estallido de violencia étnica cuando de 4 a 6 mil congoleños y ovimbundus fueron asesinados en diversas ciudades del país.[42] En febrero la UNITA asedió Huambo, ciudad ubicada en el corazón de su territorio y de importancia estratégica, matando a 10.000[30] [38] a 15.000 personas, la ciudad cayó tras 55 días de asedio el 6 de marzo.[43] La ciudad, que estaba defendida por 15.000 soldados del gobierno fue destruida (principalmente por el bombardeo) y saqueada; unas 80.000 personas escaparon de la ciudad convirtiéndose en refugiados.[38]

UNITA primero estableció su capital en mesetas centrales con las jefaturas en el Huambo (anteriormente llamada Lisboa Nova), en el este y el norte del diamantífero. Desde allí propuso dividir el país en dos, cosa no tan descabellada, al ser Angola un país artificial creado por el colonialismo,[6] pero la propuesta no fue aceptada.

En noviembre de 1994, finalizaron los Acuerdos de Lusaka, Zambia, entre el UNITA y el gobierno de Angola (MPLA). UNITA utilizó el acuerdo de la paz de Lusaka para evitar más pérdidas territoriales y para fortificar sus fuerzas militares. Savimbi afirmó su descontento con las condiciones y comenzó nuevamente la guerra. La razón de ésta vuelta a un conflicto que cada vez parecía más interminable, según Caranci, era la imposibilidad de Savimbi de vivir dentro de un país en paz. Se produjeron masivas deserciones y cambios de bando; mermando los efectivos de que disponía el líder guerrillero. Solo ese año 9.000 de sus hombres se desmovilizaron.[44] Ante la imposibilidad de acabar el conflicto y la creciente violencia la ONU empezó lentamente su retirada, disminuyendo progresivamente sus cascos azules en Angola, de los 7.000 en 1995[42] pasaron a solo 4.220 en 1997.[3]

Además entre 1996 y 1997 el gobierno adquirió grandes cantidades de armamentos y de combustible para poder enfrentar una escalada militar mayor, y luego comenzó a recibir el apoyo de Occidente, con el reconocimiento de Estados Unidos incluido, que con éste hecho, marcó claramente una tendencia contínua en el conflicto: el constante desconocimiento internacional y la declinación en el apoyo de las acciones políticas y militares del UNITA.

Sin embargo, la intervención de Angola en la Segunda Guerra del Congo le concedió a Savimbi un respiro para reorganizarse. Esta reorganización dio lugar a una matanza muy cruel, como denunciaron varios testigos.[11] Se realizaron movimientos forzosos de poblaciones, ejecuciones masivas (especialmente por UNITA), violaciones de mujeres, tanto por soldados de unidades aisladas del ejército oficialista angoleño (cosa extraña en las anteriores etapas de la guerra), como por los hombres de UNITA.

Durante cuatro años se volvió a una guerra cada vez más cruel y sanguinaria. En 1999 la ONU retiró a sus últimos cascos azules, dejando abandonado a su suerte al país africano.[42] En 1999, el gobierno de Dos Santos lanzó una ofensiva para recuperar las zonas más productivas, y en él 2000, proclamó una amnistía para los seguidores de UNITA.

Sólo en 1997 unos 15.000 rebeldes desertaron y se desmovilizaron[45] [46] y más de 7.000 se integraron en el ejército.[47] En 1998 11.000 soldados de la UNITA se integraron al ejército.[16] Cerca de 11.000 niños-soldado (7.000 de la UNITA) dejaron su actividad bélica entre ese año y 2002.[44]

En la capital se decía que la única solución para acabar con la guerra, era capturar o matar a Savimbi, pues el conflicto, pese a todo, parecía haber llegado a una situación de tablas. Pero el 22 de febrero de 2002 Savimbi cayó abatido en un tiroteo con las tropas gubernamentales y su cadáver fue exhibido ante los periodistas.

