Guerra de la Independencia de Angola

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra de Independencia de Angola
Sempreatentos...aoperigo!.jpg
Tropas portuguesas en una patrulla durante la guerra de Angola
Fecha 1961-1974 (alto al fuego)
Lugar Angola
Resultado Independencia de Angola (1975), inicio de la guerra civil.
Beligerantes
Bandera de Portugal Portugal
Flag of South Africa 1928-1994.svg Sudáfrica
Movimento Popular de Libertação de Angola (bandeira).svg MPLA
Flag of UNITA.svg UNITA
Bandeira da FNLA.svg FNLA
Bandera de Cuba Cuba
Flag of Cabinda.svg FLEC
Flag of Katanga.svg Katanga
Comandantes
Bandera de Portugal Francisco da Costa Gomes Movimento Popular de Libertação de Angola (bandeira).svg António Agostinho Neto
Flag of UNITA.svg Jonas Savimbi
Bandeira da FNLA.svg Holden Roberto
Bandera de Cuba Fidel Castro
Flag of Cabinda.svg Luiz Ranque Franque
Fuerzas en combate
Bandera de Portugal FAP:
8.000 (1961)[1]
(5.000 eran africanos)[1]
50.000 (1962)[1]
60.000 (1974)[1]
3.000-4.000 (1975)[1]
Bandera de Sudáfrica SADF:
4.000-5.000 (1975)[1]
Bandera de Angola MPLA:[nota 1]
8.000-10.000 (1974)[1]
27.000 (1975)[1]
Bandeira da FNLA.svg FNLA:
10.000-14.000 (1974)[1] [2]
22.000 (1975)[1]
Flag of UNITA.svg UNITA:
2.000 (1974)[1]
8.000-10.000 (1975)[1]
Bandera de Cuba FAR:
2.000-3.000 (1975)[1]
Bandera de Zaire FAZ:
1.000-2.000 (1975)[1]
Flag of Cabinda.svg FLEC:
3.000 (1975)[3]
Flag of Katanga.svg FNLC:
2.000-5.000 (1974)[4]
Bajas
2.000 muertos[1] 50.000 muertos[1]
[editar datos en Wikidata]

La Guerra independencia de Angola (1961 - 1975) fue el conflicto más largo de África entre los independentistas angoleños y el Imperio Colonial Portugués. Portugal produjo la independencia de Angola el 11 de noviembre de 1975, por medio del Tratado de Alvor.[5]

La codiciada Angola[editar]

El país africano comenzó a ser una posesión valiosa para los europeos cuando los portugueses se asentaron en sus costas para utilizarlas como bases en su circunvalación de África hacia la India y sus especias, especialmente cuando los holandeses comenzaron a poblar su colonia comercial de El Cabo.

Aquellos asentamientos de navegantes portugueses fueron esgrimidos por Lisboa durante la Conferencia de Berlín para obtener las colonias de Angola y Mozambique más otras posesiones menores. Inicialmente la pretensión lusitana consistía en unir las dos colonias por tierra; intención nada novedosa porque lo mismo trataban de realizar Gran Bretaña con su ferrocarril de El Cairo - El Cabo, o Francia con su línea Dakar - Djibuti. Pero todos estas iniciativas lograron ser impedidas por el canciller alemán Otto von Bismarck que perseguía, como segunda meta de la Conferencia, dividir lo más posible las colonias para hacerlas más difíciles de defender. De este modo obligaría a las potencias a movilizar más soldados desde Europa, especialmente a países que después serían enemigos suyos en la llamada Gran Guerra.[6]

Antes incluso de comenzar la Primera Guerra Mundial, alemanes y británicos tenían un plan secreto para repartirse Angola y otras posesiones portuguesas y belgas sin recurrir a la fuerza. De este modo ambas naciones saldrían beneficiadas y no sería necesario llevar la Guerra al Continente y que los negros pudieran darse cuenta de que los europeos se mataban con la misma saña que cualquier otra raza.[7]

Pero Portugal entró en el conflicto del lado de la Triple Entente y conservó sus posiciones en África. Al contrario que Alemania, despojada de todas tras el Tratado de Versalles. Entre ellas el África del Sudoeste Alemana ocupada por la Unión Sudafricana de forma temporal, pero que siempre intentaron que fuese permanente y a la larga una de las causas de la Guerra.

Los movimientos independentistas[editar]

Terminada la contienda europea los conatos independentistas comenzaron a provocar rebeliones, destacan las de 1922 y 1935. Pero fue tras la Segunda Guerra Mundial cuando esos brotes anticolonialistas se organizaron para formar movimientos. Portugal durante mucho tiempo fue una metrópoli pobre necesitada de sus colonias por lo que trató de mantenerlas dividiendo a la población y tratando de ganarse a sus élites. Fueron esas élites las que crearon esos movimientos; pero también, y esta es una de las características de porqué duró tanto el conflicto, crearon organizaciones que muchas veces estuvieron del lado de los portugueses y lucharon contra los demás angoleños.

En 1956 se fundó el Movimiento Popular de Liberación de Angola o MPLA en torno a Agostinho Neto, de tendencias izquierdistas, que posteriormente se vería influenciado por Cuba y la URSS.

En 1957 Holden Roberto dirige la Uniäo das Populaçoes de Angola o UPA que más adelante se convertiría en el Frente Nacional para la Liberación de Angola o FNLA también nacionalista, pero de derechas, y en algunas ocasiones colaborador de los portugueses. En sus filas estaba un hombre de talento y al mismo tiempo de los peores de Angola, según su compatriota Angualusa,[5] Jonás Savimbi.

