Arnaldo Ochoa Sánchez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Arnaldo Ochoa Sánchez (Cacocum, 1930 - La Habana, 13 de julio de 1989) fue un General de División de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba.

Siendo un joven de 15 años se incorporó junto a sus hermanos Albio, Antonio y su tío Víctor el 26 de agosto de 1958 a la Columna 2 en la lucha contra el gobierno de Fulgencio Batista, bajo las órdenes de Camilo Cienfuegos, en la zona oriental de Cuba. Inmediatamente después del triunfo de la Revolución, sale a estudiar a Checoslovaquia y posteriormente a la Unión Soviética, donde recibió entrenamiento militar.

En 1961 participó en los combates de la batalla de Bahía de Cochinos. En 1962 tuvo notable participación durante la crisis de los misiles. En los años 60 se entrenó junto a venezolanos en Cuba. Desembarcó con Luben Petkoff por Falcón. En Venezuela, participó en la emboscada de “Cerro Atascadero” el 16 de septiembre de 1966 entre Yumare y Duaca, Estado Yaracuy, donde mataron a un oficial, a un suboficial e hirieron a dos soldados. Comandó la Columna que participó en la Emboscada “El Mortero” entre Sanare y el Blanquito, Estado Lara, el 25 de febrero de 1967, contra efectivos del Ejército, donde resultaron muertos 3 efectivos y 8 heridos.

Tras su regreso de Venezuela fue nombrado Subjefe del Estado Mayor General. Posteriormente se le nombró Jefe de las Construcciones Militares y del Ejército Occidental de Cuba, situado en el Occidente del país. En los años 80 fue Jefe de la Misión Militar Cubana en Angola. Nombrado "Héroe de la República de Cuba" por su actuación en diversas campañas militares, fue uno de los Generales con más condecoraciones que se hayan otorgado en Cuba. Junto a decenas de otros generales cubanos, fue miembro del Comité Central del Partido Comunista.

En 1989 se le acusó de estar vinculado a oficiales del Ministerio del Interior cubano para la realización de operaciones de narcotráfico con el Cartel de Medellín. Según relata el diario Granma, Ochoa y sus cómplices, conspiraron para transportar seis toneladas de cocaína vía Cuba, recibiendo a cambio 3,4 millones de dólares.[1]

El 12 de junio de 1989 fue enjuiciado. Se le acusó a él y a trece implicados más de contactarse con narcotraficantes internacionales; traficar ilícitamente con cocaína, diamantes y marfil; utilizar el espacio aéreo, el suelo y las aguas cubanas para actividades de narcotráfico; y avergonzar a la Revolución con actos calificados como de alta traición.[1] El juicio de Ochoa fue televisado durante un mes, y el militar admitió ser culpable de narcotráfico y pidió para él la pena de muerte, consideraba que tras su mala forma de proceder había que dejar en claro a la juventud que esto no era permitido en la Revolución. Fue fusilado por decisión de un Tribunal Militar el 13 de julio de 1989 en La Habana junto al coronel Antonio de la Guardia, el capitán Jorge Martínez y Amado Padrón.

Referencias[editar]

  1. a b Bustamante, Marco, «El Comandante en su laberinto» Revista Vistazo. Núm. 526 (20 de julio de 1989), p. 23


Enlaces externos[editar]