Menos de dos meses después, ya se entablaban conversaciones para llegar a la paz en un país minado y arrasado, pero muy rico en recursos naturales. Durante el alto al fuego de abril a diciembre de ese año, 5.000 miembros de la UNITA son integrados al ejército (durante los últimos años ya 80.000 ex-guerrilleros habían vuelto a la vida civil).[16]

Conclusiones de la Guerra[editar]

Puente destruido durante la guerra.

La desmovilización y reintegración de los ex-combatientes de la UNITA terminó en diciembre de 2005, cuando ya 100.000 combatientes habían sido desmovilizados,[48] en marzo de 2007 unos 30.000 soldados del gobierno también habían sido desmovilizados. En total entre soldados y rebeldes, unos 300.000 combatientes habían sido desmovilizados desde los tratados de paz en 1991. Entre 2002 y 2006 unos 3.000 niños fueron desarmados.[49] En 2010 quedaban aún 13.000 ex-rebeldes en proceso de desmovilización y reintegración a la vida civil.[50]

El total de miembros de la UNITA desmovilizados durante los años 1990 y 2000 alcanza los 100.000, además de 350.000 familiares de éstos.[51]

Sin embargo, la paz no llegó a Angola con la derrota de la UNITA, ya que en Cabinda aún operaba el FELC. Producto de sus acciones en 2002 había 30.000 soldados angoleños en la provincia.[18]

Durante la prolongada lucha, ambos bandos lucharon por dominar los recursos naturales del país para financiar su lucha.[52] El gobierno del MPLA se financiaba con los recursos proporcionados por las exportaciones de petróleo en la costa, mientras que la UNITA lo hacía con el contrabando de diamantes.[52] Aunque no fue el conflicto angoleño el primero en el que se traficaron diamantes de sangre, sí alcanzó niveles comparables al contrabando durante las guerras de Liberia o Sierra Leona[53] siendo además un punto de blanqueamiento muy importante de los diamantes ilegales y de las importaciones de armas para otras latitudes de África.[54] Uno de los factores más importantes de la derrota de la UNITA y otras guerrillas africanas fue la limitación del tráfico diamantífero producto del proceso de Kimberley.[55]

Referencias[editar]