Además existían otras organizaciones de menor tamaño, como el Frente para la Liberación del Enclave de Cabinda o FLEC de 1963. El FLEC está integrado por congoleños del noroeste del país entre el Congo-Kinsasa y el Congo-Brazzaville, un enclave rico en petróleo.

Aunque estos grupos se calificaban como panangoleños lo cierto es que basaban su apoyo en tribus determinadas o a lo sumo regiones. Algo menos el MPLA integrado por una importante minoría de mestizos con apellido y educación portuguesa; los demás querían la independencia de su región.

La guerra[editar]

Mapa étnico de Angola (1970).

En febrero de 1961 el MPLA ataca la prisión de Luanda y libera cientos de presos. Ese día se considera el comienzo de la guerra que independizaría el país.

En marzo la UPA se levanta en el norte del país matando a 6.000 angoleños pro lusitanos y a 2.000 portugueses.

Lisboa reacciona enviando un contingente de 60.000 soldados para sofocar la rebelión de su productiva colonia. Lo que lograron tras matar a 50.000 personas. En esta reacción y en estas revueltas estaba el germen de las luchas por la independencia que comenzarían pronto en la Guinea Portuguesa y Mozambique; pero también está el origen de la guerra civil.

Con la Guerra Fría en un momento de pugna cada uno los movimientos independentistas buscó sus aliados:

Desde sus bases en el Congo Brazzaville la primera y en el Congo Kinshasa la segunda lanzan ofensivas y obligaron a la metrópoli a enviar miles de soldados y a realizar una gasto sangrante para la dictadura lusitana.

En 1966 hace su aparición el tercer protagonista del futuro conflicto: UNITA o Unión Nacional para la Independencia Total de Angola creada por Savimbi tras abandonar el FNLA. Uno de los más duraderos y sanguinarios[8] opositores a cualquier poder angoleño que no fuese el suyo.

Para 1970, vastas zonas de Angola se hallaban fuera del dominio lusitano. El FNLA, apoyado por los bacongos, dominaba la mitad norte de Cabinda, el MPLA, integrado por bambundos, operaba en la zona norte y oriental alrededor de Luanda y la UNITA, basada en los ovimbundos, operaba en el este (provincias de Moxico y Cuando Cubango).[9]

El comienzo del conflicto interno[editar]

Después de la Revolución de los Claveles la dictadura portuguesa fue derrocada el 25 de abril de 1974. En aquel momento los oficiales del ejército colonial, cansados de aquella guerra, no desearon seguir con la lucha y Angola y Mozambique pronto seguirían la senda de sus posesiones en la India.

Las negociaciones abiertas del gobierno portugués con los tres movimientos principales de la guerrilla (MPLA, FNLA y la UNITA), establecieron un período del transición y el comienzo de un proceso para la implantación de un sistema democrático en Angola, Acuerdos de Alvor, en enero de 1975.

La independencia no supuso para los angoleños un periodo de paz; sino la guerra más larga de su continente. Mucho antes del día de la independencia del 11 de noviembre de 1975, el FNLA desató la guerra civil atacando al MPLA. Los tres grupos nacionalistas que habían luchado contra el colonialismo portugués lucharon entre sí por el control del país, y particularmente de la capital, Luanda.

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j k l m n ñ o Angola-Independence Struggle, Civil War, and Intervention
  2. Zaire - Involvement in the Angolan Civil War El FNLA tenía 2.000 hombres en Angola y 10 a 12 mil en campos de entrenamiento en Zaire en 1974, ese país envio en 1983 a Chad 3.000 soldados a intervenir en la guerra civil.
  3. Global security - Cabinda
  4. Havanaluanda: Los cubanos en la guerra de Angola (veasé Cronología y artículo de enero de 2010 La UNITA recibió la mayor parte de sus armas de los gobiernos de Zambia y Zaire. Fuentes: Jonas Savimbi, Angola, a resistência em busca de uma nova nação, Agencia Portuguesa de Revistas, 1979; declaraciones oficiales del FLEC tras él ataque a la Selección de fútbol de Togo el 8 de enero de 2010.
  5. a b Caranci, Carlos, Angola: termina la guerra de Sabimbi el irreductible, nº 44 de La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, Madrid, junio de 2002, ISSN 1579-427X
  6. Vilar, Juan, Berlín, 1884 el reparto, nº 73 de La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, Madrid, noviembre de 2004, ISSN 1579-427X
  7. Caranci, Carlos, La guerra del amo blanco, epopeya alemana en Camerún, nº 99 de La aventura de la Historia, Arlanza Ediciones, Madrid, enero de 2007, ISSN 1579-427X
  8. Staff Writer, Angola: una población abandonada, Afrol News, Kroederen, última visita 11 de febrero de 2007
  9. Atlas Geográfico Universal y de Chile, ed. Océano, 2001, Barcelona, editores: Ana Biosca, Daniel Torras & María Villalba, pp. 299. ISBN 84-494-1132-7

Notas[editar]

  1. El MPLA contaba con 200.000 miembros en 1975 pero tras el primer Congreso del partido su número cayó a 30.000, a partir de ese momento se diseño un ejército angoleño profesional. Fuentes: George, Edward (2005). The Cuban Intervention in Angola, 1965–1991: From Che Guevara to Cuito Cuanavale. pp. 127–131; Hodges, Tony (2004). Angola: Anatomy of an Oil State, p. 50; Fauriol, Georges A.; Loser, Eva (1990). Cuba: The International Dimension. p. 164; Domínguez, Jorge I. (1989). To Make a World Safe for Revolution: Cuba's Foreign Policy. p. 158; Radu, Michael S. (1990). The New Insurgencies: Anticommunist Guerrillas in the Third World. pp. 134–135.