Cum hoc ergo propter hoc

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Cum hoc, ergo propter hoc»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Cum hoc ergo propter hoc (en latín, 'con esto, por tanto a causa de esto'), es una falacia que se comete al inferir que dos o más eventos están conectados causalmente porque se dan juntos. Esto es, la falacia consiste en inferir que existe una relación causal entre dos o más eventos por haberse observado una correlación estadística entre ellos. Esta falacia muchas veces se refuta mediante la frase «correlación no implica causalidad».

En general, la falacia reside en que dados dos eventos, A y B, al descubrir una correlación estadística entre ambos, es un error inferir que A causa B porque podría ser que B cause A, o también podría ser que un tercer evento cause tanto A como B, explicando así la correlación. Existen al menos otras cuatro posibilidades:

  1. Que B sea la causa de A.
  2. Que haya un tercer factor desconocido que sea realmente la causa de la relación entre A y B.
  3. Que la relación sea tan compleja y numerosa que los hechos sean simples coincidencias.
  4. Que B sea la causa de A y al mismo tiempo A sea la de B, es decir, que estén de acuerdo, que sea una relación sinérgica o simbiótica donde la unión cataliza los efectos que se observan.

Ejemplos[editar]

Considérese el siguiente argumento:

  1. Muchos consumidores de cannabis tienen problemas psiquiátricos, y mucha gente con problemas psiquiátricos consume cannabis.
  2. Por lo tanto, el consumo de cannabis causa problemas psiquiátricos.

Aunque la conclusión pudiera ser verdadera, el argumento es falaz porque la mera correlación entre el consumo de cannabis y problemas psiquiátricos no puede garantizar una relación de causa y efecto. Podría ser que el consumo de cannabis causara problemas psiquiátricos, pero también podría ser que los problemas psiquiátricos causaran el consumo de cannabis, o que ambos factores fueran causados por un tercero, por ejemplo la pobreza. Asumir que tal cosa causa tal otra puede ser tentador, pero se necesita más información, además de la correlación estadística, para inferir correctamente que hay una relación causal entre un evento y otro.

En 1999, la revista Nature publicó un estudio del centro médico de la Universidad de Pensilvania que concluía que los niños que duermen con la luz encendida son más propensos a desarrollar miopía en la edad adulta. Sin embargo, un posterior estudio de la Universidad Estatal de Ohio no encontró ninguna relación causal entre el hecho de que los niños duerman con la luz encendida y el desarrollo de miopía, pero sí se encontró una fuerte relación entre la miopía de los padres y el desarrollo en los niños de este defecto, y también observó que los padres miopes tenían mayor tendencia a dejar las luces encendidas en las habitaciones de sus hijos.[1]

Falacia de dirección incorrecta[editar]

Se llama falacia de dirección incorrecta al tipo especial de falacia cum hoc ergo propter hoc que se comete cuando se infiere una relación causal entre dos eventos correlacionados, y resulta que el efecto fue tomado por la causa, y la causa por el efecto. Es decir, dados dos eventos A y B que se presentan siempre juntos, si se infiere que A es causa de B, cuando en realidad B es causa de A, se comete una falacia de dirección incorrecta.

Un ejemplo histórico de falacia de dirección incorrecta es el siguiente: para explicar la alta correlación entre el cáncer y el tabaco, las compañías tabacaleras sugirieron que el cáncer hacía que la gente fumara para aliviar los dolores.

Otro ejemplo es que la gente de la Edad Media pensaba que los piojos eran buenos porque no se veían en la gente enferma. Los piojos en realidad pueden provocar enfermedades y la razón por la cual no se vieran cuando la enfermedad era visible era que los piojos son muy sensibles a la fiebre o las altas temperaturas.

Determinación de la causalidad[editar]

El filósofo David Hume argumentó que la relación causal entre dos eventos no puede ser percibida, y en cambio sólo se puede percibir correlación. Sin embargo, es posible realizar experimentos para descartar falsas causas.

En primer lugar, para establecer que un evento A es causa de otro evento B, A tiene que suceder antes que B, o al menos comenzar antes que B. De lo contrario habría una retrocausalidad, cuya posibilidad es controvertida.

En segundo lugar, un requisito importante es la presencia de un mecanismo ya conocido que pueda explicar cómo el evento A causa el evento B. Por ejemplo, si se sugiere que la sequía causa el aumento de precios en los alimentos, pues la sequía y el aumento de precios en los alimentos siempre vienen juntos, podría argumentarse en favor de esto señalando que es un caso especial del mecanismo de oferta y demanda que opera en los mercados.

La frase "correlación no implica causalidad" debe entenderse como "correlación no implica necesariamente causalidad". Aunque no se debe concluir prematuramente que dos eventos correlacionados están ligados causalmente, una correlación puede ser un buen indicador de una relación causal. El filósofo Hans Reichenbach sugirió el principio de causa común, que básicamente afirma que las correlaciones fuertes tienen explicaciones causales, y que si no hay un camino causal de A a B (o al revés), entonces debe haber una causa común, aunque quizás sea remota. El principio de Reichenbach está estrechamente unido a la cadena de Markov usada en redes bayesianas. La teoría propone condiciones bajo las cuales se puede deducir una estructura causal, cuando se tiene no sólo correlaciones, sino también correlaciones parciales.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]