  1. a b Schmid & Jongman, 2005: 620. El brazo armado de la SWAPO era el Ejército Popular de Liberación de Namibia (PLAN, Popular Liberation Army of Namibia).
  2. En inglés: African National Congress
  3. a b La UNAVEM fue una misión de la ONU existente entre 1989 y 1997, se dividió en UNAVEM I, II y III No se trató, naturalmente, de una fuerza combatiente.
  4. a b c União Nacional para a Independência Total de Angola (UNITA). Global security.
  5. «De re Militari: muertos en Guerras, Dictaduras y Genocidios. Capítulo II.».
  6. a b c Caranci, Carlos, Angola: termina la guerra de Savimbi el irreductible, nº 44 de La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, Madrid, junio de 2002, ISSN 1579-427X
  7. Vilar, Juan, Berlín, 1884 el reparto, nº 73 de La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, Madrid, noviembre de 2004, ISSN 1579-427X
  8. Caranci, Carlos, La guerra del amo blanco, epopeya alemana en Camerún, nº 99 de La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, Madrid, enero de 2007, ISSN 1579-427X
  9. Esta fecha indicada por el MPLA es contestada por investigadores que indican 1958 o mismo 1960.
  10. John Marcum, The Angolan Revolution, tomo II, Exile politics and guerrila warfare (1962 - 1975), Cambridge/Mass. & Londres: MIT Press, 1978; Atlas Geográfico Universal y de Chile, ed. Océano, 2001, Barcelona, editores: Ana Biosca, Daniel Torras & María Villalba, pp. 299. ISBN 84-494-1132-7
  11. a b Staff Writer, Angola: una población abandonada, Afrol News, Kroederen, última visita 11 de febrero de 2007.
  12. a b c d e f Thomas Collelo & American University (Foreign Area Studies) (1991) [1989]. Angola, a country study. Washington DC: The Division, pp. 210. ISBN 978-0-16030-844-4.
  13. a b c d e f g h i Juan F. Benemelis. "Las Guerras Secretas de Fidel Castro". Cubamatinal.com. 17 de agosto de 2008. Consultado el 28 de junio de 2011.
  14. a b c d Schmid & Jongman, 2005: 502-503
  15. John Hughes (2002). "Angola: Directory". Africa South of the Sahara 2003. Londres: Routledge, pp. 58. ISBN 978-1-85743-131-5.
  16. a b c d e f John Hughes (2003). "Angola: Physical and Social Geography". Africa South of the Sahara 2004. Londres: Routledge, pp. 66. ISBN 978-1-85743-183-4.
  17. Angola: Armed Forces. Encyclopedia of the Nations.
  18. a b c d e Cabinda. Global security.
  19. a b c d Study Commission on U.S. Policy toward Southern Africa (1981). South Africa: time running out : the report of the Study Commission on U.S. Policy Toward Southern Africa. Berkeley: University of California Press, pp. 242. ISBN 978-0-52004-547-7.
  20. a b John Laffin (1989). The world in conflict 1989: contemporary warfare discribed and analysed. Jacksonville: Brassey's Defence Publichers, pp. 200. ISBN 978-0-08036-265-6.
  21. Mike Stead & Sean Rorison (2010). Angola. Guilford: Bradt Travel Guides, pp. 9. ISBN 978-1-84162-304-7. Las fuerzas sudafricanas lanzaban ataques sorpresa en Angola, usando fuerzas de hasta 1.500 a 2.000 hombres. En 1987-1988 las tropas y asesores militares cubanos sumaban cerca de 55.000 hombres (40.000 en operaciones en el sur), apoyados por 1.000 carros y 50 aviones de combate.
  22. a b c d e f Maj. Robert C. Owen. "Counterrevolution in Namibia". Airpower Journal. Invierno de 1987-88.
  23. a b Fred Bridgland (1990). The War for Africa: Twelve Months that Transformed a Continent. Londres: Ashanti- ISBN 978-1-87480-012-5.
