Red herring

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Red herringarenque[1] rojo») es un modismo del idioma inglés. Se refiere a una maniobra de distracción,[1] una falacia lógica que desvía la atención del tema tratado.[2] También es usado como un recurso literario que lleva a los lectores o personajes a una falsa conclusión, es usada frecuentemente en los géneros de misterio o ficción detectivesca.

El origen de la expresión tiene varias teorías. La sabiduría convencional atribuye la frase a una técnica de rastreo que usan los perros en entrenamiento para seguir un rastro, pero una investigación lingüística sugiere que seguramente era un recurso literario inventado en 1807 por el periodista inglés William Cobbett y nunca fue una práctica de caza. La frase fue tomada más tarde para proveer un nombre formal a la falacia lógica y para darle también un nombre formal al recurso literario.

Falacia lógica[editar]

Como falacia informal, el red herring queda dentro de una amplia clase de falacias de relevancia. Contraria a la falacia del hombre de paja,[3] que se caricaturiza el argumento propuesto, el red herring es una razonable, aunque irrelevante, táctica de distracción. Según el Oxford English Dictionary, un red herring puede ser deliberado o accidental, pero no necesariamente significa que sea usado únicamente para desviar la atención del tema propuesto.[2]

La expresión se utiliza principalmente para afirmar que un argumento no es relevante en relación al tópico en cuestión. Por ejemplo: “Creo que deberíamos ser más exigentes con nuestros alumnos. Te sugiero que me hagas caso porque estamos en una crisis de presupuesto y no nos interesa que nuestro salario se vea afectado”. La segunda oración, aunque haya sido usada para apoyar la primera, no tiene que ver con el tópico.

Recurso literario[editar]

En literatura, un red herring es una falsa pista que lleva a los lectores o personajes hacia una falsa conclusión.[4] [5] [6] Por ejemplo, el personaje del Obispo Aringarosa en “El Código Da Vinci” de Dan Brown es presentado durante la mayor parte de la novela como si él estuviese involucrado en las conspiraciones de la Iglesia, pero más tarde se revela que ha sido engañado por el verdadero antagonista de la historia. El nombre del personaje es una vaga traducción italiana de red herring.[7]

Historia del modismo[editar]

En sentido literal, no existe ningún pez llamado red herring; este modismo hace referencia a un kipper especialmente fuerte, un pescado que ha sido curado en salmuera o ahumado. Este proceso hace que el pez produzca un olor fuerte y, con una fuerte salmuera, su carne se ponga rojiza. En su sentido literal de kipper curado, el termino se puede encontrar a mediados del siglo XIII en el poema "The Treatise" por Walter of Bibbesworth.[8]

Hasta hace poco se pensaba que el sentido figurado del red herring surgió de una supuesta técnica para entrenar sabuesos. Hay variaciones de la historia, pero de acuerdo con una versión, el oloroso kipper era arrastrado por el suelo hasta que el cachorro aprendía a seguir su rastro.[9] Cuando los sabuesos crecían y se les enseñaba a seguir un olor más leve, el entrenador arrastraba un red herring para confundir al animal.[10] El sabueso eventualmente aprendía a seguir el rastro original, más que el olor más fuerte.[11]

De acuerdo con el etimólogo Michael Quinion, el modismo se origina en un artículo publicado el 14 de febrero de 1807 por el periodista radical William Cobbett.[12]

En una crítica a la prensa inglesa, que había informado erróneamente de la derrota de Napoleon, Cobbet relataba que una vez había usado un red herring para despistar a unos sabuesos. A esto añadió que “era sólo un efecto transitorio del red herring político; porque, el sábado, el olor se enfrió como una piedra”. Quinion concluyó: “Esta historia, y la extensa repetición de Cobbett´s en 1833, fue suficiente para incrustar el sentido figurado del red herring en la mente de sus lectores, por desgracia también con la falsa idea de que el modismo provenía de la práctica de la caza”.

Uso cotidiano[editar]

Aunque Cobbett hizo famoso el término, no fue el primero que consideró usar el red herring para que los sabuesos lo rastrearan; encontramos una referencia más antigua en el panfleto “Nashe’s Lenten Stuffe” publicado en 1599 por el escritor Thomas Nashe, en el que dice “Para llevar los sabuesos hasta un rastro, no hay nada comparable a un red herring”.[13]

La utilización del arenque para despistar a los sabuesos en plena persecución fue probado en el episodio 148 de la serie MythBusters.[14] Aunque el sabueso en la prueba se detuvo para comerse el arenque y perdió el rastro del fugitivo por un momento, finalmente fue capaz de volver a localizar a su objetivo, haciendo que se clasificara el mito como “falso”.[15]

Referencias[editar]

  1. a b herring, WordReference English-Spanish Dictionary, 2013
  2. a b Oxford English Dictionary. red herring, n. Third edition, September 2009; online version December 2011. http://www.oed.com/view/Entry/160314; accessed 18 December 2011. An entry for this word was first included in New English Dictionary, 1904.
  3. Patrick J. Hurley (2011). A Concise Introduction to Logic. Cengage Learning. pp. 131–133. ISBN 978-0-8400-3417-5. 
  4. Nozar Niazi (2010). «How To Study Literature: Stylistic And Pragmatic Approaches». PHI Learning Pvt. Ltd.. Consultado el 02-03-2013.
  5. Bernard Marie Dupriez (1991). «Dictionary of Literary Devices: Gradus, A-Z». University of Toronto Press. Consultado el 02-03-2013.
  6. Lewis Turco (1999). «The Book of Literary Terms: The Genres of Fiction, Drama, Nonfiction, Literary Criticism and Scholarship». UPNE. Consultado el 02-03-2013.
  7. Michael Lieb, Emma Mason, Jonathan Roberts (2011). The Oxford Handbook of the Reception History of the Bible. Oxford University Press. p. 370. ISBN 9780199670390. 
  8. Bibbesworth, Walter de (c. 1250) Femina Trinity College, Cambridge MS B.14.40. 27. Anglo-Norman On-Line Hub, 2005. ISBN 9780955212406.
  9. Thomas Nashe, Nashes Lenten Stuffe (1599): "Next, to draw on hounds to a sent, to a redde herring skinne there is nothing comparable." (Since Nashe makes this statement not in a serious reference to hunting but as an aside in a humorous pamphlet, the professed aim of which is to extol the wonderful virtues of red herrings, it need not be evidence of actual practice. In the same paragraph he makes other unlikely claims, such as that the fish dried and powdered is a prophylactic for kidney or gallstones.)
  10. Currall, J.E.P; M.S. Moss; S.A.J. Stuart (2008). «Authenticity: a red herring?». Journal of Applied Logic 6 (4):  pp. 534–544. doi:10.1016/j.jal.2008.09.004. ISSN 1570-8683. 
  11. Hendrickson, R. (2000). The facts on file encyclopedia of word and phrase origins. United States: Checkmark.
  12. "...we used, in order to draw oft' the harriers from the trail of a hare that we had set down as our own private property, get to her haunt early in the morning, and drag a red-herring, tied to a string, four or five miles over hedges and ditches..." For the full original story by Cobbett, see "Continental War" on pg. 231-33 of Political Register, February 14, 1807. In Cobbett's political register, Volume XI, 1807 at Internet Archive
  13. Nashe, Thomas (1599) Praise of the Red Herring In: William Oldys and John Malham (Eds) The Harleian miscellany Volume 2, Printed for R. Dutton, 1809. Page 331.
  14. Episode 148: Hair of the Dog, Mythbustersresults.com