Falacia ecológica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La falacia ecológica, también conocida como falacia de ambigüedad por división, es un tipo de falacia o error en la argumentación basado en la errónea interpretación de datos estadísticos, en el que se infiere la naturaleza de los individuos a partir de las estadísticas agregadas del grupo al que dichos individuos pertenecen. Esta falacia se da a partir del supuesto de que todos los miembros de un grupo muestran las mismas características del grupo. Los estereotipos son un tipo de falacia ecológica muy extendida: por el hecho de pertenecer a un grupo, se aplican falazmente a un individuo alguna de las características "típicas" del grupo en general (como considerar que cualquier persona, por ser alemán es extremadamente racional o por ser catalán será ahorrador en extremo).

Esta falacia se conoce en los esquemas clásicos como falacia de ambigüedad por división.

Ejemplo[editar]

Un ejemplo simple en una advertencia médica podría ser "La mitad de los fumadores muere a causa de cáncer de pulmon" y la interpretación "Por lo tanto, la otra mitad de los fumadores nunca muere".

Pongamos que la renta per cápita en España sea superior a la renta per cápita en Ecuador. Dar por supuesto que cualquier español elegido al azar tendrá una renta mayor que cualquier ecuatoriano elegido al azar es un ejemplo de falacia ecológica, ya que la renta per cápita es un promedio y con ese sólo dato no sabemos cual es la distribución de la renta entre los individuos en cada país.

Para entenderlo mejor: Un caso extremo sería que un solo individuo español tuviera de renta 1.000.000.000 euros y el resto de los españoles 1 euro cada uno, mientras que todos los ecuatorianos tienen de renta 2 euros. Cualquiera de los ecuatorianos tiene una renta superior a todos los españoles excepto a uno, en cambio la renta per cápita española sería más alta. Consecuentemente, conociendo la media - que es una característica del grupo - no podemos inferir características de los individuos.

Otro ejemplo es suponer que la presencia de una enfermedad en determinada población es prueba de que un individuo de esa población porta tal enfermedad.[1]

Otro ejemplo es adjudicar a todos los humanos los logros de un humano o de un grupo de humanos. Por ejemplo, hay quien dice que los humanos han llegado a la Luna, cuando la realidad es que sólo unos pocos humanos lo han hecho.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]