  24. a b Manuel Loff & M. da Conceiçao Meireles Pereira (2006). Portugal, 30 anos de democracia (1974-2004): actas do colóquio realizado na Faculdade de Letras da Universidade do Porto. Porto: Universidade do Porto, pp. 118-119. ISBN 978-9-72802-547-2.
  25. Schmid & Jongman, 2005: 697
  26. Thomas Paul Odom (1993). Shaba II: The French and Belgian Intervention in Zaire in 1978. Fort Leavenworth: Combat Studies Institute. Véase capítulos III y VI.
  27. Kibasomba, 2003: 265
  28. Trevor Nevitt Dupuy (1993). International Military and Defense Encyclopedia: P-S. Tomo V. Jacksonville: Brassey's, pp. 2459. ISBN 978-0-02881-065-2.
  29. Portugués Forças Armadas de Libertação de Angola, brazo armado de la UNITA
  30. a b Pierre Beaudet. War and peace and war Angola: War without end. Southern Africa Report. Vol. 9, no. 1, julio de 1993.
  31. a b Jason K. Stearns (2011). Dancing in the Glory of Monsters: The Collapse of the Congo and the Great War of Africa. Nueva York: PublicAffairs. ISBN 978-1-58648-929-8.
  32. Aaron Karp (2010). "Elusive Arsenals: Gang and Group Firearms". Small Arms Survey 2010: Gangs, Groups, and Guns. Capítulo IV (anexo 2 Ruling groups). Ginebra: Cambridge University Press. ISBN 978-0-52114-684-5.
  33. Front for the Liberation of the Enclave of Cabinda. Global security.
  34. Kibasomba, 2003: 267
  35. Aaron Karp (2010). "Elusive Arsenals: Gang and Group Firearms". Small Arms Survey 2010: Gangs, Groups, and Guns. Capítulo IV (anexo 3 Dormant groups). Ginebra: Cambridge University Press. ISBN 978-0-52114-684-5.
  36. Front for the Liberation of the Enclave of Cabinda. Global security.
  37. Varios, Luchadores de la sabana, nº 21 de Cuerpos de Elite, Editorial Delta, Barcelona, 1986, ISBN 84-7598-184-4
  38. a b c Journeyman Pictures short films: The Land of no Hope
  39. a b c Soldiers of Fortune Ltd. Profile of Today's Private Sector Corporate Mercenary Firms
  40. Global security - Executive Outcomes
  41. White mercenaries br in black Africa
  42. a b c UNHCR | Refworld | Chronology for Bakongo in Angola
  43. Historical dictionary of Angola, por W. Martin James & Susan Herlin Broadhead, pp. 70, Scarecrow Press, 2004.
  44. a b Angola: forgotten fighters : child soldiers in Angola, por Tony Tate, pp. 2, Human Rights Watch, 2003.
  45. Angola: Peace Monitor, volumen III, 4, 16 de diciembre de 1996
  46. Angola: Peace Monitor, volumen II, 9, 27 de mayo de 1996
  47. Angola Peace Monitor, III, 8
  48. Child Soldiers: CRC countries briefs - Pree-sessional working group 37th session, july 2004 (vista rápida). Fuente: The Military Balance 2003-2004, Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, octubre de 2003, pp. 200. Entre 2002 y 2005 cerca de 100.000 miembros de la UNITA y las FAA fueron desmovilizados, incluyendo varios miles de niños-soldado.
  49. Angola | Child Soldiers Global Report 2008
  50. Small Arms Survey 2010: Chapter 4 de Aaron Karp
  51. Angola: ¿Dónde queda el dividendo de la paz? Retos y perspectivas tras dos años sin guerra por Óscar Mateos Martín. Ponencia presentada en la XIX Edición de la Universitat Internacional de la Pau. Seminario Àfrica: camins de pau. 15-21 de julio de 2004.
  52. a b Diamante de sangre (1)
  53. Martín, Julio, Balas por diamantes - Cine con historia, nº 91 de La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, Madrid, mayo 2006, ISSN 1579-427X
  54. Guerra Civil en Sierra Leona, http://www.afrol.com/es/Paises/Sierra_Leona/esp_guerracivil.htm#up, Afrol News, Kroederen, última visita 14 de febrero de 2007
  55. Diamante de sangre (2)

