Argumento ad baculum

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
ARGVMENTA
Argumento a silentio
Argumento ad antiquitatem
Argumento ad baculum
Argumento ad consequentiam
Argumento ad crumenam
Argumento ad hominem
Argumento ad ignorantiam
Argumento ad lazarum
Argumento ad logicam
Argumento ad nauseam
Argumento ad novitatem
Argumento ad populum
Argumento ad verecundiam
Reductio ad absurdum

Un argumento ad baculum o argumentum ad baculum (en latín, significa "argumento que apela al bastón") es una falacia que implica sostener la validez de un argumento basándose en la fuerza, en la amenaza o en el abuso de la posición propia. Resumiendo podríamos decir que para esta falacia: “La fuerza hace el derecho”.[1]

El argumentum ad baculum puede ser considerado como un subtipo de la argumentum ad consequentiam o como un subtipo del “argumento de autoridad”. En el primer caso, interpretaríamos que el argumentante se ve forzado a admitir la validez de la falacia para evitar las consecuencias negativas de no hacerlo (i.e. la violencia); mientras que en el segundo caso, entenderíamos que el argumentante admitiría la validez de la conclusión falaz ante la autoridad que reclama la falacia (autoridad basada no en el conocimiento como en el argumento de autoridad clásico sino basada en la fuerza). Aunque estas interpretaciones son factibles se suele considerar el argumento ad baculum un tipo de falacia independiente dado lo extendido de su uso y la importancia en la argumentación política y periodística falaz.

Uso[editar]

Esta falacia se presenta de dos modos: como falacia lógica y como falacia no lógica; analizaremos estos dos usos a continuación. El uso del argumentum ad baculum es fácilmente identificable y neutralizable en una argumentación cuando se manifiesta de manera explícita; sin embargo, lo más común es que se oculte su uso con insinuaciones veladas. Este carácter generalmente implícito de su uso hace que su fuerza en la argumentación sea más sutil pero no menos destructiva para el discurso racional. Por ejemplo, raramente esta falacia se presenta de esta manera: “si no crees en R te golpearé” sino más bien así: “yo creo en R y tengo capacidad de ejercer la fuerza ¿en qué crees tú?”. Es claro en el ejemplo segundo el uso de esta falacia, aunque no se presente con total explicitud la amenaza.

Un tipo de falacia estrechamente ligada al argumentum ad baculum es el argumentum ad terrorem. Las opiniones son divergentes sobre su relación: hay quienes consideran que ad terrorem es un subtipo del argumento ad baculum; otros autores sostienen que ambas denominaciones se refieren a una misma falacia; y, finalmente, hay quien mantiene que son dos tipos de falacias diferenciadas.

"Baculum" a escala internacional significa "guerra" o "amenaza de guerra". Harry Hopkins ejemplifica este argumento falaz en un diálogo entre Stalin y Churchill, en el cual el segundo alegaba los consejos del Papa a la hora de discutir medidas durante la Segunda Guerra Mundial. No falto de reflejos, el líder comunista contestaba:"¿cuántas divisiones dice usted que tiene el Papa para el combate?".

Como argumento lógico[editar]

Como falacia lógica el argumentum ad baculum tiene la siguiente forma:

Si x no acepta que H es verdadero entonces ocurre G (siendo G una coacción o ataque hacia x). Por lo tanto, H es verdadero.

Este argumento es falaz ya que el ataque o coacción no dicen nada de la validez o invalidez de H. Esta falacia fue identificada ya en la Edad Media aunque, desgraciadamente, su uso es tan antiguo como el hombre.

Ejemplos[editar]

Si Irán sostiene su derecho a usar energía atómica con fines civiles deberá enfrentarse a las decisiones que tome la comunidad internacional. Luego Irán no debe usar energía atómica con fines civiles. No se discute prioritariamente sobre el derecho o no de un país de usar una fuente de energía, sino que la argumentación se centra, esencialmente, en las consecuencias que tendría para Irán ese uso.

A: Deberíamos ir hacia la izquierda en el próximo cruce.

B: Yo llevo el volante: la dirección correcta es la derecha. El hecho de ser el conductor no le otorga a alguien la verdad sobre qué dirección es correcta.

A: Yo pienso que no se debe dejar a los gatos en libertad en la calle, porque causan muchas muertes innecesarias de otros animales.

B: Pues yo tengo gato, y me da igual lo que pienses, porque yo a mi gato sí lo dejaré estar libremente fuera de casa. B no dice nada para rebatir el argumento de A, sino que abusa de su posición como dueño de un gato para zanjar la discusión y ridiculizar lo dicho por A.

Como argumento no lógico[editar]

Otra es la forma no lógica de esta falacia:

Si x no acepta que H es verdadero entonces ocurre G (siendo G una coacción o ataque hacia x). Por lo tanto, x debería aceptar la verdad de H para evitar G.

Esta es una forma no lógica de la falacia ya que la conclusión no dice nada de la validez o invalidez de H sino sólo la conveniencia de x de aceptar su verdad para evitar una consecuencia G. La conclusión es de naturaleza pragmática: da unas pautas de conducta para x encaminadas a evitar G; sin embargo, x podría no desear evitar G por razones éticas o de sentido práctico (minusvaloración del riesgo real de la amenaza, por ejemplo). El tipo no lógico, por las razones antes aducidas, de la falacia ad baculum es mucho más frecuente que el tipo lógico.

Ejemplos[editar]

“Si crees que no debes pagar impuestos entonces tu sueldo y propiedades te serán embargados; por lo tanto, si no quieres verte convertido en un indigente debes creer que pagar tus impuestos es tu obligación.”
“Si no usas tu cinturón de seguridad, la policía te multará. Por lo tanto, si ves un policía cerca, utiliza tu cinturón de seguridad para evitar ser multado por ellos.” (y no por las razones de seguridad que implican el llevar puesto el cinturón).

En la película “Star Wars Episodio IV: Una Nueva Esperanza” se produce un ejemplo de este "argumento ad baculum" cuando R2-D2 está ganando una partida de ajedrez holográfico a Chewbacca:

C3PO: Él ha hecho un movimiento correcto, gritar no te servirá.
Han Solo: (interrumpiendo) Déjalo. No es inteligente irritar a un Wookiee.
C3PO: Pero, señor, a nadie le preocupa irritar a un androide.
Han Solo: Es porque los androides no le arrancan los brazos a sus contrincantes cuando pierden y los wookiees sí.
C3PO: Entendido, señor. Te sugiero una nueva estrategia, R2: deja ganar al Wookiee.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]