Notas[editar]

  1. El MPLA contaba con 200.000 miembros (en su mayoría no combatientes) en 1975 pero tras el primer Congreso del partido su número cayó a 30.000, a partir de ese momento se diseño un ejército angoleño profesional. Fuentes: George, Edward (2005). The Cuban Intervention in Angola, 1965–1991: From Che Guevara to Cuito Cuanavale. pp. 127–131; Hodges, Tony (2004). Angola: Anatomy of an Oil State, p. 50; Fauriol, Georges A.; Loser, Eva (1990). Cuba: The International Dimension. p. 164; Domínguez, Jorge I. (1989). To Make a World Safe for Revolution: Cuba's Foreign Policy. p. 158; Radu, Michael S. (1990). The New Insurgencies: Anticommunist Guerrillas in the Third World. pp. 134–135.
  2. a b Political terrorism: a new guide to actors, authors, concepts, data bases, theories, & literature, por Alex Peter Schmid & Albert J. Jongman, Transaction Publishers, 2005. Pág. 502-503. La UNITA se componía de 26.000 fuerzas regulares y 34.000 guerrilleros según sus propias fuentes, cada batallón regular se compone de 900 a 1.500 hombres, batallones móviles de 300 o 500 cada uno y unidades especiales de 45 hombres, un verdadero ejército. Las unidades de guerrillas se componen de columnas compactas de 150 a 180 hombres. En la batalla de Mavinga perdieron cerca de 2.000 hombres.
  3. a b Africa South of the Sahara 2004, pp. 66, por Europa Publications Limited, Routledge, 2003. Siguiendo el acuerdo de paz de 1991 con la UNITA el gobierno creó un nuevo ejército, las FAA, compuesto de 50.000 efectivos que incluía a las antiguas Fuerzas Armadas Populares de Liberación de Angola (FAPLA). Durante 2002 el gobierno estimó que unos 80.000 rebeldes se desmovilizaron hasta 2003, en agosto de 2002 las FAA sumaban 100.000 combatientes (90.000 en el Ejército, 4.000 en la Fuerza Aérea y 6.000 en la Armada) apoyados por una fuerza de 10.000 paramilitares.
  4. a b Africa South of the Sahara 2003, pp. 58, por Europa Publications Limited, Routledge, 2002. En 1995 siguiendo los acuerdos de paz las Fuerzas Armadas de Angola (FAA) se limitaron a 90.000 hombres mientras que para el año siguiente la UNITA sumaba 26.300. A mediados de 1997 el gobierno acusó a la UNITA de tener 25 a 30 mil combatientes, mientras que el grupo rebelde afirmó tener solo 2.963 "policías" y que respetaba el acuerdo de disminuir las fuerzas. Tras el reinicio de las hostilidades las FAA tenían 130.500 personas en sus filas (120.000 en el Ejército, 2.500 en la Fuerza Aérea y 8.000 en la Armada) para agosto de 2001 con un apoyo de 15.000 paramilitares. Se debe mencionar que unos once mil miembros de la UNITA se integraron a las FAA durante 1998. Tras el cese al fuego de 2002 unos 50.000 rebeldes se desmovilizaron pero solo cinco mil se integraron a las FAA.
  5. En 1994 se crearon el SAPS (South Africa Police Service) y la SANDF (South African National Defence Force) en reemplazo de las SADF y la SAP (South Africa Police) contaban con 140.000 y 100.000 hombres en 1996 respectivamente, en el caso de las SANDF, estaban compuestas por 65.000 miembros de las SADF, 20.000 del MK, 6.000 del APLA (Azanian People's Liberation Army, brazo militar del PAC o Pan Africanist Congress) y 9.000 de grupos paramilitares (Mutua, 2002: 149-150). En el año de su creación sumaban 90.000 hombres de las SADF, 28.000 del MK, 6.000 del APLA y 11.000 milicianos de Transkei, Ciskei, Venda y Bofutatsuana (Mayer-Rieckh & De Greiff, 2007: 166). Otros dan la cifra de 85.000 de las SADF, 30.000 del MK, 6.000 del APLA y 7.000 milicianos negros de los bantustanes (Schraeder, 2004: 216).
  6. Fuerza auxiliar de las tropas sudafricanas creada con soldados namibios a cargo de la lucha contra la SWAPO, su nombre en inglés es South West African Territorial Force (SWATF).

Bibliografía[editar]

  • John Stockwell (diciembre de 1990). The Praetorian Guard: The US Role In The New World Order. South End Press. ISBN 0-89608-395-0. 
  • John Stockwell (junio de 1984 (Reprint)). In Search of Enemies: A CIA Story. W W Norton & Co Inc. ISBN 0-393-00926-2. 
  • Schmid, Alex; Jongman, Albert (2005, original de 1988). Political Terrorism: A new guide to actors, authors, concepts, data bases, theories and literature. Amsterdam; New York: North-Holland; New Brunswick: Transaction Books. ISBN 9781412804691. 
  • Makau Mutua (2002). Human Rights: A Political and Cultural Critique. Filadelfia: University of Pennsylvania Press. ISBN 978-0-81223-653-8.
  • Alexander Mayer-Rieckh & Pablo de Greiff (2007). Justice as Prevention: Vetting Public Employees in Transitional Societies. Nueva York: SSRC. ISBN 978-0-97907-721-0.
  • Peter J. Schraeder (2004). African politics and society: a mosaic in transformation. Belmont: Thomson/Wadsworth. ISBN 978-0-53456-769-9.
  • Roger Kibasomba (2003). "A Falling State: The Democratic Republic of Congo". Governing Insecurity: Democratic Control of Military and Security. Establishments in Transitional Democracies. Londres: Zed Books. Edición: Gavin Cawthra & Robin Luckham. ISBN 978-1-84277-149-5.

Enlaces externos[editar]